Re:Zero Kara Hajimeru Isekai Seikatsu

Volumen 10

Capítulo 2: El Camino Hacia El Santuario

Parte 4

 

 

«Dejando eso de lado, usted es en realidad un individuo misterioso. El hecho de que puedas estar sin ser afectado ante mí como si esto fuera prueba suficiente».

«¿Qué? ¿Eres tan hermosa que la gente normalmente cierra los ojos cuando te ve? Sólo para que quede claro, mis ojos se alimentan de una constante dieta de la chica más hermosa de por aquí en lo que a mí respecta. En cuanto a ti mírate, sólo puedo decir ‘Wow, es linda’ tantas veces y ya.»




«No, una persona normal en mi presencia vomitaría. Que divertido, ¿no es así?»

«¡¿Qué tiene eso de divertido?!»

Estos intercambios, llenos de pensamientos preocupantes desde el principio de su tiempo juntos, hizo que Subaru se sintiera agotado en cuerpo y espíritu mientras se desplomaba en su silla. Echó otra mirada a la bruja ante sus ojos.

Tenía el pelo blanco, aparentemente decolorado, y un vestido negro que parecía algo que una persona llevaría en un funeral. De alguna manera, parecía a la vez inconstante y con cara de bebé, pero también misteriosamente seductora. Ciertamente poseía un rostro que conmovía el corazón.

Pero sintió la presión de ella que estaba totalmente sin diluir, marcándola como ningún ser normal.




«Ahora bien, aunque estoy muy contenta de tener una nueva conversación con alguien así, ese no es el caso para ti, ¿verdad? Tienes cosas que deseas preguntarme, ¿me equivoco?»

«…Eso, eso es! Me tragó el humor, pero tienes razón. Tú eres… No, antes de eso, ¿dónde está este lugar? Debería estar en alguna ruina extraña. ¿Cómo terminé en tu castillo?»

Después del teletransporte, Subaru había entrado en las ruinas en busca de pistas sobre el Santuario. De alguna manera, se había tropezado ciegamente con el castillo de Echidna, el reino de la Bruja de la Avaricia.

«En primer lugar… ¿eres realmente una Bruja? De acuerdo con lo que yo escuche, aparte de la Bruja de los Celos, a todas las demás brujas del mundo habían sido asesinadas…»

«Cualquier duda que pueda albergar, no se equivoca al respecto. La Bruja de los Celos destruyeron a las otras seis brujas, y yo no soy excepción. Esta es simplemente mi tumba».

«Tumba… ¿Quieres decir que estoy dentro de tu tumba?»




La respuesta de Echidna hizo que Subaru recordara la sensación que había tenido antes de entrar en la ruina, que la atmósfera solemne era un templo, o una tumba.

Su intuición era correcta. La ruina era, propiamente hablando, una tumba. Pero era la tumba de una bruja.

«Después de mi muerte, mi alma se convirtió en cautiva de este lugar, La Tumba de las Brujas. No es mi cuerpo sino mi espíritu el que te ha invitado a mi castillo. Dicho de una manera, estás dentro de mi sueño.»

«Sólo el espíritu, ¿es eso posible? Significa que mi cuerpo está durmiendo fuera de algún lugar?»

«¿Por qué no es posible? Conoces un espacio similar a este, ¿o me equivoco?»




“   ”

La pregunta de sondeo de Echidna provocó que el aliento de Subaru se agarrara, una reacción que incluso él encontró sospechosa.

No se le ocurrió nada. Sin embargo, ¿por qué hubo una extraña vacilación en su corazón?

«… No sé a qué te refieres, pero no estás equivocada en lo que dijiste.»

Las palabras de Echidna no eran mentiras. Sin embargo, tampoco la respuesta de Subaru tenían cualquier tipo de engaño.

Cuando se le dijo que estaba dentro de un sueño, Subaru se sorprendió rápido en aceptar… Como si su corazón solo comprendiera instantáneamente la impresión que el mundo dio.

En cuanto a por qué pensaba así, no pudo encontrar la razón en ningún lugar dentro de sus recuerdos, pero…

«Entiendo que esto está dentro de un sueño y dentro de tu tumba. Entonces, ¿cómo puedo salir de aquí?»

«El método para despertar de un sueño es simple. Usted debe despertar a firme voluntad, o ser despertado desde el exterior.

Aunque hay que decir que el mío es un sueño especial. Puede que tú no seas capaz de despertar a menos que yo quiera que así sea.»

“—! ¡Entonces no me digas que…!»




La mirada de Subaru se agudizó como la declaración sin emociones de Echidna lo sorprendió.

Las palabras dentro de un sueño y el castillo de la bruja de repente pesaron más en su mente. Si el espíritu de Subaru era un prisionero allí, la piel y el alma de Subaru estaban en la palma de su mano.

«No tienes intención de dejarme escapar, entonces…»

«Ah, no es realmente así. Si realmente quieres volver, te enviaré de vuelta. Quiero decir, no es que te haya llamado aquí. Te entrometiste tu mismo.»




«¿No puedes hacer algo con mi sentido de la tensión? Sr. Serio no puede respirar así, ¿vale?»

«Eso es porque, a diferencia de ti, el Sr. Serio no está de pie ante mí. ¿Quizás está vomitando detrás de un árbol?»

Mentalmente agotado por el veneno de Echidna, Subaru fue completamente desviado de su camino. Al final, todavía se preguntaba por qué Echidna se había puesto en contacto con él.

¿O no era más que la bruja respondiendo a la llegada de un invitado?…

«Dijiste que no me llamaste. En otras palabras, ¿la elfo que estaba fuera no está involucrada en esto? ¿O en este cristal?»

Subaru hurgó en su bolsillo, localizando el cristal azul con su mano. Como ella le había dicho que estaba invitado sólo en espíritu, él estaba preocupado por lo que llevaba, pero Subaru aparentemente llegó con todo lo que llevaba encima.

Sin embargo, cuando Echidna recibió la pregunta de Subaru, puso un codo a la mesa.

«Desafortunadamente, aunque mi piel está en buen estado, estoy bastante muerta. Conozco poco de lo que pasa fuera de mi tumba. Por lo tanto, No estoy relacionada ni con la elfo del que hablas ni con ese cristal azul. ¿Estás satisfecho?»

«Estoy insatisfecho porque significa que todo sigue siendo un gran misterio. Pero eso es lo que quería preguntar.»

Subaru asintió a la respuesta de Echidna, devolviendo el cristal a su bolsillo mientras se ponía de pie. No estaba seguro de si la teletransportación del cristal no estaba realmente relacionado con la Bruja o no, pero no tenía razón para quedarse allí más tiempo.

Quedarse y charlar durante el té dejó su objetivo principal, reunirse con Emilia, sin cumplir.

«En cualquier caso, si me vas a enviar de vuelta, entonces envíame. Estoy súper preocupado por la chica de la que me separaron por fuera. Si tengo el momento de beber tus fluidos corporales, quiero reunirme con ella en el segundo más temprano posible».

«No me importa, pero ¿estás realmente bien con eso?»

«¿Con qué…?»

«Dejar mi pequeña fiesta de té, otros que desean hablar con la Bruja de la Avaricia rara vez tienen la oportunidad, incluso si lo hacen.»

Cuando lo dijo, Subaru se dio cuenta por primera vez. Se dio cuenta de la verdadera naturaleza del malicia que había sentido de la ser llamado Echidna desde que llegó a ese lugar, la extraña opresión se sentía que continuaba sin ningún indicio de disminuir gradualmente.




“   ”

Los profundos y negros ojos sin fondo de Echidna tenían un brillo sospechoso como si supiera todo sobre Subaru.

La verdadera naturaleza de ese sentimiento enfermizo era la inagotable curiosidad.

Fue su profundo interés en la existencia ante sus ojos lo que hizo su mirada escrutadora se sienta tan opresiva.

«¿Qué eres?… ¿Sabes las cosas que quiero saber?»

«Y así me preguntas la naturaleza de mi conocimiento… En verdad, eres alguien divertido».

Subaru hizo que su boca, que se secaba rápidamente, se moviera, exprimiendo su voz por la pregunta que le hizo. Las palabras hicieron reír y sonreir a Echidna, y todo el cuerpo de Subaru fue arrancado por una sensación de




opresión aún mayor que antes.

«No hay necesidad de reflexionar profundamente sobre ello. Todo lo que se requiere para las preguntas y respuestas es que dos seres estén presentes».

En ese instante, el aire se deformó, y el paisaje, el vasto cielo azul y las praderas, de repente, comenzaron a desmoronarse. El cielo se agrietó, el pastizal se derritió, y el horizonte del mundo se estrelló en pequeños pedazos.

Mientras el mundo se desmoronaba sin hacer ruido, Subaru tocó la mesa, aparentemente aferrándose a lo único que queda. La mesa también, se desmoronó en polvo, y Subaru cerró los ojos, aparentemente ciñéndose contra un temblor inexistente.

«Todo lo que necesitamos son palabras. Tu curiosidad, tu hambre de saber… Yo reconozco tu codicia».

Entonces se dio cuenta: Todo lo que quedaba del castillo de los sueños era el colina, y sillas para los dos.

Subaru abrió los ojos con cautela y se sentó en la silla opuesta mientras miró a la bruja. Aparte de ella y la silla blanca, el mundo había sido despojado de lo más esencial, sin nada más que la oscuridad sombría y estancada que se extendia por toda la pradera. La única cosa de la que estaba seguro era que si caía en ella, Ya no podría regresar en él mismo.

Eso envió un escalofrío por la columna vertebral de Subaru como Echidna, de buen humor, aplaudió alegremente sus manos hacia él.

«Ahora, ¿qué desea preguntar? Daphne, la Bruja de Gula, ¿creadora de bestias que desafía la voluntad del Cielo para salvar el mundo de la inanición? Camilla, la Bruja de la Lujuria, llena de amor para el mundo, ¿otorgando emociones a los que son inhumanos?  Minerva, la Bruja de la Ira, quien, lamentando un mundo lleno de conflicto, ¿pone a la gente directamente en sus puños? Sekhmet, la Bruja de la Pereza, que, queriendo un momento de paz, ¿llevó a los dragones más allá de las grandes cataratas por esa sola razón? O Tifón, la Bruja del Orgullo, ¿la joven, inocente y despiadada que continuó dando juicio a los pecadores?»

Nunca había oído hablar de estos… No, estos eran vestigios perdidos de la historia sin registrar en el mundo actual.

Al escucharla decir el nombre de una bruja tras otra, Subaru quedo sin palabras. Echidna sonrió aún más mientras continuaba.

«O quizás Echidna, la Bruja de la Avaricia, la encarnación del deseo para el conocimiento, ¿cuya búsqueda de cualquier y toda la sabiduría persistente incluso después de la vida de ultratumba?»

Tocando con una mano su propio pecho, Echidna dijo las palabras de forma autodespreciativa.

«O quizás,» continuó, «la Bruja de Los Celos, la abominable mujer que destruyó y consumió a las otras seis, ¿e hizo del mundo entero su enemigo?»

Subaru Natsuki sintió una poderosa aura de muerte en la forma de la chica sentada ante sus ojos.

Esa fue la desoladora visión que Subaru había obtenido sobre Echidna, probada por sus propios métodos de brujería.

Ella era un ser que no se parecía en nada a él. No tenía nada que ver con su enemistad, o la falta de ella.

Ante un terror verdaderamente ineludible, era fácil para las respuestas emocionales de las personas ir al encierro.

«Awww. Parece que te he intimidado demasiado. Siempre ha sido así; mis labios se aflojan demasiado cuando me intereso por algo. La naturaleza de una bruja es algo verdaderamente problemático».

Con Subaru acobardado en el silencio, Echidna permaneció sentada mientras expresó palabras de autorreflexión. Sin embargo, no había ni un solo rastro de la reflexión real. La pared que separaba a los dos permanecía absoluta.

Era la verdadera naturaleza del malestar que subconscientemente había ignorado hasta que se dio cuenta de que su presencia fue puesta al descubierto por segunda vez.

«Saber eso me hace sentir bastante sola. Pero deberías empezar a adaptarte a ello pronto. Espero que esta circunstancia, en la que no se puede incluso mirarme directamente a la cara, cambie un poco…»

La extraña declaración de Echidna hizo una mueca a Subaru; el miedo que probaba lo congeló. Pero Echidna inclinó su cabeza, los ojos negros que ella entrenó sobre el incomprensible Subaru indicando la anticipación de algún tipo.

Su pelo blanco, decolorado y hermoso cayó sobre sus hombros. Como Subaru lo miró, sintió como si los agonizantes segundos se prolongaran por toda la eternidad, pero esto se detuvo repentinamente.

«¿Haaa-ah?»

«Mm, más rápido de lo que pensaba. Esa es una persona compatible para ti. Es útil que te aclimates tan rápidamente».

«¿De qué… estás… hablando?»

Mientras Echidna asentía y sonreía satisfecha, Subaru se puso en marcha en un sudor frío y se sujetó el pecho con una mano. Su corazón era fuerte, como si hubiera olvidado cómo levantarse por un tiempo, y sus dolorosos entumecimientos en sus miembros suplicaron misericordia.

Sin embargo, había escapado del miedo que lo había mantenido en sus garras hasta que un momento antes. Se había desvanecido como por arte de magia.

«Te bebiste mi té, ¿sí? Eso activó tu Factor Brujo y fortaleció su resistencia. Ahora tú y yo podemos hablar. Es algo muy bueno para los dos, ¿no es así?»

«Espere, espere, espere… He oído ese término antes… No puedo dejarlo pasar. ¿Qué hicieron esos fluidos corporales de antes? ¿Qué le hicieron mi cuerpo?»

«Por favor, no me malinterpretes… No le he hecho beber con mala intención. En todo caso, pienso con mucho cariño en ti… Eso es un poco vergonzoso de decir en voz alta.»

Las mejillas de Echidna se enrojecieron un poco, y parecía tímida de tener que hablar tan afectuosamente de él. Pero en ese momento Subaru estaba bien atento a sus juegos. Lo que él quería era su verdadera intención.

«Has matado a alguien que posee el Factor Brujo en los últimos días, ¿no es así? Tras su muerte, el Factor Brujo te seleccionó como su nuevo portador. Es gracias a esto que fuiste capaz de entrar con seguridad en mi tumba.»

«Así que estás diciendo… el Factor Brujo es la condición para ser invitado en este castillo de los sueños?»

«No, es simplemente lo que te calificó para entrar en la tumba misma. Tú eres… Una excepción entre las excepciones. Para empezar, parece que has llegado un poco antes de lo previsto, por derecho, deberías estar más informado de lo que ya estas… Sobre mí, sobre la tumba, y sobre el Santuario».

“—! ¡¿Sabes lo del Santuario?!»

Abalanzándose sobre el término «lobulado», Subaru cerró la distancia y se agarró a los hombros de Echidna. Cuando Subaru tocó sus delgados hombros y se acercó a su cara, la hermosa bruja desvió su mirada.

«… Tengo poca experiencia en estos asuntos, así que no puedo decidir si usted es valiente o simplemente un descarado».

«¡No le des importancia a eso! Si sabes sobre el Santuario, ¡hace esto más simple! ¿Esto es… No, sabes sobre el bosque de afuera de la ruina? ¿En realidad ese es el Santuario?»

«Eres tan frío. Pero tú preguntaste, así que yo responderé: Así es. Como tú esperas que el área fuera de las ruinas sea el Santuario. Hablando correctamente, el Santuario es el nombre dado al lugar que protege este tumba.»

«¡Entonces…!»

Si se marchaba del castillo de los sueños, salía corriendo de las ruinas y consigue una ruta a través del bosque, podría encontrarse con Emilia y los otros. Incluso si no se encuentra con Emilia, debería ser capaz de encontrarse con aquellos que viven en el Santuario y salir de su apuro.

Todo eso significaba que la elfo que lo había llevado allí era en realidad una residente del Santuario.

«De repente, quiero salir aún más. Dijiste que enviarías hacia allá, ¿verdad?»

«¿Eh? Ahh, lo garantizo… lo garantizo, pero me sentiría muy sola si simplemente te vas así sin más. ¿No hay nada más que desees preguntarme?»

«Lo siento, pero Emilia debería estar fuera. Quiero conectarme más con ella de lo que quiero hablar contigo. Además…»

Echidna frunció el ceño con consternación, sus palabras causaron que Subaru se rascara la punta de la nariz mientras seguía adelante.

«No sabes sobre las cosas de afuera, ¿verdad? Es difícil decir esto después de todo ese sonido y furia, pero para ser honesto, realmente no hay absolutamente nada que quiera preguntarte…»

«…¿Eh? Estás bromeando, ¿verdad? No puede ser. Quiero decir, yo soy la Bruja de la Codicia, ¿sabes? La gente de todo el mundo me busca para saber mis conocimientos: caballeros, gente con privilegios. Te sientas ante mí y se le permite pedir cualquier cosa que desee, ¿y tú dices eso?»




Retomada como estaba por la inesperada respuesta, la expresión de Echidna se tambaleó claramente por primera vez. La bruja se agitó mientras agotó todas las palabras que pudo para evitar que Subaru se fuera.

«Cálmate, déjanos hablar. Ciertamente, estoy mal versada en cuanto a la era actual. Pero a su vez, poseo un vasto conocimiento sobre la era antigua, hasta el punto de que puedo presumir de que no hay nada que no sepa. Yo poseo verdades históricas que nadie recuerda, no disminuyen después de cuatro siglos… y tienes la oportunidad de obtener ese conocimiento».

«Pero no estoy tan interesado en las brujas. Incluso si hablamos de ellas, están todas muertas, y hay un montón de otras cosas además que yo necesito pensar…»

«¡¿Ehhh…?!»

Mientras se despedía en serio, los ojos insatisfechos de Echidna se ponían a llorar. Sus posiciones habían sido completamente invertidas, con Subaru encogiéndose de hombros ante la bruja que se había sentido tan opresiva antes.

La imagen de la Bruja de la Avaricia se había arruinado. Sin malicia, parecía que era una chica normal.

Ciertamente, no le faltaba información que quería saber. A él le gustó saber sobre el Factor de la Bruja del que había hablado, o el Santuario donde se protege su tumba. O quizás, quizás, quizás…




«Por ejemplo. ¿Conoces los detalles de los Arzobispos de los Siete Pecados Capitales del Culto de la Bruja?»

¿»Arzobispos de los Siete Pecados Capitales»? Hmm, desafortunadamente, no conozco el término. ¿Podría hablarme de ellos con más detalle?»

«Nuestras posiciones están realmente invertidas, Dios… Bueno, si no lo sabes, está bien.»

Una sonrisa se dibujó en Subaru al ver a Echidna siendo expulsada… Escondió el dolor en su pecho.

«Sí, está bien».

5 1 voto
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios