Hataraku Maou-sama! (NL)

Volumen 0

Capítulo 3: ¡El Rey Demonio, la Héroe y la Chica De Preparatoria! Un Feliz Año Nuevo

Parte 1

 

 

Hataraku Maou-Sama Volumen 0 Capítulo 3 Parte 1 Novela Ligera

 




— Uhg… ¡que frio!

El anochecer de invierno en Tokio, el viento frio que soplaba desde arriba y despiadadamente atacaba las calles, un joven de fuera que fue golpeado por este directamente se cubrió la nuca y tembló como una hoja.

— Maō-sama, por favor, haga lo mejor posible, tenemos que ser capaz de terminar el trabajo en otra hora.

Además joven delgado de pie junto a él, llenó de valor al otro joven mientras exhalaba aliento blanco.

El joven de cabello negro que fue tratado como Rey Demonio, miró el reloj barato en su congelada mano izquierda, asintió y respondió:




— Otra hora, ¿eh…? Debería haberme puesto algo más si hubiese sabido que sería así.

Parecía que la información de una hora no lo calmaba en lo absoluto. Como si fuese para aplacarlo, el joven delgado abrió su boca.

— Luego que terminemos el trabajo de hoy, está bien si desea comprar un suéter o una chaqueta.

— Este conjunto de ropa es diferente de su apariencia, no es cálido cuando se usa. ¿Qué tipo de traje de Santa Claus es este?

Los dos jóvenes estaban usando camisetas rojo con blanco y pantalones largos, y sobreros con forma de cono con dos accesorios redondos al frente.

Eso era conocido como «Traje de Santa Claus».

El traje del anciano del Polo Norte, aunque tenía adornos de pelaje blanco que parecían cálidos, el traje era muy delgado, y estaba hecho de fibra de poliéster que tenía elasticidad muy pobre.

— Después de todo es un uniforme de trabajo temporal. Por lo que está hecho de fibra de poliéster y es un producto de baja calidad que solo tiene buena apariencia. Maō-sama, así está bien, al menos la ropa le queda bien.

— Eso es porque tú eres demasiado alto, Ashiya. Incluso si vistes eso, no te pareces a Santa Claus en lo absoluto.

En el pecho del joven de cabello negro que se dirigió hacia el joven delgado como «Ashiya», había una platina sencilla con la palabra «Maou» escrita en ella.

— En la actualidad, Santa Claus es un santo de este mundo, ¿no? Para nosotros, como demonios de alto rango, esta es una existencia con la que no somos compatibles.

— No te equivocas al ponerlo de esa forma.

— Además de eso, deberíamos pensar en lo que debemos hacer con el dinero que ganemos hoy. ¿Compramos más ropa, o fortalecemos nuestros corazones y compramos un calentador?

— Los demonios de alto rango no deberían estar hablando de esto. Incluso si queremos comprar un calentador, necesitamos considerar los costos de gas y mantenimiento… ah.

La pareja de Santa Claus conocida como Maou y Ashiya, descansaron sus miradas en las figuras que caminaban frente a ellos, comprimió sus sonrisas de sus rostros congelados y gritaron fuertemente:

— ¡Bienvenidos! ¿Necesita un pastel de navidad?

— ¡Tenemos dos tipos de sabores, pastel de frutas, y pastel de chocolate!

— ¡¿Quiere considerarlo?!

El hombre que vestía un traje ignoró ambos gritos y ni siquiera los miró.

Bajo sus miradas, el hombre pasó por las puertas automáticas junto a ellos y entró en la tienda de conveniencia.

Durante el corto periodo en que las puertas automáticas se abrieron, la música de fondo comercial celebrando la Navidad se escuchó dentro de la tienda, pero inmediatamente dejó de oírse.

Ambos, con sonrisas firmes, suspiraron profundamente.

— ¿No están vendiendo, eh?

— Si.

Una gran mesa de reunión cubierta con un mantel blanco estaba ubicada frente a las dos personas, en esa área de venta improvisada que había sido decorada de mínima forma, estaban un par de cajas de pasteles usadas para celebrar la Navidad.

Afuera en las profundidades del invierno, ambos estaban trabajando para vender productos temporales en la tienda de conveniencia – pasteles de Navidad.
Esta es una historia que ocurre en la noche del Día de Navidad, 25 de diciembre, en cierto rincón de Tokio.

***

 




 

— ¿Qué hora es ahora?

— Uh, casi las seis de la tarde.

Tras confirmar la hora una vez más después de hacerlo, Maou frunció el ceño.

—…ellos no serán capaces de vender más, ¿no? Las familias que compraran pasteles ya deben haberlos comprados.

— Tiene razón.

Ashiya respondió con una expresión seria en su rostro.

— El viento es tan fuerte, y pasé por dos o tres pastelerías cuando venía para acá…

Aunque no era como si los pasteles de la tienda de conveniencia no fueres buenos, comparado a las pastelerías especializadas, estos, sin importar qué, se sentirían producidos en masa.




— Aunque da una hora hasta que el precio especial expire… cierto, quizá no seamos capaces de vender ningún otro.

Ashiya, mirando el reloj dentro de la tienda a través del cristal, estuvo de acuerdo con eso.

Extrañamente, aunque el día festivo debería ser celebrado – el Día de Navidad era el 25 de diciembre, la hora más vivida de este país era la noche antes del 24.

Era lo mismo en el mundo de los negocios, parecía que el pastel comenzaría a venderse a un precio especial el día de Navidad, el cual sería a las 6 de la tarde de hoy.




— Y siento que ya nos hemos esforzado mucho. Solo hoy, hemos vendido 30 pasteles.

Maou miró las cajas de pasteles restantes en la tienda temporal.

— Incluso así, aún quedan siete… que frustrante.

— Ya quiero terminar de vender esas. ¿Por qué no compramos uno también?

— Pero el gerente dijo que tenemos que ir tan lejos…

Ashiya robó una mirada a través del cristal a la situación dentro de la tienda.

En ese momento, el propietario de mediana edad, el Gerente Ken, quien ayudó a referirles el trabajo esta vez, estaba contando el dinero junto a la caja registradora en el mostrador.

Aunque él, de tamaño y contextura media, estaba usando un uniforme normal, llevaba un sombrero parecido al de ambos, y se sentía que estaba emitiendo una pena que era difícil de describir.

De acuerdo a las reglas de la tienda, parecía que ellos tenían que usar ese sombrero.

Maou miró en la misma dirección que Ashiya, y ajustó el sombrero en su cabeza con una expresión seria.

— Pero incluso yo, quien se unió con poca antelación, siendo capaz de tener algo de paga, me sentiría ml si un quedan algunos.

Cada sucursal tenía sus propios objetivos de ventas cuando se acercaban los productos de temporada, si ellos no los lograban, los empleados tenían que pagar de sus propios bolsillos, esto era algo ampliamente conocido.

Aunque ambos no podían hacer nada por ello, se decía que además de los pasteles, el karaage, oden y bollos de carne tenían sus propios objetivos de venta, por lo que incluso si solo se trataba de los pasteles que tenían altos precios unitarios, ambos esperaban ser capaces de disminuir la carga del gerente que les había provisto ese trabajo temporal a ambos.

— Por otro lado, ¿Cómo terminaste simpatizando con el gerente de esta tienda de conveniencia?

— Cuando me registré con una agencia de trabajo antes, fui enviado a este lugar. Por lo que hacía algo de tiempo atrás, le pedí que me contactara cuando comenzara a vender pasteles de Navidad.

— Oh. Entonces eso es lo que se conoce como networking,

— Debería preguntarle es a usted, Maō-sama, ¿por qué no tiene ningún turno organizado en Navidad cuando se supone que el negocio está bueno?
Maou, a quien Ashiya se dirigían como Maō-sama, tenía otro trabajo principal.

La ubicación era una tienda de comida rápida de gran escala que estaba cerca de su apartamento, MgRonald.

— Es así parece como fueron organizado los cambios. Hay demasiados estudiantes durante el descanso de invierno, por lo que es solo una coincidencia que no tenga cambios organizados hoy.

— Ya veo. Lo siento, aunque tiene un raro descanso, le pedí que viniese.

— Está bien. Gracias a esto, seremos capaces de generar dos partes de salario. Y debido a nuestras posiciones, no somos capaces de ir emocionadamente de comprar por la Navidad, ¿no?

Maou sacudió su mano ligeramente para responder a Ashiya, quien había bajado su cabeza.

— Tiene razón. Durante el tiempo que los estúpidos humanos están inmersos en su vagancia, nosotros, el Ejercito Demoniaco, lentamente estamos preparándonos para conquistar el mundo, acumulando constantemente los días como este…

— Huh, pero nuestro salario también viene del dinero de esos estúpidos humanos que están inmersos en su vagancia.

Maou, como cansado de ello, interrumpió a Ashiya con un argumento lógico mientras comenzaba a dar su gran discurso.

Ashiya se cayó como si su diversión fuese arruinada y protestó tristemente.

—…por favor, no diga cosas como esas.

— Tenemos que enfrentar la realidad apropiadamente.

— Hay noches donde uno ocasionalmente quiere escapar de la realidad.

— ¿Por qué es Navidad?

— ¡Exacto, porque es Navidad!

— La Navidad también es parte de la realidad, ¿sabes? Maou y Ashiya repitieron la vacía pregunta y respuesta.

— Justo ahora no tenemos el poder de luchar o regresar a nuestro mundo original. Ya sea el Rey Demonio Satán, cuya meta es conquistar el mundo, o el General Demonio Alsiel, en este momento solo somos Maou Sadao y Ashiya Shiro, los que venden pasteles.

El suspiro que Maou produjo desde lo más profundo de su corazón tenía un color blanco que no estaba normalmente asociado con las almas internas de los demonios, y se elevó hacia el cielo nocturno sin estrellas.

Desde el plan de conquistar otro mundo humano además de la Tierra – Ente Isla, y el viaje al mundo foráneo de Japón, medio año había pasado.

El Rey Demonio, quien fue reducido y convertido en un joven japonés conocido como Maou Sadao nunca había dicho ninguna palabra desmoralizadora.

Sin embargo, Ashiya en realidad hizo cosas que se asemejaban a la queja, y eso hizo que él bajara su cabeza, apenado.

— ¡Huh, pero!

Ashiya, quien de repente fue palmeado en la espalda por Maou, quedó en shock.

— Un Rey Demonio que vende pasteles debe ser más fuerte que una chica que vende fósforos, ¿no?

Maou mostró una sonrisa refrescante y levantó la mirada.




Probablemente le estaba diciendo a Ashiya que no se deprimiera por cosas innecesarias.

Ashiya miró hacia los pasteles que esperaban ser vendos, y mostró una sonrisa torcida.

— Mientras esos pasteles sean comidos, ¿podrán ser vistos los sueños de nuestras esperanzas?

— Aunque no moriremos después de terminarlos, probablemente seamos regañados por el gerente.

— Los demonios de alto rango en realidad no deberían estar hablando de esto. La conversación de ambos, llegó a su fin.El Rey Demonio Satán y el General Demonio Alsiel instantáneamente regresaron a ser Maou Sadao y Ashiya Shiro, y descubrieron a una dama de larga cabellera que parecía una persona asalariada caminado en dirección a la parada de autobuses.

La dama que parecía que se dirigía a la tienda de conveniencia, estaba caminando hacia allí con fuertes pasos.

— ¿Necesita un pastel de Navidad…?

La dama, quien actuó más fría que el hombre trajeado de hace poco, desapareció en la tienda de conveniencia.

— ¡Bienvenida!

La voz del gerente, que sonaba como si quisiera dormir, se escuchó antes de que las puertas automáticas se cerraran.

—……bienvenida.

— Bienvenida…

Maou y Ashiya dijeron las palabras de cortesía que no fueron oídas por nadie.

— Bueno, Maō-sama.

— ¿Sí?




— ¿Deberíamos comprar Mochi?

— ¿Mochi?

Ashiya lanzó un tema aleatorio una vez más.

— Si, el Año Nuevo se acerca.

— Estoy bien con eso… pero ¿estas planeando hacer algo durante el Año Nuevo?

0 0 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios