Hataraku Maou-sama! (NL)

Volumen 11

Capítulo 3: El Rey Demonio Y La Héroe Cumplen La Última Promesa

Parte 6

 

 

— Oye, Rey Demonio.

— ¿Hm?




— ¿Dónde se encuentra el Mundo Demoniaco?

— ¿….Hm?

Maou mostró una expresión como si se le hubiese hecho una pregunta idiota y preguntó a Emi en respuesta.

— ¿Estás hablando en serio con esa pregunta?

— ¿Qué? Pues claro.




Emi respondió con descontento.

— ¿No es como el modelo de Paraiso e Infierno y en realidad se encuentra debajo de la tierra de Ente Isla o algo así? ¿O es como la tierra y Ente Isla, y en realidad es un mundo diferente…?




— ¿Cómo va a ser posible eso? ¿Realmente no lo sabes? Maou miró a Ashiya y a Urushihara con preocupación.

— Por otro lado, nunca se nos ha anunciado especialmente del lugar donde provenimos.

— Nadie nos lo ha preguntado, en lo absoluto.

Ashiya Urushihara se encogieron de hombros y asintieron como si lo acabasen de descubrir.

— Huh… nada pasará si se llega a saber… venimos de la luna.

— ¿Eh?

—……

Emi contuvo el aliento, mientras que Chiho junto a ella apretó sus puños sin que nadie notara que ella hacia eso.

— ¿Por qué te sorprende? Es la luna. La única que parece roja cuando es vista desde Ente Isla. El Mundo Demoniaco está en esa luna roja.

— ¿Di-dijiste la luna? E-entonces…

— Si. El Cielo se encuentra en la que es azul.

Urushihara asintió y dijo eso con franqueza para sorprender a Suzuno.

— Llamarlos mundos foráneos es bastante extraño.

Shiba ignoró a las sorprendidas Emi y Suzuno, y abrió las cortinas de la sala.

El brillo del sol iluminó la habitación desde fuera de la ventana, y desde allí, muchos edificios altos en el área de Yoyogi – donde se ubicaba la Universidad Medica Saikai, podían verse –, entraba la capa de nubes como si fuesen a perforar el cielo.

— La tierra y Ente Isla, las tierras con el Árbol de la Vida no existen en mundo foráneos o espacios, dimensione so tiempos diferentes.

Shiba miró hacia los cielos de Tokio y estiró su mano hacia la luz del sol como si la encontrara demasiado brillando.

— Ya sea la tierra o Ente Isla, estas migran en el universo en el borde de este cielo, en un planeta donde los humanos viven.

—…entonces es así…

Emi inconscientemente dijo eso, suspirando.

Incluso desde que ella llegó a Japón, tuvo una vaga sensación de esto.

Incluso si ella no iba a un observatorio para aprender acerca de los cielos nocturnos y el universo tal como lo hizo Acies, ella todavía tenía las oportunidades de saber que la tierra era un planeta que flotaba en el universo.

Mediante la televisión, las películas e internet, ella también obtuvo el conocimiento relacionado a esa gran tierra, que en realidad era un gran orbe que poseía fuerza gravitatoria.

Por eso, mientras ella pensara de nuevo en su hogar natal – ese lugar con los mismos de apariencia humana, una atmosfera respirable, y los cielos donde brillaban muchas estrellas.

No mucho después, ella comprendió que Ente Isla era quizá un planeta flotando en el universo.

Incluso así, nunca se le había cruzado por la mente que el Mundo Demoniaco y el Cielo en realidad estaban en la luna, después de todo este hecho, ese trozo de información no podía cambiar nada de su situación.

Solo traía una imagen clara hacia el termino originalmente vago de «mundo foráneo», sin importar qué, la tierra y Ente Isla no eran lugares a lo que se podía llegar por avión, tren o a pie.

Al contrario, ignorando que tipo de significado tenía para Gabriel que ese Cielo no podía alcanzarse mediante el «portal», al menos para Emi y los demás, eso parecían buenas noticias.

Después de todo, el Cielo, quien había estado peleado con Emi y Alas=Ramus por largo tiempo, actuó primero y cortó todo contacto con su lado.

Sin embargo, Shiba habló con una expresión peligrosa

— Si los Sefirot están para funcionar normalmente, todos deben estar reunidos. De acuerdo a lo que Acies dijo, solo el «Yesod» ha sido separado de los demás Sefirot por cientos de años. No se sabe cómo esta situación afectará negativamente a los demás Sefirot.

— Los demás, Sefirot…




El murmullo suave de Ashiya hizo que Maou recordara la personificación del «Geburah», el joven Iron.

Aunque Iron escuchó las órdenes del Cielo, de cómo el ángel guardián Camael, quien lógicamente debería ser capaz de comunicarse con él, Camael e Iron no tenían una relación en el sentido original donde se ordenaran el uno al otro.

Ashiya, el único que tuvo contacto con Iron en la batalla de Afsahan, cruzó sus brazos y le preguntó a Shiba.

— Casera-san, ¿Cuáles son esos efectos negativos de los que habla?

— Sobre eso… aunque los efectos del «Yesod» al no estar cerca ya fueron expresados mediante «hechizos», en cuanto a los demás efectos, a menos que los vea por mi cuenta, no puedo determinarlos, no puedo hacer nada sobre ello tampoco, por esta parte solo puedo dejárselo a todos…

— En realidad, el decir que no puede hacer nada por ello…

Luego que Shiba hablara libremente lo que pensaba, de repente dijo que ella era incapaz de interferir, incluso si Maou frunció el ceño por esto, Amane lo interrumpió y dijo:

— No se puede evitar, después de todo, Tía Mi-chan es un Sefirá de la tierra. En primer lugar, su poder solo puede ser usado por la gente de la tierra.

— Sefirá… por otro lado, ¿eso es cierto? Casera-san, ¿usted es de la misma existencia que Alas=Ramus y Acies…?

Maou preguntó de una forma medio creyente, Shiba asintió directamente y respondió:

— Aunque no soy el «Yesod», y las responsabilidades que tengo son sutilmente distintas de los demás Sefirot.

— ¿Puedo saber que Sefirá es usted? Preguntó Suzuno.

Si ellos pudiesen saber cuál de los diez Sefirot estaba personificando Shiba, como material de verificación, no había otra información que fuese más valiosa que eso.

Sin embargo, la respuesta de Shiba superó la imaginación de Suzuno.

— Soy el undécimo Sefirá.

— ¿…undécimo?

Suzuno parpadeó un par de veces, sorprendida. Pues ese era un número que no existía en su conocimiento.

De acuerdo a los registros de la biblia, solo había diez joyas que hicieron el mundo.

—…sin saber la existencia del undécimo Sefirá. Entre los efectos negativos en Ente Isla, esto es considerado el problema más serio. Acies no sabe acerca de la existencia del undécimo Sefirá tampoco.
— Incluso si dices eso, no sé las cosas que no conozco.

Acies dijo eso con indiferencia, pero una parte reaccionó inesperadamente ante ese número.

— El undécimo… Sefirá, ¿eh? Parece que lo he escuchado antes de alguien…

— ¿Urushihara?

— Ah, ya lo recuerdo. Satán me habló de ello.

— ¿Eh? ¿Yo?

Urushihara dijo eso con un tono relajado como si hubiese recordado la cena de ayer, y Maou respondió frenéticamente.

— ¿Te dije este tipo de cosas antes? ¿Estás seguro que no fue Kameo?

La primera vez que Maou obtuvo el conocimiento sobre los Sefirot, fue del Secretario Demoniaco Kameo, aunque fue algo que sucedió hacía mucho tiempo y había olvidado esa información, como tuvo una oportunidad de leer las biblias de la Iglesia cuando invadió Ente Isla, hubo la necesidad de que él se enfrentara a eso, pero solo hizo eso para saciar su sed de conocimiento, y no planeó usarla para contarle a los demás.

Por eso luego que Maou se explicara a sí mismo, Urushihara sacudió su cabeza, movió su mano y dijo:

— No, no estaba hablando de ti.

— El Antiguo Rey Demonio Satán.

Las voces de tres personas se encontraron. Una de ellas era, por supuesto, de Urushihara. Otra, en realidad, fue de Acies.

Y la última fue la persona más inesperada de todas.

— ¿Chiho-chan?

Emi y los demás miraron a Chiho, sorprendidos.

— ¿Hm?

— ¿Chiho?

Urushihara y Acies, expresando su confusión al mismo tiempo, también miraron sorprendidos a Chiho.

— ¿Eh? Sasaki Chiho, ¿por qué? Maou, ¿Le dijiste algo a ella?

— No…

Cuando todos estaban conmocionados, Maou sacudió su cabeza en respuesta a la pregunta de Urushihara.

Solamente Shiba, Amane y Maou dejaron de lado su sorpresa inicial y observaron cuidadosamente a Chiho.

— ¿Por qué Sasaki Chiho sabe acerca del título de «Antiguo Rey Demonio»…?

— También me preocupa que Acies sepa de ello… Sasaki-san, ¿Quién te habló de ello?

Ashiya miró a Acies y a Chiho respectivamente.

Luego, Chiho rápidamente miró a Ashiya.

— ¿Sa, Sasaki-san?

Ashiya sintió que algo estaba raro en la expresión de Chiho.

Ya que Chiho, quien no participó en la conversación porque no era alguien de Ente Isla, hasta ahora, ella había escuchado todo desde un lado y con una expresión seria en su rostro.

Sin embargo, la expresión actual de Chiho parecía estar fuera de lugar con la escena actual.

Era algo serio, aun contenía algunas sensaciones de vacío, e incluso exudaba una extraña sensación de relajación.

— Se cosas sobre el Antiguo Rey Demonio Satán.

— Tía Mi-chan, esto es…

— Si, me temo que es eso.

Al ver a Chiho producir una voz que podía ser oída y sentida como si fuese a desaparecer de inmediato, Amane dejó correr la tensión por todo su cuerpo, al contrario, Shiba no mostró cambios en su conducta.

— ¡…Chi-chan! ¡¿Qué sabes?!

La voz aguda de Maou hizo que todos en la habitación se centraran en él.

Maou estiró su brazo derecho, deteniendo a Amane y a Shiba, quienes se sentían tensa por el estado de Chiho.

— Todos, por favor, cálmense un poco. Una situación parecida sucedió en el pasado.

Maou lentamente dijo eso a Urushihara, Emeralda, Nord y Acies, dándoles a entender que no actuaran descuidadamente.

— Tienes algo que quieres contarnos en este momento, ¿no es así?

— Si.

Justo cuando Chiho respondió en trance a Maou…

— ¡……!

Emi, Ashiya y Suzuno, quienes al principio se calmaron a sí mismos debido al grito agudo de Maou, notaron que la mano izquierda de este se movió ligeramente una vez.

—……….

En eso los tres intercambiaron rápidamente miradas entre sí, en lugares que Chiho no pudiese ver.

— ¿….Ugh?

— Padre, ¿Qué sucede?

En ese momento, de pie detrás de Emeralda, Nord dejó escapar un graznido, luego que Acies lo notara con sus ojos agudos, ella expresó su preocupación.




— Ah, no es nada, solo me siento un poco mareado. No es nada serio…

Luego que Maou confirmara el estado físico de Nord con el rabillo del ojo, él le preguntó una vez más a Chiho.

— Dinos, ¿Qué sabes?

Chiho no notó la situación de Emi, Ashiya y Suzuno, y lentamente abrió su boca.

— El undécimo Sefirá. Lo que solía ser conocido como el «Gran Rey Demonio», cierto….

El momento en que Chiho comenzó a explicar como si estuviese recitando poemas.

— ¡Háganlo!

Maou de repente dio su instrucción. En ese instante.

Emi, Ashiya y Suzuno actuaron inmediatamente.

Ashiya caminó hacia el armario de doble puerta, Suzuno caminó hacia la puerta corrediza del baño, Emi caminó hacia la puerta deslizante de la entrada de la sala, y los tres de inmediato tiraron de las puertas frente a ellos para abrirlas.

— ¿Kya?

Esos dos gritos se encontraron.

Emi lo había imaginado correctamente.

Tras tirar de la puerta de la sala y abrirla, Emi descubrió a una enfermera que estaba extremadamente sorprendida.

El grito suave de ahora vino de ella.

En ese momento, los gritos de la enfermera y Chiho se encontraron.

— ¡Emi, no dejes que escape!

— ¡Kyah!

— ¿Eh… fwah?

Sin ninguna propuesta de Maou, Emi ya había sujetado el cuello de esa enfermera y tiró de ella hasta la habitación con un aura de que la enfermera recibiría un castigo fuerte.

Detrás de Acies y Nord, quienes tenían miradas de sorpresa en sus rostros y no tenían tiempo de procesar lo que sucedía, Chiho suspiró de forma confusa como si acabara de despertarse.

— ¿Q-qu-qué están haciendo todos?

La enfermera entró en pánico debido a los visitantes que fueron a visitar al paciente ahora se había puesto violenta. Aunque no parecía eso cuando se observaba objetivamente.

Pero Emi seguía sujetando la parte posterior del cuello de la enfermera y no la dejaba ir, Suzuno y Ashiya también se movieron hacia la entrada y la ventana de la sala respectivamente para «sellar cualquier intento de escape».

— ¡¿Qué están haciendo?! ¡Voy a llamar a la gente de aquí!

— ¡Ohh, entonces intenta llamarlos!

Maou miró peligrosamente a la enfermera que gritaba fuertemente, y caminó lentamente hacia ella.

La enfermera, que parecía estar cerca de los 30 años de edad y vestía un uniforme de enfermera color azul limpio y fresco, estaba tratando frenéticamente escapar de Emi.

— Justo ahora, liberé un poco de magia demoniaca en esta habitación. Después de escuchar a Maou decir eso, ella dejó de ser hostil.

— Sin considerar a la gente con magia sagrada, ese tío estaba tan cómodo que se sentía mareado, ¿saben? Si fuese una persona normal de la tierra, una vez entrara a la habitación, podrían mostrar signos de palpitaciones cardiacas, dificultades para respirar, letargia y mareos, y no serían capaces de escapar. Parece que tu cuerpo es bastante fuerte, ¿eh?

—…..espera.

— Esta vez es diferente del «recuerdo» de la última vez. Chi-chan acaba de «conversar» conmigo. Por eso pensé que estabas cerca, pero no fuiste muy lejos esta vez.

—……..

La enfermera que aun estaba siendo sujetada por Emi, de repente comenzó a comportarse tras escuchar la explicación de Maou, luego estudió a la gente que se había reunido allí en la habitación, cuidadosamente.

— ¿…Eh? ¿Eh? ¿Yu, Yusa-san? ¿Qué estas haciendo?

La voz torpe de Chiho rompió el corto tiempo de tensión que había actualmente.

Como si respondiera a la voz de Chiho, la enfermera liberó toda la energía en su cuerpo y colgó su cabeza, deprimida.




—…calculé todo mal esta vez…

Ella habló como una persona distinta.

Maou apretó su puño como si le hubiese enojado esa frase.

— Te golpearé.

— No recuerdo haberte enseñado ser una persona que golpea a las mujeres.

— Deberías saber que después me convertí en un Rey Demonio, ¿no? Y la igualdad de género existe en este momento.

— No creo que sea así…

— Maō-sama. ¿Esta mujer era la que controlaba a Sasaki-san?

— ¿Eh? ¿Sucede algo conmigo?

Chiho quedó en shock debido a la pregunta de Ashiya, Maou asintió ligeramente.

— ¿Quién es esta persona? Rey Demonio, ¿sabes algo acerca de la identidad de esta persona que actuó irresponsablemente y controló desde la distancia a Chiho-chan?

Emi también preguntó con un tono serio mientras miraba a la enfermera que era sujetada por ella.

La altura de esta enfermera era casi igual a la de Emi, ella vestía una máscara verde por propósitos de trabajo y sujetaba su cabello detrás de ella con una gran cantidad de horquillas, tal como el resto del personal del hospital.

Solo por su apariencia, ella parecía una persona japonesa sin características especiales. Y por supuesto, ninguno de los presentes reconocía su apariencia.

Pero…

— Emi.

— ¿Qué sucede?

— Aunque ella es una persona irresponsable, no puedes dirigirte a ella de esa forma.

— ¿Huh?

Ignorando a la sorprendida Emi, Maou le habló a la enfermera.

— Oye, ¿está bien que yo diga esto? Estoy bien con esto, sin embargo.




—….esto es malo.

En ese momento, la voz de la enfermera cambió significativamente.

— ¡!

El único que reaccionó primero a esa voz y levantó su cabeza fue Nord, cuyo rostro se tornó tan frágil ya que había entrado en contacto con la magia demoniaca de Maou.

— No me digas…

La enfermera miró hacia Nord con expresión triste…

— ¿Huh?

Luego todo su cuerpo comenzó a brillar.

— ¡Emi, no la sueltes! ¡Ashiya, Suzuno, no dejen que se escape!

— ¿Eh, ehh? ¿Q-qué está pasando?

— E-entendido.

— S-sí, Ignorando al trio preocupado…

— No voy a escapar.

Una voz compuesta fue escuchada dentro de la luz.

— ¿Ugh?

Emi contuvo la respiración.

— ¡Wha….!

Nord graznó con sorpresa.

— ¡Ah~~!

Emeralda levantó su dedo y gritó fuertemente.

— Eh, ¿mamá?

Alas=Ramus murmuró suavemente.

Cabello plateado liso y suave y unos ojos rojos. Esa era la prueba de que se trataba de un ángel del Cielo como Gabriel.

Pero en esta situación, podría considerarse un detalle insignificante. Todos los presentes miraron ese rostro.

—…lo siento, me convertí en una tonta.

El hermoso ángel, quien aún estaba siendo sujetado por el cuello, mostró una sonrisa avergonzada.

— Tal persona problemática aparece en un momento problemático.

Aunque su rostro era pétreo, Maou aun miró a ese ángel con una expresión bastante nostálgica en su rostro.

— Es mejor que estés preparada para no tener nada que comer hasta que lo expliques todo. Después de todo, los que estamos aquí presente hemos sido atormentados bastante por una persona tan tranquila como tú.

— Si… lo ¡¡entie-ou!!

Aunque el tono de Maou era bastante descontento, algo de amabilidad estaba mezclado en él, justo cuando ese ángel se preparaba para responder, un claro sonido la interrumpió, y el graznido que vino después de eso, destruyó completamente su imagen sagrada.

Emi usó la mano libre, la que no sujetaba la parte posterior del cuello del ángel, y le dio una bofetada.

—……

— ¿O-oye, Emi?

— ¡E-Emilia! ¡Espera! Ella es…

Maou y Nord intentaron frenéticamente hablarle a Emi acerca de sus acciones repentinas.

—……

— ¡Eep!

Pero frente a la expresión fría de Emi y la mirada feroz que nunca antes había mostrado, el Rey de los Demonio que gobernó el Mundo Demoniaco, y el padre de la Héroe, solo pudieron gritar.

— Eh, b-bueno…

Por otro lado, la que fue golpeada miró a Emi con sorpresa, como si no entendiera lo que acababa de suceder.

Ella miró…

— Cielo, ¡Emi-ou!

Justo cuando el ángel quería decirle algo a Emi, quien estaba tirando de ella, ella inmediatamente la interrumpió con otra bofetada.

— Es mejor que aprietes la mandíbula.

— Uh, b-bueno, ¡¿puedes esperar un mo-ouch?!

— ¡¿Quién va a esperar por ti?!

— P-por favor, lo explicaré todo ¡honest-oouch!

— No importa lo que digas, es mejor que no esperes que yo confíe en ti tan fácilmente.

— Eh, bueno, por favor, ¡escucha-ouch!

— Lo escucharé. Pero luego de escucharlo, cosas peores estarán esperándote.

Porque las cosas que me has hecho han sido malas.

— ¡R-realmente lo siento, todo con respecto a ti! ¡Te soy sincera, por mí está bien con lo que me quieras hacer luego, por favor, sueltamente primero! ¡Y por favor, deja de golpearme el rostro!

Cada vez que el ángel decía una frase, el claro sonido era escuchado en la sala, frente a la mirada absoluta de Emi, el ángel solo podía rogar mientras lloraba, y luego que esta situación se repitiera un par de veces…

— ¡Emi! ¡Emi! ¡Ya has ido demasiado lejos! ¡Ella no podrá ser capaz de hablar de esa forma! ¡Y su rostro ya parece el de un niño en las series animadas cuando tienen dolor de muela!

— ¡Emilia~~! ¡Por favor, cálmate un poco~~!

— ¡Yusa-san! ¡No! ¡Por favor, deja de golpearla!

— Onee-san, no puedes ver eso, ¿de acuerdo?

— ¿Qué sucede~ qué están haciendo mis dos mamás~?

— ¡E-Emilia! ¡Emilia! ¡Por favor para con eso por ahora! ¡Por favor, este es tu padre haciéndote una solicitud de por vida!

Maou, Emeralda y Chiho intentaron con todas sus fuerzas detener a Emi, quien repetidamente sacudía su palma con una expresión vacía, Acies continuaba cubrieron los ojos de Alas=Ramus para evitar que viera las acciones violentas de Emi, y por último, Nord sujetó el brazo que no soltaría el cuello del uniforme de la enfermera e intentó disipar la situación entre ambas.

— Afuuuuuuu……

Cuando Emilia finalmente detuvo su acto violento, el rostro del hermoso ángel femenino ya se había convertido en una mezcla de pez napoleón y un jurel gigante, es decir, un estado lamentable.

—…huff… huff…

Emi continuó manteniendo la postura de levantar su mano izquierda para abofetear a alguien con su mirada vacía, luego Maou la agarró en ese estado para ser entregada a Emeralda y Chiho, él le dijo al ángel.

— Oye, no voy a herirte, sería mejor si nos explicas honestamente todo lo que sabes, ¿sí? Si no, con el estado actual de esa persona (Emilia), una situación donde no podremos ser capaces de protegerte puede ocurrir, ¡si no tienes cuidado podrías incluso ser asesinada!

— Bien…

El ángel, siendo sujetado por el hombro por Nord, asintió ligeramente, y respondió con una voz mezclada con lágrimas, de esa voz, sonó muy débil y desconfiable de lo que Maou recordaba.

Maou suspiró, y sus hombros colgaron con depresión.




— Solo esa parte extraña de ti e la que no ha cambiado desde antes.Los recuerdos de un joven demonio que nunca esperó convertirse en el Rey de los Demonio que gobernaría el Mundo Demoniaco en un futuro lejano, surgió desde la capa fina más profunda de sus recuerdos.

— Ha pasado algo de tiempo, Lailah.

El joven demonio y el hermoso ángel que se habían conocido en la luna roja, exitosamente se reunieron en el planeta azul.

-FIN DEL VOLUMEN 11-

Hataraku Maou-Sama Volumen 11 Capítulo 3 Parte 6 Novela Ligera

5 1 voto
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios