Hataraku Maou-sama! (NL)

Volumen 10

Capítulo 2: La Héroe Cabalga Hacia El Campo De Batalla

Parte 2

 

 

—….No, no es momento para pensar en eso ahora. De todas formas, el Emperador debería estar al final de estas escaleras. Siento la presencia de una poderosa barrera de hechizo. Vamos.

Aunque se sentía que el proceso estaba demasiado calmada, mientras pudiesen controlar al Unificante Emperador Azure, no importa quien detectara sus movimientos luego, Suzuno y Alberto solo tendrían que estacar al campamento de la Milicia.

Incluso si la primera meta de la Milicia era recuperar el Azure Sky Canopy de las manos de los demonios, eso naturalmente incluía garantizar la seguridad del Unificante Emperador Azure.

Solo por alcanzar este punto, ellos deberían ser capaces de posponer un poco la batalla entre la Milicia y el Ejercito Real.

— ¿Esto…es?

Tras subir los últimos escalones, lo que apareció frente a Suzuno y Alberto fue una gran habitación que encajaba con los estándares de una habitación del Emperador, y solo podía describirse como tan lujosa que el baño de ahora solo era un ‘espacio’ incomparable.

Viendo que no había espacio para tener una audiencia o equipos para recibir invitados, ese lugar probablemente era una habitación privada.

Tras descubrir una figura tendida en la enorme cama que podía tener encima diez adultos, Suzuno inconscientemente enderezó su postura.

Incluso si ambos habían visto al Unificante Emperador Azure como una existencia abstracta en una batalla estratégica, sin importar que, él seguía siendo un Emperador de pie en la cima de un continente.

Con el estatus de Suzuno y Alberto, ellos serían incapaces de ver al Unificante Emperador Azure en primer lugar, por lo que incluso si ellos se deshacían de los sentimientos personales, ellos seguirían mostrando la más grande forma de respeto.

— Perdónenos, tenemos algo que reportar, su Majestad. Por favor, perdone nuestra imprudencia al entrar a su recamara sin permiso.

Suzuno habló tentativamente a la figura tendida en la cama con el lenguaje Iahoan, pero la otra parte no respondió.

— ¿…? Su Majestad…

Incluso si ella estaba preocupada, Suzuno siguió aplicando más fuerza en su tono y avanzó. En ese momento.

— Espera.

Alberto ubicó su mano en el hombro de Suzuno, y la detuvo de su avance.

— Ese no es el Unificante Emperador Azure.

— ¿Qué?

— Y lo más extraño es, que no puedo encontrar la berrera de hechizo. No hay ninguna señal de una barrera de hechizo alrededor de la cama o en este espacio.

En ese instante.

El espacio entre Suzuno y los demás y la cama de repente se distorsionó de una manera oscura.

— Oye, oye, oye, ¿Quiénes se atreven a hacer algo tan tenaz como husmear en la recamara del Emperador?

— ¿¿Ugh??

Suzuno sacó su horquilla a la velocidad de la luz y Alberto inmediatamente apretó sus puños y entró en modo de batalla.

Sin embargo, la persona que apareció de la distorsión negra se movía lentamente como si pensara que era problemático y estaba emitiendo un aura de que podía atacar en cualquier momento.




Luego que Suzuno viera a la gran entidad armada aparecer de la distorsión, contuvo el aliento:

— ¿Li, Libicocco?

—…ohh, eres tú.

Ese era un demonio que ella conocía.

Hace una semana, ellos dos habían luchado en la escuela ubicada en Sasazuka donde Chiho estaba, la persona que había ido era uno de los Capitanes Malebranches, Libicocco.

— Bell, ¿es alguien que conoces?

—….sí.

Incluso si ella estaba sorprendida, Suzuno asintió para responder la pregunta de Alberto, en cuento a Libicocco, incluso si veía el rostro de Suzuno, no parecía estar asustado.

— Había pensado que tus heridas eran muy graves para un humano, inesperadamente te ves más que saludable.

—…por el contrario, ¿tus heridas aún no se sanan por completo?

Era extraño, aunque ambos habían intentado asesinarse, ambos estaban muy alegres de la condición física del otro tras encontrarse, pero tal como la pronta sorpresa de Chiho, la herida que Suzuno obtuvo en la batalla en la Secundaria Sasahata ya se había sanado hasta dejar una simple cicatriz y no restringir en absoluto sus movimientos.

Pero el brazo de Libicocco, el cual fue cortado por Maou, hasta ahora no se había sanado por completo.

Por supuesto, no todos los demonios eran capaces de reconstruir sus extremidades perdidas como la cola de los lagartos, pero incluso si ellos se encontraban a Libicocco en Ente Isla, su magia demoniaca se sentía menor comparada con la vez anterior.

— Es extraño. Mi herida no sanará del todo, estoy realmente preocupado por ello. Incluso so la magia demoniaca fue usada para sanarla, no hay ningún efecto. Por eso, ya que soy incapaz de ir a la línea delantera, solo puedo servir como guardia, algo que puede hacerse incluso por los humanos.

Libicocco se burló de sí mismo de una forma extrañamente humana, y miró a Suzuno y a Alberto una vez más.

— ¿Quién es ese, nunca antes lo había visto? Parece tener una magia sagrada muy fuerte. Tú me despreocupas, pero no había oído que este tipo de persona vendría.

— ¿Qué?

Incluso si Suzuno estaba preocupada por la forma que Libicocco fraseaba sus palabras, ella desvió su pensamiento y gritó:

— Retrocede, Libicocco. Debes saber que si continuas en Afsahan, no serias capaz de restaurar el Ejercito Demoniaco.

—…..

— La Milicia liderada por la Héroe Emilia ha recapturado consecutivamente las ciudades controladas por ustedes los Malebranches, y pronto podría llegar al Azure Sky Canopy. Incluso si continuas quedándote aquí, simplemente perderías tu vida innecesariamente.

Suzuno dijo agitadamente, y aunque Libicocco la miró a los ojos, este no respondió.

— Ese tipo de cosas no puede cumplirse en primer lugar. Aunque sería doloroso admitirlo, ustedes los Malebranches solo están siendo engañados por los ángeles y Olba Meyer y siendo víctimas de los planes del Cielo. ¿Crees que el Rey Demonio desea que todos ustedes mueran sin razón? Todavía hay tiempo, apresúrate y has que todos retrocedan al Mundo Demoniaco. Y entrégale este mensaje a Alsiel también.

Es imposible para él no saber este hecho.

—…..

— ¡Libicocco!

— Entiendo todo lo que dices. Sé que somos muy estúpidos, y también sabemos que esos llamados Raguel y Olba han sido sospechosos desde el principio. Sin embargo, ya no podemos retrocedes.

— ¿Raguel… maldita sea, otro ángel?

La expresión de Suzuno se tornó más pesada tras escuchar un nombre inesperado.

Solo con tener a Gabriel y Kamael ya era mucho para intentar manejarlo, y ahora, había otro ángel, esta situación no podía seguir siendo abandonada.

Ellos probablemente de forma activa se desharían de todas las situaciones que pudiesen obstruir el plan. De hecho, debatir en el Palacio Nube Separada así como así era algo que podría ser muy peligroso hacer.

— ¡Pero todos ustedes aún no están al punto de no regresar! ¡Está bien mientras el Unificante Emperador Azure sea entregado a la Milicia y ustedes regresen al Mundo Demoniaco! Con solo hacer eso, ustedes pueden evitar sacrificios innecesarios para las personas que aún viven. ¡El Rey Demonio Satán nunca le pidió a Ciriatto pagar por sus pecados! Por eso, incluso para todos ustedes, él también podría…

— Ese no es el problema. Parece que has malinterpretado algo.

— ¿Qué?

Libicocco rechazó la sugerencia honesta de Suzuno sin dudarlo y dijo algo que realmente dejó a Suzuno en shock.

— Cuando dije que somos incapaces de regresar, no me refería a la situación actual. Sino del primer deseo del Ejercito Demoniaco.

— ¿El primer deseo?

Eso debía referirse a evitar la hambruna de los ciudadanos del Mundo Demoniaco que Maou había mencionado anteriormente. Pero la situación actual no permitía hablar vagamente sobre ese tipo de cosas.

— De acuerdo a Lord Alsiel, si no deseamos que los ciudadanos del Mundo Demoniaco perezcan en el futuro, esta sería nuestra primera, y última oportunidad de establecer las fundaciones. Si ustedes los extranjeros vienen para arruinarlo todo, solo nos estorbaran.

Suzuno comenzó a sentirse irritada por las palabras de Libicocco.

— ¡Alsiel definitivamente no los dejaría a ustedes ser controlados por los árboles y gobernar Afsahan! ¿Qué es exactamente lo que está pasando?




Solo por Ashiya, era imposible para él no sentir que alguien estaba controlando todo desde las sombras. Después de todo, ¿él no fue secuestrado por Gabriel?

Sin embargo, por la forma que Libicocco lo decía, sin importar cuanto ella pensara en eso, el único que estaba tomando el control de la Capital Real, Azure Sky Canopy, era Ashiya=Alsiel.

Con eso, ¿podría ser que la reagrupación del personal de los soldados Hakin también era comandada por Alsiel?

— Quien sabe. Pero, esto también es una orden de Lord Alsiel. Solo una persona puede entrar en esta habitación. Si otra persona viene…

Libicocco desvió su mirada lejos de la asustada Suzuno.

Suzuno, quien comprendió un poco tarde lo que eso significaba…

— ¡Ah, oye!

E ignorando el intento de Alberto por detenerla, activó su Martillo de Metal Sagrada, y lo blandió hacia Libicocco.

Sin embargo…

— ¡Está bien, ya basta!

No importaba si estaba un paso atrás, ya era demasiado tarde cuando Suzuno lo notó.

— ¡Ugh…!

La persona que bloqueó el martillo de Suzuno con una palma no fue Libicocco.

— Oh cielos~ debe ser duro para ustedes, chicos. Aunque no sé cuántos de ustedes se infiltraron en este lugar sin ser descubiertos, es sorprendente que fuesen capaces de llegar hasta aquí desde un lugar muy lejano. Después de todo, este lugar no tiene una estación Shinkansen.

— ¿Quién eres?

Alberto preguntó por la identidad del gran hombre que apareció de repente, pero antes que la persona en sí respondiera, Suzuno ya había gritado el nombre de esa persona con odio.

— ¿Gabriel…?

Comparado con Suzuno, este arcángel con el mismo rostro arrogante, parecía estar más preocupado por Alberto, y preguntó con un rostro lleno de sorpresa:

— ¿Eh? Recuerdo que tu eres alguien de aquí. Me da la impresión de que eres un camarada de Emilia. ¿Qué sucedió con el Rey Demonio?

— ¡No tengo nada que decirte!

— Ohhh… no se puede evitar, ya que después de todo estoy anonadado… pero tu realmente eres afortunado, por suerte el único que vino fui yo. Te llamas Libicocco,¿cierto? Tu primero me enviaste un ‘Idea Link’, ¿Alsiel te dijo algo?

—…..

— ¿Ugh?

La razón por la que Libicocco desvió su mirada de Suzuno, fue simplemente para centrarse en usar su magia demoniaca.

Pero lo que era difícil de entender era por qué Libicocco, quien sabía que ellos estaban siendo engañados por el Cielo, escucharía las ordenes de Alsiel y enviaría la información de Suzuno y los demás a Gabriel.

Gabriel felizmente miró de reojo el rostro de confusión de Suzuno y dijo con una sonrisa profunda:

— Hm~ no los culpo a ustedes por tener dudas, pero si tienen algo que preguntar, confírmenlo con Alsiel luego que todo termine. Huh, eso es en la condición de que ustedes sean capaces de retroceder inmediatamente de aquí y preguntarlo.

— ¿Qu-qué estás diciendo? ¡Ughh!

— ¿Ugah? ¿Q-que está sucediendo? Gabriel solo movió un poco su dedo.

Sin embargo, con solo eso, Suzuno y Alberto, sosteniendo un martillo y apretando sus puños preparados para la batalla respectivamente, fueron incapaces de moverse.

— De todas formas, ahora es el momento clave, por lo que no deseo que ustedes puedan causar problemas aquí. Si quieren venir, entonces tienen que esperar por el tiempo indicado, y eso sería cuando todos los actores hayan llegado.

— ¿Q-qué di…jiste?

— ¡Ugohhh!

Incluso si Suzuno y Alberto intentaban resistirse con todas sus fuerzas, ellos fueron incapaces de mover siquiera un dedo.

— Vengan de nuevo cuando todos los actores se hayan reunido. En ese momento, ya sea el padre de Emilia que está durmiendo allí, o el viejo Emperador que vagamente vive su vida más arriba, podrán hacer lo que quieran con ellos.




— ¿Que?

Ya fuese Suzuno o Alberto, ellos eran incapaces de girar sus cuellos. Incluso así, ellos abrieron sus ojos tanto como pudieron para confirmar la figura del hombre en la cama en el borde de su campo visual.
— Bueno, aunque no sé cuándo nos veamos de nuevo, adiós. Sin embargo, todo terminó allí.

El escenario rápidamente retrocedió en sus campos visuales.

Ya fuese el atónito arcángel, el Malebranche que inclinó su cabeza como si tolerara algo, el Palacio Nube Separada o el hombre en la cama, la escena frete a sus ojos se descompuso como un caleidoscopio – Suzuno y Alberto fueron lanzado a un espacio extraño.

— ¿E-esto es?

— ¡Es un ‘portal’! ¡Maldita sea!

Ambos fueron tragados por el ‘portal’ que probablemente fue abierto por Gabriel así como así.

Incluso si ellos intentaran ajustar su postura lo más que pudiesen, quizá fuesen afectados por el poder restrictivo de ahora, incluso, ambos eran incapaces de mover, aunque fuese un poco, sus cuerpos.

Además, como era un ‘portal’ abierto por Gabriel, quien tenía un poder abrumador, incluso si Suzuno y compañía quisiesen activar hechizos, el flujo del portal no les permitiría resistirse.

— Maldición… ¡MALIDICIOOOOON! Suzuno gritó lamentándose.

Después de todo, el resultado sería el mismo.

¿Podría ser que ella fuese derrotada fácilmente por el oponente con un poder abrumador y ver el tiempo pasar sin capaz de hacer nada?

— ¡Oye, esa es la salida del ‘portal’!

—…Ugh, ¿Qué?

Suzuno secó las lágrimas de la esquina de sus ojos y volvió su cuello hacia la dirección de Alberto.




Fue muy rápido.

Hataraku Maou-Sama Volumen 10 Capítulo 2 Parte 2 Novela Ligera

 

Menos de un minuto había pasado luego de que entraran al portal.

Sin embargo, en la lejana distancia de ese espacio extraño, el brillo de la salida del ‘portal’ apareció.

0 0 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios