Re:Zero Kara Hajimeru Isekai Seikatsu

Volumen 8

Capítulo 1: Un Destello De Pereza

Parte 1

 

 

Re Zero Kara Hajimeru Isekai Volumen 8 Capítulo 1 Parte 1 Novela Ligera

 




 

Subaru Natsuki comenzó la reunión estratégica, a la cual él llamó “La Fácil Cacería del Culto de la Bruja”.

Todavía no había amanecido en las llanuras de Lipha. Un grupo de 50 guerreros y mercenarios se habían juntado. Parado, siendo el centro de atención de mucha gente consumada, era un poco incómodo para los nervios de Subaru.

Estas personas eran mayores soldados veteranos y mercenarios animales matones y duros. Desde la perspectiva de Subaru, ellos eran de un mundo diferente. Exceptuando circunstancias muy específicas, Subaru nunca hubiera tenido la oportunidad de cruzarse con ellos. Y ahora, estos residentes de un mundo no relacionado con el suyo estaban sentados en un círculo con Subaru en el medio.

Que su camino serpenteante lo haya puesto al mando de toda esta gente le enviaba un vendaval de ansiedad y debilidad al corazón de Subaru. Pero su pasión y voluntad de lucha eran igual de intensos.




— Figuras…

La escena ante los ojos de Subaru era lo que había anhelado cada vez que experimentaba el Regreso de la Muerte, algo que había parecido casi imposible de conseguir. La preparación de poca monta de Subaru y respeto propio dio lugar a un impulso tan grande que era casi doloroso; él no quería fallarle nunca más a una cantidad innumerable de gente que lo habían guiado tan lejos. Él se criticó a sí mismo por esto más duramente que nadie lo podría haber hecho.

— …

— ¿Qué pasa, Subaru? Te callaste de repente.

Cuando Subaru puso su puño en su pecho como auto amonestación, alguien mirándolo desde un costado lo llamó. Era el otro hombre que se destacaba incluso entre su compañía actual, un hombre espectacular llevando el uniforme de un caballero de la guardia real: Julius Juukulius.

— Difícilmente estoy pensando que te estás poniendo nervioso, pero… el tiempo es la esencia, tú mismo dijiste que no hay momento para descansar, ¿no?

— Sí, sí, lo sé. No necesitas remarcármelo todo el tiempo. La primera cosa que dices en momentos como estos es importante, entonces estaba pensando en cómo hacer para decirlo mejor.

— Tal preocupación es innecesaria. Todo el mundo aquí conoce que tu conducta ante una gran cantidad de personas es problemática. No te preocupes y simplemente sé tú mismo.

— ¡Ga-ha-ha-ha! ¡Seguro lo dijiste, Julius! Hey chico, él realmente te agarró allí.

— Grr…

Una vena surgió en la frente de Subaru mientras su momento más oscuro fue sacado a la luz. Ricardo, comandante de la banda de mercenarios hombres-bestia llamado Colmillos de Hierros, comenzó a reír mientras que unas expresiones simpáticas se esparcieron entre todos los caballeros de la fuerza de expedicionaria. Aparentemente, noticias de la humillación de Subaru en el palacio real habían viajado más lejos de lo que él pensaba.

— Esto es muy humillante…

— Sí, sí, ahora deja de sentirte avergonzado. Subaru, es tu deber trabajar duro para limpiar la pizarra para que puedas vivir sin vergüenza, ¿verdad? Y Julius, entiendo tu urgencia de criticarlo, pero piensa en tu manera de decir las cosas.

— Parece que lo malinterpretaste, Ferris. No tenía esa intención. Ciertamente, sería un día feliz si se ha convertido en un mejor orador para eso.

— Tú de verdad tienes una manera peculiar de hacer las cosas… Ferris suspiró, mirando detalladamente molesto a la respuesta sarcástica de Julius. Viendo su reacción, Subaru finalmente entendió el propósito detrás de las palabras y andanzas de Julius. Aunque eso solo le provocaba los mismos sentimientos que Ferris.

— Una pequeña broma está bien. Dicho esto, yo creo que deberíamos dirigirnos al tema en cuestión. Nuestra prioridad debería ser realizar contramedidas al Culto de la Bruja.

Era el hombre de mirada afilada Wilhem quien arrastró la conversación de vuelta a lo importante.

De todos sus compañeros, Subaru era el que más expectativa tenía del espadachín demoniaco, en términos de combate y mentalmente. Subaru había cooperado con él en la cacería de la ballena blanca, el enemigo mortal del viejo guerrero por muchos años. Como recompensa, él le prestó a Subaru su fuerza.

Uniéndose a las fuerzas de Subaru y Wilhem, estaban las fuerzas sobrevivientes de la cacería de la Ballena Blanca, así también como los refuerzos de los Colmillos de Hierro. Estos cincuenta y tantos individuos formaron “la Alianza Anti-Bruja”, la cual desafiaría al Culto de la Bruja.

— Bueno, ya que Wilhem preguntó y porque el tiempo apremia, iré al grano. El tema de la discusión de hoy es la operación “La Fácil Cacería del Culto de la Bruja”. Los contenidos actuales son muy simples. Como con cualquier cosa, los métodos más simples dan resultados intensos.

— Lógico. Entonces, ¿cuál es tu plan?

— Que tal si les pateamos el trasero, ir a por un ataque preventivo para tomar la cabeza de su comandante y vitorear junto a ella.

— …

La conclusión de Subaru envió un leve olor de sorpresa en el ambiente entre todos los presentes. Sus palabras eran la definición de audacia. Esa “cabeza de comandante” pertenecía a uno de los arzobispos de los siete pecados capitales dirigiendo el culto de la bruja.

— Bueno, eso es definitivamente simple. Asumiendo que lo logremos, sería un gran golpe hacia el Culto de la Bruja.

En medio de la inquietud del grupo, que comenzaba a bordear el malestar, Ricardo fue el primero en hablar con admiración. El gran hombre-perro mostró sus colmillos mientras sonreía, tocando esos dientes caninos afilados con un dedo mientras hablaba de nuevo.




— Eso es SI es que lo podemos lograr. Cualquiera puede hablar a lo grande. No puedes ir contando nuestros pollos antes de que nazcan.

Ricardo fue el primero en mostrar que él entendía a lo que Subaru apuntaba, pero también se aseguró de darle importancia a la precaución. Subaru se golpeó su propio pecho en respuesta, e inmediatamente siguió hablando.

— Por supuesto que tengo un plan. Ya probé que no soy lo suficientemente temerario de cazar una ballena sin un anzuelo, ¿no es verdad?

— Chico, yo ya te creo. Es por eso por lo que quiero escuchar tu razonamiento, ¿me entiendes?

Mientras Subaru estaba rebosante de confianza, Ricardo le pidió que siguiera mientras él enterraba ambos colmillos. Subaru se dio cuenta de que sus otros camaradas compartían los sentimientos del perro cuando él vio cómo todos se acercaban atentamente, esperando los detalles de la propuesta.

— Okey, voy a explicar esto, parte por parte. Primero, el Culto de la Bruja quiere atacar el dominio Mathers, donde se encuentra Emilia. Esto lo sé debido a todo tipo de información desde abajo. Lo dejaremos ahí, ¿OK?




— Entonces, ¿esas son las condiciones iniciales? Muy bien. La verdad, nosotros nos anticipamos que iba a haber un incidente relacionado con el Culto de la Bruja en el dominio Mathers. La aparición de la Ballena Blanca, al mismo tiempo que no puede pasar como mera coincidencia.

— Entonces… ¿El Culto de la Bruja usó a la Ballena Blanca para sellar la carretera con la niebla, y aislar el dominio Mathers, meow? Parece que el culto va en serio. Bueno, considerando su dogma eso es un hecho.

Cuando Subaru comenzó a repasar la situación, Julius y Ferris añadieron sus pensamientos. Aparentemente, aunque el Culto de la Bruja era todavía insondable en muchos aspectos, las actividades oscuras de los fanáticos fueron apuntalados por una penetrante hostilidad a través de medio- elfos. Con eso dado, el ataque al dominio Mathers era inminente, debido al anuncio de que Emilia participaría en las elecciones.

Esa crueldad indiscriminada, eventualmente, resultaría en la masacre de los aldeanos. Subaru genuinamente creía que los cultistas estaban más allá de la redención.

— El Culto de la Bruja está detrás de la vida de Emilia. Pero eso no significa que ignoren a los humanos cerca de ella. Ellos no discriminan… van a matar a mujeres y niños sin piedad.

— No cabe duda en eso, por más repugnante que pueda ser.

Viendo la ira de Subaru, Julius asintió. No había sorpresa en sus ojos, solo una indignación furiosa. La capacidad que tenía el Culto de la Bruja para hacer el mal era muy reconocida en este mundo después de todo.

— Quiero salvar a Emilia, la gente de la mansión y, por supuesto, a todos los aldeanos. Estaba pensando en llevarlos a todos a la mansión y refugiarlos allí, pero…

— Contra el Culto de la Bruja, cuyos miembros pueden aparecer donde sea sin que nadie se de cuenta, refugiarlos allí parece un plan pobre.

— Sí, descartemos eso.

El punto de esconderse era para esperar refuerzos y, para cuando llegaran, tener una victoria inminente. El ejército de Subaru no contaba con refuerzos, por eso, no era una opción viable.

Además, gastar sus fuerzas en una batalla a la defensiva, actualmente, malgastaría tontamente la ventaja clara que poseía. La información que había acumulado con el Regreso de la Muerte sería no valiosa, ya que los eventos instantáneos se divergieron enormemente. Si un grupo armado acamparan en la mansión incluso Petelgeuse probablemente revise sus planes. Él podría cambiar el método de ataque, o, incluso cancelar todo el ataque.

Además, si Subaru fuera a maximizar el valor que tenía de lo que había obtenido a través del regreso de la muerte…

— Necesitamos ir tras la guarida en el bosque del Culto de la Bruja, antes de que descubran de lo que estamos tramando. Mientras que ellos están preparados para atacar primero, nosotros tenemos que atacar incluso antes que ellos y aplastarlos.

— Aprecio el entusiasmo, meow. Pero entonces, ¿cómo vamos a hacer para encontrar al Culto de la Bruja en el bosque? Nadie ha podido agarrarlos en más de cuatrocientos años. Necesitamos una pista.

— Sí… hablando de eso… Larga historia, es como pescar a la ballena blanca.

— ¿Meow…?

La explicación repentina y críptica de Subaru hicieron que los ojos grandes de Ferris se hicieran aún más grandes.

— ¿Usé mi esencia para atraer a la ballena, me equivoco? Puedo hacer lo mismo con el Culto de la Bruja.

— …

— Sí, la condición que tengo es bastante aterrador. Es un dolor en el culo, ha-ha.

— …

— Ha-ha-ha…

La risa seca de Subaru era el único sonido en la silenciosa atmósfera; cuando esta se desvaneció, un aire intranquilo ocupaba la planicie. Él miró a las caras de todos a su alrededor, preguntándose cómo reaccionarían a su tan esperado y tan tardío plan. Subaru no podía explicarlo mejor; él no tenía ningún razonamiento por el cual él podría atraer a las bestias demoniacas y cultistas de la bruja más allá de sus características físicas. Todo lo que podía hacer, era reconocer el hecho y decir—: Así es como es.

Algún día la verdad sobre eso se revelaría, pero incluso si fuera una razón terrible, lo mejor que podía hacer en ese momento era depender de eso. Por lo tanto…

— Supuse en un principio que mi historia no iba a sonar muy persuasiva.

Subaru revisó a los silenciosos caballeros y gente bestia, diciendo la verdad de la forma más honesta en la que él pudo pensar.

— Yo creo que llamarlo palabras de un loco, algo increíble*, es la reacción natural. Pero, aun así…

— Señor Subaru.
— … Por favor, créanme. He dicho cosas estúpidas en mi vida, pero es en serio lo que les digo. Así es como decidí ser, y es por eso por lo que necesito su ayuda.

Hasta ese momento, todos alrededor de Subaru habían intentado pedirle ayuda una y otra vez, solo para que él los rechazara e ignorase sus* sentimientos. Él solo notó eso en ese momento, en el cual estaba enfrentándose a su primer desafío real.

Subaru no era inútil e ignorante frente a la tarea a la cual se enfrentaba.

Por sí solo, sería imposible. Él necesitaba ayuda de otros, de todos.




(Nota: “Increíble” de “poco creíble” no de “qué bueno”)

(Nota: Los de los demás, no los suyos (en inglés está como “their”))

— Solo tengo una cabeza, así que es la única cosa con la que puedo pedirles. Pero si esta cabeza no es suficiente, me arrodillaré ante ustedes todas las veces que quieran, así que, por favor, denme su fuerza.




— …

Subaru les pidió, inclinando su cabeza de forma que todos lo vieran.

Aquellos alrededor de Subaru estaban en silencio; el único sonido era el del viento cruzando las llanuras.

Tras unos momentos, el primero en hablar fue un pequeño hombre- bestia, un teniente de los Colmillos de Hierro, llamado TB.

Con su cara adorable, él ajustó la posición de su monóculo, y entonces miró directamente a Subaru—: Entiendo lo que estás tratando de decir. Sin embargo, si pides que te creamos sin ninguna base para… ¡¿gah?!

— ¿De qué te preocupas tanto, TB?

En medio de su lección a Subaru, TB fue interrumpido por un golpe de su hermana menor, Mimi, quien se paraba a su lado. Golpeó la espalda de su hermano, y mientras su hermano mayor gemía de dolor, ella se reía de forma inocente.

— ¡El señor de aquí se esforzó reeeaalmente para poder derrotar a ese pez gigante, saben! ¡Nadie que haya trabajado tan duro trataría de engañarnos, así que está bien!

— ¡¿Her-hermana, podrías por favor hacer silencio?! Esta es una conversación muy importa-

— Siempre tratando de ser ingeniero… Espera, ¿ingenuo? ¿ingenuero?

— ¿Ingenioso?

— ¡Eso! ¡No vas a crecer para ser grande si siempre haces eso!

Mimi no paró de corregir de forma bruta a su hermano menor de ojos llorosos. Después, dejando de mirar a TB, ella apuntó a Subaru.

— ¡Tú no luchaste contra ese pez gigante, TB! Así que, si no puedes creer en el señor de aquí, ¡cree en tu hermana!

— …

— Tu hermana cree en el señor, así que como crees en tu hermana, puedes confiar en el señor, ¿no es así, TB? ¡Además, Mimi protegerá a TB pase lo que pase!

Mimi golpeó su pecho a medida que hablaba, rebozando de confianza. A pesar de que esas palabras sorprendieron a TB, inmediatamente lo cansaron. La hostilidad que él mostraba desapareció totalmente de su cara. La visión de esos hermanos hizo que involuntariamente todos sonrieran ampliamente.

Entre toda la risa, Mimi giró su cabeza con mirada curiosa y preguntó

—: ¿Qué?

— Nada, no te preocupes. Fue perfecto. Lo dijiste de forma genial.

Con sus ojos suavizándose, Ricardo acarició la cabeza de Mimi con tanta fuerza, que parecía que su gran palma podría aplastar la cabeza de Mimi.

— Aún hay cosas que me molestan, pero habiendo llegado tan lejos, no hay que dudar de bro ahora. Ya pasamos ese punto hace mucho tiempo.

— … —Los ojos de Subaru se abrieron enormemente frente a las palabras de Ricardo, Wilhelm dio un paso adelanteꟷ: Señor Subaru, un hombre no debe bajar su cabeza de forma tan ligera. De hecho, evitar cruzar ojos con una persona a la que le estás pidiendo algo es inaceptable. De haberte visto, lo habrías notado por ti mismo.

Las palabras solemnes del demonio de la espada causaron que Subaru levantara la cabeza y mirara a sus alrededores, Subaru notó que sus sentimientos no habían cambiado. Nada había cambiado desde el comienzo de la discusión.

— Ya sabes, meow, nos comprometes bastante si simplemente nos juntas a todos así. No todos creen que tu historia es una mentira, Subaru.

Con una mirada sumisa, Ferris pasó su dedo por su pelaje mientras hablaba. La ausencia de objeciones probaba que todos los presentes estaban de acuerdo. Frente a la vista de Subaru, Julius mantenía su elegante atractivo mientras se paraba recto.

— Además, Subaru, tu plan de carnada fue lo que decidió la batalla contra la Ballena Blanca. Fue Lady Crusch quien decidió apostar por eso… lo que significa que dudar de Subaru equivale a dudar de Lady Crusch, y no hay forma de que Ferris haga eso.

— Eso es una cosa muy propia de ti para decir, Ferris, pero Sir Subaru ganó nuestra confianza con sus acciones. Esa es la simple verdad para todos los que experimentaron esa batalla.




— ¡¿H-hey, viejo Will?!

— Obviamente, yo estoy incluido en eso.

Ferris estaba visiblemente nervioso, con su voz volviéndose chillona, pero Wilhelm simplemente movió su cabeza en dirección a Subaru, sin prestar atención a la respuesta.

Semejante consideración inmerecida causó que las mejillas de Subaru se pusieran calientes, mientras apreciaba la atmósfera que lo rodeaba.

— Soy tan poco genial… Supongo que soy malo leyendo la atmósfera como siempre.

— ¿La atmósfera no es algo que se respira, sino leerse?

— ¡Cállate! ¡Ya sé eso! ¡Y lo menos que puedas leerla, lo más que te obsesionas sobre ella!

El comentario de Julius causó que su voz se desgarrase mientras eliminaba el sentimentalismo innecesario.

Él se avergonzó a sí mismo de nuevo. Considerando todo, no era un precio tan malo que pagar.

— Nuestra confianza en ti es el resultado de tus propias acciones, Sir Subaru.

A pesar de que él no podía aclarar el razonamiento detrás de un plan tan importante, había hecho lo suficiente para ganar su confianza. Justo como Rem había de alguna forma empezado a creer en él, a pesar de que el contenido de sus palabras podría haberles dado pausa, no dudaban de sus motivos.

Era una forma propia de alguien que había Retornado de la Muerte, teniendo información de un mundo perdido, para coexistir con otros, y en ese momento, Subaru sintió que todo encajaba, justo delante de sus ojos.

 

Re Zero Kara Hajimeru Isekai Volumen 8 Capítulo 1 Parte 1 Novela Ligera

Re Zero Kara Hajimeru Isekai Volumen 8 Capítulo 1 Parte 1 Novela Ligera

Re Zero Kara Hajimeru Isekai Volumen 8 Capítulo 1 Parte 1 Novela Ligera

5 1 voto
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios