Re:Zero Kara Hajimeru Isekai Seikatsu

Volumen 9

Capítulo 2: Preparando el Escenario

Parte 1

 

 

Volviendo al momento cuando la fuerza de expedición continuaba su conferencia móvil gracias al uso de Nekt…

— Finalmente sabemos que hay un espía entre nosotros. Si podemos hacer buen uso de él dándole información falsa, podemos darle tiempo a Emilia y a los otros para huir a un lugar seguro. ¿No lo crees?




— …

Subaru habló así mientras divulgaba una serie de información mientras estaban de camino al territorio Mathers.

Durante el tiempo en que los pensamientos de la fuerza de expedición eran compartidos a través de magia, esta opinión envió argumentos vigorosos volando de un lado a otro. Mientras asentía a sus varios pensamientos, Subaru levantó una mano y habló.

— Hey, escuchen. Justo como hablamos, acabar con los dedos no es negociable para patear el trasero del Arzobispo de los Siete Pecados Capitales. Dicho eso, incluso acabar con esos dedos es más fácil decirlo que hacerlo. Tenemos que ser inteligentes acerca de esto.

— Supuestamente, ¿hacer uso de tu condición física nos permitirá atraer y pelear contra los dedos uno por uno?




— Puedo asegurarlo. Pero, de cualquier forma, el hecho de que ellos tengan un espía significa que cualquier cosa que hagamos será pasada al enemigo. Incluso si acabamos con el espía primero, ellos sabrán que algo está pasando cuando no pueda contestar la llamada, así que es lo mismo. Así que estaba pensando en voltear esto en ellos y dispersar información para que le envíe información falsa.

Mientras respondía a Julius, Subaru recordó la vista del pueblo siendo atacado al final de su última vuelta. En ese momento, hasta el último enemigo había lanzado un ataque combinado en el pueblo desde el bosque. Dado el número de atacantes, estaba en lo correcto al pensar así, y también en que Petelgeuse había poseído el dedo escondido entre los comerciantes ambulantes.

En otras palabras, el comerciante ambulante llamado Kety, el Cultista de la Bruja mezclado entre ellos.

De una manera u otra, él estaba en contacto con los dedos. Probablemente, a diferencia de otros Cultistas de la Bruja que acompañan a Petelgeuse, a él se le había asignado el deber de reunir información acerca del área circundante.

— Por eso es que debemos devolverles esto. Si engañamos al espía, engañamos a todo el Culto de la Bruja.

— ¿Así que es por eso que deseabas enviar a Rajan y su grupo hacia los comerciantes y decirles que el recojo sería atrasado?




La declaración indirecta de Subaru pareció aclarar las dudas de Ricardo, haciendo que aceptara.

Al igual que la última vez, un pequeño grupo de los Colmillos de Hierro sería enviado a encontrarse con los comerciantes ambulantes cooperando con la evacuación. Pero esta vez, aquellos pocos seleccionados entregarían un mensaje acerca del momento de encuentro con la artimaña de Subaru. Antes que el espía del Culto de la Bruja pudiera reunirse con la fuerza de expedición, ellos eliminarían de antemano la montaña de inquietudes con las que quería tratar, convirtiéndolo en una carrera contra el tiempo.




Por cierto, Subaru había recomendado al hombre zorro y a su equipo, víctimas en la última vuelta, con la esperanza de mantenerlos lejos de la pelea.

— Así que esto es menos una propuesta y más una actualización después del hecho. Tienes una personalidad traviesa, Subawu.




 Es como si estuviéramos hablando de la señorita… No hay muerte pacífica por ese camino, ¿sabes?

— Dejando a Ferris de lado, ¿qué pasa con la evaluación de Ricardo de su empleadora…?

Ricardo era el que estaba trabajando para ella, pero su evaluación de Anastasia era dura. El bullicioso pensamiento de risa que siguió justo después hizo que Subaru asumiera que era una simple broma alegre.

De todos modos, la operación para confundir al espía ya estaba en camino. Y, aceptando eso…

 Entonces nuestro plan de contraespionaje está decidido. Por cierto, ¿cuál es la fuente de esta información…?

— ¿Qué pasa si digo… mi nariz por el Culto de la Bruja?

— … Ese es un fundamento delgado, pero tomaré eso como que tienes uno. Esa es mi respuesta.

Julius respondió a la vaga explicación habitual de Subaru con su propio pensamiento interno difícil de descifrar. Los pensamientos que pasó por Nekt eran opacos en comparación con los de los demás, tal vez porque era su propia magia.

Pero no había lugar para dudar de la verdad de su voluntad de cooperar. Así lo haría por el momento.

 Eso está bien, ¿pero que hay sobre el problema de la carta? Dejarla sólo en blanco dificulta las cosas.

 Ehh, ¿por qué? Si está completamente en blanco puedes escribir lo que quieras en ella. Parece conveniente… ¡Ouchie!

 Onee-chan, por favor quédate callada.

Los hermanos gato fueron los siguientes en meterse en la conversación telepática. En realidad, detrás del intercambio telepático, un torrente de pensamientos alegres fluyó de Mimi, pero todos lo estaban tomando con calma.

Por su parte, TB estaba prestando mucha atención a la operación. Subaru levantó la barbilla durante el intercambio de los hermanos gatito, pensando en cómo lidiar con la carta en blanco.

Después de todo, gracias a ese problema, Ram había lanzado un ataque sorpresa a la fuerza de expedición, lo que les costó un tiempo precioso. La operación fue en parte una carrera contra el tiempo, por lo que una pérdida como esa debía evitarse a toda costa.

 ¿Qué debemos hacer entonces?

TB envió un pensamiento ceniciento y nervioso, queriendo escuchar un plan para lidiar con eso. Otros a su lado también volvieron sus mentes hacia Subaru, esperando su respuesta.




En el centro de esa atención, Subaru cruzó los brazos y les dijo cómo manejarían la carta en blanco.

Y ese método era…

Parte 2

Temprano en la mañana, justo cuando el mundo comenzaba a despertarse, Ram levantó la cabeza, sintiendo una presencia indescifrable.

Ella estaba a mitad del camino que cortaba campos abiertos que se extendían desde la mansión hasta la Villa Earlham. Como Emilia había enfrentado una mala experiencia con los aldeanos, Ram la había dejado en la mansión en su camino para convencer y persuadir a los aldeanos para que evacuaran.

— …

Hubo un leve susurro en el bosque. Ram frunció sus cejas bien formadas mientras se hundía en sus pensamientos por un solo momento.

Ram era un demonio que había perdido su cuerno. Por naturaleza, los demonios eran extremadamente sensibles a los cambios en el bosque y las montañas. Un sexto sentido que difería de los otros cinco le informó de un cambio en el viento que soplaba en dirección a la carretera.

Su pequeña nariz resopló. Ram, confirmando que no había indicios de peligro en las inmediaciones, se arrodilló y se concentró en su frente. Ella estaba activando su habilidad sobrenatural de Clarividencia.

La clarividencia era un arte secreto transmitido entre los demonios que les permitía sincronizarse con la visión de los demás, robando su visión y viendo a través de sus ojos.

Pocos demonios habían dominado el arte para empezar; actualmente Ram era probablemente la única. Mientras estaba activado, la consciencia de su propio entorno disminuyó considerablemente, lo que limitó los lugares donde podía usarlo, pero era la joya de la corona de las habilidades de reconocimiento.

El maestro a quien Ram había prometido lealtad tenía muchos enemigos. Por esa razón, también, la habilidad sobrenatural fue muy útil.

— …

Se desconectó de esos sentimientos profundos, concentró el efecto de su habilidad sobrenatural y entró en la visión de los demás.

Incluso donde no había personas a las que afectar, eso no era un obstáculo siempre que hubiera criaturas vivientes con sentido de la vista. Sin embargo, las criaturas con longitudes de onda compatibles eran limitadas, y en los últimos días, no había podido captar nada dentro del bosque donde más importaba.

Sin embargo, ese no fue el caso esta vez. Ella detectó múltiples longitudes de onda compatibles desde la dirección de la carretera que conectaba con el pueblo. Entró en uno de ellos, viendo a través de sus ojos.

— …

La criatura del cual tomó prestada su vista era un humanoide montando una bestia gigante de guerra, un gran perro conocido como liger. El jinete era pequeño en estatura, lentamente inspeccionando el área con una energía feroz. No estaba en guardia, pero tampoco estaba relajado.

Era el poder de ver a través de los ojos de otros. Naturalmente, su movimiento en contraste con la voluntad de Ram le causó mareos por el movimiento. Ram inmediatamente cambió a un par de ojos diferentes de la siguiente visión compatible, determinando la situación nuevamente.

Afortunadamente, este par de ojos miraba cortésmente la carretera que tenía por delante. La altura de su mirada era igual al anterior par de ojos, y él también estaba montando un perro gigante. Ella apenas podía diferenciarlos.

— … Qué números.

Sin embargo, la duda se evaporó cuando una gran multitud entró en su campo de visión prestado.

Ellos eran un grupo de cuarenta o cincuenta personas, cada una de ellas armada. Ellos galopaban por la carretera, a decenas de minutos lejos del pueblo. Y ella reconoció el blasón del león rampante en la armadura de varios hombres armados. Este era el blasón de la Casa de Karsten, prueba de que ellos eran de la misma facción que había declarado la guerra a través de una carta en blanco la noche anterior.

En otras palabras, era una acción ofensiva de un rival en la selección real.

— ¡Aprovechando la ausencia del Maestro Roswaal para hacer su movimiento…!

Ram entendió que era una situación de emergencia, circunstancias urgentes que requerían una decisión inmediata. Si su objetivo era infligir daño a la facción de Emilia, ellos seguramente ocuparían la Villa Earlham.

Ella tenía que atacar antes que eso pasara, usando todos los métodos disponibles para ella…

Y justo cuando Ram apretó sus dientes, preparada para cortar la conexión clarividente y correr a la villa…

— … ¿Huh?

Ella dejó salir una voz estupefacta.

Sus pies, listos para empezar a correr, se detuvieron, y la cara de Ram hizo una mueca ante la vista que ella contemplaba a través de su Clarividencia.

Era doloroso comprender lo que estaba viendo.

— ¿… Barusu?

Un joven de pelo negro montaba un dragón terrestre en la punta delantera de la formación, cargando con un cartel que ponía en cada dirección, como para asegurar que pudiera ser visto desde adelante, atrás, izquierda y derecha.

Sobre ese cartel estaba escrito en letras grandes:

LA CARTA ESTA MAL. LO SIENTO.

***




 

 

 

Cargando en esas palabras como si fuera una bandera blanca, Subaru y el resto de la fuerza de expedición llegaron a la Villa Earlham sin ningún problema. Sin embargo, cuando Ram apareció para recibirlos, ella tenía una cara amarga en su cara, y Subaru se encogió embarazosamente mientras se ponía delante de ella. ¡Hah! Ram instantáneamente resopló mientras hablaba.

— Primero mandas una carta en blanco, ¿y ahora apareces en la cabeza de un grupo armado? No pareces comprender exactamente de quien es este territorio.

— Pero no lanzaste un ataque preventivo… Eso significa que hay espacio para hablar de esto, ¿verdad?

— Ese cartel era un mensaje para mí, obviamente. Soy la única que entendería tal cosa.

Ram suspiró en exasperación visible mientras ponía sus ojos en la placa de madera que Subaru cargaba a su lado. Una disculpa escrita en grandes letras estaba escrita en el cartel con pintura blanca. Este era el plan maestro que Subaru había desarrollado a media marcha para contrarrestar la carta en blanco de buena voluntad, o, mejor dicho, él había respondido con la dura verdad.

— Te debería castigar. Las letras eran tan pobres que casi fui incapaz de leerlas.

— ¡Hey, tú me enseñaste esas letras! ¡¿No estás acostumbrada a verlas hasta ahora?!

— Desafortunadamente, las olvidé tan rápido como un ingrato olvida la generosidad que se le ha dado.

— ¡Unnghhhhh…!

La declaración característicamente dura de Ram dejó a Subaru tartamudeando, incapaz de responder. Al ver su reacción, ella cruzó los brazos y continuó su conferencia.

— ¿Entonces? Según lo que he escuchado, Barusu, agriaste el humor de Lady Emilia a lo grande y ella te abandonó en la capital real… ¿Cómo te atreves a volver a mostrar tu cara?

— ¡¿Realmente no tienes piedad, verdad?! No voy a discutir con todos y cada uno de los puntos, pero aquí estoy, ¡atreviéndome a volver y mostrar mi cara! ¡No es que haya vuelto con las manos vacías!

Con una mano, indicó a la fuerza de expedición alineada detrás de él para exhibir sus hazañas de la capital real.

La declaración de Subaru causó que Ram entrecerrara los ojos. Mientras procedía a examinar la fuerza expedicionaria, dijo.

— Está bien presumir, pero como tu objetivo no está claro, los humanos en el pueblo están en guardia. Yo también estoy preocupada de que algo pase… Mi delicado corazón de ave cantora está a punto de explotar.

— ¿Quieres decir que tu corazón tiene alas saliendo de él? ¿Eso no lo hace un corazón fuerte?

— Si haces demasiadas bromas, cortaré esa nariz de tu cara.

— Hombre, han sido unos días y esta reunión se siente fuera de lo normal… ¡Espera, ¿mi nariz?!

La declaración salvaje hizo que Subaru cubriera su cara y diera un paso atrás mientras cambiaba su mirada de Ram hacia el pueblo detrás de ella.

Por supuesto, el alboroto fue tal que los aldeanos notaron la fuerza de expedición de inmediato, por lo que volvieron los ojos preocupados hacia los caballeros alineados en la plaza del pueblo. Sin embargo…

— Oye, a la cabeza de ellos, ese es el Maestro Subaru, ¿no?

— Realmente lo es. Ese es el Maestro Subaru hablando con la señorita Ram. ¿Ha vuelto?

— ¡Ahh, es Subaru! ¡Él está de vuelta!

La cautela de los aldeanos cedió un poco cuando se dieron cuenta de que Subaru estaba actuando como el representante del grupo. Gracias a eso, a sus ojos, el grupo pasó de “nunca antes visto” a “bajo el mando de alguien que conocemos”.

— Y ahora tenemos que actualizar eso a “refuerzos confiables traídos por alguien que conocemos”.

— Eso no es simple. En primer lugar, yo todavía no he aceptado todo esto. No puedo creer fácilmente que una carta con un sello de cera haya sido simplemente un error.

— Eso es parte de la trampa del enemigo… Te diste cuenta de los idiotas que se esconden en el bosque, ¿verdad?

— …

Subaru bajó la voz a un susurro. Ram guardó silencio con una mirada sobria en su rostro.

Estaba claro como el día que ambos, el Culto de la Bruja acechando en el bosque y el incidente de la carta en blanco, habían puesto a Ram en guardia la última vez. Subaru abordó las preocupaciones de Ram mientras movía la conversación hacia adelante.

— ¡Ferris, Wilhelm, por aquí! Ram, conoces a ellos dos también, ¿verdad?

Obedeciendo el llamado de Subaru, el par vino a su lado—. Sí —dijo Ram, observando a Ferris y a Wilhelm mientras están parados uno al lado del otro; su expresión desapareció mientras enderezaba su espalda.

El par de la facción de Crusch reconoció la postura de Ram ofreciéndole su respeto.

— Me llamo Wilhelm Trias. He venido como representante de Lady Crusch.

— Soy Ferris, el caballero personal de Lady Crusch. El viejo Wil es el capitán del grupo que está detrás nuestro, así que eso hace a Ferri la brillante flor, meow.

El austero Wilhelm y el impertinente-hasta-el-final Ferris fueron un brillante ejemplo de polos opuestos. Ram respondió a ambos extremos agarrando cortésmente el borde de su falda y haciendo una reverencia formal.

— Acepto amablemente sus saludos corteses. Me llamo Ram. Trabajo aquí, en la mansión del Marqués Roswaal L. Mathers, como la sirviente mayor.

La descarada actitud de Ram al nombrarse sirvienta mayor hizo que Subaru hiciera una mueca, pero él contuvo la lengua. Ram estaba indiscutiblemente a cargo de la mansión mientras Rem estaba ausente. Personalmente, él hubiera preferido que ella se llamara sirvienta mayor temporal, o si no sirvienta mayor por un día, entonces al menos sirvienta mayor durante la última semana, pero oh bueno.

— De cualquier manera, estos dos y las personas detrás de nosotros son prueba de que Crusch está cooperando con nosotros. Esto es lo que Roswaal también quiere. Sin quejas, ¿verdad?

— Si el Maestro Roswaal así lo desea, Ram obedecerá. Parece ser que cumplió su deseo al dejarte detrás en la capital. Aunque creo que debería cortarte la cabeza por la carta en blanco, Barusu.

— Hey, ¿podrías parar con las imágenes violentas? ¿Por qué tienes un proceso de pensamiento tan brutal?

Sintió como si estuviera de vuelta a los tiempos medievales, pero Ram tranquilamente ignoró sus quejas. En cambio, se volteó hacia los representantes de los refuerzos.

— Así que han estado viajando con mi sirviente aprendiz… Mis condolencias.

— Aunque es propenso a acciones exorbitantes y a demostrar demasiado sus emociones, el Señor Subaru es una persona muy prometedora. Incluso a mi edad, me ha ayudado varias veces.

— Ferri no irá tan lejos como el Viejo Wil, pero… bueno, sólo tomaré las palabras de Ram como fueron ofrecidas. Digamos, mmm, creo que es algo apresurado, meow.

Las evaluaciones de Wilhelm y Ferris hicieron que Ram suspirara con una mirada aún más a regañadientes en su cara.




Aunque el tema era bastante incómodo, Subaru se rascó la mejilla y pasó por alto cómo se sentía realmente. Inmediatamente después, juntó las manos y comenzó de nuevo, explicando la situación a Ram en detalle.

— De todos modos, deja el aplastar a los enemigos en el bosque a la fuerza de expedición. Quiero que cooperes con eso y algo en una dirección diferente. ¿Estás dispuesta?

— Eso depende de los detalles. No deseo hacer una promesa precipitada sólo para que los colmillos sucios y venenosos de Barusu se hundan en mí.

— ¡Oye, las miradas que te doy no son tan sucias, ¿sabes?!

— Eso es un chico para ti, no decir que fueron cero…

Frente a la lengua venenosa de Ram, las bromas casuales de Ferris, y los ojos severos que se movieron en su dirección, Subaru se aclaró la garganta. A partir de ahí, habiéndolos hecho esperar el tiempo suficiente, aclaró las circunstancias requeridas, tanto delante como detrás de la cortina, para hacer realidad su plan.

— Quiero que me ayudes a escoger a dónde evacuar a las personas del pueblo y guiarlas ahí. Quiero asegurarme de no involucrar a los aldeanos mientras peleamos contra los enemigos en el bosque.

— Entiendo lo que quieres decir. Sin embargo, no tenemos forma de escapar.

— He preparado unas piernas para que se los lleven. Dentro de poco, comerciantes ambulantes con carruajes dragón se reunirán aquí, poco a poco, de cada dirección. Haremos que los aldeanos suban a bordo y los sacaremos.

— ¿Reunidos de todas direcciones…? ¿Cómo?

— … Dinero. Tendremos que cubrir los gastos, ¿okay?




El “seguro” de Subaru había costado una gran cantidad de dinero. El tesoro que lo pagaba era de Roswaal, y además de eso, era sin que él hubiera otorgado permiso. Ram suspiró profundamente cuando percibió eso de la forma de hablar de Subaru.

— … Entendido. Apoyaré tu esfuerzo. Es una emergencia, después de todo.

— ¡¿En serio?! ¡Es una enorme ayuda! En el peor de los casos, tendría que prometer que lo devolvería cuando lo hiciera en grande.

— Solo aquellos que estén en condiciones de llegar a la fama pueden prometer tal cosa. Sin embargo, el consentimiento de Ram no es para nada el fin del asunto.

Después de hacer una evaluación severa sobre sus perspectivas futuras, Ram cambió una mirada aún más severa sobre su hombro. Subaru no necesitaba seguir su mirada; él sabía exactamente lo que Ram estaba tratando de decirle.

0 0 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios