Hataraku Maou-sama! (NL)

Volumen 10

Capítulo 3: El Rey Demonio Y La Héroe Presencian La Revolución De Ente Isla

Parte 2

 

 

Si fuese la normal Emilia, ella se hubiese enojado, pero por razones desconocidas, esta vez ella no sentía que haría algo así.

— De vez en cuando soy así.




Ella, quien admitió eso honestamente, era diferente de lo normal.

— Aunque no creo que puedas perdonarme… si puedo volver a Japón, tengo muchas cosas de las que disculparme.

— O, oh… O, oye, Ashiya, Emi está un poco extraña, ¿cierto?

Maou, quien tenía suficiente magia demoniaca para que todo el mundo se postrara ante sus pies, mientras le preguntaba a Alsiel, miró a Emi de una forma que mostraba que él realmente sentía que esa era una situación realmente extraña.

— Tiene razón. Pero… esta vez regresamos a Ente Isla involuntariamente, haciendo que Emilia y yo pasamos por muchas cosas. Con respecto a lo que le sucede a Emilia sea extraño o no, debemos esperar hasta ‘regresar’ a Japón antes de discutir esto con calma. Después de todo, ya seamos nosotros, o Emilia, hemos perdido mucho en la batalla anterior…




—….sí.

Maou, sorprendido por las palabras de Alsiel, levantó su cabeza al destruido Palacio Nube Separada y dijo:

— Oye, ven acá.

Emilia y Alsiel también miraron en la dirección en la que Maou gritó.

Luego, una figura lentamente apareció desde el pilar de luz.

La expresión de la pequeña figura no podía verse mientras el pilar purpura y la luz del sol estuviese frente a ellos.

Pero el instante en el que Emilia vio al gran hombre que la figura estaba cargando, su corazón de repente comenzó a latir tan vigorosamente que parecía que estaba a punto de explotar.

— Emi, hasta ahora, tampoco creo que perdones lo que he hecho hasta ahora. Pero como símbolo de disculpa, busqué a cierta persona importante para ti, y te lo regresaré ahora. Huh, aunque no hice más nada además de encontrarlo la primera vez, al igual que ahora, lo encontré allí por coincidencia, por lo que convenientemente pude tráelo aquí.

—……..Ahh.

Ese era un sonido emitido desde el alma de Emilia.

Comparado a la figura de sus recuerdos, la otra persona había envejecido un par de años.

Pero era imposible para ella olvidar esa estatura magnifica, y esa expresión calmada.

Ella definitivamente no lo olvidaba. La espada sagrada inmediatamente desapareció de sus manos, y Emilia usó sus manos libres para recibir el cuerpo del hombre que le entregaba la pequeña figura.

Debido a la calidez que sentía en sus manos, los latidos de Emilia se hicieron más vigorosos.

El cuerpo del hombre se sentía ligero.

Ahora, Emilia Justina tenía el cuerpo resistente y la magia sagrada para solo sentir que su nariz le dolía un poco incluso después de haber sido lanzada con fuerza hacia el tejado del castillo por parte del General Demonio, ella ya no era esa jovencita que no sabía nada y solo se la pasaba llorando.

Incluso así, sus lágrimas seguían cayendo.

No importaba lo que alguien más dijese, ella era incapaz de soltar sus verdaderos sentimientos.

Y como era incapaz de hacer eso, ella continuamente se sentía preocupada y no podía encontrar la respuesta.

Sin embargo, una vez que obtuvo la respuesta, Emilia lo supo. Después de todo no era una Héroe.

— Pa…pá…

Luego de la iluminación de esa luz purpura, Emilia vió el rostro del hombre de mediana edad que respiraba constantemente y dormía ruidosamente.

El padre que ella pensó que no volvería a ver estaba vivo, y ahora estaba acostado en los brazos de Emilia.

De esa forma, el corazón de Emilia estaba lleno de una sensación de satisfacción, como si todas las batalla hubiesen terminado.

Ella después de todo no era una Héroe de Justicia.

Ella solo era la hija de un granjero que esperada reunirse con su amado padre, Emilia.

— Esto realmente… no es… un sueño… ¿cierto?

Como si los candados malditos que la restringían fuesen removidos, el corazón de Emilia comenzó a calmarse gradualmente.

— Esto no es un sueño. Apresúrate y establece una barrera. Y Ashiya, retrocede un poco.

— Ugh…

— ¿Hm? Ah, s-sí…

— Eh, ah, c-cierto… ¡uh!

Fue solo hasta que Alsiel, cuya magia demoniaca era dañina a los humanos, retrocedió, que Emilia recuperó sus sentidos. Ella frenéticamente secó sus lágrimas y abrió una barrera de magia sagrada para cubrir el cuerpo de su padre Nord.

— Entonces, este incidente no ha terminado. Emi, ¿Alas=Ramus está bien?

—….pues, claro. Hasta ahora, ella estaba luchando enérgicamente con Alsiel…

¿eh? ¿Qué?




Emilia secó sus lágrimas, las cuales no dejaban de salir, pero inmediatamente se sorprendió porque Alas=Ramus comenzó a hacer ruido en su mente.

— ¿Eh? ¿Qué, eh? En-entiendo. ¡Sal!

Con la urgencia silenciosa de Alas=Ramus, Emi no materializó a la espada sagrada, sino a Alas=Ramus.

La niña del Sephira, Yesod, que apareció en medio del aire, miró a la pequeña figura que estaba cargando a Nord.

— Papá.

— Yosh. Alas=Ramus.

Viendo la apariencia vivida de la niña, Maou no pudo evitar mostrar una sonrisa.

— Hoy, he traído a alguien que quiere verte, Alas=Ramus.

—….sí.

Alas=Ramus asintió como si ya supiese cuales eran las intenciones de Maou.

— Acies, ha pasado mucho tiempo.

Alas=Ramus extendió una mano hacia la pequeña figura.

En ese instante, el pilar de luz que pasaba a través del Palacio Nube Separada desapareció, y el rostro de la jovencita fue visto con la luz del sol.

Luego que Emilia viera ese rostro, ella contuvo el aliento.

—…Onee-san.

Aunque ella parecía significativamente mayor, esa chica que tenía el cabello plateado y un mechón de cabello purpura, aún era parecida a Alas=Ramus.

— ¿R-Rey Demonio? ¿Q-quien es esta niña?

— Maō… Maō-sama, esta niña después de todo…

— Acies…

— Onee-san… ha pasado mucho tiempo, ¿eh?

Las dos niñas Sephira se miraron frente a frente, una la observaba atentamente, mientras que la otra miraba de forma embarazosa.

— Si.

— Me sorprende. Nunca esperé que tuvieses la apariencia de una niña pequeña, Onee-san.

— Acies, has crecido.

Viendo a Alas=Ramus mostrar una sonrisa como una flor, Acies bajó la cabeza y respondió:

—…Sí.

— ¿Acies?

— ¡….Hm…!

Acies, con su cabeza inclinada, comenzó a temblar, su expresión comenzó a distorsionarse, e instantáneamente se cubrió de lágrimas y mucosa, y entonces…

— ¡Onee-saaaannnn! ¡Te extrañe muchoooo…waaaaaah!

Acies, cuyas lagrimas surgieron de repente, comenzó a llorar descontroladamente, y abrazó fuertemente a Alas=Ramus.

Acies llorando fuertemente ignoró las miradas de la gente a su alrededor, y rozó su rostro lleno de moco en el estómago de Alas=Ramus, quien parecía una niña pequeña.

— Ew, Acies, eso es sucio.

Aunque ella mostró una expresión ligeramente descontenta, Alas=Ramus no alejó a Acies.

— ¡¡Onee-saaaan!! ¡¡Waaaahhhhh!!




— ¡Acies, no llores, se buena, no llores!

Con esto, al final Alas=Ramus era la hermana mayor de Acies=Ara.

Aunque ella también hacia hecho cosas imprudentes, y lloró con el fin de buscar a Acies, una vez que vio a su ‘hermana menor’, ella inmediatamente mostró una expresión de orgullo como lo hace una hermana mayor, usando su pequeña palma para acariciar el cabello de Acies.

— ¡¡Uuuwaaaahhhhh!! ¡Estuve tan sooolaaaaa! ¡Onee-san… aaahuwaaahhhh!

— Uh, etto, ¿Rey Demonio?

Hataraku Maou-Sama Volumen 10 Capítulo 3 Parte 2 Novela Ligera

 

— Maō-sama… esto es…

Maou sonrió irónicamente mientras le respondía a Emilia y Alsiel, quienes no podían seguir la situación repentina.

— Esto demuestra que hay más de una reunión conmovedora.

— O-oh…

— A-aun así, realmente no lo entiendo… Emilia y Alsiel se miraron el uno al otro.

La tensión de la batalla de vida y muerte que duró más de diez horas ya no podía sentirse en ambos, allí, solo estaba el estado original de Ashiya Shiro y Yusa Emi, quienes corrían en círculos debido a las acciones extrañas de Maou en la habitación de seis tatamis del apartamento en Sasazuka.

— Huh, de todas maneras, cuando regresemos, necesitaremos organizar un gran encuentro familiar.

— O-oh…

— A-aunque realmente no lo entiendo…

— Oh, cielos.

En ese momento, un sonido que no encajaba con la atmosfera actual y no conocía otras formas fue oído.

Era un suave sonido electrónico.

Emilia y Alsiel miraron a sus lados, confundidos, Maou buscó en los bolsillos de sus pantalones y sacó cierto objeto.

— ¿Un teléfono celular?

Emilia reconoció el teléfono de Maou, que estaba completamente cargado.




La carcasa del teléfono anticuado, derretida por el calor, e incluso en la parte que conectaba las dos secciones, las partes tenían grietas, exponiendo los cables, e incluso la pantalla LCD que Maou apenas fue capaz de abrir, estaba cubierta de grietas.

Aun así, las llamadas podían ser contestadas. La esquina de la pantalla LCD estaba brillando y la sección vibrante que perdió su cubierta funcionaba y producía ruido.

— Esta cosa ha pasado por mucho, tal como los petardos, calor excesivo, o incluso caer en un foso, e incluso se acaba de golpear.




Maou mostró su celular a Emilia con una sonrisa irónica.

— Pero es sorprendente, ¿no? Incluso si la pantalla y la cubierta han terminado así, aun puede ser usado mientras no le pase más nada. El Slimphone no sería capaz de eso. Es bueno de haberlo cargado de antemano.

Maou presionó el botón de llamada y levantó el teléfono. Incluso si la pantalla estaba rota, él sabía quién lo llamaba.




— ¡Estúpido Rey Demonio, ¿Qué diablos hiciste?!

Una vez que activó la llamada, Maou inmediatamente escuchó un grito de enojo, e incluso Alas=Ramus que estaba a su lado se encogió como si escuchara la voz.

— Que ruidosa. Ustedes se tardaron mucho, Acies ya no podía esperar.

— ¿Es la voz de Suzu-nee-chan? Los ojos de Alas=Ramus se abrieron.

Por supuesto, Maou no había recibido una llamada normal, sino un ‘Idea Link’ que Suzuno le había enviado.

— ¡Yo también estuve en una situación muy mala! ¡Olvidándonos de eso, ¿Qué diablos hiciste?! ¡¿Por qué la milicia ha caído como dominó en frente del Palacio Nube Separada?!

— ¿Huh? ¿Estás en un lugar donde puedes ver la torre del castillo? Relájate. Aunque golpeamos muchos lugares, luego repararé apropiadamente las motocicletas…

— ¡Primero responde mi pregunta! ¿Has restaurado tu poder? ¡Por otro lado, realmente reventaste mi motocicleta! Maldito…




— Toma, Acies.

— ¿eh? ¿Huh? ¿Eh? ¿Uh, eh? ¿Hola, Suzuno?

— ¿Acies? ¿Eres Acies?

— Si, uh, etto…

Acies se frotó sus ojos inflamados y su nariz, luego dijo sacando su lengua:

— En lo que pensé que Onee-san estaba cerca, me emocioné.

— ~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

— ¡Suzuno, no entiendo lo que estás diciendo! ¿Hm? ¿Te paso a Maou? Está bien.

—….es algo así.

— ¡Como si nada! ¡Mira lo que has hecho!

— ¿Hm? ¿De qué?

Maou miró hacia abajo, los muros del Castillo Azure Sky Canopy, conocidos como las instalaciones defensivas laterales del palacio, estaban totalmente cubiertos por las baldosas caídas del castillo, y su estado original ya no podía distinguirse.

— ¡El padre de Emilia y el Unificante Emperador Azure están allí!

— Lo sé.

— ¿¿….Hah??

La voz sorprendida de Suzuno, como si estuviese por escupir, fue transmitida por el Idea Link.

— Cuando dejé que Nord me ayudara a recibir a Acies, mi magia sagrada regresó.

— ¿E-espera? ¿E-eso quiere decir, que Emilia se ha reunido con su padre? ¿Qué sucedió con el Unificante Emperador Azure?

— Sí, relájate. Libicocco te enviará al anciano. Ashiya parece haberlos instruido claramente desde el principio. Escuché que te infiltraste exitosamente en el palacio también, ¿no?

— ¿Qué? ¿Alsiel? Realmente no comprendo todo lo que dices. Era natural que Suzuno preguntara eso.

Aunque los detalles no eran conocidos porque no habían conversado mucho, Maou vagamente sabía que Alsiel, estando a su lado y esperando órdenes, tuvo una explicación muy clara que darle a Libicocco.

Parecía que la mayoría de los soldados Hakin habían sido evacuados de la capital real, Azure Sky Canopy.

Esto era principalmente para evitar una batalla a gran escala con la Milicia dentro la capital real, en donde incluso el Emperador se vería involucrado.

Si ocurría una guerra civil en la capital, muchas muertes surgirían sin importar si se tratasen de humanos o demonios, y de acuerdo a la explicación de Gabriel, la meta del Cielo es únicamente hacer que Emilia le gane a Alsiel en la batalla.

Alsiel, quien sintió que no había necesidad de crear sacrificios innecesarios en esa situación, se las arregló para movilizar, por su propia cuenta, a las fuerzas de gran escala que luchaban por el Unificante Emperador Azure en un corto periodo de tiempo.

Por supuesto, la razón por la que Alsiel fue capaz de hacer tal cosa, era porque parte del crédito corría hacia los ‘directores’ de la presentación que trabajaban detrás de las escenas, pero eso algo que Maou no sabía.

La razón por la que el General Demonio Alsiel, no quería que se produjesen demasiadas muertes dentro de los caballeros Afsahan controlados por el Cielo y los ciudadanos, y que en la nación descendiera el caos. Sin embargo, esa razón…

—…….

— ¿Eh? ¿Qué sucede?

Emilia preguntó eso cuando notó la mirada de Maou, pero este sacudió su cabeza en silencio.

Era algo que no podía ser revelada a los ‘humanos’.

— Lo siento, lo explicaré luego. Te dejo todos los detalles del mundo humano a ti. Aquí ya estoy bastante ocupado. Cuento contigo. Consejo de Corrección Doctrinal. Usa a ese anciano muy bien. Te lo encargo.

— Ah, Rey Demonio…

Con el fin de dejar las cosas a un lado, Maou cerró el celular una vez que dijo eso, levantó su cabeza y dijo:

— Ashiya, ¿esos son todos?

— Eso me temo. Aunque esta es la primera vez que veo a ese hombre con armadura roja.

Alsiel, quien también sintió que la situación era extraña, se levantó y asintió.

— Me perdí completamente el primer acto, ¿pasamos al segundo entonces?




— Eso es porque la gente a cargo de dirigir eso no es muy paciente.

Siguiendo la mirada de Alsiel, Emilia, Maou, Alas=Ramus y Acies mostraron expresiones serias.

En el intensio cielo del Azure Sky Canopy, se podían ver tres figuras. Aunque ellos no deseaban verlos cada vez, estos tenían rostros familiares.

— Rostro Blanco Falso…

La seria voz de Alas=Ramus, quien acariciaba el cabello de Acies, desapareció en el viento.

0 0 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios