The World’s Strongest Rearguard – Labyrinth Country’s Novice Seeker (NL)

Volumen 1

Bonus: La Retaguardia en la Noche y los Problemas del Grupo

 

 

Fue la noche en que Louisa se quedó en la suite de Arihito con el grupo.

Había supuesto que los efectos de su Apoyo a la Recuperación no llegarían a la otra habitación, pero se equivocaba. Dormir en el sofá de su habitación le ponía en una posición de retaguardia detrás de Kyouka y los demás. Esa era la razón por la que se había preocupado de que sus amigas durmieran en el dormitorio.




La primera en despertarse fue Theresia, que dormía en el otro sofá del salón.

«……»

Ella lo observó en la sala de estar poco iluminada después de haberse quedado dormida. Se llevó las manos al pecho y la cara de su máscara de lagarto se sonrojó de un rojo intenso. Se acurrucó con frustración. Se dio la vuelta para estar de espaldas a Arihito, de modo que no lo miraba, y trató de descansar un poco, pero al momento siguiente no pudo evitar mirarlo y se dio la vuelta para observarlo.

No tenía ni idea de que cuando estaba de espaldas a Arihito, el Soporte de Recuperación se activaba aunque su vitalidad estuviera al máximo.

Theresia se tapó la boca con las manos para contener la respiración, tal vez preocupada de que Arihito la oyera. Fue consciente de los extraños latidos de su corazón. No sabía qué hacer y estaba a punto de desmayarse por falta de oxígeno, entonces…

La puerta del dormitorio se abrió con un suave chasquido y salió Kyouka, con la cara tan roja o más que la de Theresia, respirando con dificultad y aparentemente preocupada por su pijama que estaba húmeda por el sudor.

«…¿También tú, Kyouka?» salió una voz tranquila.

«Hmm… ¿Ah? ¿Tú también estás despierta, Misaki?» susurró Kyouka.

Theresia se quedó perfectamente quieta en su sofá, mirando en su dirección. En parte porque estaba sorprendida por su repentina aparición, pero también porque instintivamente decidió que este era uno de esos momentos en los que no debía moverse.

Y no fueron sólo las otras dos chicas; todas las que deberían haber estado durmiendo en el dormitorio salieron. Louisa, Elitia, Suzuna… las cinco, sonrojadas y con los ojos apagados, intercambiaron miradas.

«…Así que es lo mismo para todas. Yo también me he despertado…»

«¿Qué debemos hacer…? No vamos a poder dormir así».

Suzuna y Louisa eran generalmente chicas muy modestas, pero ahora miraban a Arihito con sus rostros sonrojados y sus ojos llorosos.

«…Um, ¿no podemos ocuparnos de ello nosotras mismas? Arihito está profundamente dormido», dijo Misaki.

«B-bueno… Pero aún así…», tartamudeó Kyouka, sin saber qué hacer.

«… Está durmiendo como un bebé… Y se ve tan lindo dormido…», dijo Louisa, dando un paso adelante.

«¡Eh, no te acerques tanto! …De verdad, Louisa…», suspiró Kyouka.

La propia Louisa era consciente de que estaba siendo demasiado descarada, pero verle dormir y con un aspecto tan despreocupado realmente le daba ganas de tocarlo.

«Mm…»

«…Sr. Atobe… Oh, qué atrevido…»

Arihito se giró mientras dormía en el estrecho sofá. Ahora estaba acostado de espaldas con el brazo levantado sobre el brazo del sofá, con la parte delantera de la camisa abotonada que llevaba como pijama desabrochada casi por completo. Los ojos de las cinco chicas estaban pegados a su pecho. Era la primera vez que alguna de ellas había visto el pecho desnudo de un hombre tan de cerca. La siguiente persona en dar un paso adelante no fue Louisa sino Misaki.

«Así que así son los hombres… Todos tonificados y firmes. Es un poco injusto…», dijo ella.

«P-para, Misaki… Si lo despiertas…,» reprendió Kyouka mientras ella medio tiró de la manga de Misaki. No había nada que la detuviera: el nivel de confianza de Misaki hacia Arihito había subido mucho mientras dormían, y por eso era libre de desabrochar los botones de su camisa.




Kyouka se quedó helada, con los ojos muy abiertos cuando la mayor parte de su parte superior quedó al descubierto. Sabía que debía detener esto, pero no podía sacar las palabras de su garganta. Elitia era la más tranquila de las cinco chicas, pero ni siquiera ella podía apartar los ojos de Arihito. Se llevó la mano a la boca mientras intentaba reprimir las emociones que sentía por primera vez.

«…No es que esté mal. Es sólo un vínculo físico, como cuando una madre abraza a su bebé», dijo Misaki.

Incluso Kyouka, que siempre tenía la guardia alta, se quedó sin palabras. Misaki jaló a Suzuna de donde estaba sentada en el suelo, y las dos se sentaron junto a Arihito. Su mano colgaba desganada a un lado. Misaki la tomó suavemente (a saber en qué estaba pensando) y la apretó entre las suyas.




«Tan grande y fuerte… Puede que les gusten sus manos», dijo, disfrutando aún de pasar la mano de Arihito a la siguiente en la fila, Suzuna. Hasta sus orejas se pusieron rojas al ver el torso de Arihito tan cerca, pero hizo lo que Misaki sugirió y tomó la mano de Arihito.

«…Mm…»

Dejó escapar un gemido-no sería extraño que se despertara en cualquier momento durante esto; todas lo sabían. Cada vez que se movía lo más mínimo, el corazón de cada una de ellas se disparaba, pero ninguna intentaba retirarse a mitad de camino. Ninguna de ellas había pasado la noche en la misma habitación que un hombre que no fuera un miembro de la familia, cada una de ellas sabía que las otras eran iguales incluso sin tener que decir una palabra.

«…Arihito está durmiendo tan profundamente. Nunca lo sabrá si no se lo decimos», sugirió Misaki.

«Yo… realmente no creo que sea una buena idea. Es mejor decírselo en caso de que empiece a darse cuenta», dijo Elitia.

«Jejeje… Dices eso, pero se nota que hasta tú quieres tocar al señor Atobe. Yo siento lo mismo», confesó Louisa.

«…Misaki y Suzuna parecen tan felices…p-pero yo me siento tan avergonzada. No puedo calmarme», dijo Elitia. Ella pensó que lo que estaban haciendo era extraño, pero estaba tan increíblemente celosa de Suzuna mientras estaba sentada sosteniendo la mano de Arihito.

World Strongest Rearguard Volumen 1 Bonus Novela Ligera

 

Se sentó de repente y tomó su turno tras Suzuna, cogiendo su mano entre las suyas. Era grande y cálida, la mano de un hombre adulto. Intentó desesperadamente refrenarse de la arrebatadora sensación que le producía.

«Señora Kyouka, ¿qué debemos hacer? ¿Qué podemos hacer para no despertar al señor Atobe?», se preguntó Louisa.

Iba en contra de su conciencia acercarse a él mientras dormía. Además, le debía mucho, pero no podía evitarlo. Tenía muchas ganas de tocarlo.




«Eso… no parece ser lo mío…», murmuró.




«…Está bien, siempre y cuando mantengamos nuestro pequeño secreto. Creo que todas los presentes pueden hacerlo… Yo lo haré, por supuesto…», dijo Louisa.

…¡Ah! ¡N-no, Louisa! No puedes…

Kyouka se alarmó cuando Louisa se acercó al respaldo del sofá, se subió encima y miró fijamente a Arihito. Se quitó el pelo de la mejilla, poniéndolo detrás de la oreja, y miró la cara de Arihito. Kyouka lo observó, pensando que podría besarlo, y casi no pudo evitar decir algo.

«…Mm…»




«Ooh… Podría despertarse si hago eso… Esto es difícil», dijo Louisa.

«…¿Estabas tratando de besar la mejilla de Arihito? No puedes hacer algo así cuando está durmiendo…», objetó Elitia.

«Creo que está bien siempre que sea sólo en la mejilla o en la frente. Obviamente, besar su pecho estaría mal», dijo Misaki, y todos intercambiaron miradas. Suzuna y Elitia se mostraron firmes en que nunca irían tan lejos, pero Louisa era otra historia.

«Soy la mayor aquí… y el señor Atobe ha hecho mucho por mí. Así que yo…» Su voz se apagó.

«B-bueno, eso también se aplica a mí, incluso más…», dijo Kyouka.

«Bueno, entonces, me remito a usted, señorita Kyouka. De todos modos, me parece bien», respondió Louisa.

«¿Eh…?» Había estado tratando desesperadamente de detener a Louisa. Fue una sorpresa que ella no se echara atrás tan fácilmente. En su lugar, se limitó a acariciar su brazo mientras tenía mucho cuidado de no despertarlo.

¿Cómo habían llegado las cosas a este punto? Kyouka se preguntó si besar a Arihito en la mejilla calmaría el ardor que sentía en su interior, pero en realidad, sólo pensó que lo empeoraría. También empezaba a sentirse molesta por Arihito, que parecía dormir cada vez más placenteramente. Ella había decidido que tenía que detener a todas, pero él era la razón por la que se había despertado ayer también. Sin embargo, no podía decir que le faltara el sueño, pues aún se sentía con la suficiente energía como para no quejarse.

Y en lo que respecta a ese calor que sentía, ahora que se había unido al grupo de Arihito, tendría que encontrar la manera de lidiar con él por su cuenta. Todas lo harían.

Pero si Atobe se enterara de nuestro problema… ¿qué nos pasaría si intentara ayudar a deshacerse de esta… frustración?




«Srta. Kyouka, no tiene que presionarse…»

«…Sólo voy a hacer lo que todas las demás hicieron… Con suerte eso me calmará un poco».

«Luego, si pudiéramos hacer que durmiera en una posición diferente, podríamos probar otras cosas», sugirió Misaki.

 

 




– FIN DEL VOLUMEN 1 –

 

 

 

World Strongest Rearguard Volumen 1 Bonus Novela Ligera

5 1 voto
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
2 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios