Hataraku Maou-sama! (NL)

Volumen 0

Capítulo 1: ¡Hataraku, Rey Demonio y Compañia! Hace Mucho Tiempo

Parte 3

 

 

Luego de correr toda una noche desde el asentamiento perteneciente al clan Pahalo Dainino. Satán estaba seguro de que había entrado en el área de influencia de Lucifer.

Aunque no había límite entre las tierras, la atmosfera circulante era completamente distinta.




El olor del aire, la temperatura y sensaciones cercanas, aunque todos esos eran factores abstractos, cuando se unían, lentamente se convertían en trozos de información.
Al norte de los Eriales Canto Rodado estaba una superficie arenosa dura y seca donde solamente crecía una delgada cantidad de pasto. Incluso había pequeños árboles que apenas fueron capaces de crecer. Este lugar era llamado Eriales Arenosos, y era el lugar donde se alojaba Lucifer.

— Lo sé. Probablemente estoy siendo menospreciado.

Si ese demonio llamado Lucifer era tan fuerte como Camio declaraba, entonces la presencia de Satán ya debería haber sido sentida. Pero Satán no podía sentir ningún aire de ataque agresivo que pudiese hacer que Camio temblara.

Incluso después de observar cautelosamente desde la distancia, no hubo indicios de la presencia de Lucifer entre los pequeños arboles escasamente distribuidos.
Quizá era porque Lucifer era tan fuerte, lo suficiente para encargarse de muchos demonios poderosos al mismo tiempo como para no preocuparse de pequeños demonios como Satán.

— O podría ser que ya haya dejado esta área. Si ese es el caso, entonces estaríamos en problemas.




También era un problema si Lucifer no estaba cerca. Por el momento, esta área era capaz de mantener la estabilidad debido a la influencia de Lucifer. Una vez que el poder de este estuviese fuera de vista, esto rápidamente se volvería un campo de batalla para las dos grandes influencias.

— ¡No, eso sería horrible! ¡Si es como hasta ahora, sería demasiado horrible!,¡Sin importar qué, Lucifer tiene que estar aquí!

Después de eso, casi por medio día, Satán continuó corriendo ansiosamente por todo el erial, pero aun así fue incapaz de encontrar algún rastro de Lucifer. Por eso, Satán no tuvo más opción que usar su último recurso.

Tras correr de aquí para allá por medio día, la atmosfera en el aire no cambió en lo absoluto. Eso quería decir que Lucifer, quien creó este tipo de atmosfera, aún estaba cerca. Parecía que incluso si descubría a Satán, él lo estaba dejando solo por ciertas razones.

O quizá Lucifer estaba usando magia de invisibilidad para observar al invasor, siendo el motivo por el que Satán no podía verlo.

— ¡……bien! ¡Si ese es el caso!

Satán se hizo esa idea. Se dio una palmada en ambas mejillas y tomó un profundo aliento.

— ¡Oye! ¡Ven un momento aquí, por favor!

Luego, Satán hizo uso de su método extremadamente primitivo para llamar fuertemente a su oponente.

Además de Lucifer, no había otro demonio vagabundo en el área que pudiese atacar a Satán, pues todos habían sido asesinados por Lucifer.

— ¡Lucifer! ¡Tengo algo que decirte!

Con el tono relajado, parecido al de un niño humano que buscaba a su amigo para jugar, Satán pronunció fuertemente el nombre de Lucifer.

— ¡No he venido porque me haya perdido! ¡Estoy aquí buscándote! ¿Me oyes?, ¡Sal, por favor!

Sin embargo, nadie respondió. ¿Acaso Lucifer podría estar dormido, o es que era un demonio que no necesitaba hacer eso?

— ¡Lucifer! ¡Lucifer~~~! ¡Sal de una vez! ¡Ya deberías saber que un demonio como yo no es alguien que te iguale! ¡No quiero hacerte nada! ¡Simplemente sal!

Satán era impertérrito y siguió gritando con fuerza.

Definitivamente, Lucifer estaba observando los movimientos en esa área. Y como lo hacía, definitivamente tenía su guardia activa hasta cierto límite, lo que era motivo para que Satán, quien valientemente pisó su territorio, fuese incapaz de sentir algún tipo de aura mágica que fuese suficiente para abrumar a Camio.
En otras palabras, Lucifer estaba cerca.
— Oye~ yo~~
Satán decidió gritar esa frase.
— ¡Tengo alguna idea que podría ayudarte a pasar el rato! Fue en ese momento.
— ¡Uwah!
Incontables orbes mágicos de color purpura rodearon a Satán en un destello.

Como era obvio que cada orbe mágico tenía la energía suficiente para incinerar rápidamente a alguien, Satán, quien no pudo moverse ni una pulgada, solo pudo movilizar desesperadamente sus ojos en todas direcciones para observar sus alrededores.

— ¿…te hice enojar?

En su campo visual, no había señales de un demonio. Pero parecía que Satán logró enganchar exitosamente a Lucifer (presa).
Ahora, lo único que faltaba considerar era la forma de cazarlo, sin embargo…

— ¿Quién demonios eres?

Hubo una voz que llegó desde arriba de Satán.

— ¿…puedo levantar mi cabeza para ver?

Antes de que Satán preguntara por la identidad de la otra persona, lo primero que hizo fue preguntar si podía moverse.

Después de todo, Lucifer era un demonio que era muchísimo más fuerte que Satán. Si él hacia un movimiento descuidado, podría ser asesinado en un instante. La otra razón más simple que a Satán la preocupaba era que si levantaba su cabeza, la parte posterior podría tocar uno de esos orbes mágicos.

— Muy bien. Pero si te atreves a hacer algun movimiento extraño, te perforaré la cabeza a través de los ojos.

— Lo entiendo. No haré nada. Voy a mirar.

Satán respondió con franqueza y al mismo tiempo empujó hacia atrás su cuello, nervioso, y miró justo encima de él.

— ¿Eres… Lucifer?

— ¿Tú fuiste el que me hizo venir?

— Eh, si, algo así.

Aunque así como estaba, Satán era incapaz de mover un dedo, finalmente confirmó la apariencia de Lucifer.
Que demonio tan pequeñito.

Aunque Satán era incapaz de ver el rostro de la otra persona con claridad debido a que su espalda estaba contra el sol, él parecía ser de su misma estatura.
El único rasgo especial de la otra persona eran las alas extendiéndose desde su espalda. No había cuernos ni garras gigantescas.

El enorme abrigo negro que lo rodeaba era de un diseño que Satán nunca antes había visto.

Más allá de eso, esta forma era inesperadamente similar a otra existencia dentro de los recuerdos de Satán.

— Entonces, ¿qué negocios tienes conmigo? Estaba en medio de una siesta. Si el contenido es aburrido, voy a achicharrarte y luego volveré a dormir.

— ¿Puedo hablar?

— Adelante.

La razón por la que él eligió pedir permiso para realizar su próximo movimiento era para asegurar su propia seguridad.

Aunque estaba completamente sudado debido al calor que irradiaban los orbes mágicos, Satán lentamente eligió sus palabras.

— En fin, déjame presentarme primer. Me llamo Satán. Vivo en algún lugar al sur de este erial arenoso, un lugar lleno de cantos rodados. He venido hoy aquí porque tengo algo que decirte.

— Ya sé que tienes algo que decir. Ve directo al grano, mi paciencia es poca.

Una vez que Lucifer dejó de hablar, el pelaje al final de la cola de Satán estaba comenzando a arder en lo que el orbe mágico la tocó.

Incluso así, Satán miró fijamente a Lucifer, con resolución, y dijo:

— ¿…no quieres jugar conmigo?

— ¿Ah?

— Debes estar aburrido, ¿cierto? Juguemos.

—…no comprendo lo que dices. Lucifer habló, sintiéndose perplejo.

— Es tal cual como lo estoy diciendo. Juguemos.

— ¿…qué, quieres luchar conmigo?

— Claro que no. ¿Cómo se supone que te voy a ganar? Solo quiero llevarte a otro lugar a jugar. Además, tú eres libre en este momento, ¿no? ¿Quieres ir a hacer algo divertido conmigo?

Aunque la luz estaba detrás de Lucifer, su expresión no era claramente visible, pero era la primera vez que generaba una reacción.

— Algo divertido, ¿eh? Justo ahora, solo matar a los demonios cercanos cuando siento que puede ser considerado divertido. ¿Existe algo más divertido que eso?

— Si no lo sigues encontrando divertido, puedes asesinarme para asegurarte que hay algo que «puede ser considerado bastante divertido».

—…eres realmente interesante.

En ese momento, todos los orbes mágicos que rodeaban a Satán desaparecieron tal cual como aparecieron.

— ¡Wahaa!

Satán exhaló todo el aire que estaba conteniendo y cayó débilmente en el suelo.

— ¿Qué, tenías miedo de esas cositas?

Lucifer aterrizó en frente de Satán, quien estaba respirando desastradamente.

Esa voz extremadamente ligera, hizo que Satán confirmara una vez más que la otra persona era realmente un demonio pequeñito.

— N-no lo puedo evitar… después de todo mi habilidad no es tan fuerte.

— Hmph. ¿entonces qué tipo de entretenimiento puede proveerme un enano como tú?

Y por primera vez, Satán miró fijamente al Lucifer que estaba frente a él, y vio su rostro.

Joven.

Esa fue su primera impresión.

Aunque los rasgos de los demonios del Mundo Demoniaco diferían entre las especies y los clanes, el rostro de Lucifer, el cual tenía una estructura similar a la suya, parecía ser extremadamente joven.

Sin importar como se mirara, no parecía que tuviese el poder para poner en guardia a los Cuernos Cenicientos y los Escorpiones de Hierro, y abrumar a Camio. Incluso comparado a «esa mujer», era obvio que él era más joven.

Incluso así, si el cruzó espadas con Camio cuando estaba en su juventud, entonces su edad actual no era posible igualarla a su apariencia juvenil.

Sobre la edad, «esa mujer» parecía haber dicho algo similar.

Sin embargo, la apariencia de Lucifer no era el punto principal. Aunque Satán se las arregló para mantenerse vagamente de pie en el escenario para así interactuar con Lucifer, aun así estaba coqueteando con la muerte.

—…cambio.

Con una elección cuidadosa de palabras, Satán respondió la pregunta de Lucifer.

— ¿Cambio?

— Si. He escuchado que eres muy fuerte, y que parece ser verdaderamente cierto. ¿Con que tipo de demonios usualmente luchas?

— No existe nada en especial, ellos son como cualquier otro. Siempre y cuando yo sienta que están atravesados o me tienen en la mira, entonces lo asesino, eso es todo.

— Pero, para ti, luchar puede ser considerado divertido, ¿no?

— Sí, soy realmente fuerte. Ser capaz de derrotar a mis oponentes es algo muy divertido.

— Puedo satisfacerte cuando estés en busca de algo disfrutable, puedo ayudarte a preparar enemigos y situaciones necesarias para ti.

— ¿…oh?

Hubo una reacción. Incluso si fue pequeña, Lucifer estaba comenzando a desarrollar algún interés en las palabras de Satán.

— Claro, una vez que sientas que has tenido suficiente y no te sientas a gusto cooperando conmigo, eres libre de detenerte en cualquier momento.

— ¿Ese es el «entretenimiento» del que estabas hablando?

— Nope. Es simplemente yo trabajar duro para preparar ofertas apropiadas para ti.

— Tienes razón en ello. Por otro lado, eres solo un mocoso, ¿cómo sabes palabras tan complicadas?

— También tengo mi privacidad. Satán dijo despreocupadamente.

Aunque no importaba mucho decir la vedad, crear algún secreto ayudaría a atraer a la otra persona, claro, hasta cierto límite.

— Tu poder y el mío pueden cambiar la batalla en el Mundo Demoniaco. Los demonios de este mundo imitarán la batalla entre tú y to. Al final, estaré en la cima del mundo. Claro, me encargaré de todas las cosas problemáticas, tu solo tienes que luchar en mi lugar en cada ocasión que gustes.

— ¿Los demonios de este mundo imitarán la batalla entre tú y yo? ¿Cómo puede suceder tal cosa?

— Incluso si uso las palabras para explicarlo, probablemente no seas capaz de entenderlo. Siempre y cuando me sigas, lo experimentarás tú mismo.

—…….

Lucifer momentáneamente quedó en silencio, como si meditara las palabras de Satán.

— Hmph~ definitivamente me has ayudado a pasar el rato.

— ¿….huh?

Lucifer, quien realmente solo pensó en las cosas por un breve instante, asintió con su cabeza y apuntó con un dedo a Satán.

Una vez Satán comprendió que la otra parte estaba reuniendo magia en la punta de su dedo, él rápidamente adoptó una posición defensiva.

— Pero no importa. Ese tipo de cosas es demasiado problemática. Toleraré las «cosas que puedan seguirse considerando divertidas». No puedo estar preocupado en cuidarte.

— Uh, eso….

— Cierto, dijiste que me ayudarías a preparar enemigos si yo quería luchar. Justo ahora, quiero asesinarte o luchar con alguien más para divertirme. Ayúdame a conseguir algunos enemigos. Si no, esta conversación termina. Tienes diez segundos

Él definitivamente parecía como si quisiese ser parte de ello y luego, al siguiente segundo, simplemente cambio de idea. Este tipo de inconstancia atrajo la admiración de Satán.

Si él ni siquiera tuviese tal estándar, no habría existido forma de que pudiese sobrevivir en este Mundo Demoniaco. Para ser capaz de entablar una
«conversación» tan larga, de alguna manera eso debería considerarse un milagro.

— ¿Quieres que te prepare enemigos en este momento?

— Uh, eh, sí. Solicito tu ayuda para preparar unos diez demonios. Eh, claro, si es que puedes hacerlo.

Preparar diez demonios en diez segundos.

Hacer eso en esta tierra, la cual era controlada por Lucifer, en esta tierra donde nadie podía sentir siquiera otra presencia demoniaca, era imposible.

— Huh, admito que eres un chico interesante. Pero detesto a la gente que dice palabras vacías. En primer lugar, no soy alguien que sea diligente y no existe garantía que puedas mantenerme entretenido.

El orbe mágico en la punta del dedo de Lucifer habia manifestado claramente tener una abrumadora cantidad de energía, completamente lista para perforar el cuerpo de Satán.

— Ok, comienzan los diez segundos. Adiosito, pequeño demonio inútil.

Lucifer mostró la sonrisa más cruel que jamás hubiese mostrado, sin embargo…

— ¿Quién dijo que no podía hacerlo?

— ¿Ah?

Incluso enfrentando el rayo de la muerte, Satán reveló una sonrisa sin miedo.

Justo cuando Lucifer frunció el ceño mientras sentía que algo era sospechoso…

— ¿Huh?

Seguido de una explosión, una fuerza se dirigió directamente hacia el cuerpo de Lucifer, haciéndolo tambalearse y comenzó a graznar.

Antes de poder comprender lo que estaba pasando, hubo el sonido de múltiples objetos navegando a través del aire y dirigiéndose hacia él.

— ¿Q-qué está pasando?

Lucifer ignoró completamente a Satán, extendió las alas en su espalda y escapó al aire.

Numerosos cantos gigantescos tan afilados como punzones estaba cayendo uno tras otro en el lugar donde Lucifer estaba hacía pocos segundos.

— ¡Ohhwaahhhhh!

Satán también evitó los cantos frenéticamente.

El impacto que Lucifer sintió hace poco fue debido a una roca que chocó directamente en su espalda.

— ¿Ese es… el clan Escorpión de Hierro?

Lucifer bajó su cabeza, sorprendido, mirando al joven demonio que estaba evadiendo las rocas para preservar su amada vida.

Los que iniciaron el ataque eran miembros de los guerreros de Escorpión de Hierro que por derecho, no deberían estar en el área. Incluso si uno no podía decir el número exacto, por las presencias que se sentía, al menos había diez de ellos.

— ¿N-no me digas que…?

Incluso si él realmente dijo querer diez demonios, fue realmente posible encontrar demonios suficientes para elaborar tal cantidad en tan poco tiempo.
Sin importar que fuese, era necesario deshacerse de esas personas problemáticas

Aunque no se sabía por qué el clan Escorpión de Hierro, quienes no habían hecho nada hasta ahora, de repente cometieron tales actos violentos, lo único que quedaba por hacer era hacerles pagar por emboscarlo.

Lucifer concentró la magia en sus alas y las liberó explosivamente, enviando un ataque hacia los guerreros Escorpión de Hierro que usaron telequinesis desde la distancia para lanzar las rocas.

— ¿Qué hiciste?

— ¡¿Qué?! ¡Duele! ¡Maldita sea! ¡Algunos pedazos de roca cayeron en mi nariz! ¡Uwah!

Lucifer, quien solo tardó unos simples minutos para eliminar ese grupo de guerreros Escorpión de Hierro, agarró a Satán, cuya nariz estaba roja y sus ojos llorosos, por el pecho y lo levantó en el aire.

— ¿Q-que pasa? ¿Qué haces? ¡Suéltame!

— Yo soy el que hace las preguntas aquí. ¿Cómo hiciste eso? ¿Cómo trajiste a los Escorpiones de Hierro aquí y que me atacaran? Esos bastardos nunca escuchan a los demonios que no son sus compañeros.

— ¡No los traje! ¡Planeé que ellos vinieran! ¡Esos no estaban bajo las órdenes de nadie, ellos vinieron por su cuenta!

— ¿Planear…? ¿Por su cuenta? ¿Qué estás diciendo?

— ¡N-n diré nada más! ¡Si quieres saber, entonces anda y juega en el lugar donde vivo! ¡O no te diré cómo lo hice!

— ¿…es en serio? ¡Cielos, menospreciarme de esa forma…!

— ¡Uwah!

Justo cuando Lucifer soltó un aullido lleno de furia y estaba preparado para apretar a Satán por el cuello. Un brillo purpura destelló entre ambos y la fuerza resultante de eso forzó a Satán y a Lucifer a separarse.

— ¿Q-que es eso… que acaba de pasar…?

Lucifer miró con sorpresa su propia mano y fue forzado hacia atrás por alguna energía que «no era magia demoniaca».

— Eso dueeeeeleeeeeee. ¡¿Q-qué acaba de ser eso?

En cuanto a Satán, él cayó en el suelo distante formando un arco parabólico y se enrolló en el suelo, adolorido.

— Parece que… no es la fuerza de este tipo, pero, esa energía de hace poco era…

Aunque estaba confundido por la luz y la fuerza que llegó de algún lugar cerca del collar andrajoso y rasgado de Satán, Lucifer lentamente aterrizó junto al joven demonio que estaba retorciéndose de dolor en el piso.

— ¿Cuál es tu plan para reclutarme?

— Eso duele mucho… ¿eh? ¿Qué?

Justo antes de que Lucifer hiciera esa pregunta, Satán seguía tocándose alrededor de su pecho, y solo bajó sus manos luego de haber tocado cierto objeto.

Lucifer no tomó especial atención en las acciones de Satán y siguió preguntando.

— ¿Qué beneficios tendré si trabajo contigo?

— ¿…hm? ¿Qué, estás dispuesto a venir conmigo?

— Respóndeme. ¿Cuál es tu objetivo? Primero despiertas mi interés y luego dices que quieres jugar conmigo. Sea lo que sea, necesitas mi fuerza para alcanzar tu meta, ¿no?
— ¡Si! Eso, incluso si te lo digo directamente, no estoy muy seguro si lo entiendas. Al menos, esos jovencitos con los que me encontré antes fueron incapaces de comprender lo que les decía.

—…si realmente tengo que decirlo, nunca pensé que hubiese un demonio que fuese capaz de decir tales palabras. ¿Realmente eres un demonio? ¿Qué estás pensando?

—…sobre eso.

Satán palmeó su cuerpo, el cual estaba cubierto de polvo, y apuntó hacia el cielo.

— Está bien si te lo digo, en primer lugar, no planeo ocultarlo. Pero espero realmente que puedas seguirme, por favor, no lo malinterpretes. Yo…

Lucifer no pudo abstenerse de mirar en la dirección en la que el dedo de Satán apuntaba.

Ese lugar parecía ser solamente el cielo rojo, peor Lucifer sabía que era lo que había en la dirección que Satán apuntaba.

— Quiero ir allí. Aunque solo lo escuché de alguien más, soy incapaz de alcanzar ese lugar por mi cuenta. Incluso si lo logro, es probable que muera de inmediato.

— ¿…lo escuchaste de alguien más?

— Como estaba diciendo, ya que no hay manera de ir allá en este momento, quiero incrementar mis habilidades y luego quiero cambiar el Mundo Demoniaco.

—…otra vez estas diciendo esas palabras tan exageradas…

— No estoy bromeando. Al menos de acuerdo a la información que escuché. Satán apuntó una vez más al cielo.

— Antes de que esa meta ponga a muchas personas que son más fuertes que Camio, tu o yo, sus números serán incluso mayores a aquellos pertenecientes a los clanes más grandes. Si conozco personas como ellos, seria problemático si todo se ve envuelto en una guerra. Por eso, necesito reunirlos a todos y volverme más fuerte.
El deseo de hacerse más fuerte definitivamente no era una mentira. Pero Satán tenía claro que los demonios eran incapaces de comprender el verdadero deseo oculto en su corazón, el cual era para progresar mucho más.

El verdadero deseo que Satán mantenía oculto, parecía ser un sentimiento natural para las personas que vivían en el distante «lugar de adelante», sin embargo, para los demonios del Mundo Demoniaco, eso solo era una debilidad.

Por un segundo, Satán revivió el último recuerdo de su clan. Recordó los cuerpos de sus padres hundirse en un mar de sangre, pero rápidamente se deshizo de esos recuerdos.

Quería lograr que ese tipo de escenario desapareciera del Mundo Demoniaco.

No quería que otro chico como él apareciera de nuevo.

Pero si revelaba todo eso ahora y hacia que Lucifer cambiara de idea, todo sería problemático.

— ¿Entonces qué piensas hacer? Podrías perder un poco de tiempo para seguirme, pero no creo que te llegues a encontrar con una situación desventajosa. Si te sientes que esto te enferma y simplemente quieres irte, entonces está bien si me matas.

—……..

Lucifer miró el rostro de Satán, y observó nuevamente el cielo.

— Sobre la gente que vive en ese lugar lejano…

¿De quién escuchó sobre ellos?

Lucifer rápidamente se tragó las palabras que estuvieron a punto de escaparse de su boca.

— ¿Hm? ¿Qué pasa?

— No… no es nada.

Lucifer sacudió su cabeza, respiró profundamente, y miró amenazadoramente a Satán.

— Una vez que me canse de ello, me iré de inmediato.

— ¡Woah!

Incluso después de ser visto con una mirada asesina, el joven demonio ante él aplaudió con alegra.

— ¡Esplendidooooo! ¡Yupii~ estoy realmente agradecido! ¡Estoy súper feliz!




¡Gracias!

— ¿Ehya?

Aunque uno podía decir que era un momento de descuido, Lucifer se sintió incomodo cuando su mano fue agarrada de repente.

— ¿Qué haces?

La otra parte ni siquiera vaciló aun cuando su mano fue sacudida.

— ¿Hm? ¿Extraño? ¿No puedes siquiera hacer esto? Cuando estas feliz, se supone que «chocas manos» con la otra persona, ¿no? Eso fue lo que escuché.

— ¿…qué diablos te pasa…?




Aunque fue solo un breve instante, Lucifer bajó la vista a la mano que fue agarrada y frunció el ceño.

La última vez que sintió una calidez vital además de la sangre de sus enemigos muriendo, fue algo que pasó hace cientos de años atrás. Aunque era incapaz de revivir el último recuerdo relacionado a ello, a Lucifer eso le seguía trayendo una sensación sorprendente de nostalgia. Miró al alegre joven demonio y preguntó:
— ¿Cómo te llamas…?
— ¡Lo dije hace poco, ¿no?! ¡Satán! ¡Satán Jacob!
— Uwah, que nombre tan común.
De acuerdo al conocimiento de Lucifer, ese era un nombre bastante común en el Mundo Demoniaco. Sin embargo, lo que no podía decirse que era común, era cosa que estaba oculta en el corazón del jovencito que poseía ese nombre. Emitió un brillo espectacular que ni siquiera el mismísimo Lucifer había experimentado antes.

— Bien. ¡Ya que hemos llegado hasta aquí, no sigamos perdiendo el tiempo! ¡Lucifer, solo sígueme! ¡Después de esto, es una carrera contrarreloj!

— Cielos, mis poderes están sobre los tuyos, y soy mucho mayor que tú. ¿Por qué no me tienes algo de respeto?

— ¡……!

Los ojos de Satán se abrieron por la sorpresa y miró directamente el rostro de Lucifer. Luego respondió con una sonrisa:

— Deberías saber que no es normal «respetar» a los demonios de otros clanes.

— ¡!

— Lo siento, no te respetaré. No dejaré que nadie me vea así. No es algo que un demonio normal haría. Y nadie sabe que no soy normal. Esa es mi ventaja en estos momentos. Creo que deberías ser capaz de comprender eso. Por lo que no te mostraré ningún respeto.

—….ya veo.




En la mente de Lucifer, esa frase era algo muy fácil de entender.

— Lo entiendo. Bien. Pero al contrario de ello, no me hagas aburrirme.

— ¡Déjamelo a mí!

Tras decir eso, Satán comenzó a caminar, agradecido consigo mismo. Mirando su espalda, Lucifer exhaló fuertemente.

— ¿…cuantos días planeas tardar para volver?

— Wah.

Lucifer tiró del cuello de Satán desde atrás y voló hacia el cielo de un salto.

— ¿…a qué dirección?

— ¡Allá! ¡Al frente de esas dos montañas que están unidas!

—…oh, ese es el lugar donde está ese viejo pajarraco hablador, ¿no?




— ¡Realmente conoces a Camio! ¡Él dijo que antes tuvo un duelo emocionante contigo!

— Oh, entonces ese viejo trata su batalla contra mí como su propia leyenda herocia, ¿eh? Lo voy a asustar ya que no lo he visto por un largo tiempo.

— Hablando de eso, he querido preguntarte, ¿Por qué no acabaste con Camio después de derrotarlo?

— ¿…qué, ese vejestorio no te lo dijo?

— Nope. Parece que tampoco está muy seguro de la razón.

La respuesta honesta de Satán hizo que Lucifer enarcara una ceja y sonriera amargamente.

— Ya que ese tipo no lo recuerda, entonces trátalo como que lo dejé ir por alguna razón trivial. No hay ningún significado especial detrás de ello… voy a volar.
— ¡Woah….! ¡Qué raaaapidooooo!

Lucifer sonrió un poco y luego comenzó a volar hacia el asentamiento que pertenecía al clan Pahalo Dainino. La voz de Satán comenzó a disiparse en el aire debido a la intensa velocidad.

— ¿Pooorrrr queeeeeeé?

— ¡Camio! ¡He vuelto!

El asentamiento del clan Pahalo Dainino había entrado en un estado de pánico debido a la visita repentina de Lucifer.

Y el que lideraba el grupo era, por supuesto, Camio.

— ¿Lu, Lu, Lucifer?

— Hola… tiempo sin verte, Camio.

Lucifer, quien aterrizó mientras cargaba a Satán, destelló una sonrisa cruel y miró al nervioso Camio.

— ¡Tú, tú… ¿Qué estás haciendo aquí?!

Al ver a Camio realmente nervioso, Lucifer casualmente lanzó a Satán al suelo.
— ¡Eso dolió! ¡Oye, ¿no estas siendo demasiado rudo?!
— Hmph, al ver tu cara de sorpresa, esta no parece haber sido una idea en la que tú participaste.
Ignorando la protesta de Satán, Lucifer usó su mirada helada para mirar al nervioso demonio anciano.
— ¡¿Q-qué se supone que significa eso?! ¡¿Qué dijiste sobre mí?!
— Ah, no mucho. Un mocoso interesante me invitó a jugar, por lo que apenas acepté su invitación.
— Aceptar su invitación… o-oye, Satán, ¿realmente tu…?
— ¡Eso duele muchooo… ¿no lo dije antes?! Es alguien inesperadamente fácil de hablar. Trata lo mejor posible de no hace que se enoje, pues Lucifer ahora es mi compañero.
— Compañero de juego.
— I-increíble…

Para Camio, hacer que Lucifer, quien tenía la fuerza suficiente para inducir miedo a los Escorpiones de Hierro y los Cuernos Cenicientos, fuese uno de sus camaradas, era algo que estaba más allá de su imaginación salvaje.

— ¡B-bien! ¡Satán, pícaro! ¡¿Qué le pediste a uno de mis subordinados por tu propia cuenta?! Uno de los exploradores me dijo que el territorio de los Escorpiones de Hierro tenía un movimiento extraño.

Justo cuando descubrió que Satán se había perdido, un guerrero llegó corriendo desde una dirección desconocida, completamente exhausto.

Luego que Camio interrogara al guerrero, él supo que ese guerrero había ido hacia algún lugar cerca del territorio de los Escorpiones de Hierro.

Satán, quien fue cuestionado por ello, respondió despreocupadamente.

— Ah, así que tú eres el chico al que le pedí que fuera a los límites del territorio del clan Escorpión de Hierro a gritar: «¡Lucifer se ha unido con los Cuernos Cenicientos!», ¿no?

— ¿Huh?

— ¿Qué has dicho?

Tanto Lucifer y Camio quedaron completamente sorprendido por esa respuesta inesperada.

— Esos Escorpiones de Hierro probablemente eran exploradores que fueron enviados a verificar los movimientos de Lucifer. Pero no pensé que lanzarían un ataque sin siquiera dar una advertencia. En realidad quería que se acercaran a Lucifer y luego ser descubiertos.

—….oh, ya veo.




Frente a Satán, quien estaba agradecido consigo mismo, Lucifer no estaba seguro si estar asombrado o estupefacto.

Si no hubiese sido por el comportamiento violento de los Escorpiones de Hierro, Satán habría sido achicharrado en la parte norte de los eriales.

— Si los Escorpiones de Hierro no hubiesen ido, ¿qué pensabas hacer?

— Conociendo el patrullaje regular y el comportamiento de los Escorpiones de Hierro, tenía la certeza de que definitivamente llegarían. Caminé hasta allí calculando cuanto tiempo les tomaría. Además, tenía algo más escrito sobre qué hacer si los Escorpiones de Hierro llegaban antes y te atacaban.

Satán casualmente se encogió de hombros.

— Además, si hubiese resultado muerto por ti, significaría que mi vida solo estaba a ese nivel, tal como el resto de mi clan.

Nadie notó esto como una resolución profunda. Este era el Mundo Demoniaco donde la vida era extinguida por poder, era un razonamiento natural.
Incluso así, Camio siguió diciendo como si le recordara a Satán.

— Usar tu propia vida como una ganga es el último recurso entre los últimos recursos. Por favor, trátate con más importancia.

— Jejeje…Satán quizá entendió eso y rió torpemente mientras se rascaba la cabeza.

— Este mocoso realmente es… ¿eh? Espera un minuto, si Lucifer ahora está aquí…

Camio pareció haber comprendido algo y se acercó una vez más a Satán. Este último asintió con su cabeza y dijo:

— Si. Las «restricciones» de Lucifer han desaparecido, por lo que el ambiente para que los Cuernos Cenicientos y Escorpiones de Hierro lleven a cabo una guerra está completo. Una vez que los Escorpiones de Hierro comprendan que Lucifer ha dejado los eriales arenosos, la guerra comenzará.

— ¡¿En qué estás pensando, muchacho piiicarooooo?! ¡¿Estás tratando de poner en riesgo la vida de mi gente?!

— ¡Eso dueeeleeee!

Camio comenzó a estrangular a Satán. Lucifer advertido ante eso, dijo:

—…espera viejo pájaro. No te olvides de mí. Actualmente, estoy de tu lado. Satán no hizo nada estúpido.

— ¡S-si, Camio! ¡Lucifer es un compañero! ¡Com-pa-ñe-ro!

— ¡¿Quién lo creería?! ¡Incluso si este tipo es un compañero, ¿eso qué…?!

— ¡Mientras Lucifer se mueva con nosotros, entonces ya sean los Cuernos Cenicientos o los Escorpiones de Hierro o cualquier otro rezagado, ellos sabrán que ya no eres el único que nos apoya aquí, Camio!

— ¡¿Y qué?! ¡Incluso si Lucifer y yo estamos aquí, no podemos interferir con una guerra absoluta entre los Cuernos Cenicientos y los Escorpiones de Hierro! ¡Ya fuesen los líderes de clan de ambos lados o los guerreros quienes sean arrastrados a ella, hay demasiados factores impredecibles!

— ¡Cálmate~ un~ poco~ Camio! ¡¿Quién dijo que vamos a interferir con ellos?! ¡Déjamelo a mí!

Luego que Satán escapara rápidamente de las alas de Camio, se frotó el cuello que había sido estrangulado y dijo con lágrimas en los ojos.

— Si no planeas interferir, entonces ¿qué piensas hacer? ¿No me digas que piensas huir? Si quieres que sea tu guardaespaldas mientras huyes, me voy de una vez.
Satán meneó su dedo hacia Lucifer.

— ¡¿Cómo es posible?! ¡Huh, aunque no puedo negar que quiero ser un guardaespaldas…!

Mientras hablaba, Satán comenzó a trazar el diagrama de la influencia de las áreas cercanas, tal como antes.

Lucifer observó con sorpresa las «palabras» escritas fluidamente por Satán.

— Viejo, ¿tú le enseñaste eso?

—…no.

Camio sacudió su cabeza en respuesta a la pregunta de Lucifer.

Un joven demonio que apenas había nacido hace unas décadas en realidad era capaz de usar la cultura perdida casi en todos los clanes del Mundo Demoniaco –
«las palabras», Lucifer encontró difícil de ocultar su sorpresa ante esto. Si no era el resultado de las enseñanzas de Camio, esto se hacía mucho más sorprendente.

El joven ignoró a ambos demonios adultos, y terminó el diagrama de influencias.

— Lucifer, los Escorpiones de Hierro y los Cuernos Cenicientos siempre han estado luchando entre sí en este sitio, incluso si dejas el lugar a partir de ahora, los Escorpiones de Hierro y los Cuernos Cenicientos probablemente descubran el sitio tras un periodo de tiempo, por lo que podemos hacer uso de este intervalo de tiempo.
Tras decir eso, Satán cambió el «Cuernos Cenicientos» que había escrito a «Nosotros».

— Vamos a obtener a los Cuernos Cenicientos, y conquistar el área norte del Mundo Demoniaco, y cambiar la situación de batalla entre los Escorpiones de Hierro y nosotros.

—…no entiendo para nada lo que estás diciendo. Satán le respondió a Lucifer, despreocupado.

— Para ponerlo a un nivel extremo, solo vamos a hacer lo mismo que cuando te traje. Como tenemos muchos guerreros que pueden responder, retaremos a los Cuernos Cenicientos con quien tenemos más ventaja cuando luchemos. ¡Y ese lugar está cerca de aquí!

— Huh…

— ¿Qué dijiste?

Lucifer y Camio no pudieron evitar mirarse el uno al otro.

Satán miró ambas expresiones de sorpresa, alegremente, y apuntó una vez más al mapa con el «Nosotros» escrito en él.

— Tenemos que hacer que Adramelech y los Cuernos Cenicientos que él lidera se vuelvan nuestro «compañeros de juego» antes que los Escorpiones de Hierro descubran que Lucifer no está cerca. Oye, Camio.

Escuchando a Satán decir su nombre, hizo que el viejo demonio espadachín se encogiera de hombros.

Camio pensó, quizá él había recogido a un chico realmente escandaloso para cuidar.
— Jaja, ¿Tienes miedo?
LA mirada familiar que el joven demonio mostró, hizo que Camio fuese incapaz de moverse, e incluso si era visto a través de Lucifer, él no sentía ningún tipo de ira.
— Esta es una oportunidad para que el nombre del General Ave-Demonio Camio del Clan Pahalo Dainino se expanda por todos lados una vez más. ¿Quiénes unirte?

***

 

 

Solamente la tierra de allí tenía montañas empinadas peligrosas que parecían que se elevaban hasta el cielo. Incontables cuevas estaban abiertas en la montaña, dejando ver como si esta fuese realmente una «ciudad».

Las cuevas, las cuales también servían como ventanas, no eran usadas para ver el escenario exterior, sino para estar alerta ante ataques de enemigos externos.
Incontables flechas, lanzas y orbes de magia demoniaca fueron disparados hacia el cielo a través de esa ventana.

Las lanzas lanzadas por los robustos demonios con cabezas de toro, poseían un poder más grande que los orbes de magia demoniaca normales.

Como si se burlaran de las lanzas y flechas, los guerreros del clan Pahalo Dainino esporádicamente dispararon orbes de magia demoniaca hacia la ciudad de roca.

Aunque carecían de guerreros fuertes, ellos seguían siendo un clan de aves demoniaca nacidas con cuerpos que les permitían volar. No solo era difícil que las lanzas voladoras o las jabalinas los golpearan, incluso si algo iba mal, la magia defensiva de Camio desviaría todos los ataques.

La batalla parecía como si un pequeño clan idiota de repente buscara problemas al enorme y noble clan Cuerno Ceniciento, pero en las sombras, había dos pequeñas figuras haciendo sus movimientos sigilosamente.

— Si hay un camino exterior, significa que también hay uno interior.

— ¡O-oye! ¡¿Realmente estamos tomando acciones en un lugar tan estrecho, uwah?!

Satán y Lucifer estaba avanzando a través de un túnel estrecho que no podía se transitado a menos que los dos demonios pequeños se agacharan.

Había un curso de agua debajo del tuno que estaba completamente oscuro, haciendo que el fondo de sus pies quedara completamente húmedos.

— Calma. O sino nos descubrirán.




— ¡¿Y qué si nos descubren?! ¡Uwah, mis pies están mojados! ¡Se siente muy raro!

Ambos ya habían caminado a un lugar donde la luz de la entrada ya no era vista, por eso, Satán era completamente incapaz de ver si Lucifer fruncía el ceño.

— Si somos descubiertos, las cosas se volverán problemáticas. Nuestro objetivo es encontrar al líder aquí sin que eso suceda.

— ¡¿Entonces por qué no podemos ser descubiertos?! Los guerreros Cuernos Cenicientos no son nada para mí.

— Seria problemático si ganas, ¿no lo expliqué antes de que saliéramos? Satán respondió de una forma bastante irritada.

Aunque una discusión detallada fue llevada a cabo antes de que salieran del asentamiento Pahalo Dainino, en realidad parecía que Lucifer no hubiese escuchado en lo absoluto.




Formar una «alianza» con el líder de los Cuernos Cenicientos, Adramelech.

Ese era el siguiente objetivo de Satán tras obtener una poderosa carta de triunfo conocida como Lucifer.

Aunque Satán pasó mucho tiempo para hacer que Camio y Lucifer comprendieran el concepto de «alianza», tras mencionar que pedir a los demonios vagabundos, incluido Lucifer, que se unieran al clan Pahalo Dainino era considerado en esencia una alianza, Camio duramente lo entendió.

Individuos o grupos ayudándose mutuamente y tomar las mismas acciones para un objetivo en común, eso era una «alianza».

Entonces, ¿qué era este objetivo?

Camio y Lucifer pensó que mientras ellos trabajaran juntos con los Cuernos Cenicientos, su meta seria establecida como aniquilar a la fuerza más poderosa del área, los Escorpiones de Hierro.

— Huh, en estos momentos, sería más fácil decirlo de esa forma.

Aunque Satán no lo negó, Camio y Lucifer eran «demonios con los que se podía comunicar».

Por esa razón, ellos notaron que los pensamientos de Satán no eran solo simples.

— Por otro lado, ¿esta cueva lleva realmente a algún lado? Si descubrimos que al final es un punto muero, explotaré al instante todo lo que me está rodeando, ¿sabes?

— Cielos.

Satán volvió su cabeza, y le habló a Lucifer en voz baja.

— ¿Por qué crees que estamos caminando a través de este enorme hueco con un flujo de agua? Este canal fue construido en una montaña de piedra donde los demonios viven. Es obvio que habrá algo en el otro extremo.

— Ah, ya veo.

La sensación de Lucifer aplaudiendo una vez se sintió desde atrás.

— En fin, movámonos rápido. Oh, a partir de aquí, los muros se volverán especialmente empinados. Lucifer, escala con tus manos y pies. No uses magia demoniaca, ¿bien?

— ¿Eh?

Satán respondió al sonido de protesta de Lucifer de forma relajada.

— A diferencia de su apariencia, los Cuernos Cenicientos son hábiles con la magia demoniaca. Si nuestra magia demoniaca es notada aquí, seremos quemados vivos. Ah, en ese momento no puedes usar tu poder para explotar todo, ¿bien? Si nos descubren y se produce una conmoción antes de que encontremos al líder del clan, habremos perdidos.

—…si puedo elegir, preferiría matarte ahora.

— Siempre y cuando lo aguantes un poco, algo interesante se convertirá en algo con mayor interés. Bien, es tiempo de seguir. Aunque también estoy preocupado por Camio y los demás allá afuera, el peor de los casos seria que los Escorpiones de Hierro noten la conmoción en el territorio de los Cuernos Cenicientos. Como la distancia es bastante notable, la posibilidad de que eso suceda es muy baja… oh, este es el punto final.

Tras escalar un corto tiempo, rayos de luz comenzaron a aparecer en la parte superior del túnel.

— ¡Finalmente llegamos!

— ¡Cálmate! Bien, parece que podemos salir. No hay nadie cerca. Bien, ya podemos subir.

Satán asomó primero su cabeza para observar los alrededores, y solo permitió que su cuerpo saliera de la cueva al confirmar que era seguro.

— Ya veo, aunque el mecanismo central no es conocido, el agua reunida sobre la ciudad es reunida de varios cursos de agua… afortunadamente, no son cloacas.

— ¿Cloacas? ¿Qué es eso?

— No, nada.

Actuando como si no lo supiese, Satán sacudió su cabeza para responder la pregunta de Lucifer mientras lo seguía.

Como el agua que fluía no apestaba, se podía determinar que este lugar no eran las cloacas, pero sin saber para que se usaba ese canal, lo mejor era no decirle a Lucifer el concepto de «cloacas».

Parecía que ambos habían llegado a un pasillo en los niveles centrales de la ciudad de piedra.

El techo construido era bastante alto para permitir las estaturas de los Cuernos Cenicientos, por esa razón, las antorchas también estaban colocadas en posiciones elevadas.

El flujo de agua dentro del túnel provenía de cierto agujero cerca del tejado, el agua salía de ese lugar, fluía a lo largo de los drenajes en el pasillo y los muros, y esa cueva estaba conectada a un nivel superior de la ciudad.

—…que diseño tan extraño. Satán dijo, confundido.

Sistemas de irrigación para enviar el agua a ubicaciones elevadas eran un gran trabajo y requerían uso de magia demoniaca.

Si este fuera «el mundo al otro lado del cielo», habría muchas razones para transportar el agua a lugares más elevados, pero normalmente, los demonios del Mundo Demoniaco no deberían tener razón alguna para hacer instalaciones de gran escala.

— Pero debería existir una razón para esto. No parece algo que fuese creado naturalmente.

En este lugar, ellos deberían cavar bastantes drenajes en las paredes y pisos para que el agua fluya. Incluso si fuese un curso natural de agua, no sería buena idea dejar que el agua fluyera en el interior de la estructura.

Además, los que ocupaban esta ciudad eran demonios que no necesitaban ni agua ni comida en día a día.

— Oye, Satán, ¿Qué piensas hacer ahora? ¿Quieres taladrar un agujero de nuevo?

Lucifer, quien notó que Satán estaba observando el agujero en el techo, mostró una expresión asqueada, tras dudar un poco, Satán sacudió su cabeza y dijo:

—…no, es mejor dejarlo así. Ahora iremos por este camino. Aunque tenemos que avanzar, acabo de mencionar que incluso si encontramos miembros de los Cuernos Cenicientos, no podemos matarlos. Por favor, actúa de acuerdo a mis instrucciones.

—…en serio, que extraño.

Aunque él no se rehusó, Lucifer parecía al insatisfecho, al ver eso, Satán comenzó a pensar:

— Parece que sería mejor si encontramos un enemigo pronto. La oportunidad llegó de inmediato.

A mitad del camino por el enorme pasillo, ambos se encontraron a un Cuerno Ceniciento desarmado que se dirigía hacia ellos.

Un claro sonido de pisadas eran oídas desde las sombras de las llamas frente a ellos, una pareja de destellantes ojos azules se les acercó, en ese momento, Satán repentinamente tomó la mano de Lucifer, y se agachó en la esquina del pasillo.

Un parche de sombra fue producido por la antorcha situada en la línea de visión del Cuerno Ceniciento, ambos contuvieron la respiración y se ocultaron en ese enorme espacio.

0 0 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios