The World’s Strongest Rearguard – Labyrinth Country’s Novice Seeker (NL)

Volumen 1

Capítulo 5: Los Secretos Dentro del Laberinto

Parte 2: La Chica en el Santuario

 

 

«Arihito, su pecho se mueve…», dijo Suzuna.

«Sí… Parece que la llave encaja. ¿Ahora qué…?»




La llave había abierto la caja, así que claramente estaba conectada a esta chica de alguna manera. Como había esperado, coincidía perfectamente con el ojo de la cerradura en su pecho.

«Parece que ha empezado a respirar… Es como una especie de criosueño de una película de ciencia ficción. Su cuerpo se conserva mientras duerme durante mucho tiempo, y luego se despierta…», dijo Igarashi. Parecía que ella también tenía la impresión de una tecnología increíblemente avanzada. Las cosas que cubrían las orejas de la chica parecían definitivamente de naturaleza mecánica.

«…Mm…»

«Ah… está despertando. Arihito, todos, tengan cuidado!» advirtió Elitia, pareciendo que sus nervios se habían tensado por la precaución.

Respiré profundamente y vi como sus pestañas se agitaban. Entonces sus ojos se abrieron. Eran del mismo color aqua que su pelo, pero parecían carecer de cualquier chispa de vida. Se sentó en la caja pero luego no se movió más. No sentí el impulso de capturarla para evitar cualquier amenaza que pudiera suponer ni sentí ninguna hostilidad por su parte… pero había un enorme problema.




…no pude ver antes debido a su pelo, pero… ¿está completamente desnuda…?

«……»

«Uh… ¿Qué es…?» Pregunté mientras ella me miraba en silencio. Ser mirado con esos ojos sin vida me hizo sentir incómodo. Intenté adivinar por qué me miraba fijamente, traté de averiguar sus intenciones, pero no dijo ni una palabra y se limitó a mirar detrás de mí.

Detrás de mí estaba Theresia. No se apartó de la mirada de la chica, los ojos de su máscara de lagarto miraban fijamente a la chica que acababa de despertar.

«…¿Se están comunicando de alguna manera? ¿Con telepatía o algo así?» preguntó Misaki.

«H-hey… ¡Deja de bromear!» dijo Igarashi.

«Pero… ambas están tranquilos. Ninguna de sus almas está angustiada; sólo están en paz», dijo Suzuna.

Su Spirit Detection iba a ser realmente útil para determinar si alguien era o no hostil hacia nosotros. Todos sus sentidos de Doncella de Santuario parecían confiables, así que sólo contuve la respiración mientras observaba a Theresia y a la niña… hasta que…

…¿Qué están haciendo? ¿Pueden realmente comunicarse…?

Theresia dio un paso adelante y extendió su mano izquierda. La chica extendió su mano derecha para tocar la de Theresia y-

«…¡Ngh!»

Theresia retiró su mano con sorpresa. La chica inexpresiva pareció recuperar algo de luz en sus ojos por primera vez, y finalmente abrió la boca para hablar.

«Tú eres quien ha abierto el Relicario y me ha despertado, ¿verdad? He obtenido la información necesaria al leer los fragmentos de tu historia a través de esa chica semi-humana. Tu nombre es Arihito Atobe, ¿correcto?»

«Eh, sí… Es correcto. Soy Atobe Arihito. Me reencarné aquí en el País del Laberinto desde mi país natal, Japón».

«…El País del Laberinto. ¿Es ahí donde viven los encargados de reunir a los dioses? Sus almas son recogidas de sus propios mundos y reencarnadas aquí, donde nos buscan. Esa debe ser la razón por la que te llaman Buscador».

Me estremecí de repente ante las inesperadas palabras que salían de la boca de la chica. ¿Por qué teníamos que convertirnos en Buscadores después de habernos reencarnado aquí? Siempre me lo había preguntado y esperaba conocer la respuesta algún día, pero escucharlo de esta chica…

«¿Qué quieres decir…? Encargado de reunir a los dioses… Nadie nos había dicho nunca algo así», dijo Igarashi.

«Espera, Kyouka. Esta chica sabe algo… algo muy importante. Oigamos lo que tiene que decir», dijo Elitia, e Igarashi se contuvo la lengua. La miré, pero se limitó a llevarse la mano al pecho y a asentir con la cabeza, como si me dijera que no me preocupara por ella.

«Firme retaguardia que se ha reencarnado en un mundo lejano, me gustaría expresarte mi gratitud por venir aquí y descubrir los misterios del laberinto», dijo la chica.

«…Por ‘descubrir los misterios del laberinto’, ¿te refieres a llegar aquí, traer la llave y despertarte?». pregunté.




«Sí. Yo alabo a los que han descubierto los misterios, les proporciono mi tutela y les ofrezco una recompensa. Mi nombre es Ariadna, la Rueda de Hierro. Soy el centésimo decimoséptimo dios oculto- una réplica. Fui depositada en el fondo de un laberinto que ya no fue explorado».

«Espera… Dices que eres el centésimo decimoséptimo, ¿no es éste el primer laberinto? ¿Qué es un Dios Oculto? ¿Eres una réplica?»

Yo tampoco seguía el ritmo, pero eché un vistazo a mi licencia y entendí un poco más lo que decía. La llave que había utilizado se llamaba Llave del Dios Oculto, y la caja que había abierto era el Relicario, o eso decía. Pensando en el significado básico de relicario, tuve la impresión de una caja que guardaba los restos u objetos que pertenecían a un santo. Y la chica que estaba dentro se autodenominaba Dios oculto y «réplica de un dios». Una réplica… así que una copia, también conocida como falsa.

«Cuando dices que nos darás tu tutela y recompensas… ¿significa que nos prestarás tu poder?», preguntó Elitia, pero la chica no respondió. De repente se levantó y nos mostró su cuerpo.

«Eh… ¿qué…? El patrón de tu piel… ¿son circuitos eléctricos?», preguntó Igarashi.

Tal y como había dicho, había un patrón brillante que recorría el cuerpo de la chica y que parecían circuitos eléctricos. Pero parecía que estaban rotos aquí y allá. Las líneas de los circuitos salían del agujero de su pecho, pero luego parecían detenerse en su camino. Eran claramente visibles donde comenzaban entre sus amplios pechos, pero se desvanecían y desaparecían a medida que avanzaban. No era sólo que estuvieran ocultos por su pelo o algo así; en realidad parecían incompletos. Tal vez los circuitos restantes desaparecerían pronto y la chica, Ariadna, volvería a su estado anterior. Me miró y agachó la cabeza en señal de disculpa.

«Parece que ha pasado demasiado tiempo desde que se deshicieron de mí. La tutela que podría ofrecerte sería débil, y la probabilidad de que toda mi funcionalidad regrese es bastante baja. Te recomiendo que despiertes a un Dios Oculto más conservado para controlarlo», dijo.

«Si lo hiciéramos… ¿significaría eso dejarte aquí así?» pregunté.

«Originalmente fui una existencia desechada. No tenía más parientes que el golem, que me custodiaba. Mi creador me colocó en esta caja como un fracaso, habiendo decidido que la probabilidad de que alcanzara la plenitud como réplica era demasiado baja, y me escondió en lo más profundo del laberinto. Nunca he tenido la esperanza de que alguien me encontrara y despertara o de que llegara a pasar algo».




No había pensado demasiado en algunas de sus primeras palabras: «Primero, me gustaría expresar mi gratitud». La razón por la que había prologado con «primero» era que pensaba decirnos que no ganábamos nada con despertarla, que era una causa perdida.

«Un fracaso… Eso es terrible… Eres una persona que puede hablar, pensar y sentir, atrapada en una caja durante quién sabe cuántos años… ¿Qué clase de persona desalmada y cruel podría hacerle eso a alguien?», preguntó Igarashi.

«…Y ese guerrero gigante, no fue puesto allí para aliviar su soledad… Simplemente fue colocado allí para evitar que los Buscadores llegaran hasta aquí», dijo Suzuna, tanto ella como Igarashi estaban enfadadas por lo que les dijo Ariadne, su tono despreocupado sólo lo empeoraba.

Algo que podía adivinar por el rostro inexpresivo de Ariadne era que, para ella, esto era un simple hecho. No era algo por lo que nadie tuviera que molestarse.

«……»

«…Theresia», dije. Ella estaba apretando el puño que tenía en el pecho. Estaba furiosa por las circunstancias de Ariadna, enfurecida por ese «creador» suyo que la dejó en una caja. Nunca la había visto tan enfadada.

«…Arihito, ¿qué debemos hacer con ella? Tenemos que considerar la opción de dejarla aquí para que otra persona se ocupe de ella…», dijo Elitia.

«Puedo usar mi poder para enviarla a la superficie. La plataforma de teletransporte que lleva hasta aquí desde el tercer piso se desplaza automáticamente después de ser utilizada y vuelve a quedar enterrada en la tierra. Dependerá de ti si informas de mi existencia a la organización a la que perteneces, o puedes dejarme aquí», dijo Ariadna, dejando claro que éramos libres de hacer lo que consideráramos oportuno; cada elección era igualmente válida.

Pero eso era desde su perspectiva. No había forma de fingir que no habíamos llegado hasta aquí para conocerla.

«…Ariadna, dices que no te han conservado bien, pero no estoy seguro de que eso sea cierto. No tengo ni idea de cuántos años, cuántas décadas incluso, has estado durmiendo aquí, pero estamos aquí manteniendo una conversación contigo, y tienes suficientes emociones como para preocuparte por nosotros. Personalmente no veo nada malo en alguien así», dije.

Su creación parecía tan bien hecha que me hizo creer que en realidad había sido modelada a partir de algún dios, pero para después tirarla… debido a que era una réplica imperfecta de un dios. La cuestión era que cuando pensábamos en un dios, pensábamos en un ser con un poder ilimitado, y tirar incluso una réplica incompleta de eso era un gran desperdicio. Yo podría haber decidido que el creador de Ariadna era un derrochador, pero nosotros no. Para nosotros, no había nada que sustituyera la tutela que nos ofrecía y las respuestas que nos daba a los misterios del laberinto.




«Cuando dice que la probabilidad de que sus funciones vuelvan por completo es ‘bastante baja’, significa que no es cero. Acabamos de empezar nuestro viaje como Buscadores, bueno, aparte de Elitia, que es una veterana. Lo que significa es que me gustaría que pudiéramos crecer juntos. Creo que eso nos ayudaría a crecer», dije.

«…Si aceptas mi tutela, tendrías que ofrecerme tu devoción para mantener mi funcionalidad. Si te dedicas a un dios imperfecto como yo, deberás luchar con los dioses ocultos que encuentres y que sean hostiles hacia mí. Pero si aún así deseas aceptar mi tutela, muéstrame tu ficha», instruyó Ariadna.

Ficha… ¿te refieres a mi licencia?» pregunté mientras se la enseñaba. Ella asintió. Miré a todos para comprobar cómo se sentían. Ninguna se opuso; simplemente nos miramos y forzamos una sonrisa.

«Lo decidí hace mucho tiempo. Lo dejo todo en manos de nuestro líder», dijo Igarashi.

«Arihito… Sé que me faltan las fuerzas, pero quiero ayudar a Ariadna. Es realmente triste que se quede sola para siempre», dijo Suzuna.

«Heyyy, si pones a Arihito y a Ariadne juntos, ¡eso los convierte en Ariari! Oh, ¿no es buen momento para bromear?», preguntó Misaki.

«Supongo que debería esperar esa falta de sentido del peligro por tu parte, Misaki. De todos modos, estoy de acuerdo, Arihito. Somos Buscadores, y estoy segura de que nos han reunido para buscar en los laberintos a seres como Ariadna. Creo que una asociación con ella tendrá mucho peso en nuestras futuras expediciones», concluyó Elitia.

Pensé lo mismo que Elitia. Pero eso significaba que estábamos actuando como el ser, que nos reencarnó y quizás incluso creó el País del Laberinto, querría que actuáramos.

Al principio, es como estar obligado a bailar en la palma de la mano de alguien. Está bien mientras no tengamos que seguir bailando para siempre.

Pensé que era un poco pronto para empezar a cuestionar por qué nos habíamos reencarnado o para tratar de averiguar los secretos de los laberintos, ya que acabábamos de empezar como Buscadores, pero habíamos encontrado a Ariadna y no teníamos realmente ninguna opción al respecto.

«Queremos aceptar su tutela. ¿Cómo ofrecemos esa ‘devoción’ de la que hablaste?» pregunté.

Ariadna se quedó en silencio durante un momento mientras me miraba a la cara. Mientras estaba de pie sin responder, Theresia se acercó y ofreció su mano. Ariadna aceptó y salió del cofre, luego extendió su mano derecha hacia mí. Le pasé mi licencia. Ella la tomó con su mano izquierda y mantuvo la derecha sobre ella.




«He añadido una función secreta a tu ficha, que ningún otro podrá detectar. Puedes usarla para ponerte en contacto conmigo. Puedes hacerme una ‘ofrenda’ para recibir mi tutela. Si me has proporcionado suficientes ofrendas, podré traerte de vuelta aquí si eres derrotado mientras buscas en el laberinto. Sin embargo, cuando eso ocurra, perderás el equipo y los objetos que lleves encima en ese momento», dijo Ariadna.

«…Parece que ahí no podemos equivocarnos, ¿verdad?» dije.

«Incluso con esto, mi funcionalidad es limitada. Soy el más débil de los Dioses Ocultos, y hay muchos que desean hacerme daño. Realmente sugiero…»

«No tienes que menospreciarte tanto. Todavía no he oído hablar de ningún Buscador que haya recibido la tutela de un Dios Oculto. Pero si tenemos su tutela y puede salvarnos si terminamos en una situación realmente horrible… sólo saber que podemos confiar en eso es realmente útil», dijo Igarashi.

Ni siquiera sabíamos cuánta gente conocía la existencia de los Dioses Ocultos. Louisa y Palme habían mencionado a los Dioses Secretos, pero aunque supusiéramos que eso se refería a los Dioses Ocultos, no parecía que supieran que los Dioses Ocultos existían realmente. ¿Eramos los únicos que los habíamos descubierto? O tal vez había mucha gente en los rangos superiores de los Buscadores que los conocían. No estaba seguro, pero podría ocultar la existencia de Ariadna al Gremio o a otros Buscadores a menos que quisiera mostrárselos, ya que ella había hecho que las funciones adicionales fueran indetectables para los demás.

«…Ariadne, ¿no puedes salir de este lugar?» pregunté.




«En mi estado actual, no puedo salir del Santuario. Si eres capaz de reunir las piezas necesarias para restaurar mi funcionalidad perdida, entonces podría ayudarte fuera durante un cierto periodo de tiempo. Hasta entonces, sólo puedo ofrecer apoyo temporal de forma estrictamente limitada».

¿Quería decir que podríamos tomar prestado su poder de alguna forma? De todos modos, sólo podía ver aspectos positivos en el acuerdo, pero ella estaba tan indecisa de hacerlo que yo estaba seguro de que habría algunos riesgos dependiendo de la situación. Sin embargo, no importaba; la nueva función ya estaba añadida a mi licencia. Había una nueva página para Dioses Ocultos, y el nombre de Ariadna aparecía en la columna de Fe.

«…Si salimos de aquí, ¿podemos volver usando la plataforma de teletransporte del tercer piso o algún otro método?» pregunté.

«Si puedes encontrarlo. Dependiendo de la ofrenda que me des, puedo usarla para recargar la energía del Santuario y así poder colocar otra plataforma de teletransporte en el exterior.»

«Bien. Primero entonces, esto de la ofrenda…», comencé.

«…Me pondré en contacto contigo más tarde en relación a eso. Por el momento estoy encantada de que me hayas elegido. No puedo pedirte más».

No parecía querer decirnos nada más. Seguía desnuda; lo único que la cubría era su pelo de color aqua. Ahora apareció en su piel lo que parecían signos luminosos de algún tipo, y levantó la mano hacia nosotros. En el momento en que lo hizo, nos vimos transportados de repente al centro de un extenso campo. Lo que vimos a nuestro alrededor fue el primer piso del Campo del Amanecer. Las caras de todos parecían preguntarse si habíamos soñado todo aquello o no.

«…No se preocupen, no fue un sueño», les aseguré. Todavía teníamos la prueba de que habíamos derrotado al guerrero gigante, así como la función adicional de mi licencia.

«Realmente lo conseguimos… Uf, siento que me voy a derrumbar…», dijo Misaki mientras se desplomaba en el suelo donde estaba. Todas las demás estaban igual, aparentemente perdiendo las fuerzas de puro alivio.Habíamos conseguido volver, pero ¿cómo iba a informar de esto a Louisa? Todo lo que había sucedido la haría desmayarse, pero decidí preocuparme por eso más tarde. Ahora mismo, sólo quería olvidarme de todo y disfrutar del hecho de que todavía estaba vivo.

«Ahh… me alegro de que hayamos vuelto. Hubo un momento en el que no estaba seguro de que lo lograriamos…», admití.

«Lo has hecho muy bien, Atobe. ¿Qué tal si nos tomamos un pequeño descanso antes de ir a casa?»

«Estoy de acuerdo. Has estado muy tenso todo este tiempo, Arihito», dijo Suzuna.

«…Conocerte ha sido probablemente el descubrimiento más increíble de todos. Tengo la sensación de que nos esperan muchas más cosas…», dijo Elitia.




Sus palabras me hicieron sentir incómodo, pero fingí que no las había oído y me tumbé en la hierba. Theresia se acercó entonces y se arrodilló a mi lado.

«Uh… T-Theresia, ¿qué estás…?» comenzó Igarashi. Me di cuenta de que estaba nerviosa, pero Theresia me cogió la cabeza y la llevó a su regazo.

«Gracias, pero… ¿qué te pasa de repente?» pregunté.

«……»

No respondió. Sin embargo, vi que su boca -lo único visible bajo su máscara de lagarto- estaba curvada en una pequeña sonrisa. Sentí que el resto del grupo me miraba. Pero lo único que quería era quedarme allí un rato, con la cabeza en su suave regazo, disfrutando de la alegría de haber sobrevivido a esta aventura.

5 2 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios