Hataraku Maou-sama! (NL)

Volumen 0

Capítulo 1: ¡Hataraku, Rey Demonio y Compañia! Hace Mucho Tiempo

Parte 4

 

 

Sin embargo, no había objetos para ocultarse detrás, si el Cuerno Ceniciento que se acercaba, movía su línea de visión de forma más cuidadosa, ellos serían descubiertos de inmediato.

— Lucifer, déjame decirte porque no puedes luchar. Ataca a ese tipo, pero trata lo mejor posible de no matarlo, estrangúlalo0 un poco desde atrás.




— ¿…huh?

Lucifer frunció el ceño ante Satán, quien suavemente dio esa instrucción…

—…huh, está bien.

Quizá Lucifer sin poder resistir la curiosidad de lo que Satán estaba pensando cuando en primer lugar le dijo que no luchara, y luego decirle que atacara a continuación, Lucifer comenzó a moverse silenciosamente en la oscuridad.

— ¿…hm?




El Cuerno Ceniciento, quien llegó al pasillo, notó que algo grande se movia en el esquina de su campo visual y volvió su rostro en esa dirección, en ese momento…

— ¡Ugah!

El miembro del clan Cuerno Ceniciento comenzó a ser estrangulado desde detrás.

— ¿…ahora, que sigue?

Naturalmente, el que estaba estrangulando era Lucifer, al que le estaba hablando no era al Cuerno Ceniciento, sino a Satán oculto en la oscuridad.

El Cuerno Ceniciento, quien por supuesto no sabía nada de eso, abrió su boca con el fin de alertar a sus camaradas de que había ocurrido una emergencia y respiró profundamente.

— ¡Idiota!

Ese Cuerno Ceniciento comenzó a entrar en pánico porque alguien había cubierto forzosamente su boca. Claro, el que hizo esa acción e impidió que hablara, fue Satán.

— Actualmente la atención de los Cuernos Cenicientos en esta ciudad está centrada en Camio y los demás allá afuera, y ellos no descubrirán que estamos aquí. Causar un gran alboroto en otros lugares y no permitir al enemigo saber el verdadero propósito de nuestro lado parece ser llamado una «diversión». Sin embargo, si alguien descubre que estamos aquí, su atención se desviará a nosotros, y la efectividad de esa diversión sería destruida. Terminaríamos luchando con un gran número de enemigos y nos sería difícil avanzar. ¿Eso no sería problemático?

—…hmph, ya veo. Entonces, ¿Por qué no podemos matar a nadie?

— Ugh, pu, uu, uu.

Aunque el Cuerno Ceniciento, cuyo cuello estaba siendo estrangulado, parecía ser incapaz de seguir entendiendo, Satán continuó explicando.

— Es lo mismo que pedirte que no luches. Una vez que el golpe mortal sea hecho, rastros de sangre y señales de batalla serian dejado atrás y eso incrementaría las posibilidades de que seamos descubiertos. No podemos permitir que los Cuernos Cenicientos sepan que estamos aquí.

— No solo el cuerpo, ¿sabías que puedo matar a alguien sin derramar una gota de sangre?

Las palabras despreocupadas de Lucifer hicieron que el Cuerno Ceniciento estrangulado temblara una vez más, pero no se podía determinar si era por el miedo o simplemente porque tenía dificultades para respirar.

La magia y la magia demoniaca serian usadas, ¿no? Al final, los Cuernos Cenicientos descubrirían que hay enemigos aquí. Y asesinar a todos ellos no es nuestro objetivo.

En ese momento, el Cuerno Ceniciento entre ellos dejó de ejercer fuerza y perdió el conocimiento.

Lucifer, quien notó eso, lo soltó, y como si lo esperara, Satán ya había movido hacia atrás al Cuerno Ceniciento, previniendo cualquier vibración o sonido que fuese producido cuando el enorme cuerpo golpeara el suelo.

— Escucha, Lucifer. En las batallas, hay «métodos de victoria» que se igualan al objetivo. Si hacemos esto mal, algo que podría haber ido calmadamente terminaría convirtiéndose en un problema con contratiempos.

Mientras hablaba, Satán comenzó a arrastrar el enorme cuerpo del Cuerno Ceniciento.

— Oye, ¿qué haces?

— No podemos dejarlo aquí nada más. He descubierto una cueva poco sospechosa, lo pondré allí.

Esto era para que los otros no descubrieran la situación anormal encontrada por este Cuerno Ceniciento.

— Incluso así, luego que este tipo despierta, definitivamente causará un alboroto por nosotros, ¿cierto?

— Por eso es que ahora tenemos un límite de tiempo. Cuando este tipo despierte, será el momento en que la operación termine. Bien, lo voy a esconder.

Tras decir eso, Satán comenzó a tirar del enorme cuerpo hacia el camino por el que vinieron.

Incluso Lucifer mostró una expresión de ser incapaz de aceptar las cosas, aun así se volvió y siguió a Satán, luego dejó escapar un gemido como si de repente recordara algo.

— ¿Eh?

La estatura del Cuerno Ceniciento era tan alta que ambos tenían que levantar la vista.

Con el fin de estrangular el cuello del Cuerno Ceniciento desde atrás, Lucifer tuvo que realizar un pequeño vuelo desde el suelo.

Por otro lado, Satán había cubierto la boca del Cuerno Ceniciento antes de que este pudiese grita.

El Satán de ese momento…

— ¿Ese tipo, flotó?

El cuerpo con forma de montaña pareció haber sido creado por el bien del demonio en frente de ellos.




El líder del clan Cuerno Ceniciento, Adramelech.

Comparado al guerrero Cuerno Ceniciento que Satán y Lucifer encontraron en la ciudad de piedra, la magia demoniaca sentida de la apariencia impresionante y digna de Adramelech eran más grande y más poderosa, y encajaba perfectamente el «mutante» descrito por Camio.

Debido a esa dignidad, incluso si dos pequeños invasores irrumpían en la cueva del líder del clan en la parte más profunda de la ciudad de piedra, Adramelech no estaba temblando.

Solo dijo una frase.

— ¿Cómo llegaron aquí?

Había dos significados para esa pregunta, uno de ellos era cómo dos demonios de otros clanes entraron a esta ciudad de piedra con solo los Cuernos Cenicientos; y la otra era que después de infiltrarse en este lugar cómo evadieron a los guerreros en la ciudad.

Naturalmente, Lucifer no respondió y solo miró de soslayo a Satán. Parecía que él había decidido ver cómo actuaria Satán.

— Caminando.

Como si fuese algo natural de hacer, con su actitud tan directa de siempre, Satán le dijo eso a su oponente, quien poseía una cantidad de magia demoniaca que superaba a la suya.

— Caminando, ¿eh?

— Si.

— ¿Son subordinados de esos pajarracos que están causando escandalo allá afuera?

— No, técnicamente esos pajarracos son mis subordinados. El líder del grupo que está provocando problemas en tu casa soy yo.

Adramelech, sentado en una silla de piedra que parecía demasiado rudo para ser llamado un trono, miraba solamente a Satán. Naturalmente se sentó en su asiento después de un periodo de tiempo que correspondiera a su nivel de magnificencia y dignidad.

Satán, quien no llegaba a los cien años de edad, solo era un oponente insignificante para él, por eso, Adramelech parecía estar usando un método diferente de Lucifer para especular la identidad actual de Satán.

La nariz de Adramelech emitió un aire tonto, y cambió su mirada como desviara su atención al exterior.

— Hmph. El General Ave-Demonio del clan Pahalo Dainino ha llegado al punto de ser comandando por este mocoso, ha dudado en su vejez.

— ¿Conoces a Camio?

Satán estaba realmente sorprendido ante lo que Adramelech decía.

El gran líder del clan Cuerno Ceniciento realmente habló sobre Camio con algún tipo de elogio, haciendo que Satán cambiara ligeramente su impresión sobre Camio.

Sin embargo, eso tendría que esperar hasta que superara esta situación.

Aunque Adramelech no parecía tan impaciente como Lucifer, hoy sus identidades eran de agresores e invasores.

Incluso así, Satán no podía expresar sus intenciones así como así, nunca planeó hacerlo desde un principio.

— Aunque el Mundo Demoniaco es vasto, no hay muchos demonios como el General Ave-Demonio que tiene larga vida y es grandemente experimentado. Pero como es demasiado grandioso, siempre ha carecido de sucesores excepcionales.

Aunque no se sabía si esas palabras eran un elogio o una crítica, por coincidencia Camio había dio lo mismo antes.

Hasta ahora, el clan Pahalo Dainino no ha producido ningún guerrero tan fuerte como Camio.

Por eso, aunque ya estaba bastante viejo, Camio tenía que seguir luchando con el fin de proteger el clan, pero solo con su presencia, él sería incapaz de luchar con los clanes de los Cuernos Cenicientos o Escorpiones de Hierro, quienes tenían un número considerable de lo que era conocido como mutantes y reunían guerreros excepcionales, por lo que su nombre poderoso era lentamente oculto detrás de la era y sangre.
— Ese viejo apestoso…
Satán y Lucifer no sabían la edad de Adramelech, pero Satán habló directamente al cabeza de toro, quien mostró una expresión nostálgica.
— Pero, técnicamente soy su sucesor. Líder del clan Cuerno Ceniciento, Adramelech. Yo, Satán, como representante del líder del clan Pahalo Dainino, Camio, he venido a hacer una petición.

Cuando Satán terminó de hablar, Adramelech, por primera vez, movió la parte superior de su cuerpo.




— ¡Jajajajaja! ¿Eres el representante del General Ave-Demonio? ¿Qué negocios tiene conmigo un mocoso como tú?

—…que reacción tan inesperada.

Lucifer enarcó una ceja y dijo suavemente.

Parecía que Adramelech sentía que las palabras de Satán eran muy interesantes.

— Pequeño hombre alado, ¿tú eres el Lucifer que anteriormente había estado causando problemas en los eriales arenosos?

En ese momento, por primera vez, Adramelech centró su atención en Lucifer.

— Así es. Jefe de los Cuernos Cenicientos.

— Tal como los rumores lo decían, posees una cantidad de poder igual a la mía. Sin embargo, elegiste seguir a este mocoso, estoy comenzando a sentir curiosidad por la razón.

Adramelech continuó hablando alegremente.

— Aunque solo eres un mocoso, hiciste retroceder exitosamente a los guerreros dentro de la ciudad, por lo que yo también tengo que responder apropiadamente.

Esta frase que dijo Adramelech hizo que, por razones desconocidas, Lucifer abriese sus ojos de par en par, sorprendido, mientras miraba a Satán, quien estaba a su lado.

Satán miró alegremente a Lucifer, luego se volvió de inmediato hacia Adramelech.

Incluso para un demonio del nivel de Adramelech, su pensamiento había sido influenciado también por Satán. Adramelech creyó que Satán y Lucifer lograron llegar allí solo después de luchar con muchos guerreros.

En realidad, no solo el primer demonio, ellos incluso se encontraron otros guerreros Cuernos Cenicientos dentro de la ciudad, pero Lucifer y Satán siempre trabajaron junto para usar ataques sorpresas y noquear a los guerreros usando una cantidad mínima de poder, y hasta que llegaron a ese lugar, no experimentaron ninguna batalla propiamente dicha.

Lucifer, con sentimientos de admiración honestos, volvió su vista hacia Adramelech y asintió ligeramente.

— Huh, comprendo cómo te sientes. Pues yo experimenté algo similar también.

—Lo que te dirá este mocoso a ti, también me interesó.




— Hmph, Representante del General Ave-Demonio, un mocoso con un nombre que puede verse en cualquier parte. Si lo que dices es aburrido, inmediatamente enterraré mi lanza en tu cuerpo.

Adramelech se levantó vagamente mientras declaraba eso, y movió su denso brazo a la parte trasera de su trono.

— Uwah, que enorme.

Luego que Lucifer viera la cosa en la mano de Adramelech, silbó. Era una alabarda tan grande como un pilar de piedra.

La punta de la lanza y la porción de un hacha, hechas con un metal azulado encajaban a la perfección con el estatus del líder del clan que debió haberse bañado en la sangre de muchos demonios.

— Esta es una lanza única que ha pasado por generaciones y que puede atravesar y rasgar todo. En lo que respecta a la vida de un mocoso como tú, esta terminaría convirtiéndose en cenizas luego que una luz la toque.

Adramelech apuntó la punta de la lanza hacia la garganta de Satán, amenazadoramente, y habló con tono intimidante.

Sin embargo, Satán no tembló al estar frente a la punta de la lanza, miró a Adramelech a los ojos y dijo:

— Adramelech, ¿por qué estas gobernando tu clan aquí?

— ¿Qué?

— ¿Con el fin de derrotar a los Escorpiones de Hierro?

— No entiendo el significado de esa pregunta.

Aunque la expresión del cabeza de toro no era fácil de leer, podría verse que la confusión y la ansiedad de Adramelech habían incrementado un poco.

— Entonces déjame ponerlo de una forma más simple. Adramelech, ¿estás quedándote arrogantemente en esta tierra para que en el futuro sea tomada por los miembros más jóvenes del clan Cuerno Ceniciento, o para ser asesinados por los demás demonios?

— Hmph, soy el demonio más fuerte en el clan Cuerno Ceniciento. Nadie en mi clan en los suficientemente estúpido para querer reemplazarme, y los miembros de mi clan y yo no permitiremos que los enemigos exteriores invadan.

Adramelech respondió como si es fuese natural, pero Satán ya había esperado esa respuesta.

— Ah, sí. Pero después de unos cientos de años, terminarás como el General Ave-Demonio que acabas de mencionar.

— ¿Hm?

— El General Ave-Demonio Camio es el guerrero más fuerte del clan Pahalo Dainino, una existencia que incluso Lucifer y tú tratan con algo de respeto. Pero
¿Qué pasa ahora? Presionado por los clanes jóvenes más fuertes, incapaz de seguir manteniéndose en un solo lugar. Por otro lado, sin importar cuanto tiempo pase, no ha habido guerreros más fuertes que Camio que aparezcan dentro de Pahalo, por lo que la idea del clan no cambiará, la carga de Camio no ha disminuido en lo absoluto, olvídate de florecer, los números del clan siguen disminuyendo a medida que Camio envejece. ¿Qué piensas de eso? ¿Eres capaz de confirmar que tú y el clan Cuerno Ceniciento no irán camino a ese tipo de futuro? ¿No me digas que eres inmortal? ¿Estoy en lo cierto?

—….ugh.

El atento cabeza de toro frunció un poco el ceño.

— Aunque cada guerrero del clan Cuerno Ceniciento es un guerrero de elite excepcional, comparado a los otros clanes nobles, la población total no es mucha. Si hubiese una batalla de unos cuantos contra unos cuantos, el resultado dependería de la calidad de los guerreros, pero si es muchos contra muchos, el resultado dependería del número de guerreros. Déjame preguntarte algo…

Satán movió su mirada lejos de Adramelech, y miró precisamente hacia el este.

— ¿Puedes ganarle a los Escorpiones de Hierro? En un uno a uno, los guerreros Escorpiones de Hierro no serían un reto para los Cuernos Cenicientos, peor sus números son enormes. Los únicos que pueden igualarlos en números deberían ser los Malebranches allá en el lejano sur.

— ¿…de dónde sacó este chico toda esa información?

Lucifer murmuró suavemente, como sabía que terminaría interfiriendo sin importar lo que dijera, no interrumpió.

— Por algunas razones, Lucifer ahora se mueve con nosotros. El gran número de demonios vagabundos viviendo entre los Cuernos Cenicientos y los Escorpiones de Hierro también han sido reunidos por nosotros, justo ahora, no hay otras facciones entre ambos clanes. La guerra comenzará tarde o temprano. Por lo que, déjame preguntarte, ¿tienes alguna confianza de que le ganaras a los Escorpiones de Hierro?

— Que pregunta tan estúpida. Mi clan de Cuernos Cenicientos es el más fuerte en el Mundo Demoniaco. Sin importar cuantos insectos venenosos vengan del este, dependiendo de los números, seria…

Satán interrumpió bruscamente a Adramelech, quien comenzaba a hablar agitadamente.

— Uh, lo siento, eso no es lo que estaba preguntando. Hay un total de 4.000 guerreros Cuernos Cenicientos, en cuanto a los Escorpiones de Hierro, hay alrededor de 20.000. Lo que quiero saber es que cuando enfrentes una fuerza de batalla cinco veces mayor a la tuya, ¿cómo piensas luchar?

— Esta es solo una pregunta de cálculo simple. Mientras un demonio derrote cinco enemigos…

— Todos tienen que derrotar cinco demonios, ¿eh? Si obedientemente se alinean en frente de tus guerreros, todo estaría bien.

La batalla entre los demonios naturalmente se desarrollaba en un hibrido entre batallas mágicas y físicas.

Además del choque de armas y cuerpos, ocasionalmente habría ataques mágicos lanzados desde distancias lejanas.

Sin embargo, una batalla y una competencia donde ciertas reglas eran seguidas y un número fijado de gente batallando en un área especializada eran conceptos distintos.
Habrá estándares que varían grandemente en una situación de batalla, y en un área donde el enemigo superaba en números notablemente, las perdidas en su lado serían mucho mayores.

Una situación podría incluso elevarse cuando un guerrero Cuerno Ceniciento, quien puede luchar con cinco enemigos a lave, enfrente veinte Escorpiones de Hierro al mismo tiempo.

Aunque era posible derrotar a cinco enemigos de una situación de uno contra cinco, cuando se trataba de uno contra veinte, quizá solo tres podrían ser derrotados porque ellos eran suprimidos por el enemigo.

— ¿Has pensado en este tipo de situación?

— ¿…entonces que quieres lograr? ¿No me digas que has venido especialmente con el fin de ridiculizar a mis miembros de clan?

— No. Aunque acabas de decir que solo uno derrotando a cinco estaría bien. Satán sacudió su cabeza.

— Pero si fuera yo, tendría la confianza de que estaría bien siempre y cuando uno derrotara menos de un enemigo.

— ¿…que has dicho?

La expresión de Adramelech cambió.

— Lo que quiero decir es que si me convierto en el líder de los Cuernos Cenicientos, y comando a los miembros del clan bajo las mismas condiciones que tú, yo sería capaz de ganarle a los Escorpiones de Hierro con el menor de los sacrificios para tu clan.

— ¿Qué…?

Toda la atmosfera cerca de Adramelech cambió.

Aunque hasta ahora, Adramelech había creído que solo estaba atendiendo las observaciones sin sentido de un pequeño bribón que secretamente se había colado en este lugar, ese pequeño bribón clara y directamente argumentó sus cualidades como un líder.

— Oye, oye, oye…

Lucifer, quien descubrió que Adramelech estaba realmente furioso, miró a Satán, confundido, pero este último no dudó.

Parecía que esto también estaba dentro de sus expectativas.

— Entonces, líder de los Cuernos Cenicientos, Adramelech. ¿Quieres una batalla contra mí?

— ¿Dijiste batalla?

Adramelech, cuyo espíritu asesino se tornó en espíritu de lucha, osciló con fuerza su alabarda en forma de pilar, cortando el aire en todo el salón del trono.

— Está bien. Una batalla con todas las vidas del clan Cuerno Ceniciento como apuesta. No eres el tipo que permitiría que solo un mocoso como yo escupiera estupideces, ¿no?

Satán sonrió audazmente.

— Adramelech, creo que la llave para decidir la vida y la muerte de todo el clan Cuerno Ceniciento está en este momento. ¡Si gano esta batalla, voy a aceptar todos los guerreros del clan Cuerno Ceniciento!

Hataraku Maou-Sama Volumen 0 Capítulo 1 Parte 4 Novela Ligera

 

— ¿Está serio…?

Esta vez, Lucifer estaba realmente confundido.

Aunque Lucifer juzgó que Adramelech probablemente estaba en el mismo nivel o ligeramente más débil que él, sin importar qué, obviamente era un oponente que Satán no podría derrotar de ninguna manera.

Lo que Lucifer pensó a continuación, era que él también podría ser tratado como una fuerza de batalla.

Si luchaba seriamente contra Adramelech, habría una oportunidad de ganar. Pero en ese momento, Satán se volvió hacia Lucifer y preguntó:

— ¿Ahora estás motivado?




—…se siente como si las cosas se volverán problemáticas, por lo que no estoy muy motivado.

Lucifer respondió con honestidad.

Ahora, Satán dijo algo más sorprendente.

— Grandioso. Bueno, retrocede un poco hacia la entrada. Si pierdo, puede escapar directamente por allí.

— ¿Huh?

Lucifer pensó: ¿podría ser que Satán no quiere trabajar junto a mí para encargarse de Adramelech?

Aunque estaba confundido, ya que había dicho que no tenía que actuar, Lucifer no planeaba volver a interferir.

Retrocedió hasta la entrada sin dudarlo, y observó el desarrollo de la situación. Al ver esto, una sonrisa maligna apareció en la boca del cabeza de toro
Adramelech.

— ¿Planeas derrotarme sin la ayuda de Lucifer?

— Así es. Más bien, así tengo un 90% de probabilidades de obtener la victoria.

— ¿Eh?

Ese fue el sonido obvio de la duda de su compañero Lucifer.

Lucifer realmente no creía que en esta situación, Satán pudiese ser capaz de evitar luchar con enemigos cuyas habilidades superaban la suya tal como había hecho con él.

— ¡Deja de jugar, mocoso! ¡En el pasado, nadie logró sobrevivir tras la oscilación de esta lanza demoniaca pasada por los dioses de los Cuernos Cenicientos!
El rugido de Adramelech fue la señal del inicio de la batalla.

— ¡Haaah!

El enorme cabeza de toro levantó la lanza que era más grande que su propio cuerpo encima de él, la blandió por todos lados, luego la sacudió contra el piso.
En eso…

— ¿Eh? ¿Agua?

Agua comenzó a fluir desde los lugares donde la alabarda golpeó. Luego de eso…

— ¡Ugoh!

— ¡Wah!

Satán y Lucifer estudiaron la situación dentro de la habitación, sorprendido.

El trono que estaba hecho de piedra hasta hace poco, se había congelado al instante.

—…ya veo, esa agua era para esto.

Satán asintió mientras comprendía eso. Como si su deducción fuese confirmada luego, enormes pilares de hielo de los muros y piso de alrededor se extendieron como espinas hacia Adramelech y envolvieron todo el cuerpo del toro gigante en una pequeña cantidad de tiempo.

El Guerrero Adramelech, equipado con una armadura magia de hielo y una antigua lanza mágica ahora era el mago más hábil en magia de agua y hielo.

El agua que fluía en los canales cerca de la ciudad no era para satisfacer las necesidades de la vida diaria. Toda esta agua era el arma de Adramelech.

— ¡No importa cuán abrumadores en número sean los Escorpiones de Hierro, ellos poco a poco se convertirán en espíritus debajo de mi lanza! ¡Hoy eliminaré al bribón interesante que apareció ante mi salón del trono como una celebración anticipada!

— Admites que somos interesantes, ¿eh?

Satán se lamió los labios una vez más y murmuró suavemente.

— Bien, te lo dejaré a ti, viejo apestoso.

— ¿Hm?
Camio, quien estaba circulando en el aire sintió un enorme flujo de magia demoniaca dentro de la ciudad de piedra.

— ¿Este es el poder del actual líder de los Cuernos Cenicientos…?

Aunque se sintió sorprendido por la magia demoniaca, que obviamente superaba su capacidad actual, Camio solo se sorprendió, no tembló.
Pues ya sabía que ese curso de magia demoniaca aparecería.

— Ugh.

Tras ver el estado de los guerreros Cuernos Cenicientos que habían llegado para imponerse en su camino, Camio no pudo evitar graznar.

Los Cuernos Cenicientos obviamente estaban temblando por la enorme cantidad de magia demoniaca dentro de la ciudad de piedra.

Los ataques de magia y lanzas se debilitaron notablemente, muchas tropas de guerreros que llegaron al encuentro frenéticamente retrocedieron en la ciudad.

Era exactamente como Satán lo había descrito.

— ¡Es la señal! ¡Cambiemos formaciones!

Con las cosas como estaban ahora, Camio decidió apostarlo todo en ese joven demonio.

Los guerreros del clan Pahalo Dainino, quienes habían estado volando en formación dispersa y que esporádicamente lanzaban ataques, comenzaron a moverse en grupos de cinco basándose en la organización de las tropas decididas anteriormente.

— ¡Concéntrense en atacar en la ubicación donde la otra parte está liberando sus ataques!

Como una parte de los guerreros Cuernos Cenicientos responsable de atacar al cielo retrocedieron al sentir las anomalías dentro de la ciudad, los ataques dirigidos hacia Camio y los demás comenzaron a disminuir en cantidad, la barrera preventiva de lanzas y magia también comenzó a esparcirse, y por esto, ellos comenzaron a ser capaces de deducir la fuente de sus ataques desde el aire.




Los guerreros Pahalo que se formaron en grupos, comenzaron a apuntar hacia las ubicaciones atacantes de los enemigos y dispararon balas de magia demoniaca.

— ¡Tengan cuidado de no matarlos!

Siguiendo las instrucciones de Satán, Camio comenzó a derrotar sistemáticamente a los guerreros Cuernos Cenicientos que establecían batalla contra ellos.

Aunque los guerreros Cuernos Cenicientos lucharon arduamente y planeaban derrotar a las tropas Pahalo que volaban en grupos de cinco, sus flechas, lanzas y orbes de magia demoniaca fueron incapaces de golpear la formación aérea de los Pahalo que en un momento estaban reunidos y en el otro dispersos.

Al contrario, los ataques desde el cielo por parte de los guerreros Pahalo incrementaban su puntería rápidamente, y la cantidad de potencia de fuego para golpear a los Pahalo se volvía más y más escasa.

— Es la hora.

Tras confirmar que las reacciones alrededor de la ciudad de piedra habían desaparecido en su mayoría, Camio preparó otra señal.

— ¡Refuercen las entradas de la ciudad de piedra!

Los guerreros Pahalo descendieron de inmediato, eligiendo precisamente las cuevas que podían guiar al interior desde las incontables ventanas de la ciudad vacías o los agujeros, luego aterrizaron frente a ellos.

La razón por la que fueron incapaces de distinguir entre las entradas de la cueva más importantes y las que no lo eran, fuer porque ellos observaron los movimientos de los guerreros Cuernos Cenicientos cuando regresaron dentro de la ciudad.

Las tropas de guerreros Pahalo estaban formados en línea recta en las cuevas que servían como entradas que definitivamente conducían al interior de la ciudad.
Camio también lideró dos tropas y entró en una de las cuevas.

Incluso si los pasillos internos eran estrechos y zigzagueantes, aun había pasillos cavados para nivelar las estaturas del clan Cuerno Ceniciento.
Volar no fue un problema para los Pahalo Dainino, quienes, en tamaño, eran mucho más pequeños que los Cuernos Cenicientos.

— ¡A-ahí vienen!

— ¿Qué están haciendo los chicos afuera?

— ¡¿Q-que hacemos?! ¡Rápido vayamos a la habitación el líder del clan!

— ¡No podemos simplemente ignorar a los invasores!

Por otro lado, el clan Cuerno Ceniciento ya había descendido completamente al pánico.

El simple hecho de que su lider entrara en modo de batalla ya era un problema.




Justo cuando su atención estaba centrada en esas aves en el cielo, su líder estaba batallando con alguien.

Sin embargo, durante el instante en que planearon responder a eso, esta vez las aves derrotaron a los demonios exteriores e invadieron el interior.

Ninguno de los Cuernos Cenicientos presentes podía jugar que lado tenía mayor prioridad.

— Hm, ¿entonces esta «es la diferencia en estructura de mando»? ¡Ummmmm!

Comparado al clan Cuerno Ceniciento, quien había perdido sus órdenes completamente, aunque no se podía evitar, a través del pequeño número de élites que transmitían las ordenes a todos, los Pahalo eran muy habilidosos en la lucha con enemigos más fuertes que ellos.

0 0 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios