Hataraku Maou-sama! (NL)

Volumen 9

Capítulo 2: La Héroe, Perpleja De Su Lugar De Procedencia

Parte 3

 

 

A través de los recuerdos de ese tiempo, las mentes y cuerpos de Emi y Emeralda sintieron fuertemente la realidad de ubicarse ellas misma en la batalla.

— ¡Bueno~~ Emilia~~ tienes que regresar sana y salva una semana después!




— Si, tu también, Em.

— Em-onee-chan se fue.

— Si… ahora solo será un viaje para una persona… no, para dos persona, para ti y para mí.

— ¡Yo seré una buena niña!

— Bueno cálmate un poco. Primero, debes regresar por un tiempo.




Emi limpió el lodo en sus manos y ligeramente tocó la cabeza de Alas=Ramus, cancelando su forma sólida.

—…muy bien, de todas formas, vayamos al mercado de la Ciudad Cassius primero. Necesito encontrar una forma de obtener algo de ropa.




Parte de la razón era porque ella estaba cubierta de lodo, pero la ropa que Emi actualmente tenia puesta era comprada en Japón.

La ropa que ella vistió cuando fue trasladada a Japón desde Ente Isla era, por supuesto, las piezas que tenía debajo de su armadura.

Aunque ella también pudo haberle pedido a Emeralda que le preparara algo, su buena amiga necesitaba actuar tan natural como fuese posible, y ella no sabía qué tipo de acciones podrían tomar contra Emeralda el famoso General Pepin y su gente.

— No entiendo a esa gente que planea herir a otros, ¿Qué parte encuentran interesante?

Emi suspiró por un tiempo desconocido ese día, y cubierta de lodo, dio el primer paso en el bosque oscuro hacia su hogar natal.

— Tienda de conveniencia… quiero una tienda de conveniencia… El segundo día luego de regresar a Ente Isla.

Emi inmediatamente se rendía con debilidad.

Ella actualmente estaba en un pueblo que había desarrollado una especie de posada en su centro, era un día de paseo en el lado oriental del mercado de la Ciudad Cassius.

Como los carruajes y los mercantes viajeros se reunían en ese pueblo, basado en su escala, podría considerarse un lugar lleno de actividad.




— Uum… euu…

Alas=Ramus dormía en la cama con una expresión sombría.

Aunque ella no tenía gripe o algo similar, parecía que no estuviese feliz con la comida de allí.

Con el fin de ocultar el hecho de tener una niña con ella, Emi básicamente comía en la habitación de la posada, sin embargo, la comida que podía que podía se empaquetada era mayormente inapropiada para que los niños la comiesen.

Emi se sintió sorprendida de lo primitivo de la comida en su hogar natal – el Saint Aire en el Continente Occidental.

La comida encontrada allí era básicamente, carne, carne, vino, luego carne otra vez, y solo ocasionalmente los vegetales eran vistos. Incluso si Emi quería comprar algunos platillos preparados, ella solo podía encontrar platillos basados en carnes que podría llenar su estómago rápidamente y su sabor era con alto nivel de sal. En ese lugar, todos podrían comer esto durante el día para ir con sus vinos.

Aun así, mientras caminara alrededor del mercado, no era como si ella no pudiese encontrar algunos vegetales o frutas, pero el sabor de todos ellos no era tan bueno como el de Japón, además del hecho que ellos tenían formas similares, eran cosas totalmente diferentes.

Emi pasó su primer día en una posada barata en un pueblo cercano al mercado de la Ciudad Cassius, y tras intentar lo mejor para reunir ingredientes similares en Japón, ella usó la cocina que estaba en la habitación de huéspedes para cocinarle algo a Alas=Ramus.

Sin embargo, tras ver a la niña, quien no era quisquillosa con la comida de Japón, en realidad fruncía el ceño y escupía las zanahorias tras darle una mordida, así Emi comprendió una vez más cuando estaba acostumbrada al agua y la comida de Japón.

¿Acaso la comida de las tierras de su hogar de procedencia era tan mala? Emi tomó los ingredientes uno por uno, cayendo en desesperación.

En Japón, todos sus vegetales tenían un sabor profundo, agridulce y suave, hasta el punto de que Emi no podía comprender por qué los niños de Japón eran tan quisquillosos con su comida.
Aunque esto era el resultado de las personas relacionadas con la agricultura que continuamente refinando la calidad ya que desean que sus consumidores coman alimentos deliciosos, lamentablemente, los vegetales alrededor del Continente Occidental Saint Aire aún estaban muy lejos de ese estado.

Las zanahorias con su fibra dejaban un sabor amargo a tierra en los dientes, los tomates dejaban un hormigueo acido en la lengua, los pepinos que eran tan amargos que ellos podrían ser incluso peores que una calabaza amarga, maíz que era tan seco como la comida congelada. Incluso Emi, quien había estado comiendo esa comida antes de ir a Japón, dudaría inconscientemente mientras lo masticaba.

Aunque estaría bien mientras se comprara solo frutas, esos tipos de productos eran completamente caros allí.

Aunque ella recibió un presupuesto de viaje de parte de Emeralda, incluso si ella solo quería comer algo que estuviese a nivel de la comida enlatada de los supermercados japoneses, le costaría una moneda de plata allí.

Todo el Saint Aire siempre había sido prevalente de preparar vinos de frutas, las frutas de alta calidad era mayormente compradas por personas relacionadas con la industria o los señores de tierras.

Los ciudadanos comunes solo eran capaces de comer, en su mayoría, manzanas o naranjas y frutas similares, y no solo no tenían ese sabor (después de todo, esto estaba medido contra los estándares japoneses), el precio era un par de veces mayor en comparación con los vegetales.

Además, olvidándose de ser capaz de comprar pan blanco en Japón por 100 yenes, allí no había panaderías de ningún tipo, por lo que, incluso si Emi quería preparar algunos emparedados y reservarlos de alguna forma, ella no podía hacer nada.

Al contrario, las cosas consideradas productos de primera calidad, pan negro, pan de avena y pan de cereal, todo eso podía comprarse allí, incluso si la leche y el azúcar eran agregados, todos esos panes, que no pasaban por la fermentación, y tenían una textura endurecida y un fuerte sabor acido, eran totalmente distintos al pan que Alas=Ramus había comido.

Como resultado, con el fin de dejar que Alas=Ramus comiese, Emi se vio forzada a sacar comida instantánea que ella había traído de Japón y usarlo como último recurso, haciendo que ella tuviese que cambiar completamente su plan alimenticio.

Aunque ella era capaz de resolver lo de las tiendas de ropa, actuar cautelosamente e incluir compartirlo con Alas=Ramus, ella no esperó que tal punto ciego estuviese oculto en el área de comida.

Segundo día luego que ambas se las arreglaran para pasar el primer día.

En el pueblo donde Alas=Ramus y Emi se estaban quedando, ellas enfrentaron un nuevo problema que no habían pensado debido a la excesiva ansiedad que sintieron durante el primer día.

— Ese baño… ¿cómo puede estar tan sucio…?

Emi miró el rostro dormido de Alas=Ramus fruncirse, y ella frunció su ceño también.




De todas formas, el baño ya era muy sucio. Aunque ella sabía que no existían instalaciones de higiene avanzadas como cadenas de inodoros, los baños que ella veía durante su travesía eran anormalmente sucios.

Y no solo era la suciedad.

Aunque estuviesen sucios, estos no eran gratuitos.

Los huéspedes de la posada necesitaban pagar cuando usaran alguno de los baños.




Además de cada baño, había un anciano conocido como vigilante recolector de cuotas. Aunque las cuotas normales eran de cinco monedas de broce, la cosa más temible era que esos baños donde las cuotas eran necesarias pagarlas para poder usarlos, estaban a tal estándar donde sería bueno mientras hubiese una puerta.

Por supuesto, era imposible que el lugar siempre tuviese papel higiénico, y como estos no eran del todo limpios, había una peste constante.

Olvidándose de ella misma, Emi realmente no quería llevar a Alas=Ramus a ese tipo de lugar para usar el baño, y aunque esto podría hacerla más que infeliz, Emi mantuvo su decisión de usar los pañales que ella había llevado consigo.

Aunque Emi enfrentó dos grandes contratiempos al principio de su travesía en comidas y baños, las dos cosas irremplazables en la sociedad civilizada, ella gastó mucho esfuerzo en su día actual para preparar comida, y apenas fue capaz de hacer que Alas=Ramus se comiera toda la comida.

Convirtiendo patatas vaporizadas en puré, agregando la pimienta que llevó para sazonar, y mezclándolo con agua caliente.




Luego de eso, ella colocó las setas picadas en cuadros, cebollas y el pollo, los calentó para formar una sopa, y finalmente Emi fue capaz de hacer con éxito que Alas=Ramus dijese ‘delicioso’.
Considerando los pagos de agua, las cuotas de la leña para el combustible y usar la cocina, si eso fuese solo un viaje con adultos, Emi definitivamente no cocinaría ese tipo de cosas, pero esta vez, no tenía elección.

— Tienda de conveniencia… microonda… comida instantánea… máquina expendedora… tiendas de café…

Emi, quien estaba a punto de llorar, juró en su mente que una vez que cumpliera con la meta de su vida algún día en el futuro y regresara a Ente Isla, ella definitivamente llevaría consigo un microondas y un refrigerador.

Era de asegurar que la expresión de ese momento se tornaría demacrada debido a su debilidad.

Afortunadamente, esa posada barata no mostraba productos de primera necesidad como un espejo en el cual se puedes ver su rostro, por lo que no se sentiría deprimida tras verse en él.

En ese momento…

— Emi-san, Emi-san.

Alguien golpeando la puerta de repente se escuchó, sorprendiendo a Emi. Esa era la voz del propietario de la posada.

— A-ahí voy.

Luego de levantarse y frenéticamente ajustar su cabello, Emi caminó hacia la puerta y la abrió un poco con cautela. Ella usó su cuerpo para bloquear la vista al interior de la habitación.

— ¿Ooh?

La persona de pie en el pasillo, después de todo, era el propietario de la posada, el anciano no esperó que alguien abriera la puerta, y mostró una expresión genuinamente sorprendida.

— ¿Qué sucede?

— Ah, e-etto, no esperé que usted abriera la puerta…

— Ah…

Emi, que lo comprendió todo, maldijo su propio error.




Este no era Japón. Nadie podía garantizar que el propietario de la posada definitivamente fuera una buena persona, si el visitante era una persona maligna disfrazada del propietario, entonces bajo circunstancias normales, Emi seria empujada dentro de la habitación.

Básicamente, incluso si alguien llegaba a la puerta, esta estaría bloqueada antes que la seguridad pudiese ser confirmada, ella nunca pensó que podría encontrar una enfermedad incluso en ese tipo de lugar porque ella estaba muy acostumbrada a Japón.

— Etto, es sobre lo que me pidió antes, parece que una caravana mercante podría pasar por la aldea Warloski de la que me habló. Luego que le mencioné esto a algunas personas, ellos dijeron que podrían permitirle viajar con ellos siempre y cuando les pagara una recompensa.

— Ah, ya veo. Emi asintió.

La aldea Warloski estaba cerca de la aldea natal de Emi, Sloan, una aldea a la que podría llegarse en medio día.

Cuando Emi se registró en el la posada, ella no mencionó la aldea Sloan, sino que preguntó si algún inmigrante o caravana mercante pasaría por las aldeas cercanas.

En cuanto a la razón por la que preguntó por otras ubicaciones, por supuesto, era para no dejar que otros no descubrieran su verdadero destino.

Aunque desde allí, ya sea que fuese a Sloan o Warloski, ella tendría que caminar una gran distancia, pero mientras fuese capaz de viajar con alguna caravana mercante con carruajes, ella se ahorraría bastante tiempo.

— Gracias. Entonces, este es el depósito.

Emi sacó dos monedas de plata que preparó de antemano desde el interior de sus ropas, y se la entregó al propietario.

Esto es porque se trataba de una posada barata sin instalaciones seguras, incluso si ella estaba frente al propietario, ella no podía dejarle ver a otros su bolsa de dinero.

Emi se sentía realmente arrepentida, pues había abierto la puerta descuidadamente aunque lo haya considerado bastante.

Aunque dos monedas de plata era un alto precio para un depósito, una de las monedas era una propina para el jefe.

Uno no podía ser mezquino cuando se debe gastar dinero, esa era una lección dada por Alberto.

— Si, lo entiendo. Bueno me iré ahora.

El propietario agarró las monedas de plata, asintió satisfecho y se fue luego de dar un pequeño saludo.

Emi cerró la puerta de la habitación y dio un suspiro de alivio.

— Que difícil. Aunque se suponía que era algo a lo que antes estaba acostumbrada.

Luego de dejar caer su cabello atado, Emi lentamente se sentó en la cama, y cálidamente acarició el cabello de Alas=Ramus, quien parecía estar teniendo una pesadilla.




— No, no es eso. La vez en la que realmente estuve sola… fue en realidad ese único año en Japón luego de encontrarme con el Rey Demonio. Antes de eso, siempre estuve…

Desde el despertar de su aptitud como la Héroe hasta el momento en que libero el Sagrado Imperio Saint Aire de las garras de Lucifer, ya fuese Olba, quien ahora era su enemigo, o los caballeros, ellos fueron sus protectores y camaradas.

Emi conoció a Emeralda cuando estaba liberando al Saint Aire y se convirtieron en eternas amigas.

Luego de derrotar a Lucifer y liberar el Continente Occidental, Emi, quien eligió dirigirse al Continente Norteño, conoció a Alberto en el barco, y prestando su inteligencia y poder, ella exitosamente completó su viaje al Continente del Norte y del Sur, plagados de duras condiciones meteorológicas.

El ejercito de Alsiel en el Continente Oriental fue retirado antes de atraer formalmente a Emi y a los otros a la batalla, y los cuatro, con Emi a la cabeza, atacaron la Fortaleza Demoniaca en el Continente Central con el apoyo de todo el mundo, entonces solo Emi fue arrastrada al mundo donde las oportunidades de encontrar peligro eras completamente bajas.

0 0 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios