Hataraku Maou-sama! (NL)

Volumen 8

Capítulo 3: El Rey Demonio, Llega Tarde

Parte 8

 

 

— ¿Q-qué….?

Lo primero que Rika vio, fueron pies que llevaban puestos sandalias de goma.




Y luego de mirar atrás en la dirección de las piernas, descubrió unos jeans en la posición básica de pateo.

Camiseta negra, piel bronceada debido a la frecuente exposición al sol, y una coleta negra.

— ¿Quién eres? ¿Cómo ‘entraste’ a este lugar?

El hombre, quien originalmente tenía una actitud frívola, mostró una expresión que estaba mezclada de sorpresa e impaciencia.

— ¿Me preguntas cómo entre?




La persona que llegó, levantó la pierna que usó para patear sobre su cabeza como en una película de kung fu, y luego elegantemente la bajó, Rika descubrió que era una dama desconocida.

— ¿Se necesita permiso de extranjero para entrar en su propio territorio?

La dama mostró una sonrisa fría, y como si fuesen sido agravados por ella, los caballeros vestidos extrañamente apuntaron sus espadas hacia ella al mismo tiempo.

Esta vez, el hombre de gran estatura no detuvo a los caballeros. Sin embargo, incluso si diez caballeros apuntaban sus espadas hacia ella al mismo tiempo, la mujer de piel broceada no planeaba realizar acciones.

— ¡Que imprudentes, podrían morir, ¿saben?! Incluso tú, un joven extraño, no es una excepción.

— ¡…Qué presumida, ¿Quién eres exactamente?!

— Como no sé quiénes son esta dama y este tío, hacer una conexión forzada…

La dama miró a Ashiya, quien estaba siendo sostenido por los caballeros y dijo con una sonrisa irónica:

— Se supone que soy la ex–empleadora de Ashiya-kun.

***

 

 

A través de su visión cubierta de sangre, Suzuno vio en desesperación como Chiho era entregada a las Tropas Celestiales.

Incluso si ella intentara detenerlo, el cuerpo de Suzuno no podía moverse, y solo podía graznar debido al dolor que provenía de sus piernas y hombros.

Justo cuando las manos de las Tropas Celestiales estaban por agarrar a Chiho, una luz purpura que excedía el brillo del solo explotó desde el lado opuesto del muro de tormenta.

— ¿Q-qué está pasando?

— ¿….?

No era solo Libicocco y Suzuno, probablemente incluso Kamael miró hacia la fuente de la luz.

La ubicación era el área exterior de la puerta principal de la Secundaria Sasahata.

— ¡Uh!

Libicocco dejó escapar un sonido de sospecha.

La fuerza del muro de tormenta repentinamente comenzó a debilitarse con rapidez.

El muro de viento con forma circular que aislaba el colegio, los límites comenzaron a hacerse poco claros, y no solo después de eso, comenzó a girar y distorsionarse, y con la disipación en poder del viento y la lluvia, el muro de viento se dispersó.

El fuerte viento que instantáneamente está produciendo equidad en la presión, hizo que las Tropas Celestiales fueran lanzadas desordenadamente.

En ese momento, un impacto purpura como estrella fugaz destelló a través del patio escolar.

El instante en que todos los presentes descubrieron ese impacto de luz, y que la tormenta que formó la barrera hasta ahora se había vuelto una furia de ruido y un viento fuerte, ellos inmediatamente comenzaron a perseguir la luz.

— ¿Hm….?

Libicocco estaba un poco confundido por la luz y la tormenta que lo rozó, pero inmediatamente descubrió que su brazo de repente se aligeró. No, no se había aligerado, sino que todo el brazo…

— ¿Gwahhhhhhhhh?

Libicocco, descubriendo que su brazo, el que sostenía a la pequeña humana, había desaparecido desde su hombro, gritó.




Él presionó la herida que esparcía sangre al mismo tiempo que estuvo consciente del dolor, y se arrodilló en el suelo.

Luego descubrió que el otro humano que estaba junto a sus pies, también había desaparecido.

Las cinco ranseur hechas de metal negro usadas antes para sujetar a la humana estaban tendidas en el suelo como si fuesen verduras cortadas, perdiendo sus formas de armas.

Las Tropas Celestiales en el cielo quienes habían dominado a Suzuno, solo pudieron volverse y verificar la trayectoria final de la luz y el inicio de la tormenta alrededor de ellos ya que no podían manejar la situación.

Como si protegiera a Urushihara, quien había sido enviado a volar por la bala llameante de Kamael, una forma irregular estaba situándose frente a él.

La existencia tenía un rostro y cuerpo humano, así como cuatro extremidades y dos cuernos de demonio, uno de los cuernos estaba incluso cortado.

— Ah…. Ah….

Incluso si ella descubría que quien la cargaba era el brazo demoniaco con forma extraña de hace poco, una sensación de seguridad pudo sentirse de ello, por lo que Chiho no pudo evitar llorar.

Un Héroe que podría llegar y salvar a Chiho sin importar cuando fuese. Maou Sada, cargado a Chiho y a Suzuno, estaba de pie allí.
Este era diferente de su usual forma de Rey Demonio.

No solo su altura era similar a la del Maou normal, incluso si alguien se situaba junto a él sin protección alguna, no tendría dificultades para respirar.

Pero las cuatro extremidades y cuernos mostrados de las mangas y dobladillo de la UNIxLO, eran definitivamente del cuerpo de un demonio.

— Ma…Maou…san…

— Lo siento, como la distancia está un poco grande, llegué tarde.

Aunque Maou seguía mirando a Libicocco y a las Tropas Celestiales, aun así le respondió con una voz llena de poder.

—…..si… uu…

Chiho asintió en respuesta, y su rostro, originalmente empapado por la lluvia, estaba nuevamente cubierto de lágrimas.

— No estas herida, ¿o sí?

— ¡No… porque Urushihara-san, y Suzuno-san, me protegieron…!

— Ya veo.

Luego que Maou asintiera cariñosamente, él dirigió su atención hacia Suzuno, pero antes que Maou pudiese abrir su boca…

— Rey Demonio, realmente eres… muy lento…

Suzuno, siendo sostenida por el otro brazo de Maou, descubriendo que era él desde el borde de su borrosa visión debido al dolor, comenzó a regañarlo.

Maou, sosteniendo a Chiho en su mano izquierda y a Suzuno en su mano derecha, lentamente colocó a ambas en el tejado.

— Aun así, vine aquí con la mayor de las urgencias.




Maou mostró una sonrisa irónica debido a la observación despiadada de Suzuno.

Hataraku Maou-Sama Volumen 8 Capítulo 3 Parte 8 Novela Ligera

 

— Contando que apenas me las arreglé para llegar aquí a tiempo, perdóname. El personaje principal debe aparecer de una manera asombrosa en un aprieto después de todo.

Era cierto, hasta hace poco, el grupo de personas estaba en una situación donde Urushihara y Suzuno cayeron uno tras otro, Chiho estaba en peligro, y ellos tenían una desventaja abrumadora debido al enemigo que los superaba en número.

Una vez que ella pensó en eso, Suzuno sonrió inconscientemente.

—…este tipo de cosas, deberían, dejárselas a la Héroe. El Rey Demonio, uniéndose a la diversión… jaja… ¡ugah!

Sin embargo, hablando solo hasta la mitad, Suzuno inmediatamente frunció el ceño debido al dolor de sus heridas.

Incluso si ellos estaban cubiertos de heridas, y sangre, ambas y Urushihara apenas lograron sobrevivir.

— Tú, no morirás por eso, ¿cierto?

Maou preguntó detrás de él sin siquiera girar, y Suzuno ligeramente asintió en respuesta.

Una vez que se sintió aliviada… porque Maou la soltó, las heridas de Suzuno comenzaron arder con un dolor intenso.

— Pero, duele mucho. Aun así, no hay de qué preocuparse. Maou, que continuaba mirando hacia el frente, asintió y respondió:
— Muy bien, aguantaron hasta ahora, gracias por todo su esfuerzo. Déjenme el resto a mí.

Un arcángel en el aire, frente a él, era un capitán Malebranche y cinco miembros de las Tropas Celestiales.

Aunque además de las graves heridas de Suzuno, Urushihara y Chiho, quienes no pudieron luchar, detrás de él, la compostura de Maou no temblaba en lo absoluto.

Solo por su apariencia, no solo Maou se encontraba desarmado, incluso su transformación de Rey Demonio estaba incompleta, y ninguna magia demoniaca especial se sentía.

Sin embargo…

—….Hm.

Suzuno, detrás de él, no sintió nada de nervios

Todo podía confiársele a esa espalda, era lo que Suzuno creía en su corazón.

— Muy bien… aunque no estoy muy seguro de la situación, ustedes chicos son sorprendentes. La última vez que tres Grandes Generales fueron derrotados, fue durante el encuentro con Emi.

— T-tú…

Desarmado, Maou vagamente caminó hacia Libicocco quien había perdido un brazo y estaba arrodillado en el suelo.

— ¡En realidad, hacerle esto a mi brazo!

Quizá menospreciando a Maou en su forma medio humana, medio demoniaca y sin sentir magia demoniaca, Libicocco gritó agitadamente.

Sin embargo, luego que Maou extendiera su mano derecha frente a Libicocco, él mostró una sonrisa sin temor.

— Un simple Capitán Malebranche en realidad se atreve a hablarme a mí en tan exagerado tono de voz, ¿eh?

En la palma de la mano de Maou, la cual él extendió mientras sonreía, un brillo purpura fue emitido.

— Hm…




Incluso si nadie lo escuchó, Kamael dejó escapar un sonido desde detrás de su máscara metálica por primera vez.

El brillo purpura esparcido de su palma hasta su brazo, cubriendo por completo a Maou poco después.

Suzuno dijo conmocionada luego de ver ese fenómeno:

— ¿Eso no es… magia demoniaca…?




Aunque no estaba completo, desde Maou, mostrando su forma demoniaca y usando algún tipo de poder sobrenatural, ningún tipo de magia demonice se podía sentir en lo absoluto.

Naturalmente, Suzuno no podía sentir nada de magia sagrada, pero solo al estar junto a Maou, esa onda de presión abrumadora hizo que ese ‘poder’ estuviese estimulando la magia sagrada de Suzuno.

Suzuno había visto un poder similar antes en algún lugar.

— ¿Maou-san?

En ese momento, Chiho incluso dejó escapar una débil pero clara voz. Parecía que ella también había notado que ese fenómeno que Maou provocaba era diferente de lo usual.

Luego que Suzuno cambiara su vista y mirara fijamente a Chiho, ella finalmente lo
recordó.

Era cierto, aunque solo fue una vez, Suzuno había visto ese poder junto a Chiho una vez.

En una zona muy lejana al este de Sasazuka – la ciudad de Choshi situada en Chiba, el santuario que es el primero en recibir las bendiciones del sol en Japón – Inubosaki.

— Muy bien, ¿quién entre ustedes chicos, es como Emi? ¿Quién tiene la determinación mental para luchar conmigo con su vida de por medio?

Luego que Maou comprimiera el ‘poder’ abrumador en su mano derecha, él la sacudió una vez más con fuerza.

— ¡La Espada Sagrada…‘La Evolutiva Espada Sagrada, Better Half’…!

Libicocco, las Tropas Celestiales, Kamael y Suzuno, gritaron el nombre de esa espada al mismo tiempo.

La espada que apareció en la mano derecha de Maou, tenía exactamente la misma apariencia de la ‘Evolutiva Espada Sagrada, Better Half’, de le Héroe Emilia.

***

 




 

— Con respecto a las rudas acciones que le has hecho a esta chica, ya he hecho que la persona que está tirada allí pagara el precio, mientras estén dispuestos a retirarse, no diré nada más. Pero…

La mujer de piel bronceada ignoró al hombre de gran estatura y liberó un aura peligrosa, y con un aura asesina hacia los caballeros vestidos extrañamente, ella dio un paso adelante.

— ¿…Qué es eso?

Sin comprenderlo, algo saltó de un lado hacia los pies de la dama.

Las calles de Sasazuka, ya oscuras por la fuerte lluvia, se hacían incluso confusas,el objeto estaba aislado del mundo…

— ¿Es lodo…?

— Si los intrusos vinieron y actuaron aquí de forma salvaje, desde mi punto de vista, no puedo solo quedarme de pie y observar.

— ¡Uh!

Era una presión pura.

La dama lazó una mirada perforante hacia el hombre de gran estatura. Con solo
eso, el poder, no magia demoniaca o sagrada, perforó a ese hombre.

— Sin importar que conclusión saque tu mundo al final, ese es tu problema. Pero el problema aquí ya ha sido resuelto. ¡Si te atreves a interferir desde ese lado…!

La dama exhaló ferozmente como si estuviese asustándose ella misma y dio un paso al frente, haciendo que el agua en el chaco frente a ella saltara hacia arriba.

— ¡Nosotros no nos quedaremos sin hacer nada!

Solo por su aura, la dama abrumó a los caballeros vestidos de forma extraña, haciéndoles temblar.

— ¿….?

En los ojos de Rika, cubierto con suciedad, ella no podía entender por qué esos caballeros podrían retroceder asustados aunque nada hubiese pasado.

Aunque no se podía confirmar si esa dama había venido a salvarla, Rika no pensó que solo ella pudiese encargarse de ese número de personas.

Sin embargo, la situación se desarrolló de una forma inesperada.

— OK, nos iremos ahora. Parece que no es una buena idea resistirnos. El gran hombre mostró una actitud de derrota.

— Pero en nuestro lado, nosotros también tenemos algo que debemos hacer. Esas dos personas, ¿nos las podemos llevar?

— ¡¿E-espera un momento?! Rika gritó frenéticamente.

Las ‘dos personas’ que el hombre dijo, era definitivamente refiriéndose al padre de Emi – Nord – y a Ashiya.

— Incluso si uso todo mi poder, yo no podría ser tu oponente, pero si no estás dispuesta a aceptar esa condición, desde mi punto de vista, solo puedo resistirme con todas mis fuerzas.

— ¿Incluso si han de poner sus vidas de por medio?

El hombre asintió sin dudarlo para afirmar las peligrosas palabras de la dama.

— Sin importar que, si dejamos que esta oportunidad se vaya sin hacer nada, solo significaría nuestra muerte.

— ¡No digas cosas estúpidas! ¡¿Hacia dónde quieren llevar a Ashiya-san y al padre de Emi?!

Rika, quien recuperó su espíritu ligeramente ya que la dama estaba cerca, gritó con fuerza, pero esa vez era el turno del hombre de responder en confusión.

— ¿No lo dije antes? No me los llevaré, los regresaré. Esa señorita, si tu identidad es la misma que creo, probablemente no nos detendrías de devolver a estas personas, ¿cierto?

— ¡O-oye, por favor, salva a Ashiya-san y al padre de Emi!

Incluso si esto ya era considerado auto-degradante, Rika descubrió que solo la persona con la que podía contar era esa dama. Sin embargo, Rika no pudo interrumpir esta conversación, y que era controlada completamente por el hombre desconocido y la dama.

— Creo que ya lo sabes, este tipo es un ‘humano de nuestro lado’, y este joven es ‘un demonio de nuestro lado’, ello no deberían existir en la tierra para empezar. Asi que, está bien, ¿no?

Las esperanzas de Rika fueron destruidas, la dama con la coleta asintió sin dudarlo. Y en ese momento, la presencia de la dama, abrumó lo suficiente para evaporar la
lluvia, que repentinamente desapareció sin dejar rastro.

— Muy bien. Desde mi punto, no puedo obviarlos por principio. Por eso dejen de continuar provocando problemas a ‘nuestro lado’.

— Gracias.

— ¡No puede ser! ¡Oye!

Con una orden del gran hombre, los caballeros vestidos extrañamente levantaron a Ashiya y a Nord una vez más, y a su camarada que se había golpeado con el muro de cemento de una forma terrible.




Rika solo pudo mirarlos.

— Oye, ¿cuál es tu nombre?

—…Gabriel. Además, también tengo una incómoda etiqueta de arcángel.

— Esto es un poco problemático.

Aunque dos hombres que estaban siendo secuestrados, la dama sonrió felizmente en la lluvia.

0 0 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios