Osananajimi ga Zettai ni Makenai Love Comedy (NL)

Volumen 1

Capítulo 2: Es El Primer Amor Así Que No Puede Evitarse

Parte 3

 

 

 

―Tetsuhiko… voy a actuar en el festival cultural.‖

Dije tan pronto como entré al salón la mañana siguiente, y después de parpardear varias veces Tetsuhiko sonrió con autosatisfacción.

―Honestamente, he estado esperando a que digas eso.‖

―Lo sabía.‖ ¡Esta—fue mi conclusión!

¡Haré mi regreso como actor, llamaré la atención de todos, y me volveré incluso más popular que Abe!

¡¿Qué tal eso?! ¡Abe estaba llegando al extremo de salir con Shirokusa para humillarme! ¡Si perdía contra mí como actor, ¿no se sentirá humillado también?! ¡Y más importante, yo iba a fingir que Shirokusa no significaba nada para mí en lo más mínimo!




¡¿Y entonces qué?! ¡Siendo puesto en su lugar por mi parte, y sabiendo que Shirokusa ya no podía ser usada como arma contra mí, Abe se dará cuenta de que ya no tenía sentido capturar el corazón de Shirokusa en el Festival Cultural! ¡Por lo tanto tratará de debilitarme por algún otro medio cobarde!

¡Pero eso era exactamente lo que yo esperaba! ¡Entonces expondré sus ruines métodos y destruiré la opinión que todos tienen de él!

Así Shirokusa descubriá la verdad, y tal vez se aferre de nuevo a mí, pero… jeje, ¡ya será demasiado tarde! ¡Porque seré candente! ¡Y también porque Shirokusa habrá quedado como una payasa bailarina por culpa de Abe!

Mi yo popular rechazará elegantemente a Shirokusa, y seleccionará sólo a la mejor chica del harem de mujeres cautivadoras! ¡Oh sí, esta será la venganza absoluta!

Muajajajaja… me  regodeaba  internamente  mientras Tetsuhiko apoyaba  su codo  en  mi hombro.

―¿Qué sucede, Sueharu~? ¿Por qué el cambio repentino, hmm~?‖




―Bueno… tú sabes…‖




―Puedo darme cuenta de que estás teniendo una de tus estúpidas fantasías otra vez, pero esto está bien por mí, así que lo dejaré pasar.‖

―¡¿Qué quieres decir con estúpidas fantasías?! ¡Mi plan es perfecto!‖

―Pero eres un idiota… ¿Sabes qué? Sólo porque somos amigos te escucharé hasta el final, ¿de acuerdo?‖

―¡¿Cuán condescendiente puedes ser?! …Tsk, bueno básicamente, sólo quiero derrotar a Abe-senpai. Es por eso que voy a actuar. Eso es todo.‖

Tetsuhiko se puso rígido por un segundo, pero luego sonrió como un gato.

―…Ya veo. Creo que más o menos lo entiendo. Es cierto que esta es la única forma en la que puedas vencer a Abe-senpai.‖

―Lo entendiste demasiado rápido.‖

―Tú eres lento.‖

―¿Lo soy?‖

Muere lentamente.‖

―¡¿No quieres decir muerte lenta?!‖

―Oh no, quise decir que deberías suicidarte, así que no fue un error.‖

―¡Eso es horrible! ¡¿En serio eres mi amigo o qué?!‖ Suspiré, luego extendí mi palma hacia Tetsuhiko.

Mi gesto no significaba que me dé su mano. Estaba pidiéndole ―que lo entregue‖.

―¿Qué, Sueharu, vas a darme algo?‖

―No, lo opuesto. El guión de la presentación que vamos a hacer. Sé que vamos a pasar de un actor a dos, que no tenemos sonido, luces, ni mucha utilería, pero tienes un guión que podemos usar, ¿cierto?‖

Tetsuhiko se encogió de hombros.

―Bueno, lo tengo, pero…‖

―¿Pero qué?‖

―Si vas a vencer a Abe-senpai, usar uno de los guiones de drama de la biblioteca definitivamente no bastará. Estoy seguro que te diste cuenta de eso.‖

―Oof—‖

Lo sabía. Tratar de reunir más atención que Abe, un actor profesional activo, en el lapso de una sola actuación sería prácticamente imposible—lo era, si debo ser completamente honesto.

Por supuesto podría hacer mi mejor esfuerzo, pero mis habilidades como actor por sí solas no serían suficientes. Primero necesito crear una temática. Una actuación con una temática que tenía que ser, por encima de todo, interesante, y que satisfaga a todos los que vengan a verla. Por ende, los guiones de la biblioteca quedan descartados.

No es que los dramas clásicos sean malos. Eran básicos y quizás podría decir que han sido pulidos con el paso del tiempo.

Pero era difícil que puedan complacer a una multitud. Ese era un defecto fatal. No había ostentación ni actualidad. Puede que sean más acordes para una función pública del Club de Teatro, pero dos chicos entusiastas haciendo uno de esos dramas clásicos en un escenario normal no llamaría el interés. Y a eso se le sumaba la falta de iluminación y sonido.

―A estas alturas, siento que hacer una sátira podría acercarnos más a mi objetivo.‖

Una sátira será entretenida mientras su contenido sea interesante, y más importante, será fácil de relatar. En este caso, llamar la atención más que Abe-senpai no sería sólo un sueño.

―Ooh, ya veo, tienes razón. Pero, Sueharu, ¿en verdad eres capaz de hacer una sátira?

¿Quién de nosotros escribirá el guión? Y en primer lugar, ¿quieres hacer una sátira?‖

―No…‖

―Yo tampoco me he imaginado como comediante.‖

Tetsuhiko se había preparado para el festival cultural con la temática ―presumir‖ en mente. Por consiguiente, incluso un drama clásico simple sin humor tenía sus méritos, o tal vez podría acentuar el lado tradicionalmente másculino y poco visto de Tetsuhiko. Una sátira era alejarse de la direción que él había pretendido.

Suspiré.

―El guión,  ¿huh? Deberíamos hacer algo  que encaje con la situación en la que  nos encontramos ahora, ¿cierto?‖

Un impresionante guión que también sea actual, súper gracioso, y que derrote a Abe y lo deje doblegado.

―Hmm, ahora hay que encontrar a alguien que pueda escribirlo—‖

En ese momento Shirokusa ingresó al salón. Mis ojos inconscientemente la siguieron, y los de Tetsuhiko también luego de verla.

―Se me ocurre una persona.‖

―Uh, huh, la hay.‖

La hermosa chica de preparatoria, autora y ganadora del premio Akutami, Kachi Shirokusa—es probable que nacionalmente haya pocas personas que puedan escribir una historia mejor que ella, y con más razón en esta escuela.

Con ella, el asunto de la actualidad tampoco será un problema. Habíamos pasado completamente por alto la presencia de alguien tan calificada para la tarea en nuestro propio vecindario.

―Oye, Sueharu. Ve y pregúntale, ¿sí?‖ Tetsuhiko me dio un ligero toque con su codo.

―¿Por qué yo? Hazlo tú.‖

Para el cuerpo con el corazón roto, hablarle a la persona que le había provocado el dolor era como echar sal a la herida. Sin importar cuánto te engañes con la vengaza, seguía doliendo.

Tetsuhiko suspiró tan exageradamente como pudo para burlarse de mí.

―Todavía no entiendes lo mucho que me odian, ¿huh? Bueno, lo demostraré en una manera que incluso un idiota como tú lo entenderá. Echa un vistazo.‖

Aunque estaba molesto por ser llamado idiota, observé sin voz ni voto en el asunto.

Tetsuhiko le habló a Uga Reina, una chica del club de tenis que se encontraba de pie frente al pizarrón.

―Rei—na—chan, ¿podrías hablar conmigo un segundo?‖

―¡Hombre horrible! ¡Mátate de una vez!‖

Increíble, le dijeron que se muera en apenas un segundo.

Aun así Tetsuhiko permaneció optimista.

―Shida-chan, ¿jugarías conmigo un rato?‖

―Ooh, Tetsuhiko-kun, no estás siendo honesto en absoluto… eso es muy rudo para la chica, ¿sabes?‖

Una respuesta amable, como se esperaba de Kuroha. Probablemente era una de las pocas chicas que quedaban en la escuela que aún trataban bien a Tetsuhiko.

La última persona a la que acudió fue Shirokusa.

―Oye, Hachi, ¿puedo apretar tus pechos?‖

―—Haré que te extingas.‖

―¿Qué tal eso?‖




Tetsuhiko preguntó mientras giraba.

―¿Ves?‖

―‗¿Ves?‘, ¡mi trasero! ¡No estoy seguro por dónde empezar, pero debes tener nervios de acero para que puedas preguntarle casualmente a una compañera si puedes tocarle los pechos!  ¡Y  la  respuesta  de  Kachi  fue  demasiado  aterradora!  ¡¿Qué  quiso  decir  con ‗extinguir‘?! ¡¿Acaso va a hacer que la humanidad se extinga?!‖

―Nah, probablemente sólo se refiera al linaje de mi familia, ¿cierto?‖

―¡Eso ya es aterrador! ¡¿Cómo puedes estar tan calmado luego de oír eso?!‖

―Bueno, la verdad no me importan las demás personas. ¿A quién le importa el linaje de mi familia?‖

―Estás experimentando nuevos niveles en la escala de la basura, ¿huh?‖

―Entonces en conclusión, Sueharu, no puedo hacerlo, tienes que ser tú. Ustedes dos se llevan bien cuando están a solas, ¿cierto? Si no mentías, pruébalo.‖

Bueno, si él era tan odiado, posiblemente no me quedaba más opción que ir.

―Aun así—‖

No tenía ganas de mirar a Shirokusa a la cara.

Un hombre rechazado era uno miserable. Sin importar cuánto la odies, seguirás poniéndote nervioso y tu corazón saltará cada vez que hables directamente con ella. Eso sólo traía más humillación y frustración.

Es por eso que francamente no quería hablar con Shirokusa. No quería ni verla en mi campo de visión.

Pero una cosa llamó mi interés. El hecho de que ayer Abe dijo que ―había escuchado sobre mí por medio de Shirokusa‖.

Shirokusa sabía de mi época como actor. Aun así nunca había mencionado el tema entre nosotros. Quería hablarle respecto a eso.

―¿De qué estaban hablando recién? Las chicas están un poco tensas por Tetsuhiko-kun.‖

Kuroha, quien había estado hablando con sus amigas, terminó su conversación y se unió a la nuestra.

―Bueno—‖

Le relaté cómo había decidido actuar con Tetsuhiko en el festival cultura, pero también que no teníamos un guión acorde y la subsecuente dificultad que yo tenía para pedirle a Shirokusa que nos ayude escribiendo uno.

―Ya veo, entonces eso era.‖

―Tetsuhiko, ¿no crees que sería mejor si dejamos que Kuro le pregunte en lugar de mí?‖

―Bueno—, si lo pensamos en términos de habilidades para negociar, puede que tengas razón—‖

―Así es. Kuro, ¿podrías hacernos el favor y preguntarle?‖

―—No.‖




Tiempo de procesamiento: 0 segundos. Fue una decisión instantánea.

―Por fa—―

―—No. Absolutamente no.‖

―Kuro~‖

Kuroha mostró una expresión fría de ignorancia fingida.

Verla actuar así era bastante inusual honestamente. Kuroha siempre estaba sonriendo y era del tipo que se lleva bien con todos. Tetsuhiko, quien era considerado por la mayoría de las chicas como no más valioso que la basura, no era la excepción a esa regla.

Pero que ella exprese su negativa tan rotundamente… a propósito, antes dijo que odiaba a Kachi, ¿no? No la tomé en serio en aquel momento porque pensé que sonaba como una broma, pero habiendo llegado a este punto ahora…

―¡Además, Haru!‖

Kuroha movió su cara hacia mí de repente.

―¡¿Recibiste mi mensaje en Hotline?! ¿Pidiéndote que esperes porque iba a encontrarme contigo en tu casa esta mañana?‖

―¿Qué?‖

Revisé mi teléfono, corroborando que ciertamente había recibido ese mensaje.

―Oof~, perdón, no me di cuenta.‖

―Bueno, no apareció como visto, así que pensé que esa era una posibilidad…‖

―¡Lo siento mucho!‖

―Tratándose de nuestra primera mañana como pareja, tenía muchas ganas de ir a la escuela juntos, ¿sabes¿‖

En ese instante, olas de desconcierto se propagaron a nuestros alrededores, congelando el tiempo.

―¿………Qué?‖




―¿………Huh?‖

El interior del salón comenzó a sonar como el crujido de las hojas de los árboles conforme se desataba una conmoción.

―¡N-No tan fuerte!‖

El hecho de que Kuroha y yo estábamos saliendo tenía que hacerse público tarde o temprano, o Shirokusa permanecería inafectada.

Pero siento que hubiera preferido hacerlo con más prudencia, y quizás con un estilo más limitado. Como por ejemplo, hacer que sólo Shirokusa lo oiga. Sin embargo, ese método se me escapó.

Yo también tenía la culpa por no discutir el asunto antes con Kuroha, pero atacar tan de repente… ¡sólo podía significar el inicio de un espantoso baño de sangre!

―‘Ma—ru—ku—n!‖

―¡Es hora de jugaaaaar!‖

Aquí vamos. Compañeros de Clase Locos de Celos Número Uno y Dos.

Okey, el bate metálico y similares son aterradores, ¿podríamos bajarlos por favor? Para empezar, ¿en dónde los tenían escondidos? Esto no es gracioso, ¿okey?

―¡Paren!‖

Kuroha inmediatamente se abrió paso entre nuestros compañeros y yo, abrazando mi brazo contra su busto.

Al sentir la suavidad de su pecho contra mi codo, mi boca inconscientemente mostró una sonrisa. Una plenitud que podía sentir incluso a través de su brasier… era una sensación demasiado absurda para expresar en palabras. Se sentía increíble.

―Lo que sea que vayan a hacerle a Haru, tendrán que hacérmelo a mí también.‖

―¡P-Pero, Shida-san! No vamos a hacer nada por lo que debas preocuparte.‖

―¡Exacto! Sólo tratamos de hacer que recuperes el sentido, Shida-san…‖

―¿No estoy despierta?‖

Los bastardos celosos que consideré aterradores antes no eran más que unos bebés cuando Kuroha lidiaba con ellos.

―¡O-Oh, ya veo—, eso es grandioso—!‖

―P-Pero por qué elegiste a alguien como Maru…‖

―¿Alguien como Maru? ¿Acabas de insultar a Haru al decir ‗alguien como‘?‖

―¡N-No, en absoluto!‖

 

―¡O-Oye, salgamos de aquí!‖

Al ver la expresión de Kuroha, el Compañero de Clases Uno, Dos y varios chicos más que planeaban sumarse, se retiraron tristemente.




―Hazme saber cuando te encuentres con esa clase de personas, Haru.  Onee-chan te protegerá.‖

―Kuro~‖

Kuroha Onee-chan, eres tan confiable.

Cielos, sí que tengo una gran amiga de la infancia. Su honradez era angelical. Pero justo mientras pensaba eso, sentí escalofríos en mi cuerpo.

Al girar preguntándome qué los había causado, me encontré con la mirada de Shirokusa.

5 1 voto
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
1 Comentario
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios