Re:Zero Kara Hajimeru Isekai Seikatsu

Volumen 12

Capítulo 2: Ya He Visto El Infierno

Parte 1

 

 

«Así es como Lady Emilia regresó con el Llorón Barusu a cuestas…»

«De alguna manera, eso suena como el título de un cuento de hadas o algo así…»

Subaru le había sacado los ojos, y Emilia lo había consolado. El tiempo de calidez y de ser patético había llegado a su fin.

Cuando sus piernas los sacaron de la tumba, Ram estaba allí para saludarlos, y habiendo escuchado las circunstancias, hizo las palabras amables mencionadas. Por desgracia, Subaru, muy consciente de lo patético que era, no le quedaba energía mental para refutarla.

«Después de haber corrido adentro de manera tan dramática, se desmaya como durante el día, causando problemas a Lady Emilia que se suponía que debía salvar… ¿Por qué estás vivo exactamente?»

«Dije que no tengo energía mental; esa no es una razón para venir a buscarme aún más, ¡¿sabes?!»

«Así es, Ram. Subaru estaba preocupado por mí. Esos sentimientos son preciosos. »




Ram, incapaz de ocultar su desprecio, emitió un pesado suspiro al caer sus hombros. Cuando Subaru presentó una objeción sobre su comportamiento, Emilia, completamente recuperada, le ofreció un apoyo tranquilizador.

Emilia se puso al lado de Subaru, inclinando sus refinadas cejas de manera digna mientras continuaba.

«Aunque dado que se esforzó mucho por ayudarme, es realmente decepcionante que terminara colapsando de repente y se rompiera llorando de preocupación después…»

«¿Emilia-tan? ¿Emilia-tan? Voy a llorar de nuevo.»

«¡Pero…! Últimamente, Subaru no ha hecho nada más que

ayudarme… Así que una parte de mí se siente aliviada de que Subaru me mostró su lado débil de esa manera…»

Tocando una mano en su pecho, las palabras de Emilia hicieron que Subaru recuperara el aliento sin querer.

Emilia tenía una visión exagerada del valor de Subaru. Hasta ese momento, Subaru le había mostrado su lado patético en más de una ocasión, esta vez era sólo el último ejemplo de la larga lista de momentos embarazosos desde que se conocieron.

«Estoy feliz y avergonzado de oírte decir eso, Emilia-tan, pero realmente no quiero mostrarte cosas como esas…»

«Eh, ¿por qué no?»

«Eso es porque siempre quiero mostrarle a Emilia-tan mi lado genial. Quiero que olvide que soy un tipo débil, patético y totalmente insalvable».

«Vamos. No te odiaré sólo porque me muestres unos momentos de debilidad, Subaru.»

Emilia se puso las manos en las caderas, las mejillas hinchadas de indignación.

Subaru hizo todo lo posible por sonreír para pasar las cosas por alto.

Las palabras de Emilia fueron amables, pero la vanidad de Subaru no le permitió obtener ningún consuelo de ellas. Su disgusto no tenía nada que ver con la personalidad de Emilia y ciertamente no era porque estuviera preocupado por decepcionarla, sino simplemente por la terquedad de Subaru al hablar.

«¡Ja! ¿No estás lleno de ti mismo? Verte actuar tan obstinado hace difícil creer que estás recién salido de la cárcel.»

«Y ahí está la hermana mayor echando agua fría justo cuando las cosas iban bien…»

«Ahora, ahora, no diga eso, Sr. Natsuki. El comportamiento de Lady Ram contradice su preocupación. Cuando no tenía ni idea de lo que estaba ocurriendo dentro, Lady Ram estaba particularmente preocupada por… ¡Hiii! ”

Otto parecía bastante satisfecho consigo mismo, pero una mirada cruzada de Ram hizo que se desvanezca instantáneamente.




“No hay manera de que esté actuando seriamente amargada por una razón adorable como esa” pensó Subaru mientras entrecerraba los ojos a Ram.

«¿Qué?»

«… No, ah, nada de nada.»

Pero su mirada aguda le hizo retroceder apresuradamente también. A diferencia de Otto, el daño fue leve porque estaba más acostumbrado a enfrentarse a Ram. De cualquier manera, Ram y Otto habían estado allí para saludar calurosamente a Subaru y Emilia a su regreso. Siendo ese el caso, el asunto pendiente se volvió bastante simple…

«“–––––”

Su mirada desviada cayó sobre un joven de pelo dorado que estaba cerca con los brazos cruzados, Garfiel. La vista hizo que las mejillas de Subaru se endurecieran, y se esforzó por ocultar sus emociones detrás de ellas.




Los sentimientos de Subaru hacia Garfiel eran excepcionalmente conflictivos. Era un hecho que había cooperado temporalmente con Subaru en la batalla contra la bruja. El recuerdo de su espantosa muerte aún estaba grabado en la parte posterior de los párpados de Subaru. Y así Subaru aceptó ese hecho.

-Pero también recordaba a los muchos que había matado cruelmente en el mundo antes de eso.

Esa fue la razón por la que Subaru no pudo bajar la guardia. Especialmente no justo después de un regreso de la muerte. La razón de la hostilidad de Garfiel, el miasma de la bruja, estaría actualmente en su punto más denso.

¿Cómo se movería? Con Subaru bajo esa tensión, Garfiel chocó sus colmillos y habló.

«Cuando llegaste ahí, no estaba seguro de lo que iba a pasar, pero me alivia que salieras sano y salvo. No puedo reírme de ti por eso; el viento no puede derribar a Gafgari sobre la fruta y todo eso».

«¡Ow! Hey, espera un… ¡Ow! Owww!»

Garfiel se rió de corazón mientras golpeaba violentamente el hombro de Subaru.

La bofetada fue lo suficientemente dura como para hacer que todo el cuerpo de Subaru se entumeciera, lo que le hizo estremecerse y pensar, “¡¿Lo va a hacer con todo el mundo mirando?!” Pero no sintió ninguna malicia viniendo de la cara sonriente de Garfiel. Simplemente estaba dando la bienvenida a

Subaru y Emilia después de que regresaran sanos y salvos. La reacción fue un poco… No, absolutamente… Más allá de sus expectativas.

«¿Eso es todo?»

«¡¿Aah?! ¿Qué…? ¿Eres tan llorón que necesitas que te frote la cabeza y te diga que está bien?»

«Como si eso fuera a hacer que alguien se sienta mejor. No es lo que quise decir, pero… No.»

Subaru retiró la lengua, a punto de decir algo que podría provocar un avispero. Después de todo, el actual Garfiel no parecía tener mala voluntad. Eso, al menos, era algo que debía ser bienvenido.

«Me preocupaba que si me quedaba cerca de ti, me despreciaras por mi olor corporal…»

«¿Al diablo ahora…? A mí no me gusta que me asocien con un olor corporal como ése».

«“— Tómalo como que es un problema con mi cuerpo, ¿quieres? Más importante aún, sentémonos en algún lugar antes de discutir todos los detalles. Hablar mientras estamos de pie así no es genial, ¿verdad?

«Eso es cierto. Subaru debe estar cansado de llorar tanto, después de todo… »

«¡Emilia-tan!»

Emilia estuvo de acuerdo con el punto de vista de Subaru mientras añadía más combustible al fuego de los llorones. Respondió a la voz triste de Subaru sacando la lengua. «Lo siento», ofreció en una simpática disculpa.

Perdonando sus burlas por lo adorable que era, Subaru albergaba un conjunto diferente de pensamientos en su pecho.

-Esta vez, a diferencia de todas las anteriores, Emilia no se había desanimado terriblemente por el fracaso del juicio.

El desencadenante de ese cambio fue la patética realidad de que Emilia se recuperó del pánico más rápido que Subaru, pero de cualquier manera, esta vez se había enfrentado a su pasado pero aún conservaba un corazón fuerte.

No estaba claro que su estado mental tuviera un efecto positivo en el futuro del juicio, pero…

«Vale la pena intentarlo, ¿eh?»

«¿Sr. Natsuki? ¿Ocurre algo?»

«Nada en realidad».

Cuando el grupo empezó a cambiar de lugar, Otto llamó a Subaru cuando empezó a quedarse atrás. Respondiendo con un encogimiento de hombros, Subaru rápidamente los alcanzó.

El corazón de Emilia seguía intacto por el juicio y Garfiel se mantuvo neutral.

Las circunstancias que rodeaban al Santuario le habían mostrado diferentes caras en cada repetición. Esta vez no fue una excepción, pero Subaru era plenamente consciente de que esta era la situación de partida más sólida hasta la fecha.

«Después de eso, todo se reduce a lo que intento y lo que obtengo de ello, ¿eh?»

“Al diablo con morir por nada. Tengo que usar la muerte de manera más efectiva.”

Toda la muerte hasta ese punto tenía un significado… Incluso las repetidas muertes del mundo y el Santuario.

Por lo tanto…

«Hacerlo de vuelta desde el interior de esa sombra tiene que valer algo».

Su cabeza se quejaba de un ligero dolor. En un rincón de su mente descansaba un recuerdo persistente de estar mezclado con otras personas.

Seguramente algo allí podría dar algún significado a su muerte y a ese encuentro fortuito con la Bruja.

***

 

 

El grupo salió de la tumba, dirigiéndose a la residencia de Ryuzu, que sirvió como una posada de facto.

En lo que respecta a la conversación entre ellos en la habitación de invitados, no hubo grandes cambios en las cuestiones relativas al juicio. Pero a diferencia de antes, había una diferencia excepcionalmente importante en que Emilia participaba en esa conversación.

Hasta la última carrera, Emilia estaba atrapada entre su sentido del deber y su miedo a su pasado, con un peso aparentemente insuperable que la hacía consumirse. Pero esta vez era diferente.

«Siento lo de hoy. Hice que todo el mundo se preocupara, y realmente causé problemas para Subaru… Pero creo que es evidente que tengo que hacer esto. »

Subaru no podía decir lo que todos pensaban que Emilia proclamara su determinación al final de la reunión. Pero por su parte, Subaru estaba orgulloso de ella, sintiendo el deseo de aplaudir. De hecho, lo hizo.

En esa nota, la reunión del día llegó a su fin, aplazada para que la gente se preparara para el día siguiente.

«Emilia-tan, asegúrate de abrigarte; tómate tu tiempo y descansa,

¿vale? Si ya no tienes sueño, puedo quedarme al lado de tu cama desde las ‘buenas noches’ hasta los ‘buenos días’ pero…»

«Mmm, estoy completamente bien. Necesitas un descanso tanto como yo, ¿no es así, Subaru? El mediodía y la noche hace dos veces que te has derrumbado en esa tumba hoy, así que…»

«Ahhh, supongo que sí. Sí, tienes razón. Yo también me ocuparé.»

Mientras Subaru llevaba a Emilia a la cama, su observación le hizo rascarse la cabeza y sonreír vagamente.

Habiendo aceptado este cambio en Emilia, Subaru no le había contado a nadie sobre él y la tumba, es decir, el hecho de que había aceptado el juicio y superado la primera parte.

Esto fue por consideración a Emilia, ya que si sabía que Subaru había superado el juicio en el que había fracasado, le haría albergar pensamientos innecesarios de autorreproche. Si esta vez, Emilia podía conservar un fuerte estado mental, entonces los resultados de su segundo intento podrían cambiar también.

Permanecía esperanzado.

Y aunque el resultado fuera el mismo, el conocimiento de eso era algo que valía la pena obtener. Había valor en intentarlo.

-Más importante aún, esta vez Subaru no se centraría demasiado en completar el juicio.

Si desafiaba de nuevo, podría encontrarse con Echidna en el juicio una vez más. No había duda de que esto sería de ayuda para él, pero en este momento, Subaru carecía de las calificaciones suficientes para conocerla.

Sus preparativos eran insuficientes. Todavía le faltaba nueva información, nuevos resultados, todo nuevo… Bajo estas circunstancias, incluso si conocía a Echidna, sólo equivaldría a que ella consintiera a Subaru. Preferiría evitar eso si pudiera remediarlo.

En consecuencia, Subaru necesitaba acumular algo que merecía otra reunión con la Bruja. Por ese motivo también, la prioridad principal de Subaru era demostrar que los «recuerdos» que descansan dentro de su cabeza no estaban equivocados.

«Ram, necesito hablar contigo un segundo. ¿Ahora está bien?»

«Qué indecente».

«¡Saltas a conclusiones que suenan mal rápidamente!»

Después de separarse de Emilia, Subaru se dirigió a Ram mientras ordenaba la habitación de invitados.

En la residencia Ryuzu se alojaron Emilia y Roswaal, y Ram, que atendía sus necesidades, para un total de tres huéspedes. Por derecho, Subaru debería haber pasado la noche con la gente de la Aldea Earlham en la catedral, pero…

«Pero hoy tengo algo que viene primero. Recuerdas la promesa que discutimos antes de desafiar el juicio, ¿verdad?»

«Por supuesto. Pero me sorprende que te hayas acordado, Barusu. Estoy segura de que lo pasaste muy bien en la tumba».

Aunque obviamente se refería a que se derrumbó por dentro y lloró a mares, Subaru mantuvo la boca cerrada sobre eso. Esto fue después de que se rieran mucho del incidente del Llorón Barusu. En este momento, Subaru tenía cosas más importantes de las que hablar.

«De todos modos, la promesa… Con la que quiere decir que el Maestro Roswaal se hará tiempo para hablar con usted, la tomo…»

«Debido a circunstancias atenuantes, quiero aplazar esa promesa hasta más adelante. A cambio, Ram, quiero un favor tuyo.»

«Qué indecente».

«¡No hagas de esto un chiste de carreras!»

Suspiró por el ceño fruncido que Ram le estaba dando. No había llegado a desechar la promesa por completo, pero por su comportamiento, Ram no pensó mucho en la petición arbitraria de Subaru. Aún así, se encogió de hombros.

«-Bien. El Maestro Roswaal me dijo que me pusiera a disposición de Barusu. Y si se trata de algún tipo de vulgar plan, es Barusu quien se arrepentirá después.»

«¡¿Puedo señalar que no te estoy mirando con ojos indecentes ni nada?!»

«Supongo que no. Lo que Barusu dirige a Ram no es una mirada de deseo carnal sino algo más vago.»

La repentina declaración dejó perplejo a Subaru. Sin embargo, inmediatamente se dio cuenta de lo que realmente quería decir. Y desde la perspectiva de Subaru, equivalía a ser golpeado por un tonto desde un punto ciego.

Después de todo, Ram afirmaba que Subaru estaba mirando a través de Ram y viendo a «alguien» más en su lugar.

A pesar de que había estado tratando de ser cuidadoso y evitar esto…




«Qué cara tan patética. Pero no es una mirada repulsiva, así que no hablaré más de ello…»

Al notar que Subaru estaba inquieto hizo que Ram estrechara los ojos. Esto no era exasperación o desprecio, sino una emoción de penumbra tan fina que era casi invisible a los ojos. Eso hizo que apuñalara el pecho de Subaru aún más.

Aunque sus personalidades diferían mucho, esa dulzura era comúnmente compartida por las hermanas que parecían dos guisantes en una vaina.

«“–––––”

Pensó que su verdadero deseo era divulgar a Ram hasta el último detalle sobre Rem. Quería decirle que tenía una hermanita muy cariñosa en la mansión atrapada en un sueño del que no podía despertar. Subaru quería hablar de los sentimientos, los recuerdos que tenía de los dos hasta que no pudo hablar más.

-Pero Subaru sabía de un mundo donde esto había llevado al intento de Ram de sacrificar a Rem. La desesperación y el abatimiento de ese momento impidió a Subaru hablar de Rem.

Un mundo donde Ram abandonó a Rem, donde la hermana mayor abandonó a la menor, sin duda lo volvería loco.

«… ¿Tienes algo que pedirle a Ram?»

«¿Uh, er?»

«Por favor, cierra la boca y deja de poner esa cara de idiota. No era mi intención hacerte sentir mal, Barusu. Ram desea llevar a cabo las instrucciones del Maestro Roswaal. Para ello, todo lo que se requiere es que yo escuche su historia.»

«Eso es una gran ayuda… Er, en realidad quería pedir un favor relacionado con Garfiel.»

Siguiendo con la rara generosidad de Ram, Subaru finalmente llegó al tema principal. El nombre que sacó a relucir como tema hizo que Ram entrecerrara los ojos un poco.

«¿Ha pasado algo con Garf?»

«“—. Se trata de lo que va a pasar. Las probabilidades de que se interponga en mis actividades encubiertas son muy altas. Si pudiera hacer que lo mantuvieras ocupado, puedo…»

«Aprovecha la oportunidad y dale a su cabeza un buen golpe por detrás, ¿sí?»

«Incluso si lo hiciera, ¿no terminaría con que me mandaran a hacer las maletas? Caray…»

De hecho, la fuerza de Garfiel era tan grande que una persona común como Subaru no estaba ni siquiera en la dimensión adecuada para considerar dar un golpe de gracia. Ya había visto a Garfiel luchar tres veces durante su encuentro inicial, más tarde en su estado bestial, y por supuesto, la batalla contra la bruja, y eso era suficiente.

Incluso si Ram realmente le encantara, el resultado de una pelea sería sin duda el mismo. Ram parecía estar de acuerdo con su evaluación.

«Si bien es cierto que Garf está más bien pillado por mí, pero lo uno no tiene nada que ver con lo otro. Supongo que no necesitas ninguna explicación de lo absurdamente fuerte que es».

«Sí, si se tratara de violencia, caería de un solo golpe».

«Difícilmente valdría la pena el tiempo. Qué descarado de Garf».




La forma de hablar de Ram se contradecía con la dulzura de sus ojos cuando hablaba de Garfiel. Era imposible decir con precisión qué emociones había detrás de esos ojos rosados, y Subaru, al no poder averiguar nada, abandonó el intento.

Garfiel era un obstáculo. Era una pared que había que escalar. No había espacio para verlo como algo más que eso. Había determinado que Garfiel era su enemigo. Si Ram era el medio más apropiado para superarlo, sólo necesitaba hacer que confiara en él.

«… Hay una mirada desagradable en tus ojos, Barusu.»

Pero cuando Subaru se calló, Ram murmuró mientras la temperatura de su cruel mirada se hundía.

«No sé qué has visto en el camino… No, lo que viste en la tumba, pero es poco probable que haya sido algo bueno. Comparado con la mirada que claramente ve a alguien más cuando me mira, esto es mucho más vil.»

«… Deje de lado las extrañas sospechas. Todo lo que hice en la tumba fue dormir. El sueño que tuve no fue tan malo.»

El encuentro pasajero de su sueño con la bruja de pelo blanco, Echidna, flotó en el fondo de su mente.




Habiendo conversado ya tres veces con Echidna, no diría que sabía todo lo que había que saber sobre la bruja, pero su existencia era muy importante en lo que respecta a Subaru.

En medio de esas pocas y valiosas oportunidades, su mente se había salvado, había obtenido la fuerza para seguir adelante, e incluso le había salvado la vida.

Era alguien a quien podía revelar el Retorno de la Muerte, alguien con quien podía hablar de ello, que por sí solo era indeciblemente precioso.

«“–––––”

Durante un tiempo, los ojos negros de Subaru y los ojos rosados de Ram se miraron fijamente.

0 0 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios