Slime Taoshite 300-nen, Shiranai Uchi ni Level Max ni Nattemashita (NL)

Volumen 2

Capítulo 1: Abrimos un Café

Parte 1

 

 

Slime Taoshite 300-nen Vol 2 Capítulo 1 Parte 1 Novela Ligera

 




Trescientos años después de llegar a este nuevo mundo, por primera vez en mi vida, luché contra dragones.

Nosotras volvimos a la cabaña en las tierras altas de muy buen ánimo.

«¡Mmm! ¡Realmente es bueno estar en casa!»

Casi nunca tomaba viajes de una noche, así que esta era una sensación más o menos nueva.

«La novia estaba hermosa, ¿verdad, mami?»




Aunque hubo problemas en la boda—particularmente el ataque de los dragones azules—Falfa ya parecía recordarlo como algo divertido. Que excelente actitud.

«Tienes razón. La Onee-chan de Laika se veía feliz.»

«Si algún día me caso, quiero vivir en una linda casa de ladrillos.»




¡¿A-Acaso eso significa que dejará esta?! 

«F-Falfa…sabes, incluso después que te cases, tú y tu marido pueden vivir aquí. Podríamos construir otra extensión, convertirlo en un hogar para dos familias…»

«¿De qué estás hablando, mami?»

Falfa inclinó hacia un lado su cabeza, viéndose perpleja. Oh, bien. Ella no está pensando todavía de manera concreta en el matrimonio. ¡Fiu, me salvé!

Justo en ese momento, Shalsha me dio una palmadita en la espalda.

«Shalsha quiere quedarse por siempre contigo, mamá. Recientemente he aprendido como cocinar, quiero que pruebes comidas deliciosas.»

¡Oh, Shalsha está intentando hacerme sentir mejor!

 La abracé inesperadamente. Mis niñas son tan preciosas que duele.

Como madre, me aseguraba de abrazar a mis hijas como parte esencial de mi filosofía de crianza.

«¿Mamá, te hizo feliz eso?»

Shalsha era una niña reservada que generalmente no dejaba que las emociones se mostraran en su rostro, pero en el interior, ella era increíblemente amable. Yo lo sabía bastante bien.

«Sí, por supuesto. Tus sentimientos me llegaron, Shalsha.»

«¡¿Solo Shalsha?! ¡No es justo! ¡Mami, abraza también a Falfa! ¡Abrázame fuerte!»

Falfa rogó, saltando de arriba a abajo.

Falfa era honesta con sus sentimientos, pero ella era igual de amable y considerada que su hermana menor, Shalsha. Por supuesto, las amaba a las dos de igual forma—infinitamente.

«Sí, sí. Tu madre no sería injusta sobre estas cosas.» Esta vez abracé con fuerza a Falfa.

«Está bien, ¿por qué no esta noche dormimos las tres juntas como una familia? Ha pasado un largo tiempo.»

«¡Yaaaay! ¡Falfa está feliz!» Shalsha también asintió.

No cambiaría una oportunidad para dormir con mis hijas ni por varios billones de yenes. No cedería ni un centímetro en eso.

Justo en ese momento, sentí ojos sobre nosotras. De inmediato supe que era Laika y Halkara mirándonos.

Cierto, si les doy a mis hijas un trato especial excesivo, las otras se pondrían celosas.

Hace poco en el volcán, le dije a Laika que ella era como una hermana pequeña para mí y dado que ella se veía como si acabara de comenzar la secundaria, la comparación era adecuada.

Halkara era una aprendiz algo excéntrica, pero aunque la palabra aprendiz era escrita usualmente con el carácter de hermano menor en mi lenguaje, no había razón para que no pudiera inventar una forma femenina que usara el carácter de hermana menor. Así que, modificando un poco la definición, podía pensar en ella como una hermana menor también.

«Esperen un segundo,» le dije a mis hijas, alejándome de ellas. Me moví hacia mis dos hermanitas y revolví un poco sus cabellos.

«¡En serio! ¡No deben verse tan excluidas! ¡Vamos, nada de eso!»

«Azusa-sama, va a desordenar mi cabello…aunque…en verdad no me importa…»

La siempre seria Laika expresó con vacilación sus sentimientos.

Esta casa en las tierras altas no era de donde ninguna de ellas provenía después de todo. Yo tenía pensado apoyarlas constantemente, para así evitar que se sintieran abandonadas.

Por otra parte, Halkara se aferró a mí voluntariamente. De alguna forma, me recordó a cuando estaba en la secundaria. Alguna de las chicas ahí también habían sido extrañamente dependientes.

Sin embargo, en el caso de Halkara, había un obstáculo físico a la cercanía.

*Boyoing* 

Lo sabía. Su pecho me estaba tocando.

«¿Hmm…? Parece que no puedo acercarme a usted. ¿Por qué será?»

Ella en verdad se lo está preguntando. Creo que debería ser un tanto más consciente sobre lo exuberante que realmente es…

 «Me pregunto si podría pedir prestado algo de tu busto… ¿Habrá algún hechizo para eso?»

«¿Dijo algo, Maestra-sama?»




«…No, nada.»

Y así nuestro viaje familiar al Monte Rokko para la boda de la hermana mayor de Laika terminó sin mayores incidentes. Flatorte, la antigua líder de los dragones azules, se había tranquilizado bastante luego de que Beelzebub la fulminara con la mirada, así que probablemente no habría ninguna represalia.

Es por eso que pensé que podríamos realmente relajarnos al regresar a nuestra rutina diaria, pero—




«Azusa-sama, necesitaré comenzar pronto con los preparativos para la cena. Sin embargo, como no fui de compras antes del viaje, no tenemos a mano ningún ingrediente.» Laika informó.

Y también éramos una familia grande. Aunque, si hacía que fuera a comprar ahora, los vegetales y demás cosas bien podrían haberse acabado ya.

«En ese caso, ¿por qué no vamos todas a comer a la aldea hoy?»




***

 

 




 

Como siempre, nos dirigimos a la aldea a un paso tranquilo, pero sí hicimos

un poco de trabajo a lo largo del camino.

En esta familia, «trabajo» significaba exterminar slimes. Estos aparecieron a lo largo del camino hacia la aldea, así que nos aseguramos de eliminarlos.

«Si divisan a un slime, lo matan y recuperan su piedra mágica, ¿está bien?»

Para cubrir el costo de cenar para un grupo de cinco, necesitábamos matar a lo menos unos veinticinco. Cada uno generaba una piedra mágica que equivalía a doscientas monedas de oro, lo cual aproximadamente equivaldría a unos doscientos yenes japoneses.

Los restaurantes en la aldea no eran demasiado elegantes, así que podíamos comer ahí por unas mil monedas de oro por persona. Sin embargo, tomando en cuenta las bebidas y demás cosas, no nos haría daño matar a unos pocos más. No era como si estuviéramos sin dinero, pero me gustaba ganar lo que usaba en un día antes que éste se terminara.

«Incluyo yo puedo matar slimes.»

Halkara estaba golpeando a los elásticos monstruos como si fuera alguna clase de ejercicio.

Sin embargo, Falfa la chequeó.

«Halkara Onee-san, ese es un slime bueno, así que no debes matarlo.»

«¿Huh? ¿Este?»

«Uh-huh. El slime de allí es uno malo, así que deberías matarlo. Mira, ¿ves esos de ahí? Es el que se ve hinchado.»

«Umm ¿Este?»

«¡Ese no! ¡Ese también es bueno!»

«Es difícil diferenciarlos…»

Ni yo estaba realmente segura de cómo se diferenciaban los slimes buenos de los malos.

«Halkara, los slimes pálidos son los malos. Los de color más intenso son buenos. Solo recuerda eso.»

«Entiendo lo que estás diciendo, Shalsha, pero no es exactamente sencillo el distinguir la intensidad de color.»

Tímidamente, Halkara mató al siguiente slime.

Luego de cerca de una hora de trabajo, nuestra familia logró cosechar un total de treinta ocho slimes.

De acuerdo a mis cálculos, probablemente ya habíamos recuperado el costo de nuestras comidas en el restaurant.

Cuando llegamos a la aldea de Flatta, las personas estaban poniendo decoraciones por alguna razón.

Coloridas telas colgaban de las murallas y la avenida principal se veía bastante brillante y festiva.

«Oh, es cierto. Ya casi es tiempo para el Festival de Baile.» Había recordado que ya casi era esa época del año.




El Festival de Baile era una fiesta tradicional de la aldea de Flatta. Dije «tradicional,» pero cuando recién llegué a vivir aquí, todavía no había nacido.

 

Slime Taoshite 300-nen Vol 2 Capítulo 1 Parte 1 Novela Ligera

Slime Taoshite 300-nen Vol 2 Capítulo 1 Parte 1 Novela Ligera

Slime Taoshite 300-nen Vol 2 Capítulo 1 Parte 1 Novela Ligera

4 4 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios