Re:Zero Kara Hajimeru Isekai Seikatsu

Volumen 8

Capítulo 4: Una Pereza Astuta

Parte 4

 

 

Cuando Subaru se dio cuenta, ni siquiera tuvo tiempo de gritar mientras giraba con fuerza en el aire, aferrándose a las riendas mientras daba vueltas, y cayó con fuerza hacia el suelo, con todo su cuerpo golpeándose con fuerza contra él.

— ¡Aghh…!




Rodaron vigorosamente cuesta abajo. Cuando se detuvieron, Subaru había perdido la noción de qué camino estaba arriba.

Le dolía todo, pero milagrosamente, no podía ver ninguna señal de daño mortal. No importaba cuánto le rompieran las extremidades, su cabeza todavía estaba unida a su cuerpo.

Pero esa buena fortuna parecía haber logrado empujar su muerte un poco hacia el futuro.

— Parece que finalmente… ha llegado el momento de terminar con esto.

— …




Subaru se echó boca arriba, mirando a Pereza descendiendo desde el  cielo.

Mientras ella aterrizaba, la mujer deshizo la mano malvada que la había estado cargando, parándose a un lado de Subaru, aún incapaz de moverse. Entonces le mostró una sonrisa sangrienta llena de satisfacción y tendió una mano hacia él.

— Ahora, devuelve mi Evangelio. No es para que lo posean las personas como tú.




— Evan… gelio.




Murmurando con una voz rota, Subaru obedeció la demanda de la mujer, poniendo una mano en su bolsillo. Sus dedos encontraron lo que buscaba. Afortunadamente, no se había caído de su bolsillo durante todo el tiempo que habían sido perseguidos.

— ¡Si lo quieres… tómalo…!

Agarrando el libro, Subaru lo sacó y lo lanzó maliciosamente a un matorral. La mano de la mujer se estiró, agarrando nada más que aire; ella abrió y cerró su mano mientras dejaba salir un suspiro.

— Parece que tu actitud hacia mi favor, y las cosas de otros, no ha mejorado.

La mujer sacudió su cabeza; su aparente lamento tenía un eco de decepción. Subaru tosió. Él nunca había imaginado que la loca apelaría a la razón y al sentido común.
La mujer fue a recoger el libro que Subaru había tirado. Mientras tanto, Subaru movió su cabeza en un intento de localizar al Patlash caído. Él la encontró; su respiración era lenta, pero estaba bien.

E idealmente posicionada.

— ¡Ahh, guía de mi amor, prueba de mi favor…! ¡Finalmente en mis manos…! ¡Estoy profundamente CONMOVIDA!!

La mujer se agachó para recuperar el Evangelio hacia su pecho mientras derramaba lágrimas. Sosteniendo la palabra escrita, su loco amor en forma tangible, la mujer volteó su cabeza, mostrando una loca sonrisa hacia el apenas vivo Subaru.

— ¡Peleaste valientemente, peleaste bien, digno de alabanza! ¡Tú y tu dragón terrestre resistieron tan bien, tan diligentemente! ¡En alabanza a tus acciones, te concederé piedad!

— ¿… Piedad?

— ¡SÍ! ¡Piedad! ¡Si tienes unas últimas palabras, las guardaré a fuego dentro de mi alma, nunca las olvidaré por la eternidad! ¡Ahora, di lo que deseas!

Él estaba sorprendido que la loca le mostrara a su oponente compasión después de una larga y dura batalla. Ella solo hizo espacio para ello porque había tomado su libro y tenía la victoria frente a sus ojos, pero incluso así era un lado inesperado de ella.

Entonces Subaru, tomando lo que la loca le había ofrecido, levantó su mano.

Era su mano izquierda, opuesta a con la cual había lanzado el Evangelio.

Él estaba sosteniendo algo en ella.

— ¿Sabes lo que es esto?

La pregunta hizo que Pereza hiciera una mirada de sospecha. Las palabras eran diferentes de las que había esperado, pero la mujer miró en la mano de Subaru. Sostenía un cristal mágico, lo suficientemente pequeño como para descansar en la palma de una mano.

Emitía una luz blanca, no era una carta de triunfo de un disparo y una muerte. Por sí solo, no tenía poder para cambiar la batalla. En primer lugar, había cosas como esta en todo el bosque.

Y hablando propiamente, pertenecía entre los demás, no en su palma.

— Esto es…

— Una barrera de cristal mágico. Están pegadas en los árboles de todo el bosque. ¿No te diste cuenta?

— …

Subaru se preguntó si su silencio significaba que ella no se había dado cuenta, o que no entendía lo que estaba diciendo.

Realmente no le importaba cuál. El plan ya estaba en marcha.

— ¿Qué estás dicie…?

La mujer, evidente su inquietud ante las últimas palabras de Subaru, sospechosamente extendió una mano.

Pero justo antes de que su mano llegara, el plan se puso en funcionamiento.

— ¡¡…!!

Sintiendo algo soltando hacia su hombro, la mujer trató instantáneamente de darse la vuelta.

Ella nunca lo hizo.

Desde atrás, los colmillos de una bestia demoníaca saliendo del bosque se hundieron profundamente en su cuello.

Re Zero Kara Hajimeru Isekai Volumen 8 Capítulo 4 Parte 4 Novela Ligera

 

***

 

 

Él había tenido sus sospechas. La posibilidad había pasado por su cabeza varias veces mientras estaba en la marcha.

El iniciador fue cuando Julius y Ferris se vieron como si dudaran de sus oídos cuando él les dijo que el área alrededor de la mansión y el pueblo era un hábitat gigante de bestias demoniacas.

Las Bestias Demoníacas albergaban nada más que odio por todos los seres vivos. La batalla contra la Ballena Blanca había grabado ese terrorífico aspecto de su naturaleza en sus huesos. Pero al mismo tiempo, se preguntó…

Los demoniacos, Urugarum caninos en el bosque, y la Ballena Blanca también odian la apariencia de Subaru y lo veían como un enemigo. Si era así, ¿no era lo mismo para los Cultistas de la Bruja, quienes vieron a Subaru como aliado?

Y ahora, la firme prueba de esa hipótesis se demostraba justo enfrente de sus ojos.

— ¡Gaaaaaaa!

Empalada por un agudo dolor y el repentino impacto, la loca parecía no darse cuenta de lo que había sucedido mientras gritaba.

Con los colmillos de la bestia demoníaca saltando en su cuello, la mujer de baja estatura no pudo hacer nada para echarlo. El perro demonio de pelaje negro era lo suficientemente grande como para que la pequeña mujer pareciera una niña parada junto a un adulto.

La mujer fue balanceada hacia arriba y hacia abajo por las fauces de la bestia demoníaca atrapándola, golpeándola contra el suelo varias veces. La mujer quedó flácida, agotada. Sin dudarlo, el canino demoníaco la sujetó, retiró sus colmillos y fue a dar el golpe final.

Con un gruñido, abrió sus fauces, esta vez apuntando a la tráquea de la mujer. Quizás significaba apagar su vida; quizás su acción no tenía sentido, fruto de sus instintos asesinos. Subaru no pudo decir cuál.

No podía, pero la loca no era una persona que cayera sin luchar.

— ¡Sucias bestias…! ¡Manos Invisibles!

Presionada contra el suelo, la mujer gritó, e instantáneamente, su sombra que se retorcía se convirtió en manos malvadas que derribaron al perro demonio.

Golpeado por un ataque invisible, el perro demonio lloró como un cachorro mientras caía pesadamente. Pero instantáneamente se incorporó en sus patas, aullando mientras se movía de nuevo para desgarrar a su presa.

— ¡Espera! ¡Es suficiente!

Pero Subaru intervino, con la barrera de cristal en mano, poniendo un alto a su agresión.

La bestia demoníaca estaba en una posición de salto mientras gruñía, mirando con odio el cristal mágico blanco en la mano de Subaru. La bestia retrocedió lentamente, quizás obligada a hacerlo por el poder que residía en el cristal.

Subaru y la loca podrían haber sido el par que la bestia demoníaca menos podía pasar por alto. Aun así, la bestia demoníaca no saltó sobre ellos. Sus colmillos temblaron; gruñó y babeó mientras saltaba hacia atrás. La bestia demoníaca se mezcló con los matorrales, sus pasos fueron cada vez más distantes.

No había forma de que los hubiera dejado ir. Probablemente significaba mirar y esperar hasta que soltara la barrera de cristal.

Mientras observaba la retirada de la bestia demoníaca, Subaru dejó escapar un largo suspiro antes de girar la cabeza y mirar a la loca. Detener a la bestia demoníaca Urugarum de terminar con ella no había sido un acto de misericordia.

No había sido necesario. Por la forma en que sus tripas ya se estaban derramando de su vientre, la mujer ya debe haberlo sabido por sí misma.

— ¿Cómo puede ser? Pensar que una bestia demoníaca…

— No hiciste tu tarea. Toda esta área es un hábitat de bestias demoníacas. Solo la separaron con una barrera.

Con la parte posterior de su cuello mordido, la mujer no pudo moverse, cubierta de heridas mortales. Quizás ella ya estaba ciega; su único ojo restante, sin ninguna chispa, no se volvió hacia Subaru.

Los resultados no fueron suficientes para llamar a la operación un éxito. Había sido salvado por casualidad y un destello de inspiración, agarrando la victoria por un pelo. Después de toda su historia, pensar que un Urugarum aparecería en un lugar así…

— Roswaal, bastardo… dijiste que los habías eliminado por completo.

Maldiciendo a su partidario demasiado reservado, Subaru se arrodilló sobre una rodilla al lado de la mujer. Recogió el Evangelio que estaba junto a la mujer, ensangrentada y en la puerta de la muerte.

Incluso si Subaru no pudiera jugar al señuelo él mismo, el libro podría usarse como cebo en las escenas por venir. La batalla con la mujer había demostrado que valía lo suficientemente bien.

— No sé qué le pasó a Kety, pero al menos, quedan solo dos dedos… los aplastaremos.

— Mm-mm-mmm…

Subaru la miró—: Oh, ¿es imprudente? ¿Incapaz de hacerse? ¿Cuántos de ustedes he derribado? Aprende ya, geez. Aunque no tiene sentido decírtelo ahora, supongo.

— …

En el borde de la muerte, la mujer retorció sus labios hacia las palabras de Subaru. El sangrar no pararía. La sangre se derramó de las esquinas de sus labios mientras la mujer sonreía, saludando valientemente a su muerte inminente.

Cuando Subaru la vio de esa manera, le envió el mayor escalofrío posible por su espalda.

— Adelante… quédatelo, por ahora. Pero… pronto…

— …

— Pronto, tomareee de vuelta mi “amor”.

Al final, esa parte salió fuerte y clara antes de que la sonrisa de la mujer vacilara, sus signos de vida llegarán a su fin. Era la muerte, simple y llanamente, un fin del cual no había regreso.

Era la cuarta, o quizás la tercera, muerte de Pereza que había presenciado.

— Mierda… ¿qué estaba tratando de decirme de todos modos?




Subaru se rascó la cabeza mientras miraba la cara de la mujer muerta. El interior de su boca estaba seco, y sintió que sus arterias se habían acelerado de manera extraña por razones ajenas al estrés y al nerviosismo.

Por primera vez, sin depender de nadie más, Subaru había matado a otra persona en medio del combate. Ese hecho hizo que sus rodillas temblaran levemente. Apretó los dientes y suspiró largamente.

La mujer había maldecido a Subaru justo antes de su muerte. Fue una maldición que no pudo disipar en ese momento.

— … No puedo quedarme parado. Incluso si uno está deprimido, todavía quedan Perezas.

Poniendo su vacilación a un lado, Subaru quitó sus ojos del cadáver y corrió hacia Patlash. El dragón terrestre muy golpeado por la furiosa caída, soportando heridas incontables sobre todo su cuerpo.

Y, aun así, cuando el dragón terrestre sintió el acercamiento de Subaru, se puso de pie con firmeza.

— Lo siento, Patlash. En serio quiero darte un descanso, pero aún te necesito.

— …




Cuando Subaru declaró que la empujaría más, Patlash silenciosamente le dio la espalda en respuesta. Él montó, incapaz de contar cuántas deudas ahora le debía al dragón terrestre después del último medio día, más las últimas horas particularmente.

Jalando las riendas, ordenó al dragón terrestre sin casco volver al pueblo. La barrera de cristal en su mano estaba tibia, continuamente advirtiendo sobre la presencia de bestias demoníacas.

Quizás el perro demonio estaba acechando en el arbusto, mirándolos a cada momento. No le prestó atención mientras se alejaron.

— La Pereza restante, el Arzobispo de los Siete Pecados Capitales…

¡probablemente queda uno!

En el apogeo de la batalla en el pueblo, Subaru y Julius se habían dirigido hacia la fuente de las Manos Invisibles. Allí, encontraron una explosión, y en el centro de esa explosión, Wilhelm. Subaru no tenía dudas de que Wilhelm había estado luchando contra esa Pereza hasta el justo instante antes de eso. Estaba seguro de que el Demonio de la Espada había derrotado a su enemigo.

Él dedujo que, al igual que con la explosión del carro de dragones, algo en posesión de Kety lo había causado. Si Kety hubiera sido derrotado por el Demonio de la Espada, podría haberse explotado para intentar derribar a Wilhelm con él.

Si eso era verdad, solo quedaba un dedo restante, y ese tenía que ser la última Pereza.




— ¡Si podemos hacernos cargo de ese, solo tenemos que acabar a los Cultistas de la Bruja regulares y ganamos!

Finalmente vio un faro de victoria. Pero ese brillo estaba muy atrás en la mente de Subaru.

Para escapar de los ataques de la loca, había tenido que huir profundo dentro del bosque. Estaba lejos del pueblo, donde seguramente la batalla aún estaba en pleno apogeo. Cada segundo que pasaba corriendo cuesta arriba parecía una vida entera.

— ¡¿…?! ¡Mierda! ¡¡Realmente salió!!

Apretando sus dientes, Subaru miró hacia el cielo, gritando con furia y nerviosismo. La vista era incluso peor de lo que había esperado.

Una vez más, manos negras se estiraron del otro lado del bosque hacia el cielo frente a sus ojos, apuntando hacia el pueblo. Subaru aún estaba lejos. Su grito no podía llegar a las personas a las que apuntaban esos brazos.

Si caían, muchos más morirían… caballeros, hombres-bestias y aldeanos.

Vidas serían extinguidas. Vidas que pertenecían a personas que Subaru conocía.




Levantando un grito sin voz, Subaru rogó para que las manos negras y malvadas desaparecieran.

Como si respondiera al lamento de Subaru, Patlash, maltratada por completo, aumentó su velocidad. Prácticamente volaron, sobre todo, cargaron hacia el bosque y corrieron hacia la aldea a punto de ser atacados una vez más.

— ¡¡Pereza!!

Mientras galopaban, él gritó lo suficiente como para desgarrar su garganta.

La aldea tenía grandes vestigios de destrucción: cadáveres humanos estaban esparcidos por todo el lugar; las llamas estaban furiosas, mezclándose con la voz de alguien que lloraba en el aire. Incluso en un mundo lleno del sonido de espadas chocando, al instante supo quién debía ser el loco.

El quinto Perezoso era un hombre muy delgado, calvo, de mediana edad, que se rasgaba la cara ensangrentada mientras se reía como un loco.

— …

Subaru instintivamente supo que ese era el último. El loco se volteó, como si fuera atraído por la certeza de Subaru.

Ellos intercambiaron miradas, reconociendo al otro como enemigo. Sin embargo, el hombre jugó la más horrible de las jugadas primero.

— ¡Ahh… mi cerebro esta temblaaando!!

Ya innumerables brazos se alzaron, bloqueando los cielos antes de que se estrellaran junto a un grito enojado y desquiciado. El ataque se convirtió en una cascada de muerte, sin duda tenía la intención de atacar el pueblo hasta sus raíces, aplastando a cualquiera y a todos por la simple fuerza de los números.




— ¡Debo que detenerlo! —Subaru gritó con determinación, pero fue un grito de desesperación, ya que no tenía poder para hacerlo.

Y un momento antes de que el acto de brutalidad del loco procediera a volver a pintar el mundo de negro…

— Eso es suficiente, villano.

… Escuchó una voz.

Y esa voz sorprendió a todos.




Parados sin saber que pasaba, miraron hacia el cielo, incapaces de moverse.

— Suficiente. No toleraré más violencia de tu parte.

Por encima de las numerosas manos negras, el cielo fue cubierto en un pálido brillo del cero absoluto.

Re Zero Kara Hajimeru Isekai Volumen 8 Capítulo 4 Parte 4 Novela Ligera

5 1 voto
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios