Slime Taoshite 300-nen, Shiranai Uchi ni Level Max ni Nattemashita (NL)

Volumen 1

Capítulo 8: La Gran Batalla Dragón

Parte 2

 

 

Ellos puede que hayan sido dragones pero no habían sido tan impresionantes. A decir verdad, el ser una peleadora pequeña contra grandes oponentes había terminado haciendo las cosas más fáciles para mí. Había podido golpear con precisión en sus puntos débiles.

«¡Azusa-sama, realmente hizo el trabajo de una docena de personas ahí afuera!»

Laika se apresuró en venir hacia mí, con las manos libres.

«Bueno, realmente solo estaba ayudando—o quizás siendo independiente.»

«Azusa-sama, ¿usted cree que podría subirse a mi palma por un momento?»

Laika estiró una de sus grandes manos de dragón—en un animal, habría sido una pata delantera, pero los dragones eran animales superiores, así que usaban la palabra mano, tal como nosotros. Obedientemente, obedecí el pedido de mi aprendiz.

A continuación Laika me levantó en frente de todos.




Me sentí un poco como un hámster en exhibición. 

«¡Amigos! ¡Azusa-sama lo ha hecho! ¡Este es el poder de la Bruja de las Tierras Altas!»

 Ya veo; ¿así que esta es la plataforma de entrevista para el jugador más importante del encuentro?

 «¡Yo estuve mirando y ella realmente es sorprendente!»

«¡Larga vida a la Bruja de las Tierras Altas!»

«¡No esperaba menos de la criatura más fuerte del mundo!»

No hay nada femenino acerca del apodo «la criatura más fuerte del mundo», así que realmente deseo que no lo dijeran…de todas formas, ellos ciertamente parecen estar elogiándome y eso es muy lindo de su parte.

 Sin embargo, era demasiado pronto para el gran final. La pelea todavía no terminaba.

«Ahora debemos ir a la boca del Monte Rokko. Si ellos lo capturan, las cosas se pondrán desagradables.»

«Tiene razón. Allá arriba hay a su vez bastantes turistas y está el riesgo de que las personas comunes se vean arrastradas a esto. No solo eso, pero debido a la boda de hoy, solo quedan unos pocos dragones a mano y no estoy segura de que podrán protegerlo completamente…»




En ese caso, realmente necesitamos apresurarnos.

 «¡Laika, llévame al cráter!»

Si la situación empeoraba allá, la boda podría incluso empeorar.

Por el contrario, si lográbamos detener el daño en ese lugar, al menos seríamos capaces de continuar con las nupcias. Dado que habíamos ganado esta batalla, probablemente podríamos conformarnos con un «bien está lo que bien acaba.»

«¡Sí señora! Por favor suba.»

Laika me agarró con gentileza, colocándome a continuación sobre su lomo.

«¡Está bien, vamos! ¡Los dragones que aun puedan pelear, sígannos!»




***

 

 

 

Nos lanzamos al cielo con Laika a la cabeza.

Estábamos volando más rápido de lo que alguna vez lo habíamos hecho. Cuando miré hacia atrás, cerca de cinco dragones nos estaban siguiendo. Aquellos números probablemente eran suficientes por ahora.

El cráter no se encontraba expeliendo mucho humo, pero aun así, tomó bastante coraje para entrar.

«El interior del Monte Rokko es una gran caverna y muchos dragones hacen su hogar en el interior. También es bastante común que viajen hacia aquí aquellos humanos con lazos con los dragones.»

Cierto, mientras nos adentrábamos más, una suerte de pueblo humano apareció ante nuestros ojos.

«Cuando albergarnos personas tales como turistas u oficiales de gobierno, tomamos forma humana y los entretenemos ahí, en alrededores parecidos a un asentamiento humano. Hay dragones que a su vez han pasado la mayoría de su vida en forma humana.»

«Ya veo. Aunque a primera vista no veo ninguna señal de una batalla en progreso…»

Nos estábamos acercando más y más al pueblo al interior del cráter pero no encontramos indicación alguna de que alguien estuviera asolándolo, y no veía en ninguna parte a dragones luchando.

«¿Qué? Qué extraño… No puede ser que ya hayan sido aniquilados, ¿o sí?» Laika dio voz al peor caso posible.

Eso sería demasiado. Por favor que todos estén bien… Laika aterrizó a las afueras del pueblo y yo me bajé de ella. Ella tomó su forma humana y buscamos juntas en el pueblo.

Era prácticamente igual que en sus homologas humanas. La avenida principal tenía edificios hechos de piedra o ladrillo alineados a ambos lados.

«Está extrañamente silencioso.»

«Yo también lo creo…»

Esto era un acontecimiento totalmente inesperado.

Habíamos asumido que encontraríamos desarrollándose aquí una feroz batalla, aun así estaba siniestramente callado.

Inquietas ante la situación, nos adentramos aún más en el pueblo.

«Quiero hacer que la boda de mi hermana sea una buena, de algún modo…quiero que sea un éxito…»

Escuché murmurar en voz baja a Laika.

«Está bien. Terminaremos todo de forma segura y ellos serán capaces de terminar la boda de tu hermana.»

Puse una mano sobre la espalda de Laika, intentando tranquilizarla de la mejor forma posible.

Justo en ese momento, escuché abruptamente un sonido desconocido.

«Uu…Ghuuuuh…Uuuuh…»

¿Qué es eso? ¿Un quejido? 

Sonaba como un dragón, pero…

Ansiosas, continuamos para luego encontrarnos con una impactante escena. Cinco dragones azules yacían esparcidos a través de la plaza.

Ellos no parecían tener ninguna fuerza para seguir luchando. Estaban todos tirados sin fuerza.




Un círculo mágico o algo parecido brillaba bajo la plaza. ¿Acaso este hechizo había hecho eso?

«¿Acaso esto significa que técnicamente ganamos?»

«Así pareciera ser, pero ese es un hechizo con el que no estoy familiarizada. ¿Me pregunto quién lo lanzó…?»

Laika parecía dubitativa, yo tampoco sabía qué clase de magia era.

«¿Es una maldición para restringir a los enemigos de uno? No, eso no es. Esto les está succionando el poder, debilitándolos hasta que no puedan moverse. Es desagradable…»

Mientras estábamos realizando nuestra investigación en el lugar, una conocida apareció.

«¿Qué, eres tú? Mira que bueno encontrarte aquí.»

Cuando me di vuelta en dirección a la voz, ahí estaba de pie Beelzebub.

«¿Huh…? Sí, esta es una extraña coincidencia ¿Qué estás haciendo aquí?»

«Bueno, este es un punto turístico, como bien sabrás. Este cráter es el hogar de unas excelentes termas. Vengo acá de vez en cuando para relajarme y mitigar la fatiga.»

¿Una visita a las termas, hmm? Eso explicaría por qué Beelzebub estaba aquí, pero…

«Umm, ¿qué le sucedió a los dragones que están ahí?»

«Estaban siendo alborotadores, así que les enseñé una lección.» Beelzebub habló como si no fuera nada.

«Estaba dando un paseo a través del pueblo cuando estos wyrms aparecieron. Ellos estaban diciendo estupideces acerca de secuestrar a los turistas y bajar el valor del lugar como un punto turístico. Así que fui y los aniquilé.»

Beelzebub agarró una piedrecilla, la cual luego lanzó hacia los dragones inmovilizados.

«Este es un hechizo que produce un intenso estado de debilidad. Ha sido traspasado solo entre demonios, así que ustedes dos puede que no lo conozcan. Perfecto para atrapar criminales, ¿verdad?»

«¡¿Derrotaste cinco dragones azules por tu cuenta?!» Laika sonaba desconcertada.

«¿Hmm? ¿Por qué iría a ser derrotada por cinco insignificantes? Puedo escupir un aliento más gélido que ellos. Soy un demonio superior que ha vivido por tres mil años. Nunca perderé. En serio, no me insultes.»

La cara de Beelzebub enrojeció al verse ofendida.

«Tú también, Azusa. ¿No creerás que soy otra insignificante rival simplemente debido a que me derrotaste con ese truco barato la otra vez? La próxima vez, cuando peleemos de forma justa, ¡no puedo asegurar como terminará! ¡Después de todo, soy fuerte!»

«Umm, eso no importa en este momento.»

«¡Espera, detente! ¡Es imposible que no importe! ¡Es de la mayor importancia!»

Fui hasta Beelzebub y la abracé con fuerza.

«¡Gracias! ¡Evitaste una crisis para los dragones rojos!»

«¡Agh! ¡No te me aferres así! ¡Es vergonzoso! Además, no lo hice por ustedes. Esas pobres excusas de dragones eran muy engreídos, así que les enseñé una lección. ¡Eso es todo!»

«¿Hmm? Beelzebub, hueles bien, como si recién hubieras salido del baño.»

«¡Eso se debe a que recién salí del baño—y eso no es importante! ¡Suéltame!»

Lo que aprendí hoy: Beelzebub > Dragones

***

 

 

 

Nosotras regresamos al lugar de la boda inmediatamente e informamos que

todo había ido bien en el pueblo del cráter.

Con eso, la batalla había llegado a su fin de forma segura.

Tanto pronto como regresé, fui directamente donde mis hijas y Halkara.

«¡Estaba asustada, mami!»

«Mamá, gracias por venir.»

«Estaba pensando acerca de tallar mis últimas palabras en un árbol…»




Mis hijas (e incluso Halkara) me abrazaron. Aunque, no había más espacio para que la elfa se aferrara a mí, así que ella me agarró por detrás abrazándome de esa forma tanto si me gustara o no.

«No regresaba, Maestra-sama y yo estaba realmente preocupada. Pensé que podría haber caído bajo las garras de los dragones. Falfa y Shalsha comenzaron a preocuparse también, debido a mí… Estábamos fuera de sí.»

Ups. Ese es otro problema con el llegar tarde, ¿verdad?

 «Lo siento, realmente no tuve tiempo para regresar.»

«Mamá, lo tuviste más difícil que nosotras, así que está bien.»

«¡Tú regresaste, Mami, así que me olvidé de las cosas tristes!» Abracé con fuerza a mis hijas, una y otra vez.

Limpiar el resto también fue relativamente rápido, gracias a cierta persona.

Beelzebub lanzó ese hechizo debilitante sobre los dragones azules que habían atacado la boda y los inmovilizó también a ellos.




Ahora no había riesgo de un segundo round con estos tipos.

«Cielo Santo…vine aquí a los baños. ¿Por qué tengo que hacer trabajillos?» Beelzebub se quejó, pero al final, ella los paralizó a todos por nosotros.

«Gracias. Ahora no hay nada de lo que preocuparse.»

«Por amor al infierno. Si haces pedidos tan desvergonzados, es vergonzoso negarse.»

Poco a poco, estaba aprendiendo como manejar a Beelzebub.

Ella era del tipo que no podía decir no cuando las personas le pedían algo.…Aunque sí sentí que estaba viendo la paja en el ojo ajeno.

Siguiendo adelante, todos querían reanudar la boda inmediatamente, pero todavía había una cosa que quedaba hacer primero.

«Está bien, tiempo de pagar.»

Estaba sonriendo, pero este incidente realmente me había enfurecido. Algunas cosas están bien en este mundo y otras no.




«Futter-tart, cambia a tu forma humana. Podremos hablar de forma más

«¡Es Flatorte! ¡¿Podrías recordarlo de forma correcta?!»

«Humana, ahora. Vamos a hablar.»

A regañadientes, Flatorte tomó su forma humana.

Aunque su figura era humana, a diferencia de Laika, ella tenía una cola de dragón saliendo desde atrás en adición a sus cuernos.

Ella estaba usando un vestido rosado bastante lindo y su largo cabello tenía un brillo purpura.

Sin embargo, dado que el hechizo debilitante estaba activado, ella estaba tirada en el piso.

«Asumo que esto es suficientemente bueno… ¿Qué quieres?» Le pedí a Laika que se encargara de las negociaciones en sí.

«Primero, en relación a la compensación por los daños de esta batalla, te cobraremos esta cantidad.»

Laika, quien también estaba en su forma humana, le mostró a Flatorte un pedazo de papel.

«Blerrgh… ¡¿T-Tú quieres esa cantidad?! ¿No es eso mucho más de lo que costó la boda?»

«Esto incluye compensación por la angustia mental y por las personas heridas. Por supuesto que es un montón. Si no te gusta, ¿preferirías estar inmovilizada aquí por siempre?»

«E-Eso sería un problema…»

Los perdedores no tenían derecho a quejarse.

«Está bien. Aceptaré esa condición.»

Genial. Se llegó a un acuerdo.

De todas formas, yo quería tomar la oportunidad para dejar establecida una cosa más. Y por casualidad teníamos al tercero perfecto a mano para esto.

Tirando de Beelzebub detrás mío, fui hacia Flatorte.

«Está bien. Hay otro pacto que quiero hacer contigo, en adición a los daños.»

«¿Un pacto?»

«Correcto, un pacto de no agresión entre los dragones rojos y azules. Naturalmente, atacar con el objetivo de acosar está fuera de discusión.»

«N-No, pero…perderé mi razón de vivir…»

Quizás iba en contra de las reglas decir esto para alguien que no tenía intención de casarse, pero probablemente era esto por lo que ella seguía soltera.

«Si no aceptas, nunca volverás a casa,» le dije a Flatorte, sonriendo.

«¡Yeeeeeeeeek! ¡Tu sonrisa es escalofriante!»

«Entonces acepta. ¿Está bien?»

«Bien… ¡Lo aceptaré! ¡Lo haré! ¡Así que perdóname!»

«Azusa-sama… ¿Estaba pensando en esto?»

Cierto… todavía no le había contado mi plan a Laika.

«Eso debería traer la paz al Monte Rokko.»

«¡Muchas gracias!»

Laika me agradeció profusamente y mi humor mejoró un tanto.

El pacto entre Laika y Flatorte fue sellado de forma segura. La fuerza de Laika era de la más poderosa entre los dragones y su posición le permitió actuar como la representante de su tribu.

A continuación le di un golpecito suave a Beelzebub.

«Tu turno, hazlo bien.»

«Lo sé. Solo tengo que decirlo, ¿verdad?» Beelzebub aclaró su garganta.

«Es más, yo y Azusa, la Bruja de las Tierras Altas, hemos presenciado la conclusión de este pacto. Si el tratado es quebrado, nos deshonraras tanto a mi como a la Bruja de las Tierras Altas. Recuérdalo bien.»

Flatorte palideció. De cierta forma ella se veía lista para escupir una ráfaga de aliento helado.

«No hay forma de que pueda derrotar a la Bruja de las Tierras Altas y al Señor de las Moscas.»

«Por supuesto que no, nosotras aniquilaríamos a tus patéticos dragones azules en cinco minutos. Si no quieres eso, entonces enderézalos y vivan de forma honesta.»

Flatorte sostuvo su cabeza.




«Nunca debí haber hecho esto…»

Y así toda la limpieza posterior a la batalla terminó sin problemas.

Los dragones azules heridos se tambalearon en dirección a casa, mientras Flatorte se quedó atrás para servir de rehén hasta que los daños fueran pagados.

«Beelzebub, gracias por todo. Llegamos a un buen acuerdo.»

«Tú eres la única que podría hacer trabajar como un perro al Señor de las Moscas. A cambio, tienes que invitarme a hacer algo divertido.»

«Sí, si celebramos algún evento, te llamaré.» Beelzebub era una persona completamente buena.

«¡Yo también estaré contando contigo de aquí en adelante!»

Siempre he sido la persona a la que el resto acude, así que era un alivio tener a alguien en quien yo podía apoyarme. Mientras estaba en eso, la volví a abrazar.

«¡No es necesario que te cuelgues, mucho menos a cada rato!» Ahora todo lo que teníamos que hacer era seguir con la boda.

Slime Taoshite 300-nen Vol 1 Capítulo 8 Parte 2 Novela Ligera

5 3 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios