Hataraku Maou-sama! (NL)

Volumen 0

Capítulo 1: ¡Hataraku, Rey Demonio y Compañia! Hace Mucho Tiempo

Parte 6

 

 

Tras decir eso, Camio llamó a 20 guerreros Pahalo Dainino y desapareció hacia algún lugar junto con ellos.

— ¿El demonio vagabundo de los eriales arenosos?




En lo más profundo de la cueva oscura, un bajo sonido de confirmación se escuchó.

— Si. Lucifer ha desaparecido de repente. E incluso ha derrotado a unos cuantos miembros de nuestras tropas Escorpiones de Hierro…

— ¿Voló hacia otro lugar?

— Como todos los miembros que últimamente entraron en contacto con Lucifer fueron asesinados, no se pueden confirmar los detalles… cof, ah, l-líder…
El joven Escorpión de Hierro que aun reportaba de repente mostró una expresión de dolor.

Una tensión sofocante provocada normalmente por magia demoniaca controló la oscuridad de la cueva.




— ¿Has venido aquí especialmente con el objetivo de reportar esta estupidez?

— N-no, e-eso, ehhh, a, ahhh… cof… ¡fu!

En ese instante, la magia demoniaca que llenaba la cueva desapareció.

La voz joven que reportaba, jadeó profundamente como si hubiese sido liberado de cierta fuerza poderosa, y respondió a la voz que le daba órdenes.

— ¡R-reportando! ¡Este, cerca de la ubicación donde observamos por última vez la magia demoniaca de Lucifer, descubrimos huellas extrañas.

— ¿…?

Era una pisada. Una que no pertenecía a nosotros o los Cuernos Cenicientos, y se extendía todo el camino desde el sur de los eriales arenosos donde Lucifer se ubicaba.

— ¿El sur de los eriales arenosos… la tierra del nido de piedra gigante de las aves demoniacas?

— Si. Aunque las pisadas obviamente eran distintas a las del clan Pahalo Dainino…

— ¿Lucifer se ha aliado con las aves demoniacas?

— Este humilde yo lo encuentra difícil de creer, pero pensé que este movimiento debía ser reportado a usted, jefe.

—….lo recordaré. Piérdete.

— ¡Si!

En la oscuridad, una voz masculina, tan aguda como una espada, ordenó a la voz joven que reportaba que se fuera.

— ¿Es posible que ese rufián se alíe con otros clanes…?

El demonio al que se dirigieron como jefe se levantó perezosamente de la cueva oscura, luego su cuerpo flotó ligeramente para moverse hacia la claraboya de la cueva.

En el borde montañoso, donde los fuertes vientos aullaban, había un pico montañoso de color rojo especialmente alto, el líder del clan que apareció de allí, era un hombre delgado cuyas extremidades y rostro estaban cubiertos por una piel que parecía metal negro y tenían dos colas divididas.

Sus ojos, los cuales miraban el fuerte viento entre las montañas, emitieron una mirada aguda tan fría como su piel metálica.

Su mirada estaba dirigida directamente hacia un lugar lejano que se encontraba más allá de la ladera prominente.

En ese instante, él sintió que había visto escenas que no debían ser capaces de verse y oír cosas que no deberían ser capaces de oírse.

— Huh, olvídalo.

Mostró una sonrisa carente de cualquier calidez, asintió y dijo:

— No importa cuánto cambie el Mundo Demoniaco, el último que permanezca de pie siempre seré yo.

El hombre tenía magia demoniaca, inteligencia y poder abrumadores, los cuales los demonios normales no tenían, este demonio era quien lideraba al clan noble más grande al norte del Mundo Demoniaco – el líder del clan Escorpiones de Hierro, su nombre: Alsiel.

Los signos de cambios en el Mundo Demoniaco lentamente se acercaban a él y su gente, haciendo que este se emocionara más.

Para los demonios, 20 años definitivamente no era considerado mucho tiempo.

El año que se consideraba en la Tierra, y el ciclo temporal conocido por los demonios en el Mundo Demoniaco eran extremadamente distintos, esto era porque no había muchos demonios que supiesen calcular o registrar los días, las únicas cosas que eran de gran significado para ellos eran, como mucho, ayer, hoy y mañana.

Además de eso, solo sería un hace mucho tiempo, o un pasado mañana.

La razón por la que no había más allá en el futuro, era porque creer en eso era sin sentido.

Cuando un enemigo más fuerte que tú aparecía frente a ti, sería el día de tu muerte.

Si la situación lo permitía, definitivamente los demonios no querían morir, por eso, los que eran de clanes similares se reunirían y pensaban en las formas de defenderse contra los atacantes externos, sin embargo, lo que sea que produjese algún resultado solo se conocería luego de encontrar los enemigos.

Los enemigos también estaban trabajando arduamente.

Para sus enemigos, ellos también eran enemigos. Ambas partes iban a atravesar grandes distancias y luchar desesperadamente para no ser asesinados.

Con el fin de asegurarse mucho por su seguridad, el lado que terminara ganando tendría que matar a todos los enemigos delante de ellos.

Si ellos no lo hacían, esos enemigos que quedaran vivo volverían y los matarían a ellos.

En los largos años donde nadie llevaba la cuenta. En el Mundo Demoniaco, donde las cosas pasaban continuamente hasta que sentían que llevar la cuenta no tenía sentido.

Solo estaban esos que eran lo suficientemente afortunados para ganarle a todos sus enemigos y sobrevivir, y ahora eran tratados como clanes nobles, los demonios cuyos nombres se esparcían a lo largo y ancho.

O aquellos conocidos como demonios vagabundos, y solo podían llevar una vida nómada de forma constante con su pequeño número de colegas, los que tenían tanta suerte como para sobrevivir.

Sin embargo, en un gran trozo de tierra gobernado por arena, cantos y montañas gigantes designado como «área norte» de todo el Mundo Demoniaco, un nuevo
«clan» que revolucionaria todo el sentido común en el Mundo Demoniaco nacerá.

— ¡Hmph!

— ¡Hurghh!

— ¡Oye, por aquí!

El que actualmente estaba siendo rodeado por tres guerreros Cuernos Cenicientos era Satán, quien sostenía solo una debilucha varita de madera.

Por el contrario, los Cuernos Cenicientos sujetaban lanzas hechas de metal, además de la diferencia en tamaños, cualquiera que viese eso sentiría que es un linchamiento.

Sin embargo, solo con una vara de madera, Satán fácilmente desvió las puntas de las lanzas que los Cuerno Cenicientos lanzó hacia él en dificultad para predecir los patrones y al mismo tiempo.

— ¡Ohhh, yosh!

— ¡Eargh!

Justo cuando una de las lanzas se enterró en la vara de madera de Satán, el cuerpo del portador de la lanza dejó escapar un débil brillo, y cayó tras un extraño grito.

— ¿Ohh? ¿Usar una vara de madera para ejecutar un choque eléctrico? ¿Cómo lo hizo?

— Probablemente aprovechó la oportunidad cuando la otra parte estaba centrada en la vara de madera para hacer que los alrededores estuviesen llenos con un choque eléctrico inducido con magia demoniaca sin siquiera tocar la vara.

Aunque uno de sus camaradas había caído, los dos restantes vagamente conducían un análisis.

Por esa razón, un rugido airado que vio a través de esto se escuchó desde afuera del área de lucha.

— ¡Todos han perdido de nuevo hoy! ¡Con esto el grupo de tres demonios será degradado a un grupo de cuatro!

— ¡S-si! ¡Jefe!

— ¡Maldita sea! ¡¿Cómo seremos capaces de ganar contra un oponente entrenado personalmente por el jefe del clan?!

Incluso si ellos estaban desgarrados debido al fuerte regaño, los dos Cuernos Cenicientos volvieron a enfrentar a Satán.

— ¡Heh… oh!

— ¡Pugh!

Sin pasar por alto que la abertura entre ellos se sentía ligeramente agitada, la parte frontal de la vara de madera de Satán golpeó la sien de uno de ellos, aunque no pareció que se usara mucha fuerza, el impactó pasó a través de la densa musculatura y alcanzó los órganos intensos.

El último Cuerno Ceniciento trató de atacar a Satán por la espalda.

— ¡Ah!

— ¡Bien, ya gané!

Sin siquiera mirar, Satán apuntó con precisión la hoja mágica de hielo en el cuello del Cuerno Ceniciento, haciendo que la otra parte fuese incapaz de moverse debido a esa ola de aura asesina.

— Huh… ¿por qué perdieron de forma tan grave?

La voz, con algo de sorpresa y admiración se escuchó a lo lejos, y la tensión en el campo de batalla se disipó de inmediato.

— Todos ustedes… son completamente inútiles. ¡¿Pueden considerarse guerreros Cuernos Cenicientos de esta forma?!

Sentado de piernas cruzadas y distanciado un poco de Satán y los tres guerreros, Adramelech, quien estuvo observando el duelo, se levantó lentamente.

— ¡P-pero, mi señor, aunque diga eso, este chico es bastante fuerte!

El guerrero cuyos movimientos fueron sellados por la espada mágica de hielo, se sentó en el suelo mientras comenzaba a sudar frio.

— A pesar que… en el pasado aun podíamos ganar… recientemente… somos completamente…

—….ughm.

El guerrero que fue golpeado en la sien, el que cayó al suelo con una pose despatarrada, dejó escapar un gemido, el guerrero derribado por el choque eléctrico aun no había recuperado el conocimiento.

— ¡Es porque también odio perder el tiempo!

Por otro lado, Satán disolvió la espada de hielo y ligeramente colocó la vara de madera en el suelo, sin embargo, el peso y el sonido que se escuchó obviamente no pertenecía al de un elemento de madera.

— E-ese sonido…

— ¿Ah, este?

Satán orgullosamente mostró la vara al demonio que cayó en el suelo.

— Esta es una vara mágica de hielo disfrazada como una vara de madera. Si el arma parece débil, el oponente se descuidará, ¿cierto?

— Ugh…

— Rayos…

El joven guerrero, derrotado con un golpe doloroso, apretó sus dientes con ira, en cuanto a Adramelech, él se sintió perplejo de que sus subordinados hubiesen caído completamente en la estratagema de Satán.

— Si no se toman las cosas en serio, nosotros, el clan Cuerno Ceniciento realmente terminaremos cayendo en las manos de este mocoso. ¡Manténganse juntos!

— ¡Maldita sea! ¡Para la próxima, definitivamente para la próxima no perderemos!

— S-si…




—…..Ughm.

Luego que los tres jóvenes guerreros se fueran, Satán exhaló profundamente.

— No seas demasiado rudo con ellos. Ya están trabajando muy fuerte.

— Antes, no sabía que los miembros de mi clan fueran unos verdaderos buenos para nada.

Satán habló para defender al trio que había perdido, pero Adramelech sacudió su cabeza con una expresión de amargura:

— Si ustedes no estuvieran aquí, quizá los Cuernos Cenicientos habrían perecido hace diez años. Si hubiésemos ido así como así, la pesadilla de ese día habría ocurrido de nuevo. Ya no deseo ver a los guerreros veteranos ser incapaces de luchar confiadamente con los Cuernos Cenicientos y que solo sea una masacre unilateral.

— Si, eso es cierto.

Los tres que estaban actuando como oponentes de Satán eran considerados los más jóvenes en el clan Cuerno Ceniciento.

Los diez años atrás que Adramelech mencionaba, fueron los diez años que pasaron luego que Adramelech formara una alianza con Satán.

Los Cuernos Cenicientos habían enfrentado una crisis que los llevó al borde de la extinción.

— Esos chicos fueron realmente fuertes… Satán recordó los eventos de hace diez años.

El primer enfrentamiento directo entre los Cuernos Cenicientos y los Escorpiones de Hierro no podía ser considerado una batalla.

Los guerreros de los Cuernos Cenicientos fueron masacrados unilateralmente por los Escorpiones de Hierro. Si esa batalla fuese como las antiguas guerras en el Mundo Demoniaco, una batalla final sobre la resistencia entre los dos clanes –donde toda la fuerza de batalla fuera usada–, entonces quizá Adramelech habría sido el único Cuerno Ceniciento que quedase, y el clan habría perecido de esa forma.

Hubo muchas razones por la derrota.

El clan Cuerno Ceniciento de esa época aun no podía comprender el concepto de «alianza» que Satán y los Pahalo Dainino habían llevado.

Incluso si eran demonios que comprendían, ellos aún estaban en contra de tratar a un joven demonio desconocido como alguien del mismo nivel que el líder del clan noble Adramelech y el General Ave Demonio.

La oposición se separó del «líder del clan que se volvió cobarde por los extranjeros» Adramelech, y lideró a la mayoría de los guerreros a luchar –sin autorización– contra los Escorpiones de Hierro.

Pero la razón principal seguía siendo debido a la fuerza de los Escorpiones de Hierro como un «ejercito».

Las habilidades individuales de los guerreros Escorpión de Hierro no destacaban mucho.

Aunque eran reconocidos en el Mundo Demoniaco por tener la piel más fuerte y una defensa extremadamente alta, no sabían cómo usar ningún tipo de magia.

Y los Escorpiones de Hierro lo sabían mejor que nadie.

El estilo de batalla de los Escorpiones de Hierro eran acciones llevadas a cabo de una forma extremadamente organizada a través de una serie de comandos.

Los guerreros no tenían permitido buscar y luchar con enemigos por su cuenta, los oponentes eran indicados por el oficial de mando en el lugar y la escena de batalla, luego detrás de ese oficial había un oficial superior adicional que daba instrucciones basándose en la situación general.

Las batallas de los Escorpiones de Hierro eran de esa forma.

Cuando Adramelech descubrió que sus subordinados se habían escapado de su control, y fue hacia su asistente junto a Satán y Camio y los jóvenes guerreros que ellos lideraban, ya era demasiado tarde.

Los Cuernos Cenicientos que promovieron la batalla con el enemigo de forma valiente y solo pensaban en acabar a todo enemigo frente a ellos, fueron aniquilados por las «operaciones de batalla» organizada de los Escorpiones de Hierro.

Al igual que un elefante siendo interceptado y derribado por pequeños animales carnívoros, olvidándose de un demonio derrotando a cinco, hubo constantes escenas de guerreros siendo rodeados por treinta demonios y ni siquiera fueron capaces de derrotar uno.

Lo que una vez Satán le sugirió a Adramelech que tomara en cuenta, en realidad había sucedido, y lo que hizo que los Cuernos Cenicientos temblaran fue que los Escorpiones de Hierro estaban usando magia de telequinesis para ejecutar «ataques bombarderos».

Los Escorpiones de Hierro no solo usaban las incontables rocas como bolas de cañón, además de eso los bombardeos no cesaron.

Era obvio que cada demonio tenía un límite para su magia, y si ellos no fuesen mutantes, no habrían sido capaz de usar orbes mágicos de forma constante para atacar, pero las rocas bolas de cañón de los Escorpiones de Hierro no enfrentaron tales problemas.

Como los Escorpiones de Hierro cambiaron inmediatamente a una táctica de retirada de batalla cuando aparecieron los refuerzos, Satán fue incapaz de analizar detalladamente sus métodos de batalla, pero al menos ellos ejecutaron constante mente ataques de cañones de roca de amplio rango por aproximadamente veinte minutos.

De todas formas, luego que la batalla con los Escorpiones de Hierro, la cual no fue un asunto trivial en varias formas, no solo el clan Cuerno Ceniciento perdió muchos miembros de su fuerza de batalla, ellos incluso se vieron forzados a retroceder sin siquiera ser capaces de dar una respuesta de batalla.

Pero antes de aniquilar completamente al enemigo, los Escorpiones de Hierro definitivamente no habían retrocedido.

Aunque los Escorpiones de Hierro avanzaron todo el camino hasta el área base de los Cuernos Cenicientos –la ciudad de piedra–, afortunadamente, Satán habia pensado en un plan desde la observación de la situación del campo de batalla, por lo que los Cuernos Cenicientos sobrevivientes fueron capaces de escapar de los feroces ataques de los Escorpiones de Hierro.

— Huh, a pesar de todo también fuimos forzados a escapar a esta tierra remota.

— No se considera tan mal, en cuanto a la ciudad de piedra, solo tenemos que recuperarla. Aunque esta es la primera vez que he dejado la tierra ancestral, tras vivir junto a ti, comienzo a sentir que es bastante bueno.

Con el fin de escapar de la persecución de los Escorpiones de Hierro, ellos desistieron de la base de los Cuernos Cenicientos donde Satán y Adramelech se conocieron, la cual era una ciudad de piedra al oeste de los eriales.

La estrategia que Satán pensó era abrir especialmente la entrada de la ciudad de piedra, hacer que los enemigos estuvieran al tanto de la emboscada interna, luego aprovechar la oportunidad de escapar a través de los pasillos, en «el mundo al otro lado del cielo», esto parecía conocerse como la estrategia de la ciudad vacía2.

Aunque esta fue una derrota aplastante, como la estrategia de ciudad vacía fue exitosa, ellos sabían que había demonios entre los Escorpiones de Hierro «que eran tan ingenuos que podrían caer en este tipo de truco».

Había un «comandante» o «líder» dentro de los Escorpiones de Hierro que tenían una naturaleza completamente distinta a la de Adramelech y Camio, y habían usado unas tácticas de batallas grupales bien organizadas.

Y ese demonio era una pieza de rompecabezas esencial si Satán quería completar las ambiciones futuras que planeaba para sí mismo.

— La otra parte podría no ser tan descuidada la próxima vez, ¿sabes?

— Lo sé. Después de todo, la otra parte también sabe que nuestro lado tiene a alguien como tú, alguien que puede usar «estrategias».

Adramelech respondió, haciendo que Satán asintiera con admiración.

— Oh, tienes muy claro eso.

— Mientras viva contigo, lo sabré incluso si no quiero. Después de todo sigo siendo el líder de los Cuernos Cenicientos.
Adramelech dijo con desdén.

— Y tengo una enorme cuenta pendiente que resolver con el maldito líder de los Escorpiones de Hierro, Alsiel. Tenemos que ganarle la próxima vez, dependo mucho de ti, ¿bien?

2 Esto tendría algo que ver con las treinta y seis estratagemas. En este caso el número 32 el cual se llama: La Estrategia del Fuerte Vacío.

Tras decir eso, Adramelech le dio una palmada a en el hombro a Satán, quien ya había crecido bastante comparado a su apariencia de hace 20 años, luego se volvió y se fue.

El clan Cuerno Ceniciento, quien apenas escapó del feroz ataque de los Escorpiones de Hierro, actualmente se alojaba en una caverna natural dentro de una montaña cercana a un lago en los eriales donde Lucifer había causado muchos problemas en el pasado.

El elemento clave de la magia de Adramelech es el agua, este lugar no solo tenía una fuente de agua abundante, la cueva y la montaña era capaz de actuar como una fortaleza natural, pero no podían ocultarse por siempre.

Sin el recordatorio de Adramelech, habiendo crecido un montón en comparación a los 20 años anteriores, Satán no planeaba perder la próxima vez ante los Escorpiones de Hierro.

Satán, quien había sido casi de la misma estatura de Lucifer, en esos 20 años, él terminó creciendo dos veces la altura de este último.

Incluso si no se igualaba a los Cuernos Cenicientos, quienes por naturaleza eran corpulentos, para Satán, nacido como un miembro del clan Oveja Negra, él ya era considerado alguien con una estatura enorme.

Aunque el juvenil demonio Satán aún era joven, ya era un guerrero excepcional con el aura de un general.

— Oye~ Satán.

Y luego, Lucifer llegó allí como si reemplazara a Adramelech.

— Oh, Lucifer.

— ¿… te has hecho más alto otra vez?

— ¿Quién sabe? Ni yo lo tengo muy claro.

— Que irritante. Aunque hasta hace poco tenías la misma estatura que yo.

— El hace poco del que hablas es de hace 20 años, ¿cierto?

— Para mí, veinte años no es muy diferente de hace unos días. Aunque pareces haberlo olvidado, ¡soy mucho mayor que tú!
Lucifer miró con descontento a Satán, cuya línea de visión era mucho más alta que la de él.

— Olvídate de eso, ya tomé acciones de acuerdo a tus instrucciones, ¿está realmente bien? ¿Adramelech y Camio saben de esto?

— ¿Crees que lo sabrán? Incluso si lo discutimos con ellos, al final terminaríamos siendo detenidos por ellos.

—…cielos, soy yo al que regañaran, el que te está ayudando.

— Lamento causarte problemas cada vez. Se lo explicaré a ellos apropiadamente, pero luego.

— Incluso si se lo explicas luego, sería como lo que normalmente sucede al final,¡nos regañaran a ambos! ¡Rayos! ¡Ese viejo apestoso, si no es por el bien de los wyverns, realmente me gustaría enviarlo al Infierno antes de tiempo! ¡Con su edad, no sería extraño que no importe cuando muera!

—…huh, es cierto.

Satán respondió a las protestas de lucifer de forma ambigua.

Los wyverns de los que hablaba Lucifer, era refiriéndose al sistema de montura que Camio comenzó a preparar hace 20 años.

Conocidos como wyverns, las grandes bestias-lagarto demoniacas que podían volar, no solo eran capaces de transportar grandes números de corpulentos Cuernos Cenicientos a la vez, ellos incluso podían ejecutar ataques desde el aire para golpear el suelo, con el fin de obtener esta fuerza de maniobras, Camio comenzó a entrenar este tipo de criaturas.

Aunque no era como si Satán no tuviese ideas con respecto a la crianza de esas bestias demoniacas, en realidad el seleccionar especialmente a los wyverns feroces y educarlos con éxito, esto era una hazaña esperada de los Pahalo Dainino, quienes estaban familiarizados con el cielo.

En este momento, Camio estaba transmitiendo las formas de criar a los wyverns a todo el clan Cuerno Ceniciento, y estaba a cargo de seleccionar a los guerreros que eran capaces de controlar a estas bestias y hacerlas volar en el cielo.

Con el fin de evitar que los enemigos usen la magia de telequinesis para lanzar proyectiles rocosos de forma continua, lo cual sucedió en la batalla de hace diez años, el  poder de estos wyverns era considerado un factor bastante importante.

Como él comprendía eso, incluso si era reprendido por Camio, quien era más débil que él, Lucifer tenía que suprimir su urgencia de reaccionar con violencia.

— Huh, lo que haremos a continuación es desplegar la fundación de resolución de esos problemas. Solo trata de soportar un poco más los regaños de Camio.

— ¿Qué, eso quiere decir que cuando resuelvas todo lo que estas planeando en este momento, se podrá matar a Camio?

— No, idiota.

El poder de Camio ya era considerado relativamente el más débil. La edad era obviamente un factor inmenso, pero la razón principal era que en el nombre de entrenar a Satán, no solo varios guerreros Cuernos Cenicientos y Pahalo Dainino, incluso el poder de Adramelech y Lucifer se había incrementado.

Los distintos clanes entrenaban las técnicas de otros sin asesinarse entre sí, gracias a esa situación que nunca había aparecido en la historiad el Mundo Demoniaco, diez años después de que perdieran ante los Escorpiones de Hierro; Satán, Camio, Lucifer y Adramelech, el poder de los demonios liderados por ellos creció a pasos agigantados, y lograron reunir más demonios vagabundos y clanes menores.

Claro, Satán, quien creció más, su poder no podía ser comparado al que tenía hace veinte años, justo en este momento de que si estaba en un uno a uno, él incluso era capaz de luchar contra Adramelech y Lucifer y tranquilamente igualarlos.

En otras palabras, esto también significaba que su fuerza había superado inadvertidamente a la de Camio.

Aunque Camio aún estaba un punto por encima en lo que a habilidades de espada se refiere, podría no serlo por mucho.

Sin embargo, la carga que Camio tenía en este momento era enorme.

El General Ave Demonio, quien incluso los veteranos reconocían, actualmente estaba a usando el enorme conocimiento y magia acumulada por los años para «educar» a la mayoría de los demonios, y en cuanto a esta tarea, Camio era el único que la hacía.

Una vez que la batalla ocurriera, Camio podría tener que entrar personalmente a ella para dar las ordenes al clan Pahalo Dainino y a los guerreros que montaran los wyverns.

Siempre y cuando Lucifer no recibiere órdenes estrictas, él solo actuaria cuando estuviese interesado y la comprensión de las cosas de Adramelech no era tan profunda como las de Camio.

Quizá la imagen de ser un demonio juvenil era demasiado fuerte, Satán, quien ya era reconocido por muchos demonios poderosos, aún era menospreciado hasta cierto punto por la mayoría de los otros demonios.

De cualquier forma, la Alianza Militar de Adramelech con los Cuernos Cenicientos como su núcleo, la razón por la que este grupo creado por Satán y compuesto por muchos demonios podía mantenerse, era grandemente por el apoyo que Camio aportaba desde atrás.

— Parece que se necesita hacer algo.

Aunque el poder de Camio sería más y más importante en el futuro, si un demonio monopolizaba demasiadas tareas importantes, si algo le sucedía a ese demonio, un caos impensable podría ocurrir.

— La línea de inicio aún no ha sido establecida, necesito pensar en una forma de que ese vejestorio viva un poco más.

En ese momento, como si el tiempo hubiese sido calculado a la perfección, el centro del tema, Camio, también llegó:

— Oh, Satán, que coincidencia. En este momento, el wyvern que mencioné antes ya ha completado sus ajustes. Estaba planeando pedirte que se intentara montarlo.

— ¡Ohh! ¡Eso realmente es una coincidencia!

— ¿Qué?

— ¡Apúrate y déjame intentar montarlo!

— ¿H-hm? Olvídalo. Aunque solo es un prototipo, el «asiento», «riendas» y «estribo» que mencionaste ya han sido instalados.

— ¡Grandioso, grandioso!

Satán corrió hacia Camio para pasar ahora hacia el wyvern como si estuviese esperándolo por durante mucho tiempo.

Aunque Lucifer tenía un mal presentimiento acerca de esa figura por alguna razón, ya que no tenía nada que hacer, inconscientemente los siguió a ambos.

— Ohh, se siente como si su color ha mejorado.

Las escamas negras del wyvern en espera, reflejaban la luz rojiza del sol, incontables cuernos agudos crecían desde su cabeza aparentemente feroz, y los ojos debajo de ella ahora miraban a Satán.

— Es porque ya mudó piel una vez. Siguiendo tus instrucciones, traté de cambiar la comida con la que lo alimentábamos.

La bestia demoniaca llamada wyvern era un enorme lagarto con grandes alas, en el lado norte del Mundo Demoniaco donde Satán y los otros estaban establecidos, se consideraba una bestia demoniaca que estaba distribuida ampliamente en el área.

Los wyverns tenían una tendencia de cazar otras bestias demoniacas e insectos, en términos de biología, no dependían tanto de la magia demoniaca de la atmosfera como lo hacían los demonios. Claro, los wyverns eran capaces de seguir viviendo incluso si no comían, pero últimamente se confirmó que mientras se les alimentase, su nivel de crecimiento aumentaría, por lo que Camio estaba investigando como ajustar su alimento.

— ¿Aún recuerdas como montarlo?

Camio le entregó a Satán las riendas del wyvern cuyas escamas se habían vuelto más hermosas.

— ¡Claro! ¡Yosh!

Satán saltó en la espalda del wyvern t comenzó a usar el asiento y estribo nuevos.

Tras salir de la cueva en la mitad de la montaña, había un suelo ampliamente plano, y en términos de estructura, era perfecto para que los enormes wyverns partieran y aterrizaran, y este lugar probablemente sería tratado como punto de partida de esas bestias.

— ¡Oye! ¡Vuela!




Bajo las órdenes de Satán, el wyvern rugió, y batió sus alas para volar hacia el cielo rojo.

— ¡Oh! ¡Se siente más rápido que antes! ¡Esto es bueno!

Incluido Satán, entre los demonios más fuertes, algunos de ellos tenían habilidades naturales para volar por su cuenta.

Pero como volar grandes distancias consumiría demasiada magia demoniaca y aguante físico, para los demonios que usaran magia de vuelo, los wyverns en el campo de batalla eran considerados herramientas de transporte muy importantes.

— Huh, no necesito uno de esos.

— ¿Qué pasa, Lucifer? Siempre y cuando me lo notifiques, puedo ayudarte a criar un dragoncito volador.

— No, gracias. Si no vuelo con mi propio poder, se sentiría incómodo.




— Hm, no es como si no lo entiendo… ¡oye! ¡Satán! ¡Ya es tiempo de que termines allí, ¿bien?! ¡Aun necesito ajustar el equipamiento, baja!
Camio gritó al wyvern danzando en el aire, pero Satán no parecía como si de alguna forma planease aterrizar.

—…espera, no me digas que ese chico…

Al ver eso, Lucifer de inmediato tuvo un mal presentimiento.

Y cinco segundos después, ese mal presentimiento se volvió real.

— Oye… oye, Satán, ¿adónde vas?

Luego que Satán hiciera rugir al dragon, este voló directamente hacia el cielo, en dirección sureste.

Dejando atrás al estupefacto Camio, y Lucifer, quien presionó su mano contra su cabeza como si no lo soportara más.

—…oye, Lucifer.

— ¿…qué pasa?

— Acabas de decir «no me digas que ese chico…», eso significa que sabes lo que Satán está planeando hacer, ¿no?

— A pesar de estar decrepito, todavía eres capaz de escuchar a la perfección… cielos.

Lucifer se rascó la cabeza, preocupado, y apuntó a la dirección a la que Satán volaba.

— Ese chico, en este momento va a ir a ver a Alsiel.

— ¿……………..que, qué?

Em ese instante, por la expresión de Camio, Lucifer vio la sombra del General Ave Demonio en el pasado.

— Uh, no estuve cerca todo el día de ayer, ¿no? Ese chico me pidió ir al territorio de los Escorpiones de Hierro a decirle que nuestro líder lo visitaría en los días venideros…

— ¡¿Qué?!

El pico de Camio produjo un grito exagerado y Lucifer estaba mentalmente preparado para ser reprendido.

Sin embargo, los gritos airados no pudieron escucharse sin importar cuanto lo esperara, y cuando Lucifer recuperó sus sentidos, Camio estaba preparado para entrar a la cueva.

— ¿O-oye, Camio?

— Debemos ver a Lord Adramelech, y reunirlos a todos… Lucifer, eso incluye a los demonios vagabundos.

— ¿Huh? ¿Por qué dices eso de forma tan repentina?

Lucifer, incapaz de comprender el significado detrás de las palabras de Camio, comenzó a seguirlo, y notó que los ojos de Camio contenían una luz de determinación.

— El Satán de hace diez años aun era muy débil. Y siendo incapaz de detener al clan Cuerno Ceniciento de perder el control, sus ambiciones solo comenzaron a moverse diez años después de lo planeado.

— O-oh, eso. Eso sucedió antes.

— Este chico ya está de pie en la línea de partida. Tengo que alcanzarlo y hacer los preparativos. No podemos perder más tiempo. De todas formas ya soy un demonio muy viejo.

— Ah, es eso. Creí que ibas a regañarnos por actuar por nuestra cuenta.

— Estoy constantemente preocupado acerca de lo que debería hacer. Realmente quiero ser testigo de que los sueños de Satán se hagan realidad. Para ese propósito, quizá…

— ¿Quizá qué?

Camio hábilmente mostró una sonrisa con su pico y dijo:




— Para Satán, Alsiel también es un hombre necesario.

— ¡¿Qué planeas?!

— ¡Esto no es acerca de que planes tenemos o no! ¿No dije antes que vendría? Enfrentando al grito airado en el suelo, Satán también respondió con un grito,
pero desde su wyvern.

— ¿Eres Alsiel? ¡No pareces muy diferente a los demás!

La base de los Escorpiones de Hierro, una ciudad hecha de montañas, ahora estaba llena de un aura asesina.

Aunque el demonio vagabundo de los eriales, Lucifer, tenía tiempo sin venir, esta vez se trataba de un demonio misterioso invadiendo desde un lugar cercano.

Y el enemigo incluso usaba una herramienta nunca antes vista, la extraña acción de aparecer montando un wyvern.

Entre los Escorpiones de Hierro, Alsiel también era considerado uno de un tipo de demonio que vivía una vida extensa, pero él nunca había visto a los demonios que hicieran eso.




— ¿Eres el demonio que el demonio vagabundo de los eriales mencionó?

— ¡Si! ¡Como dejé que Lucifer se encargara de ese método de saludo, si existe algo que consideres rudo acerca de ello, espero que puedas entenderlo!
Por el aura asesina que sobrevolaba las montañas, Lucifer debió haber hecho algo bastante malo allí.

Satán sabía que Lucifer, quien estaba al mismo nivel que Adramelech y Alsiel, era capaz de completar la tarea de mensajero.

Pero de esto, cuando se controló a sí mismo y vivió honestamente mientras de forma obediente se dejaba regañar por Camio, él pareció haber acumulado bastante estrés.
Mediante examinación cuidadosa, había un lugar en los picos montañosos cercanos que tenía una depresión fuera de lo natural.

— Parece que causó un gran alboroto.

Satán mostró una sonrisa torcida y se volvió nuevamente hacia Alsiel. Luego anunció con despreocupación.

Esta era la ambición que el joven demonio del clan Oveja Negra había tenido desde muy joven, la cual nunca le había dicho a nadie, ni siquiera a Adramelech, Lucifer y Camio.

— ¡Déjame presentarme de nuevo, Líder de los Escorpiones de Hierro, Alsiel! Su nombre sacudió el aire.

— ¡Mi nombre es Satán! ¡El que tarde o temprano conquistará todo el Mundo Demoniaco!




La frase provocó una ola de conmoción entre los Escorpiones de Hierro mientras estaban pendiente del cielo sobre ellos.

Y lo que sucedió luego de esa conmoción fue un rugido de risa.

Los demonios no tenían el concepto de conquistar todo el Mundo Demoniaco. Pues eso era algo imposible.

Ya fuesen los Cuernos Cenicientos y su líder Adramelech, los Escorpiones de Hierro y su líder Alsiel, el demonio vagabundo más fuerte Lucifer o el General Ave Demonio Camio, quien era reconocido en el área, ellos no podían ser llamados como existencias y oídas a lo largo de todo el Mundo Demoniaco.

Sin importar cuán grande sea el clan, había un límite en el incremento poblacional, y sin considerar cómo incrementarían los números, era imposible que un solo tipo de demonio quedara en el Mundo Demoniaco.

0 0 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios