Kuitsume Youhei no Gensou Kitan (NL)

Volumen 3

Capítulo 1: Sugiriendo una Misión

Parte 2

 

 

“Entonces, ¿Qué demonios están haciendo aquí?”

Loren preguntó con un tono de voz muy poco amigable a la persona pelirroja sentada frente a él en el vagón.




“¿Qué hay de malo en que acepte una misión de mi antigua escuela?”

“Ya veo, asististe a una escuela de entrenamiento.”

En esos momentos, al descubrir que estaban tomando la misma misión, Loren pensó que el mundo era mucho más pequeño de lo que cualquiera podría creer.

Junto al chico pelirrojo se encontraba Angy la maga, Layla la mujer caballero y la sacerdotisa Laurie.

Un día después de que Loren y compañía decidieran aceptar la misión en el bar adjunto al gremio, se encontraron por casualidad con Klaus y su grupo.

“¿No estabas hospitalizado?” 

“Estuve un tiempo en el hospital, donde, por cierto, fui enviado por cierta sacerdotisa que me trató muy mal.” Klaus dijo esas palabras con un tono de resentimiento, pero Lapis a quien iban dirigidas esas palabras solo sonrió sin decir nada “De cualquier manera, como solo estaba cansado mentalmente y con algunas heridas por los latigazos pude salir una vez que hube descansado lo suficiente, pero como no quería tomar un trabajo difícil decidí aceptar este.”

“¿Estás diciendo que este trabajo será sencillo?”

“Siempre y cuando no pase nada extraño solo tendremos que caminar junto a los estudiantes.”

Dijo Klaus con un tono calmado.

Sin embargo, el propósito de Loren no era solamente apegarse a los estudiantes y cobrar la tarifa por la misión, sino que su meta era encontrar la parte del cuerpo de Lapis que se encontraba en algún lugar del laberinto, por lo que de alguna manera tendría que actuar sin que ellos se enteraran de sus verdaderas intenciones. 

“La mayoría de los estudiantes que toman el examen de práctica son diestros en combate.” Continuó Klaus “Además, los monstruos que salen en los primeros niveles solo son goblins y kobolds.”

“No deberías de tomar tan a la ligera a los goblins.”

Klaus se sorprendió al escuchar a Loren hablar en un tono tan serio.

Los goblins por lo general eran monstruos tan débiles que podían ser fácilmente derrotados incluso por ciudadanos comunes y corrientes, por lo que las palabras que acababa de escuchar no tenían sentido alguno. 

Pero como Loren habló con tanta seriedad, Klaus no pudo sino tomar nota de lo que acababa de escuchar. 

“Solo es un consejo, trata de recordarlo en un futuro.”

“Oh, ¿Es así? De acuerdo… Lo tendré en cuenta.”

En un principio, Klaus pensó que se trataba de alguna broma, pero pronto entendió por las expresiones serias de su interlocutor que probablemente se trataba de algo que tenía que tener en cuenta.

“Por cierto, tu compañera lleva rato mirándome ¿Qué quiere?”

Loren notó que la maga Angy, que estaba sentada al lado de Klaus, le estaba viendo.

La misma Angy parecía que ni siquiera se había dado cuenta de que lo había estado viendo por demasiado tiempo, pero desde el punto de vista de Loren era un acto tan ridículo que no pudo soportar quedarse en silencio y habló.

“Ah, Angy… Vamos, di algo.” 

“Sobre eso… Escuché que fuiste tú quien me ayudó durante la última misión.”




Ella se refería a cuando fue atacada por el Dragon de Huesos y posteriormente salvada por Loren.

Angy parecía haber escuchado por sus compañeros lo ocurrido.

“Quizás hice algo como eso.”

“Gracias, Loren, de no haberme ayudado yo ya habría muerto.”

“Siento haberle robado la oportunidad a tu novio, estoy seguro de que si algo ocurre de nuevo él irá a salvarte.”

Loren dijo eso en consuelo a Klaus, quien parecía algo avergonzado. 

Él no tenía la intención de ser sarcástico ni nada por el estilo, sino que simplemente dijo esas palabras pensando que en la próxima ocasión en la que ocurriese algo las cosas podrían ser diferente.




“Si, estoy contando con ello.”

“Aunque creo que sería mejor si no ocurriese nada.”

Incluso si sonaba bien decir que un héroe la ayudaría en una situación difícil, Loren pensó que sería mejor alejarse de ese tipo de situaciones.

“Angy, haré todo lo posible por cumplir con tus expectativas.”

“Klaus…”

Loren apartó la mirada silenciosamente de los dos, que ya habían comenzado a mirarse fijamente y a tomarse de las manos.

Como el carruaje en el que iban a bordo no era tan ancho, a parte del grupo de Loren y Klaus, no había nadie más.

Durante el viaje Klaus y Angy estuvieron actuando melosamente.

Loren sabía que no había nada que pudiera hacer al respecto, pero aun así no pudo evitar querer saltar del carruaje en más de una ocasión. Layla y Laurie por su parte, mantuvieron una cara malhumorada en todo el recorrido.

Incluso si Loren rezó para llegar antes a su destino y terminar antes con ese sufrimiento, el tiempo no se acortó en lo absoluto.

Según lo que decía la solicitud, aun si salían de Kaffa temprano tardarían por lo menos hasta el anochecer para llegar a la ciudad donde se encontraba la Escuela de Entrenamiento de Kaffa. 

Loren concluyó que la única manera de escapar de todo eso sería durmiendo.

En el pasado, algunos de los miembros de su grupo de mercenarios le mencionaron que la mayoría de las cosas podrían superarse durmiendo y si bien era cierto que no les prestó mucha atención en ese entonces, en esos momentos pensaba que era una frase muy sabia. 

“Lapis, voy a dormirme. Despiértame si ocurre algo.”

“De acuerdo, dulces sueños.”

La voz de Lapis sonó ligeramente irritada, tal y como si estuviese a punto de explotar, cuando Loren se forzó a cerrar los ojos esperando dormirse en el menor tiempo posible.

“¿Cuánto tiempo ha pasado?”

Loren se despertó sacudiendo sus hombros.

Meneó la cabeza un poco para deshacerse de la somnolencia y fue entonces que se dio cuenta de que Lapis estaba llamándolo por un costado.




“Estamos por llegar a la ciudad.”

“Ya veo, gracias por despertarme.”

“Descuida, no te preocupes.”

Loren se sorprendió al mirar hacia el interior del carruaje.

Todos en el grupo de Klaus estaban dormidos descaradamente mientras roncaban con la boca abierta.

Si solo hubiesen sido una o dos personas no hubiese sido tan extraño, pero al ver que los cuatro estaban dormidos no pudo evitar sospechar y volteo a ver a su compañera.

“¿Qué les hiciste?” 

“Estaban siendo tan molestos que no pude evitar usar en ellos el hechizo Dormir.”

Loren chasqueo la lengua al escucharle. 

Como él escapó de la situación durmiéndose, no quedó nadie que pudiera detener el asalto de Lapis. 

Si hubiese estado despierto seguramente habría evitado que ella usara su magia, pero sin ese freno de seguridad, la sacerdotisa, que estaba extremadamente estresada no pudo encontrar una mejor solución.  

“¿No crees que has sido demasiado impulsiva?”

“Está bien, tuve cuidado al usar el hechizo.”

A pesar de que Lapis contestó con confianza, Loren le miró algo inseguro.

El simple hecho de que un sacerdote usase magia sería un hecho anormal que podría levantar sospechas entre aquellos que se enteraran de sus acciones.

De pronto, en medio de su preocupación Loren vio a Siena por el rabillo del ojo.

‘Está bien, hermanito. No se dieron cuenta de nada.’

Siena manifestó su cuerpo espiritual cuando Loren se durmió y vio el momento exacto en el que Lapis usó su magia sobre el grupo de Klaus.

‘Solo me asome un poco, no creo que Lapis me haya visto.’

Ellos no sabían si la sacerdotisa podía ver el cuerpo de Siena, pero ambos pensaron que sería mejor tomar precauciones. 

La pequeña asintió con una mirada confiada ante sus acciones.

“¿Qué sucede, Loren?”




“No es nada, solo un dolor de cabeza.”

“Deberías prestar más atención a tu salud, de cualquier manera, parece que estamos por llegar.”

Lapis señaló el exterior del vagón.

La luz del sol comenzaba a tornarse de un color rojizo justo por detrás de lo que parecía ser una ciudad bastante grande.

Incluso si Kaffa también podría ser considerada una ciudad con un terreno razonablemente basto, en comparación, la ciudad comercial de Montergal era más amplia. 

Los recursos y herramientas obtenidos a través del laberinto se vendían al por mayor, lo que hacía que se activara el flujo de comercio.

“Esta es una ciudad donde los niños aristocráticos que van a la escuela junto a sus familiares, que suelen visitarlos muy a menudo.” Agregó Lapis “Debido a ello los comerciantes siempre están procurando este lugar.”

“Nunca había estado aquí antes.”

La profesión de los mercenarios por lo general era rechazada por los ciudadanos comunes.

Eso era inevitable, después de todo ellos utilizaban las guerras y las masacres como medio de vida.

El grupo de mercenarios al que Loren pertenecía era un escuadrón relativamente más disciplinado que el resto, pero a los ojos de los civiles aún seguían siendo personas a las cuales no querrían tener cerca en ninguna situación. 

Por eso, por lo general evitaban los lugares abarrotados donde las personas normales se congraciaban entre ellos.

Lapis, que parecía haber adivinado los pensamientos de su compañero, suspiro antes de seguir hablando. 

“Como ahora eres un aventurero podrás entrar sin preocupaciones.” 

“Puede ser.”

“Bueno, estoy segura de ello.” añadió ella “Tan pronto como lleguemos a la ciudad iremos al Gremio de Aventureros y después arreglaremos una posada para pasar la noche.”

Loren le preguntó a Lapis lo siguiente considerando su salud.

“¿No sería mejor encontrar alojamiento primero?” 

“Si hacemos eso no encontraremos a nadie en la recepción del gremio.”

“Pero, de otra manera tampoco encontraremos un lugar para quedarnos ¿No?”

Loren pensó que como era una ciudad concurrida debería de haber mucha competencia por las habitaciones.

Incluso cuando era mercenario hubo ocasiones en las que se vio obligado a acampar en el exterior de la ciudad debido a las pocas posadas con recamaras disponibles.

“Descuida, hay que ir primero a reportarnos al gremio.” Continuó ella “Estoy segura que una institución de tal calibre seguro podrá conseguirnos algo.”

“¿No quieres despertar a Klaus y sus compañeras?”

Después de todo, ellos estaban allí por la misma petición.

Loren sintió un poco de pena al verlos inconscientes.

“Vamos a despertarlos cuando lleguemos a la ciudad o de lo contrario creo que podría matarlos si vuelven actuar tan melosamente delante de mí.”




“Tienes razón.”

Loren aceptó las palabras de su compañera sin la necesidad de pensarlo por una segunda ocasión.

 

 

NOVA: Revisado y corregido

0 0 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios