Osananajimi ga Zettai ni Makenai Love Comedy (NL)

Volumen 2

Capítulo 1: Tormentas Seguidas De Clima Nublado, Con Ventarrones Ocasionales y Tornados en Algunas Áreas

Parte 3

 

 

En cualquier caso, había sido algo como una confesión, lo que hacía difícil que podamos mirarnos a la cara. Y después hacer que el video esté públicamente disponible, se sintió como el golpe de gracia.

Suspiro~~, ¿por qué tuve que decir “——Me gustabas”? Quería retractarme de eso. Pienso que es, en otras palabras, lo mismo que haber dicho “Me gustabas antes pero ahora ya no,¿sabes?”, pero no tenía idea en absoluto cómo se sentiría una chica a la que le decían eso…




¿Acaso ella, por ejemplo, pensaría  “Hmm, así que te gustaba antes, huh…” y tendría una sensación de superioridad?

Ahh, eso explicaría su abordaje tímido pero prometedor.

Más allá de eso, otra opción posible sería que ella piense “Bueno, estoy agradecida por tu afecto, y dejando de lado lo que sucedió en el pasado, no tenemos una relación romántica en el presente, entonces llevarnos bien como amigos se sentiría bien, ¿cierto?”… o algo así?

Sí, Shirokusa era popular, y probablemente odiaba encontrarse en una posición incómoda, por lo que eso también parecía una posibilidad. Sólo que, sabes, yo también sentía que ella hubiera estado más enfada en el escenario que ella pensó “¿Si te gustaba por qué cambiaste de opinión?”, por ende probando indirectamente que sí había sido un amor no correspondido de mi parte todo el tiempo.

Considerando esas cosas, entonces…

¡Aaaaaargh, en serio, no tengo idea de qué está sintiendooooo!

―Tú puedes, Shirokusa-san.‖

La regordeta y llevadera chica a la derecha y detrás de Shirokusa——Mina Meiko, le dio un pequeño empujón en la espalda.

“¿…Puede? ¿Puede qué?” 

Quedé completamente ajeno al significado detrás de esas palabras crípticas, pero pude notar que habían funcionado y que la fuerza había regresado a los titubeantes ojos de Shirokusa.

―¡Suu-chan!‖

―¡S-Sí!‖

El fuerte tono de Shirokusa hizo que me ponga firme.

Con su mano libre Shirokusa tocó su amplio busto y respiró hondo, luego declaró de una sola vez:

―¡Por favor sal conmigo!‖ 

―¿…………Hm?‖

―¿…………Hm?‖

―¿Eh?‖

―¿Huh?‖

En un instante el salón se congeló. La incredulidad de esas palabras hizo que todos dejen de pensar.

En medio de ese silencio, luego de que varios segundos habían pasado, finalmente me di cuenta:

“…Espera, ¿acabo de recibir una confesión?” 

―¡¿En seriooooo?!‖

Conforme salté y exclamé, una voz tranquila suavemente llegó a mis oídos.

―Quieres decir… por favor ven conmigo.‖

Fue la amiga de Shirokusa, Meiko, quien interrumpió.

―¿Verdad,  Shirokusa-san?‖

―¿Ah……? ¿Eh……? ¿……Eeh?‖

Con bastante demora… y viéndolo a la distancia, al fin Shirokusa se había dado cuenta del significado de las palabras que había pronunciado. Balbuceó mientras su rostro se ponía rojo como una langosta.

―¡E-Espera! ¡Es-Es-Es-Eso no es lo qu——que yo! …No, quiero… decir, qu-qu-qu-que—

—‖

Shirokusa no articulaba. Había tratado de poner un semblante valiente en el calor del momento, pero pareció darse cuenta de inmediato que eso solo no funcionaría para la situación, y el arrepentimiento era notorio en su expresión mientras buscaba la manera de enmascarar sus palabras.

―Tu padre y el de Shirokusa-san se conocen, ¿cierto, Maru-san?‖ Del salvavidas que Meiko lanzó finalmente comprendí la situación.

―O-Ooh, he tenido una buena cantidad de patrocinadores, pero él fue el que mejor me trató.‖

―Aparentemente el padre de Shirokusa-san se pregunta cómo has estado todo este tiempo, y por primera vez en un buen tiempo le gustaría verte de buen ánimo… ¿cierto?‖

Su tranquila voz tenía un efecto apaciguador sobre el corazón. Pude captar que la lógica regresaba a los ojos de Shirokusa.

―¡E-Exacto!‖

Shirokusa infló su amplio pecho, haciendo que su hermoso cabello negro que colgaba en sus hombros baile en el aire.

―¡C-Cuando le conté a Papa sobre ti, Suu-chan, dijo que quería verte, entonces pensé que cuando tengas tiempo quizás deberías venir a mi casa a jugar! ¡E-Es imposible que te diga„sal conmigo‟ en medio del salón, ¿o sí?! ¡N-No te equivoques, ¿okey?!‖

―S-Sí, jajaja…‖

¿Cierto?

Whew, eso fue un verdadero impacto. Pensé que mi corazón se había detenido.

Tetsuhiko en realidad me había dicho en el camino a casa después del festival cultural que “no había manera de que Shirokusa y Abe estuvieran saliendo”, llevándome a creer que la más mínima de las posibilidades había existido.




Por cierto, también había escuchado de él que “Abe era tu fan, y se había ofrecido como voluntario para ser el villano con el fin de provocarte”, aunque no sé de dónde había sacado esa información… Y bueno aunque hubiera dejado pasar eso, seguía siendo un sujeto lo suficientemente apuesto como para sacudirme con inferioridad, lo cual francamente hacia que no quiera acercarme mucho.

―Por supuesto, es imposible que…‖

Honestamente, quería que pare. Pensar “¿No estás enamorada de mí después de todo?” dolió, incluso por un segundo.

…Bueno, yo acababa de confesarme a Kuroha, pero eso no cambiaba el hecho de que Shirokusa había sido mi primer amor. Además no era como si ahora la odiara, sólo que me había dado cuenta de lo asombrosa e importante que Kuroha había sido para mí, y el afecto per se que sentía hacia Shirokusa no había disminuido.

Estaba bastante seguro de que sería feliz si terminara en una situación donde ella se me confiese, y que mi corazón saltaría aunque al mismo tiempo pensara que era un poco extraño. Entonces, ahora sabía que lo había malinterpretado, y que mis expectativas habían aumentado sólo para caer, huh. Me sentía como un payaso por hacerme la idea errónea, sintiéndome tanto avergonzado como patético.

“Además, lo que estoy sintiendo no encaja con la forma en que mis alrededores me están mirando a mí.”

 Parecía que aquellos a mi alrededor me veían como si fuera popular. Pero ese no era el caso.

Esto era importante. Las realidades tenían que aceptarse. Si en verdad fuera popular, ¿no podrían sucederme cosas más jugosas? ¿Aunque sea una única cosa erótica, tal vez?

La única realidad que veía frente a mis ojos era que yo ―me confesé y fui rechazado‖.

No, no así. Si fuera a hablar con respecto a Kuroha, una descripción más certera sería que “hice una confesión única en la vida y equivalente a apostar mi propia vida, pensando que tenía 100% de posibilidades de éxito, sólo para que me rechacen maravillosamente”.

Por cierto, con Shirokusa probablemente estaba bien decir que “ella no estaba enojada en absoluto a pesar de que le dije que mis sentimientos habían cambiado, lo que probablemente significaba que nunca había tenido sentimientos románticos por mí en primer lugar”.

No, en serio… no tenía ni idea cuando se trata de chicas.

Mis asuntos estaban en este estado incluso con Kuroha, la persona más cercana a mí, la más íntima, y la que conocía desde hace más tiempo. Estaba claro que entendía menos todavía a las chicas.

Es por eso que——

Aún podía fortalecerme y fingir tranquilidad cuando hablaba, por ejemplo, pero ahora mismo cuando se trata sobre gustar o disgustar personas y las relaciones chico-chica—— quería alejarme de todo eso por un tiempo.




Lo había sabido desde hace mucho tiempo. Hasta ahora, pensaba que si alguien gusta de ti, era algo para estar incondicionalmente feliz. Cuando se trata de amor, pensaba que uno debería avanzar firmemente.

Pero ahora——

——También podía sentir miedo.

―Sabes, Kachi es——‖

Tetsuhiko susurró con una bebida cola en una mano.

―——Inesperadamente torpe en realidad, huh.‖

―¿Huuh?‖

Un miasma negro comenzó a emanar de Shirokusa.

―Eek…‖

Rena gesticuló con sus mejillas y se alejó. Bueno, era natural que se asuste de una estudiante superior que acababa de conocer emanando ese tipo de aura. Honestamente, si yo fuera ella también habría escapado de inmediato.

―Tetsuhiko, en serio, sé que temes poco porque tienes nervios de acero, pero dame un respiro, ¿de acuerdo? A veces es un poco más aterrador para aquellos que observan,¿okey?‖

―¿Aterradora? ¿Kachi?‖

―No es momento de respuestas ingeniosas, Tetsuhiko.‖

―Perdón, Suu-chan… Por favor hazte a un lado por un momento.‖

Shirokusa puso su mano en mi hombro, callándome, luego dobló sus brazos y miró a Tetsuhiko de manera intimidante.

―Kai-kun, ¿no hay algo que deberías decir respecto a que publicaste egoístamente ese video?‖

―¿Huuh?‖

Ohh, cierto, por supuesto que Shirokusa también estaba enojada.

El único problema era que Tetsuhiko no lucía arrepentido en lo más mínimo.

―En este momento no tengo la intención de perdonarte en absoluto, pero como parece que Suu-chan lo ha hecho hasta cierto grado, si hubiera un disculpa sincera de tu parte estaría dispuesta a cancelar nuestra pelea, al menos en la superficie.‖

Oh, bien hecho. Había creado apropiadamente un sendero hacia la reconciliación. Pensé que Shirokusa reaccionaría más excesivamente.

…Aun así, si hablamos de Tetsuhiko…

―¿Por qué necesitaría disculparme? Tú no fuiste el tema central del video, Kachi. Quiero decir, no diré que no es asunto tuyo por completo, pero apenas estuviste ahí, y no perdiste nada por eso, ¿o sí?‖




―¡¿Ehhhh?!‖

Para Shirokusa esa respuesta debe haber sido totalmente inesperada. Hasta cierto extremo ella aún tenía una mirada aterradora en su rostro, pero también estaba un poco repugnada quizás debido a esa reacción imprevista.

Esas probablemente eran las raíces de Shirokusa. Su carácter originalmente tímido se había manifestado como resultado de su asombro.

―P-Por qué—— Tú—— Tú—— T-Tú——¡d-demoniooooo!‖

Wow, eso tuvo toda la brusquedad del berrinche de un niño. Su vocabulario se había contraído como resultado de su pánico. ¿No era eso alarmante para una novelista? Bueno, era un poco tierno.

No había nada en absoluto del intimidante aire que Shirokusa quería proyectar. Sin importar cuán alto levante las cejas, sólo podía dar una impresión de vergüenza. Era lo mismo que alguien tratando tímidamente de actuar.

El enfrentamiento se había decidido. Para Shirokusa, quien intimidaba a sus alrededores al hacerse ver más grande, el retorcido y sobrenatural Tetsuhiko había sido un oponente para nada acorde. Los espejismos no funcionaban con Tetsuhiko, por lo que no había habido competencia.

―Dejémoslo así, Shiro. Ya he perdonado a Tetsuhiko, no necesitas enfadarte aquí. Yo lo golpearé luego, así que perdónalo tú también por mí.‖

―S-Suu-chan…‖




Shirokusa jugueteó con sus dedos en frente de su pecho adorablemente y asintió.

―B-Bueno, si tú lo dices, Suu-chan, entonces no es como si no fuera a perdonarlo…‖

Ella era adorable. Como resultado de Shirokusa pareciéndose demasiado a un perro fiel, de alguna forma sentía que gradualmente me estaba convirtiendo más y más como en un padre…

Los hombros de Tetsuhiko se hindieron y miró los alrededores.

―Bueno, ahora que he sido perdonado por Sueharu y Kachi, la que sigue es Shida-chan, ¿huh…?‖

―¿Me buscaban?‖

——Y allí estaba.

Al  final…  no,  habiendo  esperado  el  momento  justo,  ¿quizás?  Kuroha  se  sumó  a  la conversación.

La distancia entre Kuroha y yo se sentía corta, como era costumbre. Su cabeza apareció inesperadamente por el extremo de mi hombro, permitiéndome sentir su calor y oler su esencia me gustara o no.

“——No.”

 Recuerdos nadaban en mi mente.

Me enderecé y permanecí inmóvil, haciendo mi mejor esfuerzo por reprimir la necesidad de gritar y escapar por el shock.

―Oh, Shida-san. ¿Qué trata de hacer ahora la persona que rechazó a Suu-chan?‖

―¡Oof!‖

La declaración despreocupada de Shirokusa lastimó mi corazón con facilidad. Kuroha devolvió una mirada severa.

―¡Maldita…!‖

―¿Hmm, sucede algo? ¿Hay algún error en lo que dije?‖

―Ug… Kk…‖

Kuroha apretó los dientes, resistiendo con firmeza.

―Habiendo dicho todas esas cosas, ¿puede ser que ahora trates de defenderlas? ¡Bueno, yo nunca lo haría! No hay manera de que Shida-san… haga algo como eso, ¿o sí?‖

―…Zorra.‖

―Vaya, vaya, creo que acabo de oír algo muy doloroso. Bueno, soy una persona caritativa, así que escucharé lo que sea que tengas para decir. Por favor, continúa.‖

Kuroha habló mientras me miraba de reojo.

―…Bueno, yo… saben, err…‖

Pero no salieron más palabras que esas. En ese punto Shirokusa pisoteó más fuerte.

―Podrá ser que… ¿entraste en pánico porque yo invité a Suu-chan a mi casa y te sumaste a nuestra conversación sin pensarlo? No puede ser, ¿o sí? Oh, lo siento. Imaginé algo terrible.‖

Yikes, Shirokusa parecía divertirse mucho. Nunca la había visto tan animada.

―Tsk——‖

Kuroha chasqueó la lengua. Al ver eso Shirokusa soltó una risa y bufó con la nariz, agregando más provocación.

Mi corazón saltó, mis piernas temblaban, y empecé a sudar frío.

―¿…Qué sucede, Suu-chan? ¿Te sientes bien?‖

Shirokusa tal vez notó que yo estaba actuando anormalmente y me preguntó. Alcé la vista como resultado y——

―Ah…‖

Fijé mi mirada directamente en los ojos de Kuroha, quien se había asomado hacia mí con preocupación justo al mismo tiempo.

Ojos lindos como los de un animal pequeño atravesaron mi corazón.

Mis temblores se intensificaron. Mi mente quedó en blanco. Trenzas prolijas y pulcras junto con un par de labios ligeramente rosados hicieron que mi corazón se acelere, pero más allá, el miedo descendió sobre mí como una avalancha.




Entonces——un cortocircuito se produjo en mi proceso de pensamiento.

―Ooh… ¡Oogeeeeeeeeee!‖

Mi mente regresó a un estado salvaje, y con los instintos que había heredado de nuestros ancestros primates, ágilmente salté y me escondí detrás de Shirokusa.

―Oh, paisen se volvió salvaje.‖

―Es que sin importar lo fuerte que sea su capacidad para recuperarse, su mente en sí misma sigue siendo débil… Puede acostumbrarse a los celos, pero no al punto en que pueda digerir un rechazo, ¿huh…?‖

―Pfff… ¡Ajajajaja!‖

Era Shirokusa la que entonces rió con fuerza. Su sonrisa era similar a un personaje malvado declarando su victoria.

―¿Vaya, vaya~? Shida-san… ¿hay algo que quieras decir? Todo esto es por lo que hiciste… porque rechazaste a Suu-chan, ¿entiendes? Pobre Suu-chan… Está bien. Yo no te haré esas cosas terribles como Shida-san te hizo a ti.‖

Shirokusa acarició mi cabeza suavemente. En mi felicidad froté mi mejilla contra la mano de Shirokusa.

―Ggggggg——‖

Kuroha apretó los dientes.

―¡Jejejeje, qué linda expresión tienes ahí, Shida-san! ¡Qué acorde para una gata ladrona! ¡Esa es la cara que quería ver!‖

―Woow, Tetsu-senpai, Kachi-senpai se ha pasado al lado oscuro por completo, ¿estás seguro que podemos dejarla ser?‖

―Esta es la primera vez que veo a Kachi tan enérgica. Tsk, maldición, debería haber grabado esto con la cámara.‖

―¿Hmm,  no  has  aprendido  la  lección  a  pesar  del  lío  que  es  esto  actualmente,  huh, paisen…?‖

Shirokusa siguió acariciando mi cabeza con una expresión de éxtasis, pero su mano de repente se detuvo conforme me vio tomársela obedientemente.

―…A este ritmo podría tener que criarte en casa, Suu-chan. Sí, eso sería bueno.‖

―¡No, no lo sería!‖

―Shirokusa-san, eso es un poco…‖

Quizás su consciencia regresó como resultado de las palabras de Meiko, ya que Shirokusa susurró ―Qué mal…‖, aparentemente reticente y se rindió.

―Haru…‖

Kuroha se dirigió hacia mí tímidamente y estiró su mano.

Su pequeña mano lucía como si fuera a partirse si algo la tocaba. La fragancia de Kuroha emanó de su manga, dándole una sacudida a mi cerebro.

Su familiar mano y la escencia me tranquilizó con una sensación de seguridad——

“——No.” 

De repente, un flashback.

―¡Oogeeeee!‖

―Ah…‖




Me quité de encima la mano de Kuroha instintivamente y me oculté detrás de Shirokusa.

―Eso fue aterrador, ¿no, Suu-chan?‖

Shirokusa permaneció frente a mí, escudando mi vista de Kuroha.

―Como están las cosas, Shida-san, ¿podría pedirte que no veas a Suu-chan por un rato?‖

―…P-Pero…‖

―Fuiste tú la que hizo que Suu-chan termine de esta forma. ¿Podrías retirarte educadamente? Sólo digo, pero si vas a hacer sufrir a Suu-chan más de lo que ya ha sufrido, voy a——‖

Shirokusa habló luego de respirar hondo.

―——Hacer uso de mi conocimiento prohibido, y que se mantiene oculto de la humanidad en la oscuridad, para eliminarte.‖

―¡Yikes! ¡Kachi-senpai es aterradora!‖




Rena se alejó, y naturalmente también lo hizo la muchedumbre que observaba. En medio de todo sin embargo, sólo dos personas permanecían en silencio.

―…………‖

Tetsuhiko observaba las expresiones de la gente allí, absorto en sus pensamientos.

―…………‖

Y la otra persona——Kuroha——mantuvo su expresión inmutable por unos pocos segundos, meramente cerrando sus ojos, para luego abandonar la escena en silencio sin una palabra de refutación para Shirokusa.

5 2 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
1 Comentario
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios