Slime Taoshite 300-nen, Shiranai Uchi ni Level Max ni Nattemashita (NL)

Volumen 1

Capítulo 6: Beelzebub Estaba Aquí

Parte 1

 

 

Al día siguiente, el cielo estaba despejado así que Halkara y yo nos dirigimos hacia la aldea de Flatta.

Nos encontramos con slimes a lo largo del camino, así que los cazamos con precisión y luego recogimos las piedras mágicas.

«Maestra-sama, realmente es experta en eliminar slimes ¿verdad?»

«Sí, ya que lo he estado haciendo durante tres siglos, soy como la conservadora de una técnica artesanal tradicional. Tú inténtalo esta vez, Halkara.»

Halkara blandió un bastón hecho de roble. «¡Toma esto, y esto!»

Rebotaron.

Sus pechos rebotaron de tal forma que no podrían creerlo.




Fue tan malo que te hacia querer preguntar ¿Cuál es el slime, huh?

 «Whew…logré matar uno, de algún modo.»

«Suertuda…»

«¿Qué cosa?»

«No, nada. Olvídalo.»

Probablemente tiene que haber un montón de desventajas como tener los hombros agarrotados y cosas por el estilo, pero solo por un día, me encantaría experimentar esa sensación por mí misma.

Y así, obteniendo algunas monedas mientras íbamos, llegamos a Flatta. La aldea estaba tan pacifica como siempre.

«El aire en las aldeas de tierras altas es encantador ¿cierto? De alguna forma, es tan seco.»

«Eso es lo que he escuchado. Yo nunca he dejado el área, así que realmente no sé la diferencia.»

Está bien, primero probablemente deberíamos dar casualmente una vuelta alrededor de la aldea. 

Dado que ella iba a estar viviendo conmigo, sería mejor presentarla temprano a todos y así quitármelo de encima.

Después de todo, si las personas pensaran que ella era una elfa misteriosa, chismorrearían más. Si les digo que ella era mi aprendiz, sería más fácil convencerlos.

Dejando eso a un lado, mi familia últimamente ha estado creciendo rápido.

Apuesto que, si uno vive durante mucho tiempo, tu familia probablemente estará destinada a expandirse a veces.

Creo que comenzaremos a caminar a lo largo de la calle flanqueada por tiendas, la cual a su vez resulta ser el camino principal de la aldea.

Cada vez que veíamos personas, los saludábamos a todos y cada uno de ellos.

«Buenos días»

«Buenos días» me sentía como una política en periodo de elecciones.

Por supuesto, el «buenos días» no era el objetivo. Lo que estaba haciendo era presentar a Halkara.

Primero, divisé a una anciana que estaba pasando.

«¡Buenos días!»

«Bueno, bueno, Gran Bruja de las Tierras Altas. Buenos días para usted también.»

En esta aldea, no había nadie que no conociera a la Bruja de las Tierras Altas.

Tenía un rating de aprobación del 100 por ciento. Usualmente, eso solo sucede en las dictaduras.

Es el resultado de la confianza que he ido acumulando a través de trescientos años.

«He venido a presentar a mi nueva aprendiz. Esta es mi estudiante elfa, Akikana.»

«¡S-soy Akikana… hago medicinas! ¡Trabajaré muy duro!»

«¿Oh? ¿Un elfo eh? No he visto muchos de esos por mí misma. Es un placer conocerla.»

Genial, esa es una menos.

 Si sigo con esto durante un largo tiempo, «Akikana» estaría destinada a mezclarse con la aldea.

Luego de eso, nadie pensaría que una extraña elfa se había unido a sus filas.

Naturalmente, Akikana era un alias.

Si la presentábamos como Halkara, las personas que sabían sobre el cartel de se busca podrían darse cuenta.

Sin embargo, a mitad de camino de nuestras presentaciones, la atmósfera se volvió notablemente extraña.

Uno de cada dos aldeanos aproximadamente reaccionaba de forma incómoda.

Realmente no lo entendí al principio, pero gradualmente comencé a hacerlo.

Casi todos los hombres estaban mirando el pecho de Halkara. En un momento dado, hubo un transeúnte que estaba como:




«N-Nunca había visto unos s-senos como esos en esta aldea…» y un niño que exclamó:

«¡Señorita, sus tetas son inmensas!» por lo que dudo haber estado equivocada.

«Dime, ¿acaso los hombres realmente le prestan mucha atención a los pechos? Una pensaría que a uno o dos no les importaría ¿verdad?»

¿Acaso siquiera es posible una tasa del 100 por ciento? Normalmente, eso solo sucedería en las dictaduras. Alrededor de una persona de cada diez no sería realmente fan de los pechos grandes ¿verdad? Esta era una clase de reputación totalmente diferente.

«Oh… no, así es como usualmente se da. Yo sé que me están mirando, el tener hombres fijándose en mi es vergonzoso, pero…de cierta forma ha sucedido mucho en mi vida, así que…»

Halkara parecía haberse rendido. El tener un pecho considerable parecía ser más difícil de lo que pensé.

«Incluso si hay personas que dicen preferir los pechos más pequeños, sus ojos simplemente se mueven hacia mi amplio busto cuando lo ven o así he escuchado. Es un poco similar a verse sorprendido por alguien muy alto.»

«Ya veo.»

«Así que, Maestra-sama, crea en usted misma por favor.»

«¡¿Disculpa?! ¡No hables como si no creyera en mí misma!»

«¡Incluso si su busto es pequeño, puede vivir con confianza!»

«¡No lo llames pequeño así de la nada! ¡C-Como sea, no es tan pequeño!»

Que aprendiz tan grosera.

A continuación, nos detuvimos en el almacén de la aldea. Esta era la tienda que vendía mis medicinas en consignación.

Estaba planeando hacer que vendieran a su vez las de Halkara. Ellos no tenían una razón en si para negarse, así que el asunto se decidió con facilidad.

«Yo soy Akikana, una boticaria elfica. Espero con ansias el hacer negocios con usted. Estas son pastillas que he hecho, estas son buenas para la digestión y las otras pueden ser usadas como suplementos nutricionales.»

El hombre que atendía la tienda dijo:

«Puede apostarlo. Si es la aprendiz de la Gran Bruja de las Tierras Altas, se venderán realmente bien.»

Pero entonces, por alguna razón, su expresión se nubló.

«Erm, señorita… ¿Dijo que era una boticaria? ¿Alrededor de cuantos años ha estado haciendo esto?»

«¡¿Oh?! ¡¿Está preocupado acerca de mis ingredientes dado que dije que acabo de volverme una aprendiz?! ¡Efectivamente me volví una estudiante hace poco, pero he estado trabajando como una boticaria por varias décadas ya!»

«¿Y-Ya veo…? En otras palabras, usted es una elfa con una larga carrera como boticaria…»

¿Qué es esto? Estaba comenzando a sentirse como un interrogatorio.

¿Había algo sospechoso sobre nosotras?

«A propósito, ¿de qué provincia viene?»

«Hrant.»

«Ya veo…No, no se preocupe. Apuesto que es alguna clase de error, estoy seguro.»

Realmente quería preguntarle acerca de que exactamente estaba hablando, pero la sospecha podría volver y morderme así que simplemente dejamos la tienda.

«Está bien, hemos logrado nuestro objetivo principal. Ahora solo necesitamos ir por los alrededores saludando a las personas y nos vamos a casa.»

«Tiene razón. Umm, ahora hace poco, sentí como si él estuviera haciendo un montón de preguntas acerca de mis antecedentes…acerca de donde estaba mi provincia y esas cosas…»

«Quizás tu acento captó su atención. Diferentes regiones tienen entonaciones diferentes, ya sabes. Ja-ja…»

Luego de eso, mientras seguíamos en nuestra ronda de presentaciones, las personas se pusieron a mirar demasiado a Halkara. Hasta hace un minuto atrás, las únicas miradas habían sido masculinas e iban dirigidas a su pecho, pero ahora también estábamos recibiendo las de mujeres.

Había algo extraño…no solo eso, pero el cambio había sucedido de forma tan abrupta.

Finalmente, nos detuvimos en el Gremio para saludar.

«Natalie, buenos días. He venido a presentar a mi aprendiz.»

«¡Aaaaaaaaaaaaaaah!»

Por alguna razón, Natalie saltó de su silla y se alejó.

¿Qué sucede con esa reacción? Uno pensaría que vio un monstruo

«Umm, soy Akikana, una boticaria elfica…espero con ansias el hacer negocios con usted…»

«¿Tú eres la que estuvo produciendo Nutri-Alcohol en Hrant?»

«¡Oh vaya, sabes sobre eso! Es impresionante. En serio, estoy realmente conmovida que hayas escuchado sobre mí en este lugar tan lejano.»

Apresuradamente, golpeé a Halkara con mi codo. ¡El hecho que ella había creado el Nutri-Alcohol no estaba en nuestro libreto!

«Oh, cierto…Umm, la elfa que hizo el Nutri-Alcohol es una pariente lejana mía. Su nombre es Halkara y ella es una niña tonta, del tipo que come hongos venenosos por error…»

Halkara intentó cubrir sus huellas de manera enfática.




«¿En serio…? Verán, esta mañana un aventurero se detuvo en el Gremio. Él dijo que si veíamos a una persona que concordara con esta descripción, le hiciéramos saber.»

El papel que Natalie sacó era el cartel de «Se busca» que Halkara me había mostrado (Aunque este había sido traducido de Demonio a Humano.)

Slime Taoshite 300-nen Vol 1 Capítulo 6 Parte 1 Novela Ligera

 

«¡Aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaah! ¡Se está esparcieeeeeeeeeeeeeendo!»

Halkara gritó.

Yo también quería gritar.

¿Era por esto que todos estaban tan enfocados en ella? ¿Se estaban preguntando si acaso ella era esta elfa…? Estoy aliviada de que hayamos usado un alias.

«Huh. Una elfa de Hrant, que coincidencia. De todas formas, su nombre es diferente así que no tiene nada que ver con mi aprendiz Akikana. Mm- hmm, sí, me alegra que ella esté completamente no involucrada.»

Mi estrategia: superar esto a la fuerza.

«Ya—ya veo…tiene razón…»

«A propósito, ¿adónde fue el aventurero que trajo este afiche?»

«Él solo pasó rápidamente por la aldea, preguntando si había algún elfo viviendo aquí. Aunque, evidentemente, él no creyó que estuviera aquí. Él ya se marchó a otra aldea.»

Así que acabábamos de perderlo.

Esa fue una pequeña consideración, pero pronto la voz se correría. Necesitábamos elaborar una respuesta y rápido.

***

 

 

 

Halkara y yo dejamos la aldea antes del mediodía y nos fuimos directamente de regreso a la casa.

No había pensado que ese afiche circularía tan rápido…

Mi estrategia de convencer a las personas de que ella era mi aprendiz puede que me haya resultado contraproducente. Quizás debí haberla mantenido escondida en la casa por un tiempo y más adelante haberla presentado como mi aprendiz…

«Primero, no tienes permitido ir a la aldea por un tiempo. Somos afortunadas de que no había una descripción física circulando, pero dado que hay muy pocos elfos viviendo en las cercanías, el simplemente ser una es suficiente para que la gente se lo pregunte. Las personas difícilmente van al bosque, así que si deseas hacer ejercicio, deberías hacerlo ahí.»

«Está bien…tendré cuidado.»

Cuando finalmente llegamos a casa, Halkara estaba temblando como una hoja.

«¿E-Ellos vendrán, que cree? ¿Vendrán aquí los cazadores de Beelzebub?»

«Vamos, contrólate. No es como si ellos supieran cómo te ves. Podemos superar esto, intenta ser optimista…»

De todas formas, peligro había.

«Laika, ¿podrías evacuar a mis hijas a una aldea lejana en algún lugar?»

«Sí, yo justo estaba pensando en sugerir eso mismo.»

El tener a Laika cerca era una gran ayuda.

«Por favor hazlo entonces.»

Estaba planeando proteger a Halkara, pero también necesitaba asegurarme que ningún daño les ocurriría a mis hijas. En casos como este, no podías llamarlo una victoria a menos que protegieras a todos.

«Mamá, yo también quiero pelear.»

Shalsha vino hacia mí, profundamente afligida.

«La vez anterior intenté derrotarte, así que esta vez, lo compensaré protegiéndote—»

La abracé con fuerza.

«Gracias, Shalsha. Aprecio la idea, pero no. Tú eres mi hija, protegerte es el trabajo de tu madre.»

«Pero en un libro que leí decía que Beelzebub es realmente peligrosa…» En ese momento, Falfa llegó corriendo.

Ella tomó la mano de Shalsha.

«¡Shalsha, le estás causando problemas a mami! ¡El decir eso te hace ver como una hija responsable pero en realidad no lo estás siendo!»

Incluso si ella normalmente daba la impresión de ser infantil, Falfa realmente era una hermana mayor.

«Está bien…hermana.»

Shalsha se rindió y Falfa acarició su cabeza. Para su madre, la escena fue realmente adorable. Quería pensar seriamente en la posibilidad de hacer una cámara alimentada por magia.




«Azusa-sama, nuestro oponente es un demonio de alto nivel. Podría ser sabio el reforzar aún más la barrera. Hechizos que repelen a los demonios han sido legados entre los humanos y creo que podría hacer uno con su Creación de Hechizos.»

«Excelente idea, Laika. Ahora que lo mencionas, recuerdo haber leído de uno en mis grimorios.»

«Entonces regresaré a mi forma dragón y me llevaré a estas dos a otro lado.

¡Estaré orando por su buena fortuna en la batalla desde lejos!»

«Sí, lo sé. Que tengan buen viaje.»

Las tres dejaron rápidamente la casa, volando sin haberse comido el almuerzo que las estaba esperando.

Quería disculparme con Laika, quien había hecho lo suficiente para todas, pero en este momento, primero venía la seguridad.

Un pequeño insecto alado voló cerca de la comida descuidada.

No era muy higiénico y se sentía simplemente asqueroso. Usé mi hechizo de Hielo y Nieve para congelar las porciones que Halkara y yo no comeríamos.

Salí de la casa y lancé una barrera repelente de demonios alrededor de la casa.

«Un demonio muy poderoso podría atravesarla, pero si gasta su poder en eso supongo que no puedo quejarme.»

Mi nivel también bordeaba la trampa. Esto probablemente serviría por el momento.

Esa tarde y trasnoche, nada en particular sucedió.

Supongo que no nos atacarían tan rápido. 

«De seguro sería agradable si las cosas se quedaran así de tranquilas.»

«Desde hace mucho tiempo, se ha dicho que los demonios son nocturnos. Es posible que vengan en la noche…»

«¡Agh! Si eso es verdad, no seremos capaces de tener una buena noche de sueño…»

Ningún ataque llegó durante la cena tampoco. El insecto seguía volando por los alrededores, pero dado que no existían los insecticidas en este mundo, lo dejé ser.

Después de la cena, Halkara bebió un poco de Nutri-Alcohol. En cierta forma, esta cosa había sido la raíz de su problema.

«Beberlo en la noche se ha vuelto un hábito mío…»

Una botella era bastante pesada, pero Halkara de todas formas había llegado aquí con una docena entre sus pertenencias. De acuerdo a ella, las bebió para alimentar su prolongada huida.

«Halkara, duerme en mi cuarto esta noche.»

«Maestra-sama, ¿no me diga que prefiere a las mujeres…?»

«¡Es debido a que si estás muy lejos, será más difícil protegerte! ¡Obviamente!»

Tengo el sueño profundo, así que era posible que el demonio atacara a Halkara mientras dormía. Esto era una movida para prevenir eso.

«T-Tiene tanta razón…eso fue grosero de mi parte. Me disculpo.»

Logramos mover la cama de Halkara a mi cuarto. El dormir en la misma cama probablemente no habría sido una buena idea. De todos modos habría estado simplemente demasiado estrecho.

Halkara hablaba en voz alta mientras dormía esa noche y no pude descansar mucho.

«¿Huh? ¿Del tamaño de melones? No, estás exagerando. A lo sumo son del tamaño de grandes naranjas. Ja-ja-ja…mi trasero es del tamaño de un durazno. ¡Bromeo!»

¡¿Qué diablos está soñando?! ¡Hablando de no darse cuenta del peligro!

 Nada sucedió el día siguiente ni el día posterior a ese.

Por sí solo, eso era algo muy bueno. El problema era que no teníamos forma de saber con seguridad cuando estaríamos a salvo.

¿Cuánto tiempo necesitábamos seguir con esto? Halkara volvió a beber Nutri-Alcohol esa noche.

Beber en la noche era parte de su rutina diaria. Ella decía que si lo bebía en la tarde, podría manejar el estar despierta toda la noche…aunque en estos momentos, ella estaba pasando toda la noche durmiendo.

«¡Aaaaah! ¡Siempre y cuando tenga Nutri-Alcohol, apuesto que también podría pelear de noche!»

Incluso si peleáramos, claramente prefería no ir en contra de Beelzebub.

«¿Realmente te gusta esa cosa, verdad?»

«Cuando se trata de medicina, trabajo para crear cosas que me gustaría beber personalmente. Además, Maestra-sama, usted también lo está bebiendo. Bastante, a decir verdad.»

«¿Hmm? No, no lo estoy.»

Depender de bebidas energéticas me recordaba a la monotonía de mi oficina, así que las evitaba.

«No, no es cierto. Durante los últimos días, una botella a estado desapareciendo a diario fuera de la mía. Mi suministro ya se ha acabado ahora, así que tendré que hacer más a partir de hierbas mañana.»




«¿Huh…? Pero realmente no lo estoy bebiendo…»

«U-Usted está bromeando, ¿verdad?»




«No, no lo estoy. No bromearía en un momento como este.» Halkara y yo nos miramos.

Ambas habíamos palidecido.

Tenía la fuerte sensación que estábamos en grandes problemas. Justo entonces, algo voló hacia nosotras con un buzzzzzz.

Era un insecto alado. Ahora que lo pienso, durante los últimos días, era como si ese bicho hubiera estado constantemente en el cuarto.

Cuando lo miré de cerca, noté que el insecto era una mosca. Tenía una corazonada increíblemente desagradable.

«Sí. Nunca nos hemos conocidos, pero con un sobrenombre como Señor de las Moscas…»

«Esta es solo una idea, pero… ¿Podría Beelzebub ser esa mosca?» Temerosa, la apunté.

«N-No podría ser… Esa solo es una sucia mosca. Ellas son criaturas asquerosas que revolotean sobre el estiércol de los caballos…no un demonio espeluznante como…»

«¿Quién es una criatura asquerosa?»

«¡Maestra-sama, no hable con voces tan raras! Me asustó… ¡Guarde sus bromas para momentos más tranquilos si pudiera!»

«¿Huh? Yo no dije nada. Tampoco soy buena haciendo voces.»

«Entonces esa voz—N-No puede ser…»

Los ojos de Halkara también se movieron hacia la mosca. Dado que estaba revoloteando, era difícil mantener una mirada fija en ella.

«Correcto. Soy yo.»




Entonces, en un pequeño puf de humo blanco——Una chica con el rostro de una caballero extremadamente distinguida apareció.

Ella estaba vistiendo algo que me recordaba a una falda, pero con hendiduras, la prenda resultaba ser más como una malla. Ella estaba equipada con un cinturón de cuero y también una espada, así que ella no tenía el porte de una joven noble.

Slime Taoshite 300-nen Vol 1 Capítulo 6 Parte 1 Novela Ligera

 

¿Quién es este personaje y por qué ella está haciendo cosplay de una oficial militar malvada? 

5 5 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios