Osananajimi ga Zettai ni Makenai Love Comedy (NL)

Volumen 1

Capítulo 1: El Triángulo Del Rechazo

Parte 5

 

 

Cuando dijo que había mentido lo acepté, pero reflexionándolo luego, ahora estaba seguro de que eso fue la mentira propiamente dicha. No había dudas de que con el fin de protegerme, y para aligerar el peso en mi corazón, Kuroha había declarado que su confesión fue falsa en frente de todos.

―No puedes hacer esto, Kuro. Por favor, sólo déjame ser.‖




―¿Por qué lo haría?‖

―Porque si te hablo ahora, sólo querré ser mimado. Y en este momento tú probablemente sigas—‖

Kuroha era una buena chica. Una chica tierna y buena cuya dulzura era desperdiciada en mí. Kuroha apoyó su cabeza en mi nuca y soltó todo su peso sobre mí.

―¿…Kuro?‖

―Bueno, esto sólo es un ‗si‘, pero…‖




―¿Hm?‖

―Si dijera que podría hacer que las cosas entre nosotros sean como hace un mes, ¿qué harías?‖

―¿Como hace un mes? …Quieres decir antes de que te confesaras a mí o… bueno, supongo que no…‖

Kuroha permaneció en silencio.

Entonces no antes de la confesión. Lo que significaba—

―Quieres regresar  al  momento  justo  después  de  que  te confesaste?  ¿Vas a  darme  la oportunidad de responderte otra vez?‖

Mi pasado yo de hace un mes había estado enamorado de Shirokusa. Es por eso que había rechazado a Kuroha.

Pero  ahora  mi  yo  presente  había  sido  rechazado  por  Shirokusa.  No  sería  extraño  si entonces yo eligiera una opción distinta.

Kuroha dijo sí, y me golpeó suavemente con su cabeza mientras seguía apoyada sobre mi espalda. Susurró:

―En cinco segundos, voy a retroceder el tiempo, ¿okey? Aquí va. Cinco…‖

Si Kuroha se me confiesa de nuevo después de que termine la cuenta regresiva, aceptaría sin dudarlo.

Era una propuesta increíblemente tentadora.

―Cuatro…‖

Para ser honesto, nunca había considerado a Kuroha como un interés romántico posible hasta ahora. Quizás esto era de esperarse después de haber tenido una relación como de hermanos durante más de una década.

―Tres…‖

Sin embargo, no digo que crea que le falta encanto femenino. Sus grandes y redondos ojos siempre me han resultado lindos, y al verla tratar de actuar como una hermana mayor alta a pesar de su baja estatura provocaba sentimientos de protección en mí y me hacía querer cuidarla de cualquier daño.

―Dos…‖

Estaba seguro de que sería divertido salir con Kuroha. Ya teniendo una relación donde no nos guardábamos secretos, era improbable que fuéramos a desilusionarnos el uno con el otro al iniciar la nueva relación. Por supuesto estaba el riesgo de una ruptura, pero eso era algo para pensar después del extraño caso en que peleemos.

Un futuro bendito me esperaba si salía con Kuroha. Eso era seguro.

―Uno…‖

Pero este—era mi primer amor.

―—Por favor para, Kuro.‖

Detuve la cuenta regresiva en el último instante posible.

―Gracias, Kuro. Por ser tan dulce conmigo después de que te rechacé…‖

―Haru…‖

Yo había sido rechazado y estaba vulnerable. Quería ser consolado por Kuroha.

Pero dentro de mí aún permanecían sentimientos por Shirokusa. Una parte de mí se rehusaba a rendirse.

Enamorarte por primera vez era una verdadera maldición. Aunque intentes deshacerte de ellos con toda tu fuerza, tus sentimientos seguirán aferrándose a ti como pegamento.

Elegir la opción fácil en esta situación y dejarme consentir por Kuroha sería reprobable.

―Kuro, eres una amiga importante para mí. Es por eso que yo—‖

―¡Sólo bromeabaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!‖ 

―¿………………………Huh?‖

Pestañeé. No podía entender lo que Kuroha había dicho.




―Sabes, Haru, pienso que la sinceridad es una virtud, pero en demasía es una carga.‖

―¿Huh?‖

―Es cierto que me confesé a ti hace un mes, pero, quiero decir, ¿no te estás tomando esto demasiado en serio?‖

―¿Huuuh?‖

―Bueno, se acercaban las vacaciones de verano, y no tenía un novio, así que las cosas se alinearon, ¿sabes? Siempre me divierto cuando estás cerca, Haru, así que pensé, ¿por qué no? He oído que los chicos piensan que si una chica se les confiesa una vez ella siempre estará enamorada del chico, ¿esto se trata de eso?‖

―¿Huuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuh?‖

Mi cabeza no podía comprender. Sabía muy bien cuán despreocupada mi amiga de la infancia podía ser sobre ciertas cosas, pero nunca esperé esa actitud aplicada también a asuntos románticos…

—Espera un minuto.

¿Era ese realmente el caso? ¿El hecho de que las acciones despreocupadas de Kuroha se extendían también a sus asuntos románticos? Si a ella realmente no le quedaban sentimientos por mí, ¿podría haber retrocedido el tiempo en apenas cinco segundos?

―Kuro… ¿no te estás esforzando demasiado?‖

Kuroha parpadeó un par de veces, su expresión se congeló. Era un hábito suyo cuando escondía algo.

―¿Qué sucede, Haru? ¿Te arrepientes otra vez de rechazarme?‖ Sentía la farsa detrás de su tono burlón.




Mirando con atención podía ver la punta de su dedo temblando.

―No, no es eso… Por ejemplo, ¿sabes que siempre fingiste ser como mi hermana mayor? Bueno, sé  que puede  que estés acostumbrada a hacerlo porque  tienes tres hermanas menores, pero sigue siendo un ‗deber‘ que tú eliges asignarte a pesar de que sé que hay muchas ocasiones en que la verdadera tú sólo quiere ser consentida. Tu fuerte sentido del autocontrol no te soltará, y entonces te obligas a ser una hermana mayor para mantener tus propios deseos bajo control—¿o me equivoco?‖

―…‖

Kuroha cubrió sus mejillas sonrojadas con sus manos.

―S-Si así fuera… ¿entonces qué?‖

―Bueno, todo lo que digo es que es similar a cómo a veces tus acciones no encajan con tus verdaderas emociones. Yo soy un idiota, así que no creo que pueda entender cómo te sientes, pero sigo sintiéndome mal de que tengas que mentir por mí aunque sigo gustándote. Pero… no estoy seguro de qué podría decir para mejorar las cosas.‖

―…‖

Habiendo albergado esos sentimientos por tanto tiempo, era imposible que Kuroha hubiera deseado voluntariamente salir lastimada o que le mientan.

Honestamente, las cosas eran difíciles cuando se trataban de amigos de la infancia.

―Idiota.‖

Conforme sentí que el calor de Kuroha se despegaba de mi espalda, un par de brazos se envolvieron alrededor de mi cabeza. Como resultado pude sentir algo suave presionando atrás.

―O—Oye, Kuro… ¡T-Tus p-pechos!‖

―Está bien. Me hiciste feliz, así que te daré un obsequio.‖

¡Diablos, los pechos de una chica son impresionantes! ¡¿Podían ser más suaves?! ¡Mi mente está enloqueciendo!

―Sabes, Haru, eres un idiota, pero también eres un chico decente. Incluso cuando estás herido sigues preocupándote por quienes están en problemas, y siempre eliges las cosas importantes. Siempre eres tan dulce, es por eso…‖

Acariciando mi cabeza, Kuroha hizo a un lado mi cabello rebeldo con sus elegantes dedos. En la cima de mi cabeza ahora expuesta, experimenté una sensación delicada distinta. No necesitaba que me lo digan para saber que esos fueron sus labios.

―Es por eso… que te amo.‖

―Kuro.‖

Sus ambiguas palabras resonaron dentro de mi pecho. Era increíblemente vergonzoso, incluso sin haberla visto a la cara.

―Me decepciona no haber sido elegida, pero mis sentimientos por ti no han cambiado. En este momento y desde ahora en más siempre estaré a tu lado. Así que suéltalo, Haru.‖

―¿Que lo suelte?‖

―¿Quién decidió que no deberíamos llorar en frente de otras personas? Pienso que deberías hacerlo y soltarlo todo, Haru.‖

―Pero yo te rechac—‖

Llegué a decir eso antes de que Kuroha me apretujara más fuerte.

Su pecho se presionó más fuerte contra mi nuca. Como resultado podía sentir su cuerpo temblando.

―Aunque lo hayas hecho, ¿qué? ¿Significa que no puedo estar más a tu lado? Si no quisiera estar aquí, ya me habría ido. Así que no busco nada más con esto, pero creo que deberíamos soltarlo todo tanto como queramos.‖

―…Eres increíble, ¿lo sabías?‖

Era la habilidad de Kuroha para trascender distintas cosas con avasallante despreocupación. Era una persona impresionante cuya valentía social daba lugar a una fuerza más profunda y elegante debajo de ella.

Junto a su luminosidad, no podía evitar sentirme patético por lo mente cerrada que fui yo con toda mi vanidad e inseguridad. Decidí deshacerme de todo y revelar todo.

―Bueno, a ti puedo decirte que… estaba enamorado de Kachi.‖

―…Okey.‖

Con Kuroha podía salvarme del ridículo. Definitivamente no se lo contará a nadie. Podía contárselo porque confiaba tanto en ella.

―Pero entonces ella dijo que tiene novio, y yo pensaba que teníamos algo que marchaba bien, pero resultó ser todo mi imaginación… quiero decir, esto apesta…‖

―…Ya veo.‖

―Entonces yo…‖

Lágrimas  se  acumularon  en  mis  ojos.  Pero  mientras  me  esforzaba  penosamente  de aguantarme, Kuroha me rodeó y abrazó mi cabeza sobre su pecho.

―Kuro…‖

―Deberías permitirte llorar un poco, Haru. Hará que te sientas mejor.‖

Me sentía horrible al ser consolado por alguien a quien había rechazado, pero su dulzura era tan reconfortante que mi agotado corazón ya no pudo resistirse más.

“Sollozo… sollozo…”

 ―Ya, ya, todo es muy malo, ¿no?‖

―Maldito sea… Mi primer amor…‖

―Mmhmm, Kachi-san no tiene buen gusto, ¿o sí? A pesar de que Haru es tan buen chico.‖ Cada una de sus palabras me afectaba.




Estaba agradecido desde el fondo de mi corazón que cuando me estaba ahogando en la melancolía, mi amiga de la infancia Kuroha estaba allí.

………………

………

……

Para el momento en que había recuperado la compostura, el ocaso ya había caído sobre las calles.

Mientras estábamos sentados lado a lado observando el resplandor del sol, finalmente hablé.

―Entonces Kuro, ¿qué crees que debería hacer de ahora en más?‖

―¿Qué quieres hacer, Haru?‖

―Bueno, para ser honesto, aún tengo sentimientos por Kachi.‖ Kuroha escuchó lo que yo tenía para decir con una expresión seria.

―Sé que debería rendirme, pero no puedo dejar de pensar en si podría hacer que las cosas funciones de alguna forma, si podría hacer que de algún modo me vea.‖

―¿No te sientes frustrado, Haru?‖

Me sobresalté un poco ante su provocativa elección de palabras.

―Sé que podría decir esto de mejor manera, pero Haru, tu forma de pensar actual suena para mí como si planearas pedirle a Kachi-san que te tenga lástima.‖

―Ugh… ¿No podrías haberlo dicho de otra forma?‖

―Pero quiero decir, es cierto, ¿no?‖

―Err, no, pero tal vez sí…‖ Era cierto y era humillante.

―Sabes, Haru, estoy muy enojada con Kachi-san. ¿Dijiste que a veces te encontrabas con ella en el camino a casa desde la escuela y tenían conversaciones divertidas?‖

―Err, oh, supongo que sí.‖

―Cuando escuché eso, pensé que podrías haber tenido una oportunidad, Haru. Quiero decir, Kachi-san odia a los chicos, ¿no? Honestamente me resulta un poco difícil imaginarla amistosa contigo estando los dos a solas.‖

―¡Eso es lo que he estado diciendo! Es por eso que me hice la idea errónea y—‖

―¿Entonces qué, Kachi-san estaba coqueteando contigo, pero cuando consiguió su primera opción ya no podía molestarse más? Eres muy buen chico, Haru, no puedo perdonarla por dejarte en ridículo.‖

Pensaba que el enojo de Kuroha podía describirse como una ―indignación justificada‖. Enojo hacia la injusticia, o algo así.

Pero me equivoqué.

―Haru… vamos a vengarnos.‖

Osananajimi ga Zettai - Vol 1 Capítulo 1 Parte 5 Novela Ligera

 

Por un momento, mi corazón se detuvo. Pensé que ella había hallado los sentimientos que yo mantenía ocultos en las profundidades más oscuras de mi alma.

―Duele, ¿no? Es por eso que tenemos que vengarnos.‖

―Kuro… has cambiado un poco.‖

Nunca pensé que una palabra como ―venganza‖ podría salir de la boca de Kuroha.

Kuroha era fundamentalmente amable de corazón, y si tuviera que elegir entre seco y mojado, ella elegiría lo primero siempre. Una palabra fuerte como ―venganza‖ no encajaba con ella.

―¿Cambié? ¿Cómo?‖

―Es como si te hubieras vuelto más antagonista, lo cual no es típico de ti, y también más lúgubre y sórdida…‖

―…Tal vez.‖

Kuroha se permitió a sí misma una sonrisa de auto burla.

―Para ser honesta, siempre he odiado a Kachi-san. Desde hace mucho tiempo.‖

―¡¿En serio?!‖

Era la primera vez que escuchaba a Kuroha decir categóricamente que odiaba a otra persona.

―¿Qué parte de ella no te gusta?‖

―Hmm, probablemente todo ✩‖

―¡¿Todo?! ¡Wow, nunca hubiera esperado que fueras tan lejos, Kuro!‖

―Quiero decir, no es como si tuviéramos algo que ocultarnos, ¿verdad, Haru? Ambos mostramos nuestras cartas, e incluso hablamos de quién nos gusta… No había muchas paredes entre nosotros para empezar, pero ahora puedo sentirme tranquila sabiendo que desaparecieron por completo. Es por eso que soltaré todo, incluido mi enfado. Porque sé que tú lo aceptarás todo, Haru.‖

―Entiendo, Kuro… Entiendo.‖

En este momento, sentía la conexión entre mi corazón y el de Kuroha.

Pero incluso habiéndonos contado quién nos gusta, en cierto sentido ya habíamos superado el umbral de ser amigos de la infancia.

Era algo común en dramas ver a una amiga o amigo de la infancia siendo rechazada o rechazado después de su confesión y diciendo que ya no pueden soportar estar cerca, siendo ese el fin de la aventura.

Pero la realidad no era tan simplista. Este sólo era el comienzo de nuestra historia. 




La verdad era que yo había rechazado a Kuroha, pero ahora éramos más cercanos que nunca, y nos reconocimos mutuamente como alguien en quien podíamos confiar incluso más debido a eso.

―¿Qué piensas, Haru? ¿Sobre tomar venganza?‖

―…Venganza, ¿huh? Bueno, me sorprendió un poco y honestamente me preguntaba a dónde ibas con eso.‖

―¿Eso es todo?‖

―Cielos, no puedo ocultarte nada, ¿o sí? Desde un punto de vista ético por un momento pensé en contra, pero la verdad es que estoy tan enojado que yo también quiero venganza. Quiero hacerla sufrir tanto como ella me hizo sufrir a mí—así es como me siento.‖

Eso era algo que sólo podía contarle a Kuroha y a nadie más.

―¿Verdad? ¿Entonces por qué no? Tomemos venganza. Pero no cualquier tipo de venganza. El mejor tipo de venganza.‖

Kuroha habló con entusiasmo,

―¿A qué te refieres con el mejor tipo de venganza?‖

―Bueno, depende de la persona, ¿no? Estaba pensando que podríamos hablarlo ahora.‖

―Espera, Kuro. Aún no he dicho nada sobre vengarnos de verd—‖

Así es, aún no he acordado tomar venganza. Estaba lo suficientemente enojado para quererlo, pero había una gran diferencia entre eso y llevarlo a cabo realmente.

―Haru, quiero que visualices la imagen de Kachi-san y Abe-senpai juntos.‖ Kuroha dijo después de ver mi reacción.

―Ehh…‖

―Vamos, sólo hazlo.‖

No quería en absoluto, pero sin más opción al respecto me obligué a construir la imagen de ellos en mi cabeza. Un chico apuesto y una chica hermosa, juntos eran una pareja despreciablemente adecuada.

―Los dos empezaron a salir hace una semana, ¿cierto? Probablemente vayan a tener su primera cita oficial la semana que viene. Si todo marcha bien, deberían terminar en el cine.‖

La chica que me gustaba yendo al cine con un chico apuesto. Era una imagen que me hacía querer cometer homicidio.

―Se apagan las luces, y el chico comienza a sentir un poco de coraje. Abe-senpai casualmente alcanza la mano de Kachi-san, y entonces—‖

―¡Okey, para, para! ¡Estás avanzando demasiado rápido! ¡Eso no sucede al menos hasta la tercera cita!‖

Podía imaginarme a mí mismo deambulando con melancolía en casa mientras sucedía, aún haciendo mi mejor esfuerzo por recuperarme del impacto de haber sido rechazado. Si su relación progresara en secreto hasta ese punto, sería una debacle total equivalente a que mancillen mi cuerpo.

―Haru, tu forma de pensar es muy anticuada. Suenas un poco como un papá.‖

―Ugh…‖

―Estamos hablando de un chico que hizo su debut en actuación, y creo que será más rápido que la mayoría para ligar.‖

―Quiero decir, eso es cierto pero… ¡Pero no lo toleraré!‖

Shirokusa odiaba a los hombres. Ella me sonreía sólo a mí—o al menos, se suponía.

¿Acaso también le sonrió a Abe-senpai todo este tiempo? ¿Desde el principio? O tal vez…¿con ojos llenos de incluso más inocencia y una sonrisa ligeramente avergonzada?

―Luego van a comer y tomar el té, quizás hacer algunas compras también. Tal vez suban hasta una plataforma de avistamiento o dos.‖

―¡Maldito seas, Abe! ¡Pensando que eres candente!‖

―Personalmente, cuando se trata de esas cosas, pienso que la primera vez es la más importante. La primera vez que haces algo, se siente como fresco, ¿cierto? Cuando lo haces una segunda vez, estás destinado a compararla con la primera.‖

¿Es así como va a ser? Si Shirokusa rompe con Abe-senpai y luego sale conmigo, siempre seré su segundo hombre. ¡Si trato de llevarla a alguna parte en una cita, ¿ella pensará “Oh, ya he estado aquí con Abe-senpai”, o “Hmm, creo que Abe-senpai hizo un mejor trabajo al pasear conmigo…”?!

¡Arrrgggh, no puedo soportar esto! ¡Por favor, cualquier cosa menos esto! Pero Kuroha siguió asaltándome mientras yo sostenía mi cabeza con agonía.

―Entonces él la acompaña a su casa porque ya está oscuro, pero cuando Kachi-san gira por un instante para decirle adiós antes de entrar a su casa, Abe-senpai de pronto la detiene pidiéndole que espere mientras sus labios buscan los de ella—‖

Las sombras de Shirokusa y Abe-senpai se unen suavemente.

El rostro de Shirokusa se sonroja, y mientras agacha la vista ligeramente dice: ―Sólo le permito hacerme estas cosas sucias a Abe-senpai…‖

Arranqué el pasto que crecía en la ribera.

―¡Maldita zorra! ¡Está bien si otras personas sufren mientras tú te diviertas, ¿huh?!‖

¡Lo hice! ¡Lo imaginé! ¡Imaginé a la honorable Shirokusa, completamente envuelta por los dedos de Abe-senpai!

Imaginé cómo él sentiría el tamaño de sus pechos, mientras Shirokusa, quien no perdería contra una idol de revistas, yacía en su abrazo. Bastante suaves, pensaría. También visualicé cómo los brazos y pechos de Shirakusa se presionaban contra él, lo dulce que ella olería para él, y por supuesto cómo lucirían sus labios, imbuidos con un tinte rojo mientras se inclinaban para besarse—

―¡No puedo! ¡No puedo permitir que esto pase! ¡No los perdonaré!‖

¡¡El no elegirme a mí, y luego… y luego hacer todas esas cosas también…!!

―Haru… ¿a quién no perdonarás?‖ Kuroha me preguntó deliberadamente.

―¿…Hmm? ¿A qué te refieres?‖

―¿Es a Abe-senpai a quien no perdonarás? ¿O es a Kachi-san a quien no puedes? ¿A cuál?‖

―Bueno, yo—‖

Ya veo. Entonces eso es lo que Kuroha preguntaba.

No perdonar a Abe-senpai sería admitir que todavía tenía a Shirokusa en mi corazón. Por el otro lado, no perdonar a Shirokusa sería aceptar que ella había traicionado mi confianza, y que mi amor se había transformado en odio.

Mi respuesta fue…

―Kuro.‖

―¿Sí?‖

―¡Los odio a ambos!‖

Aún tenía sentimientos por Shirokusa, y también sentía su traición. Esas dos emociones se contradecían, pero sin dudas coexistían.

Jejeje… así es, así es. Por supuesto que los odiaba a ambos. ¿Cómo no podría?

―¡Kachi  Shirokusa,  esa  zorra  que  me  rechazó  y  buscó  su  propia  felicidad!  ¡No  la perdonaré!‖




―Haru, Kachi-san nunca te fue infiel, no creo que puedas llamarla zorra.‖

―¡Y Abe Mitsuru! Un chico apuesto que nunca ha trabajado duro un día de su vida y aun así tiene toda la buena fortuna del mundo… ¿debería ser merecedor del perdón? ¡Aunque el cielo lo perdone yo no lo haré!‖

―Bueno, tampoco creo que puedas decir que Abe-senpai no ha trabajo duro en toda su vida.‖

―¡Kuro! ¡¿De qué lado estás?!‖




―No estoy en desacuerdo contigo, Haru, sólo te estoy doy un checkeo de la realidad. De todos modos, ¿qué vas a hacer al respecto? ¿O debería preguntártelo de manera distinta?‖

Kuroha se levantó y extendió su mano hacia mí.

―¿Culpable o inocente?‖

Reí maliciosamente mientras tomaba su mano.

―¡Culpable de los cargos!‖

 Declaré forzosamente, y apretando con fuerza mi puño.

―¡Es exactamente como dijiste, Kuro! ¡Sólo funcionará el mejor tipo de venganza! Jajaja, ¿qué importa si piensan que soy despreciable? ¡Voy a hacerles pagar la humillación que sufrí tantas veces!‖

―…He estado esperando a que digas eso.‖

Kuroha jaló mi brazo y me ayudó a ponerme de pie.

―Te ayudaré, Haru. Sin importar cuánto tenga que rebajarme. Ellos son los que te hicieron esas cosas horrendas primero. Sólo les devolveremos el favor.‖

―¡Jeje, no esperaba menos de ti, Kuro! ¡Todo es exactamente como dices!‖ Ante mi malvada risa, Kuroha esbozó una sonrisa conspiradora.

Recordé algo que los padres de Kuroha habían dicho una vez.




Muchos pensaba que el nombre ―Kuroha‖ se refería a ―alas negras‖, evocando a la imagen de un ángel caído. La verdad era que sus padres se habían inspirado para su nombre en el ―trébol‖. En floriografía, los tréboles podían significa ―buena fortuna‖, ―piensa en mí‖, ―promesa‖, y también “venganza”—tal y como había interpretaciones positivas y negativas en el lenguaje de las flores, Kuroha, amada por la sociedad, también tenía sus facetas de luz y oscuridad.

―¡Esta es la venganza por mi primer amor!‖

Enamorarte  por  primera  vez  era  una  preciosa  experiencia  única  en  la  vida.  Eso  era precisamente lo que lo hacía bello, puro, y significativo.

¡Pisotear esos sentimientos y luego correr y escapar era una ofensa imperdonable!

¿No lo creen ustedes también?

5 2 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
1 Comentario
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios