Hataraku Maou-sama! (NL)

Volumen 10

Capítulo 1: El Rey Demonio Decide Ir A Una Expedición

Parte 2

 

 

Desde que se encontraron con Alberto en las afueras de la aldea Honfa, el viaje de Maou, Suzuno y Acies había sido muy calmado.

Gracias al carruaje de mercader que Alberto preparó, Maou y los demás fueron capaces de viajar desde la aldea Honfa hasta las afueras del Azure Sky Canopy sin levantar sospechas o usar alguna las motocicletas por combustible de las que estaban preocupados antes.




Después de todo, Alberto era diferente de Maou y Suzuno, y absolutamente no tenía sus acciones restringidas.

Suzuno había oído de parte de Emi que Alberto estaba ayudando a una persona importante del Saint Aire – Emeralda a reunir información.

Sin embargo, Alberto solo estaba ayudando a Emeralda por razones personales, él no le había jurado lealtad a la nación del Saint Aire y no tenía ciudadanía en esa nación.

Él, quien no tenía ataduras políticas o nacionales, y era considerado un luchador superior en Ente Isla en términos de poder, tenía el hábito de viajar y poseía una fortuna considerable.

Además, él en sí…

— Soy el más desconocido entre los miembros que lucharon contra el Rey Demonio, por lo que no tengo que gastar esfuerzos extra en reunir información.

Incluso dijo cosas como esas.

La ‘Héroe’ Emilia Justina era obvia, y entre Emeralda Etuva la ‘Hechicera de la Corte del Imperio Sagrado Saint Aire’ de la nación más poderosa del Continente Occidental, Olba Meyer uno de los ‘Seis Arzobispos de la Sagrada Iglesia’, la fuerza religiosa más grande en el mundo, para Alberto, la información esparcida entre la gente solo era difícil para obtener títulos como el ‘Leñador del Continente del Norte’ y ‘Sacerdote de Artes Mágicas’.

Alberto, durante sus viajes o después de derrotar al Ejercito Demoniaco, nunca presumió de sus hazañas, y como nunca regresó a su natal Continente del Norte tras eso, comparado con las otras tres personas, las hazañas de Alberto y su historia no eran ampliamente conocidas por la gente de Ente Isla.

Gracias a eso, no habría que crear prejuicios innecesarios cuando reunía información, y dada su propia personalidad, él era capaz de reunir la información periférica precisa a su manera.

— Alberto-san, ¿Qué significado tiene lo que acaba de decir?

Suzuno ajustó el equipamiento del caballo para que este, que estaba en el establo, se ajustara a su medida y le preguntó al mismo tiempo a Alberto.

Los dos caballos militares dentro del establo también fueron preparados por Alberto.

Esta especie de caballo tenía cuerpo robusto y la resistencia para mantenerse en viajes largos, y era ampliamente usado por los mercantes y las tropas de caballeros en Ente Isla.

Ya que Maou no podía contribuir en las fuerzas de batalla, solo Suzuno y Alberto podían continuar y naturalmente, Alberto no sabía cómo conducir una motocicleta.

Por otro lado, no solo Suzuno tenía experiencia en montar a caballo, el viaje a partir de ahora tenía que ser lo más discreto posible, por lo que no había razón para que ellos no usaran caballos.

Aunque Maou, quien fue regañado por Suzuno antes de partir de Japón por no montar un caballo antes, frunció el ceño y se volvió a enojar fuertemente, este era un asunto distinto.

— ¿Hm? ¿De qué frase estás hablando?

Alberto le preguntó a Suzuno sin levantar la mirada.

— Querer que el Rey Demonio le agradeciera a Chiho-dono y a Adramelech, el significado de eso…

— Ah, eso.

Alberto respondió mientras verificaba la montura y el estribo.

— Aunque tú, como una persona del Continente Occidental, podría sentirse infeliz luego de escuchar esto, pero desde el principio, ya sabía que el Ejercito Demoniaco no desea simplemente exterminar a los humanos, y que los demonios son existencias con las que se puede comunicar.

— ¿Qué?




— Yo solía ser el décimo quinto centurión de las Fuerzas Gakusen.

— ¿Centurión de las Fuerzas Gakusen? ¿Te refieres a las Fuerzas Gakusen que eligieron soldados de elite de los clanes menores para unirse a ellos?

Suzuno habló con una expresión sorprendida.

Mayormente cubierto por áreas montañosas, el Continente del Norte estaba lleno con muchos clanes menores y no tenía naciones desarrolladas con grandes territorios como Afsahan en el este, o el Saint Aire en el oeste.

Reemplazando todo esto, hubo varios territorios encontrados sobre las áreas montañosas, o países de clanes a lo largo de las islas de las áreas norteñas mas frías con raros terrenos planos, los representantes de los diversos clanes se establecieron en encuentros para manejar los asuntos políticos, y continuar escribiendo la historia como un grupo de naciones unidas.

Las Fuerzas Gakusen, reuniendo guerreros para mejorar maravillosamente la magia o artes marciales de sus clanes para formar la tropa de guerreros más poderosa en el Continente del Norte.

Cuando el Continente del Norte encontró una emergencia que podía afectar toda la región, las Fuerzas se unieron e intentaron resolver la situación, y cuando ellos se formaron, los diversos clanes aprovecharon el momento para elegir un representante para ser el centurión.

Alberto era el centurión que fue elegido cuando el Continente del Norte encontró su décima quinta crisis.

La diferencia más grande entre las Fuerzas Gakusen y las otras tropas de caballeros en los demás continentes era cuando los conflictos ocurrían entre las naciones de clanes, los miembros de esos clanes en las Fuerzas Gakusen podrían luchar entre ellos.

La relación entre las naciones del Continente del Norte tenía diferencias obvias comparadas con los demás continentes.

La primera razone era que la población de una nación con solo un clan era muy pequeña.

Además, las condiciones climáticas en sus tierras eran muy severas, y había muy pocas tierras apropiadas para la agricultura. Pero más allá de eso, los límites territoriales entre los diversos clanes eran muy amplia, haciendo que una nación fuese incapaz de conquistar unilateralmente la tierra de sus clanes rivales y a su gente.




Por esa razón, además de derramar sangre sin sentido o derrotar a los clanes rivales, ellos crearon una cultura prospera muy especial de uso de ‘competiciones’ formales para así reemplazar las guerras.

Incluso hasta esta era actual, cuando los problemas que no se pueden resolver por la mediación entre las naciones se convierten en un ‘conflicto’, ellos básicamente permiten a los luchadores más fuertes de las Fuerzas Gakusen luchar en una ubicación predeterminada, excepto actualmente, las muertes ocurren muy raramente.

Aunque los conflictos con resultados mortales han aparecido en la historia, esos clanes que provocaron asesinatos, definitivamente serian tachados como un ‘clan peligroso’ por los clanes cercanos, y ellos terminarían siendo rodeados y aniquilados.

En los años recientes, conflictos a gran escala no han ocurrido entre los diversos clanes, incluso si hay algunos desacuerdos, ellos podrían resolverlos a través de las ‘competiciones’ o discusiones mantenidas en la ciudad multi-clanes Feance, comúnmente conocida como ‘Montaña Goat Hutch’.

Sin importar que, estaba más allá de las dudas que el proceso de construcción de la nación de las diversas naciones del Continente del Norte era grandemente diferente de los demás continentes. Además, la cultura de los diversos clanes era muy distinta, por esa razón, podía decirse que Alberto, quien era el líder de la Fuerzas Gakusen formadas por los soldados de elite de los diversos clanes, que era un General talentoso que sobrepasaba a los demás continentes en términos de conocimiento.

— Pero ya que fuimos derrotados fácilmente por el Ejército de Adramelech, decir que fuimos los soldados de elite elegidos estrictamente de los clanes, es realmente lamentable.

— No es nada de eso…

— De todas maneras, mi decima quinta Fuerza Gakusen fue superada por el ejército invasor de Adramelech, y el número de víctimas era el más grande entre las quince formaciones pasadas. Como ya había escuchado sobre la trágica situación del Continente Central, todos ya estaba preparados para la extinción de sus propios clanes. Y en este momento, Adramelech preguntó por los sobrevivientes de las Fuerzas Gakusen y los líderes de los clanes influénciales para reunirlos en la ‘Montaña Goat Hutch’.

Adramelech, el General Demonio portador de la lanza con una cabeza de toro que era más grande que Alberto por dos o tres veces en peso y estatura, luego de reunir a los líderes de los diversos clanes y a los sobrevivientes de las Fuerzas Gakusen, él dijo:

— Nuestro propósito no es una masacre. Aunque los guerreros que se puedan resistir al Ejercito Demoniaco pueden ser exiliados del continente, si la gente de los diversos clanes está dispuesta a aceptar nuestro gobierno, les garantizaremos la vida de todos.

Como el centurión, Alberto naturalmente decidió rechazar esta sugerencia.

Sin embargo, Adramelech aconsejó a los miembros sangre caliente de las Fuerzas Gakusen:

— Guerreros, mientras vivan, serán capaces de luchar contra mí algún día. Si sienten que librar una batalla que pueden perder y morir, y hacer que las personas que deben proteger enfrenten un peligro alegando que es la labor de un guerrero, entonces ustedes no serían diferentes de los lobos sedientos de sangre que solo saben cómo amenazar a los objetivos frente a ustedes. Sin embargo, si aún todos tienen la intención de seguir luchando, no los detendré. Todos ustedes involucraran a la gente que deben proteger y juntos, se convertirán en espíritus bajo mi lanza.

En ese momento, muchas personas que eran incapaz de tolerar la humillación de tener los principios de supervivencia del ejército perdedor señalados por un demonio, eligieron terminar con sus propias vidas.

Por esos resultados, Adramelech mantuvo la promesa con los diversos clanes, cuando las Fuerzas Gakusen fueron separadas y los guerreros poderosos fueron enviados fuera del país bajo la escolta de los demonios del Ejercito de Adramelech, el Continente del Norte evitó la ruina innecesaria.

Alberto y los guerreros de las Fuerzas escaparon a los otros continentes con la meta de luchas contra Adramelech, con el fin de que su nación se levantara de las cenizas de nuevo.

Sin embargo, lo que Alberto y los demás vieron luego, fue la trágica situación de los diversos continentes ya estando bajo la conquista del Ejercito Demoniaco.

Incluso si ellos quisieran levantarse de las cenizas, las demás naciones que podían actuar como su base de operaciones ya habían sido conquistadas por los demonios, incluso Afsahan en el Continente Oriental, el Imperio Sagrado Saint Aire en el Continente Occidental, y la nación de Halen en el Continente del Sur; esos países de los que se creían que tenían la habilidad de luchar contra el Ejercito Demoniaco ya habían sido conquistados por este.

Las Fuerzas Gakusen que consistía en guerreros de diversos clanes no tenían ninguna habilidad diplomática. Luego que los guerreros se separaran en diversas tierras, la mayoría de los miembros, dejando de lado el regreso al Continente del Sur, ellos no podían convertirse siquiera en mercenarios de las tropas de caballeros de los demás continentes, y solo fue hasta que la Héroe Emilia libero los cuatro continentes, después lograron reunirse una vez más.

Cuando los guerreros se reunieron nuevamente, su número era menos de la mitad comparado con el tiempo que estuvieron en exilio.

— No planeo defender la conquista del Ejercito Demoniaco, pero solo por esos resultados, Adramelech mantuvo su promesa conmigo. De acuerdo al líder de mi clan, aunque Adramelech se deshizo sin piedad de esos que se opusieron, al final él no mató ciudadanos sin razón alguna.

— Asi que realmente cosas así ocurrieron…

— Fue lo mismo cuando Emilia, Em, Olba y yo nos enfrentamos a Adramelech juntos una vez más, como sentí que esto era una batalla vengativa, yo quise luchar solo con él. ¿Y adivina que sucedió? Ese Adramelech realmente rechazó luchar uno a uno conmigo. Él incluso dijo: ‘si usted, humanos pierden su calma debido a su orgullo barato y pierden esto, entonces nunca escaparan de nuestro gobierno’. Como resultado, nunca fui capaz de superarlo usando mi propio poder.

La expresión de Alberto no era de ira o lamento, y solo la memoria de la batalla quedó.

— Ese chico no es un demonio, ni un guerrero. Él solo abandonó sus emociones para hacer lo que debía hacer, y sabía qué condiciones se necesitaban para poner en orden y avanzar frente a los demás. El término que más encajaba con él, debería ser ‘política’. En términos de personalidad, él es totalmente diferente de mí, quien depende de un orgullo barato para luchar. Aunque usar la personalidad para describir a los demonios es algo un poco extraño.

— No, recientemente no es extraño.

Suzuno tomó las riendas y sacó al caballo fuera del establo, volviéndose para ver la posada.

— Es cierto.

Alberto también miró en la dirección de esa mirada, luego levantó su cabeza y sonrió.

El Rey Demonio, cuya personalidad frecuentemente era elogiada, actualmente se quedaba infeliz dentro de esa posada.

— El Rey Demonio Satán, a quien ese tipo de Adramelech se sometía, no puede ser simplemente un monstruo sediento de sangre. La razón por la que el Continente del Sur y del Oeste tuvieron fuertes víctimas entre sus ciudadanos, podría ser porque ellos no tenían la libertad de mostrar piedad. Por eso cuando Emilia, quien lógicamente odiaba mucho al Rey Demonio, dijo que ella quería acabar con la vida del Rey Demonio en Japón, pensé que estaría bien que se quedara un poco para observarlos. Observar que tipo de existencias eran esas especies llamadas ‘demonios’.

— Yo he estado pensando recientemente mucho en eso.

Suzuno recordó el descubrimiento de las verdaderas identidades de los ángeles de partir hacia Ente Isla, y que su naturaleza era similar a los humanos.

Y lo que ellos habían hablado estado espalda contra espalda en las afueras de Honfa un día antes de encontrarse con Alberto.

Esa confesión que le hizo a Maou, quien condujo a su gente con el mismo espíritu de un rey humano.

—….Ugh.

— ¿Qué sucede?

Alberto estaba preocupado porque Suzuno de repente bajó su cabeza.

— N-no es nada.

Con el fin de deshacerse de la repentina vacilación de su voluntad, Suzuno intencionalmente sacudió su cabeza con fuerza y respondió. ¿Por qué ella actuó así?

Incluso si los demonios eran entendidos, toda Ente Isla definitivamente no dirigiría su perdón al Rey Demonio Satán y al Ejercito Demoniaco, incluso si ella entendía los pensamientos en la profundidad del corazón de Maou, a Suzuno no le beneficiaria en nada.

Sin embargo, incluso así, ella aún era capaz de sentir los lugares con la calidez de Maou de tiempo al tiempo, escuchar su sincera confesión y mantener esas palabras dentro de su corazón.
Suzuno sinceramente quería aclarar las dudas que tenía con respecto a las acciones de Maou y el Ejercito Demoniaco.

Incluso así, ella probablemente no tenía que involucrarse hasta tal limite.

Suzuno, quien sintió que la parte de su espalda que apoyó contra Maou comenzaba a sentirse calidad, frenéticamente sacudió su cabeza y dijo:

—…Alberto-dono.




— ¿Hm?

— Si la otra parte es una existencia con una voluntad, ¿Qué pensaría sobre Adramelech?

— ¿Una existencia con voluntad?

— Si, en otras palabras…

Como alguien de Ente Isla, el preguntar eso sería algo insensible.

Sin embargo, incluso así, con el fin de transmitir una pregunta correctamente, Suzuno solo pudo explicarlo de esa forma:

— ¿Qué tipo de ‘persona’ pensaría usted que es Adramelech? Esta pregunta hizo que Alberto sonriera sin cuidado.

— Realmente eres una persona interesante. Ni siquiera Em había hablado de esas cosas conmigo.

Esa sonrisa mostró que él comprendía completamente la confusión en el corazón de Suzuno.

Como Alberto en sí era una de las personas confundidas por la diferencia en la impresión entre el General Demonio Adramelech que él conocía y ese del Ejercito Demoniaco entre la gente.

— Seria problemático si otras personas lo supiese, por lo que debes mantener esto como secreto.

Alberto dijo frívolamente con una risa.

— Ya sea un guerrero, o alguien dirigiendo a los soldados y ciudadanos, Adramelech es mi ideal. Si ese Chiho fuese humano, y hubiese aparecido en el Continente Norteño 300 años antes, una gran nación como Afsahan o el Saint Aire habría surgido en ese continente.




—…ya veo.

Suzuno, como si estuviese influenciada por la sonrisa de Alberto, también sonrió ligeramente y asintió.

— ¿Entonces qué haremos ahora? De la conversación reciente con el Rey Demonio, parece que tienes algún plan.

Los recuerdos del pasado terminaron temporalmente así. Ahora tenían que concentrar su atención en la batalla que se aproximaba.

Suzuno amablemente asintió, luego se volvió para ver nuevamente la posada.

— Por ahora, el Rey Demonio es incapaz de usar la espada sagrada de Acies, por lo que es difícil para nosotros tomar grandes acciones como un ataque frontal para llevarnos de vuelta a Emilia y Alsiel. Si es así, solo podemos asegurar a una persona desde las sombras que haga que la Milicia donde se encuentra Emilia, pierda su razón para avanzar. Mientras evitemos conflictos feroces entre la Milicia y el Ejercito de la Capital Real, Emilia y Alsiel no tendrían razones para luchar, y podríamos comprar algo de tiempo para pensar en las formas de salvarlos.

Por otro lado, Maou podría ser capaz esta vez de encontrar la manera de invocar el poder de Acies para recuperar su magia demoniaca.

Por supuesto, si la situación se volvía una gran batalla, excedería por completo esa única semana que Maou esperaba, sin embargo, la paz del Continente Oriental y la seguridad de Emi, Alas=Ramus, y Ashiya era irremplazable.

— ¿Oh? ¿Qué piensas hacer?

— Déjame mostrarte la razón por la que somos llamados los ‘Aficionados de las Sombras de la Iglesia’.

Suzuno asombrosamente le respondió a Alberto con un poco de sarcasmo, y se colocó una máscara que sacó de su túnica y la usó para cubrirse la mitad inferior del rostro.

— Entraremos al Área Central de la Capital Imperial antes que la Milicia. Hay dos objetivos en esta operación. Esa seria encontrar la ubicación del Unificante Emperador Azure y Nord Justina dentro de la mitad del día de hoy. La seguridad de Nord es lo que definitivamente está restringiendo el corazón de Emilia, y la existencia del Unificante Emperador Azure es la razón de avance de la Milicia. Si la situación lo permite, espero que esas dos personas sean capaces de escapar del control de los ángeles o de los Malebranches. Con solo esto, podemos evitar una guerra a gran escala.

— ¿Qué…?

Incluso Alberto no pudo ocultar su sorpresa ante esa propuesta.

— ¿Deseas secuestrar al Unificante Emperador Azure del Azure Sky Canopy que se ha convertido en una colmena de Malebranches? Aunque no es algo imposible de completar en medio día, eso significaría que no habría tiempo para descansar, ¿sabes?

— Si se trata de nosotros, podemos hacerlo.

Suzuno asintió indiferentemente, levantó su túnica y saltó en la silla hábilmente.

Bajo la fuerte luz solar del día, los dos caballos corrieron fuera de los establos cubiertos, Suzuno, en la silla, mentalmente fortaleció su determinación y apretó las riendas con fuerza.

— Humanos o Demonio, ya he tenido suficiente de todos los que luchan bajo extrañas circunstancias. Sin importar que, debemos entregar al Unificante Emperador Azure a la Milicia antes que Emilia y Alsiel abran una guerra el uno contra el otro, y detener a los dos ejércitos de esa lucha.

***

 

 

Maou vio a Suzuno y Alberto irse en los caballos de una forma fría desde la ventana, y apretó sus dientes con la fuerza suficiente para dañar el marco de la ventana.

Él actualmente solo podría llevarlos a la perdida, por lo que dejar el grupo de forma temporal era una decisión apropiada.

Incluso si Maou y Acies mostraron un poder abrumador que no era magia demoniaca o sagrada durante la batalla en Japón, desde que llegaron a Ente Isla, no solo ese misterioso poder, Maou no podía recuperar tampoco su magia demoniaca, y una vez que quiso usar el poder de Acies, su cuerpo inmediatamente se sintió incómodo.

— Aunque solo puedo retroceder, el quedarme aquí y no hacer nada no es lo mejor.

Sin embargo, Maou solo no podía pensar en descansar y no importarle la situación actual. Si ellos eran incapaces de encontrar que cosas extrañas estaban sucediéndole al cuerpo de Maou, no solo afectaría el éxito de la operación rescate, incluso podría traer muchas preocupaciones a futuro.

Si el problema ocurría en un futuro, luego de regresar a Japón, nadie podría garantizar que él recuperaría el poder para manejarlo.

No solo era el misterioso poder usado para expulsar a Kamael y Libicocco, Maou no podía recuperar nada de magia demoniaca, pero incluso solo con esta deducción, él pensaba en un par de razones.

La primera seria por la fusión con Acies. Esa era la diferencia más obvia entre el Maou del pasado y el Maou actual.

Y la otra diferencia era que eso no era Japón, (la tierra).

— Este poder, ¿Qué es?

Maou recordó el poder que no era magia sagrada ni demoniaca usado en la batalla en la Secundaria Sasahata, y una ola de nervios y lamentos que no podían borrarse hicieron que golpear el marco de la ventana una vez más.




Quizá reaccionando al sonido, Acies, quien dormía sin preocupación alguna al igual que siempre, murmuró y comenzó a hablar dormida.

—…Onee-chan… mira… es Wagyu Negro Japonés…

— Definitivamente~ no te dejaré comer eso.

Maou, quien estaba pensando seriamente, luego de ser interrumpido por el dialogo soñoliento de Acies, que estaba lleno de deseos simples, suspiró fuertemente.

— ¡Oye! Hora de levantarse, ¿Acies?

— ¿Wahuh?

Maou, con todas sus fuerzas, golpeó a Acies con una almohada para despertarla.

— Augh, Augh, eso me asustó… ¡Ma-Maou, ¿qué estás haciendo?! ¡Aún estaba teniendo un buen sueño de comer carne ahumada de cerdo de Iberia!

— ¿Realmente has comido eso antes? ¡No creo que Nord te dejara comer cosas tan buenas!

Maou ignoró las diferencias del menú de comidas entre la dormida y despierta Acies, y tiró de ella.

— ¡Oye! ¡Tenemos que salir y entrenar!

— ¿Eh? ¿Entrenar…no has vomitado lo suficiente?

— ¡Las chicas no deberían decir esas cosas tan fácilmente! ¡Ya que no quiero estar así otra vez, entrenaremos hasta encontrar la razón!




Aunque Maou mostró una actitud muy proactiva hacia Acies, en realidad durante los dos días antes de llegar a la posada, él había vomitado tantas veces que no era extraño que la chica dijese esas cosas.

— Huh~ estoy bien si quieres entrenar. Pero de esa forma, estoy realmente cansada, Maou.

— ¿Hm?

Luego que Acies saltara de la cama, ella se estiró con una mirada insatisfecha en su rostro.

— Al igual que tú, mi condición física no es buena. Especialmente el hecho que estoy hambrienta. Quizá porque tu poder no es magia sagrada, es más difícil para mí el acostumbrarme, realmente deseo que seas más considerado conmigo.

Aunque Maou encontraba difícil entender por qué Acies, que era la que comía más, dormía más, y disfrutaba más durante el viaje diría eso, ya que tal cambio le ocurrió a él, no era extraño que algo anormal le sucediera a Acies.

—…lo tengo, es mi error.

Maou se disculpó por despertar a Acies en un arranque de agitación, pero aun así lo dijo con una expresión compleja en su rostro.

— Incluso así, no puedo simplemente hacer eso que dijeron Suzuno y Alberto de quedarme aquí y esperar tranquilamente. ¿Puedo hacerte un par de preguntas mientras comemos?

— ¿Hm? ¿Suzuno y Alberto hacia dónde fueron?

Acies, quien solo comprendía que ahora esos dos no estaban cerca, miró a su alrededor.

— Ellos se fueron primero y nos dejaron atrás. Pero si esto continua, todo terminara desarrollándose en una gran batalla. Quieres apresurarte y ver a Alas=Ramus, ¿no? Préstame tu poder y conocimiento. Si no es así, aunque nos unamos después a la batalla, no seremos capaces de garantizar la seguridad de cada uno, especialmente con que seré despedido de mi trabajo.

Maou solo podía estar en Ente Isla por una semana.

Y ese era el número de días que el buscó para dejar el trabajo.




Una vez que el tiempo era excedido, él temporalmente estaría ausente sin razón alguna, y así, definitivamente perdería su trabajo en Japón.

Para Maou, esto era algo que definitivamente no podía suceder.

— ¿Eh? ¿Hemos sido abandonados e ignorados? ¡Que cruel!

—…..huh, de todas formas, comamos primero.

Maou no pudo preocuparse en refutar a la enojada Acies, sostuvo su mano y se dirigieron a un restaurante cerca de la posada.

— Bueno, quiero que expliques desde el principio, ¿por qué Alas=Ramus y tu quieren fusionarse con nosotros?

— ¿Quién sabe? Ah, Maou, ayúdame a sostener este plato de vegetales guisados.

— Ugh…

Maou quería hacer una pregunta fundamental, pero Acies hizo a un lado la pregunta con una actitud muy relajada que la recepción del plato de vegetales guisados.




—…cielos.

Maou miró que el área que rodeaba la boca de Acies gradualmente se ensuciaba porque ella comía un plato guisado de un vegetal parecido a una calabaza con grandes mordidas con una expresión pétrea en su rostro, quizá ella sintiendo eso desde el rabillo de su ojo, Acies frunció el ceño también.

— Maou, si crees que las respuestas a algo pueden ser obtenidas fácilmente, estas muy equivocado.

— ¿Huhh?

— Tampoco lo sé, ya sea la razón de ser capaz de fusionarme con papá o contigo, la razón de necesitar fusionarme, o la razón de ser capaz de hacer tales cosas luego de fusionarme, no las conozco en absoluto.

0 0 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios