Re:Zero Kara Hajimeru Isekai Seikatsu

Volumen 7

Capítulo 6: El Camino Al Territorio Mathers

Parte 3

 

 

Frente a las dudas de Subaru, Crusch sacudió su cabeza.

–Eso no es un problema…¡Ferris!




–¡Si, Lady Crusch!

Cuando Crusch lo llamó, Ferris parecía instantáneamente volar a la vista en respuesta.

Con un salto en su caminar, se puso al lado de Crusch, mientras sus orejas de gato en su cabeza hicieron un pequeño aleteo, dijo, “¿Sucede algo, Lady Crusch? Ferri esta en medio de ir alrededor y haciendo un trabajo grande, pero por supuesto priorizare cualquier cosa que Lady Crusch quiera sobre todo lo demás!

–¡Hey, no tires tus responsabilidades a mitad de tu oración!

Ferris, la razón del comentario de Subaru acerca de dejar todo sentimiento de deber como médico, hizo una cara amarga. Aún estaba así cuando Crusch miro a la fuerza de expedición y le preguntó, “¿Cuántos de los heridos están en peligro de muerte?”




–Estoy curando a las personas gravemente heridas, pero puedo decir claramente que el número es cero. Las otras personas también están haciendo un excelente trabajo, y soy un gatito capaz, así que está bien alabarme, meow.

Con Ferris poniendo un dedo en su propia mejilla coquetamente, Subaru puso una mano en su pecho de alivio. Al menos, Rem no parecía estar en un peligro serio. La conversación después de la batalla lo había aliviado, pero escuchar de nuevo que estaba a salvo fue no obstante, un alivio.

Mientras tanto, Crusch asintió mientras acariciaba la cabeza de Ferris.

–Entendido. Así que los heridos restantes pueden ser transportados. Ferris, puedes dejar tu rol de medico como esta entonces. Después, acompañaras a Subaru Natsuki para cumplir el rol de aliado

–¡¿…Eh?!

Fue Subaru quien levantó la voz en sorpresa ante la orden que Crusch emitió.

Ella se estaba separando de Ferris y haciéndolo acompañar a Subaru. Esa orden significaba nada menos que priorizar a su aliado, Subaru, sobre los heridos de su propio grupo.

Por supuesto, Ferris objetaría la decisión de Crusch de separarse de ella debi—

–Entendido. Ferris acompañara a Subawu desde ahora. De igual forma tender que curar al Viejo Wil en el camino, meow.

–Un montón de problemas para ti.

–El Viejo Wil es el que blande la espada, ¿asi que eso hace que estemos parejos, meow?

No había manera de superar a estas personas.

Ferris acepto la orden como si fuera cuestión de curso, y Wilhelm no mostro ninguna expresión de sorpresa ante la orden tampoco. Subaru no pudo ocultar su desconcierto ante la interacción entre los dos sirvientes y su amo.

Con Subaru en tal confusión, Ferris volvió su ojos hacia él y dijo, “Eso significa que la mitad de las personas en la fuerza de expedición se ven bien…? Unas veinte personas, más o menos, Vendrán a cooperar contigo, Subaru. Cuida bien de nosotros.

–¡Eso es ponerlo muy a la ligera! ¿Estás bien con esto…?

–¿Bien con qué, meow?

–¿Qué quieres decir con qué…? Un montón de cosas. ¿Confías en mi juicio?

Por lo que podía recordar, en la capital real, no había habido nadie con el que hubiera entrado en contacto que haya provocado más heridas en él que Ferris. No importaba lo amistosa que fuera su sonrisa en su rostro, no importa cuán adorable fuera la actitud con la que se vistió, Subaru de alguna manera entendió él que abrigaba un profundo desdén por la debilidad de Subaru.

Subaru naturalmente pensó que él se negaría a seguir a tal persona, pero…

–No es que confié en ti, Subawu. Es que tengo fe en la decisión de Lady Crusch que Subaru es de confiar. No es como si ella estuviera mal, meow.

–O-oh…gracias.

Ferris se rio fuertemente, como si frotara los pensamientos de Subaru en su cara. Ese comportamiento hizo que Subaru se sintiera culpable, y mientras sus palabras se quedaron atrapadas en su garganta, de alguna manera expresó sus agradecimientos. La sonrisa de Ferris se hizo más profunda cuando agrego en voz baja, “…Es como si…estuvieras disgustado por el que mas se parece a ti.”

–¿…? ¿Acabas de…decir algo justo ahora?

–¿No realmente? Nada—Ah, es cierto.

Dejando de lado la confusa declaración, Ferris deliberadamente aplaudió con sus manos juntas y dijo, “Me olvide de decir esto, pero Rem se quedara a defender—o más bien, ella volverá a la capital con Lady Crusch y descansara un poco. ¿Entiendes, meow?

–¡¿…Por qué?

Cuando Ferris hizo esa declaración con un guiño, una fuerte voz se levantó en protesta. Vino de la línea de los heridos, desde donde Rem había oído la conversación. Ella miro fuertemente a Ferris mientras decía:

–Y-yo estaré bien. ¿Por qué, por qué no estaría con Subaru cuando se dirige a tal peligro de ahora en adelante…?

–Eso es lo que dices, ¿pero tu cuerpo no se moverá, meow? Prácticamente peleaste contra la Ballena Blanca por ti misma, y disparaste magia de alto nivel consecutivamente encima de eso…Rem, tu cuerpo está realmente desgastado en este momento, tocando el fondo del barril, meow. Como médico, no puedo permitir que te esfuerces más. ¿Entiendes?

–¡Pero!

No puedo aceptarlo, Rem seguramente quería levantarse y protestar. Pero cuando trató de incluso sentarse, no pudo poner suficiente fuerza en su brazo, y con él incapaz de sostener su cuerpo tembloroso, ella casi se cayó en el lugar, Subaru se acercó corriendo y suavemente la apoyó.

–Es demasiado peligroso… Te lo suplico, has lo que Ferris dice. No hagas nada alocado.

–Pero…No quiero esto. Duele. No puedo soportarlo.

Rem miró de vuelta a Subaru, ahora a su lado, y largas lagrimas llenaron sus ojos azules. No era ser dejada atrás lo que temia. No, lo que ella temia mas que nada era—

–Cuando tu estes en peligro, Subaru, quiero ser yo la que te ofrezca mi mano mas rápido que nadie. Cuando dudes en tu camino, quiero ser la que empuje tu espalda. Cuando te enfrentes a algo, quiero estar a tu lado, impidiéndote temblar. Eso es—todo lo que deseo. Así que por favor…

–No tienes que preocuparte sobre nada de eso.




–¿Eh?

Naturalmente, la voz llorosa de Rem diciendo esas hermosas palabras trajo una expresión  vergonzosa a la cara de Subaru. Apoyando su hombro, el gentilmente acaricio su cabeza mientras decía, “Has estado sosteniendo mi mano sin parar, y has empujado mi espalda un montón de veces. Cuando estoy temblando, solo pensando en ti me permite controlarme de alguna manera—has estado salvándome todo este tiempo.”

–…Ah…

–Está bien, Rem. Me las arreglare de alguna manera, todo eso. Soy tu héroe. He decidido que este es el primer paso para eso. Así que no necesitas preocuparte.

Cuando sus temblorosos ojos miraron a Subaru, sus mejillas se pusieron rojas y calientes. Con ella así, Subaru volvió una cara sonriente hacia ella, enseñando sus dientes mientras sonreía ferozmente.

–La caza de la ballena ya está terminada. Tu héroe es todo un fanático demoniaco, supongo.

–Suba…ru…

Incapaz de contener las emociones creciendo dentro de ella, la llamada de Rem del nombre de Subaru vacilo a medio camino. Desde ahí, ella parecía angustiarse, como si restringiera sus impulsos una y otra vez, y después de respirar varias veces, lagrimas que no pudo contener salieron por las esquinas de sus ojos.

–…Si. Mi héroes es…el mejor en el mundo entero.

Dijo llorando con una sonrisa en su cara.

***

 

 

 

Crusch reunió a los heridos, con Rem incluida, y la cabeza de la Ballena Blanca, y partieron a la capital real.

La mitad de fuerza de expedición restante acompaño a Crusch y a los otros, y la otra mitad se fue con Subaru, dirigiéndose hacia el territorio Mathers.




Dirigidos por Wilhelm y Ferris, la fuerza de expresión acompañando a Subaru ascendía a veinticuatro almas. Estaba por debajo de los números que Subaru esperaba, pero era un tranquilizante fuerza de combate después de todo.

Además, no eran solo personas de la fuerza de expedición acompañándolo sino también—

–¡Capitán! ¡Mimi! ¡Mimi también trabajo duro! ¡Trabajó increíblemente súper duro!

Dos hombres bestia estaban montando ligers mientras peleaban ruidosamente.

Uno era Ricardo, recuperado después de retirarse de las líneas de batalla después de ser herido defendiendo a Subaru. La otra era Mimi, la cual no había perdido nada de su extravagancia infantil, incluso en medio de una batalla donde su vida estaba riesgo.

No era solo los dos de ellos uniéndose a la batalla pero también los diez miembros sobrevivientes de la banda mercenaria de hombres bestia, los Colmillos de Hierro. Aparentemente, el otro teniente, Hetaro, había tomado el mando de los heridos, volviendo a la capital con Crusch

–Ahora que lo pienso, ¿Cómo es que tu hermano pequeño termino tan desgastado cuando tu estas tan llena de energía?

–¡Hetaro es un pequeño debilucho! ¡Dios, que patético!

Mimi se desternillo, riéndose fuertemente mientras se burlaba de la debilidad de su hermano menor,. Pero Subaru juzgo que era probablemente solo la estúpida cantidad de resistencia de la hermana mayor.

Ella era del tipo berserker que no podía evitar reírse en batalla—o más precisamente, una pensadora extremadamente positiva que veía la diversión en todo. Subaru no pudo evitar sentirse envidioso.

–Bueno, No hice mucho en la última mitad de la pateada de trasero de la ballena, pero no te preocupes. La señorita Anastasia pregunto agradable y apropiadamente. Hare mucho para el verdadero trabajo que viene.

–El verdadero trabajo— Espera, ¿sabes lo que estoy intentando hacer…?

–¿Embrollarte con el Culto de la Bruja, verdad?

Las palabras que Ricardo dijo hicieron quien a garganta de Subaru se apretara.

Naturalmente, cuando agarro fuertemente las riendas de Patlash, el dragón terrestre soportando su peso, escucho al dragón negro hacer un pequeño sonido de preocupación por él.

Viendo el lado de la cara de Subaru tensa de esa manera, Ricardo mostro sus afilados colmillo y sonrió.

–Adelante, sorpréndete. Para los mercaderes, la información fresca viene primero, y la señorita nos tiene en su grupo por una razón. No tenemos estas orejas por nada. Ellas atrapan un montón de cosas, no solo sobre ti.

–¡Es cierto! ¡Mimi es asombrosa!

–No estaba hablando sobre ti, enana.

La reacción de Mimi malogro la broma de Ricardo, ganándose una sonrisa tensa de él. Mientras estaba al lado, Subaru rasco su cabeza, sintiéndose sorprendido antes las malas acciones de Anastasia

Dicho eso, ahora que se estaban quedando con él después de eso, compartir la información con Ricardo y los otros Colmillos de Hierro era inevitable. Si fuera posible, le gustaría hacer que todos se sienten, fuerza de expedición incluida, y hablar apropiadamente sobre ello. Y junto con ellos, el seguro que Subaru había acordado antes de la partida, aunque no sabía si funcionaria o—

–Oh, parece que ya podemos unirnos,

–¿Ah?

A un lado de Subaru, sumido en su pensamiento, los ojos de Ricardo miraron hacia delante cuando dijo repentinamente esas palabras. La mirada de Subaru rápidamente lo siguió, pero no pudo ver a través de la oscuridad de las llanuras en la noche. Incapaz de ver lo que Ricardo sí, todo lo que pudo hacer fue inclinar su cabeza.

–No tienes que tensarte así; puedo decir que están esperando por nosotros. Relájate.

–Eso dice el tipo que puede ver, sheesh. Presumiendo y todo.

–Hey, si lo tienes, presúmelo. —Están un poco lejos, pero viniendo de ese camino está la otra mitad de nuestra banda de mercaderes.

–¿Mitad?

Subaru alzo sus cejas ante las palabras de Ricardo. La otra mitad de los Colmillos de Hierro debían ser heridos retirándose a la capital real, pero…

–Por mitad, me refiero exactamente a eso. Solo pusimos la mitad de los miembros de los Colmillos de Hierro para acabar con la Ballena Blanca. La otra mitad tenía que hacer la otra mitad.

–¿Haciendo qué?

–Tenían que asegurarse que otros humanos no se vean envueltos en la pelea, ¿verdad? Así que estaban cortando la carretera desde otro lado. Ellos partieron durante la noche, así que nunca tuviste la oportunidad de conocerlos.

Escuchando la explicación de Ricardo, Subaru lo acepto, agarrándose su barbailla

No estaba exactamente emocionado de que no hubieran dedicado todas sus fuerzas a someter a la Ballena Blanca, pero les habían prestado a Ricardo y Mimi, su principal fuerza de combate. Teniendo en cuenta que la falla de la subyugación podría haber significado la aniquilación completa, Anastasia no se equivocó al protegerse contra ese riesgo. Pero simplemente no le gustaba.

Era la envidia de Subaru haciendo su trabajo, ya que el solo tenía unas pocas cartas en su mano y no otras opciones más que arriesgar todo.

–Así que los que vienen ahora son el resto de tus compañeros. ¿Quién los está liderando?

–¡El hermano menor de Mimi, TB! ¡Él puedes hacer súper combos explosivos con Mimi al igual que Hetaro! ¡Increíble!




Mimi infló su pecho mientras respondia orgullosamente a la pregunta de Subaru. Solo de escuchar su vaha y energética respuesta, tuvo algunas preocupaciones sobre los compañeros restantes.

–Er, pero ese hermano menor era el serio. ¿Este hermano menor cuida de la hermana, el hermano, o cincuenta-cincuenta…?

–Entiendo tu preocupación, pero TB es el más inteligente del grupo. Él maneja nuestras cuentas y negociaciones, y es la mano derecha de la señorita. ¡Es un experto en controlar a Mimi, así que esta un paso por encima de Hetaro ahí!

–No digas eso, me voy a sentir mal por Hetaro…

Las diversas clasificaciones que la hermana mayor y el capitán habían emitido hicieron de Hetaro una figura trágica.

De cualquier manera, dejando de lado la compasión por él, los refuerzos de los Colmillos de Hierro fueron buenas noticias. Seguramente fue mejor juntarse con ellos, luego hablar con todos y pensar en lo que vendrá. Una sesión de estrategia dirigida a la espera del Culto de la Bruja—Wilhelm y los demás del campamento Crusch probablemente supusieron las circunstancias. El problema era cómo lo explicaría Subaru.

Justo como con la Ballena Blanca, tenía que explicar las cosas sin mencionar la Vuelta por Muerte.

–Pero eso no es algo fácil de hacer… ¿mm?

Mientras el cerebro de Subaru agonizaba, vio un grupo de ligers levantando una nube de polvo al frente. Justo como Ricardo dijo, eran los otros Colmillos de Hierro juntándose con ellos, Sin embargo, Subaru sintió inquietud.

–…….

Con una esquina de su cabeza dándole un sentimiento de incomodidad, Subaru entrecerraron, y entonces, descubrió la causa.

Entre el grupo de ligers, había una sola figura en primer plano con características diferentes de las que la rodeaban Mientras la distancia se acortaba, y mientras esos vagos contornos se hicieron más definidos, Subaru entendió que esas características eran las de un dragón terrestre.

Y encima de ese dragón terrestre azul estaba…

–¿…Por qué estás  aquí?

–Eso no es algo que debas decir a uno de los refuerzos. Muy típico de ti.

Ambos grupos se detuvieron, y Subaru, aún en su dragón terrestre, se enfrentó al individuo

Su pálido pelo violeta estaba meticulosamente peinado, su cuerpo estaba vestido en la solemne armadura blanca de un Caballero de la Guardia Real y las esquinas de su boca estaban dobladas en una delgada sonrisa.

Subaru miro a la elegante figura frente a él, conectada a él por el karma—Julius Juukulius.

***

 

 

 

Cuando Patlash enroscó los pliegues de su nariz, el dragón terrestre azul frente a él chillo con una mirada aguda. Subaru acaricio su cuello, intentando tranquilizar al camarada que se sentía de la misma manera que él.

Aunque no habían estado juntos por un largo tiempo, el lazo entre Subaru y Patlash se había fortalecido al escapar del filo de la muerte juntos. Subaru sintió que los pensamientos de Patlash se transmitían a través de las riendas.

–Esto podía molestarte en un momento inoportuno, ¿pero podrías de dejar de solicitar a mi dragón? Tu dragón terrestre parece bastante bueno también, pero tal invitación va demasiado lejos.

–¡Hey, Patlash! Por qué, tu— ¡¿Estas coqueteando?! ¡¿Voy pensando que nos sentimos de la misma manera y me traicionas?! ¡¿Persiguiendo a alguien antes de una batalla de vida o muerte?!

–Hey, chico, ese dragón terrestre no quiere escuchar eso de ti. Tú estabas haciendo lo mismo antes que partiéramos y todo. Además, chico…tu dragón terrestre es hembra.

–¡¿Espera, eres una mujer?

Patlash, el centro de la discusión, se vio molesto ante la sorpresa de Subaru sobre el género de su compañero.




Al ver a Julius encogerse los hombros ante el intercambio, su declaración justo antes parecía ser una broma sin gracia. Subaru estaba por gritarle por eso, pero antes que pudiera, Ferris interfirió

–Por qué, es algo raro encontrarte en un lugar como ese, Julius. Estábamos peleando por nuestras vidas hasta hace unas horas, meow.

–No tengo nada que decir en mi defensa. Sin embargo, debo corregirte esto, Ferris. No soy el individuo conocido como Julius. Veamos… Me llamaré Juli.

Cuando Ferris lo miró y le ofreció sarcasmo, Julius le bromeó  con cara seria. Todo el mundo le estaba mirando con frialdad por su uso sin sentido de un alias, pero él aceptó sus miradas con una leve y serena sonrisa y dijo: “Si por el bien de los argumentos, un individuo de rango caballeresco se uniera a una banda de arrendamientos, podría sólo significa que había caído al nivel de mercenarios. Por lo tanto, no es cierto que el caballero llamado Julius Juukulius se haya unido a los Colmillos de Hierro, sino que sea el único hombre que tienes ante ti llamado Juli”.

–Ya veo, meow. Normalmente, familias de caballería son demasiado pwoblema. Ferris está feliz de ser de nobleza caída.

–No pienso que ser un caballero sea problemático para nada. Creo firmemente que el problema recae en la voluntad de ayudar a un amigo—coincidentemente, también debo declarar que el castigo de arresto domiciliario de Julius Juukulius fue la noche anterior, así que con que el día ha cambiado, se ha levantado.

–Poniendo todas esas estúpidas distracciones… ¿Siquiera hay un razón para un alias entonces?

Escuchando la conversación entre Ferris y Julius, Subaru chasqueó la lengua y lo maldijo. Desviando su mirada con un giro de sus labios, sintió que estaba haciendo pucheros, pero dado que este era realmente el caso, no podía hacer ninguna excusa.

Escuchando las palabras de Subaru, Julius miro abruptamente hacia su dirección, avanzando su dragón terrestre para tomar una posición en la que se encontraba directamente en frente de Subaru cuando señalo, “Es bueno que estés más animado de lo que esperaba—Me preguntaba sobre la condición de tu cuerpo.”

–¡—!

La declaración de preocupación por su condición física hizo que algo en el cerebro de Subaru se soltara.

Aunque la humillación de Subaru fue hace aproximadamente dos semanas desde su perspectiva, pero solo unos días en la de Julius, la pregunta, que solo podía ser algún tipo de sarcasmo, era más que suficiente para hacerle recordar.

Como un golpe en la cara, la declaración se entregó directamente, y Subaru apenas logro encerrar sus burlas en su propia garganta, conteniendo su ira.

Aclaró su garganta, respiro profundo, puso una cara tranquila, y le dio a sus mechones una pequeña vuelta.

–Bueno, sí, solo era un rasguño, ¿verdad? Como que, ¿un poco de saliva y cuidado y todo mejor? De todas formas, ¿no estas algo tarde para pensar que eres refuerzos? ¿Qué? ¿Estabas ocupados escribiendo disculpas a los altos mando porque te pusiste serio contra un amateur?

Subaru contraataco con su especialidad, avivar las llamas, usando una suposición basado en el castigo de arresto domiciliario del que había escuchado previamente. Mientras lo hizo, la cara de Julius se hizo más severa, ligeramente intimidada.

–No deseo hablar de eso, en cambio, de las valientes heridas sufridas durante la subyugación de la Ballena Blanca… pero es bueno que esos arañazos se hayan curado también. En primer lugar, las heridas no deberían ser tan severas como parecen…aunque rodabas en un dolor exagerado, especializándote en ganar simpatía tal como eres.

–Ha-ha-ha-ha-ha.

–Hu-hu-hu-hu-hu.

Mientras los dos intercambiaban una risa seca entre ellos, la atmosfera empezó a sentirse como un barril a punto de explotar.

Cuando Subaru pensó en como los de su alrededor se estaban tomando esto, vio que Ferris y Ricardo los estaban viendo con la miradas de espectadores asombrados, mientras Mimi se juntaba con el otro grupo en busca de su hermano menor.

Naturalmente, el deber de calmar las cosas cayo en…

–Es bueno hablar con viejas amistades, pero quizás este no es el momento más apropiado.

Avanzando al frente, montando un dragón terrestre y haciendo ese argumente, estaba el viejo espadachín—Wilhelm.

Reprochando a los mientras se miraban el uno al otro, sus calmados ojos azules reflejaron a Julius dentro de ellos mientras decía, “No puedo agradecerte lo suficiente por venir en ayuda. Nuestra fuerza de batalla está algo agotada de la Ballena Blanca… Como un hombre viniendo por su propia satisfacción, Estaba preocupado.”

–Wilhelm, eso no es…

Cuando Wilhelm bajó el tono de su voz y declaró eso, Subaru interrimpió.

Para Subaru, subyugar a la Ballena Blanca objetivo en su lista.

Subaru había intervenido firmemente por su propio interés, así que era imposible pensar para él de Wilhelm como una carga. Le dolía no poder explicar todo, pero al menos quería terminar ese sentimiento de deuda.




Pero antes que Subaru pudiera alzar su voz—

“Es una buena cara la que ahora puedes hacer, Maestro Wilhelm.” En voz baja, fue Julius quien se dirigió a Wilhelm. Movido por los ojos de Wilhelm, los cuales ya no se veían obsesionados, asintió profundamente y dijo, “Es como si fueras un hombre diferente del que conocí previamente… Esto, de seguro, será reconfortante para Reinhard.”

–Supongo…que podría serlo.

Wilhelm puso una mano en su barbilla y bajo sus ojos.




¿Qué tan profundo, Subaru se pregunta, debió ser el conflicto dentro del pecho del viejo hombre para dar lugar a esa vacilación momentánea?

Las diferentes personas a su alrededor tomaron su conversación de muchas maneras. Simpatía, alivio—conociendo las circunstancias, varios deben haber tenido esas reacciones. Subaru, el único sin saber, fue dejado atrás.

–Con respecto a eso, fui incapaz de enfrentar eso. Incluso si no hizo nada mal, incluso si no quiso hacer daño, no pudo perdonarlo—un día, pagare las consecuencias.

–Incluso esos pensamientos por si mismos son suficiente para aliviar su corazón.

Wilhelm retuvo algo amargo en su respuesta, pero Julius tomo bien sus palabras. Luego lentamente volvió una miraba amable hacia Subaru, como su todo fuera agua pasada.

Naturalmente, Subaru se preparo para reanudar la guerra de palabras anterior, pero…




–Debo darte mis agradecimientos.

–¿…Ah?

En frente de Subaru, levantando la voz sin darse cuenta, Julius bajo de su dragón terrestre de un salto. Luego, miró a Subaru, aun montando a Patlash, y cayó en una rodilla.

–Hablando debidamente, esta subyugación de la Ballena Blanca era el antiguo deseo de los Caballeros de la Guardia Real. Por darle final al desastre dejado de lado por cada nación por varios años, te doy las gracias.

Mientras procedía en demostrar su gratitud con un gesto elegante, Subaru, que hasta la fecha solo había tenido enemistad con Julius, no pudo hacer una reacción inmediata.

5 1 voto
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
2 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios