Osananajimi ga Zettai ni Makenai Love Comedy (NL)

Volumen 1

Capítulo 1: El Triángulo Del Rechazo

Parte 3

 

 

La escuela terminó, y yo estaba guardando mis libros de textos en mi bolso cuando Tetsuhiko me llamó.

―Sobre lo que haremos para el festival cultural, conseguí el lugar usual otra vez, así que tengamos una reunión.‖




―Eh.‖

Había una buena razón para mi completa falta de motivación. Tetsuhiko había creado y dirigía el círculo ligeramente dudoso y conocido como la Sociedad de Apreciación del

Entretenimiento, el cual sólo consistía de nosotros dos y honestamente a estas alturas yo sólo le estaba prestando mi nombre.

La Sociedad de Apreciación del Entretenimiento estaba programada para participar en el festival cultural y para ese propósito había reservado un espacio de tiempo en el gimnasio, pero dos semanas habían  pasado  con  el asunto del tema  de la presentación  aún  sin decidirse. Por supuesto habíamos hablado varias veces, pero una obra que le daría a Tetsuhiko lo derechos para presumir que él anhelaba permanecía sin descubrir.

A estas alturas ya estaba bastante harto de las repetidas reuniones improductivas.

―Oh sí, después quiero tener también la opinión de Shida-chan, así que pregúntale por mí, ¿de acuerdo?‖

―¿Por qué yo?‖

―¿Porque es tu amiga de la infancia?‖

Shida Kuroha. Mi compañera de clases, quien también resultaba ser la inseparable vecina de al lado respecto de la cual he tenido la mala suerte de conocer durante los últimos diecisiete años.




Por supuesto Tetsuhiko me usaba para invitar a Kuroha. Pero en este momento sería muy, muy difícil para mí hablar con ella.

―Bueno, dejemos eso de lado por hoy. No te preocupes, le preguntaré a Kuro en otro momento.‖

―¿…Hmm?‖

Maldición, pensé. La intuición de Tetsuhiko era extraordinariamente aguda.

―Ahora que lo pienso, Shida-chan nunca vino a hablarte durante el almuerzo, ¿verdad? Eso es bastante raro.‖

―¿En serio? Pienso que sucede a menudo.‖

Aparentemente habiendo discernido algo por mi expresión, Tetsuhiko asintió con firmeza y me palmeó ambos hombros.

―Ve y discúlpate tan pronto como sea posible. Fue tu culpa, después de todo.‖

―¡¿Cómo terminaste asumiendo que tuvimos una pelea?! ¡¿Y que además fue mi culpa?!‖

―¿Qué más podría ser? Difícilmente esperaría algo así de una chica tan agradable.‖

―…Bueno, eso es algo que no puedo negar.‖

Ella es alguien a quien puedo contarle todo y ser aceptado… una amiga de la infancia que conoce todo sobre mí.

Para mí, Kuroha es una existencia irremplazable.

―Sé que Shida-chan siempre ha sido del tipo hermana mayor a la que le gusta cuidar a los demás, pero incluso así, ella siempre ha sido especialmente dulce contigo. ¿Qué has hecho exactamente para que se moleste?‖

―Oh vamos, ella puede ser bastante dura en algunas cosas, sabes.‖

―Es una dureza amorosa entonces.‖

―Ack—‖

Mi respiración se entrecortó con la mención de la palabra ―amor‖.

La persistencia de Tetsuhiko era algo de temer verdaderamente. Mientras cruzaba sus brazos y observaba, silbó para apartar las sospechas.

―Sueharu, sólo lo digo yo, pero Shida-chan es una mujer de calibre extremadamente alto. Tan alto que si no fueran amigos de la infancia ni siquiera podrías tocarla. ¿Lo entiendes?‖

―…Sí, lo sé. Sé que es popular. Es linda, es natural supongo. Estoy orgulloso de que sea mi amiga de la infancia, y admiro sus habilidades sociales entre otras cosas.‖

Una imagen de Kuroha se formó en mi mente.

Kuroha siempre fue comparada con pequeños animalitos. El rostro de bebé de un gato, y la estatura de un ratón o una ardilla. Tenía cabello lacio castaño, semilargo. Era bajita, siempre moviéndose, y sus expresiones faciales cambiaban constantemente. A muchos esos atributos suyos les resultaban adorables y no era de sorprender que tenga un gran círculo social de chicos y chicas.

―Para ser un sujeto que no puede elogiar a las chicas en su cara, no tienes problemas para halagar a Shida-chan, ¿huh?‖

―Porque es una amiga cercana.‖

Elogiar a las chicas era bastante vergonzoso honestamente. La sensación de estar coqueteando nunca encajó conmigo.

Halagar a una amiga cercana era distinto. El orgullo que yo sentía por ser tan íntimo con una persona tan impresionante hacía que quiera hacerlo todavía más. No había motivo para sentirse avergonzado por expresar los verdaderos sentimientos de uno.

―Ooh, entonces eso es lo que piensas de mí, Haru.‖

Osananajimi ga Zettai - Vol 1 Capítulo 1 Parte 3 Novela Ligera

 

Una dulce fragancia hizo cosquillas suavemente a mi nariz.

Una cabeza con cabello castaño nuez se asomó por encima de un cuello.




Kuroha no podría haberse acercado más a mí conforme hizo gestos de olfateo con su nariz mientras inhalaba mi esencia con una sonrisa angelical en su rostro.

―Ooh…‖

Por ciertas razones, no pude permitirme mirar a Kuroha a la cara.

Empecé a  sudar frío.  Inseguro  sobre cómo responder,  lo mejor que  pude hacer fue retroceder y murmurar.

―Estás demasiado cerca, Kuro…‖

Kuroha siempre se había asemejado a una mascota, pero yo siempre pensaba que podía describirla más adecuadamente como alguien con la forma de un ser humano y el comportamiento de un pequeño animalito. Como su hábito de olfatear cosas ejemplificó apropiadamente. Éramos cercanos en espíritu porque éramos amigos de la infancia.

―Ooh, ¿estás avergonzado, Haru~? Mirá lo lindo que eres. A tu Onee-chan le gusta mucho esa faceta tuya, ¿sabes?‖

―N-N-No digas cosas como ‗gustar‘ tan casualmente, Kuro. Además eres demasiado bajita para ser mi hermana mayor.‖

―Aww, vamos, Haru. Deja de señalar mi estatura todo el tiempo.‖ Me chasqueó en la frente.

Kuroha medía apenas 148cm. Mientras que intentaba actuar como una hermana mayor, a primera vista era difícil verla como nada más que una alumna de secundaria elegantemente vestida fingiendo ser una adulta.

―Siempre  tengo  que  limpiar  tus  desastres,  Haru,  ¿a  estas  alturas  no  dirías  que  soy básicamente tu Onee-chan?‖

―Kuro, tú ya tienes muchas hermanas menores, está bien si no me cuidas la espalda constantemente, sabes.‖

―¿Tienes muchas hermanas menores, Shida-chan?‖ Kuroha asintió ante la pregunta de Tetsuhiko.

―Síp, un par de gemelas en primer año de secundaria y una en tercero, con lo que somos cuatro en total.‖

―Eso es impresionante.‖

―Es por eso que el tropo de hermana mayor está tan arraigado en Kuro.‖

―¿De qué estás hablando, Haru? Tú eres el que me hizo así después de causarme tantos problemas.‖

Kuroha alborotó mi cabello rebelde.

Sus acciones eran un poco íntimas y provocativas para un chico de preparatoria. Yo no le daba mucha importancia porque las cosas entre nosotros siempre habían sido así, pero racionalmente no era algo que debería hacerse en el salón de clases.

Kuroha era popular y yo sufría una increíble cantidad de celos por eso.




―Tsk, no creas que te lo dejaremos pasar sólo porque son amigos de la infancia.‖ Pude oír el chasqueo de lengua claramente.

―Maldición, no puedo esperar para usar mi brazo derecho.‖




Err, Hasami, ¿podrías no mirarme de esa forma? Estamos en segundo año de preparatoria, por lo que no hay necesidad de la violencia, ¿cierto?

―Hay una cueva en las montañas, si lo hacemos allí—‖

―Acorde al nombre de Sueharu*, en un día soleado lo enviaremos a su viaje final—‖

Erm, chicos, ¿podrían dejar de discutir dónde enterrarme, por favor? Me estoy asustando en serio.

Podía oír las voces envidiosas zumbando pero Kuroha parecía no notarlo en lo más mínimo.

―¿Sucede algo, Haru? No luces muy feliz.‖

―Err, no… no es nada realmente.‖

―Ooh, eso hace que me preocupe más. Vamos, ¿por qué no intentas contarle a tu Onee- chan?‖

Kuroha era dulce y cariñosa.

Su preocupación por mí sólo hacía que me sienta peor.

―Haru, no estás actuando como tú mismo.‖

―¿…Qué significa actuar como yo mismo?‖

―Hmm… ¿ser insensible y tonto?‖

(Nota: Un juego de palabras con el nombre de Sueharu. Sue = 末, el cual puede definirse como “final”, y Haru = 晴, que significa buen clima o clima soleado.)

―¿Eres terrible! ¡Objeto violentamente! ¡La próxima vez que nos veamos será ante la corte!‖

―Oh, estás esforzándote demasiado, Haru…‖

―No, no lo estoy. Ugh, voy al baño por un momen—‖

Incapaz de hacer algo sobre la agria atmósfera, me levanté para ir a refrescarme.

―¿—Puede ser que te arrepientas de haberme rechazado?‖

Por un breve momento, la clase se quedó en completo silencio. Era como si el tiempo se hubiera detenido.

Sentí que la sangre en mis venas me abandonaba.

Quería gritar “¡¿Por qué tenías que decir eso aquí?!”, pero eso definitivamente resultaría en que me griten rotundamente. Por supuesto yo había tenido mis razones, pero no funcionaría para mí ofrecer excusas pobres en este momento.

En otras palabras, tenía que escapar mientras todos seguían anonadados.

Eso fue lo que pensé mientras tomaba mi bolso con sigilo mientras giraba hacia el pasillo, pero—

―Oh querido, ¿a dónde crees que vas después de causar un incidente tan fascinan—quiero decir, serio, hmm, Sueharu?‖

Tetsuhiko envolvió su brazo en mis hombros, evitando que me vaya.

―Uh, bueno, al baño por supuesto…‖

―No. Te. Lo. Permitiré.‖

―Deja. De. Bromear. Vete. Al. Demonio.‖

Traté de escapar mientras Tetsuhiko me retenía con una agarre Nelson*. Un choque terrible y bamboleante de fuerza se desató en el salón.

―¡Bastardo! ¡Tetsuhiko! ¡Suéltame!‖

―¡Jajaja! ¡Todos te están esperando!‖

E-Está estimulado y mostrando sus verdaderos colores.

(Nota: Un agarre Nelson es una técnica de agarre ejecutada desde atrás del oponente, generalmente cuando ambos están boca abajo en la lona con el oponente debajo del agresor.)

El atractivo de Tetsuhiko siempre le asegura hallar novia rápidamente, pero sus relaciones no duran mucho. La principal razón es que él es basura, pero probablemente también sea porque no se molesta en ocultar ese hecho en primer lugar.

Nunca me ha desagradado la rapidez de Tetsuhiko para revelar su verdadero ser, pero en la situación actual era demasiado peligroso. En este momento yo era el foco de múltiples miradas asesinas.




Lo dije antes y lo diré de nuevo. Kuroha es popular. Tenía masivo apoyo entre la multitud loliconera, y era prácticamente idolatrada por los chicos con complejo de pequeña- demonio-lolita-hermana-mayor.

Las flamas ardientes de sus celos amenazaban con quemarme.

―Ya veo, ya veo.‖

Los chicos en la clase ahora eran más como lobos reunidos en frente de su presa, buscando sin cesar cualquier indicio de debilidad en mí mientras su ira hervía.

―Ok, cálmense, chicos… Tengo buenas razones para haber hecho lo que hice…‖

―¿…Huh? ¿Nos mientes? ¿Cuáles razones?‖

―Err… bueno…‖

Eché un breve vistazo para comprobar qué estaba haciendo Shirokusa. Estaba cerca de su escritorio, y parecía tener una tranquila conversación con su única amiga de la clase, Mine Meiko.

“¿Cómo puedo escapar de este lío?”

 Usé todo el poder de mis facultades mentales para simular varias posibilidades.

“¡Rechacé a Kuro porque hay alguien que me gusta!” 

Decir eso mantendría ocultos mis sentimientos por Shirokusa, y no estaría mintiendo tampoco.

Pero si esas palabras salen alguna vez de mi boca…




―¿Entonces cuál es la chica que te gusta? ¡No te dejaremos ir si no nos cuentas! ¡Jajaja!‖ Estaba garantizado que Tetsuhiko diría eso con una completa sonrisa mientras echaba más combustible al fuego.

En este momento el salón era un sabbat de brujas. Y a él, quien estaba poseído, no se le permitiría resistirse.

¿Qué tal si me confesaba a alguien más como representante? No, era difícil pensar en otra chica además de Kuroha que estaría dispuesta a aceptar una confesión falsa de mi parte y hacerlo pasar como una broma luego.

También podría fingir aceptar la confesión de Kuroha en este instante, pero esa sería la peor opción de todas. Porque sería desconsiderado con Kuroha.

Confiaba en Kuroha más que en cualquiera. Me importaba y la respetaba como persona. Es por eso que no quería mentirle o provocarle recuerdos no felices.

4.7 3 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios