Hataraku Maou-sama! (NL)

Volumen 0

Capítulo 2: ¡Hataraku, Rey Demonio y Compañia! Hace Mucho Tiempo

Parte 1

 

 

Hataraku Maou-Sama Volumen 0 Capítulo 2 Parte 1 Novela Ligera

 

La Ciudad Wathewlama estaba ubicada en el centro del Gran Desierto Otulima, el cual separaba al Continente Sureño en áreas norte y sur, y antes de la invasión del Ejército Demoniaco, este lugar era considerado un país independiente en dicho continente.

Como una ciudad oasis, este lugar tenía un comercio prospero desde los tiempos antiguos, pero aún seguía en el medio de un gran desierto, por lo que la tierra de la nación donde los humanos vivían no era considerada absolutamente grande.

Luego que los casi veinticinco kilómetros cuadrados del terreno de la nación estuviesen rodeados por un oasis, calles y muros; esta se convirtió en una ciudad tan impenetrable como una tortuga gigante que se haya detenido en medio del desierto.

No había muchos ciudadanos que estuviesen dispuestos a establecerse en este ambiente con un clima tan severo, pero como ellos nacieron en este tipo de atmosfera, el Continente del Sur tenía las tropas de luchadores más poderosas.

Mucho antes de la invasión del Ejército Demoniaco. Hubo incluso registros en la historia de Ente Isla que mientras alguien fuese apoyado por la gente de Wathewlama, este sería capaz de gobernar el Continente del Sur.




Solo por los resultados, la nación Harlun, la cual tenía el terreno más grande en el Continente Sureño, había formado una alianza con los gobernantes de la Ciudad Wathewlama durante la Era del Renacimiento, y prestaron poder militar de sus guerreros más fuertes – se decía que todos esos guerreros poseían habilidades de supervivencia que les permitían sobrevivir por su cuenta en los ambientes severos del gran desierto.

Gracias a esto, la actual Nación de Harlun gobernaba toda el área sur del Continente Sureño, el cual incluía al Gran Desierto Otulima.

Desde la Era del Renacimiento hasta la época actual, lo que solía ser una gran familia real de Harlun comenzó a dividirse, los países ramificados lamentándose por los reales que no habían sucedido la nación de la familia principal, comenzaron a levantarse uno tras otro en la parte más al norte del continente durante un largo periodo histórico.

En cuanto a las naciones ramificadas, ellos fueron formados mayormente debido al conflicto civil o los cambios políticos, y por los resultados, la relación entre los países de la familia principal y las ramificadas se tornó peligrosa, y pequeños problemas ocurrían con frecuencia cerca de las fronteras del país.

Desde el punto de vista del resto de los continentes, esta era simplemente un enorme clan familiar que constantemente tenia disputas civiles, y como las batallas a gran escala no ocurrían con frecuencia, los demás continentes no planearon intervenir, por lo que desafortunadamente para la gente del Continente del Sur, esta situación no sería resuelta incluso a pesar del hecho de que el Ejército Demoniaco lo invadiere.

Frente a la invasión del ejército de Malacoda, olvidándose de trabajar en conjunto, las Naciones de Harlun no entraron siquiera en contacto entre ellas y fueron reprimidas.
Se dice que para esas naciones ramificadas, cuyas relaciones con las demás eran malísimas, la razón por la que fueron capaces de superar sus animosidades cuando la Héroe Emilia apareció y las unió como una sola para ir contra el ejército de Malacoda en el lado norte del Continente Sureño, fue principalmente porque los guerreros de Wathewlama ejercieron una gran influencia.

Teniendo éxito en la liberación de los Continentes Occidental y del Norte, cuando la Héroe Emilia estuvo atacando el Continente del Sur, ella no eligió el área norte que estaba influenciada fuertemente por los orígenes del Ejército Demoniaco en el Continente Central, sino que aterrizó en el área sur del continente para tomar un desvió indirecto por ruta marítima para tratar de contratacar.

Emilia y los demás, se esforzaron tenazmente para convencer a esos reyes y nobles de los países ramificados que aún no estaban dispuestos a trabajar juntos en esta situación.

Al final, el gobernante de Wathewlama, el Líder Guerrero Lagides, reunió a los guerreros establecidos en el desierto, y luego de luchar en una enorme campaña nunca antes vista desde la batalla de liberación en el Imperio Sagrado del Saint Aile en el Continente Occidental, la Nación Harlun fue liberada. El Ejército de Malacoda fue forzado a retroceder al lado norte del desierto.

Emilia y los demás, quienes tuvieron éxito en la liberación del lado sur del Continente Sureño, cuando estuvieron quedándose en una de las naciones ramificadas –la nación ramificada Harlun Tharja–, ellos recibieron información sobre la Ciudad Wathewlama.

Aunque Emilia y los demás que habían luchado en una intensa batalla con las fuerzas principales del Ejército de Malacoda ya habían decidido su siguiente destino tras completar su tratamiento y descansar, en ese momento, el joven rey de Harlun Tharja, Erzamuha, los invitó al estudio real y discutió algo con ellos con una expresión seria en su rostro.

— ¿Hay algo malo con la situación de la Ciudad Wathewlama?

— Esa debería ser la nación de los guerreros del desierto~~ quienes formaron el núcleo del ejército~~ durante la batalla de liberación de la familia real~~ porque el Líder Guerrero Lagides estuvo en las líneas delanteras en ese momento~~ por eso aún lo recuerdo~~

Emeralda frunció el ceño.

— Lady Emeralda tiene razón.

El Rey Erzamuha asintió con la cabeza.

— Han pasado dos semanas desde la batalla de liberación de la familia principal, gracias a todos, las familias ramificadas también han comenzado a discutir de forma activa la restauración. Sin embargo, repentinamente hemos perdido contacto con Wathewlama, quien se presentó de voluntaria a ser el intermediario.

— El termino perder contacto suena mal. ¿Podría ser que el ejército de Malacoda allá en el norte ha hecho algo?

El Rey Erzamuha parecía tan preocupado como Alberto.

— Esa es una posibilidad, pero como todos saben, durante la batalla de liberación de la familia principal, el Wathewlama reunió una fuerza de batalla que no perdería los tiempos antiguos. Por esa razón, es difícil imaginar que Wathewlama se haya encontrado inmediatamente con un daño tan serio que los haya hecho perder contacto luego de liberar con éxito a toda la familia de Harlun.

— Si, eso es cierto.

Olba también estuvo de acuerdo con el punto de vista del Rey Erzamuha.

— Recuerdo que independientemente de la familia principal o ramificada, todos ellos tendrán habilidades secretas o códigos para contactar al Wathewlama, aunque esos métodos sea inefectivos, ¿no?

— Incluso sabes de eso.

La pregunta de Olba sorprendió al Rey Erzamuha, pero este inmediatamente recuperó la compostura y dijo:

— En realidad esa habilidad secreta se perdió antes de yo poder heredarla de la anterior cabeza de la familia debido a la invasión del ejército de Malacoda. Es lamentable, en esta guerra, Tharja, mi nación ramificada, forzosamente ha sido «hecha más joven». Después de esto, tendremos que bajar nuestras cabezas ante las otras naciones ramificadas, con las cuales todavía tenemos que construir buenas relaciones con el fin de volver a incluir las técnicas o rituales de la generación anterior.
El Rey Erzamuha que dijo eso, tenía el aura honorable y habilidad actual como rey. Ese hombre de confianza, que tenía una piel bronceada, única en el Continente Sureño; ojos marrones que tenían una voluntad fuerte, y una barba, aunque era ampliamente amado por sus ciudadanos, lo que sorprendía era que aún era menor de veinte años.
Debido a la invasión del ejército de Malacoda, el rey anterior falleció cuando tenía cincuenta años de edad. Y los oficiales más antiguos, quienes eran responsables de asistir al joven rey, también fueron asesinados con dicha invasión, esto hizo que el oficial de mayor rango en Tharja, ya fuese en política, milicia, u órgano estatal, tuviese solo treinta años de edad.

— Las otras naciones ramificadas también debieron haber sentido la extraña situación con Wathewlama… es vergonzoso, como cada lugar quiere ganar ventaja en la reunión de restauración, frenéticamente están profundizando sus relaciones con la Ciudad.

— Entonces ¿planeas usarnos, a nosotros que estamos planeando ir hacia el norte a perseguir a Malacoda, con el propósito de contactar con Wathewlama?

— Para serles honestos, es así. Aunque el precio es muy sutil, con respecto a los medios de transporte, agua y comida necesaria durante el viaje, les pagaré todo, y no solo el Wathewlama, voy a pagar por todos los recursos necesarios para cruzar el Gran Desierto Otulima.

El Rey Erzamuha temerariamente levantó la provocación de Alberto, y por la forma en cómo él dejaba de prestar atención al tesoro nacional y se centraba en su propio bolsillo, se mostró completamente el espíritu y honestidad indomable del Rey Erzamuha.

— Ya veo, para ambas partes, se puede considerar algo bueno.

Pensando en el futuro que un joven rey enfrentaría, Alberto mostró una sonrisa torcida, el Rey Erzamuha incluso se encogió de hombros en respuesta.
Sin considerar a Erzamuha, quien aún trataba de hacer un trato con las demás naciones ramificadas gobernadas por ancianos en el futuro, Alberto se dirigió a las otras tres personas:

— ¿No es bueno? De todas formas tendremos que pasar por Wathewlama para cruzar el Gran Desierto Otulima.

— Es cierto.

— No tengo objeción alguna~~

— Su Majestad. Antes de perder contacto, ¿cómo era la situación de Wathewlama?

Emilia preguntó luego que todos hubieren hecho sus decisiones.




— Acerca de eso, el Líder Guerrero de Wathewlama, Lagides, a quien Lady Emeralda mencionó, dijo algunas cosas ominosas cuando terminó la batalla de liberación.

— ¿Cosas ominosas?

— Si.

El Rey Erzamuha asintió con una expresión seria.

— Tengo que volver antes que Wathewlama sea tragada por el dragón…

***

 

 

— ¿A qué «dragón» se refiere?




Luego que la audiencia terminara, la temperatura circulante comenzó a caer con la puesta del sol.

Emilia y los demás, quienes caminaban rápidamente por la Ciudad de Tharja con el fin de prepararse para su viaje hacia la Ciudad Wathewlama, comenzaron a discutir lo que el Rey Erzamuha dijo.

— Se refiere a las bestias usadas por el Ejército Demoniaco~~ o los dragones que están en las leyendas por todo el mundo~~

— Pero el Líder Guerrero mencionó que Wathewlama seria tragada, ¿no? ¿Existe alguna bestia en el mundo que pueda tragarse una ciudad entera?

— Yo he viajado por el mundo durante mucho tiempo, pero nunca he escuchado de ese tipo de bestia. ¿Podría tratarse de algún tipo de metáfora?




Emeralda, Alberto y Olba no parecían estar seguros de qué representaba la palabra dragón.

— Si es una metáfora, ¿podría referirse a algún fenómeno natural? Por ejemplo, una tormenta de arena.

— Aunque pueda referirse a un fenómeno natural, no creo que la gente del desierto pierda contacto por una tormenta de arena.

— Nunca he estado en Wathewlama~~ pero una ciudad oasis debería tener un rio~~ ¿no? ¿Podría ser que el río se desbordó o algo así~~?

— Un incremento de agua en el desierto no debería ser algo malo, y sin importar qué, esas explicaciones son un poco débiles.

Incluso si los cuatro discutían juntos, se sentía que no se llegaría a ninguna conclusión. Como ellos esperaban que el incidente que ocurrió en Wathewlama no tuviese nada que ver con el Ejército Demoniaco, no hubo tensión durante su discusión.

Considerando las palabras del Líder Guerrero Lagides, esa situación conocida como el «dragón», debería ser algo que podía predecirse. Ya que Lagides, el gobernante de Wathewlama lo había predicho con anterioridad, Wathewlama debió haber mantenido maniobras nacionales o algún otro tipo de contramedidas.

La invasión del ejército de Malacoda definitivamente tuvo un efecto en Wathewlama, y considerando el número de tropas guerreras que se hubieron reunido durante la batalla de liberación de la familia principal de Harlun, no sería extraño decir que el declive operación fue incluso peor que la familia real de Harlun.

— Huh, en fin, aún sigue siendo algo bueno hacer los preparativos, hoy y mañana en la mañana, chequeemos una vez más si carecemos de algo antes de partir. Después de todo, necesitaremos una semana a camello para cruzar el desierto. Especialmente Olba, tú ya no eres tan joven, por favor no vayas a terminar con una insolación y desmayarte como antes.

— Ugh, ¡¿por qué siempre estas mencionando eso?!

Cuando aterrizaron por primera vez en el Continente Sureño, antes de que el calvo Olba fuese capaz de obtener su bandana para protegerse de las altas temperaturas del clima seco, él colapsó porque su cabeza estuvo expuesta al sol durante dos días.

El cuerpo de Olba, el cual aún era saludable y enérgico a pesar de su edad, vaciló inesperadamente como si esto fuese solo para hacer que la gente se sintiese entretenida, pero como después de eso, y durante un largo periodo de tiempo, una clara línea de bronceado quedó en la cabeza calva de Olba, Alberto mencionó esto para burlarse en cada oportunidad.

— Olvídalo. Pero Alberto tiene razón. Debemos ir al mercado en la mañana para reunir algo de información también.

Emilia resolvió la situación con una sonrisa y separó a Alberto y a Olba.

— ¡En serio!




Aunque Olba no estaba realmente enojado, aun así él se tocó la punta de su calva cabeza como si recordara algo.

— ¡Me voy por algo de paz y tranquilidad! Luego comenzó a andar.

— ¿…me está tomando el pelo y actuando idiota? ¿O está hablando en serio?

— Es difícil de juzgar~~

— Alber, recuerda disculparte con él más tarde, ¿bien?

Olba, caminando por su cuenta bajo la ciudad nocturna, se dirigió a la organización de la Iglesia en las calles.

La Nación Harlun era muy abierta a los religiosos de otros países, y aunque no era a gran escala, una capilla de la Iglesia podía seguir viéndose en cada pueblo dentro del país.

Cada vez que Olba iba a un pueblo, definitivamente mostraba su rostro en la capilla local, pero debido a la broma del día de Alberto, esto le hizo sentirse más interesado en los pañuelos en el mercado nocturno, y cuando estaba explorando, terminó llegando un poco más tarde de la hora acordada.

— Lord Olba.

— Si.

Encontrarse a los sacerdotes de otros países y escuchar sus problemas no era una de las tareas importantes de Olba.




Pero por otro lado, cada vez que Olba iba a la capilla, especialmente podía mantener contacto con cierta gente.

— ¿Cómo está la situación?

—…gracias a Lady Emilia y compañía al salir victorioso en las batallas sucesivas, las actividades de restauración para la familia Harlun y las familias ramificadas están procediendo a gran velocidad. Con esta ola, los gremios mercaderes, embajadores o creyentes de la Iglesia en las demás naciones no muestran señales de ser perseguidos y maltratados.

— Hmm, ya veo.

El clamor de mercado nocturno muy alejado se escuchó, y dentro de las instalaciones de la Iglesia tras volverse de la calle principal, el que le habló a Olba era una sombra con forma de hombre. Este estaba usando túnicas negras que le facilitaban ocultarse en la oscuridad, y debajo de ellas, el borde de las mismas, pruebas de que él era un Inquisidor de la Iglesia podían verse vagamente.

— Al menos, mientras el Continente Sureño no sea liberado de la amenaza del Ejército Demoniaco, con el fin de luchar contra el ejército de Malacoda en el norte, ellos probablemente no provocarían conflictos innecesarios. Las tropas de caballeros unificadas de los Continentes del Norte y Oeste también entienden que necesitan trabajar en conjunto con Lady Emilia para así derrotar al Ejército Demoniaco allá en el norte. Pero para serle honesto, nadie sabe lo que sucederá después.

— ¿La guerra solo comenzara después que la paz se haya recuperado? ¡Qué irónico!

Luego que Olba respondiera a las palabras de la sombra de una forma burlona, repentinamente preguntó como si recordara algo.

— Es cierto. ¿Tienes alguna información con respecto a la Ciudad Wathewlama?

— ¿Dijiste… Wathewlama? ¿Esa nación guerrera ubicada en el Gran Desierto Otulima?

— Si. El Rey de Tharja expresó que fue incapaz de establecer contacto con ellos.

Parece que ese lugar debe ser el próximo destino.

— Ya veo. Recientemente… me pareció haber oído algo sobre Wathewlama. La sombra meditó por un momento, luego recordó algo inmediatamente.

— Por otro lado… me parece haber oído que «esa persona» fue enviada a Wathewlama.

— ¿Enviada? ¿De quién estás hablando?

— Si, en realidad, ehh…

La sombra con forma de hombre de repente comenzó a vacilar en su discurso.

— Escuché que esa persona estuvo muy cansada luego de encargarse de las tareas en la nación oceánica Lumvasa… luego, ya que existía la necesidad de investigar la situación en el norte tras la batalla de liberación de la nación Harlun, como era raro para esa persona estar cerca, esta insistió en dirigirse a ese lugar, ehh…

— ¿Qué sucede?, di las cosas claras.




— S-si…

La sombra con forma de hombre le secó el sudor bajo la capa y dijo con determinación:

— La Oficial Ejecutiva Crestia debe estar dirigiéndose a Wathewlama en este momento.

— ¿…qué has dicho?

Los ojos de Olba se abrieron como platos por la sorpresa.

0 0 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios