Hataraku Maou-sama! (NL)

Volumen 0

Capítulo 3: ¡El Rey Demonio, la Héroe y la Chica De Preparatoria! Un Feliz Año Nuevo

Parte 2

 

 

Ya fuese en el contexto monetario o de cambios de trabajo organizados, Maou no podía comprender el concepto de Año Nuevo.

— Japón parece creer que el plan para todo el año depende del Año Nuevo. Aunque hemos vivido en la miseria estos meses después de ser arrastrados aquí a Japón, con el fin de tener un próspero año nuevo, quiero aprovechar la oportunidad de fortalecer mi espíritu.




Aunque solo se trataba de comprar Mochi, Ashiya había elevado unas razones bastante exageradas. Maou se cruzó de brazos, asintió y dijo:

— Eh… es cierto. De todas maneras, no tenemos dinero para comprar platillos de Año Nuevo.

— Ah, el gerente dijo que el límite para ordenar platillos de Año Nuevo ya había terminado.

— Por eso dije que no comparamos más.

— Además, ellos parecen estar planeando vender Marukaburi-zushi3 en febrero, si no le importa, ¿quisiera ayudar a vender esto juntos, Maō-sama?




— ¿No sientes que eres extraño invitando al Rey Demonio a vender Marukaburi- zushi? Y hablar sobre el próximo año aunque este no haya terminado, los fantasmas se burlaran de nosotros4.

— Si hay algún fantasma rudo que se atreva a reírse de usted, Maō-sama, se las verá conmigo.

— Solo deberías lanzar Fukumame5.

Justo cuando Maou estaba evadiendo a su subordinado que quería invitarlo a vender productos de temporada…

— Oh, gracias por venir.

— Gracias por venir.

La dama que acababa de entrar, salía de la tienda de conveniencia.

Ambos dejaron de charlar y comenzaron a dirigirse a la dama con sus últimos esfuerzos.

3 Los Marukaburi-zushi son un tipo de sushi densamente enrollado, se dice que comerlo un día antes del Equinoccio de Primavera traerá buena suerte.

4 Maou lo dice en japonés, significa que esas cosas del futuro no pueden predecirse y decir más sobre ellas no es beneficioso.

5 Son una especie de frijoles que tienen que ser rostizados, normalmente en Japón se llevan a cabo rituales para lanzar Fukumame para expulsar fantasma en el día antes del Equinoccio de Primavera.

— Por favor, considere nuestros pasteles de Navidad, los hay de chocolate y fresa…

En eso…

— Pastel…

La dama que había planeado irse, se detuvo de repente.

Viendo de soslayo el paquete de curry instantáneo asomarse de la bolsa de plástico en la mano de la dama, Maou captó la oportunidad y comenzó a promoverle los pasteles.

— Por favor, considérelo, estos son nuestros pasteles que solo se venden en Navidad.




Aunque muchos clientes se irían tras estar en la recepción final de la promoción, afortunadamente, la dama parecía que estaba interesada en los productos.

— ¿Qué diferente son estos de los que están en la tienda?

— Básicamente son los mismos, los tiene en tres tamaños distintos, pequeños, grandes y medianos.

Ashiya también comenzó a avanzar para ayudar.

— Oh…

Primero, la dama pasó su vista por los tres tipos de tamaños. Luego levantó su cabello para examinarlos cuidadosamente. En ese momento, Maou y Ashiya dejaron de persuadirla.

Si ellos se excedían promocionando, podrían hacer que la otra persona dejara de considerarlo.
Tras un periodo de tensión sofocante…

—…está bien comprar uno ocasionalmente.




Los labios bien formados de la dama produjeron una conclusión alegre, Maou y Ashiya sonrieron con naturalidad.

— Por favor, denme un pastel pequeño de chocolate. La dama dijo eso mientras sacaba su billetera.

— ¡Gracias por su compra! ¡Son 1.200 yenes en total!

Maou y Ashiya dijeron al unísono, luego colocaron cuidadosamente el pastel dentro de la bolsa y se lo pasaron a la otra parte y aceptaron la cantidad exacta de

1.200 yenes.

La clienta exhaló un aliento blanco, sonrió y asintió. Luego dijo algo inesperado.

— Gracias. Feliz Navidad.

Ambos quedaron momentáneamente sorprendidos.

La dama no parecía esperar una respuesta, y se volvió para alejarse rápidamente si esperar nada más.

—…gracias…

— F-Feliz Navidad…

Incluso si ellos no pudieron captar el sonido de los pasos que gradualmente se alejaban, Maou y Ashiya no pudieron evitar murmurar eso.

—…solo vendimos uno.

— Parece que estresarse por un momento era la mejor cosa por hacer.

— ¿…podría ser que habrá oportunidad de venderlos incluso después de las 6pm?

— Eso sería difícil de decir.

Ashiya no pudo estar de acuerdo de forma inmediata. Primero, ambos solo trabajarían hasta las 6 pm.

— ¡No, habrá gente como esa dama trabajadora que irá a trabajar como siempre, por lo que hay gente que irá tarde a casa! ¡Pongamos algo más de esfuerzo! ¿Cuál es la parada que está más cerca de aquí?

Pero esa compradora solo pareció haber encendido la motivación de Maou. Ashiya trató de recordar…

— Es la estación Eifuku.

Y luego dijo el nombre de la estación de Tren Express en la línea Keio-Inokashira que estaba a tres paradas de distancia de su apartamento.

— ¡Bien, entonces trabajaremos duro hasta el último tren de hoy!




— Maō-sama, esto no es algo que pueda decidir por su cuenta. Tenemos que depender de la decisión del gerente. Y si trabajamos hasta el último tren, no seremos capaces de ir a casa.

— ¡Es cierto! ¡Bien, con el fin de vender todos estos pasteles, iré y le preguntaré si podemos intentarlo hasta el último minuto donde apenas podamos ir a casa!
¡Gerente-san!

Maou corrió hacia la tienda con mucha energía.

Aunque estar motivado era algo bueno, era una tarea difícil quedarse bajo ese cielo helado sin saber cuándo podrás dejar de trabajar.

Maou y Ashiya se quedaban en el apartamento de madera Villa Rosa Sasazuka el cual estaba a cinco minutos andando desde la línea Keio de la Estación Sasazuka, Ashiya pensó en la ruta a casa y exhaló un suspiro blanco.

***

 

 

— Ah, que frio. Espero que no vaya a nevar mañana.

La dama que habló con voz cansada, cerró la puerta de su apartamento.

Tras colocar el curry instantáneo que ella planeó comer en la cena y el pastel dentro de su caja, que compró sin detenerse a pensarlo, sobre la mesa, ella se quitó la chaqueta.

— Tras llevarlo a casa, incluso si es pequeño, parece bastante grande… huh, no es necesario acabárselo todo hoy.

Aunque se sentía que podría desarrollar el hábito de preparar sus comidas, aún era difícil hacerlo, después de todo, incluso la comida instantánea era mucho más deliciosa de lo que hubiese comido antes, por lo que después que la dama saliera del trabajo, ella, inconscientemente, seguía yendo a una tienda de conveniencia para comprarla.
Ella sintió que no tenía conciencia de crisis.

Después de preparar rápidamente la cena, y preparar té rojo con la bolsa del té, la dama sacó el pastel de la casa y sin siquiera cortarlo en trozos, lo comió directamente con un cubierto.

— Hm, delicioso.

Aunque ella no estaba acostumbrada a comer pasteles, en su vida pasada, ella no tuvo un ambiente donde pudiese comprar libremente postres por si sola.
En otras palabras, sin importar lo que comiera, todo le parecía delicioso.

— 1.200 yenes, ¿eh? Me pregunto cuánto costará allá.

Ella miró el pastel que se comió hasta la mitad, distraída, y sus pensamientos la trasladaron a su lejano hogar.

Cuando colocó su vida en riesgo, sujetando su espada y luchando contra grandes hordas de demonios, ella nunca pensó que terminaría de esta forma.
— Rika tenía razón. Como los demás están emocionados, estar sola deja un sabor amargo.

La salvadora Héroe Emilia Justina del Sagrado Continente Cruzado de Ente Isla, tras murmurar esas palabras como la japonesa Yusa Emi, envolvió el pastel sobrante en papel adherente y lo guardó en el refrigerador.

***

 

 

— Ya todos están llenos con la atmosfera del Año Nuevo.

— Si. Aunque cada año creo esto, el humor de todos cambia muy rápido, por lo que no lo siento mucho.

El día después de navidad, 26 de diciembre.

El ambiente navideño de la noche anterior era como una ilusión, los Santa Clauses, renos, y árboles de navidad desaparecieron, y para reemplazarlos, llenaban las calles con decoraciones kadomatsu y tsuru kame, y folletos que promovían los tratos de Año Nuevo.




Ya estaba anocheciendo, la hora de dejar el trabajo.

Yusa Emi y su colega y amiga Suzuki Rika estaban juntas tomando té tras dejar de trabajar.

Emi miró fuera de la ventana del café hacia las calles de Shinjuku, las cuales se vieron involucradas en batallas de ventas de fin de año, y mostró una sonrisa torcida.

— Todavía tengo pastel de Navidad sobrante en el refrigerador de la casa.

— En mi casa también… todo un pastel es bastante grande a pesar de ser el de menor tamaño. No debería dañarse tan fácilmente, ¿no?

Emi solo descubrió eso tras comerse la mitad, que terminar el pastel que compró de la tienda de conveniencia antes de la fecha de caducidad era algo bastante difícil de hacer.

— Con la temporada actual, debería estar bien mientras lo coloques en un lugar dentro del refrigerador, ¿Cierto… ¡ah!? Pero tengo que terminarlo hoy.

— ¿Eh? ¿Por qué?

— Uh, porque es fin de año, ¿bien? Será malo si no regreso a mi hogar natal. Emi pensó en el horario laboral.

— Ah, entonces tus cambios solo están organizados hasta hoy.

— Si… está bien. ¿Qué hay de ti, Emi?

Luego que Rika asintiera vagamente, ella preguntó eso.

— Tengo cambios hasta el 31. Luego de Año Nuevo, comenzará el día 3.

Emi respondió con indiferencia.

— Uwah, trabajas tan duro. ¿No volverás a tu hogar natal?

— Hm… sí.

Aunque ella no sería capaz de hacerlo incluso si quisiera, decir eso no ayudaría para nada.

Rika parecía como si no quisiese mencionar su hogar natal, y un extraño silencio descendió entre ambas.

En ese momento, el teléfono de la cafetería sonó, y ambas vieron al empleado correr hacia el mostrador.

Como ellas trabajaban en un centro de atención al cliente para teléfonos móviles en una compañía relacionada a la industria telefónica Docodemo, Emi y Rika no pudieron evitar reaccionar a los teléfonos y sus miradas incluso siguieron por reflejo la espalda del empleado.




Rika, quien descubrió que era una llamada de una compañía cercana para una entrega, levantó su cabeza como si pensara en algo y dijo:

— Pero, ¿no sientes que las llamadas han disminuido? He pensado que el trabajo de agentes de atención al cliente serían los más ocupados antes de Año Nuevo.




— Debe tratarse principalmente porque las compañías han dejado de trabajar por las festividades. Y he escuchado de otras personas que habrá muchos inconvenientes en los tres primeros días del Año Nuevo.

De repente, una sombra apareció sobre la expresión de Rika.

— Ah, cierto. Es eso, mal funcionamiento en la comunicación.

— Eso es porque todos enviarán ese «Mensaje de Feliz Año Nuevo» al mismo tiempo, ¿no? ¿Pero no es algo llamado «Tarjeta de Año Nuevo» que permite intercambia saludos durante el principio? ¿Por qué tienen que enviar especialmente mensajes?

— ¿Eh? ¿Qué cosa de Año Nuevo?

Emi se sintió nerviosa debido a la pregunta de Rika.

— Ah, uh, ehhh. ¿Tarjeta de Feliz Año Nuevo?

Rika no sintió sospechas sobre el terminó usó tras algunas correcciones, se encogió de hombros y dijo:




— Muchas personas enviaran ahora tarjetas de Feliz Año Nuevo. Después de todo, enviar un mensaje es mucho más fácil, yo no enviaré uno este año.

— ¿Eh?

— ¿Eh?

— Basado en lo que dices, la gente que quieres enviarlo ¿ya lo ha hecho? Emi quedó en shock.

Aunque ella no tenía muchos amigos, seguía queriendo enviar tarjetas de Feliz Año Nuevo a la gente que se preocupaba por ella.

0 0 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios