Hataraku Maou-sama! (NL)

Volumen 9

Capítulo 2: La Héroe, Perpleja De Su Lugar De Procedencia

Parte 4

 

 

— Aunque me posicione yo misma cono la Héroe, al final, no fui capaz de hacer nada por mí misma. Nunca esperé que podría preocuparme por esto y que cuando fuese a un viaje, no sería realmente divertido.

— Ah-uh… uh-hm.

— Alas=Ramus, cocinaré algo más delicioso para ti mañana.

Emi sonrió ligeramente, y sin despertar a Alas=Ramus, se acostó en la cama sin cambiarse de ropa o quitarse los zapatos.

— Irme a la cama con los zapatos puestos, que incivilizado.

— En esta casa, un abuelo llamado Kfar solía vivir…

En el pasado, una pareja de aproximadamente diez años mayor que el padre de Emi, Nord, vivían allí, Emi incluso recordaba que ellos eran grandes conversadores.




— ¿Qué hay de eso alla?

Alas=Ramus no esperó que Emi terminara de hablar y apuntó a una casa abandonada opuesta a la ventana.

— Ugh… esa debió ser la casa de la abuela Lilina. Ella era una anciana que era buena tejiendo.

— ¿Por qué ya no se encuentran más aquí?

—……

¿Qué tipo de propósito tenia Alas=Ramus cuando realizó esa pregunta? ¿Era una pregunta inocente de una niña, o estaba investigando la verdad, mostrando su sabiduría profunda ocasional?

Como un grupo de temibles demonios atacaron la aldea, todos huyeron.

Luego que Emi aceptara la protección de la Iglesia, la aldea Sloan se volvió un sacrificio del ejército de Lucifer poco después.

Considerando la distancia de viaje entre la aldea Sloan y el punto más al oeste del Continente Occidental, el Sagrado Saint Ignord, el incidente probablemente sucedió un mes después que Emi dejara la aldea.

Pero, la aldea pudo haber sido destruida antes que Emi llegara al Saint Ignord.

Influenciada por el odio, el lamento, la juventud y especialmente el tiempo, Emi no pudo recuperar sus recuerdos de ese tiempo, y ahora era incapaz de confirmar la fecha exacta de cuando la aldea fue destruida.

Así como Emi se tragaba sus recuerdos oscuros junto con el pan que ella mordía, Alas=Ramus hizo otra pregunta.

— Mamá, ¿de los demonios que tú dices, estaba el Falso Rostro Blanco?

— ¿Eh?

— Temible, e hizo llorar a todos, ¿era lo Falso Rostro Blanco?

— N-no no era, ¿bien? ¿Por qué Gabriel fue mencionado esa vez?

No, Emi sabía que antes que ambas desarrollaran su relación actual, Alas=Ramus mantenía una extraña animosidad hacia el Arcángel Gabriel, pero incluso así, esa pregunta aún seguía siendo abrupta.

— ¿Entonces ese demonio, se refiere a los Ángeles?

— Uh, etto, lo siento, realmente no entiendo lo que intentas decir, Alas=Ramus… Nuevamente, aunque Alas=Ramus sabia sobre los ‘ángeles’ desde un principio, ¿ella entendía el concepto de ‘demonio’?

Lógicamente, tras convertirse en la ‘Evolutiva Espada Sagrada, Better Half’ de Emi, ella debió haber visto las formas demoniacas de Maou y Ashiya un par de veces, pero incluso así, la actitud de Alas=Ramus hacia ellos no cambiaba.

— ¿Qué son los demonios?

—….sobre eso…

Emi era incapaz de responder.

Si fuese sido hace medio año atrás, Emi podría haber sido capaz de hablar fluidamente de esos monstruos extremadamente temibles.

Pero flotando desde el fondo de sus recuerdos, estaba lo que Gabriel le había dicho antes.

— Biológicamente, los ángeles son en realidad humanos.

La pregunta de Suzuno sacudió los recuerdos de Emi.

— Los ‘demonios’… ¿Qué crees tú que sean?

El Rey de los Demonio, Satán, quien vivía en Japón con una apariencia similar a los humanos…

Biológicamente, ¿Qué era él exactamente?

La actual Emi no tenía una respuesta, por lo que era incapaz de responder la pregunta de Alas=Ramus.

— ¿…mamá?

Había otra razón que la hacía incapaz de responder.

Los ‘temibles demonios que expulsaron a todos de la aldea’ no era cualquiera, sino el ‘papá’ que Alas=Ramus admiraba.

Ya fuese como Héroe, o como una humana, es ese momento, Emi era incapaz de decirle a Alas=Ramus que ‘papá’ era alguien quien debía ser odiado.

Aun en algún lugar en su corazón, ella sabía que ese mundo no beneficiaba la vida de Alas=Ramus, por lo que Emi era incapaz de fortalecer su corazón en ese pequeño momento y decirle a su amada hija que ella debería oscilar su espada contra su amado ‘papá’.

Además, en la situación actual donde ella sabía que su padre aún vivía, ya fuese que todo podría ser incluso necesario, ya había perdido lógica para Emi.

Sin importar qué, si ella estuviese dispuesta a traicionar el amor de su hija para llevar a cabo su propia venganza, ¿entonces Emi no sería lo mismo que los ‘demonios’ que ella odiaba?

—…me siento un poco irritada.

Incluso allí, mientras ella recordara el estúpido rostro de Maou que la incomodaba mucho, Emi de repente sintió algo diferente del odio y la ira, era frustración mezclada con ansiedad.

— Mientras pierda mi calma con ese Chiho, él podría hacerme preocupar más de lo que lo ha hecho, y accidentalmente hablaría de sus ambiciones mientras vagamente pasa sus días, es exasperante.

— ¿uu?

— Escucha bien, Alas=Ramus, los demonios son muy deshonestos, astutos y hacen lo que sea que quieran.

— ¿Deshonestos, astutos…?

— Seriamente, las cosas buenas que le ve Chiho-chan a ese tipo, no las entiendo en lo absoluto.

— Uu~ no entiendo.

Emi, quien se sentía irritada por cosas superficiales, mostró una sonrisa maligna bajo la luz como si de repente pensara en algo.

— Es cierto, Alas=Ramus, cuando regresemos… pídele a papá que te lo enseñe.

— ¿Papá?

— Si, le puedes preguntar a papá ‘¿qué son los demonios?’. Como papá lo sabe todo, definitivamente él te lo dirá.

— Lo entiendo.

Era realmente cruel.

Pero desde el punto de vista de Emi, ella era incapaz de aceptar el hecho de que ella fuese la única que estuviese preocupada por la relación entre Alas=Ramus y Maou.

Si ella no le permitía a Maou pensar también por el futuro, entonces sería injusto.

— Cuando regrese, lo regañaré apropiadamente.

Cuando pensó en Maou asustado por la pregunta de Alas=Ramus, Emi naturalmente mostró una sonrisa.

— ¿Cuándo podré ser capaz de ver nuevamente a papá?

— Luego de un tiempo. Tenemos que asistir a una fiesta de Chiho-nee-san luego, para ese tiempo, papá definitivamente irá.

Emi habló de la promesa de cuando regresara a Japón naturalmente sin ocultar nada.

— Aunque aún es un poco pronto, nos iremos a dormir tras limpiar todo. Tenemos que levantarnos temprano mañana.




Emi acomodó todo además de la tienda, la bolsa de dormir y la linterna dentro de la bolsa, cargó a Alas=Ramus y la llevó al interior de la tienda, y abrió la bolsa de dormir.

— ¡Todo es tranquilo y suave!




Alas=Ramus se adentró en el saco de dormir de plumas para jugar.

— Oye, deja de jugar.

Al final, Emi se adentró también, y luego de jugar un poco, ella sacó a Alas=Ramus.

Aunque ella mostró una expresión de descontento, luego que Emi apagara las luces, Alas=Ramus obedientemente se tendió en los brazos de su madre preparada para dormir.

— ¡Mamá, cuéntame una historia!

— Historia, ¿Eh? Sobre eso…

Esa no era la primera vez que Alas=Ramus le pedia a Emi que le contara una historia antes de dormir, pero aun así era raro.

Aunque un par de historias comunes y leyendas de la tierra llegaron a su mente, aun así Emi sacudió su cabeza ligeramente, y luego de encender la luz a su mínimo nivel, ella dijo:

— Bueno… déjame hablarte de una antigua leyenda de Ente Isla. Esta es una historia sobre una princesa que fue capturada por un temible ‘demonio’, y un joven rey que iba a rescatarla…

Emi ubicó su mano en el estómago de Alas=Ramus en el saco de dormir, y la movió de arriba hacia debajo de forma rítmica.

En la esquina de la aldea abandonada donde incluso la luz de la luna no llegaba, el anochecer de la ‘madre’ y la ‘hija’ lentamente se hacía más profundo.




A la mañana siguiente, Emi abrió sus ojos antes que el cielo se tornara brillante.

Emi canceló la forma sólida de Alas=Ramus, quien aun dormía, y se fusionó con ella, luego comentó a andar por la aldea abandonada bajo el brillo del sol.

Aunque esta todavía era un aldea tan tranquila que incluso la presencia de animales pequeños no podía sentirse, como Emi había tomado un desvió durante su viaje y llegado allí para encargarse de los animales salvajes y bestias demoniacas establecidas en la aldea, casi no había una intemperie obvia después de eso.

Lo sorprendente era, que aunque el escenario allí se había vuelto totalmente diferente de los edificios colapsados, su cuerpo aun recordaba el camino.

El hogar de la familia Justina estaba en la dirección donde el sol se elevaba.




El brillo del sol iluminando desde detrás de las montañas lejanas, y Emi como si fuese atraída por él, cruzó la ‘carretera principal’ y llegó al círculo exterior de la aldea.

Y entonces, como ella vió algo inesperado allí, ella se congeló.

El árbol, donde partes de él podían verse desde el otro lado de la via, estaba en la misma ubicación donde Emi almorzaba con su padre que iba a los campos a trabajar.

Eso significaba que los abandonados campos de trigo en realidad estaban cerca de donde ella estaba…

— Los campos de trigo… de padre…

En ese instante, como si estos respondiesen a las palabras de Emi, el amanecer comenzó a estirar sus brazos de entre las montañas para iluminar el campo.

Las lágrimas naturalmente fluyeron de los ojos de Emi. La tierra estaba llena de una densa vegetación.

El viento matutino movió el escenario verdoso que cubría la tierra.

— Aun viven… aún viven…

Los frutos verdes llenaban la gran extensión de tierra. Eso debía ser trigo.

Y esa parcela, obviamente había sido abandonada hace mucho tiempo.

El profundo escenario verdoso frente a ella estaba mezclado con incontables hierbas altas ligeramente coloreadas, y las vainitas de trigo que se movían con el viento parecían delgadas y débiles.

Incluso desde el punto de vista de Emi, ella incluso sabía que esas vainas de trigo no sobrevivirían hasta el otoño.

Pero incluso así, Emi no pudo resistirse de gritar al cielo matutino con el sol naciente.

— ¡Está vivo! ¡El trigo que papá plantó aún está vivo!

Incluso si estos fueron pisoteados por los demonios y perdieron a su protector por muchos años, esos trigos rígidamente vivos aún estaban pasando a través de la diagénesis.

— ¿Realmente estas vivo en alguna parte? ¿Podremos, vivir juntos de nuevo…?

La evidencia de que su padre aún estaba vivo se encontraba frente a ella. Las cosas que ella creía perdidas tras experimentar el terror y la desesperación estaban frente a ella justo ahora.
Emi no deseaba experimentar esa desesperación nunca más. No importaba lo que pasara, ella ponía en riesgo su vida por proteger esa escena.

—….uum… ¿mamá? ¿Qué sucede….? ¡pwah!

El grito de Emi incluso sacudió su estado mental.




Ella instantáneamente materializó a Alas=Ramus, quien fue asustada por el grito que sacudió su estado mental, e incluso olvidándose de secar sus lágrimas, abrazó a la pequeña fuertemente.

Hataraku Maou-Sama Volumen 9 Capítulo 2 Parte 4 Novela Ligera

 

— ¡Alas=Ramus, puedo seguir trabajando duro… tengo que trabajar duro!

— Mamá… fwah…

Emi fuertemente abrazó a Alas=Ramus de nuevo, quien de repente se levantó y aun quería seguir durmiendo, y frenéticamente corrió hacia la carretera por la que habían llagado ahí.

Eso era porque ella quería empacar rápidamente el equipaje que tenía en la casa de Kfar y rápidamente regresar al hogar donde ella vivió con su padre.

Y con ese lugar como su punto inicial, ella repodría su propósito para volver a Ente Isla.

El hogar donde ella vivió con su padre debía estar ocultando algo.

Algo que pudiese cambiar la situación hacia donde Emi estaba siendo arrastrada. Suficiente para liberar parte de la verdad tras el misterio de Ente Isla y la tierra.

Luego de encontrar un milagro inesperado, Emi guardó esa emoción casi convincente.

0 0 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios