Re:Zero Kara Hajimeru Isekai Seikatsu

Volumen 8

Capítulo 2: Pelea

Parte 1

 

 

Volvamos en el tiempo hasta justo antes que terminara la conferencia de “la Alianza Anti-Bruja”.

— ¡Oh, cierto! ¡Olvidé la parte más importante!

Cuando Subaru palmeó su puño, era en la particular atmósfera callada inmediatamente después de su solicitud a la fuerza de expedición, a punto de entrar con gran ardor al territorio Mathers.

No explique lo suficiente, pensó, sintiéndose avergonzado mientras se alejaba de esas grandiosas palabras, pero Subaru no podía ser diligente acerca de la parte más importante. Por lo tanto, se dirigió a todos y a cada uno:

— Nombré este plan “Caza de la Bruja Hecha Simple”, pero el objetivo más importante, el Arzobispo de los Siete Pecados Capitales… Quiero escoger quien va tras él muy

— ¿Cuidadosamente?

— Sí. Después de todo, el derribar al arzobispo decide si este plan funciona o Quiero escoger a nuestros mejores miembros. En otras palabras, Wilhelm y algunos Colmillos de Hierro que tienen confianza sobre sus habilidades de sigilo. Ah, ellos tienen que estar bien incluso si el arzobispo los está mirando directamente.




Las condiciones de Subaru levantaron las cejas de todos los sentados en el círculo a su alrededor. Sus expresiones cambiaron a desconcierto, ansiedad e inquietud; los hombres sentados uno al lado de otro difería individualmente, pero sus caras se sumaron a un total de “duda”.

Era una reacción natural. Subaru, sabiendo que debía explicar más, rascó su cara mientras continuaba.

— Errr, verán. Justo como dije, el plan en sí mismo es simple: yo hago salir al Culto de la Bruja para que podamos Hasta ahí es lo mismo que con la Ballena Blanca, pero… pienso que es muy difícil esperar que su reacción sea tan simple como la de las bestias demoníacas.

— Ahh, bueno, tiene El aroma de Subaru hizo que la Ballena Blanca perdiera compostura, pero a diferencia de una bestia demoníaca, el Culto de la Bruja no hará grrr tanto, ¿huh?

— Bueno, es exactamente como la Ballena Blanca reaccionó a mí… De cualquier forma, idealmente, golpeamos al Arzobispo de los Siete Pecados Capitales con un ataque sorpresa y los derribamos a todos en el instante en que los haga Tenemos que asegurarnos absolutamente que muera instantáneamente, así que priorizar eso es otro requerimiento.

Subaru afirmó la explicación de Ferris y la juntó con la lógica. Las reacciones circundantes se volvieron amargas, con disgusto visible en la cara de varios. La cara más severa era la de Ricardo, con colmillos descubiertos incluidos.

— Espera, No podemos hacer eso. ¿Puedes dejarnos fuera esta vez? No podemos estar asesinando personas sigilosamente después de entusiasmarnos acerca de una batalla apropiada como esta. De ninguna manera. No escuché sobre eso.

— Es por eso que lo estoy explicando Además, me refiero solo al Arzobispo de los Siete Pecados Capitales. Las otras diez partes del plan “soy- un-señuelo” dependen de esto. Tendrán un montón de lugares para hacer ruido.

Subaru hizo todo lo que pudo para convencer a Ricardo, la línea divisora dentro del círculo.

— No es que podamos subestimar a los otros Cultistas de la Bruja, pero el Arzobispo de los Siete Pecados Capitales es una historia Quiero asegurarme de más que lo derribemos.

Esta vez Julius interrumpió su explicación a las burlas de Ricardo.

— Así que tenemos  que  prepararnos  para todas  las  posibilidades, ¿verdad? Recomiendo esa manera de pensar, pero ¿qué hay de tu lógica para seleccionar personas? Por supuesto, no tengo ninguna objeción de escoger al Maestro Wilhelm.

Después de mirar de reojo a Wilhelm, quien estaba sentado con los ojos cerrados, Julius tocó su delgada espada de caballero mientras miraba a Subaru.

— Deseo saber la razón por la que no estaba dentro de tus selecciones

— Parece que no estás triste acerca de eso, pero tampoco estás satisfecho…

El Arzobispo de los Siete Pecados Capitales era el evento principal, dejando a Julius con algunas objeciones por ser removido de la batalla decisiva. Ferris, viendo a los dos chocando sus opiniones, palmeó a Subaru en el hombro antes de hablar.

— Hey, Si esto es solo tú todavía manteniendo rencor contra Julius…

— No tengo sospechas tan Tal posibilidad nunca entró a mi mente… pero estaría decepcionado de encontrar que eres un ser humano tan obsesionado con asuntos triviales que perdiste de vista la imagen completa.

Subaru no estaba seguro que tan seriamente él pensó todo eso, pero sintió que No des órdenes a medias era el punto al que Julius quería llegar. Subaru, reflexionando sobre haber perdido de vista la imagen completa a través de la obsesión con las cosas pequeñas, levantó un dedo y respondió:

— La magia del Arzobispo de la Pereza… quizás no es No es un hechizo o un espíritu, de cualquier manera, tiene una habilidad especial. Esa es la única razón por la que no quiero un gran grupo de personas lleno tras él.

— ¿… Habilidad especial? ¿Qué? Primera vez que escucho de ello

— De la mejor manera que puedo explicarlo, es una habilidad que extiende un montón de manos invisibles para el Con una excepción, realmente no puedes verlas, y si te golpean, pueden arrancarte las extremidades muy fácilmente. El rango es tan lejos como puede ver.

— ¡¿Qu…?!

El repentino razonamiento de Subaru dejó a Ferris en shock, viéndose como si alguien le hubiera echado agua fría mientras dormía. Las cejas de Julius se levantaron también, y un shock no insignificante se apoderó de la fuerza de expedición.

Las Manos Invisibles bajo el control de Petelgeuse era literalmente una amenaza invisible. Subaru nunca olvidaría la vista de ese poder de pesadilla cruelmente jugando con el cuerpo de Rem. Y en un enfrentamiento de larga escala, el poder de esa amenaza podía arrojar todo al caos total.

— Es por eso que no quiero ir con números. Solo aumentará el número de….

— … Estás diciendo eso con una cara completamente seria, ¿huh? No puedo verificar sin Lady Crusch aquí, pero…

— Si Crusch estuviera aquí, mi respuesta sería la Esa habilidad es el mayor obstáculo para derribar a Pereza.

En lo profundo, no pensaba que era todo lo que había, pero incluso así, estaba seguro de esa parte. Aceptándolo, Julius, el primero en hablar, bajó sus ojos, hundiéndose profundamente en pensamientos antes de preguntar:

— Por cierto, dijiste que había una excepción. ¿Y esa excepción es?

— Yo

— Ya Una historia simple.

Enfrentándose a la simple explicación de Subaru, Julius solo podía hacer esa corta respuesta. Julius se hundió en su pensamiento, pero mientras tanto, alguien más apretó un puño.

— ¡Lo entiendo!

Era Mimi quien había hablado, vigorosamente apretando su puño. Con una risa impetuosa, agarró los hombros de TB, parado a su lado, y los sacudió duramente mientras decía:

— ¡Muy bien, Mimi y TB irán con el señor! ¡Y el anciano también! ¡Eso es lo mejor! ¿Qué, no está bien? ¿No irás?

— Hermana, estás siendo impulsiva de nuevo…

TB, acostumbrado a la falta de control de su hermana, no hizo ningún movimiento para refutarla. Subaru estaba feliz por los voluntarios, pero no estaba seguro si ellos cumplían con sus condiciones.

— Puedes Además de mí, Mimi es la mejor del grupo en todo. No es mi segunda al mando por nada.

— ¿En serio puedo confiar en ti en eso? Ella se ve como el tipo que estornuda en el peor momento

— Subaru, no eres realmente uno para hablar, ¿no es así?… Ha, supongo que no se puede hacer nada, meow. Ferris también irá Eso debería hacer el resto un poco más fácil, ¿verdad?

— ¿En serio? Eso es una gran ayuda, ¿pero estás bien con eso? Para ser honesto, estamos cruzando un puente peligroso aquí.

— Pensar que tú dirías eso…

Cuando Subaru expresó su sorpresa por la declaración de Ferris, los ojos de Julius se agrandaron ante la respuesta de Subaru.

— ¿Huh? —dijo Subaru, volviendo su cabeza hacia la reacción de Julius, pero Julius no dijo nada más.

Julius dejó el asunto de la mentira intencional de Subaru6 procediendo a voltearse hacia Ferris.

— Dejaré al Maestro Wilhelm, Mimi, TB, y a él en tus manos, mi

— Sí, sí. Lady Crusch me confió esto desde el inicio, así que no te preocupes, irá

— Incluso así, debo

— … Sí, sí. Entonces pondré un poco de preocupación por ti en una esquina de mi corazón, Julius.

Ferris dio una sonrisa tensa; la expresión de Julius era la misma imagen de seriedad mientras se levantaba. El intercambio tranquilo demostró la confianza entre los dos amigos. Dicho sin rodeos, Subaru estaba un poco celoso.

De cualquier manera, el intercambio de ideas parecía haber resultado en Julius accediendo también.

— ¿Ya no quieres seguir discutiendo? dijo

— Dado que eres el único que puede ver el poder del arzobispo, no se puede hacer Si los números son incrementados, no puedes instruir fácilmente a los otros para evadirlo, ¿es así?

— Me alegra que seas rápido al

Como se esperaba, las personas que pelearon eran rápidas para entender estrategias.

Subaru podía evitar las  Manos Invisibles  al esquivar  las  diabólicas manos por sí mismo, pero además de eso, lo que puso en la balanza era ver los movimientos de las manos y sacar a otras personas de su camino. El poder de las Manos Invisibles era ventajoso contra varios enemigos, y eso era otra razón por la cual Subaru quería enfrentarse a Petelgeuse con la menor cantidad de personas posibles.

pero…

— Así que es por eso que quería insistir que Wilhelm viniera conmigo,

Julius, Ricardo, y los otros habían dejado de objetar, así que Subaru volvió la conversación hacia Wilhelm, quien había mantenido su silencio hasta ese punto.

Cuando revisó con cautela a Wilhelm, quien no había demostrado su aprobación ni desaprobación, los ojos del hombre se abrieron. El Demonio de la Espada miró a Subaru con sus claros ojos azules, asintiendo sin ni una sola palabra contradictoria.




— … No necesitas preguntar sobre mi decisión. Yo soy tu espada, señor Por tu voluntad, cortaré a tu enemigo.

— …

— Por favor, úsame como

Concedido con una confianza tan refinada, Subaru solo pudo asentir, tragándose su asombro.

Cuando miró de vuelta, vio a los gemelos peleándose, los hombros de Ferris desplomándose, y detrás de ellos a Julius, Ricardo, y al resto de la fuerza de expedición confiando en Subaru y compañía con su asunto crucial.

Aceptando esto, Subaru asintió fuertemente, esta vez sin ninguna preocupación.

— ¡Sí, ganaremos esta batalla!

***

 

 

— ¡¿Lo conseguimos?!




Subaru rápidamente cubrió su boca con su mano después de exclamarlo sin intención.

Estaban en el centro del lugar cubierto de rocas en frente del acantilado. Wilhelm acababa de saltar hacia delante, su espada mordiendo el delgado cuerpo de Petelgeuse en un ángulo agudo mientras lo cortaba.

El cuerpo del loco había sido cortado desde el hombro a la cadera. Su postura se balanceaba salvajemente por la profunda y fatal herida. Incluso así, los ojos de Petelgeuse se mantuvieron abiertos, mirando a Subaru hasta el amargo final.

— Esto no pue…

Pero Subaru nunca aprendería lo que el loco había intentado decir.

Un corte horizontal trazó un arco, quitando la sangre como si partiera el viento. En ese instante, la cabeza cortada de Petelgeuse escupió sangre como una fuente de agua mientras era mandada a volar.

La vista de una persona ser decapitada frente a sus ojos dejó a Subaru sin palabras. Sin embargo, la negación firme parecía impulsar al cuerpo sin cabeza hacia adelante, haciendo que extendiera sus brazos marchitos y ramificados hacia Subaru.

— Inelegante al extremo, cae como un hombre.

La espada del Demonio de la Espada desmembró sin piedad el cuerpo luchando contra su propia muerte. El corte mandó a volar ambos brazos de sus hombros; la hoja volvió para golpear directamente el torso, separándolo de su parte baja por la cadera, enviando al loco vuelto un montón de carne al suelo, derramando vísceras.

La sangre que brotaba y las sacudidas musculares pronto se detuvieron, dejando solo el poderoso hedor de sangre muerta.

El espectacular modo de muerte, absolutamente sin ningún respeto por la humanidad, hizo que las náuseas se acumularan en la garganta de Subaru. Pero, de alguna manera, evitó vomitar de verdad mientras decía:

— S-se acabó… ¿verdad?

— Si esto no se ha acabado ahora, incluso Ferris empezará a creer en la tontería del favor de la Bruja. respondió Ferris desde atrás de Subaru, quien estaba tímidamente mirando al cadáver. Se puso a un lado del intranquilo Subaru, examinando los restos sin

— Aunque no es mucha sorpresa, está definitivamente —señaló Ferris—.

— Lo tienes en la palabra del mejor mago de curación de la capital real.

— ¿Oh… en serio…?

El cadáver, que ya no conservaba la forma de un ser humano, parecía más un accesorio que otra cosa. Tranquilizado por las palabras de Ferris, Subaru sintió que la necesidad de vomitar disminuía mientras miraba hacia el bosque.

Como fue planeado, su objetivo principal, el Arzobispo de los Siete Pecados Capitales, había sido asesinado. Aquellos restantes eran los dedos de Petelgeuse en el bosque.

— Espero que todos estén bien… sin tomar demasiados

— Señor Subaru, ellos no son soldados que trabajarían independientemente en violación de tus Incluso si un combate inevitable se lleva a cabo, el Señor Ricardo y el Señor Julius están con ellos. El peor de los casos es improbable.

Volviendo de revisar la cabeza cortada por sí mismo, Wilhelm respetosamente dio su opinión. La garantía del Demonio de la Espada era tranquilizadora. A pesar de todo, no borró la preocupación de Subaru en gran medida.

La razón de su preocupación era otro asunto, aquellos dirigiéndose a tratar con los Cultistas de la Bruja atraídos por Subaru hasta que pudiera llegar a Petelgeuse y atraerlo en personas.

Supusieron que los subordinados de Petelgeuse estaban dispersos en el bosque, diez grupos en total. Subaru había comandado a los dos dedos que se había encontrado a medio camino a volver a su base, y su retiro ya había sido confirmado. La idea era dejarlos ir, seguirlos con la tenacidad de una pierna de luchador de sumo, y usarlos para determinar las ubicaciones del resto. Subaru había ordenado estrictamente a su gente no atacar, incluso si tenían ventaja en números.

Pero si fueran a ser descubiertos por los enemigos, el combate sería inevitable.

— Estoy seriamente asustado de accidentes si eso Este es el plan que hice, y tiene un agujero crucial en el… No sé qué están pensando las personas del Culto de la Bruja, y este inesperado número de personas peleando me asusta…

— ¡Sí, sí, el creador del plan no debe mostrar preocupación! Además, he escuchado esto del nervioso Subaru una y otra Empieza a cansar. — Ferris suspiró con una cara irritada hacia Subaru, quien se estaba preocupando acerca del otro lado ahora que su parte ya había sido cumplida—.

— Entiendo que estés asustado, pero con Julius y ellos, pelear no debería ser un problema, meow. Si Julius está peleando seriamente, el Viejo Wil es probablemente el único aquí que puede vencerlo.

— ¿… Es así? ¿Es tan fuerte?

Ferris se había elaborado para abordar la inagotable preocupación de su joven líder, pero los detalles aún dejaron a Subaru en conflicto. En términos de ser su confiable aliado, la fuerza de Julius era más que bienvenida, pero dado su profundo sentimiento de desagrado hasta la fecha, era difícil para Subaru aceptar el valor nominal de Julius. Incluso si las heridas físicas de su duelo habían sido completamente curadas, dolores fantasmas intratables perseguían a Subaru incluso entonces.

— Realmente es profundo… Dejando de lado si es inconsciente o no, entiendo tu odio hacia él, aunque…

— ¿…? ¿Qué dijiste?

— No ¡En primer lugar, Julius y ellos deberían estar mucho más preocupados que nosotros! Después de todo, Ferris pensó que este plan era arriesgado todo este tiempo.

Ferris levantó sus cejas y miró al amargo Subaru, quien frunció el ceño en respuesta.

— … Sí, lo Pero salió bien, ¿no es así? —dijo Subaru mientras miraba al lugar rocoso que se había convertido en su campo de batalla.

— Viendo sólo los Cuando el Arzobispo de los Siete Pecados Capitales sospechó de ti, estabas cerca de estar acabado, ¿no es así? Fue definitivamente por pura suerte. Ferris odia a las personas que tienen prisa por morir frente a sus ojos.

— No tengo ninguna prisa para Bueno, no es como si suene muy convincente ahora mismo…

La dureza de la mirada de Ferris le dijo a Subaru que disculparse más no tendría sentido.

En realidad, Ferris se había obsesionado con los pequeños detalles de la operación hasta el final. Ferris no había objetado contra el amplio esquema de la operación misma, Subaru “pescando” por Petelgeuse, atrayéndolo como señuelo, pero estaba anormalmente obsesionado con los detalles específicos para aumentar su grado de seguridad.

De hecho, Subaru no podía negar la poca fiabilidad del plan, dado que dependía grandemente de sí mismo. Todo acerca de atraer a los Cultistas de la Bruja, localizando a Petelgeuse, el objetivo principal; retrasarlos; reunir información, estaba todo en los hombros de Subaru. Si solo una cosa pasara contraria a las expectativas de Subaru, él hubiera perecido. Ferris realmente, realmente odiaba eso.

Al final, no surgió ninguna contrapropuesta, así que no detuvo a Subaru de llevar a cabo el plan, pero…

— Subaru, sabes que sólo ir por resultados me deja un mal sabor de boca, y aun así…

Las palabras resentidas de Ferris desencadenaron el recuerdo de otras palabras que salieron de la boca del sanador, pronunciadas cerca de medio día antes de la batalla con la Ballena Blanca. Ferris había hablado de aceptar su rol en batalla.

Al igual que Subaru, Ferris había decisivamente entrado al campo de batalla. Y encima de eso, perteneciendo a los  caballeros  significaba que, comparado con Subaru, había tenido varias oportunidades para sentirse absolutamente impotente.




Las últimas palabras que había dicho tenían un eco de soledad, como si alguien hubiera sido traicionado por alguien que compartía su impotencia.

— Aunque estoy un poco Pensé que me odiabas y todo.




— No seas Yo no escojo a quien sanar basado en si me agradan o no.

— ¡Quería que negaras odiarme, sabes!

Incluso si tu valor es entendido, como lo aceptas depende si lo reconoces tú mismo. Cuando Subaru sin querer dejó una sonrisa de dolor, Ferris tenía una cara agresiva cuando tocó su única arma: la daga en su cadera.

— Si me agrada alguien o lo odio no tiene relación con si vale la pena mantenerlo Es porque… eso es el poder de Ferris, que otros reconozcan ese poder.

— ¿Ferris?

Además, un montón de gente murió en la batalla contra la Ballena Blanca. Cuando alguien es aplastado, o borrado por la niebla, ni siquiera Ferris… ni siquiera yo puedo curar eso.

Con la usual compostura en su voz ausente, Ferris tocó el relieve tallado en su daga con un dedo. Este era el blasón familiar del León Rampante, el mismo blasón en la espada atesorada que su maestro, Crusch, llevaba.

El toque del dedo de Ferris parecía darle coraje, y más que eso, la resolución en su cara mientras miraba a Subaru.

— No te pongas engreído y pienses que eres el único que no quieres que nadie muera en esta

— … También estoy intentando tener eso en

Él lo estaba intentando, pero en verdad, intentarlo podría haber sido el alcance de la misma. Con Ferris mirándolo directamente, Subaru podía aceptar que no era el único, pero no podía cambiar sus métodos. Sin importar cuanto pudiera objetar Ferris, él llevaría el plan a cabo sin desviarse.

Si fuera la propia vida de Subaru la que estuviera en juego, probablemente siempre apostaría con esa primera ficha.

— Hemos terminado de revisar la Las personas dentro fueron completamente aplastadas por las rocas. Me siento un poco mal por ellos.

— ¡Oh sí, fue perfecto! ¡Perfecto mundo! ¡Todos hicieron booooom!

Justo cuando la conversación se detuvo, los gemelos  volvieron de revisar la cuerva enterrada. Saludando al par, Subaru caminó hacia los restos de Petelgeuse.

Elementos inciertos habían sido barridos, y el peligro había sido completamente eliminado. Subaru ya no se sentía tenso, y sus rígidas mejillas finalmente se relajaron.

— Acabar con todos en un ataque inesperado exterior, para ser honesto, fue bastante antideportivo, pero no pienses mal de mí. Después de todo, tú eres mucho, muuuuucho peor de lo que soy

Con su oponente siendo ya un cadáver, todo lo que podía hacer era una vacía declaración de victoria. Esa victoria había sido conseguida con un ataque sorpresa, prácticamente asesinato, lo que la hizo aún más básica y vacía.

Incluso así, Subaru no pudo evitar decirlo, porque ahora se sentía real dentro suyo.

Petelgeuse había sido derribado, el resultado por el que Subaru había rehecho el mundo varias veces para conseguirlo.

— Wilhelm, muchísimas También, disculpa por hacerte esforzarte.

— ¿Esforzarme dices?

— Cortarlo con un ataque sorpresa desde atrás, es lo peor, ¿verdad?

La cara de Wilhelm se nubló un poco. No fue cómplice de una simple incursión sorpresa, sino de un ataque furtivo. Un caballero seguramente tendría eso en su mente.

Pero la expresión de Wilhelm se rompió inmediatamente en una fuerte sonrisa.

— Abandoné la caballería hace mucho No es nada de lo que tenga que preocuparse, Señor Subaru.

— Pero soy yo el que te hizo venir y ayudar con un ataque sorpresa, así que…

Era un hecho que su oponente era un hereje contra quien las medidas honestas y directas eran inútiles. Incluso así, hacer que otros cooperaran en un esquema cobarde como este no le sentó nada bien.

— Bueno, a Ferris no le importa para nada, meow. Julius puede haberlo odiado… pero creo que es lo suficientemente astuto para

— Por eso no quería decirle que lo Bueno, aunque podía predecir como tú reaccionarías.

— ¿No es mejor ser un poco cobarde y tener a tus amigos vivos que pegarte a la caballería y que mueran, meow? Subaru, el que tú o Julius tengan la razón sólo es un punto de

Tener a Ferris interviniendo era de gran ayuda. Wilhelm no dijo nada, mientras que Mimi inclinó la cabeza como si se preguntara, ¿Hay algún problema con eso…? Ella era una mercenaria de principio a fin.

Y lo que TB hizo entonces mereció ser mencionado como aún más mercenario que eso; habiendo terminado de mirar alrededor del área, el pequeño hombre-gato caminó hacia los  restos de Petelgeuse…  y, sin un momento de duda, empezó a buscar en sus bolsillos.

Subaru sin saberlo se quedó boquiabierto al verlo.

— Hmm, parece que no llevaba mucho con él…

— H-Hey, pequeñín, estás revisando los bolsillos de un cadáver como si no fuera la gran cosa…

— No soy “pequeñín”, soy Y esto es solo revisar sus pertenencias.

Con una mano experta, TB buscó el botín de guerra en lo profundo del hábito manchado de sangre. Mimi hizo lo mismo. Al contrario de sus tiernas apariencias, los gemelos mercenarios realmente hacían las cosas a su manera.

El interior del hábito era sorprendentemente profundo, haciendo que la mano de TB estuviera inesperadamente ocupada sacando todo. Dicho eso, los contenidos sacados eran todos artículos mundanos.

— Raciones de campo, mineral de lagmita… Ah, también tiene una bolsa de…..

— Estoy sorprendido, su inventario está lleno de cosas de la pequeña burguesía. Así que, ¿saquear es parte de la cultura mercenaria?

— ¿Creo que es normalmente “a los ganadores va el botín”? ¿Qué… es esto?

Mientras hacía su declaración, TB, bien adaptado al comercio mercenario, casi había terminado su búsqueda cuando un libro negro atrajo su atención. Viendo esto, Subaru hizo un: “¡Ah!” con un sobresalto.

— Ese es probablemente el libro que Petelgeuse llamó su Evangelio.

— ¡Myuu! ¡¿Este es un Evangelio?! ¡Uwaa, lo toqué!

Cuando Subaru lo señaló, TB arrojó el libro. Se veía mucho como un gatito mientras saltaba nerviosamente, dibujando una sonrisa forzada de Subaru mientras recogía el libro.

— Sé que el propietario era asqueroso, pero no deberías maltratar un libro. Ni siquiera uno raro como este.

— N-no lo toques. Creo que deberías soltarlo ahora mismo. ¡Tocarlo puede hacer que quedes mal de la cabeza…! Pu-puede que será mejor quemarlo…

Ignorando las preocupaciones de TB, Subaru lo abrió y miró las páginas. Sin embargo, desafortunadamente fue incapaz de identificar las letras en que las palabas estaban escritas. No eran ni escritura-1 o escritura-R, sino algún otro misterioso lenguaje. Se veían un poco como hiragana garabateados demasiados raros, tanto que eran ilegibles. Y encima de eso, la segunda mitad del libro estaba compuesto de páginas en blanco; una persona razonable lo llamaría falla de impresión.

— … Bueno, de todas formas, no puedo leerlo. Sé que fue descuidado de mi parte, así que ambos pueden tranquilizarse, ¿okay?

— … Mis disculpas.

— Bueno, es tu culpa, Subaru.

Wilhelm y Ferris abandonaron las posiciones de combate que habían adoptado cuando Subaru abrió el libro frente a ellos.

Fue solo por un breve instante, pero la hostilidad y enemistad había sido real. Con un toque de sudor frío de eso, Subaru mostró a los dos el libro en su mano, intentando envolver su cabeza sobre él.

— ¿Alguno de ustedes tiene idea de este libro?

Re Zero Kara Hajimeru Isekai Volumen 8 Capítulo 2 Parte 1 Novela Ligera

 

— ¡Espera un…! ¡No lo voltees hacia nosotros de esa manera! ¡Subaru, no hagas algo estúpido y trates de leer un Evangelio! ¡Genuinamente no sé lo que te hará!
Ferris desvió la mirada, odiando con profundidad el libro levantado ante él. Sorprendentemente, Wilhelm también le dio la espalda, demostrando también su aversión al libro.

— Sé que TB también reaccionó así, pero que, ¿realmente es tan peligroso el libro?

El libro era tan grande y pesado como un diccionario de bolsillo, con una encuadernación que era extremadamente ordinaria. Como era del Culto de la Bruja, él esperaba que la cubierta estuviera hecha de piel humana, pero no había signos de eso.

3 2 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
1 Comentario
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios