Re:Zero Kara Hajimeru Isekai Seikatsu

Volumen 9

Capítulo 1: El Evangelio Conocido Como Calidez

Parte 2

 

 

Después de declarar firmemente la investigación abominable, Julius cerró los ojos y continuó.

— El fenómeno en sí mismo es extremadamente simple. Todo lo que comprende el alma del lanzador del hechizo, sus recuerdos, experiencias y, muy probablemente, su carácter y destino elementales, se graban en el alma de otra persona.




— Es decir, que… es posible sobrescribir los recuerdos y la mente de otra persona, entonces.

Era como hacer un copia-y-pega con un archivo de computadora. Trataba la memoria humana como un archivo, sobrescribiéndola con el alma de archivo de otra persona, borrando lo viejo y salvando lo nuevo.

De esa manera, el alma desechada se perdería, y el alma sobrescrita permanecería.

— Pero no existe en la realidad. La magia se perdió, el ritual es teórico y la dificultad es de un nivel casi inaudito. Reproducir la hazaña requeriría un genio mágico y tenacidad más allá de la capacidad de los mortales. Simplemente no puedo creer que este Arzobispo de los Siete Pecados Capitales posea tal intelecto y habilidad.

— Hey, no creer que existe no es una razón real para rechazar la idea, especialmente porque estamos hablando del Culto de la Bruja.




— Subawu, te estás poniendo demasiado alterado. Julius también tiene cosas que decir.

El influyente Julius rechazó su hipótesis, lo que hizo que Subaru presionara al caballero hasta que Ferris lo reprendió por ello. Subaru procedió a poner una mirada de culpabilidad y dijo: “Continúa”, empujando a Julius a continuar.

— Lo siento. Es una mala costumbre mía tomarme mi tiempo para llegar a una conclusión. Incluso si dejamos de lado el hecho de que el ritual se ha perdido, hay una gran cantidad de obstáculos para la técnica que hemos estado discutiendo. Primero, las almas que el lanzador del hechizo puede afectar son bastante limitadas. La técnica no es del tipo que permite al lanzador transferir su alma a cualquier persona aleatoria que toque.

— Bueno, por supuesto que no, meow. Las memorias están algo fuera de mi campo, pero sobrescribir Puertas individuales no es algo fácil. ¿Está probablemente… limitado a relaciones de sangre, meow?

— Una limitación a relaciones de sangre sería extremadamente deseable. Como Ferris dijo, la transferencia de alma rebotaría en la Puerta si no es altamente similar. Además, incluso cuando un alma es puesta sobre otra, la influencia del alma original del cuerpo se mantendría. Habría una preocupación constante sobre el cuerpo siendo obligado por la mente.

— … Seguro suena como una magia con un montón de desventajas.

Escuchando las opiniones del par, Subaru podía entender por qué las objeciones eran varias.

Subaru no podía descartar de antemano la posibilidad que Petelgeuse era un usuario excepcional capaz de usar magia perdida, pero era casi imposible que su elección de cuerpos estuviera limitada a relaciones de sangre.

El hecho que había poseído a Subaru exitosamente dejaba de lado esa premisa completamente.

— Sin embargo, es demasiado temprano para descartar un método completamente diferente.

— ¡¿Podrías decidirte de una vez?!

— Estoy ofendido por tu reacción. Dije que conozco una magia similar como requisito previo para una discusión adicional. Además, incluso si no es la misma técnica exactamente, seguramente hay pistas importantes que debemos considerar.

— ¿… Tales cómo?

— Naturalmente, me refiero a la posibilidad de que las condiciones para la Posesión sean tan estrictas como las de la transferencia del alma.

La afirmación de Julius hizo que la cara de Subaru se arrugara, pero inmediatamente comprendió el punto. Si la transferencia del alma se limitaba invariablemente a parientes consanguíneos, entonces la Posesión podría tener restricciones similares.

— Podríamos deducir que la técnica está limitada a los compañeros Cultistas de la Bruja… y algunos selectos en eso.

— ¿Te refieres a esas personas dedo…?

— Es un título de mal gusto cuando se refiere a cuerpos de repuesto. Supongo que eso se adapta bien a un Arzobispo de los Siete Pecados Capitales.

Julius estuvo de acuerdo con la conclusión de Ferris, un hecho que hizo que Subaru mirara asombrado. En un tiempo tan increíblemente corto, los dos habían elaborado una teoría plausible sobre cómo operaba la Posesión. Incluso si el par era el cerebro de la operación, así como los más versados en magia de todos los miembros de la fuerza de expedición, los resultados estaban más allá de las expectativas de Subaru.

Y simultáneamente, se formó un plan para cazar verdaderamente al Arzobispo de los Siete Pecados Capitales de la Pereza. Es decir…

— Si le quitamos las vidas extra al arzobispo… en otras palabras, destruir todos sus dedos…

— … Perdería la oportunidad de poseer a cualquiera. Ahí es cuando el arzobispo enfrentará su fin.

La forma en que Julius terminó firmemente el pensamiento hizo que Subaru sintiera una profunda admiración y una sensación de derrota desde el fondo de su corazón. La difícil situación lo había hecho comenzar a perder toda esperanza, pero gracias a ellos, finalmente pudo ver la luz en la oscuridad. Después de todo, era una solución que no era contradictoria ni discutible.

— En conclusión, priorizaremos la eliminación de los dedos que acechan en el bosque, y luego resolveremos los problemas con Pereza.

La declaración de Julius puso fin a la reunión. Los rostros de los miembros de la fuerza de expedición sentados a su alrededor surgieron con determinación y resolución. Se podía encontrar una gran fuerza cuando la capacidad y la misión de una persona son la misma.




Cuando los miembros de la fuerza de expedición se levantaron, su moral era tan alta como cuando habían luchado con la Ballena Blanca.

— … Todos, hay una cosa más que tengo que contarles.

Fue entonces cuando Subaru habló, llamando la atención de los guerreros impetuosos que estaban listos para aventurarse.

Cuando esas miradas intensas se volvieron hacia él, Subaru soportó sus genuinos sentimientos de disculpa para discutir algo que estaba obligado a explicar.

Es decir…

— Lo siento, pero no son solo los dedos. Soy probablemente un objetivo para la habilidad de Posesión del arzobispo también. ¿Qué creen que podemos hacer acerca de eso?

— ¿Huh?

Había sido la causa directa de su Retorno por Muerte más reciente, y el obstáculo final que tenía que superar.




Una vez que compartió ese hecho lamentable, empezaron a idear una contramedida.

***

 

 

 

Al final, su hora de salida llegó antes que la “Conferencia de Contramedidas contra el Culto de la Bruja” llegara a una conclusión definitiva.

Subaru quería continuar elaborando un plan, pero si no lograban llegar al campo de batalla a tiempo, eso sería poner el carro delante del caballo, así que, para evitarlo, Subaru le sugirió a Julius.

— Hey, Julius. Con la magia de tus amiguitos espirituales, deberías poder unir las mentes de las personas dentro de su rango efectivo, ¿verdad? ¿No podemos usar eso para discutir esto en movimiento?

Subaru estaba basando esta consulta en su experiencia con Nekt, el hechizo para compartir la mente que había experimentado desde el último bucle, como si fuera su propia idea maravillosa. En ese momento, Julius había usado el hechizo para unir todas las mentes de la fuerza de expedición para lidiar rápidamente con el ataque sorpresa de Ram. También tenía que ser posible usar eso para realizar una reunión.

La propuesta de Subaru hizo que Julius mirara a Ferris con leve sorpresa—. No lo escuchó de Ferri, ¿okay? —dijo el caballero de orejas de gatito en respuesta a su mirada, agitando una mano mientras se dirigía hacia su dragón terrestre.

— ¿Qué quiso decir Ferris que no era de él?

— … No es nada. No pensé que supieras que era un usuario espiritual. Simplemente me preguntaba dónde podrías haber aprendido eso.

— Ah, cierto. Aquí es donde surgió la cosa del caballero espiritual…

Que Julius se hubiera identificado como un caballero espiritual fue información que Subaru escuchó cerca del final del último bucle. En el punto donde estaba actualmente, Subaru no debería haber reconocido a Julius como algo más que un caballero de primer nivel.

Pero era una rara oportunidad de tomar a Julius con la guardia baja. Subaru puso una cara engreída.

— Eres más famoso de lo que piensas. Bueno, el precio de la fama no tiene nada que ver conmigo dándome cuenta que pusiste silenciosamente uno de tus cuasi-espíritus en mí.

— ¿Así que estabas incluso consciente de eso?

Esta vez, una mirada de angustia inconcebible era evidente en la mirada de Julius. La reacción hizo que Subaru sonriera, pero justo después, volvió la cabeza a un lado.

Eso fue porque, por un instante, los ojos de Julius, que miraban a Subaru, parecían soportar una ola de profundo dolor.

— Ciertamente, como has señalado, te puse uno de mis amigos florales: Ia, ven.

Pero inmediatamente ocultó la ola de emoción detrás de su compostura habitual.

Llamado por la mano de Julius, una luz roja saltó del cabello de Subaru. Era más parpadeo que la llama, más calor que la luz, uno de los seis cuasi-espíritus que acompañaban a Julius.

— Este es Ia, un cuasi-espíritu de fuego. Le pedí que te siguiera y te cuidara.

— Está bien, pero cuéntame sobre cosas como esta. Me asustaría si ocurriera alguna emergencia y ella saltara de repente.

— No hay necesidad de preocuparse. Estos amigos son bastante capaces. Nunca llegaría a algo así.

— Gracias por compartir tu descarada historia de amor. Ahora, dejando eso de lado…

Cuando Subaru se quejó de haberle puesto un seguro sin permiso, Julius se disculpó un poco. Subaru lo tomó con calma hasta que se dio cuenta de que algo no encajaba.

Julius pegando a Ia sobre él coincidió con los eventos de la última vuelta. Su recuerdo del espíritu que lo salvó de la explosión del carruaje dragón aún estaba fresco. Pero además de eso, recordó algo extraño en lo que respectaba a Ia. Y cuando se dio cuenta que…

— Julius. ¿Bajo qué circunstancias Ia podría ser echada de mí en contra de su voluntad?

— … No estoy seguro de entender tu pregunta.

— Esto es importante. La respuesta tiene un impacto directo en el plan para acabar con el arzobispo.

Frente a la firme declaración de Subaru, Julius descartó su desconcierto momentáneo y respondió.

— Poner a Ia en ti significa, desde el punto de vista de un usuario espiritual, un pacto provisional. Romper forzosamente el pacto significaría que tú, el contratista provisional, la has rechazado, o quizás…

— ¿Quizás?

— Un pacto superior y formal destituyó el pacto provisional.

En ese instante, le dio la respuesta que Subaru verdaderamente quería escuchar.

Quizás Julius se dio cuenta mientras decía las palabras, porque sus ojos ámbar destellaron con un brillo de comprensión—. No puede ser —dijo el caballero inmediatamente después, sacudiendo su cabeza como para negarlo. Sin embargo…

— Un detective famoso dijo una vez: “Una vez que eliminas lo imposible, lo que queda, sin importar que improbable sea, debe ser la verdad”.

— Podría ser verdad. Pero si es así… ¿qué se debe hacer?

— Esta es la pieza final. Quiero escuchar el resto en el camino. Como qué personas cumplen las condiciones y cuáles no.

— Entendido. Hagamos exactamente eso.

Julius asintió, manteniendo sus palabras concisas mientras ponía a Ia en Subaru una vez más y se dirigía a su propio dragón terrestre. Subaru sintió la calidez del cuasi-espíritu sobre su cabeza mientras montaba a su dragón negro favorito, Patlash.

— Hemos usado un poco más de tiempo que antes. Tendré que hacer todo lo posible, Patlash.




— …

Cuando el dragón terrestre asimiló las palabras de Subaru, el lado de su refinado rostro hizo que pareciera que había dicho lo obvio.




Luego, la fuerza de expedición reanudó su marcha a lo largo de la carretera Liphas, en dirección al territorio Mathers.

— … Nekt.

Julius usó el hechizo de fusión mental una vez que estuvieron en marcha, afectando a toda la fuerza de expedición. Los resultados del hechizo fueron realmente como Subaru lo había imaginado.

Pero…

— Ah, maldición, me olvidé completamente.

— Lo siento, no pensé que mi sintonización con Ia y Nes sería un error… También está el hecho que Ia parece muy encariñada contigo. Quizás tienes una alta compatibilidad con los espíritus.

— Guarda esas cosas para después. Podemos tomarnos nuestro tiempo con la charla una vez que todo se acabe.

Subaru aceptó la disculpa telepática, presionando sus dedos contra sus sienes mientras sus oídos continuaban pitando.

Al igual que la última vez, Subaru estaba tambaleándose por la avalancha de ondas cerebrales de todos en el instante que Nekt fue activado. Era la propia culpa de Subaru por olvidar todo acerca de ese efecto secundario.

Julius ajustó la señal a niveles más tolerables, permitiendo que Subaru se concentrara en el flujo de la conversación.

— Así que para el plan de ataque contra el Arzobispo de los Siete Pecados Capitales… ¿Cómo deberíamos proceder?

A diferencia de hablar en voz alta, no había una buena manera de diferenciar las voces transmitidas directamente a través del pensamiento. A pesar de esto, fue posible contarle al remitente sus pensamientos gracias a su carácter individual.

El pensamiento que Subaru acababa de recibir era de un azul profundo, pero ocultaba una pasión escarlata en su interior, Subaru se dio cuenta al instante de que era Wilhelm quien había hablado.

El Demonio de la Espada cabalgaba junto a su dragón terrestre, la mirada grave en su rostro irradiaba hostilidad hacia un loco invisible.

— Si la conjetura del Señor Subaru y Señor Julius es correcta, debemos considerar cuidadosamente nuestro método de ataque. Manos mágicas invisibles y la habilidad de tomar el control del cuerpo de otro son ambos grandes obstáculos.

— Sí, realmente lo son…

El Arzobispo de los Siete Pecados Capitales de la Pereza tenía dos poderes que necesitaban superar. Tenía las Manos Invisibles y Posesión a su disposición, pero la fuerza de expedición tenía pistas sólidas sobre las formas de lidiar con ambos.

El principal problema en cuestión era que el método para abordar un poder los dejaba vulnerables contra el otro.




— Soy el único que puede ver las Manos Invisibles de Petelgeuse. Eso significa que, si lo atacamos en un ataque frontal, no sirve de nada a menos que esté cerca. Pero también soy un objetivo para la Posesión. Si estoy allí y él me toma el control, perderemos la oportunidad de evitar que se escape de todos modos.

— … Señor Subaru, de hecho, tengo una propuesta sobre eso. ¿Podría escucharla?

Mientras Subaru se sumía en sus pensamientos, reflexionando en “voz alta”, Wilhelm intervino con un aire de confianza. Sus palabras despertaron esperanza en toda la fuerza de expedición, haciendo que Wilhelm diera un firme asentimiento telepático.

— Acerca de los brazos invisibles del arzobispo, pensé en un método simple de exponerlos a simple vista. Primero, levantaríamos una gran cantidad de polvo, o posiblemente tierra, alrededor del Arzobispo de los Siete Pecados Capitales.

 Ah, no creo que podamos contar con eso, meow.

Aunque Ferris se insertó casualmente en su explicación a mitad de camino, Wilhelm no hizo caso y explicó hasta el final. Subaru ya había visto su plan en acción una vez antes: una pantalla de tierra estilo Wilhelm para mantener bajo control a la Autoridad de Petelgeuse. Conociendo los resultados de la última vuelta, Subaru sabía que la propuesta de Wilhelm podría funcionar.

El problema era que era una hazaña tan sobrehumana, que solo Wilhelm podía lograrlo. De hecho, todos los miembros de la fuerza de expedición encontraron la sugerencia demasiado desafiante, incluso Julius y Ricardo comunicaron telepáticamente que la hazaña estaba más allá de ellos.

 Creo que cualquiera puede hacerlo con suficiente práctica, pero…

 Sí, sí. Pero no tenemos cincuenta años para practicar. Además de demostrar que el Viejo Wil es inhumano, ¿qué haremos?

Ignorando insensiblemente al abatido Wilhelm, Ferris priorizó avanzar la conversación. Subaru se sintió mal por Wilhelm, pero Ferris había tomado la decisión correcta.

Subaru reflexionó sobre la pregunta de Ferris—. Supongo que eso lo decide —murmuró—. Sí, sigamos con el plan original para tratar con el Culto de la Bruja y el Arzobispo de los Siete Pecados Capitales, además de los problemas en la mansión y el pueblo. Eso es probablemente lo mejor.




— …

Todos los miembros de la fuerza de expedición reaccionaron a la conclusión de la telepática Conferencia de Contramedidas del Culto de la Bruja.

Simpatía, preocupación, confianza, ansiedad, hubo una gran variedad de emociones, pero el consenso general fue respetar el punto de vista de Subaru. Procederían según lo planeado originalmente.

— … Para confirmar, ¿estás realmente bien con este plan? ¿No te arrepentirás?

Cuando Subaru todavía se sentía inseguro de sí mismo, Julius fue el único en plantear la pregunta. Aunque fue un método poco elegante, este intercambio sirvió como un ritual necesario para disipar la vacilación de la fuerza de expedición.

Además, que fuera Julius, de todas las personas, quien mencionó el tema significaba que esta era una expresión de sus creencias caballerescas.

 No seas ridículo. Es mi plan y mi idea. No voy a voltearme y decir: Oh no, quizás realmente no deberíamos… Aunque Emilia probablemente estará súper enojada conmigo cuando hagamos esto.

Con los ojos cerrados, Subaru se imaginó a una chica encantadora con cabello plateado.

Habían pasado solo unas pocas horas desde que había dejado el mundo donde la había mirado con amor no correspondido, su deseo de una reunión unilateral había sido concedida. Aun así, la serena visión de su rostro y el sonido de su encantadora voz no disminuyeron.

Fue porque todavía podía recordar vívidamente esas cosas que pudo mantenerse firme en su decisión.

— Estoy feliz de que todos estén preocupados, pero no me den la oportunidad de decir que quiero parar. Si pensabas que había logrado sacarme el coraje, deberías saber que en realidad todo está prestado.

El éxito o el fracaso de la operación sería decidido por la voluntad de Subaru, pero él sabía que ellos no seguirían dudando de su resolución por una razón tan insensible. Es por eso que podía soportarlo.

— Además, soy optimista de que todo estará bien una vez lleguemos a la última parte. El camino que lleva ahí es algo difícil, pero eso es todo. Cuando lo piensas de esa manera, será una victoria fácil, ¿verdad?

 … Subawu, escogiendo las palabras “victoria” fácil significa que eres un pez grande y nunca te diste cuenta, ¿verdad?

 No seas estúpido, sé que soy un debilucho. Puede que sea optimista, pero necesito toda su fuerza para poder compartir un apasionado abrazo con Emilia al final, ¿entendido? ¡Vamos, chicos, solo piensen en ustedes mismos como mis cupidos y denme una mano, ¿Okay?!

— Todavía no estoy seguro sobre qué base hiciste esa afirmación, pero ha dejado clara tu resolución.

Julius habló por todos cuando aprobó cómo la ligereza de Subaru había barrido la atmósfera pesada y sofocante. Cuando eso puso fin a la reunión, Subaru desvió la vista hacia el camino, hacia el borde de las llanuras.

Pasado ese límite, la pradera llegaba a su fin, y Subaru pronto podría distinguir las copas de los árboles de la región boscosa más allá. Una vez que abandonaran las llanuras y tomaran algunos caminos forestales, llegarían al territorio Mathers.

Su corazón latía con fuerza, latiendo como si pudiera romperse, pero, aun así, Subaru continuó mirando.

— …

— ¿Ho-ho? ¿Qué, estás preocupada por mí? Eso es adorable.

Liberado de la sesión informativa ahora que todos ya no hablaban telepáticamente, Subaru encontró que la cabeza de Patlash se volvió hacia él con una mirada pensativa. Subaru le mostró una sonrisa forzada mientras le acariciaba el cuello. Luego rebuscó en el saco fijado a la silla del dragón terrestre, localizando algo solo con el tacto.

Lo que encontró era una herramienta que jugaría una parte crítica durante la operación. Después de todo ese tiempo, aún sentía un dolor en el pecho de Subaru cuando recordaba cómo había pasado a sus manos.

En la mente de Subaru, era debido a ese dolor que podía avanzar, dejando de lado su miedo y ansiedad.




— Esta vez, arreglaré las cosas.

— Por supuesto, eso es lo que todos intentan hacer. Estará todo bien. El plan fue ideado tan escrupulosamente que no hay razón para pensar en el fracaso. Nuestros preparativos han sido meticulosos. Además, una vez que todo esto termine, me gustaría hacer un brindis contigo.

— ¡¡Deja de decir tantas cosas que suenan como últimas palabras famosas…!!

Subaru le gritó a Julius, que cabalgaba junto a él, presumiblemente ignorante del concepto de banderas de la muerte.

Esos gritos resonaron fuertemente, resonando en el aire como si pudieran ser escuchados en el territorio Mathers, que todavía estaba muy, muy lejos.

5 1 voto
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios