Re:Zero Kara Hajimeru Isekai Seikatsu

Volumen 9

Capítulo 2: Preparando el Escenario

Parte 3

 

 

Y habría sido una historia mucho más bonita si el asunto hubiera terminado allí, pero…

— ¿Me equivoco o no dijiste nada sobre la parte más importante?

— ¡A, aa–!

Subaru estaba intentando esconder su cara a medio llorar cuando la observación impacción de Ram lo sacó a la realidad. Reflejando en sus palabras, se dio cuenta que en verdad no había explicado nada de la parte más importante.

Estaba tan concentrado en las partes relacionadas con Emilia que había olvidado completamente acerca del plan de evacuar a los aldeanos.

— Hombre, lo estropeé…

— Justo cuando pensé que te habías vuelto algo útil. Parece que Barusu será Barusu.

Sintiendo la mirada de decepción de Ram, Subaru, incapaz de decir alguna excusa, inmediatamente se dio la vuelta para explicar las cosas a los aldeanos—. No se puede evitar —le dijo Ram, sacudiendo su cabeza mientras hablaba.

— Explicaré acerca de la evacuación y acompañamiento en tu lugar. Barusu, vuelve a tus esquemas poco claros.

— Uh, ¿está bien? Er, quiero decir, ¿estarás bien?

— Eres tú quien no está bien, Barusu. ¿Puedes cambiar de hablar a los humanos de la aldea acerca de asuntos prácticos en un segundo? Tu personalidad difícilmente lo permitiría.

— ¡Supongo que tienes razón! ¡Es vergonzoso, pero estoy contando contigo, Nee-sama!




— ¿…?

Ram estaba disfrutando de sus respetuosas palabras cuando ella volteó la cabeza con una mirada inquisitiva. Entonces se dirigió hacia los aldeanos. Esta era Ram, bendecida con mucha comprensión y perspicacia. Dejarle el resto de la explicación a ella sin duda resultaría bien.




Hecho esto, el siguiente problema era…

— … Subaru, me gustaría finalmente avanzar en el tema.

Julius dijo eso justo cuando Subaru estaba cambiando de mentalidad. Subaru asintió sus palabras con un movimiento de cabeza y regresó a las filas de la fuerza de expedición. Tenían que pasar a la siguiente fase de la operación.

A su regreso, Ferris le sonrió a Subaru y casualmente le envió un saludo.

— Subawu, lo hiciste genial con ese discurso ~. Incluso moviste el corazón de Ferri.

— ¡No lo desentierres! ¡Y no mientas! ¡Y realmente no desentierren eso! ¡Es vergonzoso!

— No hay nada de qué avergonzarse. Lo dijiste a tu manera, y por eso, moviste los corazones de los aldeanos a tal extre…

— ¡No lo desentierres! ¡Déjalo en el suelo! ¡Estamos hablando de la próxima operación!

Subaru gritó a Ferris, claramente lleno de malicia, y a Julius, claramente desprovisto de malicia, mientras arrastraba el tema hacia atrás.

Los eventos venideros continuarían tal como lo planearon a media marcha. Una vez que se hicieran cargo de convencer a los aldeanos, ellos se reunirían con el destacamento con los comerciantes que viajaban y evacuarían a los civiles. Durante ese tiempo, tenían que alimentar información falsa al Culto de la Bruja y…

— … Engañar a Lady Emilia con la lengua bífida, y moverla lejos, muy lejos con la gente del pueblo, meow.

— ¡Cuidado cómo lo dices! ¡Incluso si se ajusta al plan, suena muy mal de esa manera!

— Porque no puedo estar de acuerdo con eso, meow. ¿Por qué necesitas enviar a Lady Emilia lejos? Lady Emilia tiene una razón para luchar, y el poder para hacerlo… ¿Me equivoco?




De todo el plan, este era el único punto donde Ferris pensó que era adecuado discrepar. Subaru y Ferris no veían de la misma manera el lugar de Emilia en plan.

Cuando pensó de nuevo, Ferris fue quien llevó a Emilia a la batalla durante la pelea final en el pueblo. Ram parecía haber ayudado a convencerla, pero la evaluación de Ferris sobre el poder de Emilia podría haber resultado correcta.

Al menos, en cuanto a que Emilia tiene el poder de luchar incluso contra Petelgeuse…

— … Aun así, no quiero dejar que Emilia luche contra el Culto de la Bruja.

— Haah, estamos hablando más allá el uno del otro…

Viendo a Ferris bajar sus hombros con un aire exasperado hizo que Subaru se sintiera mal, pero no retiró su vista. Era lo único en lo que no se movería. El egoísmo de Subaru, o más bien, la premonición profundamente arraigada en su pecho, lo hizo querer que Emilia se mantuviera alejada del Culto de la Bruja, por medidas extremas si era necesario.

La premonición probablemente se fundó en la expresión del lado de la cara de Emilia cuando había derrotado a Petelgeuse al final de la última vuelta. La muerte del loco la había hecho llorar por razones que ni ella entendía.

— Ferris. El señor Subaru tiene sus propios sentimientos al respecto. El señor Subaru tiene sus deseos en lo que respecta a Lady Emilia, tal como usted tiene sus expectativas para Lady Crusch.




— Viejo Wil…

— No hay duda en que prefieres algunos resultados sobre otros. Seguramente puedes entender sus sinceros sentimientos.

Fue Wilhelm quien intervino, habiéndose mantenido en silencio durante la disputa hasta ese momento. Las palabras del viejo espadachín apretaron las mejillas de Ferris; inconscientemente tocando la daga en su cadera.

— Al igual que adoras a Lady Crusch, el señor Subaru desea el bienestar de Lady Emilia. Un niño está preocupado por el bienestar de la chica que ama. Es sólo la naturaleza.

— Habiendo dicho eso sin rodeos me hace sentir un poco sonrojado y patético, pero…

Subaru se rascó la mejilla, dando la bienvenida al apoyo de Wilhelm con una mirada patética. Ferris tenía una expresión de mala cara, pero no ofreció más refutación. Los caballeros a su alrededor también le dieron a Subaru una mirada cálida.

— ¡De todas formas! ¡Haremos esto tal como lo planeamos! Configuraremos el escenario para que Emilia escuche la razón. Ferris, Wilhelm, ¡cuento con ustedes para un respaldo realmente persuasivo!

— ¡Entendido!

— ¡Seguro~!

Cuando los dos reconocieron su papel como persuasores, Subaru cortó la conversación en ese momento. Si Ram lograba convencer a los aldeanos, los problemas restantes eran relativamente pocos. Subaru se dio la vuelta y habló.

— Ok, Julius. Sobre ese favor que pregunté antes. Como es…

— ¿… Te refieres a mí? He estado escuchando todo el tiempo…

Todos quedaron sin aliento cuando la voz de un tercero intervino en esa conversación, al final del intercambio. Subaru, el único que se dio cuenta de la identidad del hablante, naturalmente levantó la vista. Y entonces…

— Hey, mucho tiempo sin verte, Puck. ¿Cómo has estado?

Sonrió hacia Puck, el pequeño gato moviendo la cola mientras flotaba en el cielo.

La presencia del Gran Espíritu sorprendió a la fuerza de expedición, poniéndola extremadamente nerviosa. Puck, observando sus reacciones, aceptó el saludo de Subaru con una caricia a sus propios bigotes mientras hablaba.

— Mm, estoy de muy buen humor. Ahora mismo, puedo deshacerme fácilmente de un insecto revoloteando sobre mi amada hija.

— Esta es una pregunta incómoda, pero este insecto del cual te refieres…

— ¿Realmente necesitas preguntar?

Los ojos de Puck permanecieron redondos mientras un aura abrumadora y espantosa salía de su cuerpo entero.

El sentimiento de peligro hizo que la tensión no solo atravesara a Subaru, sino a la fuerza de expedición completa también. Los caballeros, sensitivos a la hostilidad, inmediatamente pusieron sus manos en las empuñaduras de sus espadas, una reacción entendible.

Aunque estaba bañado en miradas cautelosas, la aterradora aura de Puck no disminuyó mientras continuaba—: Subaru, tengo unas cuantas cosas que decirte. ¿Sabes cuáles son?

— … Rompí mi promesa con Emilia. Encima de eso, volví en contra de sus órdenes. Esos son mis pecados, y no haré ninguna excusa por ellos.

— …

La respuesta de Subaru hizo que las mejillas de Puck se sacudieran. Esas eran las respuestas de Subaru a las preguntas que Puck había hecho, porque ya había experimentado ese cuestionario cuando provocó la ira de Puck.

En ese momento, Subaru había sido incapaz de decir algo al enojado Puck. Él había herido a Emilia a través de sus propias acciones egoístas, y como resultado la había dejado morir; él no podía decir ni una sola palabra. Es por eso que…

— Por supuesto que estás molesto conmigo por todo eso. Si no estarás tranquilo hasta que me castigues, estoy preparado para aceptar y enfrentar cualquier castigo que tengas que darme… pero ahora no es el momento.

Él había roto su promesa, pisoteado sus ruegos, y Subaru había aumentado esos pecados al volver. Pero, él absolutamente no permitiría el último y peor de ellos, dejarla morir, sucediera.

— El peligro está a los talones de Emilia. Quiero hacer algo al respecto. Quiero tomar su destino de enfrentarse a cosas terribles, dejarlo en pedazos, y explotarlo. Por favor, trabaja conmigo para que pueda hacer eso.

— … Suenas muy… lleno de ti mismo.

— Sí, soy un hombre que está lleno de sí mismo. ¿No lo sabías?

Cuando Puck habló en voz baja, Subaru cerró un ojo y dijo eso. Escuchando eso, Puck cruzó sus cortos brazos. Luego el pequeño gato hizo un pequeño gruñido y habló.

— De alguna manera… has cambiado, Subaru, pero al mismo tiempo, no lo has hecho.

— Eso es porque la naturaleza humana no es algo fácil de cambiar.

— Supongo que no. Dejando los métodos de lado, parece ser que aún atesoras a Emilia en tus pensamientos.

Un momento después que dijera esas palabras, la feroz presión que había dominado el área completa hasta ese punto disminuyó.

Liberado del sentimiento de amenaza, el cual le hacía sentir como si su cuerpo completo estuviera siendo congelado, Subaru suspiró largamente. Lo mismo fue para la fuerza de expedición, Julius y Wilhelm incluidos. En particular, Ferris exageradamente palmeó su propio pecho.

— ¿E-estamos bien ahora? ¿Nadie nos matará de la nada, meow?

— Relájate. Somos hermanos en orejas de gato, ¿no? ¿Acaso me veo como un espíritu malvado y aterrador para ti?

Puck respondió alegremente a las tristes palabras de Ferris, hinchando sus mejillas vistosamente. Su comportamiento hasta el momento había parecido una mala broma, pero de alguna u otra manera, la ira del espíritu parecía haber sido calmada.

— Bueno, no estaba tan enojado en primer lugar. He estado escuchando a escondidas a los aldeanos por un tiempo, sabes.

— ¡¿Así que ahí habías estado?! ¡¿Entonces sabías lo que estaba intentando desde el inicio?!

— Mm, fue una buena historia… suficiente para casi suavizarme antes de que me diera cuenta.

— ¡No voltees las cosas! ¡Habla seriamente, ¿quieres?! ¡Toda esta discusión es por el bien de Emilia!

Subaru estaba feliz que estuvieran bromeando como siempre, pero, por otro lado, estaba ansioso por pasar por alto cuanto se había metido debajo de su piel. Después de eso, miró sobre su hombro, haciendo una mueca hacia Julius.

— Y debiste haber mencionado que lograste llamar a Puck. Estaba temblando en mis botas.

— No te sorprendí intencionalmente. Sabía que el Gran Espíritu estaba presente desde que mis amigos regresaron… Estoy aliviado que la conversación terminara pacíficamente.

— Bueno… me siento de la misma manera…

Compartiendo el alivio de Julius, Subaru desplomó sus hombros en exasperación.

Llamar a Puck a la villa era una de las tareas que Subaru le había pedido a Julius, que enviara sus quasi-espíritus a la mansión y trajera a Puck sin que Emilia lo supiera.

Esto era para ganar su cooperación en la artimaña necesaria para que Emilia evacuara.

— Si Ram, los aldeanos, y Puck están todos en la misma página…

— Lia no será capaz de negarse, ¿huh? Realmente debo decir, te has preparado escrupulosamente.

Puck hizo una sonrisa tensa ante la atención al detalle de Subaru. Pero Subaru sacudió su cabeza hacia el pequeño gato.

— Nos enfrentamos al Culto de la Bruja. Nada es demasiado en lo que respecta a esos tipos.

— El Culto de la Bruja…

El término hizo que los ojos de Puck se hicieran algo distantes. Era la reacción de alguien que se había encontrado con ellos en algún lugar antes. De hecho, en previas vueltas, Puck había realmente odiado al Culto de la Bruja. Subaru pensó que la correlación iba más allá de ellos causando daño a Emilia, pero…

— … Así que quieres engañar a Emilia para que vaya contigo, pero ¿cómo exactamente harás esto?

— ¡Hey, cuidado como lo dices! ¡Que incluso tú lo digas de esa manera pueda hacer que alguien se le vayan las ganas!

Sin embargo, antes que Subaru pudiera investigar acerca de esa conexión, Puck, de vuelta a su yo normal, cambió el tema.

Puck estaba en lo correcto al querer los detalles del plan. Empujar sus dudas por el camino y priorizar el plan de evacuación para Emilia y los otros era la decisión correcta.

— Conoces el plan de todo lo que escuchaste a escondidas, ¿no? Después de eso… mi arma secreta entra al juego.

— ¿Arma secreta?

Puck ladeó su cabeza ante el grandioso lenguaje. Mientras tanto, Subaru reveló su carta de triunfo: una túnica blanca metida dentro de su mochila. Subaru inmediatamente se puso la túnica encima; él no era mucho más grande que su propietario, así que no tuvo problemas al usarlo.

— ¡Además, ese ligero olor a perfume dulce es una gran motivación para mí…!

— Realmente no llamaría a eso un arma secreta, pero parece ser una túnica con un encantamiento extraño.

— Ciertamente, una túnica no es suficiente para que yo cure los problemas de confianza de Emilia…

El verdadero propietario de la túnica blanca era, de hecho, Emilia. De paso, Subaru había dicho “de Emilia” porque Emilia era un ácido quemando sus pensamientos. Él sería capaz de hablar con Emilia, tocarla, e incluso saborear su dulce aroma. Su confianza y estabilidad emocional estaban ambas temblorosas.

De cualquier manera, la parte de “de Emilia” era una broma, pero el poder de la túnica no era motivo de risa.

— Los puntos convenientes de esta túnica son hechos a mano por el mismo Roswaal, y aparentemente tienen un encantamiento de bloqueo de identificación incrustado en él. Para empezar, es propiedad personal de Emilia… pero no es como si lo hubiera robado, ¿de acuerdo?

Él recordó mientras los detalles del abominable momento cuando obtuvo el objeto entraron rápidamente. Era la túnica que Emilia le había arrojado cuando discutía con él durante su ruptura en el palacio real.

En el tiempo transcurrido desde entonces, Subaru siempre había guardado la túnica en su mochila, sin dejarla nunca fuera de su agarre. Ahora sirvió un papel crucial.

— Cualquiera que sea su origen, ¿qué plane…? Ahh, entonces ese es tu plan.

— Ahora no tengo que explicarlo, pero esa cara tuya todavía me molesta.

— La naturaleza de uno es algo problemático. En mi opinión, tu naturaleza también es bastante compleja.

Las palabras hicieron que Subaru sintiera que Julius estaba viendo a través de él, lo que le hizo demostrar su consternación con un resoplido exagerado. Después de eso, Subaru desvió su mirada hacia Puck.

— Entonces ahí lo tienes. Vamos a poner una obra de teatro para Emilia. Tú también estarás actuando, y cuento contigo para que me ayudes a explicar todo esto después de que resolvamos todo.

— Actuaré debidamente, pero haz las paces con ella. Eso, Subaru, depende de ti.

— Gnnn…

Subaru gimió de frustración al ser rechazado hasta el amargo final. No podía esperar ninguna cooperación de Puck para compensar a Emilia. Era algo que tendría que lograr por su propio poder.




Eso significaba que Puck cooperaría con todo lo demás. Es decir…

— Así que Puck, dicho esto, tengo un favor que pedirte.

— Mm, ¿qué es?

— ¿No es obvio? Convencer a la ermitaña de la mansión.

Subaru le guiñó a Puck mientras decía las palabras, abordando el problema que quedaba.

0 0 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios