Slime Taoshite 300-nen, Shiranai Uchi ni Level Max ni Nattemashita (NL)

Volumen 1

Capítulo 7: Fuimos a una Boda Dragón

Parte 2

 

 

Después de eso, nos subimos nuevamente al lomo de Laika y llegamos al

Monte Rokko sin mayor incidente.

Un montón de dragones se habían reunido detrás de la montaña, la clase de lugar a las que las personas no irían normalmente. Nos podíamos dar cuenta a la distancia.

«¡Woooow! ¡Miren a todos los dragones!» (Falfa)

«Biológicamente, son dragones rojos. Ellos no son monstruos, están clasificados como la raza dragón.» (Shalsha)

«Si los enojo, realmente seré asesinada esta vez…» (Halkara)

Efectivamente me pregunté por qué Halkara siempre estaba trabajando bajo el supuesto de que incurriría en la ira de alguien, pero considerando su vida hasta este punto, el grado de preocupación era probablemente justificado.




«Esta todavía es la fiesta principal, así que todos están celebrando en su forma de dragón. Primero, permítanme presentarles a la novia, el novio y mi familia.»

«Está bien. Estás a cargo, Laika. Te vamos a seguir.»

Encontrando un espacio abierto, Laika aterrizó y nosotras nos bajamos.

Para ser honesta, no puedo siquiera diferenciar el sexo de los dragones con una mirada. 

Los ojos de los dragones se movieron hacia Laika.

«Laika-sama, ¿cómo le va?»

«Sus alas están tan bonitas como siempre hoy.»

¿Por qué de pronto suena como si fuera el salón de una escuela de chicas de alta sociedad?

 «Con lo que naces no es importante, lo que es importante para nosotros es la pregunta de cómo hemos mejorado desde que nacemos.» Laika dijo, sonando sofisticada.

«Laika-sama, tan elegante como siempre.»

Incluso sus amigas lo pensaban. Dado que todas eran dragonas, esto se sentía bastante surrealista para ti, pero para ellas, probablemente era normal.

«Gracias por venir a la boda de mi hermana. Lo aprecio mucho.»

«Pero por supuesto que asistiríamos a la boda de su hermana, Laika-sama.»

«Es cierto. Leila-sama cuidó de mi cuando estábamos en el comité juntas. Bueno, usted parece estar ocupada, así que nos marcharemos. Volvamos a charlar más tarde.»

Las dragonas se alejaron.

«Ruego que me disculpe, Azusa-sama. Ellas eran mis compañeras de menor edad en la escuela.»

«Oh, ya veo. Escuela, ¿hmm…?»

«Nosotros la llamamos escuela, pero solo aprendemos lo básico ahí. Después de todo, si uno quiere una educación seria, es mucho más rápido adoptar forma humana y asistir a la universidad.»

«No, ellas parecen bastante intelectuales. Creo que estoy comenzando a entender porque pareces tan inteligente, Laika.»

«No, no le llego ni a la suela de sus zapatos, Azusa-sama. Debo seguir aplicándome, eso es todo.»

Ahora que lo pienso, en su forma humana, Laika parecía estar en la escuela secundaria, así que las otras chicas probablemente tenían también la misma edad.




Nosotras caminamos a través del grupo de enormes dragones. No estaba en lo más mínimo preocupada ya que Laika estaba caminando por delante nuestro pero si ella no lo hubiera estado, esta caminata entre dragones habría sido terrorífica.

«¡Todos son enormes!»

«Hermana, enorme puede que sea grosero. Es cierto que son grandes, pero…»

Shalsha y Falfa parecían emocionadas. Por otra parte, Halkara tenía sus ojos en el piso mientras caminaba.

«Si enojo a estas damas y caballeros, me asesinaran al instante…ellos respiran llamas y me volverán cenizas…»

Pensé que ella estaba siendo increíblemente pesimista, pero podía entender su dificultad para relajarse con los dragones por todas partes.

Aquí y allí, los invitados estaban bebiendo alcohol y comiendo de gigantescas copas y platos.

Los platos tenían carne rebanada (aunque los pedazos eran demasiado grandes para que un humano pudiera comer) y vegetales.

Estos últimos eran servidos en lotes de cinco repollos y otros parecidos. Estos probablemente eran lo más parecido a morder tomates cherry para ellos.

«Por favor tengan cuidado de no subirse a ninguno de los platos. Podrían terminar siendo comidas junto a la comida.»

Laika nos previno en frente del grupo. Sí, tendré cuidado con eso. 

Inmediatamente luego de la advertencia, Halkara se subió accidentalmente sobre un plato y luego gritó: «¡Aaaaaah! ¡No, es un error! ¡No soy comida!»

«Con todos los dragones de la aldea aquí el día de hoy, está animado pero este lugar usualmente es un poco más tranquilo y relajado.»

«Hmm ¿cuántos dragones viven aquí?»

«¿Aproximadamente doscientos cincuenta, quizás?»

«Eso es un montón…»

«Sin embargo, algunos viven normalmente en otras montañas a su vez. No todos son de por aquí. Además, ese número solo se refiere a nuestra especie. Sería diferente si incluimos a las otras.»

«¿Hay de todas las clases verdad?»

«Sí y es ridículo que algunas de ellas sean llamadas dragones—Oh, ahí están mis padres, mi hermana y su marido.»

Cuatro dragones se pararon ahí.

Dos de ellos eran grandes y los otros dos eran más pequeños. Los más grandes probablemente eran los machos.

Mientras miraba los alrededores con eso en mente, comencé a ser capaz de distinguir sus sexos a causa del tamaño.

«Acabo de regresar. Esta es mi maestra, Azusa-sama, la Bruja de las Tierras Altas. Detrás de ella están sus hijas, Falfa-sama y Shalsha-sama. Esta es otra de las aprendices de Azusa-sama, Halkara-sama.»




«Yo soy el padre de Laika. He escuchado mucho de usted, espero que mi hija no le esté causando problemas.»




El dragón que habló era el más grande del grupo.

«No, no, estoy muy en deuda con ella. Me disculpo por colarme de esta forma.»

«Más invitados han llegado para celebrar la boda de mi hija. ¿Cómo podría ser eso un problema? ¡Ja-ja-ja-ja!»

Parece que ellos estaban realmente felices de tenernos.

A continuación Laika presentó a su hermana dragón: «Esta es mi hermana mayor, Leila.»

Dije «Buenas tardes» e hice una reverencia. Mis hijas y Halkara también hicieron una.

«Mi marido y yo fuimos amigos de la infancia por años. Cuando nos volvimos a reunir luego de ochenta años, realmente congeniamos y nos decidimos casar.»

«Ochenta años» sonaba como una gran cantidad de tiempo para eso, pero probablemente era algo normal para los dragones.

«Así que realmente todos se quedaran en su forma dragón para la ceremonia…»

Parecía que eso resultaría en una espantosa cantidad de gastos en comida, pero si esta era la costumbre, probablemente no les parecería inusual.

«Nosotros nos quedamos como dragones para la fiesta principal, luego cambiamos a nuestra forma humana para el after party y lo demás. El ser tan grande no ayuda para las tareas delicadas.»

La hermana me explicó las cosas. Ah, ya veo.

 «De todas formas, hoy realmente está agradable y pacifico ¿verdad…?» El padre dragón murmuró.

«Espero que siga así hasta el final.»

¿Por qué alguien diría algo que tan obviamente invitaría a la desgracia?

«Umm, disculpen… ¿Acaso estas cosas no terminan siempre de forma pacífica?»

Hablando honestamente, no quería ver que ese fuera el caso.




«Bueno, verá, la raza dragón está dividida en varias tribus que viven separadamente. Algunas no se llevan bien y ocasionalmente se dejan caer para causar problemas.»

Así que la comunidad dragón tenía sus propios problemas.

«En particular, cuando hay una boda, existe la posibilidad de que ellos lleguen de improviso. Aunque si hablamos de probabilidades, existe mayor probabilidad de que llueva, así que no podemos perder mucho preocupándonos.»

«Ya veo. Entonces espero que efectivamente se mantenga tranquilo.»

«Querido, debemos traer comidas lo suficientemente pequeñas para nuestros invitados humanos.»

Asumí que la dragona que habló era la madre dragón. Tal como sospechaba, ella era una de las más pequeñas.

«Oh, tienes razón…hagamos que coman lo que hemos preparado para el after party en la mansión.»

El padre dragón se marchó sin prisa y nosotras lo seguimos.

Él daba grandes pasos así que si no trotábamos para mantener el ritmo, nos quedaríamos atrás.

«Lo siento, Azusa-sama. Papá no está muy acostumbrado a vivir con humanos así que él no entiende como debería sentirse el caminar.»

«No, está bien. Solo significa que debemos mantener nuestro paso un tanto rápido.»

Sin embargo, cuando habíamos puesto algo de distancia entre nosotros y el resto de la reunión—

—El despejado cielo de pronto se oscureció. Miré hacia arriba y casi grité.

Había sido tapado por incontables dragones.

A diferencia de Laika y el resto, su piel tenía un tinte azulado.

«Son los malditos dragones azules. ¡Han venido por problemas!» El padre dragón gritó.

«¿Dragones azules? ¿Esos existen?»

«Sí, madame. Los dragones azules, los cuales viven en la Provincia de Heynt no tienen vergüenza, son wyrms barbáricos que escupen aire helado por todo el lugar…»

Los dragones que estaban en el cielo de pronto exhalaron un aliento blanco.

Los árboles que golpearon se congelaron como si hubiéramos estado en pleno invierno. Eso realmente se veía como un aliento gélido.

Ellos continuaron atacando el área que tenían por delante. La zona invernal se iba expandiendo gradualmente.

«Aaaaaaaaah…ya no puedo soportarlo…es demasiado para mi corazón, me voy a desmayar…»

Halkara se sentó, con la cara pálida.

«No podemos tenerte desmayada aquí. ¡Levántate!»

Esto se está poniendo feo, pensé y justo entonces, los dragones azules descendieron lentamente para aterrizar.

Parecía haber cerca de veinte de ellos.

Una de las intrusas habló. Ella estaba de pie al frente del grupo, aparentemente era la líder.

«¡Keh! ¡Keh-keh-keh! ¡Dragones rojos de la Montaña Rokko! ¡Escuché que estaban celebrando una boda hoy, vine a fastidiarlos debido a que son tan irritantes!»




La dragona acababa de admitir absolutamente que esto era un acoso. Ella ni siquiera se había molestado en dar un pretexto.

«¡La idea de casarte cuando con suerte tienes poco más de trescientos años! ¡Mientras que yo he estado soltera por más de cuatro siglos!»

¡Detecto celos! 

«No solo eso, pero hace veinte años atrás cuando le propuse matrimonio a mi novio dragón perlado en una reunión y él fue todo Tú eres la líder de un grupo que está acosando a los dragones rojo, ¿verdad? Realmente no me gustaría involucrarme en ese lio… ¡Y me rechazó!»

¡Eso se llama “cosechas lo que siembras”!

 Es verdad, nadie quiere salir con alguien que está consagrada a molestar a las personas.

«¡Todo eso es mi culpa!»

¡Y ella lo está reconociendo sin tapujos! 

«Aun así, en represalia, ¡voy a seguir persiguiéndolos! ¡Los corazones de los dragones azules son tan fríos como el hielo! ¡He enviado a un grupo separado hacia la boca del volcán en adición a aquellos de nosotros en esta boda! ¡También les congelaremos ese por ustedes!»

Que fastidio…

 «Su nombres es Flatorte, ella es conocida como la Reina del acoso de los dragones azules.»

El padre de la novia ofreció una explicación en nuestro beneficio. El lidiar con alguien como ella realmente te debería cansar…

«No se puede evitar. Ahora que ha llegado a esto, simplemente tendremos que darlo todo en un enfrentamiento contra ellos.»

El dragón padre aparentemente se había armado de valor a sí mismo.

Escuché el sonido de unas pesadas y rápidas pisadas, para cuando me di vuelta, los dragones de nuestro lado ya habían comenzado a juntarse.

Cuando una cuadrilla de dragones de este tamaño atacaba, no tomaba mucho tiempo para notarla.

Laika se puso de escudo ante su hermana mayor.

«Hermana, es peligroso aquí. ¡Por favor retírate con tu novio!»

«¡Esta batalla comenzó debido a nosotros, así que pelearé!»

«¡Yo también pelearé, para proteger a Leila!»

Naturalmente, los recién casados también eran dragones, así que tenían pensado entablar combate. Esto estaba comenzando a ser un grave incidente.

Mientras tanto, mi principal prioridad era proteger a aquellas que habían venido conmigo: mis hijas y Halkara.

Falfa se aferró a mí con fuerzas.

Shalsha se había aferrado a mi vestido, intentando aguantar.

Los espíritus slimes no podían esperar estar a la altura frente a esta cantidad de dragones.

Por alguna razón, Halkara ya estaba tumbada sobre su estómago.

«¡¿Por qué estás en el suelo?!»

¡No hay forma de que ella ya hubiera sido atacada! 

«M-Me estoy haciendo la muerta. Las últimas palabras de mi abuelo fueron cuando te encuentres con un dragón, hazte la muerte, así que…»

Estaba a punto de informarle que eso en realidad era más peligroso cuando un dragón corriendo dejó una gigantesca pisada justo al lado de Halkara.

Un metro hacia el lado y ella probablemente habría sido aplastada y asesinada instantáneamente.

«N-No más hacerse la muerta.» Halkara se paró, con la cara blanca.

«Sí, creo que eso probablemente sea lo más sabio.»

«Por favor, escapen a algún lugar seguro, honorables invitadas. Esta es una pelea entre dragones. ¡Nosotros los derrotaremos!»

En cuanto el dragón padre había dicho eso, se lanzó el mismo al combate.

«Algún lugar seguro»… ¿Cuál podría ser? 

Un gélido aliento llegó en nuestra dirección.

¡Diablos! Levanté mi mano derecha y desaté un hechizo de llamas.

Llamas y frío viento chocaron, cancelándose entre sí.

Como resultado, no experimentamos nada peor que una temporal caída en la temperatura, similar a un golpe de aire acondicionado.

«¡Mami, eso fue asombroso! Pero algo escalofriante…» 




«Mamá, estamos en medio del campo de batalla. Deberíamos alejarnos más…»

 La sugerencia de Shalsha parecía como un buen plan. Sostuve con firmeza las manos de las chicas.

«¡Ustedes dos, déjenselo a su madre!»

No había pedido ser de nivel 99, pero…

…En este instante, ¡iba a usar mis poderes al máximo!

5 2 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios