Osananajimi ga Zettai ni Makenai Love Comedy (NL)

Volumen 2

Capítulo 2: Las Cuatro Hermanas Shida y el Canal Ultramarino

Parte 4

 

 

Aunque fue una historia distinta hasta hace tres años… Hace tres años Midori fácilmente la había superado, mientras que la altura de Kuroha había permanecido inalterable desde entonces, y la diferencia entre ellas sólo se había hecho más grande. Entonces al final, el año anterior Aoi y Akane también la habían superado… naciendo así la hermana mayor loli.

―Ustedes tres… ¿qué deberían decirle a Onee-chan…?‖




―Ern… Perdón, Kuro Nee-san.‖

Aoi fue la primera en disculparse. Como se esperaba de la chica más moderada.

―Perdón, Kuro-nee, pero tenía curiosidad de cómo resultaría.‖

Akane también era fundamentamente obediente. Mientras que explicó las razones detrás de sus actos, disculparse primero le otorgó mucho crédito.

―¡No importa, ¿o sí?! ¡Esto es un dolor en el traserto también para nosotras, ¿sabes?!‖ dijo Midori. Verdaderamente no se sometía…




―¡Midori! ¡En serio…! ¡¿No podrías verte un poco más arrepentida?!‖ Midori apartó la vista.

―…Pero, bueno, nos equivocamos. Perdón, Kuro-nee.‖

Habiendo escuchado eso, Kuroha esbozó una sonrisa que rebosaba de afecto, como si le hubieran puesto una aureola.

―——De acuerdo, punto final, ya que se disculparon apropiadamente. Será mejor que no vuelvan a haber lo mismo otra vez, ¿okey?‖

―――Okay.‖‖‖

El poder de una hermana mayor no es broma. Liderazgo y generalato suficiente para controlar a sus tres hermanas únicas. Probablemente debería haberse dicho que esta era el área en donde Kuroha——la hija mayor directora de hermanas dentro de la conocidas y hermosas ―Hermanas Coloridas‖——mostraba su verdadera habilidad.

Osananajimi ga Zettai - Vol 2 Capítulo 2 Parte 4 Novela Ligera

 

―Bueno, si ya lo entendieron dénse prisa y vayan a la escuela. Especialmente tú, Midori, ¿qué hay de la práctica matutina? ¿Te la vas a saltar por completo?‖

―B-Bueno, lo pensé un poco, y…‖

―¿Qué quieres decir con ‗un poco‘?‖

―Eso es——‖

Mientras Kuroha y Midori estaban teniendo su conversación, un auto se detuvo en la calle. Brillaba con un lustre oscuro, y con una mirada uno podía darse cuenta de que era un automóvil lujoso.

―Gracias, Uonuma-san. Por favor espera aquí un momento.‖

Agradeciéndole al conductor mientras salía del asiento trasero————apareció Shirokusa. Entonces al confrontar a las cuatro hermanas… se congeló.

―Ah——‖

¡Yikes! ¡¿Woah, qué está pasando?! ¡Nadie hablaba, ¿pero sentía que en ese instante se había intercambiado información a un ritmo increíble?!

Kuroha miró intensamente a Shirokusa, modo intimidación activado. Midori, mirando a Shirokusa, estaba totalmente crispada.

Aoi buscó un buen momento para irrumpir y arbitrar, pero sólo pudo vacilar sin remedio, incapaz de hacer algo.

Las expresiones y emociones de Akane eran ininterpretables, como siempre. Y más importante, Shirokusa——estaba claramente sacudida.

Bueno, era natural. Encontrar a las cuatro hermanas en fila todas juntas no sólo debe haber sido extraño, sino también bastante avasallante. Ver aliadas esperando al acecho sumado a la intimidación de Kuroha era una escena numéricamente desventajosa por la que cualquiera se encogería del miedo, y con más razón la tímida Shirokusa.

―O-Oye, Shiro. ¿Qué sucede?‖

Le lancé un salvavidas a la congelada y callada Shirokusa.




Probablemente no era sabio desatar una pelea frente a la entrada de mi casa a primera hora de la mañana.

En primer lugar, sentía que quizás debía hacerse algo sobre las agrias relaciones entre Kuroha y Shirokusa. Para mí ellas eran chicas sobre las que yo pensaba de manera diferente, pero también me sentía particularmente cercano a las dos. Confiaba y sentía  buena voluntad hacia cada una de ellas respectivamente, por lo cual precisamente no quería que se peleen.

Oh, pero las cosas iban más allá de mi control una vez que las dos se encendían. ¿Qué podía hacer una rata si se metía en una pelea entre un lobo y un tigre? Nada más que morir, ¿me equivoco? Q.E.D.——prueba completa.

―Oh, Suu-chan…‖

El rostro de Shirokusa se encendió radiante. Parece que se dio cuenta de que le había lanzado un salvavidas.

El rostro de Shirokusa era verdaderamente hermoso en momentos como este. Tal vez era el contraste, o debido a que habitualmente se comportaba como una belleza fría, su preciosura la que lo causaba. Quiero hacerla sonreír por siempre, pensé inadvertidamente.

¿…Esto significaba que todavía era jalado por mi primer amor? No, no, este era meramente un deseo compartido por todos los hombres del mundo al ver una sonrisa con una belleza de este calibre. Yo había hecho que Kuroha sea el deseo de mi corazón aunque me rechazara, así que para mí Shirokusa no podía ser alguien especial——

―¡Auch!‖

Sentí un agudo dolor emanar de mi estómago. Midori me había dado un codazo en mi costado.

―¡Oye, Midori! ¿Por qué fue eso?‖

―¡Por nada!‖

―Kuro, ¿como la mayor podrías decirle algo a esta violenta hermana tuya?‖

―¡Hmph!‖

¿Huh? ¿Por qué era tan fría? ¿Hice algo malo?

―Aoi-chan, tú…‖

―Y-Yo me a-abstendré…‖

―¡¿Akane?!‖

―Apestas.‖

―¡¿Pero por quééééééé?!‖

¡En serio, era muy aterrador lo rápido que mi popularidad había caído sin me diera cuenta!

Conforme me postré sobre el suelo con desesperanza, Shirokusa extendió su brazo hacia mí.

―Vamos, Suu-chan. Por favor, sube al auto.‖

―¿Heh?‖

―De todas formas, creo que estará bien… Pero los medios podrían estar esperando en frente de la entrada de la escuela otra vez hoy, ¿no lo crees? Es por eso que recibí permiso de la escuela para ir hacia allá especialmente en auto.‖

―Ohh, ya veo. Eso ciertamente sería apreciado…‖

Maria dijo que los había dominado a todos, pero no sé exactamente cuán efectivo sería eso. Incluso si, por ejemplo, ella pudiera contener exitosamente a los principales medios, eso no excluía la posibilidad de que staff de algunas revistas turbias de chismes aparezcan.

―Bien, entonces Kuro y yo——‖




―…Shida-san estará bien, ¿no?‖

―Eeh…‖

¡Ahh, ¿pero por qué tuvo que excluir a Kuroha, quien se encontraba en las mismas circunstancias que nosotros?! ¡Eso sería bastante malvado, ¿no?!

En una desordenada mezcla de tristeza y enfado inconscientemente sujeté a Shirokusa por ambos hombros.

―¡Shiro!‖

―¡¿Eh?!‖

Shirokusa se puso completamente roja y apartó la vista, pero no me detuve ahora que la sangre ya se me había subido a la cabeza.

―¡Tu relación con Kuro apesta! Quiero decir, tener aversión por alguien es natural, así que no voy a pedirte que te lleves bien con ella en contra de tu voluntad, ¿okey? ¡Pero, sabes, no se siente bien tampoco para aquellos que ven cómo alguien es apartado, ¿o sí?! ¡No creo que hacer ese tipo de cosas sea bueno, Shiro!‖

―Ah, o-okey, si tú lo dices, Suu-chan…‖ Shirokusa asintió con su rostro rojo brillante.

Lo juro, Shirokusa se había vuelto mucho más dócil después de confesar que ella era Shirou. El volverse capaz de verme como alguien con quien no necesitaba actuar dura quizás había sido la clave.

―Shida-san… el asiento del acompañante no está ocupado, si te parece bien… ¿Podríamos ir juntos?‖

―…Hmm, supongo que aceptaré tu oferta.‖ Kuroha dijo indiferentemente.

―Será mejor que todas ustedes vayan yendo, pronto, o llegarán tarde.‖

―――O-Okey.‖‖‖ Las hermanas se estremecieron.

Por supuesto que lo hicieron. Lo entiendo. ¡Porque la Kuroha de ahora era demasiado aterradora!

…Espera, la invité porque pensé que no sería bueno dejarla de lado, ¿pero podría haber sido esa la decisión incorrecta…?

“¡——Mierda, totalmente lo fue, ¿no?!” 




Para el momento en que me di cuenta de eso, Kuroha ya se había subido al asiento del acompañante, Shirokusa y yo atrás, y el auto había partido.

Miasma flotaba en el aire dentro del auto. Era sofocante. ¿Me estás diciendo que esta no es la guarida de algún rey demonio o algo así? Había la sensación de que yo lo había arruinado por completo.

El silencio que envolvía el interior del automóvil… era incómodo. El conductor discretamente encendió la radio a bajo volumen, pero no tuvo mucha eficacia  para dispersar la pesada atmósfera.

Shirokusa acercó su cuerpo al mío, aproximando su boca a mi oído.

―Erm, Suu-chan… Yo no estaba en posición de hablar con Shida-san ayer, pero… ¿se encuentra bien?‖

―La verdad es que, Kuro ahora está padeciendo un poco de amnesia…‖

―¡¿Eh?!‖

Shirokusa inconscientemente elevó la voz.

Los ojos de Kuroha echaron un vistazo agudamente desde el asiento del acompañante, pero no dijo nada.

Shirokusa preguntó mientras acurrucó su cuerpo.

―¿Qué significa eso…?‖

Mierda, desde hace un rato mi temblor no se había detenido.

Cuando su respiración llegaba a mi oreja, una sensación cosquillosa y placentera recorría todo mi cuerpo.

Era la sensación de casi tocarla pero no. No estábamos tocándonos, pero su calor se transmitía a mi piel, permitiéndome sentir su presencia intensamente.

Quizás de nuevo, porque estábamos dentro de un automóvil, el aroma de Shirokusa olía fuertemente perfumado. Mientras que la esencia de Kuroha era más del tipo floral, la de

Shirokusa era cítrica. Era genial y refrescante, pero en esta situación particular también me generaba una peculiar sensación de inmoralidad.

Agité la cabeza, regresando mi mente a un estado de normalidad, luego acerqué mi boca a la oreja de Shirokusa.

―No sé mucho, pero ha perdido completamente todos sus recuerdos acerca de rechazarme o de ser rechazada por mí… es por eso que planeo observar un poco cómo le va. Es como una enfermedad, Shiro, así que espero que tú también la trates amablemente…‖

―Bueno, si tú lo dices, Suu-chan, entonces supongo que no puede evitarse…‖

―Ajem.‖

Un tosido llegó de parte del conductor. Kuroha nos miraba a través del espejo.

―…Haru, parece que Kachi-san y tú se han vuelto bastante cercanos… ¿Te importaría contarme qué está pasando?‖

No era sólo enfado… sino también desconcierto lo que sentí en ella.

…Ya veo.

Nada había cambiado desde antes si ella estuvo en casa, y los recuerdos que había perdido sólo abarcaban un mes y medio. Probablemente no pudo sentir que haya muchas cosas fuera de lugar. Pero una vez que salió, sin embargo, la sensación de ansiedad sin dudas se volverá más fuerte.

Mi relación con Shirokusa haciéndose más cercana, era algo que apenas había ocurrido dentro de los últimos diez días. Midori y compañía no tenían interacción con Shirokusa, y por ende probablemente no habían transmitido lo que sucedió en ese lapso.

Kuroha probablemente pensaba que Shirokusa y yo ―sólo éramos compañeros que se hablaban‖. Si nos veía conversando tan íntimamente, por supuesto que le resultará extraño.

“Cielos, realmente soy…” 

Mi corazón había quedado a la deriva a pesar de que Kuroha estaba cerca, debido a que Shirokusa es la chica de la que me había enamorado por primera vez y sumado a que seguía siendo tan atractiva como antes.

Al  no  haber  prestado  atención…  a pesar  de que  Kuroha  perdió  la  memoria,  yo  era realmente…

Tuve una seria sensación de auto desprecio. Era patético.

―Ahh, bueno sobre eso, Kuro——‖

―Shida-san, tienes… ¿curiosidad acerca de nuestra relación?‖ Escuchar ese soplo frío fue suficiente para hacerme estremecer.

¡Oooooh cielos, ¿por qué Shirokusa siempre insistía tanto en rebajar a Kuroha?!

―Hmm… Un poco.‖

―¿En serio, sólo un poco? ¿Estás segura de que no estás increíblemente ansiosa por descubrirlo?‖

―Así que eras esta clase de persona, Kachi-san. Ahora sé por qué no tienes muchos amigos.‖

―¡E-Espera un minuto!‖

A estas alturas, escucharlas se sentía como navegar en un campo minado en medio de un incendio. Las balas se tomaban turnos para volar desde todas las direcciones, pero yo estaba demasiado petrificado para moverme por el miedo a explotar.

Pero al mismo tiempo no podía escuchar y quedarme callado.

―¡Se los digo a las dos, están esforzándose demasiado por matarse la una a la otra con sus palabras! Sé que probablemente será imposible que las dos se lleven bien de inmediaro,¿pero mientras tanto no deberíamos hablar de otro tema?‖

―¿…Cómo qué?‖

Bien, Kuroha se había subido a bordo.

―Cierto, hablemos sobre las actividades del club entonces. ¿Qué tal marcha el bádminton, Kuro?‖

―No recuerdo nada de lo sucedido recientemente, así que no lo sé. Siento que no he perdido el toque, creo que puedo retomarlo donde lo dejé.‖

―¡Claro, es verdad! ¡Tienes amnesia después de todo!‖

¿Por qué siempre estoy cavando mi propia tumba?¿No había algún buen tema sobre el que los tres podamos estar emocionados? O eso pensé antes de que Shirokusa jalara de mi manga y me susurrara al oído.




―Suu-chan, ¿no crees que es un poco extraño…?‖

―¿Qué cosa?‖

Mi primer pensamiento fue que no sería bueno provocar más a Kuroha, pero la voz de Shirokusa hizo eco seriamente. Por ende le respondí en tono bajo.

―No creo que Shida-san luzca como si hubiera perdido la memoria.‖

…Hm. Ahora que lo pienso, Midori también tuvo la misma opinión ayer.

―¿Tienes alguna base para decir eso?‖

―…Intuición femenina.‖

En cierto sentido eso tenía una credibilidad más alta que todo, pero en otro implicaba que no tenía fundamentos en absoluto.

Yo creía que Kuroha tenía amnesia. Pero un componente excesivamente grande de esa creencia residía en el hecho de que Kuroha lo había afirmado. Teniendo en cuenta que Midori y Shirokusa, quienes rechazaban esta creencia, también confiaban en Kuroha comparativamente menos, era probablemente seguro pensar que ―si uno le creía a Kuroha si tenía amnesia o no‖ dependía de ―cuánto uno confiaba en ella‖. En ese sentido cuando yo también traté de pedirle su opinión a Aoi, “Creo que es amnesia”, fue la respuesta que recibí.

Oh… cierto. Había una manera confiable de corroborar la anormalidad presente de Kuroha.

―Shiro… déjamelo a mí. Se me acaba de ocurrir algo bueno. Si uso este método para investigar, podré saber si está ocurriendo algo extraño con Kuro.‖

―¿Eh, hay un método que te permitirá hacer eso…?‖

―Sí. Lo llevaré a cabo en el almuerzo. ¿Puedo molestarte para que prepares un lugar donde Kuro y yo podamos comer juntos a solas?‖

―Mm… okey, claro.‖

Kuroha apartó su mirada sin demora cuando revisé cómo se encontraba por medio del espejo.

¿Acaso hizo eso por vergüenza? ¿Para asegurarse de que su mentira no sea expuesta? Quería creer en Kuroha.

Por supuesto, al punto de que llevar a cabo algo así como una prueba sobre ella, podía decirse que ya no le creía.

Pero era imposible para una persona echar un vistazo en el corazón de otra. Por lo que no estaba avergonzado de lo que estaba a punto de hacer. Algo que acumulabas y construías a través de pequeñas reacciones y pruebas——eso es lo que yo consideraba confianza.

***




 

 

Llegó el receso del almuerzo. El sitio que Shirokusa había producido amablemente era la Sala de Preparativos de la Biblioteca que ella había reservado una vez antes para que nosotros nos reunamos en preparación para el festival cultural. Nunca logramos usarlo entonces porque yo colapsé, y por esa razón esta era mi primera vez utilizando la sala.

―Wow, no sabía que teníamos un lugar tan lindo. Conoces bastante bien este lugar, ¿huh, Haru?‖

―Supongo.‖

La Sala de Preparativos estaba ubicada en el fondo de la biblioteca. Era angosta y contenía estanterías de libros. Debido a la observable abundancia de libros antiguos, la sala estaba impregnada con un aroma mohoso único.

Aun así, había menos polvillo de lo que anticipé. Había una mesa para seis que había sido limpiada que creo que era usada para tareas administrativas, y para que nosotros almocemos allí no faltaba absolutamente nada.

Barrimos ligeramente el polvillo de las sillas como una formalidad, luego tomamos asiento uno al lado del otro.

―Me pregunto cuánto ha pasado desde la última vez que me invitaste a almorzar, Haru…‖

―Esta podría ser la primera vez aparte de algún evento, ¿quizás…?‖

No era raro ser llamado a la casa Shida para comer al mediodía los sábados. Pero no tenía recuerdos de nosotros habiendo almorzado juntos en la escuela, y especialmente no a solas.

Kuroha, siendo sociable, tenía un grupo con el que era cercana y con quienes comía. Yo la mayoría del tiempo comía con Tetsuhiko. Si no hubiera reunido el coraje para invitarla, definitivamente no habríamos podido reunirnos.

―¿Entonces de qué se trata este cambio repentino?‖

―Bueno, tú sabes… nuestros compañeros no están al tanto de que perdiste tus recuerdos, así que no sabía si podrías hablar bien con ellos o si terminarías en problemas.‖

Esa fue la excusa que se me había ocurrido durante las clases usando todo mi esfuerzo.

Ya no tendría sentido ponerla a prueba si era descubierto, y además yo hubiera odiado que Kuroha aceptara mi excusa sin siquiera creerla. Por eso había prestado meticulosa atención.

Por esa misma razón no permití que mi cómplice Shirokusa esté presente. No quería poner a Kuroha en guardia.

―Aun así——‖

Kuroha dirigió su mirada hacia el piso y susurró mientras lucía avergonzada.

―Que me invites a almorzar a solas contigo, Haru… Me hace muy feliz.‖

¡Oh, dios míoooo! ¡La sensación de culpa es avasallante!

¡Sabes, que esté tan feliz aunque yo había preparado todo esto con el único propósito de discernir si tenía amnesia o no…! ¡¿Acaso soy la persona más despreciable en todo el mundo?!

¡Cielos, a estas alturas confirmemos rápido que no tenga ningún problema! ¡Entonces podré creer en Kuroha sin reservas, y disfrutar del almuerzo con ella tanto como sea posible! ¡Hagamos esto!

―¡La verdad es que, Kuro, hoy… preparé mi propio bento!‖

Lo hice porque me había despertado demasiado temprano por mi excesiva ansiedad ante el reencuentro con Kuroha por la mañana. Aburrido a incapaz de relajarme, terminé recalentando algo de comida refrigerada que típicamente mantenía acumulada para la cena, y la empaqué en una caja bento que había estado hibernando en las profundidades de un cajón.

Kuroha, por cierto, usualmente almorzaba con suplementos dietarios en forma de gelatina o bloques. Frente a quienes la rodeaban ponía la excusa de que estaba ―haciendo dieta‖ o que ―estaba preocupada por lograr un equilibrio nutricional‖, y su mayor motivo para hacerlo era que su sentido del gusto era tan extraordinario que uno no podrá entenderlo. Será deshonrada si comía mientras aplicaba algún sazonado extraño, entonces lo que Kuroha comía estaba compuesto por algo que podía degustar y que al mismo tiempo era aceptable a la vista.

―Comer gelatina o esas cosas todo el tiempo debe ser soso para ti, ¿no? Escuché de Midori que tu gusto ha cambiado. ¿Qué tal un bocado?‖ Dije mientras tomaba una salchica tako.

——¡Sí, este era el momento más crucial!

Ahora que lo pienso, cuando escuché la historia de Midori, también pensé que era imposibe que Kuroha tuviera amnesia… al principio, pero lo creí poco después. Porque me contaron que el sentido del gusto de Kuroha se había vuelto normal.

Era su amigo de la infancia, así que lo sabía. Sobre la existencia de la lengua de Kuroha en este universo.

Kuroha era una persona con pocos defectos, y dependiendo de cómo lo mires, podía decirse que ella estaba fuera de alcance.

Pero Kuroha tenía un único atributo que podía considerarse como un defecto. El que haya corregido eso era demasiado incomensurable, incluso si creías que tenía amnesia. Otra forma de expresarlo podría ser que “hubiera sido imposible que su sentido del gusto cambie, si no fuera por circunstancias anormales al nivel de padecer amnesia”.

Por ende, más necesaria era la precaución en mis investigaciones.




No funcionará si le permito probar cualquier guarnición vieja. ¡Existía la posibilidad de que si le daba algo medio podrido y el sabor se convertía en algo fuera de este mundo, al final podría encajar con el gusto de Kuroha!

Una salchica tako que yo personalmente había preparado, personalmente había degustado, y personalmente había empacado… usando esto podré entonces aceptar que tal evento cataclismista había ocurrido. Porque Kuroha tenía una historia traumática con las salchichas tako. Mientras comíamos nuestros bentos durante una reunión deportiva, Kuroha había colapsado después de comer una salchica tako que su mamá había preparado por lo lindo que lucía. Debido a esa experiencia, Kuroha se negaba absolutamente a comer salchichas tako.

―Siento que estás pensando en algo rudo, Haru…‖

―No, no, en absoluto.‖

¿Se estaba resistiendo? ¿No podrá comerlo después de todo? ¿Su amnesia era una mentira?

Conforme  observaba  su  comportamiento,  Kuroha  habló  como  si  no  fuera  nada extraordinario.

―Bueno, supongo que probaré un poco. Definitivamente nunca habría comido una hasta ahora, pero… no lo sé. Hoy puedo ver que luce muy bien.‖

Phew, había superado el primer obstáculo.

Pero la amnesia era algo impresionante. ¿Acaso era un fenómeno tan impactante que podía hacer que te resulte apetitoso algo que odiabas?

No, no podía permitirme descuidarme todavía. Con su boca ella podría decir cualquier cosa.

El segundo obstáculo terminó con ella comiendo la salchicha. El tercero fue observar su reacción después de hacerlo. Sólo después de que Kuroha había superado todos esos, pude llegar a una conclusión para decidir si tenía o no amnesia.

Mientras miraba con profunda atención, Kuroha marginalmente acortó la distancia entre nosotros desde su asiento junto al mío——y cerró sus ojos.

―Bien, entonces… ‗Aaah‘.‖

―¡¿?!‖

¿A-Aaah… en serio?

Yo no había concebido esto… lo juro, no sé en dónde Kuroha encuentra formas creativas para jugar conmigo al final…

Y encima de eso——

―Si quieres que te alimente, ¿por qué no tienes la boca abierta…?‖

¡A estas alturas, ¿sin dudas no podía ver esto como nada más que el preludio a un b-beso…?! Pude concentrarme sobre su rostro gracias a que Kuroha tenía los ojos cerrados.

Woah, ¿sus pestañas siempre fueron tan largas? Sus hermosos labios rosados parecían suaves.

¡…Espera, este no era momento de que dé mis impresiones, ¿o sí?!

―——¿Tienes algún problema con lo que está haciendo Onee-chan?‖

¡Mierda, ¿estaba tratando de amordazarme con su modo Onee-chan?!

“¿…Qué se supone que interprete esto? ¿Como Kuro invitándome a que la bese? No, no, quizás ella estaba intentando un ataque suicida——” 

Suficiente——cuando dije eso ya me encontraba más allá de recuperarme.

Tal vez cansada de esperar a que yo haga un movimiento, Kuroha canceló su espera de un beso.

―Haru, en este momento escapas cada vez que trato de acercarme, ¿no?‖

―Ah, no, bueno… sí, lo hago.‖

―Y eso es porque antes de que perdí mis recuerdos, te rechacé de una manera tan horrible, entonces no puedes confiar en mí, ¿me equivoco?‖

―…B-Bueno, si tuviera que resumirlo, probablemente.‖

―¿Entonces qué pasaría si tú trataras de acercarte a mí, Haru? Sin que yo me mueva como prerequisito, por supuesto.‖

―…Ya veo, deberíamos pensar sobre esto al revés, huh.‖

La Kuroha de después de las vacaciones de verano había tenido una confianza dictatorial, aceptando todo mientras expulsaba todas las nociones de retirada. Había sido la ―Kuroha Definitiva‖, por así decirlo.

La actual Kuroha existía en un estado anterior a cuando la rechacé. Un estado complejo de, no habiendo experimentado la recuperación después de un rechazo, haber pasado por ser rechazada y por rechazar a alguien sin tener recuerdos de ninguno de esos sucesos. Quizás como resultado, en su conjunto ella se sentía pasiva y fuertemente tímida——una denominada ―Kuroha Pura‖.

La pasividad de esta ―Kuroha Pura‖ era tal que incluso yo podría tratar de hacer un avance sobre ella. Al hacerlo tal vez podría entender entonces el alcance de mi trauma, y determinar en dónde yacían los límites del contacto físico entre nosotros.

―Entonces, ahora lo entiendes… ‗Aaah‘.‖

―¡Como dije antes, ¿por qué tu boca no está abierta si quieres que te alimenteeeeeee?!‖

¡Este había sido el problema desde el inicio!

―…Mis ojos están cerrados, para que puedas hacer lo que quieras, ¿sabes?‖

―¡Maldición, no voy a conseguir una respuesta aquí!‖ No había ninguna lógica, ni razón para argumentar.

Pero… ¡maldición, esto era lindo!

¡Su rostro estaba completamente rojo, y ella estaba temblando! Estaba seguro de que la Kuroha del presente no atacaría. Esperaba.

¡¿Podría ser más obvio lo totalmente indefensa que se encontraba?!

―Kuro, estás muy avergonzada, ¿no?‖

“…No, en absoluto.” 

¿Qué pasa con esa mala actuación? Sentí una increíble afinidad por ella.

―Estás tan roja que honestamente me resulta vergonzoso de ver, ¿sabes?‖

―Ese sólo eres tú tratando de ocultar tu timidez, ¿no, Haru~?‖

Oh, nuestros ojos se encontraron por un instante conforme Kuroha echó un vistazo con los suyos entreabiertos.

Podía ver que se habían agrandado por completo.

Ahh, ¿en algún punto ella había intercambiado toda su defensa por fuerza de ataque y se transformó en ―Kuroha Definitiva‖? Debe haber enfrentado una presión increíble.

0 0 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios