Kumo Desu Ga Nani Ka?

Volumen 10

O: Haré lo que Pueda

Parte 2

 

 

“¡Cargad! ¡A la caaargaaaa!”

La voz del capitán ruge, casi ahogada por los sonidos de la batalla y los violentos gritos de guerra.




La tensión satura el aire y me pica en la piel hasta que una poderosa ola de calor vuela hacia nosotros como para quemarla.

Es un infierno, lo suficientemente fuerte como para quemar la vida misma.

Los soldados estás arriesgándolo todo en esta batalla, robándose la vida unos a otros.

Los soldados enemigos caen bajo los golpes de espada de mis aliados, y los camaradas que he conocido caen al suelo sangrando para dejar de moverse por completo después.

Nunca había experimentado una visión tan infernal en mi vida anterior.




Y aun así…

“… ¿Eso es todo?”

Si alguien más hubiera escuchado las palabras que se me escaparon de la boca, estoy seguro de que le parecerían muy frías.

Quizás la frialdad sea una actitud adecuada para el campo de batalla de todas formas.

Pero para mí, mi propio comentario suena un poco decepcionante.

Incluso mientras proceso esto, mi cuerpo no deja de moverse.




Unos Almacenamiento Espacial, una especie de habilidad de caja de objetos Magia Espacial, para sacar espadas mágicas que he almacenado dentro.




Mi habilidad de Ira puede que esté sellada, pero puedo seguir usando la habilidad de Creación de Armas con la que nací y las incontables habilidades que he aprendido y perfeccionado desde entonces.

Además de practicar el lenguaje demoníaco, he estado aumentando mis niveles de habilidad de Magia Espacial y en producir espadas mágicas en masa.

Estaba preocupaba mucho si eso sería de utilidad, pero ahora mis dudas se han disipado.

Lanzo una de las espadas; se clava en la pared y explota.

Debido a que fue creada mágicamente, la muralla parece mucho más robusta de lo que cabría esperar por su construcción apresurada.

Pero se derrumba bajo la inmensa fuerza del estallido de mi espada mágica.

Entonces mis compañeros soldados cargan a través de la brecha recién abierta, rompiendo las defensas enemigas.

Supongo que mis espadas mágicas funcionan suficientemente bien aquí. En realidad… en lugar de “suficientemente bien”, puede que sea más acertado decir que son excesivas contra estos oponentes.

La destrucción de la muralla y de muchos de los soldados rebeldes detrás es suficiente prueba de ello.

… Nunca imaginé que mis sencillas espadas explosivas producidas en masa fueran tan útiles en batalla.

Supongo que soy mucho más fuerte de lo que pensaba.

Noté algunas señales durante mi entrenamiento en el ejército, pero no pensé que la diferencia sería tan grande.

Cuando hago las espadas explosivas en masa, al incrementar el número que hago a la vez se reduce la efectividad de cada una.

La fuerza de las espadas mágicas creadas con mi habilidad de Creación de Armas se basa en la cantidad de MP que uso para crearlas.

Obviamente, la espada mágica más fuerte que podría crear en este momento se haría invirtiendo todos mis MP disponibles en una sola espada.

En comparación, hice estas espadas explosivas producidas en masa en mi tiempo libre simplemente por hacer un buen uso de mi habilidad de Auto recuperación de MP.

Y, sin embargo, esos objetos hechos de manera casual están teniendo un papel importantísimo en esta batalla.

Las espadas explosivas no son débiles, por supuesto.

Dado que aprovechan el potencial de una espada mágica que normalmente se usaría hasta que se rompiera y gastan toda esa energía latente a la vez autodestruyéndose, son muy efectivas para la inversión relativamente modesta de MP.

Y toma tiempo el crearlas, pero a diferencia de los hechizos mágicos, no hay un tiempo de enfriamiento, cuando acabo una puedo ponerme a hacer otra de inmediato. Gracias a eso, pueden darme rápidamente la ventaja en una batalla.

Pero incluso con esas ventajas, nunca imaginé que mis espadas explosivas producidas en masa fueran así de efectivas.

No pudieron dejar ni un solo rasguño en las hermosas pero resistentes escamas de aquel dragón y yo no pude ni siquiera ponerme al alcance de la pequeña pero deslumbrante potencia de una niña.

Recuerdos imprecisos de batallas de cuando era esclavo de Ira pasan por mi mente.

No puedo recordar cada detalle, pero de vez en cuando me llegan fragmentos.

Y recuerdo la fuerza de aquellos oponentes, también.

Debido a esos recuerdos, asumí que teniendo Ira sellada y mi fuerza reducida considerablemente significaba que ahora era débil.

Pero supongo que tengo que cambiar mi perspectiva en eso.

No es que yo sea débil.

Simplemente ellos eran demasiado fuertes.

Y en términos generales, parece que yo estoy bastante por encima de la media, incluso en mi estado debilitado.

Como estaba tan preocupado por lo bien que podría luchar en mi condición actual, supongo que es inevitable que esté un poco decepcionado de este desarrollo casi anticlimático.

Y esa no es la única razón por la que estoy decepcionado.

Saco otra espada explosiva, la lanzo contra otra muralla y la veo explotar.

El muro se derrumba y el ejército rebelde pronto cede más terreno. Pero ellos no se están rindiendo sin luchar.

Noto que algunos de mis compañeros sufren de repente contrataques desesperados.

Justo frente a mí, veo a uno de los soldados que me estaba enseñando palabras en el idioma demoníaco de camino hacia aquí.

Está en el suelo bocabajo, una espada sale de su espalda, nunca más volverá a levantarse.

Está muerto.

Incluso en este mundo, con este sistema estilo RPG, o tal vez debido a este sistema, no hay un hechizo de resurrección para traer a la gente de vuelta a la vida.

Una vez mueres, eso es todo.

Mi camarada caído nunca más volverá a la vida.

Pero no estoy tan conmocionado como pensé.

Literalmente comimos juntos, e incluso se tomó su tiempo para enseñarme y, sin embargo, mi corazón apenas se ha conmovido por su muerte.
No estoy seguro si debería alegrarme de no sentir mucho o molestarme por haberme vuelto tan insensible.

Sin duda soy mucho más frío de lo que era en mi anterior vida como humano. Ahora que lo pienso, incluso tenía más empatía cuando vivía en la aldea de los goblins.

Quitar una vida ya no me hace dudar, y apenas siento ningún shock si alguien es asesinado.

No es que haya abandonado mis emociones por completo.

Creo que simplemente he aceptado lo que realmente significa vivir en este mundo.

Aunque eso no significa necesariamente que sepa exactamente qué debería estar haciendo.




“Mejor me centro en esta batalla por ahora y ya me preocuparé de eso más tarde.”

Nunca es una buena idea el detraerse en una batalla, incluso si es mediocre.

Recordándome esto en voz alta, examino el campo de batalla.

A simple vista, parece que un grupo particular de defensores de la muralla está poniendo mucha resistencia.

Innumerables hechizos salen volando desde detrás de esa sección de la muralla, causando daños masivos a los soldados que intentan acercarse.

Es inmediatamente obvio que su poder y coordinación están leguas por encima de las demás fuerzas rebeldes.

Esos deben ser los principales usuarios de magia de la rebelión.

En las otras áreas, nuestras fuerzas están avanzando constantemente a través de las brechas provocadas por mis espadas mágicas.

Es solo cuestión de tiempo antes de que las murallas caigan por completo.

En lugar de seguir machacando esas zonas con riesgo de herir a mis aliados en el proceso, probablemente sea mejor si me centro en el área por la que no pueden entrar.

Saco una nueva espada explosiva de mi Almacenamiento Espacial y la lanzo a la posición enemiga que sigue plantando batalla.

Hay una distancia considerable entre nosotros, pero con mis estadísticas y mi nivel en la habilidad Lanzar, debería alcanzarles sin problema.

Pero mientras la espada vuela por los aires, un hechizo vuela desde detrás de las fortificaciones para interceptarla y explota antes de alcanzar la muralla.

Maldición. Si tan solo hubiera llegado un poco más cerca, la explosión habría causado un daño considerable en la pared.

Pero supongo que no fue una completa pérdida, ya que ahora sé que hay un mago por ahí lo suficientemente habilidoso como para interceptar mis espadas explosivas en mitad del aire.

Seas quienes sean deben de haberse ganado su poder.

Peor no hay forma en que puedan estar a la altura del viejo mago que me encontré en el reino humano.

Y me he vuelto mucho más fuerte desde que conocí al viejo mago, por lo que no me siento muy amenazado por estos magos.

Aun así, ahora que mi as bajo la manga de Ira está descartado, no puedo bajar la guardia.

Es demasiado fácil perder la vida en este mundo.

Por lo que no tengo ninguna intención de contenerme, ni siquiera si eso termina en una matanza.

Saco dos espadas explosivas más y las tiro a la vez.

Entonces, mientras están en el aire, empiezo a correr hacia la muralla, sacando otra espada explosiva mientras estoy en movimiento.

No es fácil usar Almacenamiento Espacial mientras me muevo, pero de lo contrario sería un desperdicio de todas las espadas que tengo almacenadas.

Afortunadamente, a diferencia que otras Magias Espaciales, Almacenamiento Espacial es relativamente fácil de usar, así que me las he arreglado para dominarlo a base de práctica.

Sin embargo, sigue tomando un poco de tiempo es sacar las espadas mágicas, así que me deja abierto a un ataque por un momento.

Mi objetivo definitivo es poder sacar espadas mágicas de Almacenamiento Espacial tan rápida y fácilmente como el hecho de respirar, pero ha de pasar mucho tiempo antes de que pueda lograrlo.

Aun así, en esta situación, no estoy demasiado preocupado por una vulnerabilidad tan breve.

Las dos espadas que lancé antes son golpeadas antes de que puedan alcanzar la muralla.

Debieron quedarse en guardia después del primer lanzamiento—incluso aunque lancé dos espadas a la vez, las golpearon mientras estaban aún muy lejos de la muralla.
Pero eso es todo.

Ellos no vienen a por mí personalmente mientras corro hacia la muralla.

Sigo lanzando más espadas a medida que me acerco.

Sacar dos espadas a la vez y lanzarlas mientras corro es un poquito difícil, así que voy de una en una.

Puede no parecer mucho en teoría, pero cuanto más tiempo pasa, más me acerco a la muralla, y menos distancia tienen que volar mis espadas.

Y menos distancia significa menos tiempo antes de que mis espadas explosivas den en el blanco.

En otras palabras, los magos tienen menos tiempo para golpearlas.

La magia lleva tiempo para lanzarse, y debe requerir mucha concentración para apuntar hechizos a un objetivo volador.

Mientras tienen que tomarse su tiempo para lanzar con cuidado el hechizo y apuntar con precisión para interceptar mis espadas en su trayectoria de vuelo, todo lo que yo tengo que hacer es lanzarlas tan pronto como tengo otra en la mano. Es evidente que tengo la ventaja.

También necesito usar Almacenamiento Espacial, por lo que no es una gran ventaja, pero dado que el ejército rebelde también tiene que lidiar con los soldados además de mí, incluso esa pequeña diferencia puede resultar fatal.

En efecto, mientras lanzo más espadas, el fuego enemigo disminuye, hasta que finalmente una de ellas explota muy cerca de la muralla.

No es un golpe directo, pero es lo suficientemente cercano como para que la onda expansiva deje algunas pequeñas grietas en la pared.

Y estoy seguro de que los rebeldes en el interior de la muralla han recibido aún más daño.

La explosión probablemente envió una onda de choque a través de los huecos de tiro desde donde disparaban, y estoy seguro de que escuchar una explosión a tan corta distancia afectará a sus oídos.

Eso debería causar bastante caos.

No es una cantidad de daño fatal, pero para los magos que necesitan concentrarse en sus hechizos todo lo posible, sin duda es un gran problema.

Y no tengo la amabilidad de dejar pasar una oportunidad como esa sin que nadie se dé cuenta.

La siguiente espada mágica que lanzo golpea la pared sin ninguna interferencia y explota.

El muro se derrumba, y los rebeles que estaban tras él son atrapados en la explosión.

Para el momento en que el polvo se disipa, he alcanzado el lugar donde una vez estuvo la muralla y cargo dentro con mis espadas mágicas hechas para el combate cuerpo a cuerpo en cada mano.

A diferencia de las espadas explosivas de un solo uso, las espadas que ahora mismo estoy sosteniendo fueron infundidas con todo el MP que pude reunir.

Tengo una espada de llamas en mi mano derecha y una espada eléctrica en mi izquierda.

Al alimentarlas con MP, puedo crear instantáneamente ataques de fuego y rayo al menos tan fuertes como las explosiones, o más, y controlar esos efectos a voluntad.

Y por supuesto, los magos rara vez son menos en combate cuerpo a cuerpo.

Mis estadísticas mágicas en realidad son más altas que mis estadísticas físicas, pero eso es un resultado natural de la enorme cantidad de MP que uso para mi habilidad de Creación de Armas.

Mi verdadera fuerza radica en usar espadas mágicas y crear todo ese MP para ejecutar ataques más fuertes que la magia en combate cuerpo a cuerpo, al menos según mi propio análisis.

Mientras pueda acercarme lo suficiente al oponente, mi victoria está más que asegurada.

Examino rápidamente mis alrededores, ignorando a todo aquel que ha muerto en la explosión o está demasiado herido como para pelear, y luego cargo contra quien está cerca y relativamente saludable.

“¡Graaah!”

“¡¿E-espera?!”

Las figuras encapuchadas caen bajo mi espada, poniendo poca resistencia.

Supongo que una túnica es algo normal para vestir de un mago, pero no es que el hecho de llevar una armadura en este mundo reduzca la eficacia de la magia ni nada de esto.

Algunos de ellos de hecho llevan armadura bajo sus túnicas encapuchadas.

Pero por alguna razón, todos ellos están escondiendo los rostros.

Esto me parece extraño, pero sigo hacia delante, matando lo que se pone a mi alcance.

Solo cuando envío la cabeza de uno de los hombres encapuchados al suelo y veo su rostro, me doy cuenta de quién son.

Para ser preciso, sus orejas son las que me alertan.

“¿Elfos?”

A diferencia de los humanos o los demonios, el hombre tiene unas orejas largas y puntiagudas.

Por lo que he oído, esa es definitivamente una característica de los elfos.

No conozco muchos detalles, pero sí que sé que los elfos son enemigos del Señor Demonio, la Señorita Ariel. Yo mismo luché inesperadamente contra ellos mientras estaba medio controlado por Ira.

Entonces, ¿por qué hay elfos luchando en el bando de los rebeldes aquí?

No estoy seguro de qué está pasando aquí exactamente, pero eso no cambia mi misión.

Derrotar al enemigo. Eso es todo.

Justo entonces, escucho una voz que me detiene en seco.

“¡Iijima!”




Es mi nombre de mi antigua vida, el que pensé que había dejado atrás.

“¡Por favor para ya!”

Mi mano se paraliza, aún levantada sobre mi cabeza.

Una pequeña figura se abre paso entre mí y el hombre encapuchado con el que estaba a punto de acabar.

Con su capucha retirada, la persona entre nosotros no parece más que una niña elfa pequeña.

No, eso es exactamente lo que es.

De hecho, creo recordar haber visto a una niña así cuando me topé con una banda de elfos en el territorio humano y los masacré, pensando que eran mercenarios humanos que estaban al acecho para matarme.

¿Y no me llamó por mi nombre también aquella vez…?

Apenas estaba lúcido debido al control de Ira, por lo que asumí que era una ilusión o un sueño, pero supongo que estaba equivocado.

“¿Quién eres tú?”

Apunto con la punta de mi espada a la elfa mientras me dirijo a ella en japonés.

Como sabe mi nombre, tengo la vaga idea de lo que podría estar pasando aquí.

Es solo la cuestión de quién de ellos es ella.

“Okazaki… Kanami Okazaki.”

Contestó en un japones fluido.

Puedo decir por su pronunciación que debe ser una hablante nativa.

Lo que significa que… ella es auténtica.

Una reencarnación de Japón, como yo.

Y su nombre es el mismo que el de la tutora de nuestra clase.

“… Ha pasado mucho tiempo, Srta. Oka. Aunque no es así como me hubiera gustado reunirme con usted.”

Mantengo mi espada apuntando a mi profesora mientras hablo.

“¿Po-por qué estás haciendo esto?!”

Kumo Desu ga Nani ka Volumen 10 Capítulo O Parte 2 Novela Ligera

 

Qué pregunta más absurda.

“En todo caso, creo que soy yo quien debería estar preguntando eso. ¿Por qué diablos estáis apoyando a un ejército rebelde e interfiriendo con el orden de los demonios?”

No puedo entender por qué estos elfos están ayudando a los rebeldes, ni por qué la Srta. Oka estaría con ellos.

Supongo que entiendo por qué están los rebeldes enfadados, en teoría, pero como conozco el secreto de Tabú, eso no son más que tonterías para mí.

La señorita Ariel está haciendo lo que es correcto para este mundo.

Estoy segura de que parece el colmo de la locura para aquellos que no han descubierto la verdad, pero la señorita Ariel sabe exactamente lo que está haciendo y actúa con firme convicción y determinación.

Es por eso por lo que estoy dispuesto a aplastar al ejército rebelde sin dudarlo un momento.

“E-estoy luchando para rescatar a las reencarnaciones que han sido secuestradas por el Señor Demonio.”

“¿Qué?”

Frunzo el sueño, genuinamente confundido por lo que mi profesora está intentando decir.

¿Reencarnaciones, secuestradas por el Señor Demonio?

Hasta donde yo sé, las únicas otras reencarnaciones en el territorio demonio son la Señorita Blanca y la Señorita Sophia.

Pero bien podría decir, que ambas están trabajando con el Señor Demonio por voluntad propia, realmente no están cautivas.

¿Cómo es que la Srta. Oka malinterpretó las cosas de una forma tan salvaje?

“Tú también, Iijima… Por favor olvídate de todo esto y toma mi mano. Los elfos están protegiendo a las reencarnaciones. Todos los demás están allí también… No necesitarás hacer estas cosas tan horribles nunca más. Así que por favor, ven conmigo.”

La Srta. Oka me tiende la mano.

Me siento como si me acabara de presentar mucha información importante, pero ya podré analizar todo eso después.

Ahora mismo, hay algo que tengo que decir.

“No estoy seguro de bajo qué falsa información está, pero yo estoy aquí pro mi propia voluntad. Y no tengo intención de tomar su mano.”

La Srta. Oka me mira con los ojos muy abiertos por la sorpresa. Evidentemente, no esperaba que yo me negara.

“Estoy luchando por mis propias convicciones, no porque alguien me haya obligado a hacerlo. Es lo que creo que es lo correcto. No siento ninguna vergüenza por mis acciones.”

La Srta. Oka niega con la cabeza lentamente, como si no creyera lo que está escuchando. Su rostro se pone pálido.

“En su lugar, déjeme hacerle una pregunta. Dijo que estaba haciendo ‘cosas horribles’, y sin embargo, está aquí haciendo lo mismo. ¿Realmente puede acercarse a su estudiante con esas manos manchadas de sangre, alegando ofrecerme su ayuda?”

Ante eso, sus ojos se hacen aún más grandes, y su cara pierde el color por completo.

Es cierto—al unirse al ejército rebelde, eso es exactamente lo que está haciendo.




Los elfos de su pequeña unidad han causado grandes pérdidas para el ejército del Señor Demonio.

No sé si la Srta. Oka ha estado luchando, pero a juzgar por su reacción, supongo que no se quedó simplemente de pie mirando.

Afirma que está haciendo esto para proteger a sus antiguos alumnos, pero aun así está participando en una batalla que se ha cobrado la vida de innumerables soldados ajenos a nosotros.

¿Realmente puedes llamar a eso justo?

“Srta. Oka.”

Cuando me dirijo a ella en voz baja, sus hombros tiemblan hasta un grado casi cómico.

“Si ni siquiera puede negar eso, sin lugar a duda no tomaré su mano.”

Aun así, ni siquiera yo soy lo suficientemente despiadado como para querer cortar a alguien a quien conocí en mi vida anterior.

Supongo que todavía no estoy tan decidido.

Sintiéndome como si no estuviera en posición de sermonear a la Srta. Oka, abro la boca para conceder la pelea.

 

Pero entonces mi cuerpo repentinamente vuela hacia atrás.

 

“¡¿Eh?!”

No entiendo qué acaba de pasar.

Pero algo a mi derecha, desde la dirección de la muralla, debe haberme atacado.

Como mínimo lo asumo por el hecho de que mi mano derecha está rota y un dolor sordo irradia desde el lado derecho de mis costillas.

Había estado tratando de vigilar mis alrededores incluso mientras conversaba con la Srta. Oka.

Jamás bajaría la guardia en territorio enemigo, incluso aunque me encontrara con un viejo conocido.

Por lo tanto, si algo fue capaz de dañarme así a pesar de mi precaución, deben haberme disparado desde algún lugar que no pude detectar, o es que son considerablemente hábiles.

De cualquier forma, ¡quienquiera que fuese sin duda era una amenaza!

Me las arreglo para enderezarme en el aire y aterrizar de pie en lugar de caer.

Sin ni siquiera mirar lanzo un ataque de rayo desde la espada de mi mano izquierda en la dirección por la que el ataque pareció originarse, esperando evitar cualquier ataque posterior.

A medida que el rayo se extiende hacia afuera, tan destructivamente poderoso como una de mis espadas explosivas, su luz ilumina bastantes figuras encapuchadas.

La Srta. Oka está gritando algo, pero no es idioma que entienda.




Todo lo que veo es la persona a la que protegió anteriormente agarrándola por detrás y llevándosela a rastras. Con su pequeño cuerpo, no hay nada que ella pueda hacer por escapar del hombre grande que la lleva con los brazos inmovilizados a la espalda.

Para ser honesto, realmente no quiero dejarla escapar, pero no parece que tenga oportunidad de seguirla.

Las figuras encapuchadas frente a mí parecen muy diferentes de los elfos con los que luchaba antes.

El ataque de mi espada de rayo no parece haberles dañado en absoluto, por lo que deben ser muy poderosos.

Podría estar en problemas.

5 23 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
24 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios