Osananajimi ga Zettai ni Makenai Love Comedy (NL)

Volumen 2

Capítulo 4: El Que Ríe Último

Parte 2

 

 

Era como si Sueharu fuera parte de alguna conspiración, o tal vez no encajaba con el rol de tonto que había estado actuando todo el tiempo. En cualquier caso era una sonrisa peculiar, completamente incongruente con la imagen que Sueharu había presentado hasta ahí. Combinado con las habilidades de actuación conducidas por su carisma único, a Maria le había resultado extramente fastidioso y no podía sacarlo de su mente.

¿Acaso él había esperado provocar algún tipo de impacto con el contraste? Aun así Maria no podía pensar en ello como algo que él había hecho para ganar.




―Me… molesta un poco…‖

―Uh, huh.‖

Pero aun así, Sueharu merece toda la atención por haber podido dejar tal impresión con sólo una sonrisa. Como se esperaba, debería decirse quizás. Él estaba, como antes, una cabeza por encima de otros actores de su generación. Aunque Maria por supuesto tenía la autoconfianza de que ella definitivamente no perdería contra él.

Fue en este momento cuando el celular de Maria sonó. Quien llamaba era el Presiente Shun.

―Buen trabajo con la filmación hoy, Momosaka-chan. ¿Te has acomodado?‖




―Sí, en este momento estoy relajándome en casa.‖

―En ese caso, ¿ya has visto los comerciales?‖

―Acabo de verlos, de hecho.‖

―Para ser franco, es una victoria avasallante para nosotros, ¿no?‖

―…Probablemente.‖

La sonrisa de Sueharu le molestaba, pero no se factorizaría en una remontada. En realidad, la agencia tenía una ventaja de la mitad de los votos del contrincante. Un obvio resultado, ya que el producto de la agencia era mucho más completo.

―Un mocoso molesto, seguro, pero incluso ahora puedo confirmar que Maru-chan tiene estilo. Momosaka-chan, puedo confiarte la tarea de controlarlo, ¿no?‖

―Entiendo.‖

Para el Presidente Shun, conseguir a Sueharu ya era una conclusión anticipada. No poder controlarlo después de eso parecía preocuparlo más.

Lo que le importaba a Maria era si Sueharu sería capaz de trabajar. Todo lo que se interponga en su camino, ella debería eliminarlo. Si él entraba en una disputa con el Presidente Shun, ella lo apaciguará. Esta vez quería usar su propia voluntad para hacer que Sueharu trabaje más, hasta que él pueda hacerlo hasta quedar satisfecho. Eso es lo que Maria consideraba que significaba pagarle a Sueharu.

―Rezo por el éxito de Sueharu Onii-chan desde el fondo de mi corazón, así que no haré nada más que mi mejor esfuerzo para asegurarme de que consiga mucha trabajo.‖

―…Bien entonces.‖

La llamada terminó. Arbitrariamente, como siempre.

―Maria, ¿no vas a votar?‖

―¿…Por cuál lado quieres votar tú, Onee-chan?‖

―¿Está bien si… elijo el lado que me guste?‖

―Síp. No necesitas mostrar favoritismo por mí, sabes.‖ Ante eso, Eri habló directamente.

―En ese caso, votaré por Sueharu-kun, supongo. Quiero ver qué hacen esos niños un poco más.‖

Los ojos se Maria se abrieron grandes.

―Eso es un poco sorprendente…‖

―¿Lo es? Después de todo, quiero decir, el tuyo fue bastante ordinario, Maria, la típica clase de comercial que ves todo el tiempo. Una historia de amor hace que el corazón palpite por supuesto, pero es demasiado directo. Excepto por ti, no hubo otro actor que que me llame particularmente la atención. Como quiero ver qué van a hacer esos estudiantes de preparatoria de la vida real después de esto, voy a darle mi voto a ellos como muestra de apoyo——eso es lo que pienso.‖

Ya veo, así que esa forma de pensamiento también existe, huh. Desde la perspectiva de una persona mayor, quizás sea más fácil observar y situarse detrás de un conjunto de jóvenes chicos y chicas de preparatoria, libre de la incómoda intervención del romance.




¿Era esto a lo que apuntaban? Si era así, se desviaba de la temática de atraer gente joven. Con la discrepancia de la vida real en número de votos, Maria comprendía el objetivo pero el resultado era un poco escaso.

En ese caso… ¿era así como realmente terminará…? ¿Con una victoria para la agencia…?

 Dentro de la mente de Maria se encontraba la sonrisa de Sueharu al final del comercial. Maria abruptamente tomó su teléfono e hizo una llamada.

―¿Ooh, qué pasa, Momo?‖ Sueharu atendió de inmediato. Pero por alguna razón… el fondo sonaba ruidoso.

Sonaba como si hubiera un montón de gente reunida, pero de alguna forma parecía como si estuvieran en medio de una calle.




―Sueharu Onii-chan, ¿en dónde estás ahora?‖

―¿Quién, yo? Jejeje, eso es un secreto.‖

La atípica manera de hablar con rodeos de Sueharu, sumado a su arrogante sonrisa en el comercial, provocó enormemente la curiosidad de Maria.

―¿Qué estás haciendo? ¿Está relacionado con el comercial?‖




―¡Oye, Sueharu! ¡Hemos terminado los preparativos!‖

La voz que ella pudo escuchar en el fondo era de Tetsuhiko.

¿…Preparativos? Esta conmoción era… ¡¿Acaso estaban filmando?! ¡¿Cuando los comerciales ya habían sido hecho públicos?!

 ―Perdón, Momo. Estoy un poco ocupado, así que voy a tener que cortar.‖

―¡——Sueharu  Onii-chan!‖

Maria le exclamó a Sueharu como si estuviera jalando físicamente su mano.

―¿Viste mi comercial? ¿Cómo estuve?‖

Sueharu pareció reír. Desde el teléfono inmediatamente sonó una voz alegre.

―Te has convertido en una buena actriz, huh. Si me muestras algo así, no hay forma de que vaya a perder tampoco.‖

―¿…No has aceptado que perdiste?‖

―Por supuesto que no. Te demostraré——cómo es mi ‗máximo poder‘ ahora.‖

En ese momento, la llamada se cortó repentinamente. Cuando Maria trató de comunicarse de nuevo, el teléfono del otro lado se había apagado.

——Esto no acabó todavía. Sueharu Onii-chan sigue haciendo algo.

 El corazón de Maria saltó.

Es cierto. Fue Sueharu Onii-chan quien me había enseñado la importancia de ponerse de pie y enfrentar las cosas con toda tu fuerza. Era imposible que las cosas pudieran terminar sólo con ese comercial.

 Los intensos latidos de un primer amor revivido abrumaron el pecho de Maria. Luces brillantes destellaron en frente de sus ojos.

——Ahh, Sueharu Onii-chan ha regresado. 

 ***

 

 

―Oye, Sueharu. ¡No significa que puedas soltar la lengua sólo porque se trate de Maria-chan, sabes!‖

Tetsuhiko arrebató mi teléfono y lo apagó. Le expliqué que no había tenido esa intención, pero con un “Sí, sí” Tetsuhiko me ignoró por completo.

Me lanzó mi teléfono de vuelta.

―Recibí un mensaje de Maa-chan de Acid Snake. Dijo que en términos de tiempo tiene que resolverse en un instante o estaremos en problemas.‖

―Oh, apuesto que sí. Está bien, justo acabo de entusiasmarme.‖

―…A juzgar por tus ojos, supongo que el interruptor está encendido, huh.‖

Era tal y como dijo. El primer interruptor ya se había encendido. En este momento yo era un superhéroe. Fuegos artificiales estaban sonando dentro de mi cabeza. Cuando me encontraba en este estado no tenía nada que temer.

―¡Maru-san, es hora! ¡Si fueras tan amable!‖

―Cierto.‖

Conforme me levantaba cuando me llamó, fui abruptamente atacado por un mareo.

―Ah…‖

―¡Cuidado, Haru!‖

Kuroha me sostuvo frenéticamente. Gracias a ella no llegué a caerme.

―¡Haru, ¿te encuentras bien…?! Escucha, voy a traer algo de gelatina ahora mismo, así que come un poco, ¿okey? No has estado comiendo mucho realmente…‖

Era cierto que tenía hambre. Por una semana había renunciado a los carbohidratos y consumido tan poco como fue posible. Cuando me miré en el espejo un poco más temprano, vi ojos rojos, mejillas hundidas; claramente una persona peligrosa devolviéndome la mirada.

Pero que así sea. Ya que en este momento había entrado completamente en mi rol. Habiendo hecho todo esto, seguramente podía decirse que había dado todo de mí.

―Gracias, Kuro, pero estoy bien. Cuando esto termine iré a comer un montón.‖




―¿…Ooh, qué voy a hacer contigo?‖

El ―Ooh‖ de Kuroha había aparecido; prueba de su aceptación.

Di un paso al frente otra vez, pero aún permanecía algo de mareo. Entonces fui golpeado sin restricciones en la espalda.

―¡Ow! ¡Oye, Tetsuhiko! ¡¿Qué crees que haces?!‖

―Dijiste que a partir de este punto ibas a resolver las cosas, pero esa caminata no va a funcionar, ¿o sí? Pensé que necesitabas algo de motivación.‖

―Tsk, como digas, tonto.‖

―Cuento contigo.‖

―Déjamelo a mí.‖

El dolor se expandió, regresando mi inestable andar de vuelta a la normalidad. Con mis piernas revitalizadas llegué al centro del ―escenario‖.

Me encontraba en la azotea de un edificio. Un lugar que normalmente estaba vacío y desierto; una extensión  de concreto  puro. Ahora brillaban  luces sobre  el mismo, sin embargo, convirtiéndolo en un tipo de ―escenario‖.

La atmósfera era tensa. Todos en el staff sabían que esto era una competencia que se decidirá en un instante. Ánimo y ansiedad deambulaban dentro de todos nosotros——el fracaso no era una opción.

―…Suu-chan.‖

De pie encarándome estaba Shirokusa. Esta era su primera toma actuando, pero lucía más confiada de lo que anticipé.

―Shiro, ¿te encuentras bien? ¿Estás nerviosa?‖

―Lo estoy, pero… más que eso, estoy emocionada. Nunca en mis sueños más salvajes imaginé que podría actuar junto a ti, Suu-chan.‖

―Ya veo.‖

Una señal llegó de parte del director.

Una competencia que se decidirá en un instante. No quería tener ningún arrepentimiento. Por lo tanto daré todo de mí. Haré todo lo que pueda, todo en este momento.

Al tiempo que pensaba eso encendí un interruptor en mi cabeza, poniendo en marcha mi segunda transformación.

Y entonces me convertí en una persona diferente.

***

 

 

Mientras que la votación en el primer día había tenido puntos de acá para allá, había sido una victoria avasallante para el lado de la agencia.

En el segundo día la brecha se había agrandado todavía más, con la agencia ganando más de dos veces los votos.

Fue conforme las cosas empezaron a sentirse un poco unilaterales el lunes, 2 de Octubre—

—el tercer y último día de votación——cuando las noticias llegaron a oídos de Maria.

―¡Ahora les traemos la noticia de que, por primera vez en seis años, Acid Snake ha colaborado con Maru-chan en el video musical de su canción más reciente!‖

Ese día, habiendo escuchado esas palabras en el canal de las noticias por la mañana que ella estaba viendo con su hermana mayor, Maria se congeló en el proceso de llevarse el yogur a la boca.




―¡Nos hemos enterado de que Maru-chan ocupará el rol protagonista en el video musical de Acid  Snake  para  su  nueva  canción  ‗Narcolepsia‘,  que  se  lanza  hoy!  Maru-chan  está compitiendo actualmente en el concurso comercial de la bebida energizante ‗Aquaman‘, y los miembros de la ‗Alianza Ultramarina‘ con los que actuó también ocupan papeles en el videoclip. Las habilidades para la actuación de la novelista Kachi Shirokusa-san, y de la amiga de la infancia de Maru-chan, Shida Kuroha-san, también han llamado la atención.‖

―¡¿Eh?! ¡Maria, ¿sabías sobre esto?!‖

―…No.‖

Pero pronto se dio cuenta de que filmar dos días antes había sido con este propósito.

Maria inmediatamente procedió a reunir información en internet. La reinstitución de una sociedad la cual en el pasado había creado un fenómeno social, era una novedad con interés más que suficiente para mostrarla en la portada de los sitios de noticias.

―¿Acaso están tratando de promocionar su comercial haciendo otro trabajo o——?‖

Ese pensamiento cruzó momentánemante la mente de Maria antes de que recordara su conversación con Shirokusa.

“Asumiendo que Momosaka-san va a ser la protagonista del comercial de la agencia… sería una abrumadora desventajada para nosotros si el mismo fuera, por ejemplo, a ser anunciado en televisión en vivo.” 

“…Ya veo. En ese caso, mientras que esta competencia comercial no impide que los actores involucrados hagan su trabajo, prohibiremos que mencionen cosas relacionadas a los comerciales mientras estén en la labor… ¿Estaría de acuerdo con eso, Shun-san?”

 …Ya veo. Se había decidido que la competencia comercial no impediría que los actores involucrados cumplan con su trabajo.

Para Sueharu y compañía——los miembros de la Alianza Ultramarina——sólo estaban trabajando en un video musical, no publicitando su comercial. El medio simplemente había enlazado y presentado ambas cosas juntas por su propia cuenta.

―Shirokusa-san, así que fue desde ese punto que comenzaste a visualizar este desarrollo…‖

Con eso establecido, Maria de repente tuvo interés en el contenido del video. Habiendo buscado, se encontró con que el videoclip ya había sido subido a WE TUBE.

―Por ahora mirémoslo, Maria.‖

―Sí, Onee-chan.‖

Maria entonces presionó el botón play del video musical.

 * * *

 

 

El video musical empezaba con un primer plano de la sonrisa de Sueharu. Eso claramente enfatizaba que era una continuación del comercial.

Conforme Sueharu se despedía de la vida tan llena de juventud, era torturado por un desorden del sueño. Después de despertar de repente en medio de la noche, se topó con una leyenda urbana sobre cierto cuchillo en internet. Se decía que el cuchillo era un objeto especial que hacía que su portador escuche voces que lo instaban a matar.

Durante el día, Sueharu fue atacado por una intensa necesidad de dormir. El límite entre la ilusión y la realidad comenzó a volverse confuso.

Mientras era atormentado un día por una ensoñación, Sueharu tomó un cuchillo plegable——el cuchillo de la leyenda urbana.

“La voz desdeñosa que oía desde alguna parte. El olor de la sangre flotando en el aire

Mi corazón está muriendo del cansancio——”

 El canto y la letra seguía la espiral en caída de Sueharu.




Habiendo sentido su extraña transformación, Kuroha fue a la casa de Sueharu. A su preocupada amiga de la infancia——Sueharu brutalmente asesinó.

“Qué estoy haciendo Ir adónde está mi voluntad Todo lo que oígo es La necesidad de matar”

 El siguiente en llegar a su casa fue su amigo Tetsuhiko. Sueharu, quien lo invitó, le mostró el cadáver de Kuroha.

Entonces aprovechó la oportunidad para clavar el cuchillo sobre Tetsuhiko mientras éste yacía perplejo por el cadáver.

Sueharu escapó de su casa. Su descenso hacia la locura se aceleraba.

Mientras tanto, cuestionada por la policía acerca de los crímenes, la amante de Sueharu, Shirokusa, empezó a investigar el cuchillo. Escribió los resultados de su investigación en una carta, la guardó en el pecho de su ropa, y fue a buscar a Sueharu.

Los dos se reunieron en la ciudad por la noche. En la nostálgica azotea de un edificio donde habían alzado la vista hacia las estrellas juntos.

Shirokusa derramaba lágrimas conforme intentaba dirigirse a Sueharu. Quizás debido a eso la luz había regresado a los ojos de Sueharu.




Shirokusa sonrió, y luego corrió hacia él. Sin embargo——

Sueharu atravesó el corazón de Shirokusa con el cuchillo. No hubo dudas ni vacilación. El corazón de Sueharu disfrutó el crimen de apuñalar a su amante.

De la Shirokusa sin vida cayó la carta. Sueharu la tomó tranquilamente y empezó a leerla.

En ella estaba  escrito que luego de buscar el origen del cuchillo que Sueharu había recuperado, resultó ser nada más que un cuchillo plegable ordinario. El cuchillo simplemente había sido descartado por coincidencia. Sin embargo, había servido como estímulo para la leyenda urbana y la ensoñación de Sueharu mezclándose entre sí, ocasionando que caiga en la locura. Todo había sido un fenómeno desafortunado creado por la intersección de una enfermedad, una leyenda urbana y pura coincidencia… explicado en términos certeros dentro de la carta.

Sí, todo había sido una ilusión creada por la narcolepsia.




―¡AAAAaAaaaaaAaaaaah!” 

En el silencio posterior al final de la canción… Sueharu yacía al borde del edificio y gritó con desesperanza.

Luego miró atrás por un instante——

“Perdón.” 

Y se disculpó con su amante Shirokusa, antes de saltar del edificio.

5 1 voto
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
1 Comentario
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios