Mitou Shoukan://Blood-Sign

Volumen 4

Stage 04: ¿Quien Hizo El Pedido Original?

Parte 3

 

 

Un tesoro de aguas profundas había sido colocado allí de tal manera que nadie lo encontraría. Ese destello final de humanidad había sido arrojado secretamente en el que de lo contrario sería un sistema insensible.

—Solo espero que quienquiera que esté viendo esto tenga las sensibilidades normales para enfurecerse por lo que ha visto.




La mente de Kyousuke se enfocó en un solo punto.

Tocó el núcleo de todo ello.

—Y si es así, por favor salva a las recipientes que serán atrapadas en una tragedia futura.

“…Lo encontré,” dijo tranquilamente Shiroyama Kyousuke.

Alice (with) Rabbit lo había escuchado.




El estudiante había alcanzado el dominio de Madam Professor.

“¡¡Ellie Slide!! ¡Usa el incienso de recuerdos y conocimiento para leer mis pensamientos y usa el de corrosión sobre las seis superficies! ¡¡Corta todas las líneas innecesarias en los patrones geométricos y rescríbelos de la manera que quiero!! ¡¡Piensa en ello como la metamorfosis incompleta de un insecto… no, en la de un reptil!!”

“¡¡Espera, espera, espera, espera!! Esos son unos pedidos en modo ultra difícil uno tras otro. Esos surcos son incluso más delgados que la superficie de un disco de video y esta Caja es lo suficientemente robusta como para sobrevivir al ataque de la Dama del Relámpago Púrpura. ¡¡Eso simplemente no es posible!!”

“Armaré la teoría. Lee también eso con tu incienso. Pandemonium redirige el poder en lugar de utilizar la fuerza pura de su armadura, al igual que un círculo mágico está hecho para permitir que el poder de otro mundo fluya a través de él. Así que enfócate en cómo aplicas el poder y guíalo para que choque de frente junto a la misma línea, puedes quemarla naturalmente. ¡Es perfectamente posible que lo hagan manos humanas!”

“¡Pero!”

“¡Puedes hacerlo! ¡¿No eres el amplificador que puede fortalecer a cualquier invocador?! ¡¡Entonces haz lo que digo y amplifica el poder de Shiroyama Kyousuke!!”

La experta en incienso chasqueó la lengua y endureció su determinación.

Ella sacó una pequeña botella del cinturón que rodeaba su cintura y la cambió con una que estaba en la parte posterior de su hacha.

Operó las teclas parecidas a las de una flauta y apretó el gatillo.

Se extendió un olor dulce.

El área se llenó con un sonido chisporroteante como el de la cocina china. Partes de la Caja débilmente iluminada destellaron de color blanco como si viniera de un soplete. Cada una de esas luces estaba cortando con precisión un surco que era cincuenta veces más delgado que un cabello. Era como un renacuajo descartando sus agallas y ganando pulmones para respirar en la tierra como una rana.

Cualquiera que estuviera mirando no sería capaz de decir lo que estaba pasando.

¿Había tenido éxito o había fracasado?

Pero hubo un parámetro que incluso un aficionado podía percibir.

“…”

Kyousuke se dio la vuelta en silencio.

La Reina Blanca todavía estaba parada a su lado inmaculadamente y sonriendo.

Pero un momento después, la chica de coletas plateadas estalló desde el interior y se dispersó en todas las direcciones como partículas de luz.

Fue una vista sublime.

Al principio, las partículas se dispersaron salvajemente como fuegos artificiales que detonaron accidentalmente antes de ser lanzados, pero se reunieron tardíamente y fluyeron en determinada dirección. Traspasaron la pared y desaparecieron en dirección a la gran sala llena de cientos de esferas transparentes. Las numerosas almas atadas estaban siendo separadas y regresadas a sus cuerpos originales.

Esas masas de carne aún no habían recuperado su forma adecuada.

Esas almas aún no habían encontrado su lugar adecuado.

Si se volvían a unir a través de Pandemonium, las recipientes regresarían a sí mismas. Las 353 personas originales se recuperarían.




Recuperarían sus puntos de experiencia robados y los embriones gigantes volverían a crecer a su edad apropiada.

Los cuerpos regresarían y sus almas se establecerían allí.

Eso las salvaría a todas.

Kyousuke solo podía observar el proceso que se desarrollaba automáticamente.

Miró a la persona que cargó con todo durante todo este tiempo.

Solo la mujer hermosa con una cola de caballo blanco azulada y una falda ajustada permaneció.

“Esto es un regalo,” agregó la experta en incienso. “Dejé solo el alma de Himekawa Mika en ese contenedor. No quieres que pierda los puntos de experiencia que ella ganó aquí, ¿no es así? Tanto por razones técnicas como para que pueda asumir la responsabilidad de sus actos, tanto buenos como malos.”

Himekawa Mika estaba completamente débil, por lo que Kyousuke la apoyó gentilmente.

“¿No te lo dije?”

“Uuh… ah…”

Ella no podía creer lo que le había pasado.

Era la enemiga de Alice (with) Rabbit.

Había mentido y engañado a Alice (with) Rabbit.

Era una mujer malvada que no le había dado a nadie ninguna razón para protegerla.

Había renunciado a caminar hacia el futuro.

Solo había mantenido la esperanza errónea de encontrar algo que pudiera dejar atrás.

Y había involucrado a muchas otras personas por eso.

Y sin embargo…

Y sin embargo…

Y sin embargo…

Como para cortar todos esos pensamientos, Shiroyama Kyousuke habló.

Lo hizo sin ninguna duda.

“El siguiente paso es abrir esas puertas gruesas y salvar a las 353 recipientes atrapadas en el interior.”

“¡¡¡¡¡Ahhhhh…!!!!!”

Nada más era necesario.




Himekawa Mika envolvió sus manos alrededor de los hombros de Kyousuke y enterró su rostro en su pecho. La mujer que lloraba no era Madam Professor, pero todavía era un ser humano con un corazón capaz de derramar lágrimas. No era una herramienta descartable destinada a alcanzar algo más, ya sea la Malvada Mujer Verde o la Reina Blanca.

(Pandemonium… no, el núcleo de procesamiento central de la Caja no debería estar funcionando ahora que los patrones geométricos han sido destruidos. Pero sería un problema si construyen un segundo o tercero, así que probablemente debería hacer un trabajo más meticuloso para destruirlo.)

Himekawa Mika estaba a salvo.

Tenían un camino para salvar a las 353 recipientes.

Podrían destruir Pandemonium.

La Reina Blanca se había ido.

La situación no podría haber sido más excepcional, pero la expresión de Shiroyama Kyousuke no se relajó. Al principio, Himekawa Mika y Ellie Slide no sabían por qué.

Así que les tomó un momento sentirlo.

…Ji, ji.

Escucharon una risa femenina que nunca debería haber estado ahí.

Un blanco puro que rechaza toda la oscuridad se paró a menos de 20 metros de Shiroyama Kyousuke.

Tenía coletas plateadas largas hasta la cintura y una piel tan blanca que parecía brillar. Su ropa extremadamente lujosa parecía un vestido de novia cortado a la medida con una armadura plateada añadida. Esa ropa podía transformarse en cualquier arma, y no obstante, sus dos delgados brazos eran temidos como las mejores armas de todas.




Era la más fuerte entre los más fuertes.

Era la Reina Blanca.

“¿Qué…?”

Himekawa Mika la miró como si no pudiera creer lo que veía.

“¡Pero…! ¡Pero si fuimos liberadas, no hay más recipientes apoyando a la Reina…!”

La chica de coletas plateadas no respondió. Simplemente agitó su dedo índice hacia adelante y hacia atrás.

Esto fue algo divertido y agradable. Tienes mi alabanza por eso.

Pero si hablas de nuevo, te aplastaré por ser un estorbo para nuestra cita.

Kyousuke entendió el significado oculto en su gentil sonrisa y en sus ojos brillantes y encantadores, por lo que él abrió su boca de nuevo.

“Esto es una contra invocación, ¿no es así?”

“Sí, Aniue. El Proyecto Pandemonium fue desarrollado para fortalecer a la Malvada Mujer Verde con su sistema primario y al mismo tiempo invocar a la Reina Blanca para que sea derrotada. Todo fue cambiado, pero si te enfocas en el propósito original, esto no debería ser confuso. …En pocas palabras, Pandemonium fue construido para invocar a dos Clases Inexploradas al mismo tiempo.”

Kyousuke y los demás habían destruido uno de esos y la Reina Blanca controlaba el otro.

Ellos no podían invocar a la Malvada Mujer Verde fortalecida como se pretendía originalmente. E incluso si pudieran, Kyousuke nunca lo permitiría. Él no sacrificaría a Himekawa Mika y a las demás recipientes de nuevo.

“Ahora, Aniue, has salvado a las 353 que supuestamente estaban más allá de la salvación, pero la tarea no está completa todavía. Tomará aproximadamente 10 minutos para que todas las almas se establezcan en sus cuerpos rejuvenecidos, recuperen sus puntos de experiencia, y vuelvan a crecer en sus formas originales. Si se produce cualquier daño crítico en esta masa de




Repliglass conocida como Pandemonium, en sus arterias, venas, o en su reactor cardíaco antes de que eso se complete, ¿qué crees que pasará?”

La transformación era como rebobinar el video de un helado derritiéndose en el asfalto caliente, así que, ¿simplemente se detendría?

¿O estallaría todo?

“… ¿Realmente crees que te lo permitiré?”

“¡Sí! ¡Exactamente eso! No me importa lo que es bueno o malo, agradable o desagradable. ¡Simplemente quiero disfrutar mi cita contigo tanto como pueda disfrutar mi tiempo contigo! ¡¡Así que, si esto mantiene tu atención en mí incluso por un segundo más, estoy dispuesta a interpretar incluso el papel más odiado!!”

Dudaba que pudiera derrotar a la Reina Blanca incluso si reunía hasta la última arma en el mundo y llamaba a todas las personas del planeta. Las únicas personas aquí eran Shiroyama Kyousuke, Himekawa Mika, Ellie Slide y Max Layard. Incluso si uno de ellos comenzaba la Ceremonia de Invocación desde el Costo 1, nunca tendrían una oportunidad contra la Reina ya completada.

Estaban penosamente poco preparados.

Shiroyama Kyousuke sabía eso, pero aun así agarró su Blood-Sign.

“Ji, ji.”

La chica rió con deleite.

Ella rio inocentemente, como si realmente no supiera nada más.

“Tres ataques. Desde que alteraste la estructura de la Caja, mi invocación es limitada. Ya lo calculaste también, ¿no es así? Si utilizo mis especificaciones completas, tres ataques son mi límite. Después de eso, me dispersaré una vez más y nuestra cita llegará a su fin.”

Tres ataques.

Solo tres ataques.

Pero ese número vendría para aplastar a Kyousuke como una barrera más desesperanzadora que el fin del mundo en cualquier mitología. Por un lado, la Clase Regular o Clase Divina promedio estaría muy aterrada para moverse cuando enfrenta a este oponente. Algo de ese nivel lo atacaría tres veces.

“Oh, vaya. Si eso no es suficiente desventaja, solo dime lo que necesitas, Aniue.”

La Reina Blanca sonaba como si estuviera bromeando y una parte de su vestido se transformó en una espada japonesa de casi 2 metros de longitud. Ella casualmente la arrojó en su dirección.

La espada giró en el aire y cayó verticalmente.

Dividió el piso ante Kyousuke y permaneció de pie.

“¿Recuerdas el Proyecto Santo Adjunto? Ese proyecto de camuflaje invocaba el arma de una Clase Divina en lugar de la Clase Divina en sí y la incorporaban en algo hecho por el hombre para ejercer el poder de los dioses sin perder el control. Ji, ji. Ahora que lo pienso, te veías molesto cuando viste eso, ¿no es así?”

La Reina Blanca juntó sus manos frente a su pecho y sonrió.

“La Reina ‘Blanca’ que Empuña la Espada de la Verdad Inmaculada (iu – nu – fb – a – wuh – ei – kx – eu – pl – vjz). La espada mencionada allí es en realidad mi ropa… pero esa espada contiene mi propio poder en lugar de sólo el de una Clase Divina. Dado que eso es una parte de mí, puede herirme. Esta es la estrategia que utilizaste durante ese asunto de Guard of Honor. ¿Qué te parece? Disfrutaría mucho una pelea de espadas contigo, Aniue.”

El arma podría matar a la cima de la Clase Inexplorada.

Shiroyama Kyousuke no podría haber deseado nada más.

Pero su respuesta fue clara.

“Diablos no.”

«Vaya.”

“¿Luchar contra ti con el poder que me diste? Solo estaría bailando en tu palma. ¡Desde ese momento, solo podría resistirme a ti dentro de las reglas que has establecido! No confiaré en algo como eso, Reina. ¡¡Estoy harto de confiar en la más fuerte porque es fácil!!”

Tuvo el coraje de ignorarlo con su propia fuerza de voluntad.

Tuvo el carácter de rechazar la tentación extrema del simple término “más fuerte”.

Estaba rechazando la existencia de la Reina Blanca, pero ella entrecerró sus ojos suavemente con una sonrisa como si encontrara esa actitud insoportablemente adorable.

Y Kyousuke ya no se concentró en ella.

“Mika, préstame tu fuerza.”

“Es Mika-san. Y nunca imaginé que estaría a tu lado. Estaba preparada para separarme de ti para siempre después de engañarte de esa manera.”

“Eso no importa. ¡No dejaré que se burle de lo que hemos logrado aquí! Necesito tu fuerza para derrotarla. ¡¡Son solo tres ataques!! ¡¡Solo tres!! ¡¡Préstame la fuerza que necesito para superar el fin del mundo tres veces!!”

Kyousuke fue interrumpido por un ruido estridente.

Vino del silbato que colgaba del cuello de Himekawa Mika.

“Tsk, tsk, tsk. Así no es la manera de decirlo.”

Ella finalmente – finalmente de verdad – movió su dedo índice de la forma habitual.

Con los costados de su ajustada falda azul marino rotos y sus medias desgarradas intencionalmente, esa belleza con una cola de caballo negro azulada sonrió.

Y habló como una verdadera miembro de Illegal.

Su voz era tan clara como una pequeña campana, pero también era de alguna manera temible.

“Dilo, Kyousuke-kun. ¡¡En momentos como este, necesitas gritar honestamente, ayúdame!!”

Fue tomado por sorpresa.

Entendía lo que quería decir, pero aun así le tomó más de un momento aceptarlo.

Después de todo, ese chico fue el pecador que liberó a la Reina Blanca. Durante esa Guerra Secreta, todos los verdaderamente poderosos habían sido eliminados, Government, Illegal y Freedom habían perdido su rumbo por completo, había una gran cantidad de problemas dispersos por todo el mundo, y por lo tanto la mitad de los problemas del mundo eran gracias a él. Era posible que eso incluso hubiera conducido indirectamente a la construcción de Pandemonium.

¿Cómo tenía algún derecho de usar esa palabra?

¿Realmente podía decirla? ¿Tenía permitido hacerlo?

Apretó sus dientes, mordió su labio, y casi se los tragó por reflejo.

“El alcance de la salvación no está determinado por las cualificaciones o condiciones.”

Una sensación suave alcanzó la cabeza del invocador mientras se encontraba en esa posición extrema.

La mujer a su lado había colocado su mano gentilmente sobre ella.

Era como un adulto consolando a un niño perdido en una ciudad extraña.

“Creía que sacrificar a las 353 almas era la mejor respuesta. Tú perdonaste y salvaste a una pecadora como yo, así que, ¿por qué rechazaría tu salvación?”

Él había recorrido continuamente un camino infernal que era muy parecido a caminar descalzo sobre brasas.

Había pasado mucho tiempo junto a este mal supremo.

Incluso cuando la cruz sobre su espalda casi lo aplastó, había necesitado volverse más fuerte para evitar hacerlo.

Mientras esos días continuaban, eventualmente dejó de escuchar esa palabra.

Himekawa Mika no era la Madam Professor de sus recuerdos, pero al igual que esa mujer, puede haberle dado un objetivo que necesitaba perseguir.

Un sabor metálico se filtró de su labio mordido.

El lentamente aflojó los dientes que se habían convertido en una herramienta de autolesión.

Y…

El invocador absoluto temido como Freedom Award 903, Alice (with) Rabbit, dejó escapar una voz pura como cuando no sabía nada de otro mundo.

Sí.




“         ”

Esa palabra fue el detonante que quemó el mundo.

Una Granada de Incienso cayó a sus pies, su compañera recipiente asintió con satisfacción, y los dos miraron a la Reina Blanca sonreír mientras unas llamas oscuras la envolvían.

La batalla final estaba comenzando.

El poder conocido como el corazón humano chocaría de frente contra la más fuerte que acechaba en el otro mundo.

0 0 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios