Hataraku Maou-sama! (NL)

Volumen 10

Capítulo 2: La Héroe Cabalga Hacia El Campo De Batalla

Parte 3

 

 

De esa forma, ¿era posible que ellos fuesen lanzados a la tierra o a otros mundos extraño?

— ¡Ten cuidado, no sabemos dónde terminaremos!




Sin el recordatorio de Alberto, Suzuno ya había adoptado una postura de defensa contra impactos que podría usarse en múltiples ocasiones.

Poco después, la escena frente a la salida comenzó a mostrar una vaga silueta.

— ¿…un pueblo?

— ¡Hemos salido!

El mundo de repente recuperó el color y estaba lleno con aire, su visión no solo estaba llena con el poderoso flujo del mundo extraño, sino de la cálida luz del sol.




Ambos fueron lanzados al aire.

Pero era solo una altura que podía dejar ver claramente los movimientos de los transeúntes debajo.

Parece que esto era un gran pueblo.

Aunque la apertura y cierre del ‘portal’ obstruyó el flujo del aire, las palomas cerca de Suzuno y Alberto rápidamente cambiaron sus formaciones y desaparecieron gradualmente.

Ellos podían oír el sonido de las campanas. Era extraño. Apenas llevaban un par de horas de haber sido separados de Maou.

Debería ser de noche en Afsahan en este momento. Suzuno confirmó la posición del sol con el rabillo del ojo y contuvo el aliento.

Podría ser que ese lugar era…

— ¡Oye! ¿Puedes volar? El tejado de ese edificio de allí es plano. ¡Aterricemos!

Alberto, quien no notó el estado nervioso de Suzuno, apuntó al gran edificio debajo de ellos rápidamente.

Luego, cuidadosamente observado ese edificio y las calles, Suzuno ahora si estaba completamente segura.

— ¡¡Ugh!!

Ambos, quienes usaron hechizos para flotar, finalmente aterrizaron con suavidad en el tejado que Alberto apuntó.

Sin embargo, la mente de Suzuno no se calmaba.

Alberto estudió sus alrededores luego de aterrizar y comenzó a desarrollar la misma sensación de preocupación que Suzuno.

— E-esto es…

Luego que Alberto mirara hacia abajo al pueblo desde el tejado, quedó sin habla.

Tras ver los edificios realmente altos en la distancia, él dijo con una voz temblorosa.

— ¿El Saint Aire…?

— Como lo pensé.

Suzuno apretó sus dientes.

Ellos fueron lanzados a un lugar realmente inesperado.

Frente a la línea de visión de Alberto estaba la majestuosa figura de la Ciudad Imperial del Imperio Sagrado Saint Aire – Irihem.

En cierto sentido, la situación actual era más seria que cruzar accidentalmente los mundos.

Ambos habían sido lanzados al otro lado del mapa desde la Capital Real, Azure Sky Canopy.

Como Suzuno era incapaz de usar el ‘Hechizo de Apertura de Portal’ sin un amplificador, si ella quería regresar al Azure Sky Canopy, ellos tenían que usar el artefacto sagrado ‘Escaleras del Cielo’, pero ese artefacto sagrado estaba ubicado en el extremo oeste del imperio – incluso si ellos montaran caballos desde la ciudad imperial, les tomaría dos días llegar a la Iglesia de Saint Aire.

Sin embargo, ahora, Suzuno y Alberto no tenían ninguna libertar para gastar tantos días moviéndose de un lugar a otro.

Era un Game Over.

Suzuno débilmente se tiró en el tejado de la iglesia, pero después, ella intentó sacar su celular de su túnica.

Lo único que ella podía hacer ahora, era decirle a Maou sobre esa situación embarazosa.

Pero incluso si ella se comunicara con él, ¿Qué podría hacer?

Si él sabía que Suzuno y compañía habían llegado a un punto muerto, Maou quien definitivamente actuaria, ignoraría su propia seguridad.

Sin embargo, incluso si Maou, sin ningún poder de batalla, se moviese en ese momento, Suzuno no creía que fuese capaz de encargarse de tres arcángeles al mismo tiempo.

— Maldita sea…

Justo cuando Suzuno apretó su puño lamentándose como una niña y planeaba golpear el tejado de la iglesia…

— O-oye, espera un momento. Quizá no necesitemos ser tan negativos en este momento.

— ¿Eh…?

— Ya que la ciudad imperial está justo allí, eso significa que esto es el sector Orius. En otras palabras… ¡allí! Ese edificio, ese es el Instituto de Supervisión de Hechicería.— ¿El Instituto de Supervisión de Hechicería? ¿Ese es el de Emeralda- dono…hm? ¿El sector Orius del Saint Aire? E-espera, si es así, no me digas que este edificio es…

Suzuno bajó la mirada al tejado que ella planeaba romper con sus ojos bien abiertos.

— Correcto. Si mi memoria es correcta, esta es la ubicación de la que escuche, la Iglesia en el sector Orius del Saint Aire.

Suzuno sintió que sus piernas, que habían colapsado en el suelo, recuperaban sus energías.

Aun había esperanza. Mientras todo fuese con calma, ellos serían capaces de regresar al Azure Sky Canopy inmediatamente.

Alberto volvió a ver los ojos de Suzuno, asintió con fuerza y dijo:

— Justo ahora, Em se encuentra debajo de nosotros.

***

 

 

Un fuerte viento comenzó a soplar y las nubes negras comenzaron a cubrir el cielo del Azure Sky Canopy.

Gabriel, quien estaba observando esa tormenta desatada desde los muros que conectaban con la Torre del Castillo Azure Sky Canopy, miró la luna oculta tras las nubes y sonrió ligeramente.

— Aunque nadie debería estar observando en primer lugar, con esto, no importa lo que suceda en esta ciudad ahora, nadie podrá notarlo.

La frase que fluyó con el viento no fue oída por nadie.

— Héroe Emilia, y el único que dirige el nuevo Ejercito Demoniaco, General Demonio Alsiel. Así, todos los actores se han reunido. Todos ustedes deben pensar esto, ¿bien? Ingenuos. Todos ustedes pueden disfrutar de este drama inesperado.

Gabriel miró a las afueras del área sur del Azure Sky Canopy y asintió satisfecho.

— Si los humanos viven tan fácilmente, ellos serán inútiles. Ellos deben moverse con todas sus fuerzas hacia algún punto. Porque nosotros también vivimos así.

— Esto es… ¿Qué está pasando?

El oficial a cargo de las batallas de la Milicia dijo con una voz nerviosa.

— ¿Podría ser que Alsiel tendió alguna trampa?

No era extraño que para el oficial eso fuese sospechoso. La capital real, conocida como la más majestuosa y hermosa en Afsahan, el Área Central del Azure Sky Canopy estaba completamente silenciosa.

De acuerdo con los diversos reportes dados por los exploradores hasta el día de ayer, había una atmosfera inusual esparcida dentro de la capital real debido al acercamiento de la Milicia y la vigilancia contra la inminente batalla con Alsiel.

Por supuesto, podría ser que cuando Alsiel sintiese el acercamiento de la Milicia, él declarara ley marcial.

Pero la escena presentada a la Milicia Fangan, más que una ley marcial, se sentía como si fuesen las ruinas de una gran ciudad.

En el centro de la gran ciudad donde nadie podía ser visto, en la calle principal que llevaba directamente a la Torre del Castillo, aunque habían farolas que funcionaban mediante hechizos que eran comunes en otras ciudades, además de eso, solo la luz de la luna ocasionalmente brillaba a través de las nubes y el aire húmedo fluía desde las nubes oscuras.

— ¿Cómo es posible? Que extraño… y sofocante.

El oficial guiando el camino estaba sudando nerviosamente, preocupándose sobre si debía dar la orden de atravesar el camino principal.

— Todos ustedes síganme.

Luego de ver la figura de quien montaba un caballo pasar fácilmente a su lado, el oficial abrió sus ojos en sorpresa.

— ¿L-Lady Emilia?

— Pero esto solo aplica para esas personas que confían en sus propias habilidades. Este lugar es diferente de las batallas en los pueblos anteriores. Si no se mantienen con Olba o conmigo, podrían perder sus vidas una vez que los rodeen.

—……

Como si él fuese arrastrado por esa frase, Olba también apareció desde detrás con su caballo.

Su expresión estaba distorsionada de una forma siniestra sin razón alguna, y la libertad que había mostrado antes ya no se podía ver.

Emi volvió su vista hacia Olba…

— Estaría bien para mí si tomo el liderazgo, ¿bien? Y preguntó de una forma intimidante.

—…no hay otra opción.

La respuesta de Olba no contenía energía, hasta incluso el oficial que no sabía nada, podía sentir que estaba llena de amargura de no tener otra solución.

Emi asintió satisfecha con esa respuesta y rápidamente saltó de su caballo.

— Lamento no haberte tratado tan bien durante este tiempo.

Emi, quien se disculpó mientras acariciaba la melena del caballo, respiró con fuerza y luego de aterrizar en el suelo, gritó con fuerza:




— ¡Materialízate! ¡Poder mío, vive por el bien de eliminar el mal!

Con ese grito, un fuerte viento se expandió alrededor con Emi en el centro. El torrente de magia sagrada de Emi lanzó un fuerte impacto de luz hacia el cielo nocturno, y ahora, la magia sagrada alrededor de su cuerpo era mucho mas densa de la que tenia en Japón.

La ‘Evolutiva Espada Sagrada, Better Half’ apareció de la luz que explotó de la mano de Emi y mostró una hoja larga completamente distinta.

La magia sagrada alrededor de su cuerpo se solidificó, y esa luz blanco-plateada cubriendo todo su cuerpo era en realidad el equipamiento nacido de la ‘Evolutiva Plata del Cielo’ – la forma completa de la ‘Armadura Repelente del Mal’.

El escudo redondo conectado a su mano izquierda que no existió durante la batalla con el Ejercito Demoniaco en el pasado, era la materialización completa del nuevo poder tras la fusión de Emi con Alas=Ramus, quien era un fragmento del ‘Yesod’.

El cabello de la joven cambió a un blanco-plateado como si fuese purificado por la magia sagrada, y sus ojos fueron cambiados aun sagrado color rojo el cual los demonios temían

La forma completa de la Héroe Emilia Justina, quien una vez salvó a toda Ente Isla, descendía una vez más sobre el Azure Sky Canopy que era controlado por los demonios.

Ante los ojos de la Milicia, el asombro inspirador de la apariencia de Emilia tras su transformación, fue como una nueva luna apareciendo en el suelo, y gritaron al unísono porque fueron conmovidos por ello.

Ellos creían que ganarían la batalla.




Esta vez, la ‘Héroe de la Espada Sagrada’ va a liderar nuestro ejército para resistirse a los demonios, destruir la oscuridad que envuelve a Ente Isla, y maravillosamente obtener la victoria – ellos no albergaban dudas de eso.

Emilia, con su rostro frente a esa alegría, mostro una sonrisa sarcástica dentro de la luz.

Ella no era Héroe.

Incluso si ella obtenía un poder inmenso más perfecto comparado al tiempo en el que arrinconó al Rey Demonio, en ese lugar solo era un acto de entrada.

— Bueno… me pregunto qué tipo de escenario preparó Alsiel.

Los murmullos dentro del torrente de magia sagrada no eran escuchados siquiera por Olba que estaba junto a ella.

La última vez que ella mostró ese tipo de sonrisa audaz fue realmente hace mucho tiempo, Emilia silenciosa y lentamente flotó en el aire.

Esa figura equivalente a un Caballero Celestial hizo que la Milicia rompiera en virotes nuevamente.

—….Vamos, Olba.

— Lo sé… pero, si te atreves a actuar fuera de línea…

— Eso lo sé, lucharé contra Alsiel con todo mi poder. Eso estaría bien, ¿Cierto?

—….sí.

Aunque Olba estaba frustrado, luego de saber claramente que Emilia no había abandonado los campos de trigo, mostró una expresión ligeramente aliviada y siguió de cerca a Emilia, comenzado a flotar en el cielo desde el asiento del caballo.

— ¡El objetivo, el General Demonio Alsiel en la Torre del Castillo Azure Sky Canopy! ¡Todos, síganme!




— ¡Oooooooohhhhhh!

Con el fin de responder el llamado de Emilia, el grito de la Milicia sacudió la ciudad.

— ¡No te quedes atrás, Olba! ¡Botas de Luz Celestial!

Como si ella fuese a atravesar la luz de la luna, Emilia voló sobre la carretera principal de la capital real, Olba también voló, siguiéndola lo más cerca posible.

Los soldados Hakin dentro de la Milicia Fangan eran numerados en un par de miles, el sonido de sus caballos siguiéndola hacia temblar la tierra.

— ¡Los demonios están apareciendo en el flanco derecho! ¡Se aproximan!

Emilia, quien no disminuía la velocidad de su vuelo, le gritó a Olba con una voz aguda.

— ¡Ugh!

Antes de confirmar la situación, Olba disparó primero una espada de viento en esa dirección.

Como si ellos estuviesen siguiendo el vuelo de Emilia y Olba, incontables Malebranches aparecían uno tras otro.

Aunque esos Malebranches caían a los tejados de las casas luego de ser golpeados por la espada de viento de Olba, ellos seguían siendo soldados demoniacos y no eran tan débiles como para perder sus vidas de esa forma.

Sin embargo…

— ¡Sigan avanzando! ¡Nuestro objetivo solo es Alsiel! ¡Ignoren a esos de poca importancia!

La Milicia galopando en las afueras de la capital real hacia el Área Central incrementó su velocidad bajo las órdenes de Emilia.

Ya fuese Olba, o los soldados de la Milicia, ellos no tenían tiempo para dar un golpe fatal a los Malebranches heridos.

Las pequeñas tropas de Malebranches aparecieron esporádicamente como insectos voladores, esos números obviamente no eran suficientes para defender la capital, y los preparativos eran como si los estuviesen enviando a sus muertes.

La otra parte parecía comprender esto, por lo que ellos también usaron ataques de magia demoniaca a larga distancia desde la lejanía, o atacaron un par de veces con sus espadas y garras afiladas y retrocedían rápidamente, repitiendo esos movimientos difícil de descifrar.

Por otra parte, ¿Qué les sucedió a los soldados Hakin que estaban en el Área Central de la capital real?

Si Alsiel realmente quería encontrarse con Emilia y la Milicia, era imposible que no existiesen trampas establecidas en la vía principal para retrasar el avance de los soldados.

Con el fin de defender la capital real, no sería extraño para los Malebranches usar a los miembros Hakin restantes en la capital real para que lucharan, pero desde temprano, ellos solo podían ver las figuras de los Malebranches usando audacia en su apariencia para ocultar el hecho de que eran minoría.

Pero incluyendo a Olba, Emilia no les dio tiempo a los soldados Hakin en la milicia de sentir confusión alguna sobre esa extraña situación.

De la experiencia, Emilia sabía que mientras ella mostrase poder absoluto, podría crear fácilmente la ilusión dentro de las personas que la seguían, que ella era capaz de resolver cualquier cosas sin importar lo que sucediera.

Y ya que solo eran humanos, en el nivel de ‘camarada de la Héroe’, Olba, quien era tratado solo como un complemento para Emilia, no podía prevenir ese poder absoluto.

Mientras Emilia actuara de acuerdo al plan de Olba, este último no podía detenerla.

La Milicia, con Emilia a la cabeza, galopó directamente por la vía principal sin restricción alguna, y luego alcanzaron el dique frente a la torre del castillo. Incluso si la Milicia ya se había alineado frente a la puerta oeste de la torre del castillo, la puerta aún seguía fuertemente cerrada.

Incluso si las tropas detrás fueron separadas y lucharon contra los Malebranches, no había cambios significativos en la situación de la batalla.

— Entonces…

—…..




Emilia y Olba miraron la torre del castillo, pero sin bajar su guardia.

— ¡Soy la Héroe Emilia! ¡La Milicia Fangan y yo hemos venido a liberar a la Capital Real, Azure Sky Canopy! ¡General Demonio Alsiel! ¡Muéstrate de inmediato!

— ¿Uhm…?

La voz de Emilia llena con vigor hizo que Olba se sintiera incómodo.

La Emilia de antes obviamente tenía un sentimiento completamente negativo sobre el plan de batalla.

Sin embargo, el espíritu que Emilia había mostrado hacia la batalla, parecía incluso más determinado comparado con la batalla anterior con el Ejercito Demoniaco.

—….’Tofú frio’… y ‘jengibre encurtido’, ¿exactamente qué significa eso? Luego que Emilia leyese la carta de Alsiel, su actitud cambió.

Pero el Olba actual era incapaz de sospechar de los ingredientes que Emilia mencionaba, por lo que tuvo un extraño sentimiento de inquietud.

— ¡Ohh, es eso!

En ese tiempo, los terribles gritos de los soldados que reunieron coraje porque el poder de Emilia fueron escuchados.

— Eso es…

— ¡Él, está viniendo!

— ¡Uhh!

Emilia vio la figura en lo alto del balcón de la Torre del Castillo Azure Sky Canopy mientras era dirigida por la voz:

— ¡Estoy sorprendido de que seas capaz de venir aquí! ¡Héroe Emilia, y los cincuenta humanos rebeldes!

Solo esa voz fuerte y clara fue capaz de asustar a los soldados de la Milicia. Era una voz que contenía mucha magia demoniaca.

0 0 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios