Hataraku Maou-sama! (NL)

Volumen 11

Capítulo 1: El Rey Demonio Y La Héroe No Tienen Nada En Común

Parte 1

 

 

Hataraku Maou-Sama Volumen 11 Capítulo 1 Parte 1 Novela Ligera

 

Sus ahorros bancarios habían alcanzado fondo.

La razón era simple, todo el dinero que tenía había sido gastado.

¿Hacia dónde había ido el dinero? Primero que todo era para el teléfono celular de alguien más. Aunque fue elegido un modelo económico, pero como no se trataba del contrato de una nueva línea telefónica sino que en lugar de ello, era el cambio de un modelo de teléfono distinto, a pesar que se trataba de la elección de un modelo antiguo, seguía siendo un costo significativo.

Lo siguiente serían los atuendos. Mayormente era la compra de un par de conjuntos de ropa para un hombre de mediana edad al que ella no le había comprado nada antes, luego de comprar la ropa interior y los zapatos, aunque solo se hicieron elecciones razonables, estas tuvieron un costo bastante fuerte.

Luego estaba el «pago». Ella en realidad tenía confianza en sus ahorros, pero los «reclamos monetarios» excedieron su imaginación e inesperadamente ejercieron presión en sus planes a futuro.

Tras encargarse de todas esas cosas a la vez, sus ahorros tocaron fondo.

— E-ehh, ¿no habría sido mejor tener una forma mejor planeada de gastar dinero?

Un hombre de mediana edad le dijo eso a ella con una voz nerviosa.

— ¿Estás diciendo que me querías ver seguir debiéndole un favor a ese tipo? ¿Para seguir aguantando los recordatorios de pago de esos demonios?

— Eso no era lo que quería decir.

El hombre eligió sus palabras con sumo cuidado, y habló como si le aconsejara.

— Actualmente no tienes suficiente dinero en tu cuenta, sin un trabajo, los ingresos del mes siguiente en adelante no están garantizados. Aún hay formas distintas como usar mis ahorros o pagar por partes, ¿no?

— Odio pedir dinero prestado.

— Ugh, aunque lo odio también…

— Básicamente, si sigo sin aclarar mis deudas, quien sabe cuántos intereses se acumularan.

— Pero…

— Además, mis pensamientos en este momento es ser responsable en devolver los favores que le debo a los demás. Si no resuelvo esas cosas con mi propio poder, no podría ser capaz de fortalecer mi determinación y avanzar por una nueva.

Esta era una sala de estar espaciosa de cierto apartamento de clase alta. Había una mesa con un hermoso mantel en ella en el centro de la habitación, y la hija de apariencia seria estaba observando al padre de expresión preocupada a través de la mesa.

El padre de expresión preocupada se levantó lentamente, y corrió las cortinas de estilo occidental dentro de la habitación.

— Bueno, Emilia, ¿Qué hay de esto?

El padre con expresión preocupada ser dirigió a la hija de mirada seria como Emilia, con su apariencia originalmente intimidadora miró las calles al exterior de la ventana como si parcialmente se hubiese rendido.

— ¿Deseas considerar mudarte a ese apartamento llamado Villa Rosa Sasazuka? Sin «considerarlos», incluyendo a Bell-san, y Sasaki-san, no están varios de tus amigos viviendo en Sasazuka?

—…..

La hija llamada Emilia suspiró con un volumen que no pudo ser escuchado por su padre, desvió su vista del libro de ahorros que había estado observando, sacudió su cabeza, y dijo:

— ¿No lo dije antes? No puedo dejar este lugar de inmediato. La hija se levantó, y luego se sentó junto a su padre.

— No importa que, tengo algo adicional para este lugar y esta área, siempre y cuando viva mi vida más ahorrativamente, mi salario correspondiente al mes anterior será acreditado a mi cuenta, y lo más pronto que puedo actuar seria después de eso.




—…ya veo.

— Gracias a todos, actualmente no tengo «enemigos» que tenga que enfrentar.

Mientras pueda encontrar un nuevo trabajo, habrá una forma de manejarlo.

El tono de la hija no parecía como si estuviese presionándose o forzándose.

Sin embargo, los instintos del padre notaron que lo que fue mencionado no correspondía a todas las razones.

¿Acaso su hija tenía otras razones para no querer dejar ese lugar?

Sin embargo, esta hija ha pasado a través de muchas pruebas y tribulaciones y era un adulto independiente. El actual él no tenía el coraje o el derecho de exponer esa razón.

— Olvídate de mí por ahora, ¿Qué hay de tu padre? Hablando de una nueva vida… eso parece un poco extraño, pero ¿está viviendo en Sasazuka aun calmadamente por ti?

— Sobre eso. Acies se quejó que las estrellas que ella podía ver en la noche habían disminuido.

— Después de todo esto es el centro de la ciudad.

La hija mostró una sonrisa irónica, luego rápidamente disminuyó su volumen y preguntó:




— ¿Entonces? ¿Encontraste alguna pista?

El padre también respondió a esta pregunta con una voz pesada:

— No… no hay ningún progreso. Actualmente, no hay pistas en lo absoluto…

— Ya veo. Pero al menos este punto se puede confirmar, ¿no?

La hija, Emilia Justina se volvió hacia el padre, Nord Justina, y dijo:

— Mamá… Lailah está en esta tierra.

— Asi… parece ser.

La voz de Nord titubeaba debido a la falta de confianza. Viendo el lado inseguro de su padre, Emilia apretó sus labios.

— Lo siento, no te estoy regañando. Es solo que…

— No, esto no se puede evitar.

Emilia, la Yusa Emi que ya no era más la Héroe, bajó la vista hacia las calles de Eifuku y dijo:

— Hasta ahora, no estamos seguros de lo que Lailah está planeando, y por qué propósito está tomando acciones, esto es realmente irritante.

***

 

 

En este mes, la situación alrededor de Emi cambió notablemente.

Emi, quien regresó a Ente Isla para buscar pistas acerca de sus padres, estuvo envuelta en un problema inesperado, por lo que era incapaz de regresar a Japón en la fecha pautada.

El imperio oriental de Afsahan le declaró la guerra a todo Ente Isla, la facción pro- batalla del Mundo Demoniaco, el Clan Malebranche, planeó revivir el Ejército Demoniaco y Emi, quien estaba implicada en el esquema de las fuerzas del Cielo trabajando desde las sombras, así como también su antiguo compañero Olba que planeaba hacer uso de esas dos fuerzas, terminó prisionera.

El Rey Demonio Satán, Maou Sadao, supo después de todo que Emi y la única que no se iba de su lada, el fragmento del «Yesod» el cual formaba las joyas del mundo – Alas=Ramus – fueron arrastradas a algún tipo de problema.




Sin embargo, durante el periodo que Maou no hacía nada sobre eso, su hombre y mano derecha, el General Demonio Alsiel – Ashiya Shiro – se había visto involucrado en los esquemas del Cielo junto al padre de Emi – Nord Justina –, y fueron llevados a Ente Isla.

Con el fin de rescatar a Ashiya, Alas=Ramus y Emi, su más grande obstáculo para su ambición de conquistar el mundo, Emi junto a su vecina, la inquisidora, General Demonio del Nuevo Ejercito Demoniaco (nombre temporal) – Kamazuki Suzuno – viajó a Ente Isla junto a una chica que también había nacido de un fragmento del «Yesod».

El propósito de Olba y el Cielo era hacer uso de Alsiel y los Malebranches para crear una situación donde la resurgida Héroe Emilia exorcizara al Ejército Demoniaco fuera del Continente Oriental.

Sin embargo, Ashiya vio a través de los planes del Cielo, y de una de las personas del Cielo, Gabriel, sintió otro propósito, distinto de este drama repetido.

En la batalla en la capital real de Afsahan, el Azure Sky Canopy, donde muchos motivos se entrecruzaron ferozmente, Maou y Acies robaron la atención de todos.

Cuando Maou salvó a Emi y Ashiya de la batalla, en el trasfondo, Suzuno también liberó a la compañera de Emi que había sido llevada a un juicio de apostasía, Emeralda.

De estos resultados, incluso si diversas fuerzas de Ente Isla deseaban obtener a Emi; Maou y Suzuno habían construido exitosa y sistemáticamente las bases para sellar sus acciones.

Emi estuvo consciente de la debilidad de su corazón, el cual fue sujetado por Olba así como también por la profunda confianza que tenía por Maou, quien debería ser su enemigo. Además de eso, ella se reunió con su padre, a quien ella creía que no volvería a ver de nuevo, sin importar la determinación original de Emi, ella había perdido su identidad como Héroe.

Ella, quien originalmente cargó su destino y tuvo que luchar con el Rey Demonio Satán, el cual amenazaba la seguridad de todo Ente Isla – esa Héroe, Emilia Justina, ya no existía.

Aunque ella se pudo reunir con su padre, y su odio hacia Maou ya no era tan fuerte como antes, esto no significaba que todo había terminado.

Hasta ahora, ellos no tenían pistas acerca de los movimientos de la existencia del culpable que creo la situación que actualmente estaba enfrentando Emi, Maou y la mayoría de los ciudadanos de Ente Isla – la madre de Emi, Lailah, y al mismo tiempo, ellos no sabían cuál era el propósito.

Además, la verdadera identidad del astronauta misterioso detrás de los ángeles, Gabriel, Raguel y Camael, aún era desconocida.

Bloqueando a Emi, quien había perdido sus sentimientos de motivación de luchar contra el Rey Demonio, estaba un océano misterioso, tan ancho que no podía ser cruzado y con corrientes que no podían ser comprendidas.

***

 

 




— ¡Mamá! ¡He vuelto!

Detrás de la ceñuda Emi, una voz amorosa se escuchó, la expresión de Emi lentamente se fue relajando al escucharla.

La expresión de Nord observó el perfil de su hija con muchas emociones que pasaban por su rostro, y luego se volvió a la propietaria de esa voz también.

— ¡Bienvenida de nuevo, Alas=Ramus! Oh cielos, ¿por qué tienes ese globo?

Alas=Ramus ahora se encontraba abrazando un globo amarillo. Era no estaba sujetando el agarre de plástico, sino que sujetaba fuertemente el globo como si fuese una sandía.

— Lo estaban entregando frente a la estación. Parece ser una tienda que está promocionando internet móvil.

La que respondió definitivamente no era Alas=Ramus.

Sino Suzuno Kamazuki quien llegó al apartamento de Emi como la guarda de Nord.

— ¡Abuelito! ¡Globo!

— S-siii…

Nord, con una sonrisa firme en su rostro, asintió hacia Alas=Ramus, quien estaba mostrando orgullosamente el globo.

Aunque la posición de Alas=Ramus era como la «hija» de Emi, ambas no estaban relacionadas por vinculo sanguíneo, e incluso si la «hermana menor» de Alas=Ramus, Acies=Ara llamaba «papá» a Nord, ya que él era el padre de la «mamá» Emi, es sabido que desde el punto de vista de Alas=Ramus, Nord solo podía ser el abuelito.

Emi, quien ya había aceptado ser tratada como «mamá», miró a su padre, quien parecía muy deprimido por ser llamado «abuelito», con una expresión más compleja que la persona misma.

— Gracias, Bell. ¿Alas=Ramus fue obediente?

— ¡Si!

— Si, fue muy buena chica.

Antes que Suzuno respondiera, Alas=Ramus ya había dado su reporte.




Por el bien de la seguridad, Nord siempre era protegido cuando iba a realizar sus actividades.

Aunque ya estaba confirmado que Nord se trasladaría a la habitación 101 del Villa Rosa Sasazuka, antes de eso, si él necesitaba salir, tendría que ir junto a Suzuno, quien tenía más tiempo libre.

Con el fin de dejar a Emi y Nord hablar acerca de temas más serios acerca del dinero, Suzuno llevó a Alas=Ramus de paseo durante ese periodo de tiempo.

— Pero, comer donas es un secreto.

Además de reportar que ella fue obediente, Alas=Ramus también expuso el pequeño secreto de lo que sucedió durante la caminata.

— ¡Oh, cielos! ¿Comiste bocadillos fuera?

— ¡Eso es secreto! ¡Tienes que guardarlo!

— Parece que tengo que enseñarle el significado de un secreto primero.




Alas=Ramus miró orgullosamente a Suzuno, esta última mostró una sonrisa irónica por la vergüenza, bajó la mirada hacia la niña y dijo:

— Como ella estaba de pie frente a la tienda de donas en la estación y no se movía, accidentalmente la regañé mucho. Lo siento.

— No, está bien. Te pagaré luego. Alas=Ramus, ¿le diste las gracias a Suzuno- nee-chan?

— ¡Si! ¡Pero, eso es secreto!

Alas=Ramus, abrazando el globo, sonrió le sonrió traviesamente a Suzuno. Aunque ella podía entender que este era un asunto que solo pertenecía a ella y Suzuno, Alas=Ramus aún no sabía guardar un secreto de los demás, su inocencia hizo que todos rieran.

— Solo me preocupa si esto podría afectar los alimentos actuales de Alas=Ramus.

— Está bien. Una dona no afectaría en lo absoluto el apetito de un niño.

— Está bien.

Suzuno asintió, luego levantó nuevamente la vista hacia Emi y Nord.

— Entonces, ¿Qué hay acerca de los resultados? ¿Han llegado a una conclusión?

— Eh, sobre eso…

— Aunque la situación es un poco severa, aun se puede resolver.

Con un tono forzado, Emi interrumpió a Nord, quien estaba respondiendo la pregunta de Suzuno con un tono de súplica en su voz.

— Pero, Emilia.

Viendo la expresión de Nord tras ser interrumpido, con emociones distintas a las de hace poco, Suzuno mostró una sonrisa torcida.

— Lo dije antes, este es mi problema. No te preocupes, comparado con las cosas que han sucedido hasta ahora, el no tener trabajo y estar en deuda nose puede considerar un gran problema.

— Pero… Bell-san, ¿puedes ayudarme a hablarle con algo de sentido a ella…? Juzgando que él era incapaz de convencer a Emi, quien hablaba de esa forma, Nord se volvió hacia Bell en busca de ayuda, pero esta última sacudió su cabeza ligeramente.

— Ya que Emilia ha decidido esto, yo soy incapaz de decir algo más.

— Gracias, Bell.

— ¿Cómo puede…?

Comparado al frenético Nord, una sonrisa fiable apareció en el rostro de Nord.

— Muy bien, Nord-dono. Es momento de regresar a Sasazuka. Emilia tiene otros invitados hoy, y nosotros tenemos otros asuntos para luego.

— S-sí.

— Bueno, Emilia, Alas=Ramus, nos vamos primero.

— Si, todo con respecto a los asuntos de papá, te lo dejaré a ti.

— Suzu-nee-chan, Abuelito, adiosito.

— S-si…

Con la propuesta de Suzuno, Nord no tuvo más elección que irse, sin embargo, en el corto trayecto hacia la estación Eifuku, él aun volvió su vista hacia el apartamento un par de veces.

Al ver esto, Suzuno le preguntó a Nord:

— Nord-dono, ¿está preocupado por Emilia?

— ¿Eh? Uh, bueno, con las cosas como están ahora, no necesitaría preocuparme…

— Estoy bastante preocupada.




— Ya Emilia no es una niña… ¿eh?

Suzuno dijo eso directamente, haciendo que el originalmente deprimido Nord quedara sorprendido.

— Conociendo a Emilia, ella debe haber dicho que quería devolver, sea como sea, los favores que le debe a los demás debido a la conmoción de antes, ¿no?

— Si, tienes razón. Quiero devolver los favores junto con ella…

Suzuno y Nord pasaron a través del pórtico de la estación Eifuku y esperaron el tren en la estación correspondiente.

— Cuando Emilia aún era joven, ella llevó muchas cargas al irse. Ahora, todas esas cargas han desaparecido instantáneamente y probablemente se siente muy incómoda. Si ella quiere recuperar su compostura, no necesitaría un propósito tan fuerte, o tomar algo de tiempo para acostumbrarse a la situación actual.

—….

Las palabras de Suzuno hicieron que Nord mostrara una expresión pesada y bajara su cabeza.

— Aunque el único que hizo que ella cargara con todo ese peso no fue nadie más que yo…

— Puedo garantizar que definitivamente Emilia no lo cree de esa forma. De hecho, es probable que su ansiedad actual se esté dirigiendo completamente hacia Lailah. Nord-dono, al contrario, usted es el símbolo por el que ella sigue persiguiendo sus sueños cuando cargaba con todo ese enorme peso, y ya que usted se ha reunido milagrosamente con ella, es como si ella no quisiera que usted siguiese cargando con más peso.

— Realmente soy un padre inútil. Aunque no he hecho nada de lo que un padre deba hacer por ella…

Nord aún seguía mirando hacia abajo.

Mañana, él iba a mudarse de su lugar de alojo temporal en Mikata, hacia la habitación 101 del Villa Rosa.

Nord originalmente quería aprovechar esta oportunidad de mudanza para convencer a Emilia de mudarse juntos a otra de las habitaciones vacías del Villa Rosa Sasazuka, pero él fue rechazado de inmediato.

Normalmente, ya que ellos eran miembros de una familia que se reunía después de muchos años después que uno pensara que el otro estaba muerto, y Emi tuviese espacio adicional en su apartamento rentado en el Urban Heights Eifuku, estaría bien mientras Nord se mudara allí, pero debido a la situación actual, eso no era una buena idea.

Entre la gente que estaba conectada con los fragmentos del «Yesod», como Nord estaba considerado como alguien muy cercano al núcleo del misterio, él necesitaba ser vigilado muy de cerca.

Sin embargo, el apartamento de Emi estaba muy alejado de Sasazuka, donde los visitantes del mundo foráneo que sabía de la situación se reunían.

Considerando que Emi tenía que salir a trabajar en un futuro, era preocupante dejar a Nord solo en el apartamento, e incluso así, no era viable para Nord seguir a Emi cuando ella fuese a trabajar.

Al final, la mejor manera era dejarlo quedarse en el Villa Rosa Sasazuka, el cual tenía muchas personas que entendían la situación y podían ser vigilantes.

Claro, además de eso, incluso si ella tenía espacio extra, como un miembro de la sociedad, el vivir junto a su padre en un apartamento que básicamente no era ideal para una familia, tendría muchos inconvenientes, por lo que esa también era una de las razones.

Pero debido a eso, Nord era incapaz de proveer cualquier ayuda para que esa hija que no había visto por seis años facilitara su vida.

Hoy, él originalmente al menos quería ayudar a Emi a facilitar la carga de sus «deudas» actuales, pero incluso por eso, él fue rechazado.

Suzuno levantó la vista hacia Nord, quien estaba abrumado por la sensación de impotencia, con una expresión compleja en su rostro.
Desde el punto de vista de Nord, no solo era incapaz de hacer algo por su hija que se encontraba en problemas, incluso fue rechazado aun cuando quería ser de ayuda, no era extraño que él se sintiese deprimido debido a la preocupación y los obstáculos.
Sin embargo, Suzuno no pensaba que la situación de Emi era tan seria como evidente.




Después de todo, el acreedor más grande de Emi no era nadie más que Maou.
A pesar que él obtuvo la cantidad de magia demoniaca que tenía cuando estaba en su máximo poder cuando apuntaba por conquistar el mundo, aun así el Rey Demonio Satán volvió de inmediato a trabajar en el MgRonald frente a la estación Hatagaya tras su regreso, y vivió una vida de la misma forma que antes, además, incluso le permitió a su peor enemigo la Héroe usar dinero – y en yenes japoneses
– para devolverle los favores que le debía, y para Suzuno, quien los conocía desde hacía algo de tiempo, ella sintió que sería innecesario preocuparse por ambos.
— Pero es cierto.
Suzuno dijo a un volumen que no fue oído por Nord.
— ¿No eres capaz de manejar esto de una forma más hábil, Rey Demonio? Ella recordó lo que sucedió el día que Emi y Nord se reunieron.

Tras el regreso de Emi y Nord de Ente Isla, ellos descansaron en la habitación 101 que fue abierta bajo la buena voluntad de la propietaria del Villa Rosa Sasazuka, Shiba Miki.

Ese día, Suzuno también se quedó en la habitación 101 con el fin de verificar la condición del cuerpo de Nord.

— Discúlpame, Héroe Emilia.

Maou Sadao, quien de repente bajó las escaleras, dijo eso con una sonrisa maligna que encajaba con el Rey Demonio.

0 0 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios