Osananajimi ga Zettai ni Makenai Love Comedy (NL)

Volumen 2

Capítulo 2: Las Cuatro Hermanas Shida y el Canal Ultramarino

Parte 3

 

 

Al día siguiente me levanté de la cama inusualmente temprano. Había múltiples razones para hacerlo, pero la más importante era que me había despertado.

Como resultado preparé un bento para el almuerzo, una rara ocurrencia que sucedía una vez al año.




Incluso entonces aún me quedaba tiempo, así que saboreé totalmente el pan del desayuno que usualmente depositaría en mi estómago sin degustar demasiado, y me tomé cinco minutos para estilizar mi cabello, lo que habría hecho en treinta segundos. Sentado en el sofá y mirando la TV mientras reproducía música de fondo, tuve el lujo de revisar cuál sería mi fortuna para este día.

―Para Libra… hoy, ¡tu suerte en el amor será la peor!‖

―Oh, hmmm.‖

Rápidamnete cambié de canal. Sí, pretenderé que nunca vi eso.

Tenía el lujo del tiempo a pesar de ser de mañana——pero en realidad mi corazón no tenía nada en absoluto. Todo fue resultado de la llamada que había recibido ayer de Midori.

“Por el momento, le contamos a Kuro-nee todo lo que sabemos.” “¿Y su reacción?”

“Hmm, bueno, relajada. Parece que la verdad no caló.” “Hmm…”

Para empezar, yo no entendía bien la amnesia. Quiero decir, sé que era un fenómeno verdadero, pero toma como ejemplo no recordar ni siquiera tu propio nombre como lo hacen en los dramas. Si eso fuera cierto, tengo preguntas, como por ejemplo, ―¿Cómo es que puede hablar japonés una persona que no puede recordar su propio nombre?‖. Si sus recuerdos se habían revertido a los de un bebé, entonces él debería haber olvidado también el lenguaje. O mientras pensaba en mi ignorancia, era posible que en el campo de la medicina conversaciones como esta eran totalmente comunes. En otras palabras, sin importar cuánto trate de razonarlo dentro de mi cabeza, seguía sin poder entenderlo. Por esa misma razón no tenía idea de qué hacer con la reacción de Kuroha.

“¿No va a ir a un hospital?” 

“Kuro-nee no pareció pensar demasiado en eso, diciendo que estaba bien y negándose a ir.” “¿Qué dijeron el tío y la tía?”

“Bueno, no es como si fuera a ser un obstáculo para su vida, así que… se siente como si quisieran observar cómo marcha por un tiempo.”

 “…Ya veo.”

 Eran demasiado precisos los recuerdos que había perdido. Bueno claro, si el estrés había sido la razón de su amnesia, entonces tenía sentido que precisamente esas partes estresantes solas hayan sido borradas. Sin embargo, un cambio tempestuoso había recaído sobre la relación que habíamos construido como amigos de la infancia, mis sentimientos también estaban evolucionando, y al tiempo que estábamos al borde de empezar una nueva relación diferente——esto había sucedido.

¡Aaaaaaaah, ¿qué diablos se supone que haga?!

“Bueno, parece que Kuro-nee quiere hablar un poco contigo, Sueharu, así que dijo que mañana le gustaría ir contigo a la escuela. Creo que querrá ir y encontrarse contigo en la mañana, pero no habrá problema, ¿o sí?”

 “Ooh…” 

No era como si fuera típicamente al colegio junto a Kuroha, pero en días con viajes de campo, pruebas, cuando éramos atrapados llegando tarde, o en festivales deportivos, etc., Kuroha se reunía conmigo. Por ende, mientras que no estaba en contra de que vayamos a la escuela juntos… al mismo tiempo no podía controlar mis temblores.

Respecto de Kuroha yo sentía confianza, gratitud, amistad, intimidad, sentimientos de atracción——y miedo.

Estas emociones mías eran un caos, y aún no pude ponerlas en orden realmente. Entonces aunque sentía una intensa presión por estar a solas con ella… tampoco tenía una razón para negarme.

“Será mejor que no escapes, ¿okey, Sueharu?” 

Ah, mierda. Ella había golpeado primero y sellado mi ruta de escape.

Me pregunté si quizás ella podría haberlo expresado un poco más amablemente, pero así eran los golpes de Midori. Aunque era cierto que como resultado de eso, sentí que mi motivación aumentaba.

“¡Okey, entiendo, entiendo! Esperaré a Kuro mañana, y entonces iremos a la escuela juntos. Eso bastará, ¿cierto?”

 “Vamos, no te estoy pidiendo que me hagas un favor.” 

Eres una buena persona, Midori. Pero con ese crudo discurso tuyo honestamente ningún hombre va a acercarse.

Mientras que esos eran mis pensamientos, habría habido una discusión si los verbalizaba, y colgué la llamada después de dejar unas palabras de agradecimiento.

——Y tras eso, ahora era de mañana.

La hora era 7:15. Siempre salía en la marca de los 45 minutos, por lo que aún faltaba mediahora.

¡Ding dong!

 El sonido del intercomunicador reverberó.

Me levanté del sofá de inmediato, tomé mi bolso de la escuela que había sido ubicado cerca, y me abrí paso hasta la entrada mientras me movía como una muñeca averiada de hojalata.

―Haru…………………… buen día.‖

Kuroha yacía en la entrada en su uniforme. Me mataba ver la lindura de su figura, bañada en el sol matutino a través del vidrio, y aun así el verla hizo que mi corazón cante.




Sólo eso, de alguna forma——era una diferencia comparado a cómo había sido hasta ahora.

Si fuera a expresar esa diferencia en una sola oración, sería que esto era lo más femenina que la había visto.

Por supuesto, a diferencia de Midori, Kuroha había sido femenina desde el principio. Pero aun así ahora se sentía como si estuviera un escalón por encima de como había estado antes.




Cuando puse toda mi cabeza a pensar sobre qué parte de ella era diferente de lo usual, llegué a una sola palabra.

En este momento, ―timidez‖ emanaba de cada centímetro del cuerpo de Kuroha.

Sus mejillas estaban sonrojadas, y su mirada estaba hacia un lado. Ocasionalmente me echaba vistazos para ver qué estaba haciendo, para luego escapar rápidamente cuando yo trataba hacer contacto visual con ella, inquieta conforme fijaba sus ojos en una dirección completamente distinta.

Como Kuroha para mí había adoptado la posición de ser una hermana mayor cariñosa a pesar de estar en el mismo grado, si me lo preguntaran diría que ella era más una atacante que una defensora. Hubo muchas más veces en que Kuroha iniciaba conversación conmigo o que se burlaba de mí. Como resultado de eso, el comportamiento de la actual Kuroha curiosamente era muy refrescante.

Kuro, ¿acaso eres un jefe final con una última transformación bajo la manga? Maldición, sí que era linda.

―H-Hooola, Kuro. ¡B-B-Buen día!‖

Absorbiendo el pesado daño del golpe preventivo que había sido su extraordinaria ternura, hice mi mejor esfuerzo para expresarme respecto de la condición de Kuroha.

¿Cuánto recordaba? ¿Cómo se sentía al respecto? ¿Qué era esa timidez suya? ¿Y por qué?

Sentía que caería en una ciénaga si tomaba la decisión incorrecta. Por ahora había logrado reprimir mi miedo de alguna manera, pero el mismo seguía junto a mis pasos, preparado esperando al momento en que parezca que iba a zambullirme en el fondo del pantano en cualquier instante.

Pero no podía sucumbir ante el miedo ahora. Dejando de lado el estado actual de la cuestión, si miraba desde la perspectiva de que Kuroha y yo ―tomáramos prestado‖ y

―prestáramos‖ las cosas del otro, yo había seguido pidiendo prestado, dando lugar a una obligación que prácticamente nunca podré terminar de pagar. Para Kuroha quien se encontraba en un aprieto como resultado de su amnesia, ahora era el momento de que yo le devuelva el favor. Tenía que enfrentar esto sin escapar.

―…Bueno, parece que las cosas se salieron de control, huh…‖ Kuroha susurró mientras no me miraba a los ojos.

Hmm, ¿sería correcto describir mi impresión de ella como que tenía un entendimiento sobre la secuencia de eventos recientes, pero sin estar acompañada de una sensación de haberlos experimentado personalmente, como las palabras de Midori habían reflejado con exactitud?




Había un montón de cosas que serán difíciles de preguntar una vez que salgamos de aquí. Pensando en eso, me decidí y traté de preguntarle.

―Kuro, ¿cuánto recuerdas? De cuándo es la última cosa.‖

―……………………Un poco antes de las vacaciones de verano.‖

Esto también iba en concordancia con la información de Midori. Eso dejaba el asunto de su confesión, pero… bueno, preguntaré.

―Eso significa, cuando yo te rechacé y entonces, tú…‖

―Me confesé a ti y me rechazaste, ¿cierto, Haru? Entonces después de eso pasaron algunas cosas, pero eventualmente tú te confesaste a mí en el festival cultural, y esta vez yo te rechacé, ¿no?‖

―Sí, sí…‖

¡Oh cielos, escuchándolo de esta manera, era aterrador cuánta agitación había ocurrido en un transcurso de apenas un mes y medio!

―Recuerdo hasta cuando decidí que iba a confesarme a ti, Haru. Pero después de eso, no recuerdo nada… es como si incluso luego de que escuché a las chicas, todo parece como salido de un libro de cuentos. O mejor dicho, fue como oír cosas que no estaban relacionadas conmigo en absoluto…‖

―Ya veo…‖

Tener amnesia debe ser terrible. Bueno, puede que sean recuerdos dolorosos, pero todos quedaron grabados profundamente al mismo tiempo. No ser capaz de compartirlos parecía un poco triste.

―Es por eso que——‖

Kuroha movió sus dedos en frente de su pecho.

―No sabía como encararte, Haru… te amo, pero parece que te rechacé por alguna razón… Por lo que pude ver en ese video, te hice algo horrible en frente de muchas personas… Y debido a eso, probablemente terminaste muy lastimado, así que… no sabía qué debería hacer…‖

―¡¿?!‖

¿Q-Qué?

Ya veo, entonces para la Kuroha del presente, las realidades gemelas de que ―Kuroha se había confesado a mí y fue rechazada‖ y que ―Yo me había confesado a Kuroha y fui rechazado‖ ya no aplicaban… ¡¿Acaso esto iba a convertirse en un caso donde la Kuroha del presente se vuelve “una Kuroha inocente y pura que tratará de confesarse a mí por primera vez”…?!

Quiero decir, ¿estaría bien que describa esta como una situación donde parecía que sólo Kuroha había saltado hacia el futuro? Podría decirse quizás que perder la memoria era un método práctico para saltar en el tiempo que no contaba con ciencia ficción.

En cuanto a por qué había sido rechazado, yo aún no lo entendía. Seguía teniendo una extrema curiosidad sobre la razón para que Kuroha haga eso.

Pero la realidad de que ―nos confesamos y nos habíamos rechazado‖ duele mutuamente, y se erguía bastante considerablemente como una pared obstruyéndonos e impidiéndonos avanzar. Si esa realidad había sido borrada del lado de Kuroha… entonces también lo habían hecho todos los problemas por completo.

Ahora mismo, Kuroha acababa de decir que yo le gustaba.




Pero por supuesto. Esto era natural en sus recuerdos de antes de que se confesara a mí. Incluso dijo que ―había hecho algo horrible‖ y que ―no sabía por qué me rechazó‖. Esas eran las palabras que sinceramente quería escuchar después de ser rechazado por Kuroha.

―Oye,  Haru,  ¿qué  piensas…?  ¿Todavía  te  gusto  después  de  que  te  hice  esas  cosas horribles…?‖




―Y-Yo…‖

Estaba tan feliz que sentía que podría desmayarme.

Mi afecto hacia ella claramente permanecía. Nunca tuve razones para odiar a Kuroha en primer lugar. No podía pensar en una vida sin Kuroha.

Por lo tanto——

―Yo——‖

——te amo.

Era lo que quería decir, pero mi voz se rehusaba a abandonar mi garganta.

―¿…………?‖

Kuroha parecía dudar si yo iba a continuar, inclinando su cabeza a un costado. En ese momento tuve una alucinación auditiva.

“——No.” 

Kuroha probablemente no dirá eso si me confieso ahora.

Eso era lo que pensaba. No, eso era lo que creía. No, eso era lo que quería creer.

Ella no lo diría una de diez mil veces que me confesara. Probablemente ni una vez en un millón.

Pero——

Pensaba que las chances de que lo haga podían seguir siendo una en un billón.

El dolor de corazón roto que Kuroha había sentido probablemente había sido borrado junto con sus recuerdos.

Pero mi dolor permanecía. Aún permanecía——y profundamente.

―…Está bien, Haru. No tienes que decir nada más.‖ Kuroha esbozó una sonrisa amarga.

―Supongo que debo haberte lastimado mucho, ¿no, Haru…? Perdón…‖

―Kuro…‖

―De ser así, entonces quiero compensártelo…‖ Kuroha trató de alcanzar mi mano.

Conforme su dulce esencia hacía cosquillas suavemente a mi nariz——inconscientemente retrocedí.

―Ah…‖

Los ojos de Kuroha se abrieron grandes. Pude percibir su shock emocional.

―¡Perdón, Kuro! No fue mi intención…‖

Me sentí culpable por las acciones que había realizado en el calor del momento.

Mientras agaché mi cabeza profundamente, escuché susurros descendiendo por encima de mí.

―Esperaba que eso fuera demasiado…‖

―¿Eh?‖

―No, no es nada.‖

Kuroha dio media vuelta, dándome la espalda.

―Haru… puedo quedarme a tu lado, ¿no…?‖ Mi pecho se sentía como si fuera a explotar.

Recibir una pregunta tan desgarradora, no había manera de que no pueda decir lo siguiente.

―¡Por supuesto que puedes! ¡¿Qué estás diciendo?!‖

―¿…Vas a verme, Haru? Quiero convertirme en la versión de mí misma en la que puedas confiar otra vez.‖

―¡Eso es…! ¡No es eso!‖ Negué fervientemente.

―¡Estoy diciendo que no hay necesidad de que digas eso! ¡Probablemente fui rechazado porque hice algo estúpido de nuevo, y tú no tienes la culpa en lo más mínimo! ¡Mira, perdón que no podamos arreglar las cosas porque no sé exactamente cuáles fueron tus motivos o razones, pero no tengo intención en absoluto de culparte!‖

Con mi cobardía había lastimado a Kuroha.

A estas alturas yo era un verdadero perdedor, una persona que vivía arrodillándose, un estúpido y un maldito imbécil. A pesar de nunca haber tenido intenciones de lastimar a tan buena persona que siempre permanecía a mi lado… la había lastimado otra vez.

Mientras apretaba mis dientes, Kuroha giró para encararme de frente, produciendo una sonrisa como de la Virgen María.

―Bueno entonces——reconciliémonos, Haru.‖

―¿Reconciliarnos…?‖

―Pienso que simplemente pusimos mal los botones… Si volvemos a abotonarlos apropiadamente desde el principio, todo quedará resuelto. ¿Verdad…?‖

―…Sí, no te equivocas.‖

Si hubiera aceptado al principio cuando Kuroha se me había confesado antes de las vacaciones de verano, podríamos haber estado juntos sin obstáculos. El hecho de que me gustara Shirokusa había sido la razón más grande por la que rechacé a Kuroha, pero si hubiera notado su encanto o indispensabilidad antes, no habría sido seguido por tal complicada serie de eventos.

Entonces en el presente podía decirse que la situación había regresado casi a como estaba cuando Kuroha se me confesó primero, aunque debido a las circunstancias anormales de la amnesia de Kuroha.

Todo lo que quedaba eran los ―recuerdos de corazón roto‖ que estaban grabados dentro de mí. Si los superaba, podría estar junto a Kuroha.

Un punto de contención era cuánto podía confiar en ella.

Por supuesto que todavía lo hacía ahora. Pretendía confiar en ella más que nadie. Pero cuando se trataba de romance solo——tenía un poco de miedo.

Desde este punto en adelante, sin embargo, si nos reconciliábamos apropiadamente, y gradualmente repito para mí mismo que “Todo está bien. Puedo confiar en Kuro después de todo. Probablemente lo aceptará legítimamente si me confieso a ella”, mis heridas definitivamente sanarán.

―¡Yo debería ser el que lo pida, Kuro! ¡Por favor, quédate a mi lado! ¡Definitivamente superaré esto, así que…!‖

―…Mm. Por supuesto. Gracias.‖

Esa sonrisa, quería protegerla.

El pensamiento de que todavía me gustaba Kuroha después de todo llegó a mí fácilmente.

―Oh, ya es tarde, huh. Vamos.‖

―Sí.‖

Kuroha me alcanzó mis zapatos sin demora. Conforme le agradecía mientras rápidamente me los ponía——

―¡Mierda, están saliendo…!‖

Pude escuchar esa voz viniendo más allá de la puerta.

En un instante la expresión de Kuroha se transformó en la de un demonio. Entonces abrió la puerta de una sola vez.

―¡…Midori!‖

―Ugh——‖

En el proceso de tratar de escapar, Midori tropezó. Rápidamente, Aoi y Akane trataron de levantarla.




―¡Aoi! ¡¿Y tú también, Akane?!‖

Trataban de escapar en pánico, pero ayudar a Midori a levantarse había llevado demasiado tiempo y fue demasiado tarde. Antes de que pudiera atravesar la salida fueron atrapadas de sus respectivas nucas.

―…Será mejor que las tres… hagan una fila…‖

Las tres hermanas sumisamente obedecieron a Kuroha, quien se había transformado en su modo hermana mayor aterradora. Ellas sabían muy bien qué pasaría si se resistieran.

Sólo que, bueno, mirándolo objetivamente, lo gracioso era que Kuroha era la más bajita del grupo. Esta composición con las tres de ellas reunidas con sus hombros temblando aconjodamente frente al enfado de la diminuta Kuroha me resultaba extrañamente adorable sin fin.

0 0 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
2 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios