The World’s Strongest Rearguard – Labyrinth Country’s Novice Seeker (NL)

Volumen 1

Capítulo 3: Nuestro Primer Desafío

Parte 4: Regresando y Progreso Rapido

 

 

De camino a la entrada del segundo piso, nos encontramos con un grupo que estaba a punto de ser aniquilado por unas Cotton Balls y unas Poison Spear Bees, así que los salvamos. Resultó ser el grupo anterior de Misaki, que se había apresurado a venir a salvarla. Estaban realmente aliviados de verla a salvo. Parecía que querían que volviera con su grupo, pero Misaki no lo hizo. Intenté animarles, pero más tarde, una vez que Misaki se había despertado (mientras yo aún la llevaba en brazos), hablamos de la situación y me di cuenta de que no era probable.

«Son muuuuuuuuy amables, pero hay muchísimos grupos ahí fuera, tantos como estrellas hay en el cielo. Me dejo llevar por la corriente y encuentro donde debo estar. Quiero que se siiiiiieeenta bien».




«Bueno, sí, pero ayer te uniste a su grupo y se alegraron mucho de verte», insistí.

«Oh, no digas eso. Me duele. Verás, estaba pensando, ya sabes antes, que ellos podrían ser como mis abejas obreras y yo sería la abeja reina. Pero lo he pensado mejor y necesito hacerme más fuerte, al menos para que los malos no me secuestren».

«En ese caso, Misaki, ¿vas a unirte-?» empezó a preguntar Igarashi.

«Hmm… Sobre eso-es que creo que lo pasaría mal. Um, ¿cuál era tu nombre?»

«Oh, no me he presentado. Soy Arihito».

El trabajo de Misaki era de apostador. Aparentemente, tenía una habilidad que aumentaba la tasa de caída de los cofres del tesoro. Si ella estaba con nosotros, seguramente tendríamos buena suerte, pero tenía el presentimiento de que no nos acompañaría.




«Puede que me haya desmayado rápidamente, pero sigo teniendo la sensación de que tu grupo es muy fuerte, Arihito. Es decir, me parece muy precipitado que alguien tan incompetente como yo se una a ustedes».

«Oye, no es que haya sido completamente imperturbable en mis batallas en el laberinto. Pero tampoco tengo planes de quedarme en el Distrito Ocho para siempre. Quiero ascender de rango».

«Ves, es taaaan sorprendente que quieras salir del Distrito Ocho. Sabes, si no trabajas duro todos los días, tus puntos de experiencia bajarán, así que hay toneladas de gente atascada en el nivel uno o dos que nunca se van. Por eso hay como tres mil personas en este distrito».

Ahora que lo mencionaba, tenía razón. Fui capaz de derrotar a enemigos fuertes gracias a mis habilidades de retaguardia. No me había parecido difícil ganar dinero o subir de rango. Incluso si un grupo se topaba con un Monstruo Nombrado, probablemente huiría si sentía que no era lo suficientemente fuerte… Probablemente había muchos grupos que dudaban en enfrentarse a algo así. Todo su mundo cambiaría si pudieran derrotarlo, pero había una creencia arraigada de que es normal huir porque no hay manera de que puedan ganar.

«Si el líder del grupo alcanza el primer lugar en el distrito, entonces hacen una prueba para poder pasar al Distrito Siete. Pero aquí en el Distrito Ocho se puede vivir, así que hay mucha gente que no intenta presentarse», dijo Elitia. Hablaba por experiencia. Seguro que ha conocido a gente así en sus viajes hasta ahora.

«Quiero trabajar duro y hacerlo a mi manera. Pero me encantaría poder estar en tu grupo mañana, sólo para conmemorar nuestro tiempo juntos, pero… soy taaaan inútil», dijo Misaki.

«No eres inútil. Ah, por cierto, has puesto una trampa en un cofre del tesoro, ¿verdad? ¿Qué había en el cofre?» Pregunté.

«Oh, había una bolsa en él. Esos hombres temibles me la quitaron», respondió.

Ahora que había dicho eso, deberíamos haber vuelto a buscarla. Pero sería demasiado problema si todo el grupo fuera, así que Elitia se encogió de hombros y se lanzó a usar sonic raid. Sin embargo, parecía un desperdicio utilizar las habilidades de un Buscador de tan alto nivel en algo así.

Odié volver a molestar a Ribault, pero después de hablarle de Bergen y sus hombres, se adentró valientemente en el laberinto. Por lo visto, Bergen y los suyos habían estado utilizando sus habilidades para ocultarse y realizar diversas acciones nefastas y causar problemas, pero no habían tenido ninguna prueba hasta ahora y no habían podido perseguirlos. Esto, sin embargo, debería proporcionar la información necesaria para atraparlos.

Igarashi se volvió hacia mí después de que Ribault y su grupo desaparecieran por las escaleras del laberinto.

«Esos tipos son como una especie de vigilancia del barrio. Incluso me atrevería a decir que son como una fuerza policial ciudadana», dijo.

«Sí. Estoy seguro de que hay mucha gente que está a salvo gracias a ellos», respondí.

Tenían más experiencia que nosotros y probablemente tenían un nivel superior, pero había una razón por la que estaban fuera del primer laberinto. Habían encontrado su vocación de criar a la siguiente generación de Buscadores. Esa es la impresión que me dieron.

Me pregunto si podría llegar a ser el primer lugar, como me proponía. Si una bestia como el Juggernaut aparecía en el primer laberinto, iba a ser un camino muy largo hasta que fuera capaz de buscar en el laberinto más difícil del Distrito Uno.

«Elitia, ¿la mayoría de los Buscadores del Distrito Cinco son de nivel ocho?» pregunté.

«No, creo que la mayoría son de nivel diez. Hay una razón por la que mi nivel es un poco más bajo…» Echó un vistazo al grupo. Igarashi y Suzuna la miraron con preocupación. «…Discutamos esto más tarde. Habiéndome visto en ese estado, no quisiera asustarlos por no explicarles las cosas. Siento haberte engañado, Suzuna».

«No… me alegra saber aunque sea un poco por lo que estás pasando. Desde el principio sentí que había algo que intentabas reprimir». Sólo se habían conocido el día anterior, pero ya eran buenas amigas. Misaki también pareció percibirlo y corrió detrás de los dos y les echó los brazos por los hombros.

«Ack-¿Por qué ha sido eso?», gritó Elitia sorprendida.

«Es que me sentía un poco celosa de que tú estuvieras más cerca de Suzu que de mí, aunque Suzu y yo nos conocemos desde que éramos pequeñitas».

World Strongest Rearguard Volumen 1 Capitulo 3 Parte 4 Novela Ligera

 

«Pensé que habías invitado a Suzuna… Quiero decir, que habían venido juntos».

«No, verás, teníamos la tradición de ir a esquiar todos los años… Así que no es que ninguna de las dos haya invitado a la otra», respondió Suzuna. Debía de estar corrigiendo a Elitia, ya que tenía que ver con el accidente que las llevó a reencarnarse. Intentaba decir que creía que ninguna de las dos había invitado a la otra, por lo que ninguna era responsable de involucrar a la otra en el accidente.

«…No entendí el alboroto por todo esto del laberinto y la búsqueda. Pero he cambiado de opinión, y ahora también lo daré todo… ¡Por lo queeeee deberías invitarme a comer!»




«Bueno, acepto una buena sugerencia cuando la escucho… Atobe, ¿qué tal si vamos al mercado otro día? En lugar de eso, vayamos al Gremio a hacer nuestro informe, y luego salgamos a comer algo».

«De acuerdo. Llevaré a Theresia de vuelta a la Oficina de Mercenarios». Sin embargo, Theresia no asintió en respuesta. Tal vez ella estaba tratando de preguntar si no podíamos hacer eso.

«Atobe, ¿preguntaste a Leila cuánto tiempo puede quedarse Theresia con nosotros?»

«¡Wooow! ¡He estado pensando esto desde hace tiempo, pero este sombrero de lagarto es taaaan lindo! Ooh, ¡se siente tan suave y fresco!» Misaki acarició el sombrero de lagarto de Theresia… bueno, su máscara casi completa. Sólo pude ver su boca, y aunque la expresión no duró mucho, parecía un poco avergonzada. Me dieron ganas de intentar tocarla para ver a qué se refería Misaki con lo de suave y fría, pero dado que probablemente se hubiera considerado acoso sexual si lo hacía un hombre como yo, tuve que contenerme.

Cuando volvimos al Gremio, Louisa salió a nuestro encuentro, y parecía tener alguna premonición de que algo había pasado, ya que parecía nerviosa.

«Veo que hoy has trabajado con la señora Elitia y la señorita Suzuna. La Señorita Igarashi también parece haber trabajado mucho», dijo.

«Gracias, pero sólo estuve con Atobe y su grupo casi al final», dijo Elitia.

«Yo también… Sólo miré, no pude hacer nada. Me esforzaré más la próxima vez…», añadió Suzuna.

Louisa lanzó una breve mirada pensativa a nuestro grupo, pero luego me hizo un gesto para que me acercara. Bajó la voz para que los demás no pudieran oírla.

«Primero estabas solo, pero ahora veo que has añadido cinco chicas a tu grupo… ¿Era esa su intención, señor Atobe? Reclutar sólo chicas, quiero decir».

«N-no, no es eso en absoluto. Esa chica, Misaki… no la llamaría realmente un miembro del grupo. Simplemente la rescatamos. Tengo el presentimiento de que hará sus propias cosas después de esto. Es un poco de espíritu libre».

«Pero trabajará con los otros cuatro de aquí en adelante. Elitia es de nivel ocho, así que es probable que pase del Distrito Ocho muy pronto…»

«Aunque eso ocurra, esperaba poder pedirte que siguieras siendo mi asistente social. Aunque me imagino que eso será difícil después de que cambie de distrito…»

«En realidad, puedo transferirme a cualquier parte del Gremio, así que… si esa es tu petición, debería poder seguir siendo tu asistente social en el futuro inmediato».

«Eso es fantástico. Me he acostumbrado tanto a trabajar contigo que me entristecería tener que cambiar de asistente social… ¿Hmm?» Alguien me tocó el brazo, así que me giré y vi a Elitia parada allí.

«Arihito, es responsabilidad del líder informar de los resultados de una expedición. Además, nos gustaría cambiarnos, así que vamos a volver a casa un rato».

«Oh, sí. Claro, yo me encargo de esto».

«Kyouka va a llevar a Theresia de vuelta con ella, así que no tienes que preocuparte por eso. ¿Qué tal si nos reunimos todos en la taberna cerca de tu casa después?»

Como se nos permitía tener un mercenario con nosotros hasta las ocho de la tarde, todavía teníamos mucho tiempo. Probablemente podríamos llegar a tiempo a la Oficina de Mercenarios si salíamos de la taberna a las siete y media.

Los demás se fueron, y Louisa me hizo una pregunta antes de llevarme a la habitación privada que habíamos utilizado el día anterior.

«Um, además, estoy segura de que no es posible, pero ¿no te habrás vuelto a encontrar con otro Monstruo Nombrado hoy?»

«Así es. Hemos derrotado a Juggernaut en el segundo piso y hemos pedido a los Portadores que se encarguen de lo que hemos dejado atrás. Aparentemente, vendrán a reportarse al Gremio una vez que hayan terminado, así que… ¡¿Louisa?!»

«Ohhh…»

Louisa se había sorprendido tanto al oír lo de Redface ayer, y parecía que oír la palabra Juggernaut hoy era un shock demasiado fuerte para ella. Se desmayó.

Un compañero de trabajo más joven de Louisa me mostró una habitación diferente del Gremio en lugar de Louisa. Estaba amueblada de forma muy diferente, con sillas tapizadas en cuero y una mesa de ébano oscuro, aunque no tenía ni idea de dónde podían encontrar una madera así. Un momento después, Louisa entró llevando una bandeja con el mismo te de hierbas, y se sentó en la silla junto a mí en lugar de al otro lado de la mesa. Se aclaró la garganta con una tos antes de hablar.

«El último orco nombrado que apareció en el segundo piso del Campo del Amanecer fue derrotado hace cuatro meses. Ese individuo se llamaba Yellow fang. Su cuerpo era de un amarillo brillante; tenía una personalidad maravillosa y, al parecer, era muy popular en las fiestas».

«¡¿Los monstruos tienen fiestas?! Louisa, creo que estás demasiado agitada; ¡estás diciendo cosas sin sentido!»

«¿Eh? …M-mis disculpas. Me han encargado la organización de la Fiesta del Gremio de este mes, y es mucho trabajo. Lo que quería decir es que aunque su color era diferente, no era mucho más grande que un Fanged Orc normal». Tal vez el shock había confundido sus pensamientos. ¿Qué hice exactamente al confundirla tanto con esto del Juggernaut?

«Louisa, primero, por favor, cálmate. Este orco de hace cuatro meses no es el mismo que Juggernaut, ¿verdad?»

«Ah, claro, por supuesto. Se dice que si derrotas a doscientos orcos en el segundo piso del Campo del Amanecer, te convertirás en el objetivo del odio de Colmillo Amarillo, y aparecerá. Es un Monstruo Nombrado de nivel tres, así que es mucho más poderoso que Redface. Cuando apareció, perdimos siete Buscadores antes de que un grupo de dieciséis pudiera finalmente acabar con él».

«¿Tantos…? Puedo ver que el Monstruo Nombrado era increíblemente vicioso. Pero no es la misma criatura que el Juggernaut que derrotamos, ¿verdad?»

«Estás en lo cierto. Hay dos tipos de Monstruos Nombrados, los que aparecen con bastante facilidad y los que aparecen muy raramente. Juggernaut es uno de los raros Monstruos Nombrados entre los Fanged Orc. La última vez que apareció fue hace tres años. Ha habido once Orcos Nombrados derrotados desde entonces, y todos ellos eran Yellow fangs».

No había suficientes derrotados como para asumir una estadística precisa, pero si dos de cada trece Monstruos con Nombre que aparecían eran Juggernauts, su tasa de aparición era de una entre diez. Y si era uno cada tres años…

«Pensamos que fueron Bergen y su grupo quienes hicieron aparecer a Juggernaut, pero dudo que fueran capaces de derrotar a doscientos orcos. Eran de nivel bastante bajo», dije.

«Era un grupo diferente. Como era mucho más grande que Yellow fang, reunieron a veinticuatro Buscadores en cuatro grupos en total, pero, por desgracia, fueron destruidos casi por completo. Tenemos un registro que dice que los únicos que pudieron sobrevivir estaban en el grupo liderado por Bergen. Hay una alta probabilidad de que abandonaran a los otros grupos y huyeran. El Gremio investigó el incidente, pero declararon que lograron vivir por pura suerte. Al no tener más pruebas, la investigación se archivó».

Ni siquiera pudieron derrotar a Juggernaut con veinticuatro Buscadores, y entonces Bergen y su grupo huyeron. No fueron capaces de volver al segundo piso del Campo del Amanecer, y Juggernaut siguió invicto. Una vez que se enteraron de que Elitia había llegado al Distrito Ocho, se dieron cuenta de que podían utilizar al Juggernaut que les perseguía para su propio beneficio y así tramaron su plan. Esa era la situación en la que nos habíamos metido.




«…¿Así que si aparece un Monstruo Nombrado y no ha sido derrotado durante mucho tiempo, la gente simplemente se prepara para ser sacrificada y reúne a muchos compañeros para enfrentarse a él?» pregunté.

«Sí. De las veintiún personas que Juggernaut derrotó, tres se convirtieron en semi-humanos y ahora están disponibles para ser contratados en la Oficina de Mercenarios. Los dieciocho restantes…»

¿Qué pasó cuando los Buscadores fueron asesinados por monstruos? Quería entenderlo, pero era una realidad tan dura. Si no se convierten en semi-humanos, puede que nunca vuelvan…

«Los Monstruos Nombrados suelen causar un daño importante a los Buscadores, por lo que solemos poner una recompensa por ellos. Sin embargo, si hacemos pública esa recompensa, mucha gente intentará sacar provecho de ella, incluso si tienen que utilizar al grupo que el Monstruo Nombrado tiene como objetivo. También por eso no anunciamos el valor de la recompensa ofrecida, para no animar a la gente a jugársela y arriesgar su vida. Pero si tenemos en cuenta la seguridad y la tranquilidad, debemos anunciar el hecho de que Juggernaut ha sido efectivamente derrotado…»

«El Gremio tiene mucho trabajo para mantener el equilibrio. Es poco probable que eso cambie pronto, pero es bueno que estemos a salvo. Creo que saber qué Monstruos Nombrados están en qué pisos de aquí en adelante será una información importante, aunque no sea fácil de conseguir.»

«Agradezco tu comprensión. Pero… me alegro tanto de que estés bien…» Louisa se secó los ojos. Parecía realmente aliviada de que hubiéramos sobrevivido. Tuve la sensación de que la razón por la que se desmayó antes no tenía nada que ver con su delicadeza y sí con el hecho de que sabía exactamente lo aterrador que era Juggernaut.

Louisa parecía un poco avergonzada por sus ojos ahora rojos, pero sacó su habitual monóculo. Se disponía a examinar el registro de mi licencia.

«Bien, ¿puedo mirar el registro de búsqueda de su licencia?»

«Por favor, adelante». Le entregué mi licencia.

 

♦Resultados de la Expedición♦

> Asalto al CAMPO DEL AMANECER 2F: 10 puntos

> ARIHITO creció hasta el nivel 3: 20 puntos

> KYOUKA creció al nivel 2: 10 puntos

> SUZUNA creció al nivel 2: 10 puntos

> Has derrotado a 15 COTTON BALLS: 75 puntos

> Derrotado 8 POISON SPEAR BEES: 64 puntos

> Derrotado 23 FANGED ORCS: 230 puntos

> Derrotado 1 JUGGERNAUT de recompensa: 800 puntos

> Aumentado el nivel de confianza de THERESIA: 50 puntos

> El nivel de confianza de KYOUKA ha aumentado: 50 puntos

> El nivel de confianza de SUZUNA ha aumentado: 10 puntos




> El nivel de confianza de ELITIA ha aumentado: 50 puntos

> Has rescatado a otro grupo: 30 puntos

> Has rescatado a MISAKI: 100 puntos

> Has derrotado a 3 criminales: 90 puntos

> Regreso con 1 cofre del tesoro negro: 50 puntos

Contribución del buscador: 1.649 puntos

Clasificación de la contribución del Distrito Ocho: 2

 

Tres personas subieron de nivel, incluido yo. Aunque Elitia repartió la mayor parte del daño, Juggernaut aportó tal cantidad de experiencia que todos los miembros del grupo ganaron bastante.

«Vaya… los puntos de contribución de tres dígitos ya son impresionantes, pero tú has conseguido llegar a los cuatro dígitos en sólo tu segundo día». Louisa se apretó el monóculo contra el pecho y se quedó mirando el registro, con la cara roja como un tomate.

No estaba seguro de cómo contaban los niveles de confianza para los puntos de contribución, pero parecía que el máximo era de cincuenta puntos por aventura en el laberinto. Además, deduje que cada activación de Apoyo al Ataque suponía diez puntos de contribución. Suzuna no había perdido vitalidad, así que el Apoyo de Recuperación no daba nada para ella.

«Mil seiscientos cuarenta y nueve… es una cifra realmente sorprendente. Y viene en segundo lugar como la mayor cantidad de puntos de contribución ganados en una aventura de todos los tiempos. El primer puesto pertenece a un grupo que hizo aparecer un gran número de monstruos en el laberinto, por lo que pudieron cazar una increíble cantidad de Cotton Balls, lo que les dio mil seiscientos sesenta puntos de contribución. Sin embargo, al haber derrotado a Juggernaut, tú y tu grupo son los únicos que han superado los mil puntos derrotando a tan pocos monstruos.»

«¿Entonces esto significa que podré convertirme en un Buscador de dos estrellas?»

«Sí. ¡Felicidades! ¿Quieres comprar hoy mismo los billetes de mercenario de bronce necesarios? La recompensa por Juggernaut es de cien piezas de oro, así que podría darte los boletos ahora».

Había pensado que me llevaría mucho más tiempo, pero desde que derrotamos a Juggernaut, pude alcanzar mi objetivo mucho más rápido de lo que hubiera imaginado.




«Me quedan ocho boletos, así que ¿podría tener noventa y dos boletos? Creo que serían doscientas setenta y seis piezas de plata en total».

«Por supuesto. Con esto, podrás convertir a Theresia en un miembro permanente de tu grupo. Como es una semi-humana, espero que la mantengas en tu grupo para siempre. Si decides sacarla de tu grupo, ella volverá a la Oficina de Mercenarios».

«No te preocupes, ella tiene un papel muy claro en el grupo… y puede ser raro decir esto ya que ella y yo nos acabamos de conocer, pero quiero volver a convertirla en humana».

«…Eso no será fácil. Pero si alguien puede hacerlo… Primero, tendrá que avanzar hasta el Distrito Cuatro. Dicen que tendría que hacer varias visitas a la catedral de allí. Si sigue destacando como hasta ahora, me imagino que podría lograr tal hazaña en unos meses.»




La catedral en el Distrito 4… Debe ser información importante.

Cada distrito parecía tener diferentes instalaciones necesarias para el País del Laberinto. Se llamaba país, así que obviamente tenía que haber algún tipo de organismo gubernamental que lo supervisara todo. Tal vez debería preguntar…

«Louisa, perdona que te lo pregunte ahora, pero ¿el País del Laberinto tiene un rey?»




«No, la familia fundadora fue exiliada del Distrito Uno. La gente con alguna autoridad real es la cabeza de la catedral, así como nosotros, los líderes del Gremio».

«…¿Significa eso que busquemos es lo que quiere el País del Laberinto? Nos dijeron que no teníamos otra opción que convertirnos en Buscadores».

«Sí. Seguramente ya te habrás dado cuenta, pero todos los laberintos del País del Laberinto están en otro lugar de este mundo. Sólo se recogieron las entradas dentro de las murallas para teletransportar a los Buscadores a los laberintos… aunque no estoy en condiciones de saber por qué».

Eso significaba que había una variedad de laberintos diferentes, no sólo los que tenían campos. Incluso podrían requerir diferentes habilidades o herramientas, por lo que debíamos prepararnos para poder adaptarnos a los distintos entornos.

«Muchas gracias por toda la información, Louisa. En otro orden de cosas, ¿cuál es nuestro nuevo rango?»

«Los puntos de contribución de cada persona se calculan por separado según su función en el grupo. Sr. Atobe, usted se ha convertido en… ¡Increíble, séptimo lugar! Ya está en un solo dígito. En cuanto a los demás, la Srta. Igarashi ha subido a cuatrocientos treinta y ocho, la Srta. Suzuna a cuatrocientos treinta y cinco, y la Srta. Elitia a ciento quince de los doce mil del Distrito Cinco. Enhorabuena, su alojamiento ha sido ascendido a una suite real. Sin embargo, tendré que empezar a prepararla, así que no podrán usarla hasta mañana».

Una suite real… así que básicamente, más grande que la que tenía ahora. Eso significaba que yo, Igarashi y Theresia podíamos vivir cómodamente allí… en realidad, no. El rango de Igarashi también subió esta vez, así que no tendría que quedarse en el granero. Ella no tendría necesidad de quedarse en mi casa.

Dijo que nos prepararía los almuerzos… pero supongo que aún puede cocinarlos aunque no viva con nosotros. Anoche fue una excepción. No puedo esperar que las cosas sigan igual.

«…¿Sr. Atobe? ¿Prefiere quedarse en su habitación actual? Se le ve desanimado».

«Oh, no, no es eso. Iré a ver el nuevo alojamiento mañana, y si es agradable, entonces definitivamente me gustaría mudarme.»

«Entendido. Presentaré un contrato preliminar con el propietario. Lo siguiente es abrir tu cofre del tesoro negro. ¿Quieres que te sugiera un buen «Abrecofres» para ti?»

¿»Abrecofres»? ¿Es un especialista que puede eliminar las trampas del cofre?»

«Sí. Las personas con el trabajo de Maestro de Trampas siempre serán capaces de abrir cofres sin fallar. Por supuesto, hay excepciones muy raras, pero ese es uno de los peligros de trabajar con cofres del tesoro. Tendrás que pagar al Maestro trampero una cuota de servicio, pero como habrá mucho tesoro dentro, es un pequeño precio a pagar por adquirir el tesoro de forma segura».

Así que pude comprar los boletos de mercenario que necesitaba, confirmé lo alto que estaba en la clasificación y obtuve una recomendación para un Abrecofres. Louisa me ayudó mucho e incluso seguiría siendo mi asistente en el futuro, así que quería mostrarle mi agradecimiento de alguna manera. Es posible que no pueda venir por ser tan poco tiempo, pero decidí invitarla a salir con nosotros.




«Muchas gracias por toda la ayuda que me has dado. Louisa, ¿a qué hora sales del trabajo hoy?»

«El Gremio abre hasta tarde, pero no estoy de servicio, así que mi turno terminará pronto».

«Bueno… si quieres, ¿te interesaría venir a cenar con nosotros? Perdona que te lo pida con tan poca antelación, pero de verdad que te agradezco toda tu ayuda.»

«Oh… ¿Seguro que está bien? Si no te importa, me encantaría acompañarles».

Esta vez, simplemente quería compartir nuestra sensación de logro por haber terminado un gran trabajo con Louisa. Iríamos a una taberna, así que los adultos -todos excepto Suzuna, Misaki y Elitia- probablemente beberían un poco. Me pregunté cómo sería Igarashi borracha. También Louisa. No podía ni imaginar que algo así sucediera.

5 2 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios