Hataraku Maou-sama! (NL)

Volumen 8

Capítulo 3: El Rey Demonio, Llega Tarde

Parte 6

 

 

— ¡Uwah!

Acies se convirtió en incontables orbes de luz, y luego las luces de estos se hicieron más fuertes, y todos volaron hacia Maou.




— ¿Uh, eh, eh? ¿Podrá ser?

Además de sentirse sorprendido por la transformación de Acies, una mala sensación surgió dentro de él.

Debido a la situación de ser rodeado por luz purpura, Maou sintió que ya había visto una situación similar un par de veces.

No, este era un fenómeno opuesto de las luces que eran absorbidas por Maou, en otras palabras…

— ¿….Esto no es lo mismo que sucedió cuando Alas=Ramus apareció del cuerpo de Emi?




Aunque era una situación inestable, de una u otra forma, ya era muy tarde.

En una esquina del muro de tormenta, un golpe purpura atravesó el cielo como si lo fuese a cortar a la mitad.

El martillo gigante de Suzuno chocó directamente con la feroz garra de Libicocco, y el sonido sordo del impacto sacudió la Secundaria Sasahata.




Los ojos de Chiho no pudieron mantenerse con la distorsionada batalla dimensional
entre las dos partes en el aire.

Además de eso, la mirada de Chiho ocasionalmente se dirigía hacia Urushihara, quien veía la batalla desde el tejado, así como también la puerta de metal detrás de él, la cual conducía al tejado, donde su seguro ya había sido destruido por Libicocco.

— No hay necesidad de estar tan preocupada, mi magia sagrada aún puede sellar puertas.

Luego que Urushihara sintiera la mirada de Chiho, él golpeó la puerta de metal detrás de él un par de veces como si quisiera tranquilizarla.

— E-eso es bueno…

Incluso así, Chiho no pudo evitar preocuparse.

Después de todo, Urushihara encajaba con el termino de ‘Ángel Caído’ muy bien de varias maneras, y para ser exactos, él era una existencia más cercana a un demonio.

Sin embargo, las alas de blanco puro estaban sacudiéndose en su espalda, y además tenían un poder cercano al de Emi Suzuno, haciendo que Chiho se sorprendiera bastante.

¿Acaso Suzuno le daba a él esa Sagrada Vitamina β, y acaso Urushihara estaba bien al tomar eso?

La cantidad que Chiho podía ingerir tenía estrictas limitaciones.

Ashiya, quien debería ser un demonio fuerte, podría colapsar tras beber una botella.

Y Maou había dicho que si absorbía la cantidad incorrecta de magia sagrada, podría provocarle heridas a su cuerpo.

En ese momento, quizá reaccionando al sonido de Urushihara golpeando la puerta, voces fueron escuchadas desde el otro lado de la misma.

— ¿Quién es ese, hay alguien allí? ¡Abran la puerta inmediatamente! ¡Maldición! ¡¿Por qué no se puede abrir?!

Ahora, no solo había aparecido una extraña criatura dentro de las instalaciones de la escuela, la misma estaba envuelta por una tormenta, incluso si ellos enfrentaran esa situación anormal, algunos profesores de mentalidad fuerte quienes se habían adaptado a la situación, salieron corriendo hacia el tejado.

Bajo las instrucciones de Suzuno, todas las puertas y ventanas de todo el instituto habían sido selladas por un hechizo de Urushihara.

Aunque era una contramedida para prevenir que los estudiantes o profesores corrieran hacia afuera y se vieran involucrados en la batalla, solo el hecho de que el conjurador era Urushihara, era suficiente para que Chiho se sintiera tensa.

— El sello en la puerta es de un hechizo muy avanzado, las personas normales no serían capaces de romperlo.

Aunque era sorprendente que Urushihara fuese capaz de usar tales hechizos tan convenientes, Chiho no podía entender la razón por la que ese tipo de hechizo existía.

— Hay muchos lugares donde este hechizo se puede usar, ¿sabes? Aunque es probablemente difícil apreciarlo en el contexto de Japón, la realeza humana o la Iglesia frecuentemente usarían este hechizo en sus propias tesorerías o capillas sagradas con el fin de prevenir que los intrusos entren y salgan.

—…..Y-ya veo.

Chiho finalmente entendió la razón de la existencia de ese hechizo. Pero incluso así, ¿por qué Urushihara tenía la habilidad para usarlo?

— No solo se trata de mí, Sariel y Gabriel deberían ser capaces de usarlo también. Este es un hechizo necesario para los ángeles de rangos altos, al menos así era como nos lo enseñaron.

— ¿Cómo se los enseñaron?




Aunque Chiho preguntó eso en confusión porque sentía algo extraño, Urushihara no dijo nada más luego de desviar su vista hacia el cielo, por eso, Chiho no tuvo otra opción que levantar la mirada también.

Durante el periodo de tiempo cuando ambos de ellos hablaron, incluso si Suzuno estaba vistiendo un kimono que no le permitía moverse fácilmente alrededor, ella aun podía evadir todos los ataques, e incluso Chiho podía ver que Suzuno tenía una ventaja abrumadora en esa batalla.

Libicocco, quien originalmente mostró una actitud arrogante hacia Chiho, tras unos
cuantos impactos tenía una garra que ya se había vuelto inútil.

Chiho había visto la batalla de Emi y Urushihara en el pasado, la escena cuando ambos lucharon era como una película de fantasía, donde hechizos y poderes misteriosos fueron usados, pero la batalla desarrollada entre Suzuno y Libicocco frente a ella en ese momento, era más similar a un combate mano a mano actual.

Y la escena de Suzuno, de pequeña estatura, blandiendo un martillo gigante cerca de su propio tamaño, abrumaba al demonio muchas veces más que ella, se sentía bien el presenciar eso.

Incluso así, Chiho podría obviamente decir que Suzuno estaba mostrando piedad.

Aunque Suzuno exitosamente se colocó detrás de Libicocco un par de veces, o logró obtener una ventaja en espacios cerrados, ella nunca le dio a la otra parte un golpe letal.

Aunque ella no podía ori nada desde donde se encontraba, podía ver que ambos hablaban ocasionalmente, quizá Suzuno estaba convenciendo a la otra parte que regresara.




—….extraño.




— ¿Eh?

Urushihara, quien veía esa batalla aérea, mostró sus dudas primero.

— La forma como Libicocco lucha, no es nada parecida a la de un Malebranche.

— ¿Qué significa eso?




— Su manera de luchar es muy torpe. Creo, que no está usando todo su poder.

— Es porque se encuentra en Japón, por eso él es incapaz de usar mucha magia demoniaca…

— Si fuese así, entonces antes de ser golpeado tan seriamente, hubiese disipado esa cortina de tormenta exagerada, y usaría la magia demoniaca que ahorró para luchar, ¿Por qué no hizo eso, además…?

Urushihara tenía razón.

No importaba que, la tormenta alrededor de la escuela fue creada con el poder de Libicocco, si ese poder fuese usado para encargarse de Suzuno, él no debería ser abrumado de esa forma.

— ¿H-hay otros problemas…?

— Tengo esa misma extraña sensación de aquella vez con Ciriatto. ¿Por qué ese chico es capaz de mantener su forma demoniaca?

— Uh….

— La situación actual es diferente a mí esa vez, él no puede generar emociones negativas ilimitadas de sus alrededores. Además, un simple Capitán Malebranche no debería ser capaz de mantener su magia demoniaca como Maou. Sin embargo, incluso si él ejecutase un hechizo de gran escala, para poder mantener su forma, debería haber algún truco.

— Pero, ¿pero no es bueno que continúe así? SI la otra parte usa todo su poder, Suzuno-san podría estar en peligro…

Aunque decir esas cosas sonaba como si ella estuviese alentando a los demonios, si el demonio continuase siendo débil como lo ha estado, debería ser lo que Chiho y los demás quisiesen.

— No, creo que incluso si Libicocco usa su poder completo, él no debería igualar a Bell. Pero incluso así, al menos la batalla no debería ser unilateral como hasta ahora. Si esto sigue así, Bell realmente podría derrotarlo de una forma tan abrumadora. Realmente no entiendo la razón por la que él necesita hacer especialmente este tipo de cosa tan problemática.

— ¿entonces cuál es la razón…?

Es cierto, aunque ella casi lo olvida porque estaba confundida por las palabras de Libicocco, él especialmente usó un ‘portal’ para venir a Japón. Era difícil imaginar que su propósito para venir aquí fuese para reunir esas raras emociones negativas.

Kameo vino para encontrar a Maou, Ciriatto vino para encontrar la espada sagrada, Farfarello vino para llevarse a Maou y a Ashiya. Hasta ahora, los demonios que habían llegado a Japón habían regresado sin cumplir sus metas, si es así, ¿entonces qué razones tenía Libicocco para venir?

— Además, también estoy preocupado por esta situación donde Emilia no está cerca. Antes de venir, ¿Ese tipo hizo algo extraño?

— Algo extraño…

Sin importar como lo pensara, lo más extraño debió ser Chiho siendo forzada a aprender la pronunciación del nombre de Libicocco…

— Pensándolo bien… él dijo que los demonios tienen misiones de reunir magia demoniaca…

Chiho repetidamente pensó en la conversación que tuvo hace más de diez minutos.

¿Libicocco habló sobre su propósito de venir aquí?

— Pero él no planeaba conducir una masacre aquí. Él solo quería provocar disturbios que fuesen fáciles de entender… recuerdo que él dijo esas cosas. Pero, él incluso creo es rayos muy exagerados.

— ¿Los rayos de los que hablas, son esos que aparecieron antes de nosotros entrar?

— ¿Eh? ¿Ehh?

— Aunque los rayos no parecían ser muchos.

— ¿Eh?

— Hubo solo dos o tres ataques de rayos que parecían electricidad fugaz, y solo golpearon la antena cerca de unas casas cercanas o lo postes de luz en los apartamentos, ¿sabías?

— No estaba hablando solo de eso, ¿sabes? Recuerdo rayos que incluso brillaron tanto que no pude abrir mis ojos…

Incluso así, las casas cercanas no fueron dañadas al extremo de lo que Chiho y Libicocco predijeron.

Chiho había pensado eso ya que Japón había mejorado notablemente sus medidas anti-rayos…

— Probablemente sea ilusión magia, ¿bien? Esa es la habilidad especial de los Malebranches, la que los enorgullece.

— ¿I-ilusión?

— Como ellos estuvieron el Continente del Sur, secretamente tuvieron que usar necromancia y magia de ilusión para crear grandes números de zombis y espíritus sin cuerpos actuales, luego atacaron cuando los humanos tenían miedo, por lo que probablemente solo te dejó ver la ilusión de los rayos, ¿bien? Si realmente quisiese liberar ese tipo de ataque de relámpagos, imagino cuanta magia demoniaca debería usarse.

—………

— Pero como lo has visto, ese muro de tormenta es real. Aunque es un Malebranche, él es capaz de controlar el clima, solo eso ya es considerado bastante asombroso. Parece que él puede ser considerado un veterano entre esos Capitanes. Pero además de Maracoda, quien es destacado dentro del clan, la mayoría de los Malebranches son como Ciriatto, que es de tipo físico. Aunque creo que lo sabrás con solo verlo una vez, ellos apenas han usado algo de magia como yo, ¿bien? Huh, aunque podría ser simplemente debido a la preservación de la magia demoniaca, si ese es el caso, entonces soy incapaz de entender la razón por la que continuamente controla el clima.

— Entonces, si ese es el caso…

Incluso si ella sentía respeto por la rara exposición mostrada por Urushihara, Chiho aún seguía confundida por no poder encontrar una respuesta.

— Disturbios fáciles de entender, ¿eh? Pero… ¿exactamente de que está desviando nuestra atención?

— ¿Urushihara-san?

—….Ah.

Chiho miró hacia el cielo de nuevo debido a la voz de Urushihara.

En ese momento, Suzuno sacudió el martillo gigante en la enorme espalda de Libicocco con todas sus fuerzas, haciendo que cayese en el tejado de la escuela.

— ¡Hah!

Suzuno vigorosamente dio múltiples goles sin parar, haciendo que el cuerpo de Libicocco descendiera como un meteorito.

— ¡Eso es peligroso!

Urushihara, directamente debajo del punto de aterrizaje, levanto ambas manos…

— ¡Ugoh…!

Haciendo que Libicocco se detuvieran en el aire mientras graznaba.

Si Libicocco fuese permitido caer en el tejado del viejo edificio escolar directamente, podría haber hecho que el mismo colapsara. Asi que Urushihara debió usar algún tipo de hechizo para detenerlo.

— Oye, Capitán Malebranche. Esa dama aún no ha usado todo su poder. Aunque no sé qué estas ocultando, podrías morir si sigues así, ¿sabías?

— U…Ugh…

Sin saber si originalmente no planeaba hablar o si era incapaz de hablar debido a las graves heridas, Libicocco, quien fue detenido por las manos de Urushihara, dejó escapar un leve rugido.

— Hmph, él no es tan grandioso como decía. Por otro lado, Suzuno aterrizó en el tejado.

Mientras sacudía la sangre en el martillo, ella lentamente se acercó a Libicocco.

— Bien, ¿no es momento de que liberes esta escuela? Si no, solo puedo elegir acabar finalmente con tu vida. Si es posible, no desearía hacerlo.

— ¡…Mátame si quieres! Eres humana, ¿cierto?

Libicocco dolorosamente preguntó con una voz rasposa, pero Suzuno sacudió su cabeza y respondió:




— Ya no deseo tomar vidas de otros solo porque otra parte es un demonio o alguien con visión distinta.

— Suzuno-san…

— Apresúrate y deshaz este muro de tormenta, deberías ser capaz de luchar al mismo nivel que yo, sin embargo, no solo no lo haces, aun ignoras mis advertencias una y otra vez. Aun debes estar ocultando otras intenciones, ¿no?

—……

Parecía que Suzuno, al igual que Urushihara, había entendido la que la forma de
luchar de Libicocco era más que extraña.

— Antes que pueda juzgar que claramente era un peligro para los humanos o el mundo, no te mataré. En Japón, he aprendido a pensar flexiblemente. Mis oponentes son solamente ‘enemigos malignos’. Ya he tenido suficiente con asesinar a otros solo porque el ‘tipo’ es diferente.

— U…ughh… si todo llega a ser demasiado tarde por eso, lo vas a lamentar.

— Comparado con los lamentos por no creer. Estoy dispuesta a lamentarme luego de ser traicionada por otros. Recientemente, mis relaciones han sido más que complicadas en muchas formas. No deseo sentirme preocupada al descubrir que el enemigo también tiene sentido después de asesinarlo.

Con su cabello mojado por la lluvia que brillaba bajo el sol, Suzuno dijo eso.

— E incluso si nos retrasamos un paso, mis camaradas no son tan débiles como para permitir que la situación se vuelva insalvable.

Tras decir eso, Suzuno cambió su martillo de vuelta a su horquilla y la guardó entre sus ropas.

Su cabello iba a secarse de todas formas, por lo que probablemente no lo colocó en su lugar.

—….Chiho-dono, ¿lo que dije es correcto?

Suzuno se volvió de nuevo para pedir la aprobación de Chiho, haciendo que esta se sintiera sorprendida.

No, en realidad Chiho sabía quiénes eran los ‘camaradas’ a los que Suzuno se refería. Era más como que, aunque Chiho siempre deseó que Suzuno pensara así, ella nunca esperó que podría escuchar tales palabras venir de la mismísima Suzuno.

— ¡E-es cierto, tienes razón!

Chiho, quien se sentía feliz, no pudo evitar juntar sus propias manos y saltar.

— ¿…que es esto…?

Aunque Urushihara, quien era inesperadamente capaz de leer la atmosfera, pudo vagamente comprender lo que ambas estaban tratando de expresar, pero él no era el tipo de persona que podría aceptar eso honestamente, y era demasiado flojo para ser una sábana mojada.

— Entonces, ¿Qué haremos con este muro de tormenta que está rodeando…?

Justo cuando Urushihara planeaba continuar con el tema, un brillo de luz de repente
oscureció su visión.

— ¿Wah?

— ¿Qué pasa?

— ¿Eh?

Urushihara, Suzuno y Chiho miraron hacia el cielo uno tras otro.

El brillo del sol de repente iluminó el tejado donde ellos tres estaban.

El viento y la lluvia dentro del muro de tormenta incluso se pausaron, como si evitara el colegio, y el sol incluso comenzó a mostrarse desde el cielo distante.

— ¿…Que hiciste?

Urushihara le preguntó a Libicocco con el ceño fruncido.

Sin importar que, ese no era un extraño fenómeno natural. La evidencia era ese muro de tormenta que aún estaba presente alrededor de la escuela.

—………

Sin embargo, Libicocco no respondió. Suzuno, quien estaba mirándolo fijamente, sacudió su cabeza y dijo:

— Esto es insatisfactorio. ¿Qué es lo que exactamente sucede?

Luego de mirar el sol en el cielo con una expresión pétrea, Urushihara frunció el ceño debido a la luz cegadora y llegó hasta arriba para bloquear la luz del sol. El Sol, que brillaba en el suelo a través del agujero en el viento y la lluvia, parecía como un enorme y extraño ojo.

— ¿Hm?

Debido a eso, Urushihara descubrió un par de pequeños puntos negros pegados en el solo como si fuese polvo.

— ¿Qué está pasando? Parece que hay algo extraño en el sol… Esas sombras pequeñas lentamente aumentaban en tamaño.
— ¡Ugh!

Urushihara mostró una expresión seria que solo había sido vista un par de veces en un año, sus ojos abiertos por completo, y luego de lanzar a Libicocco, a quien había estado sosteniendo, a un lado, él saltó junto a Suzuno y Chiho a gran velocidad.

— ¿Qué….?

— ¿Urushihara…?

Suzuno y Chiho se sorprendieron debido a las acciones repentinas de Urushihara, pero antes que pudiesen hacer sus preguntas…

— ¡Hu!

Las alas de Urushihara, se extendieron a la vez, y comenzaron a brillar.

— ¡¡!!

La escena frente a ellas hizo que Suzuno y Chiho fuesen capaces solo de contener el aliento.

Llamas ardientes como luz que descendía de repente desde el interior del sol, se acercaron de repente en la dirección de Suzuno y Chiho.

— ¡¡¡¡Lucifer!!!!

Y Urushihara bloqueó esas llamas.

Justo como en el momento que él capturó a Libicocco, los brazos extendidos de Urushihara detuvieron las llamas un par de centímetros de su palma, protegiendo a Chiho y Suzuno detrás de él.

Hataraku Maou-Sama Volumen 8 Capítulo 3 Parte 6 Novela Ligera

 

Sin embargo, ¿Cuál era la fuerza de esas llamas?

Incluso si las alas extendidas de Urushihara hacían que su cuerpo completo brillara y usara todo su poder en la defensa, el viento ardiente sobrepasaba ese poder haciendo que el cabello de Suzuno y Chiho se sacudiera por el viento.

— ¡Ugh, ah, maldición…! ¡¿En que está pensando ese tipo?!

Sin preocuparse por la enorme cantidad de sudor y vasos sanguíneos apareciendo en su frente, Urushihara gritó:

— ¡BELL! ¡TOMA A SASAKI CHIHO Y CORRE, RÁPIDO! ¡NO PUEDO AGUANTAR MÁS!

— ¡Chiho-dono, sujétate a mí!




Suzuno sujetó la cintura de Chiho sin esperar que ella respondiera y saltaron lejos del tejado con el poder suficiente para que esta última se sintiese mareada.

— ¡U…ugh!

Chiho, quien estaba siendo cargada en el aire, sintió que las cosas dentro de su estómago se iban a salir, además, en la esquina de su llorosa visión, ella vio cierta escena.

La puerta que conectaba el tejado con el interior de la escuela se distorsionó.

La puerta metálica, que debió haber sido sellada por el hechizo de Urushihara ahora estaba torcida.

Luego de ser testigo del poder de las llamas, Chiho comenzó a preocuparse si Urushihara, bloqueando las llamas, se encontraba bien.

Quedándose atrás para bloquear la línea de las llamas que parecían haber sido disparadas por un gran cañón de fuego, la pequeña figura de Urushihara comenzó a girar y distorsionarse en el calor.

— ¿Q-qué está pasando?

Suzuno disminuyó velocidad luego de hacer un tremendo esfuerzo por alcanzar una altura donde el calor no pudiese llegar, pero incluso si llegaban a ese lugar, ellas no podrían confirmar la fuente de las llamas.

— ¡Suzuno-san! ¡Acerca de Urushihara-san!

— ¡No lo sé! ¡Sin considerarme yo, si desciendes ahora, definitivamente serás quemada hasta la muerte!

— ¡¿C-cómo puede ser…?!

Chiho dejó escapar un graznido, pero la situación se hacía peor. Algo de distancia lejos de las llamas, una gran figura estaba de pie. Libicocco, lanzado a un lado por Urushihara, había revivido.
— ¡Suzuno-san, allí!

— ¡Lo sé! ¡Chiho-dono, voy a descender en la escuela!

Suzuno, esperando llevar a Chiho fuera del peligro, ignoró las llamas y a Urushihara, y comenzó a moverse hacia el suelo.




— ¡U-ustedes son!

Sin embargo alguien le bloqueó el camino en medio del aire.

Hasta hace poco, Suzuno había luchado con Libicocco, quien de repente apareció en Japón, así que los oponentes que aparecieron frente a ella eran incluso más increíbles.

— ¡N-no puede ser!

Chiho, quien estaba siendo cargada por Suzuno, inmediatamente se sintió desesperada cuando vio los enemigos de Suzuno.

0 0 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios