Hataraku Maou-sama! (NL)

Volumen 10

Capítulo 3: El Rey Demonio Y La Héroe Presencian La Revolución De Ente Isla

Parte 5

 

 

Emilia, quien parecía recordar haber hablado con Shiba una vez, mostró una expresión que parecía estar llena de confusión.

— Es porqué sentí que no podía dejar a esas niñas, quienes hicieron de la pequeña dama y de ti, Maou-san sus ‘Yadorigi’, estuviesen solas.




— Yado…rigi…

¿Por qué Shiba sabia esos términos que Acies mencionó varias veces antes?

— Aun soy incapaz de ser tan cruel de dejar que mis hermanitas distantes sufran, y quedarme sin hacer nada.

Luego que Shiba mostrara una sonrisa que venía con el poder de Sephira y la presión que era suficiente para abrumar a todo el que la viese, levantó la vista hacia el ‘portal’ en el cielo distante…

— ¿…podrían parar por hoy? Creo que deberían saber que no es bueno entrar en conflicto conmigo, ¿bien?




Luego le gritó al astronauta dentro del ‘portal’.

No se sabía si la otra parte había escuchado o no.

Sin embargo, el astronauta dentro del ‘portal’ de repente se dio la vuelta…

— Ah…

Y solo así, de la misma forma que apareció ante todos, desapareció con el portal sin señal alguna o rastro de su presencia.

Después de eso, solo el cielo, las dos lunas y el Azure Sky Canopy y el Palacio Nube Separada, cerca de la destrucción debido a la batalla y al pilar de luz, fueron los que quedaron.

Asi como también…

— ¿Ha…terminado?

Al mismo tiempo que Emilia murmuró eso suavemente, los demonios, ángeles y humanos lentamente se levantaron como si fuesen liberados de sus ataduras.

— No, nada ha terminado aún.

Shiba Miki, suspendida naturalmente en el aire, claramente negó las palabras de Emilia.

— No solo eso, quizá debería decirse que nada ha comenzado. Cuando estuve escuchando a Chiho Sasaki-san explicarlo todo, no imaginé que esto sería tan caótico, pero parece que los síntomas de este mundo (Ente Isla) son muy serios…

—…casera-san, ¿Qué está…?

— No, llámame Mi-chan.

— Está bien…

Con esa solicitud, que venía de una atmosfera amorosa de los labios que eran tan rojos como la armadura de Kamael, incluso Maou asintió.

— Maou-san, Ashiya-san, Kamazuki-san y Yusa-san, en primer lugar regresemos a Japón junto a con ese joven apuesto.

El ‘joven apuesto’ del que Shiba estaba hablando, era para referirse a Gabriel, quien casi era succionado por el portal cerca del final de esa feroz batalla y que al final se había desmayado por chocar con Maou.
Ignorando momentáneamente el hecho de regresar a Japón, Maou, quien sentía que Gabriel enfrentaría un miserable terror tras ser llevado de vuelta, de repente sintió algo de lastima.

— ¡P-por favor, espere un momento! ¡N-no podemos simplemente dejar esta situación así y volver…!

Emilia le dijo eso a Shiba con nervios.

Aunque los ángeles que controlaban Afsahan y los Malebranches habían sido derrotados, y el misterioso ‘portal’ había sido cerrado, esto no significaba que el caos que Afsahan enfrentaba estaba resuelto.

Justo ahora, estaban muchos Malebranches presenciando eso, y los confundidos soldados Hakin no podían quedarse quietos y dejar que Alsiel regresara a Japón.

Aunque los ángeles y demonios estuvieron moviendo los hilos desde atrás, Afsahan aún se encontraba en la situación de haberle declarado la guerra a toda Ente Isla.

— Sobre eso… esas cosas no tienen nada que ver conmigo.

— P-pero…

Emilia observó las numerosas miradas que estaban presenciando eso desde el suelo.

Todos experimentaban emociones confusas porque no sabían lo que vendría.

¿Deberían continuar luchando, con quien deberían luchar?

Si fuese la Emilia del pasado, ella podría haber dicho algo motivacional, tal como lo haría una Héroe.

Sin embargo, justo ahora, Emilia solo podía luchar por ella misma, y habia sentido profundamente que era una persona que solo se preocupaba por sus propios intereses, con ese tipo de estado mental, no importase lo que dijera, ella no sentía que fuese capaz de transmitir sus verdaderos pensamientos a muchas personas.

En cuanto a Maou, quien aún estaba exudando una cantidad obvia de magia demoniaca aun sostuviese una espada sagrada, el no estaba calificado en lo absoluto.

En ese momento…

— Ah…

— ¡Hm!

Una pequeña distorsión espacial apareció en el suelo junto a Bell.

Aunque estaba a escala pequeña, era la señal obvia de un ‘portal’ que aparecía, la gente que había experimentado el fenómeno de hace poco por reflejo se puso en guardia.

— ¡Yosh… uwah~~ esto realmente es un completo desastre!

— Nunca pensé que llegaría a terminar en esta situación.

Los dos humanos que aparecieron dentro del portal, fuero personas conocidas para Emi.

— ¿Eh, Em?

Una de las personas era Emeralda Etuva, quien había estado en un Juicio de la Iglesia en el Saint Aire, y la otra persona era…

— ¿Y… General Lumark?

Luego de reconocer el rostro más inesperado que Emeralda, Emilia gritó.

El instante en el que la hermosa general, quien estaba vistiendo una armadura ceremonial usado para negociaciones externas y parecía ser diez años mayor que Emilia – Heather Lumark, saliera del ‘portal’, ella mostró una expresión pétrea debido a la destrucción a su alrededor, luego de reconocer a Emilia en el aire, ella la saludó enérgicamente.

Y mirando ligeramente a los lados, los caballeros Hakin podían ser vistos confirmando la seguridad del Unificante Emperador Azure luego de estar seguros que el fuerte viento provocado por la abertura del ‘portal’ se había calmado.

Shiba miró hacia abajo para observar todo eso, y con elegancia y suavidad dijo:

— Los asuntos de este mundo, deben decidirlo las personas de este mundo.

— ¡To~~dos! ¡Alto al fuego~~! ¡Por favor~~ alto al fuego! ¡Esta es una solicitud de Emeralda Etuva y Alberto Ende~~! ¡Alto al fuego de forma temporal~~!

— ¡El Emperador también pidió por el alto al fuego! ¡Por favor detengan sus acciones por ahora! ¡Si no cumplen, impondré acciones correctivas en el nombre de la Héroe Emilia!

Cuando todos fueron incapaces de decidir cómo deberían actuar después, Emeralda y Alberto comenzaron a controlar la situación a su manera.

— ¡Ustedes dos deberían baja…! Al final, Bell gritó hacia el cielo.

Maou, Alsiel y Emilia se miraron entre sí al escuchar la voz de su compañera en el suelo.

— Por favor, vayan. Este pequeño intervalo de tiempo aun está dentro del rango permitido. Durante este periodo, este joven y…

— Ah.

— ¿Eh?

Shiba movió ligeramente su dedo.

Y luego, el inconsciente Gabriel dejó el agarre de Maou, colgando en el aire como un atún enganchado.

Luego que los cuerpos de Maou y Emilia brillaran ligeramente, seguido de eso, Alas=Ramus y Acies, débiles y con sus ojos cerrados, se materializaron.

— Cuidaré a estas dos niñas. Especialmente si tú, Maou-san, continúas así, pues provocarías provenas a la gente de allá abajo, ¿bien?

Ya que ella fue capaz de ignorar la voluntad de los ‘Yadorigi’ Maou y Emilia, y materializar a las niñas de los fragmentos del ‘Yesod’, el misterio de la existencia de Shiba solo se extendía más.

Maou y Emilia se miraron entre sí, y el primero inmediatamente suprimió la magia demoniaca hasta el mínimo y lentamente aterrizó.

En ese punto, ni Maou ni Emilia sabían la razón por la que Alas=Ramus o Acies aparecieron.

— Todos ustedes son tan irresponsables~ el Castillo Azure Sky Canopy ha sido destruido~~

— ¡Es cierto!

La única que le habló a Maou y a Emilia, quienes aterrizaron en el suelo, fueron Emeralda y Bell.

— En algún sentido~~ el impacto que este incidente ha causado al mundo es más serio que la vez que Isla Kentourm cayó ante el Ejercito Demoniaco.

— L-lo siento.

El mismísimo Rey Demonio se disculpó torpemente, pero incluso así, Maou no entendía algo.

— P-por otro lado, Emeralda, ¿tú no estaba en algún tipo de juicio religioso? ¿Por qué apareciste aquí?

— ¿Ju-juicio religioso?

Emilia, quien no sabía de la situación de Emeralda, dejó escapar un anormal grito de sorpresa, en cuanto a Emeralda, ella miró a Bell con una actitud normalmente perezosa y dijo:

— Fueron Miss Bell y Miss Lumark quienes me liberaron~~

— ¿Suzuno y la General Lumark?

— No fue tan exagerado como liberar. Solo nos cuidamos de algunos roedores que ilegalmente ocupaban el país.

La joven caballero que vestía armadura ceremonial – Heather Lumark, se encogió de hombros indiferentemente cuando fue mencionada.

— Cuando Miss Lumark~~ supo que fui enviada para aceptar un juicio de apostasía~~ ella fue la que regresó al Imperio desde el Continente Central~~

— Es porque sentí que Emeralda no podía haber cometido un error como para que pasara por un juicio como traidora de la Iglesia. Si fuese ella, lo hubiese tratado con más ingeniosidad. Y como era de esperar, este incidente fue provocado por Pepin.

— Lo haces sonar como si yo tuviese una personalidad siniestra~~ Lumark se encogió de hombros en respuesta a las protestas de Emeralda.

— Es así, ¿Cierto?

— ¡No lo es~~!

Emeralda infló sus mejillas y se quejó insatisfecha, pero lamentablemente, nadie estaba dispuesto a refutar las palabras de Lumark.

— Solo con mi poder, hubiese sido capaz de liberar a Emeralda en tan corto tiempo. Esto es gracias a la asistencia de Lord Alberto y la Inquisidora Bell.

— Realmente no lo entiendo, Suzuno, ¿fuiste al Continente Occidental y volviste? ¿Cómo fuiste a dar allá?

De acuerdo a lo que Maou recordaba, Suzuno y Alberto los habían dejado a él y a Acies en la posada y se infiltraron en la capital real solo hace medio día.

Con esto, ¿Cómo fueron hacia el Saint Aire en el lejano Continente Occidental para ayudar a Emeralda y a Lumark?

— Fallamos en la infiltración del Palacio Nube Separada… y luego fuimos lanzado a la Capital Imperial Saint Aire por Gabriel.

— Si, algo así escuché de Libicocco, que ambos habían sido enviados a algún lugar…

Maou miró a Gabriel, quien estaba flotando en el cielo debido al poder de Shiba.

— Honestamente, pensé que sería incapaz de regresar. Pero una vez que recordé que Emeralda-dono estaba en la Capital Imperial del Saint Aire, habría alguna esperanza si le pedía que usara la ‘Pluma de Ángel’.

— Cuando vi a Miss Bell~~ Alberto y a Miss Lumark entrar en la sala del juicio de apostasía~~ pensé que estaba soñando~~

— ¡El juicio de apostasía…ah! Maou lo recordó al escucharlo.

La posición original de Kamazuki Suzuno – Crestia Bell, era de sacerdotisa.

En realidad, el conducir un juicio de apostasía a una persona importante del Saint Aire, y en realidad una de las héroes que salvó el mundo sin obtener mi reconocimiento, la Suma Inquisidora del Consejo de Corrección Doctrinal, esta es una situación seria. Como la persona que tiene una posición mayor a la mía solamente es el Arzobispo Robertio-dono, estuve pensado en quien sería la persona que otorgaba el permiso de iniciar el juicio.

Ya que era un juicio de apostasía, era obvio que tendría que ser juzgada en como la acusada había violado las enseñanzas de la Iglesia.

Y quien podía hacer eso era el Consejo de Integración Heterodoxo, ahora renombrado como Consejo de Corrección Doctrinal.

— Los oficiales a cargo del juicio y el General Pepin ubicado de forma exagerada en el estrado de testigos, sintieron debilidad en sus rodillas al ver mi rostro.




— Y entonces, cuando Bell detuvo el juicio, Lady Lumark forzó a Pepin a re- examinar toda la ‘evidencia de apostasía’.

Alberto continuó explicándole a Emilia, quien solo escuchaba la otra enorme batalla que había ocurrido al otro lado del mundo, durante ese medio día, de forma atónita.

— ¡Sin embargo~~ aunque no actué descuidadamente~~ quedé en jaque mate por Pepin~~ es tan irritante… ¿no?! ¿Olba~~?

Emeralda abruptamente dirigió la conversación hacia Olba.

Aun sí solo él y Maou eran los que sabían la verdad sobre todo esto, luego que Raguel y Kamael desaparecieran, y Gabriel se desmayara, Olba, quien estaba detrás de los Malebranches, Maou y Ashiya, actualmente estaba asilado y sin ayuda.

Emeralda, con una mirada como de serpiente, miró a Olba que estaba temblando hasta ya no poder mantenerse con firmeza.

— ¿Q-que pasa?

— Es inútil actuar como idiota~~ aunque el propósito fue oscuro~~ pareces estar estableciendo situaciones en cualquier parte y de forma enérgica~~

El rostro de Olba estaba pálido, e incluso la punta de su cabeza calva había perdido su color.

— ¿No le pediste a los sacerdotes de la Iglesia de Ciudad Cassius, quienes no sabían nada sobre tomar el dinero de Afsahan~~ para comprometer a las fuerzas asquerosas de Pepin~~ y usar eso para controlar las áreas alrededor de la aldea Sloan~~ ese roedor de alcantarilla Pepin~~ parecía muy feliz de haber recibido tu dinero~~?

— Eso…

— Yo, quien estuvo investigando las áreas cercanas a Sloan~~ fui probablemente una obstrucción para él~~ y cuando usó el juicio de apostasía para encerrarme en la Capital Imperial y se estaba sintiendo feliz por eso~~ Miss Bell cambió la situación alrededor~~ y una vez que Miss Lumark lo apuntó por la espalda con una espada delgada~~ él escupió un montón de evidencia que era tan sucia, que las personas ni siquiera podían vomitarla~~

— Ah… ah…

— Luego que Miss Lumark llevara esas evidencias a la ubicación del juicio~~ y Miss Bell dijese muchas cosas de miedo al inquisidor enviado por la Iglesia~~ el Arzobispo Robertio incluso usó las Escaleras del Cielo para dirigirse a Saint Ignord~~ y arrodillarse para rogar que detuviese mi juicio~~ Pero eso era de esperarse, ¿no~~? Después de todo, no solo el arzobispo, quien había quedado sin aliento~~ estuvo metido en otro escándalo y tenía claras evidencias apiladas contra él~~ incluso los actos ilegales del sacerdote en la Iglesia de Ciudad Cassius fueron descubiertos~~

Emeralda, como si estuviese torturando a Olba, quien había perdido por completo su color facial, dijo cada palabra lentamente.

— Los Caballeros de la Iglesia y los guardas en las áreas cercanas a la aldea Sloan están bajo nuestro control ahora~~ estuviste planeando hacer algo mal~~ en el hogar natal de mi buena amiga~~, ¿no~~?

— ¿E-Em? S-si es así…

Tras escuchar las palabras de Emeralda, Emilia no pudo evitar gritar.

Ya que los subordinados de Olba cerca de la aldea Sloan ahora estaban siendo controlados por Emeralda y Lumark, eso significaba…

—…Emilia… como no tenemos suficiente poder, pareces haber sufrido mucho. Pero ahora está bien. Los campos de tu padre ahora están siendo protegidos por la gente del Instituto Administrativo de Hechicería.

Emeralda explicó cariñosamente.

Emilia cubrió su rostro con ambas manos, y suspiró ligeramente.

Ese sonido surgió por sus más sinceros sentimientos de alivio, felicidad, lamento y esperanza.

Luego de ver a Emilia liberar su tensión, Emeralda declaró con una actitud determinante que encajaba con su título como Hechicera de la Corte Real del Saint Aire:

— Olba Meyer. Tomaras la responsabilidad de engañar a las masas, violar las enseñanzas de la Iglesia, poner en peligro a todos en el mundo y menospreciar la posición de la salvadora del mundo (Emilia).

Olba inclinó su cabeza, deprimido, y tranquilamente escuchó esa declaración. Sus pecados esta vez habían sido revelados al mundo.

— Sin embargo, si aún tienes algo de conciencia… y estás dispuesto a hablar de la actual oscuridad que cubre a Ente Isla, el Imperio del Sagrado Saint Aire te dará la oportunidad de redimirte. Olba, tu estúpido sueño ha terminado.

— Ugh…




Alberto sujetó al infeliz Olba por el brazo como si fuese a arrestarlo, y este último lo dejo hacerlo sin resistirse.

Luego de confirmar que Olba ya se había rendido por completo, Emeralda suspiró profundamente.

— Huh~~ después de todo, es agotador~~

— Ahí es donde puedes ser bastante siniestra…

Cuando Lumark vió a Emeralda relajarse, ella dijo eso mientras suspiraba, pero inmediatamente enderezó su expresión y luego de confirmar tensamente la situación de su lado, ella se volvió hacia los Caballeros Hakin y la Milicia de Fangan y dijo:

— Bueno… Caballeros Hakin. Mi nombre es Heather Lumark, la representante del Continente Occidental en la Alianza de Caballeros de los Cinco Continentes. La razón por la que estoy aquí esta vez, es para encontrarme con el Unificante Emperador Azure.

Si fuese una negociación externa normal, nadie podía hacerlo de esa forma.

Solo por usar el ‘portal’ como una persona importante e invadir el área central del país era suficiente para provocar serios problemas internacionales, y solicitar ver al Emperador sin alguna cita, era algo muy rudo de hacer.

Sin embargo…

— Solo di… lo que quieres.

El que empujó a los caballejos con una voz ahogada y apareció, fue el Unificante Emperador Azure, con quien nadie se había encontrado antes bajo circunstancias normales al menos que la persona fuese un embajador de estatus real.

— Esta vez, es una excepción… bajo este cielo azul, ya seas tu o yo… todos somos… simplemente humanos.

— Gracias por sus palabras.

Lumark siguió los estatutos de Afsahan y se arrodilló frente al Unificante Emperador Azure, y Emeralda también la siguió como la mayor oficial del Saint Aire.

— Su Majestad. Represento a la Alianza de Caballeros de los Cinco Continentes, he venido a solicitarle a usted, su alteza, que bajen sus armas.

—….Hm.

Lumark continuó hablando.

— La tragedia que ocurrió en la capital real, Azure Sky Canopy, solo fue parte de la tragedia que envuelve a toda Ente Isla. Si los humanos luchan unos contra otros antes de recuperarse completamente de las cicatrices dejadas por el Ejercito Demoniaco, sería difícil escapar del verdadero peligro de este mundo. Aunque la gran historia de su respetado país puede terminar, creo que usted, su majestad, no quiere ver que esto suceda.

—…Hm.

— ¿Puedo solicitar que su respetado país envié un representante hacia la ubicación de la Alianza de Caballeros de los Cinco Continentes para presenciar el acuerdo de alto al fuego? Aunque solo es un corto periodo de tiempo, esperamos

que la gente en el norte, sur, este y oeste disfruten de la paz que había antes de la invasión del Ejercito Demoniaco, espero que usted, su majestad, lo permita.

Tras escuchar la explicación de Lumark, Emilia miró de soslayo la situación de Maou por reflejo.

¿…Eh?

Luego de mirar, ella comenzó a preguntarse por qué ella había hecho tal cosa.

Lo que a Emilia le preocupaba, era que Maou estuviese preocupado por la palabras que Lumark había dicho de una forma como si todos los conflictos en el mundo fuesen responsabilidad del Ejercito Demoniaco. Ente Isla antes de la invasión del Ejercito Demoniaca no era un lugar en el que todos trabajaban juntos, un mudo pacifico donde los días se pasaban en alegría.

Las manipulaciones de grandes naciones desde las sombras eran naturales, e incluso las guerras entre las pequeñas naciones eran ocurrencias comunes, y además de Afsahan, la nación Halun en el Continente del Sur también estaba llena de guerras civiles.

Por supuesto, lo que Lumark decía era debido a la conveniencia en las negociaciones, y no había necesidad de que alguien lo aceptara sin preguntar, pero Emilia, descubriendo que nunca había considerado los sentimientos de Maou, terminó preocupándose por eso.

Por otro lado, el Unificante Emperador Azure, quien enfrentaba esas palabras, inesperadamente aceptó la solicitud de Lumark.

—…muy bien. La declaración de guerra… antes… fue causada por mi mal juicio…por eso, enviaré al líder de los Caballeros Seisokin para allá.

—…muchísimas gracias.

Lumark inclinó su cabeza profundamente para expresar su gratitud.

Aunque estaba muy destrozado, el Unificante Emperador Azure, luego de terminar la negociación con Lumark, regresó al Castillo Azure Sky Canopy donde la estructura aún estaba a salvo bajo la protección de los Caballeros Hakin de la Milicia.

Luego que Emeralda y Lumark lo vieran irse, se situaron al lado de Emilia.

— Sobre los asuntos siguientes~~ no tienes que preocuparte~~

— Aunque no sería capaz de obtener su confianza al decir esas palabras… toda Ente Isla ha comenzado a entender el significado de la carga que has estado cargando por ti misma, Emilia.

— Em… Miss Lumark…

— Después de hoy~~ deberías luchar por tu propio bien~~ Alber y yo~~ te apoyaríamos completamente como antes~~

—…sí, gracias.

Emilia asintió con fuerza, y abrazó fuertemente a su amiga.

Emeralda probablemente supo todo el tiempo que Emilia siempre había estado luchando por su propio bien.

Incluso así, estaría al lado de Emilia como ahora.

5 1 voto
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios