Re:Zero Kara Hajimeru Isekai Seikatsu

Volumen 9

Capítulo 6.1: Rem de Natsuki

Parte 3

 

 

En cualquier caso, Subaru podía recordar cada detalle de cuando Rem le había informado de su embarazo, incluidas las cálidas sensaciones que brotaban en su pecho en ese momento…

Sin embargo, Rem respondió a las palabras de Subaru sacudiendo la cabeza.

— Te equivocas. Mi felicidad es probablemente una felicidad diferente de la tuya. Lo que pienso de la felicidad es… la felicidad que tuve de no perderte, Subaru.

— …

— Rigel es el vínculo tangible que nace entre Subaru y Rem. Puede ser una mala forma de decirlo, pero un niño nacido entre nosotros te ató firmemente a mí para que nunca te alejaras de mi lado… Eso me hizo feliz.

Tal vez se había apoyado en ella desde aquellos días de incertidumbre.

En ese momento había abandonado sin reparo todo lo que tenía, los dos huyeron a una nueva tierra, sin tener nada más que el uno al otro. En aquellos días, sin nada a lo que aferrarse, Rem siempre había sido sacudida por el miedo irracional de que algún día volvería a perder a Subaru.




En la falta de confianza de Rem en sí misma, Subaru había conocido a su igual.

Para Rem, aunque mucho más valiosa que su escasa autoestima, la vida con Subaru era una de máxima felicidad y ansiedad, alimentando tanto la fortuna como el miedo como dos caras de la misma moneda.

Y fue la vida que trajeron al mundo entre los dos lo que sirvió como marcador para poner fin a ese tiempo.

— ¿No lo creíste?

— No. Te creo más que el mundo entero, Subaru.

— Eso no. No me refiero a creerme… quiero decir, ¿no creías en ti misma?

Las palabras de Subaru provocaron un pequeño jadeo de Rem; entonces ella asintió con la cabeza hacia él. Dentro de ella, Subaru se veía desproporcionadamente grande. Rem, pensando que era muy pequeña en comparación, debe haberse sentido ansiosa por eso.

Lo suficiente como para no notar que Subaru había albergado la misma preocupación todo ese tiempo.

Subaru no pudo evitar una sonrisa de dolor por la forma en que se autodespreciaban intensamente, marido y mujer, ambos. Ver eso hizo que las mejillas de Rem se hincharan.

— Está bien. Soy una idiota. No se te puede culpar por reír… —dijo ella.

— No, no. Estaba pensando de nuevo que nuestras personalidades son una combinación perfecta, eso, y sí, mi esposa es realmente la más linda del mundo.

Por solo un momento, la confesión sorpresa hizo que Rem parpadeara y un rubor le apareciera en las mejillas. El pecho de Subaru se calentó ante la respuesta; él había logrado hacer que Rem realmente sintiera su amor por ella.

Lo que le gustaba y amaba más en todo el mundo era Rem. Era capaz de gritar eso en voz alta. De hecho, de vez en cuando, hacía exactamente eso. Los había hecho localmente famosos como un esposo y una esposa particularmente apasionados.

— Rigel, Spica.

— ¿Mm?

De repente, Rem pronunció los nombres de sus dos adorables hijos. Cuando Subaru ladeó la cabeza, Rem dijo—: No es nada. —mirando a Subaru con los ojos hacia arriba.

— Ambos son nombres de estrellas, ¿no? ¿Estrellas en tu tierra natal, Subaru?

— Sí. Mi padre tenía una personalidad fundamentalmente pésima, pero lo admiro directamente por nombrarme Subaru. Me gusta este nombre. Subaru es el nombre de una estrella, ya ves.

Cuando, durante sus años de escuela primaria, sacó a relucir el tema del origen de su nombre, Subaru se enteró de que fue nombrado por un cúmulo estelar en el cielo nocturno. Subaru había tenido interés en los libros ilustrados sobre estrellas desde entonces. Entonces, sabía un montón de nombres de estrellas, y cuando necesitaba ponerle un nombre a algo…

— Siempre tomaba nombres de estrellas. Usé el nombre de una estrella para mi nombre en la red, y si usara un alias, generalmente tomaría uno de una estrella. ¡Incluso en ese sentido, estos nombres realmente brillan!

— No entiendo bien lo que quieres decir con eso, pero creo que los nombres de las estrellas son maravillosos. Si nace un tercer hijo, estoy segura de que será lo mismo.

— ¿No es un poco pronto para hablar de un tercero? Spica aún no deja la leche materna.

— Estaba pensando que podría dejar todo, excepto amamantar a Rigel. ¿Por qué crees que tuve tanto cuidado de no tener el próximo hijo hasta que se creciera un poco más?

— Es difícil notarlo cuando yo estoy, pero también eres bastante dura con Rigel, ¿verdad, Rem?

Subaru hizo una sonrisa forzada ante el tratamiento rutinario de Rem hacia su hijo cuando se levantó del banco, se sacudió su trasero. Luego, cuando Rem lo miró, extendió una mano hacia ella.

— Regresemos. Un hombre no puede coquetear mucho con los ojos de otras personas sobre él, ya sabes —dijo.

— Supongo que sí. En este momento, siento que quieres coquetear conmigo con todas tus fuerzas de una manera en que no lo has hecho en mucho tiempo.

— Oh, sí. En este momento, mi libido podría ser suficiente para mantenerse al día incluso con la resistencia de un demonio…

Con ese murmullo nervioso, usó la mano que Rem estaba agarrando para atraerla hacia su abrazo—. ¡Wah! —exclamó sorprendida cuando Subaru la abrazó, con Spica y todo, transmitiendo hábilmente su calidez a su familia.

— Bueno, volvamos, entonces… a nuestra casa.




— Sí, cariño.

Subaru caminó hacia adelante, con una canasta de comestibles en una mano, la mano de Rem en la otra, con Rem, cargando a Spica, acurrucada contra él mientras la seguía medio paso atrás.

Así fue como caminaron cerca de su hijo aún congelado en el centro del parque público.

— Oye, hijo, ¿sigues atrapado solo en el Festival de Invierno? Esto es lento incluso para el juego de los Congelados, y estoy aburrido, así que mamá y yo nos llevaremos a tu hermana a casa. Puedes dormir en la casa de un amigo esta noche.

— ¡Eso es descartarme descaradamente, maldita sea! Y esto es después de que mis padres se comportaran cariñosamente en un parque público a plena luz del día.

— ¿Celos? Lo siento, Rigel. Rem aquí es toda mía.

— ¡Cállate!

Subaru avivó las llamas, provocando un grito enojado de Rigel, pero no jugó al hijo sobresaltado por mucho tiempo. Inmediatamente respiró hondo y habló—: Mantén la calma, mantén la calma. No dejes que papá te arroje de un lado a otro. Calma, estoy tranquilo… OK, ya me he calmado. Entonces, ¿de qué estaban hablando tú y mamá?

— De dónde viene tu nombre. Ahora que lo pienso un poco, creo que Vega fue mi primera opción para tu nombre.

— ¡Eso suena fuerte! ¿Por qué no lo elegiste?

— No, cuando pensé en la historia de fondo original, me pareció un nombre bastante difícil. No me veo criando a un hijo que solo puede reencontrarse con su amada una vez al año. Los amantes son importantes… especialmente mi mujer, la más linda de todas.

— Sí, soy Rem de Subaru.

— ¡¿Dejarían de usar temas sobre mí para actuar así de melosos?!




El dulce intercambio matrimonial de sus padres llevó a Rigel a dar pisotones al suelo mientras él se desahogaba.

Los otros niños que jugaban a los Congelados notaron las travesuras de Rigel.

— ¡Ah, Rigel se movió! ¡No puedes romper las reglas de los Congelados!

— ¡Geh!

Los niños que habían abandonado a Rigel hasta ese momento arrojaron acusaciones de ruptura de reglas sobre él. Cuando Rigel se congeló, con la garganta apretada, Subaru le dio unas palmaditas en el hombro.

— El que rompa la prohibición del juego debe ser castigado. Debes enfrentarte al infierno de que te hagan cosquillas los demonios hasta que no puedas ni reír ni llorar. Sé fuerte.

— No inventes reglas a medida que avanzas con una mirada seria en tu… ¡Oigan, qué creen ustedes que están…! ¡Esperen un segundo! ¡No hagan caso a lo que dice! ¡Wa, uwaaa…!




Rigel se escapó desesperadamente cuando los diversos niños lo presionaron. Sin embargo, se lo llevaron. Procedieron a presionar a Rigel contra el suelo mientras varios juegos de dedos se le acercaban…

— Adiós, hijo mío. Papá y mamá tienen algo muy importante que discutir, así que no te atrevas a volver hasta la noche. Además, el uso de tu cuerno está prohibido. Y asegúrate de no rasgarte la ropa.




— ¡U-ustedes! ¡Padres sin corazón, recordaré esto…!

Los dedos presionaron a Rigel desde todas las direcciones, jugando con él como quisieron; su risa resonó en el parque público como un grito de auxilio. Las risas de su hermano mayor hicieron que Spica dijera—: Kya-kya —riendo con obvio deleite.




Subaru sintió buenas perspectivas del futuro. Probablemente el crecimiento de Spica solidificaría aún más el lugar de Rigel en la familia Natsuki.

Después de haber molestado solo un poco a su querido hijo para mostrarle su amor ilimitado, Subaru se adelantó, guiando a Rem de la mano.

Y así se dirigió hacia su propia casa, el lugar donde vivía con su preciosa familia en tranquilidad y felicidad.

— Subaru.

— ¿Mm?

Cuando de repente sintió que le tiraban del brazo, Subaru se detuvo y miró hacia atrás.

En ese instante, una poderosa ráfaga de viento sopló entre Subaru y Rem. Inconscientemente cerró los ojos, abriéndolos lentamente nuevamente cuando el viento cedió.




El largo cabello azul de Rem ondeaba en el viento, brillando como si hiciera que la luz del sol se derritiera.

Rem había dejado crecer su cabello. El actual Subaru de alguna manera entendió que esto se debía a su rivalidad con alguien. Y también comprendió que cuando pensaba en una mujer con el pelo largo la primera imagen que le venía a la mente era la que tenía ante sus ojos: la de la chica más preciada para él en todo el mundo.

El cabello largo fluía silenciosamente mientras Rem sonreía a Subaru, abrazando a su amada hija en sus brazos.

Para Subaru, esa sonrisa amorosa era la cosa más encantadora de todas. — En este momento, soy… la mujer más feliz de este mundo.

Re Zero Kara Hajimeru Isekai Volumen 9 Capítulo 6.1 Parte 3 Novela Ligera

3.8 4 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios