Re:Zero Kara Hajimeru Isekai Seikatsu

Volumen 8

Capítulo 3: El Significado De Haber Vuelto

Parte 4

 

 

La carretera, continuando hasta el infinito dentro de la ilusión, había llegado a su final. Para Subaru, había sido un largo viaje, lo suficientemente para que el retorno adecuado sea un espectáculo para el dolor de ojos.

— Finalmente estoy de vuelta…

No una sino dos veces había regresado para encontrar el pueblo como una vista trágica. Cuando había regresado a la aldea antes de eso, la mente de Subaru había sido reducida hasta los huesos. Entonces para él, esta fue la primera vez.

— Pero… no parece que haya mucha bienvenida.

La fuerza de expedición pasó por la entrada, entrando en la plaza del pueblo. En medio de esa atmósfera imponente, los aldeanos sacaron la cabeza de las casas circundantes una tras otra. Sin embargo, las expresiones en sus caras ciertamente no eran iluminadas; naturalmente, eran de preocupación y confusión. Subaru apenas podía culparlos; un grupo armado apareció de repente en medio de la aldea.

— Ram, ¿cuánto le dijiste a los aldeanos?

— … Les advertí que no deambularan fuera del pueblo y que se mantuvieran fuera del bosque. No toqué ninguno de los detalles.




— Está bien. Buena decisión.

Si se supusiera que el Culto de la Bruja estaba cerca, la aldea seguramente estaría en caos. Quizás Ram debía ser elogiada por mantener esa parte en secreto, considerando que ella había pensado que el campamento Crusch era su enemigo.

— Oye, ¿no son ellos… el Maestro Subaru y la señorita Ram?

— Realmente lo son. Entonces el Maestro Subaru ha regresado…

Uno por uno, los aldeanos comenzaron a darse cuenta de que eran Subaru y Ram en la espalda del dragón. Con todos los ojos puestos en ellos, aparentemente a cargo del grupo, Subaru se bajó de Patlash y consideró que era un buen momento para hacerlo. Probablemente era el más adecuado para explicar la situación.

— Barusu…

— Solo espera un minuto. Hablaré con ellos. Wilhelm, Julius, Ricardo.

Subaru detuvo a Ram y llamó a los tres más importantes de la fuerza de expedición. Él los escogió porque ellos amplificarían su persuasión a los aldeanos. Ellos no eran solo confiables; ellos se veían como tal. Subaru trajo a los tres con el mientras caminaba directamente hacia el centro de la plaza del pueblo.

— Subaru, parece ser que están preocupados. No descuides ser desconsiderado.

Asintiendo al susurro de Julius, Subaru respiró hondo antes de aplaudir fuertemente con sus manos juntas. Viendo al Subaru que conocían tanto hacer esto, hizo que los aledaños abrieran sus ojos, preguntándose qué estaba pasando. Viendo por sus reacciones que había atraído su atención, Subaru abrió su boca para calmar sus preocupaciones.

— ¡Sí, atención todos, por favor! Hola, ha pasado un tiempo. Han pasado unos cuantos días, ¿pero están todos bien?

— …

— Sé que volver así es algo repentino, pero hoy día, les pido a todos que hagan algo.

Después de un saludo modesto, Subaru cambió al tema en cuestión. La manera en que Subaru levantó su voz hizo que los aldeanos, rodeándolo a la distancia, se miraran las caras.

Todos conocían a Subaru, y él conocía a todos. Entendiendo su preocupación y confusión, Subaru habló con la voz más amable que pudo, pero también expuso las cosas muy rápido. Él quería compartir la situación rápidamente, lo suficiente para negarles el tiempo para pensar sobre otras opciones, y el suficiente para hacer la evacuación una realidad.

— En este momento, las bestias demoniacas en el bosque parecen estar descontrolándose de nuevo. Estas son las personas que traje para exterminarlas… pero quiero que todos estén fuera de la villa hasta que el trabajo esté hecho. Por supuesto, he preparado el transporte por adelantado. Puede que no sea un viaje muy cómodo, pero…

Escondiendo una mentira detrás de una capa de verdad, Subaru seleccionó palabras que no asustarían a los aldeanos mientras continuaba hablando. Las memorias de la crisis relacionada con las bestias demoniacas hace dos meses seguramente aún estaban frescas. Él tenía que ser convincente cuando les decía que el bosque más allá de la barrera aún estaba llena de bestias demoniacas.

Detrás de él, ellos podían ver a la fuerza de expedición formada de veteranos y varios carruajes dragón de mercaderes ambulantes para transportarlos. Incluso si se sentía como si tuviera las manos en alto, Subaru siguió adelante mientras escondía que el Culto de la Bruja estaba atacando. Sin embargo…

— La evacuación tomará como mínimo medio día, uno o dos días como máximo. Siento causar problemas a todos, pero por favor acepten que esta es la manera más segura de…

— ¿… Por qué nos mientes de esta manera?

Al final, esto era un juicio formado de acuerdo a la noción de Subaru del sentido común.

— ¿Huh?

Los ojos de Subaru se abrieron ante la repentina interjección. El que había hablado era un joven de pelo corto. Como miembro de la banda de jóvenes del pueblo, había intercambiado palabras con Subaru en numerosas ocasiones.

Parecía que lo había soltado espontáneamente, pero cuando Subaru lo miró a los ojos, dudó por un momento antes de avanzar.

— ¿Traes un gran grupo de extraños… para cazar bestias demoníacas?

¿Por qué decirnos algo como…?

— Porque, hey, es peligroso. Quiero decir que, no hace mucho tiempo que sucedió el incidente de las bestias demoniacas, ¿verdad? Tenemos que lidiar con eso antes de que se vuelva tan malo esta vez, así que…

— ¡No intentes engañarnos!

Subaru trató de corregir la atmósfera precaria, pero el joven no le prestó su oído a Subaru. Su rostro poco sofisticado tenía el ceño fruncido, su puño temblando mientras miraba a Subaru.




Sobre ella se reprimía la ira y la desesperación, y el miedo incontenible.

— Maestro Subaru, usted dijo que estaba tratando de aclarar nuestras preocupaciones, pero… ¡hacerlo de esta manera está asustando a todos en la aldea! ¡Hemos estado pensando que el Culto de la Brujas está tramando algo todo el tiempo!

— Uh…




El joven perdió visiblemente los estribos cuando gritó, al instante haciendo que las palabras de Subaru se quedaran atrapadas en su garganta.

La voz del joven resonó por todo el pueblo, extendiendo los disturbios entre los aldeanos y, naturalmente, también entre los comerciantes ambulantes. No hubo disturbios en la fuerza de expedición, pero el flujo turbulento del discurso también hizo que sus caras se volvieran más graves.

— Usted… no lo niega, ¿verdad…?

El joven murmuró débilmente, encontrando su respuesta en el comportamiento silencioso de Subaru. La vista causó un estallido de inquietud entre los aldeanos, haciendo que sus preocupaciones acumuladas se vieran de una vez.

— Así que en verdad las personas de la mansión estaban hablando del Culto de la Bruja ayer… ¿Por qué están en un lugar remoto como este…?

— Eso es obvio, eso es obvio, ¿no? ¡Es por que el Lord hizo algo como eso!

— ¿Por qué debe apoyar a una medio-elfo… una medio-demonio…?

Las preocupaciones expresadas por un par de labios tras otro dejaron en claro que los esfuerzos de Subaru para suavizar las cosas habían tenido el efecto contrario. Los aldeanos lo habían entendido mucho antes: los disturbios que rodeaban su aldea estaban relacionados con Emilia, que residía en la mansión del señor de la tierra.

No eran convenientemente ignorantes. Era natural que rechazaran el plan de Subaru.

— ¡Espera un minuto! ¡Lo siento! ¡Me equivoqué, y me disculpo! Pero…

— …

Aceptando que su esfuerzo por convencerlos había fallado, Subaru expresó una disculpa. Al mismo tiempo, se dio cuenta de algo.

Entre los aldeanos, algunos se lamentaron, otros se enfurecieron, otros se miraron furiosos. Esas acciones negativas no fueron causadas por su miedo difícil de resistir al Culto de la Bruja. Su energía negativa fue entrenada no hacia el Culto, sino hacia el medio-elfo que aún no se había mostrado.

— ¡¿Qué les hace pensar eso?! ¿No se dan cuenta de que esto no tiene nada que ver con los medio-elfos o con Emilia? —exclamó Subaru.

— ¡¿Cómo puede no estar relacionado?! El Culto de la Bruja arremete contra todo lo relacionado con los medio-demonios. ¡Hasta los niños del pueblo saben eso! Y, sin embargo, el señor no solo alberga a un medio-demonio, sino que la nominó para ser el rey de la nación. ¡Esto no es broma!

— ¡…!

La ira del joven conmocionó a Subaru; el grito cercano lo atravesó como una cuchilla. Su reacción hizo que los ojos del joven se congelaran mientras miraba hacia abajo. Pero no modificó su declaración.

Cuando Subaru miró a su alrededor, vio, en mayor o menor medida, la misma emoción en los ojos de los otros aldeanos.

— ¿Es eso lo que todos piensan? ¿Creen que todo es culpa del medio- elfo en la mansión?

No hubo respuesta. Parecían pensar que el silencio era más elocuente que cualquier cosa que pudieran decir.

Estos eran los aldeanos amigables con los que había pasado tanto tiempo. Aunque solo habían pasado dos cortos meses, habían pasado tantas cosas que Subaru sintió que la amistad que compartían entre ellos se había profundizado. Por eso había estado tan desesperado por salvarlos.




Había creído que aceptarían sus sentimientos sin sospecha ni duda… y, aun así.

— ¿Era solo yo adelantándome a mí otra vez…?

Había subestimado el miedo profundamente arraigado al Culto de la Bruja plantado en cada ser humano de ese mundo. Incluso las personas que creían en la bondad innata de Subaru no podían desafiar las cicatrices de la historia.

Ese hecho hizo que Subaru dejara caer sus hombros débilmente, pero en el siguiente momento, sus hombros fueron golpeados por detrás.

Desde muy cerca, un individuo palmeó sus hombros, moviéndose a su lado mientras exhalaba.

— Levanta tu cabeza. Después de todo, Lady Crusch dice que nunca debes bajar la vista.

— Tú…

— ¿Crees que lo que estás haciendo está mal…? Si no crees eso, entonces no necesitas bajar la mirada.

La firme declaración de Ferris sorprendió a Subaru, viniendo de la última persona que él esperaría que lo consolara. Así, también, se sorprendió al recordar las palabras que Ferris lo había ayudado tener en cuenta.

Esas eran palabras que Crusch le había dicho a Subaru, aunque durante un tiempo diferente del presente.

— Además, ¿no fue mucho más difícil buscar peleas en el castillo que levantar la cabeza aquí?

— … Espera un momento.

El comentario burlón de Ferris hizo que los hombros de Subaru se aflojaran de una manera que estaba muy fuera de lugar. Subaru se preguntó cuánto tiempo se burlaría de él por ese momento. Pero…

— … Sí. Comparado con eso, esto no es nada.

Por mucho que sus palabras hubieran sido rechazadas, no dudaba de que estaba haciendo lo correcto.

Él entendió que los aldeanos tenían una aversión hacia los medio-elfos. Ese hecho muy cruel causó que una sombra oscura cayera sobre el corazón de Subaru. Pero esa realidad era absolutamente algo contra lo que no podía hacer nada ahora. Era algo que debía ser cambiado por las acciones futuras de Emilia, con Subaru a su lado.

— No es algo que pueda arreglar solo diciendo: “Voy a cambiarlo”. No cuando aún no he logrado nada más.

Por mucho que pensaba que su evaluación era injusta, todo lo que podía hacer era mostrar resultados lo suficientemente grandes para hacerles verla con una nueva luz. Y Subaru y los otros estaban actuando para crear el tiempo necesario para que él lo haga.

Subaru Natsuki quería creer que esa era la razón por la que había vuelto así.

— Por lo que han dicho, entiendo cómo se sienten todos ustedes. No les diré: “Dejen todo y vengan conmigo”. Es natural que todos tengas sus dudas sobre ello. Duele, lo entiendo también.

— Maestro Subaru…




— Pero por ahora, guárdenselo. En serio entiendo todos los sentimientos que están intentando poner en palabras. Así que, por favor, hagan lo que digo y podemos hablarlo más apropiadamente después. La aldea en serio está en peligro.

Cuando Subaru dijo esas palabras, mientras los miraba seriamente, los aldeanos mantuvieron su silencio, sin decir nada. Con el silencio cayendo sobre la aldea, Subaru pensó que su reacción era muy triste. A este paso, todo lo que habría hecho fue usar el tiempo inútilmente.

Sin embargo, fue Ram quien rompió severamente el estancamiento en pedazos.

— … Las palabras de un sirviente de nuestra casa son las órdenes del Maestro Roswaal, señor de esta tierra. Ustedes, siervos, nunca tuvieron el derecho a negarse para empezar. Vamos, apúrense y sigan sus instrucciones.

Habiendo observado desde el lado hasta ese punto, Ram salió de la formación de la fuerza de expedición para parase al lado de Subaru mientras confrontaba a los aldeanos. El deslumbrante brillo de su ojo y la autoridad de su declaración sorprendió y puso nerviosos a los aldeanos.

— ¡E-Espera! Entiendo por qué lo dices tan duramente, pero no tienes que decirlo así. Todos tienen sus propias vidas. Es natural que estén sorprendidos…

— Parece que, estos aldeanos, no son lo suficientemente consientes de la grandeza de nuestro señor.

Cuando Subaru se opuso a la declaración de Ram, ella miró a Subaru con aire exasperado.




— Si incurre en problemas o daños debido a la evacuación, nuestro arrendador asumirá la responsabilidad y lo compensará. Si alguno de ustedes se opone, salga y diga sus nombres. Esta es la decisión del Maestro Roswaal.

La forma en que lo dijo fue severa; su significado también era severo. Pero, aunque había sido intransigente, el contenido de su propuesta calmó las preocupaciones de la población, dejando a Subaru y a los aldeanos asombrados. Todos entendieron: al respaldar las palabras de Subaru con la autoridad del arrendador, Ram les dio a los aldeanos lo que necesitaban para estar de acuerdo.

— Ahh, perdón por la forma dura de decirlo de Ram, pero lo que quiero no ha cambiado. Todos necesitan evacuar el pueblo. Me doy cuenta de que es tan repentino que no puedes prepararte adecuadamente.

— …

— Es por eso que asumiré la responsabilidad y hablaré con Roswaal sobre la compensación adecuada por daños y perjuicios. Quiero que todos al menos me crean sobre eso. Por favor.

Al aceptar el punto de vista de Ram, Subaru apeló no a la emoción, sino a la lógica. Entre la calma de Ram y los impulsos de Subaru, los aldeanos guardaron silencio por un tiempo. Luego asintieron con aparente resignación.

Estaban muy lejos de gustarles. Sin embargo, habían dado su consentimiento. La evacuación podría comenzar.

— *Suspiro*…

Cuando, con una de las cosas decidida, Subaru exhaló de alivio, se le unieron sus camaradas parados en una fila detrás de él. Todos habían estado tensos y ansiosos, pero de alguna manera, habían escalado la montaña.

— Aunque debo decir…

— ¿Qué?

Subaru compartió el alivio de sus compañeros antes de proceder a mirar a Ram, parada a su lado. Ram lo miró sospechosamente en respuesta a esa mirada, pero no había duda de que habían sido sus palabas las que habían dado el empuje final. Él pensó que era muy duro de Ram, difícil de comprender, pero amable.

— Que tú digas a las personas que hagan lo que digo es nuevo. ¿Esto significa que me has aceptado?

— ¡Hah!

Ram resopló- De alguna manera, solo un poco, él se consoló en su comportamiento.

***

 




 

 

La evacuación duraría dos días como máximo. Así que empezaría tan pronto como los suministros mínimos necesitados para ese tiempo estuvieran cargados.

Las condiciones que Subaru impuso a los aldeanos fueron aceptadas de muy mala gana.

— Hay quince carruajes dragón. Si ponemos a siete personas en casi cada uno, deberíamos poder llevar a todos a bordo con espacio de sobra.

Subaru había pedido a los jóvenes de la aldea que pasaran lista, asegurándose de que se contabilizara a cada aldeano. Ahora que estaban evacuando, seguramente no querían causar ningún problema adicional. Aunque todavía trataban con la fuerza de expedición bastante torpemente, hicieron lo que se les ordenó.

Solo había un problema que no podía dejarse sin resolver.

— Explicar esto a Lady Emilia y Lady Beatrice en la mansión, ¿no es así? —dijo Ram, con las manos en las caderas mientras sus ojos se movían hacia el camino que va desde el pueblo a la mansión.

Los problemas para proceder con los preparativos para evacuar se habían resuelto. La mansión era otro problema. Y para Subaru, planteaba el mayor problema de todos.

— Pensé que el pueblo estaba bastante agitado, pero ¿qué ha estado haciendo Emilia?

El tiempo había pasado más allá de lo que sería temprano en la mañana, finalmente entrando en el período que uno podría llamar propiamente “mañana”. Incluso si la mayoría de los seres humanos estuvieran dormidos a esa hora, le resultaba difícil creer que Emilia pudiera dormir profundamente dado el estado del territorio de Mathers en los últimos días.

El testimonio de Ram ya había dejado en claro que Emilia no había tenido ningún papel en el ataque de Ram. Pero el hecho de que Emilia no hubiera respondido a los disturbios en el bosque tiró de su mente.

Ram respondió a las sospechas de Subaru bajando los ojos con una mirada levemente melancólica.

— Estaba ocupada hasta tarde en la noche, por lo que todavía debería estar descansando en este momento. Desde que regresó de la capital en un estado de desesperación, ha estado cansada y sin tiempo para tranquilizar su corazón.

— Unghh…

— Tiene el aspecto de alguien que ha sido sometido a una prueba desagradable por un hombre.

— ¡No le pongas desagradable, ¿está bien?! … No es que lo esté negando…

Su opinión de tercero magnificó todos los sentimientos de culpa de Subaru de una vez. Era natural que los acontecimientos en la capital hubieran herido gravemente a Emilia. No podía estar en desacuerdo con la despectiva opinión de Ram sobre él.

— Mientras el Maestro Roswaal está ausente, depende de Lady Emilia tratar con cualquier cosa en la mansión y en la villa. Pero puedes entender la reacción de los aldeanos ante Lady Emilia por su comportamiento anterior, ¿no?

— Puedo imaginármelo, pero realmente no quiero ponerlo en palabras… Rechazo, ¿huh?

— ¿Rechazo? Una impresión algo simplista, ¿no es así?

Ram se rio en voz alta ante las palabras de Subaru, su rostro inmediatamente se volvió más alegre.

— … Fue más como repudio. Si has sido rechazado, siempre se puede comunicar nuevamente. Si la mano extendida se ha hecho a un lado, eso significa que ha habido contacto. Pero, ¿y si te han repudiado?

— …

— Si es asqueroso siquiera tocarlo, uno debe preguntarse cómo acercarse.

Subaru no respondió al argumento de Ram, aparentemente hecho para probarlo. Ram tampoco parecía estar buscando una respuesta—. Dije algo duro—dijo ella inmediatamente con un suspiro.

— Lady Emilia se dio cuenta de que algo andaba mal en el bosque e intentó que los aldeanos se refugiaran en la mansión. Entonces los aldeanos la repudiaron. No es alguien lo suficientemente sensible como para retirarse inmediatamente después de ser repudiada, algo que imagino que sabes por ti mismo, Barusu.

— Pero también sé que ella no es una chica a la que golpearán con palabras crueles y no la lastimarán.

Emilia había estado tratando de lidiar con los disturbios del Culto de la Bruja a su manera. Sin embargo, ese camino no fue suficiente para ablandar los corazones duros que los aldeanos tenían hacia los semi-elfos.

O tal vez la reacción excesiva de los aldeanos fue el resultado de hablar con ella.

— Entonces, ¿qué hizo Emilia después?

— Después de que varios intentos de persuasión fueran rechazados, ella fue incapaz de quedarse quieta, así que fue alrededor fortaleciendo las barreras alrededor de la villa. Después de todo, como no habíamos juzgado que los disturbios eran el Culto de la Bruja, ella temía que fueran bestias demoniacas.

— Bueno, eso no fue realmente una mala decisión, pero…

— Después de eso, una declaración de guerra en blanco llegó anoche, así que ella estaba preocupada por eso hasta la mañana.

— Así que eso sale aquí también…

Mientras Ram hablaba como si fueran bromas ligeras, Subaru solo podía lamentar que la carta haya hecho daño en otro lugar. El informe de eventos en la capital, las preparaciones para la evacuación, las preocupaciones de Emilia y Ram, las acciones independientes de Ram, el daño secundario seguía apareciendo. Para un simple truco, los efectos eran demasiado dolorosos.

— En cualquier caso, con esta preparación anticipada para evacuar, Lady Emilia probablemente no objetará. Si se lo reportamos en la mansión, ella debería estar de acuerdo inmediatamente.

— …

— ¿Barusu?

— No, lo entiendo. Solo hace que me duela la cabeza un poco.

Con Ram mirándolo sospechosamente, Subaru sacudió su cabeza, consciente de la aceleración de sus latidos. Aquí, al borde de una reunión con Emilia, su tensión estaba en su apogeo.

Justo como Ram lo vio, Emilia no era el tipo de chica que rechazaría la cooperación de tantas personas. Por ello, el estrés y la preocupación de Subaru eran un problema del propio corion de Subaru.

— Julius, ven conmigo, ¿está bien? Estoy yendo a la mansión para convencer a Emilia y a la loli.

— ¿Yo?

Mientras reforzaba su determinación, Subaru miró a su alrededor y llamó a Julius. Subaru asintió a Julius, cuya cara mostraba que la nominación había llegado inesperadamente.

— Sí. Soy mucho más convincente contigo a mi lado que no. Tú serás mi prueba de que me he comportado bien y arrepentido después de todo lo que sucedió en el castillo.

— Ya veo, muy bien. Si hará que la conversación fluya más, úsame a tu gusto.




Su hermoso rostro indicaba consentimiento mientras asentía elegantemente a la sugerencia de Subaru. El gesto hizo que Subaru hiciera una mueca.

Ram, viendo desde un lado el intercambio, suspiró mientras decía—: Un pequeño truco mezquino y muy de Barusu.

— Hey, no lo llames mezquino. Llámalo poniendo atención a los pequeños detalles. Ahh, Julius, además de eso.

— ¿Qué sucede?

— Eres tú quién puso un espíritu en mí, ¿verdad? Quiero una explicación adecuada.

5 1 voto
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios