Osananajimi ga Zettai ni Makenai Love Comedy (NL)

Volumen 1

Capítulo 2: Es El Primer Amor Así Que No Puede Evitarse

Parte 2

 

 

Pero todo junto no era una sensación satisfactoria. Me sentía increíblemente feliz de escuchar a Kuroha decir que yo era la persona que le gustaba. Su sincera expresión de afecto me hizo sentir que volaba. Estaba confundido por el embrollo de emociones que estaba experimentando.

…Espera, ¿qué? Algo no estaba bien. ¿Kuroha siempre fue así de linda?

Con su cabeza inclinada a un lado, Kuroha lucía tres veces más linda de lo que siempre había sido. Mi corazón no podía dejar de palpitar.

Okey, alto, este era un desarrollo peligroso. Yo era manipulado muy fácilmente. Era muy inmoral.

―¿Dijiste algo, Haru?‖

―N-No, s-sólo dame un momento. Estoy un poco agitado ahora y no puedo reunir las palabras correctas.‖

Le di la espalda a Kuroha y me agaché. Me tapé las orejas con las manos para bloquear el sonido.

Okey, cálmate, cálmate. Estás a salvo aquí. Así es, sólo olvida todo el ruido y cálmate, como si estuvieras frente a una cámara—

Mientras tanto Kuroha se había aproximado a distancia de toque de mí y entrelazó sus dedos alrededor de mis manos. Quitando esa mano de mi oreja, susurró lo suficientemente cerca de mí como para sentir su aliento.

―Sabes, sólo deberías contarle a tu Onee-chan todo lo que estás sintiendo ahora, Haru.‖

―¡Eekkkkkkkkkk!‖

Mi espalda se estremeció. Sentí alfileres y agujas disparadas hasta las puntas de los dedos. Salté con toda mi fuerza.

―¡Kuro! ¡Te lo digo, esto es peligroso, muy peligroso!‖

―¿Qué cosa?‖

No podía lidiar con el peculiar atractivo de la provocatividad de Kuroha mientras se encontraba en su modo hermana mayor sádica.

―…Ya lo sabes, maldición.‖

―Ajaja, eres tan lindo, Haru.‖

Con un chasquido, perdí todo sentido de la lógica.

Arrinconado por la presión y la culpa psicológica, un susurro y un aliento como mantequilla derretida había apagado la mayor parte de mis facultades mentales. Cuanto más experimentaba el que juegue conmigo diciéndome que era lindo con ojos entornados hacía que lo poco que aún funcionaba combustione espontáneamente.

El enfado y la impulsividad llenaron mi interior. Pero siendo un hombre, elegí no recurrir a la violencia, y en cambio luchar contándole sin pudor a Kuroha cómo me sentía realmente.

―¡ eres la linda, idiota! ¡Es por eso que me voy a avergonzar tanto aunque sólo finjamos salir! ¡Claro, estaré súper eufórico, pero es muy vergonzoso, ¿no lo crees?‖

―Oh… lo siento, algo así.‖

Cielos, las chicas son bastante injustas, ¿huh? Lucen tan lindas cuando están avergonzadas, y luego ya no puedes enfadarte con ellas.

―Oh, no, yo soy el que debería disculparse…‖

―N-No, es sólo que nunca te había oído decir que soy linda, Haru, por eso… estoy algo avergonzada…‖

¡Gah, esto es exactamente de lo que hablaba! ¡Es jodidamente linda!

Por supuesto  me  abstuve  de  decir  eso,  poniendo  todo  mi  esfuerzo  en continuar  mi contraataque.

―¡Sé que estabas tratando de provocarme, Kuro, pero por favor, no puedo evitarlo, así que dale un respiro a mi corazón! ¡Estás haciéndome dudar!‖

―H-Haru, estás siendo demasiado sincero…‖

―¡¿Y qué si lo soy?! ¿No me dijiste que te cuente cómo me siento realmente? ¿O no te arada lo que estás escuchando?‖

―Bueno, yo, por supuesto que me hace feliz escuchar a la persona que me gusta decirme eso…‖

¡Esto es demasiado peligroso! ¡Revelar nuestros verdaderos sentimientos tan rápido de esta forma es súper, súper arriesgado.!

¡¿Qué pasa con esta atmósfera?! ¡Todo luce rosa! ¡Si vas a decirme que te gusto tan casualmente mientras lo dices en serio, mi sentido de la razón se derretirá!

Eché un vistazo de reojo a Kuroha para ver cómo estaba, justo a tiempo para atraparla dándome exactamente la misma mirada a mí.

Fue sólo por un momento, pero nuestros ojos definitivamente se encontraron. Nuestra elección del momento estuvo en sincronía… Era vergonzoso.

Como  imanes  repeliéndose,  apartamos  mutuamente  nuestras  miradas  en  dirección  al próximo día.

―E-Entonces, ¿asumo que el plan para humillar a Kachi-san difundiendo la noticia de que estamos saliendo, aunque de mentiras, queda aprobada…?‖

―S-Sí. Sigamos con eso…‖

―E-Entonces, para cerrar el trato… ¿Deberíamos besarnos?‖ Escupí ante el desconcierto.

―¡Oye, Kuro! ¡Vuelve! ¡Vuelve a la realidad!‖

―Pero, quiero decir, ¿no es eso algo que sucede en estos casos? Estoy segura de que ahora es el momento del beso, ¿verdad?‖

―Oh dios mío, oh dios mío… creo que voy a enloquecer…‖

―¿Ooh, sigues resistiéndose, Haru…? Cuando yo ya estoy… ¿así? Eso… no es justo…‖

Los labios de Kuroha brillaban con exquisitez. Sus grandes labios, teñidos con un tinte de rojo, atraparon la atención de mis ojos.

Retrocedí, sólo para que mis piernas tropiecen con una silla, y haciendo que aterrice sobre mi trasero.

―Jeje, torpe Haru.‖

En una situación normal, Kuroha probablemente habría dicho eso con tono exasperado mientras me ofrecía su mano sin demora.

Pero ahora la voz de Kuroha tenía cierta seducción. En lugar de ofrecerme una mano, se arrodillo a mi lado y acercó su rostro al mío.

―E-E-Err, Kuro… ¿No crees que estás demasiado cerca…?‖

―¿Tú crees…? Quizás lo estoy…‖

Retrocedí y me alejé de ella con mi trasero pegado al piso. En respuesta Kuroha me persiguió, todavía arrodillada.

Clavé mis talones para alejarme un poco más, pero me topé con la pared, sin lugar a donde escapar.




Allí Kuroha se detuvo.

―Uh, ¿Kuroha-san…? Estás mirándome fijo…‖

―¿Y?‖

Oh dios mío. Se perdió por completo.

―Quiero decir, si me pides que…‖

―Sólo déjaselo todo a Onee-chan, Haru… No tienes nada que temer…‖

―Bueno, estoy asustado porque ya no puedo alejarme más…‖

―Sigues pensando en otras cosas, ¿hmm…? No te dejaré…‖

Nuestras consciencias se dispersaron y se mezclaron en esa venenosa atmósfera rosa.

―Haru—‖

Los labios de Kuroha se acercaron.

Esto podría no ser tan malo, pensé para mí mismo. Si la besaba, estaba seguro de que me esperaría un mundo donde podría olvidar mi dolor.

Pero—

“—Gracias. Escucharte decir eso me hace muy feliz. Me alegro mucho… de haberme esforzado tanto como hasta ahora.” 

 La violenta palpitación en mi pecho me trajo de regreso a la realidad.

―¡N-No puedo hacer esto!‖

Me levanté con el fin de escapar.

¡Pero la pizarra blanca estaba allí!

Mientras mi cabeza se tambaleaba por el fuerte impacto, mis piertas deambularon hacia la derecha para tomar algo de distancia de Kuroha.

―¡K-Kuro, sé que el ambiente se puso lindo y como que dudé un poco, pero no podemos hacer este tipo cosas mientras la situación entre nosotros no está clara!‖

―Ooh, entonces estabas dudando… ¿huh? Eso también es…‖

La amorosa mirada en sus ojos fue suficiente para que mi cabeza dé vueltas otra vez. El humor general, que brevemente había asumido uno parecido a la normalidad, de inmediato se nubló con un tinte rosado.

―Ooh, no sabes mentir, ¿o sí, Haru? …No me desagrada esa parte de ti en absoluto.‖

―¡Ves, esto es exactamente de lo que hablo! ¡Si alguien linda como tú me dice que le gusto o lo que sea, un chico como yo no podrá soportarlo!‖

―¿Por qué no podrías soportarlo, Haru? ¿Por qué no podrías soportarlo? ¿Por qué no me cuentas,  hmm…?‖

―¡Lo que sea menos eso!‖

Dios mío, Kuroha se había perdido por completo. A estas alturas, lo único que podía hacer era—

―¡Me largo de aquí!‖

¡Huír! Tomé mi bolso con increíble velocidad y me dirigí a la salida.

―¡Oye, Haru!‖

―¡Voy a buscar información sobre Abe-senpai! ¡Cuando termine regresaré para cerrar el salón, así que ve al club! ¡Gracias por lo de hoy, y nos vemos mañana!‖

Dije imperiosamente, y escapé.




En el instante en que cerré  la  puerta, escuché a Kuroha, quien permanecía adentro, murmurando.

―—Bueno para nada.‖

***

 

 

Me di cuenta pronto que tenderle una trampa a alguien no era tan fácil.

Para identificar la debilidad de Abe, era esencial que yo lo observe desde lejos y que hable con personas cercanas a él.

Pero si hacía eso, ¿qué pensarán esas personas que lo rodean? Probablemente que yo era un sujeto extraño, ante lo cual alguno de ellos seguramente lo alertará.

Por lo tanto, primero tenía que inventar un pretexto para actuar.

―Perdón, ¿tienes un momento?‖

Le hablé a un estudiante que permanecía detrás en la clase 3-A de Abe.

―¿Sí?‖




―Estoy ayudando al club de periodismo, y ahora estoy reuniendo información sobre Abe- senpai…‖

―¿En verdad?‖

Luego de dejar a Kuroha, me dirigí al club de periodismo. El presidente y yo nos conocemos por haber ido a la misma secundaria.

Le pregunté si estaba interesado en material sobre Abe-senpai, quien había hecho una aparición en la serie de drama más reciente, asumiendo que yo consiguiera alguna. A lo que respondió ―¡Por supuesto!‖ dos veces.




Y así fui capaz de usar el título de ―Asistente del Club de Periodismo‖ para abrirme paso. De esta forma, que yo esté sondeando información no sería nada llamativo, y si dijera

―Gracias otra vez por hablar conmigo. Oh, por cierto, si puedes trata de mantener en secreto el hecho de que estuve husmeando. No quiero que Abe-senpai se entere, y si luego descubrimos algo interesante, tendrá mucho más impacto cuando anunciemos la noticia,‖ la otra parte inmediatamente responderá, ―Ya veo, claro, está bien.‖

Aunque no podía asegurarme de que mantengan el asunto en secreto, estaba seguro de que tratar de silenciarlos con más insistencia sólo atraerá sospechas. Incluso si lo revelan, yo nunca daré mi nombre, lo cual me hacía pensar que las cosas iban a funcionar de alguna forma.




Con todo eso en mente, entrevisté a un grupo mixto de tres personas.

Si tuviera que resumir sus impresiones en una sola oración, todos ellos pensaban que él era una persona extremadamente buena.

“No actúa presumido ni se da aires a pesar de ser hijo de un actor. Todos sabíamos sobre su padre, ¿cierto? Entonces le pregunte si podríamos conocerlo. ¿Sabes qué dijo entonces? „¿Por qué no vamos a comer ramen u otra cosa primero?‟ Le pregunté por qué, entonces me preguntó „¿Cómo presentarías a alguien que llevas a conocer a tus padres?‟ Dije „Como amigo, supongo.‟ „Entonces primero debo conocerte lo suficientemente bien para llamarte amigo,‟ respondió. „¿Cómo puedo presentarle a mis padres a alguien a quien acabo de conocer?‟ dijo francamente, sin enfado ni maldad. Cuando oí eso, pensé que era muy cierto. Es por eso que pienso que es un chico decente, un buen chio. ¿Un secreto? Jamás oí alguno. Él es muy abierto sobre todo. En cualquier caso, es un buen chico.”

“Sólo aparezco ocasionalmente en el Club de Música Ligera, pero cuando regresé después de un año él me saludó… yo estaba orgulloso de eso, para ser honesto. ¿El canto de Abe-senpai? Por supuesto que no podría compararse con el de un profesional, pero canta bastante bien. ¿Si tuvo una pelea con los otros miembros o algo? ¿Como por amor? Bueno, una chica se confesó a él, mientras un senior que tocaba la batería estaba interesado en ella, así que diría que la atmósfera se puso un poco tensa. Pero Abe-senpai aparentemente la rechazó inmediatamente, y todos sabían que él no tenía la culpa de nada, así que todo regresó a la normalidad muy rápido.”

 “Bueno la verdad es que, el año pasado le confesé mis sentimientos a Abe… pero no funcionó. En ese momento, como estaba tan enganchada con él, me deprimí mucho después de ser rechazada que me cegué, y empecé a inventar y decir cosas malas sobre él. Como por ejemplo que él era un pedazo de basura que coqueteaba con cualquier chica ligeramente atractiva y que después la botaba. Pero nadie me creyó por supuesto… porque eran mentiras que nunca podrían ser verdad. Alejé a todos mis amigos con mis mentiras, y me encontraba en mi punto límite cuando Abe-kun me habló… y se disculpó. Él no tenía la culpa de nada, yo sí, pero dijo que sentía de todo corazón haberme lastimado. Fue entonces que le respondí sinceramente que yo también lo sentía de verdad. Abe-kun también estuvo allí para apoyarme cuando me disculpé con todos por mentir… es por eso que estoy agradecida con él desde el fondo de mi corazón.”

 Al regresar para cerrar el Salón de Reuniones 3, me quedé adentro releyendo las anotaciones que había tomado de las entrevistas.

―Cuán perfecta puede llegar a ser una persona…‖

Fácilmente uno podía encontrar algo que  criticar en la mayoría de  la gente, pero la impresión que los demás tenían sobre Abe era asombrosamente positiva.

Era genuinamente aterrador. Era casi repugnante que alguien así pueda existir.

―Con razón logró seducir a Shirokusa entonces…‖ Murmuré, y procedí a corregirme.

―¡…Pero por favor! ¡Esas dos cosas no están relacionadas, maldita sea!‖

¡Contemplad esta máscara de envidia, nacida del fuego de mis propios celos! ¡Todo lo bueno que escucho sobre mi rival en el amor sólo echa más combustible al fuego! ¡Ahora más quiero exponer todos sus defectos!

―¿—Cuáles cosas no está relacionadas? Me pregunto.‖

El Salón de Reuniones 3 estaba ubicado en el fondo del gimnasio, un lugar en el que no deambularías por casualidad. Uno no llegaba a un sitio tan remoto sin la intención de ir allí en primer lugar.

Ya estaba bastante familiarizado con los refinados rasgos faciales y el gentil comportamiento que sólo podía pertenecer a un príncipe, a pesar de nunca haber conversado con el dueño.

―Abe-senpai…‖

Mi adversario en el amor sobre quien trataba de hallar una debilidad—Abe Mitsuru. Por alguna razón había venido al Salón de Reuniones 3.

No podía haber sido por algo trivial. Pero sin conocer sus verdaderas intenciones, me aseguré de evitar cualquier movimiento descuidado.




―Parece que has estado preguntando un poco sobre mi… Maru Sueharu-kun.‖

Había cierta autocomplacencia en la forma en que lo dijo. Debería haber podido sentir mi hostilidad, ¿y aun así no tuvo la necesidad de tomarme en serio? Su conducta descuidada me repugnó.

―Ya veo, ya te enteraste entonces. Eso fue rápido.‖

―Bueno sí, por casualidad. Imaginé que si no eras tú el que hizo las preguntas no habrías aparecido aquí.‖

―…Interesante, ¿cómo podría alguien tan famoso como tú saber algo sobre mí?‖

―No creo que sea tanto lo que sepa sobre ti… sino lo que recuerdo de ti, ¿tal vez?‖ Mi corazón saltó, y sus palpitaciones se volvieron más intensas.

Sentí que se me secaba la garganta. Quería escapar, pero la salida había sido sellada.




―No estoy seguro de qué estás hablando… Bueno, debo irme.‖ Hice a un lado a Abe y puse mi mano en el pomo de la puerta..

„El niño actor prodigio‟, Maru Sueharu—no supe que ibas a esta escuela hasta hace poco.‖

―¡!‖

Mis manos empezaron a temblar. Deseaba poder irme a casa y meterme a mi futón.

―H-Huh… ¿alguien con el mismo nombre quizás? De cualquier forma, yo…‖

―No es bueno mentir, sabes. Tienes el atractivo. Estoy seguro de que eres tú. ¿Seguramente no te moleste tener una pequeña charla?‖

Me tomó toda mi energía cerrar la puerta que había abierto ligeramente. Sentí que la fuerza se me escapaba, dejándome incapaz de hallar siquiera la fuerza de voluntad para huír.

―He visto el drama que protagonizaste, sabes. El que tenía alrededor del 30% de la audiencia. Se convirtió en un fenómeno social, ¿cierto? La última vez que lo vi fue hace bastante tiempo, pero aún recuerdo tu actuación haciéndome llorar. Luego me hiciste reír,

lo cual fue impresionante. Quedé obsesionado con ese niño actor que protagonizó Drama Taiga como el personaje principal. Incluso en películas—‖

―P-Por favor, Senpai, eso fue suficiente—‖

―¿Hm? ¿En verdad? Oh, cierto. También trabajaste con mi padre en Drama Taiga, ¿no? En aquel entonces, mi padre te elogiaba en cada oportunidad que tenía cuando estaba en casa. Yo me emociona con sólo pensar que existía alguien como tú, que tenía la misma edad que yo y ya era un actor increíble. Fue por eso que empecé a trabajar con la meta de convertirme en actor yo mismo.‖

―Oh, eres tan gentil… Ahora por favor, si me disculpas…‖ Conforme me preparé para irme, Abe sujetó mi muñeca.

―¿—Podrías decirme una sola cosa?‖

―Err, mira, estoy muy ocupado ahora…‖

―Hace 6 años, ¿por qué de pronto desapareciste del mundo de la actuación? Creo que mi padre lo sabía, pero nunca me lo dijo… me gustaría saber por qué.‖

Recuerdos de aquella época destellaron en mi mente.

El sonido de la claqueta sonando. Las sonrisas satisfechas de los colegas actores. Yo contándole a mi mamá lo que había hecho. Ella no respondiendo en absoluto. Sin moverse ni siquiera cuando yo la sacudía. Sentir su calor contra mi mano. Pero ella permaneciendo inmóvil. La emoción convirtiéndose en gritos. Es por eso que yo—

―¡No lo sé! ¡No sé nada!‖ Apreté mis dientes y grité.

Abe permaneció en silencio, observándome con una inquietante compostura. Luego susurró unas pocas palabras.

―Entonces en otras palabras, escapaste.‖ Ante sus palabras, me alteré.

Perdí todo control sobre mis emociones. Desprovisto de energía hasta hace unos pocos momentos, ahora alimentado por una ira temeraria, me liberé del agarre de Abe.

―¡No actúes como si supieras todo sobre mí! ¡¿Piensas que puedes decir lo que tengas ganas?!‖

―Es la verdad, ¿no? No me molestaría si me dijeras lo contrario.‖

―¡¿Por qué tengo que escuchar esta mierda de tu parte?!‖

―Porque te odio.‖

Sentí que por primera vez por fin veía los verdaderos sentimientos del hombre conocido como Abe.

Era considerado como un súper humano perfecto sin importar a quién le preguntes. Finalmente hablando cara a cara, todo había procedido como se esperaba.

Pero la palabra ―odio‖ había salido de su boca. Este era el verdadero carácter del sujeto.

―¿Has visto el drama en el que actué?‖

―…Sí.‖

―¿Qué te pareció?‖

―…………‖

―Lucías atractivo pero tu actuación fue atroz‖—probablemente hubiera sido demasiado como para decirlo en frente de la persona en cuestión.

―Bueno, ya lo sé sin que me lo digas. ‗Fue horrible‘—eso es lo que te gustaría decir, ¿cierto? Conozco mi propia falta de talento.‖

―…Ya veo.‖

―‗Ya veo‘, ¿huh? Cielos, eres bastante terrible. Entonces piensas que no tengo habilidad en absoluto. Bueno, supongo que es la verdad.‖

Abe suspiró profundamente y dejó que la tensión en sus hombros se disipe.

―Me convertí en actor después de ver lo que tú habías logrado. Pero no tenía talento, y las cosas no fueron más fáciles para mí ni siquiera aprovechando el nombre de mi padre. Reconociendo mi ineptitud, traté de encarar otras direcciones. Pero aún quería ser actor. Es por eso que este año regresé otra vez, sólo para sentir todos los días el dolor de mi propia inhabilidad. Entonces, mientras todo esto estaba sucediendo, descubrí que estabas en esta escuela. ¿Podrías tú, el tan llamado niño actor prodigio, entender cómo me siento?‖

―…Bueno, yo también estoy bastante cabreado.‖

―Ese fue un comentario bastante casual.‖

―Aunque probablemente no tanto como tú, Senpai, yo también estoy enfadado con la persona que se dio cuenta de quién soy.‖

Que se esperen cosas extrañas de mí, tener una riña incómoda, recibir elogios extravagantes y luego que me miren con desdén de manera bizarra.

Estaba harto de todo eso. Podía aceptar tontear y que se burlen de mí, pero me resulta intolerable que me sermoneen sobre cosas que sucedieron en el pasado.

―La persona que me contó que estabas matriculado aquí fue Shirokusa-chan.‖

―¡¿?!‖

¿Shirokusa sabía sobre mi pasado…? El tema nunca había surgido cuando hablamos, ¿y aun así le contó a Abe sobre mí…? ¿Qué estaba pasando…?‖

―Shirokusa-chan y yo hemos sido como familia desde hace muchísimo tiempo. Su padre es el presidente de una gran compañía, y era amigo cercano del mío cuando estudiaron juntos. Bueno, digo eso, pero Shirokusa-chan y yo no nos veíamos muy  seguido durante la segundaria por lo ocupados que estábamos ambos, y apenas después de terminar en la misma preparatoria comenzamos a hablar otra vez. Espera, ¿nunca te lo contó?‖

―…No, la verdad que no.‖ Abe rió sutilmente.

Sabía claramente que en este momento se estaba burlando de mí.

―¿Estás buscando pelea conmigo?‖

―Tenía esa intención desde el principio, nunca lo descarté hasta ahora. Supongo que sí soy un mal actor.‖

―Espera un minuto, eso significa que la razón por la que estás saliendo con Shirokusa es—‖ Abe reveló su sonrisa más malevolente del día.

―Por fin te diste cuenta. Sí, tienes toda la razón. Pensé en  salir con Shirokusa-chan simplemente porque quería que pruebes esa sensación de humillación—ese era el principal quid de la cuestión. Después de descubrir que estábamos en la misma escuela, me puse a averiguar sobre ti de inmediato. Resultó interesante que parecías haberte enamorado de Shirokusa-chan. Pensé al instante que eso era algo que podría usar, y empecé a dar pasos para hacer mía a Shirokusa-chan. Y a falta de una mejor manera de expresarlo, sólo quería hallar una manera de derrotarte como fuera posible. Tangible y claramente.‖

―¡Bastardo!‖

Sujeté a Abe del cuello y levanté mi brazo derecho.

―¿Oh, podrías no recurrir a la violencia? No te detendré si quieres hacer que te expulsen. De esa forma mi victoria no podría estar más completa. Pensándolo de esa forma, esto podría no ser tan mala idea después de todo.‖

¡¿Qué diablos?!

¡¿Qué diablos, qué diablos, qué diablos?!

¡Súper humano perfecto, mi trasero! ¡No le he hecho nada en absoluto, ¿por qué está trayendo a colación algo que sucedió hace muchos años?!

¿Este es el tipo con el que sale Shirokusa? ¿Cómo terminó saliendo con él?

¡Maldición! ¡Mierda! ¡Shirokusa, idiota! ¡¿Te dejaste engañar por este sujeto sólo porque es atractivo?!

―Y ahora estás buscando mis debilidades… pero no creo que puedas encontrarlas. Puede que apeste frente a una cámara, pero se me da muy bien que la gente que me rodea piense que no puedo ser malo.‖

―Wow, eso es impresionante. Yo soy lo completamente opuesto. ¿Existe algún truco?‖

―No lo hay. Aunque si tuviera que darle crédito a algo, sería la apariencia de sinceridad, supongo.‖

―Qué alivio.  Mientras preguntaba sobre  ti pensé  que  era  miserable  por el  hecho  de desagradarme alguien tan simpático… pero parece que no tenía razón para preocuparme después de todo.‖

―Ya veo, eso es un alivio… Me diste cosa.‖

Abe se limpió la mano como si tuviera suciedad, y luego masajeó su cuello y se aclaró la garganta.

―Oh, sí. Te diré una cosa, sin embargo. Shirokusa-chan y yo estamos saliendo, pero parece que aún hay algo de incertidumbre de su parte.‖

―¿Incertidumbre,  dices…?‖

―Parece tener algunos recuerdos del pasado.‖

―¿Recuerdos…?‖

―Ahora mismo, nuestra relación no se ha hecho pública aún. Bueno, Shirokusa-chan habló de más, y por eso las noticias se están expandiendo, pero la Agencia tiene sus propias intenciones y esas cosas, por lo que tengo que ser evasivo con mis palabras. Es por eso que voy a confesarme a ella otra vez en el ‗Festival de la Confesión‘. Después de que lo haga públicamente en frente de tantas personas la Agencia no podrá anular lo que haya hecho, pero más importante, es mi plan para hacer estallar cualquier recuerdo al que ella siga aferrándose. ¿Lo entiendes? El ‗Festival de la Confesión‘ es el tiempo límite para tu primer amor.‖

―Tch—‖

Respiré hondo y luché duro para mantener la compostura.

―Vaya, qué repugnante te has vuelto después de quitar apenas una capa, Senpai. De alguna forma ahora eres más fascinante que  cuando  eras un súper humano perfecto. Si no estuviera personalmente involucrado en este lío, quizás no hubiera llegado a odiarte tanto.‖

―Bueno, yo te odio más a ti ahora que he hablado contigo. De cualquier forma, estoy satisfecho, así que voy a retirarme. Diré que fue una conversación productiva.‖

Dijo lo que quiso y cuando quiso. Dejando una sonrisa dudosa para el final, Abe salió del salón de reuniones.




―Ese bastardo…‖

Le di un puñetazo a la pared tan fuerte como pude. El dolor de mi puño atacó a mi cerebro. Los débiles tienen su propia manera de pelear. Era no elegir ningún método en absoluto.

Entonces había dos formas de pelear.

La primera era atacar debilidades. Pero los puntos débiles de Abe eran difíciles de descubrir como mínimo. Eso sólo dejaba el otro método alternativo de lucha.

Ahora no tenía más opción que „luchar en una arena en la que pueda ganar‟. Y esa arena será—algo que yo ya conocía.

0 0 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios