Hataraku Maou-sama! (NL)

Volumen 8

Capítulo 2: Rey Demonio, Encuentro

Parte 3

 

 

Como él estaba dándole direcciones a su Maestro, Ashiya habló con fervor al confundido Maou.

— Cuando escuché eso por primera vez, pensé que era un plan suyo para debilitar la relación de Emilia y Bell… parece que no era así después de todo.

Sintiendo que Ashiya estaba comenzando a entrar en el modo de reprensión, Maou no pudo evitar mostrar un rostro estático y respondió:

— Aunque fue afectado por la atmosfera hasta niveles extremos, con el fin de garantizar la seguridad de Chi-chan, y prevenir que los demonios viniesen a Japón de nuevo, esto fue algo que no podía evitarse… después de todo, si Barbariccia sabía que Emi aún estaba viva, el podría haberla atacado directamente…

Ashiya asintió en aprobación.

Maou no deseó que sus propios ciudadanos demoniacos murieran en una batalla sin sentido.

La batalla que Ciriatto liberó en Choshi demostró que incluso si el Capitán Malebranches fuera contra Emi que no había recuperado por completo su poder, aun no podría ganarle.

Barbariccia, que traicionó y dejo el Mundo Demoniaco, además de los motivos que tuvo mientras actuaba, si continuaba provocando daños a Japón, Emi y Suzuno no se quedarían de pie observando.

Con el fin de prevenir cosas que lleven a ese desarrollo, había una necesidad para que el mismo Rey Demonio anunciara que esos enemigos de los demonios en el pasado ya habían dejado de serlo.
Para el Rey de los Demonios, este tipo de pensamiento era muy correcto. Sin embargo, aunque lo era…

— Maō-sama, aunque usted garantice la seguridad de Sasaki-san y la de Japón señalando a esas tres personas como los nuevos Generales, ¿comprende que eso podría sacrificar la seguridad de Emilia y Bell en Ente Isla?

Maou respondió luego de meditar por un rato:

— ¿Uh, hm? Ya que justo ahora Emi y Suzuno están asi… y Farfarello llevó esta noticia a Afsahan… y que además el Continente Oriental está siendo controlado por Barbariccia…

Luego que Maou usara su dedo para dibujar en el aire un par de veces como si estuviese sorteando sus sentimientos…

— ¡…….Ah!

Se agarró la cabeza y gritó.

— ¡Ya veo, esto hizo que los humanos se enojaran! ¡Pues ellos piensas que Emi y Suzuno son traidoras!

— Parece que realmente no lo sabía… Ashiya suspiró.

— Ya que esta noticia fue llevada por los demonios, y la palabra oficial en la superficie es que Emilia ya ha fallecido, y considerando que la misión de Suzuno es una orden secreta, los humanos probablemente no creyeron esto de inmediato, pero incluso así, podría haber algunas personas que comenzaron a actuar porque veían que era sospechoso.

Tal y como Suzuno lo dijo, la próxima vez ellos podrían enviar un nuevo asesino o un ejército humano a gran escala. Maou había pensado que el había eliminado la amenazada de los demonios, pero inconscientemente expuso a Emi y Suzuno a un peligro.

— ¿E-entonces porque ellas no dijeron nada…?

Aunque fue a manera medio bromista, Suzuno se había llamado a si misma un ‘General’, quizá porque ella estaba pensando en la seguridad de Chiho, además del primer día, Emi incluso parecía haber aceptado ese hecho.

— Esto significa que ella lo habían aceptado. Por la seguridad de Sasaki-san, ellas probablemente tomaron la decisión de enfrentar el peligro hace tiempo atrás. ¿La razón por la que Emilia decidió regresar a su hogar natal esta vez, no fue porque ella ‘no quería ser controlada por otros’?

—….Eso es…

— Como ella había entendido eso, Emilia y Bell no dijeron nada, por supuesto que parte de la razón es porque ellas se preocupan por Sasaki-san… pero no quiere decir que ellas deseen proteger la situación actual… proteger esta vida donde aunque no somos compatibles y tenemos diversos problemas, aun hemos logrado comer juntos.

— ¿Entonces qué piensas de esto?

— Sobre eso, con las cosas como están ahora, mientras usted, Maō-sama, sea capaz de cumplir sus ambiciones de conquistar el mundo, no me preocuparé por el proceso. Por supuesto, personalmente, no deseo enfrentar la situación de trabajar junto con mis enemigos.

Ashiya hábilmente evitó el contraataque de Maou.

Maou se sumergió en su propia ira con una mirada de infelicidad en su rostro y Ashiya, luego de mirar a su maestro con una sonrisa sencilla en su rostro, inmediatamente volvió a su expresión seria y continuó hablando.

— Maō-sama, esos son mis pensamientos… ¿Qué facción cree que claramente quiere detener a Emilia?

— ¿Huh?

— Emilia, tiene un físico y un espíritu fuerte. Asi que pensándolo bien, incluso si las personas normales quieren forzarla a hacer algo, ellos podrían no aprovecharían ese poder, y si ellos no son cuidadosos, podrían terminar siendo contraatacados por ella.

— ¿Adónde quieres llegar?

— ¿Cuál facción… es capaz de ver el valor que Emilia tiene además de su poder de batalla?

—…Oye, no me digas…

Maou tomó una bocanada de aire pues los rostros de los ángeles que actuaron para robar la espada sagrada de Emi, Alas=Ramus, y el fragmento de ‘Yesod’ surgieron en su mente.

Si esta hipótesis era cierta, y Emi se encontraba en problemas, entonces también Alas=Ramus se vería afectada.

— Pero todo esto es tu imaginación, ¿Cierto?

Con el sonido de la puerta corredera abriéndose, Urushihara de repente abrió el armario y salió de él.

En los brazos de Urushihara estaba el mini cajón que él colocó en el armario sin permiso de nadie.

— No sabemos si el sistemas de calendarios de Ente Isla y el de Japón son similares por completo, se tienen los carruajes públicos que son diferentes a los de Japón, y no llegarían a una estación basándose en una fecha pautada, ¿no? Además, ellos probablemente han considerado la agenda de Emeralda Etuva, por lo que ella podría haber pospuesto el regreso ya que encontraba difícil encontrar una fecha cómoda.

Urushihara colocó el cajón en el tatami y comenzó a hurgar en su interior.

— Aunque no tenemos el derecho de decir tales cosas, aun es un país en recuperación el cual ha sido conquistado por el Ejercito Demoniaco, así que varias de las instalaciones podrían no estar lo suficientemente construidas aun, siento que Emilia simplemente está demasiado acostumbrada a la vida en Japón, lo que hace que ella llegue tarde.

—….Tu manera de pensar es bastante optimista.

— Incluso así, si es como Sasaki Chiho, quien empezó a llorar aunque el día de hoy no ha terminado, es realmente pesimista. Aunque ambos de ustedes discutieron sobre las posibilidades de rehenes, el ejército invasor oriental el cual lideré antes, no solo a Emeralda Etuva, nosotros retuvimos también a un par de personas importantes del Saint Aire, ¿sabías? Pero en ese tiempo, no solo Emilia los rescató a todos, ella incluso derrotó mi ejército hasta el final. Por eso encuentro difícil imaginar que ella podría ser controlada por otros porque ellos tengan rehenes.

Como era de esperar de Urushihara, quien había peleado y perdido contra Emi dos veces antes, se sentía que su explicación era extrañamente persuasiva.

Era cierto, si la otra parte era Emi, se sentía que ella debería ser capaz de atravesar cualquier trampa de las personas normales con su propio poder.

— Huh, ¿Por qué no observamos la situación por un momento? Aunque no es como si no comprenda tu preocupación por Alas=Ramus, pero mientras Emilia aún viva, ella estará bien, ¿ok? Al menos, por ahora, en la tierra o Ente Isla, no puedo pensar en nadie más independiente que Emi.

Tras decir eso, Urushihara puso el cajón en el que hurgaba de vuelta en el armario sin tomar nada y regresó con otro nuevo.

— De todas maneras, esperemos que Bell actué. Básicamente incluso si Emilia se encuentra con algún problema, ella no esperara que tú hagas algo por ella, ¿no Maou?

Además de eso, se sentía que ella podría enojarse porque Maou y los demás estuviesen interfiriendo.

—…Ashiya, Urushihara.

— Si.

— ¿Hm?

Maou suspiró profundamente con una sonrisa irónica.

— Lo siento. Me he calmado un poco.

Luego de decir eso, Maou regresó al computador de nuevo.

— Primero debería centrar mi atención en las cosas frente a mí. Cuando ella regresé, voy a mostrarle la licencia de conducir, a divertirme usando el hecho de que llegó tarde.

—……

— Lo que sea que te haga feliz… eh, ¿Dónde lo puse…? Recuerdo que lo puso aquí antes de que él viniese… no debería haberlo botado…

Ashiya silenciosamente se inclinó ante la espalda de su Maestro, mientras que Urushihara sacó un nuevo cajón, parecía que buscaba algo.

Como resultado, aunque Emi no regresó ese día, en la superficie, la Fortaleza Demoniaca pasó el día de la forma más normal.

Al final, el fallo de Maou en su primer examen no le dejó más elección que retarse a una segunda prueba.

Aunque no era que estuviese buscando desviar la culpa, la razón por la que Maou fue incapaz de centrarse en su primer examen fue definitivamente por lo que Chiho y Ashiya dijeron.
El mismo Maou había señalado a Emi como un General, y luego de eso, él incluso anunció que él la ayudaría a encontrarle un nuevo significado a la vida.

Actualmente, la teoría de Ashiya era preocupante, el Cielo siempre había querido detener a Emi, si ellos descubrían que ella había ido a Ente Isla, naturalmente ellos usarían su estrategia.

Sin embargo, Sariel, quien quería capturar a Emi y robarle la espada sagrada, se había convertido completamente en un ciudadano japonés debido a su profundo afecto por la superior de Maou, y después de eso, él no mostró señales de contactar a sus camaradas.

Además, Gabriel, al mismo nivel que el Arcángel Sariel, había sido expulsado por Emi.

Aunque la situación podría ser diferente si más de un arcángel con nivel del oponente aparecía al mismo tiempo, pero incluso si eso no sucedía en Japón, se volvería un enorme incidente.

Era difícil imaginar que las personas de Ente Isla no podrían sentir su magia sagrada, pero así, Maou encontraba aún más difícil, comprender la razón por la que Emi no había regresado a Japón.

Aunque Maou había llenado las respuestas erróneamente por un espacio por haber estado pensando esas cosas, ya habían pasado más de dos semanas después de la fecha en la que Emi se suponía que regresaría a Japón.

Después de eso, Suzuno parecía haber rebuscado muchos métodos, tales como recolección de amplificadores con el fin de usar una técnica de alto nivel para dificultarle a los demás la tarea de detección de Transmisiones Mentales, emitir sonares o buscar al otro compañero de Emi, Alberto, y cosas así, de todas formas, todo lo que pudiese ser hecho en Japón, ella lo estaba intentando.

Además de eso, la habitación de Suzuno ahora estaba llena con herramientas extrañas y diagramas de hechizos que fueron usados como amplificadores, y parecía como si estuviese inmersa en algún tipo de culto sospechoso reciente.

Pero hasta hoy, parecía no mostrar resultados.

La única cosa que podía ser confirmada, era que al menos Emi y Emeralda aún no habían regresado a Japón.

Desde el día que Emeralda recogió a Emi para ir a su antiguo hogar, no había nadie más que abriera un ‘portal’ que conectara a Ente Isla con Japón.

La frecuencia con la que Chiho abría su boca y hablaba en el trabajo había disminuido, haciendo que Maou fuera sospechoso ante Kisaki, quien no sabía nada, acerca de lo que él había hecho descuidadamente y terminara entristeciendo a Chiho.

Quizá como ya él había fallado el examen teórico de la licencia de conducir, y el descontento que él sentía con la vida sin Emi mostrada inconscientemente…

— Si hay algo que te esté incomodando, puedes compartirlo conmigo, ¿sabes? Al final Kisaki en realidad le dijo eso a Maou.

Lógicamente, Maou sentía esa incomodidad.

Después de todo, cuando su archienemiga la Héroe no estaba cerca, la atmosfera alrededor era bastante tranquila, que incluso Ashiya se deshacía de sus prohibiciones y sugería comer yakiniku.

—…No es eso, solo estoy preocupado por Alas=Ramus.

Recordando el examen fallido de la última vez, Maou comenzó a encontrar excusas.

Alguien que es realmente bueno diciendo mentiras, solo las dirán en momentos claves, el tiempo restante es usado para decir activamente la verdad así las otras personas no sospecharían de ellas.

Aunque no era un pecado mentirle a otros, ocasionalmente las mentiras dichas a uno mismo solo lo llenarían con más decepción, no solo alejaría el espíritu, haría que la persona sea más cobarde.

Maou realmente estaba preocupado por Alas=Ramus. Pero él sabía que las cosas solo eran así nada más.

Maou estaba enojado con una parte de él que estaba buscando razones para aprovecharse de otros y ocultarles su tipo de sentimientos.

—….Hemos llegado a Tenmondai-mae… Tenmondai-mae.

El conductor del bus hizo el anuncio en un único ritmo al hablar y detuvo el vehículo.




Este lugar parecía ser el punto central entre la puerta sur de la estación Chofu y el centro de la examinación.

En lo que el bus se detuvo frente al Observatorio Astronomico Nacional de Japón…

— ¡Si! ¡Lo alcanzamos!




Una voz que no encajaba con el ambiente actual fue oída desde la entrada trasera del bus.

Mirado cuidadosamente, una jovencita vistiendo un overol caqui y una gorra de vendedor de periódicos que cubría sus ojos estaba empujando a un hombre que vestía un traje occidental hacia dentro del bus.

— ¡Padre! ¡Apresúrate!

— Si, bien…

Parecía que ellos eran padre e hija.

Maou inconscientemente miró por la ventana.

Aunque él no lo notó la última vez, pero el nombre de la estación ‘Tenmondai-mae’ parecía ser literal, una puerta estaba construida en una pequeña montaña verde y debido a su apariencia, parecía como una universidad.

— Oh, con que hay lugares como este.

Tokio, donde la luz de las estrellas eran mínimas debido a las actividades humanas, en realidad tenía un observatorio un poco inesperado.

Para un área residencia en el borde de la ciudad, la ciudad Mitaka, que tenía un observatorio instalado, aún era considerada una gran ciudad prospera.

Al menos si una persona miraba el cielo nocturno cono los ojos desnudos, no había esperanzas de ver la luz de las estrellas.

Mirando la rara instalación, que él normalmente no había notado, tales pensamientos surgieron en la mente de Maou, pero al instante comprendió que él no tenía más pensamientos en eso, y planeaba regresar a su revisión, aprovechar la oportunidad antes de llegar al centro de examinación…

—….Muy bien, nos movemos…

Con un fuerte temblor, el autobús se volvió a mover.

Justo ahora, el bus se detuvo en la pendiente. Quizá porque el vehículo se desplazaba en tal lugar, la conmoción fue especialmente fuerte, haciendo que Maou accidentalmente dejara caer el libro que leía.

— ¡Ah!

— ¿Oh?

Una voz se escuchó en el autobús lleno de gente.

— L-lo siento.

El libro había caído en el pie de ese pasajero. Maou levantó la vista mientras se disculpaba…

— Esta bien, no hay de qué preocuparse.

Y descubrió que el pasajero frente a él, era la jovencita que vestía una gorra de repartidor de periódicos, hija del hombre con el que había subido al autobús hace un momento.

Aunque estaba más allá de su control, Maou aun sintió dudas en estirar su mano hacia la pierna de la chica en un transporte público. Además de eso, la pequeña chica, sin tocar a los demás pasajeros, levantó el libro entre el desorden de pasajeros y se lo pasó a Maou.

— Aquí está, tómalo por favor.




— Ah, gracias.

Como esa chica vestía tal sombrero que cubría sus ojos, Maou, que estaba sentado, no pudo ver su expresión, pero al menos ella parecía que no estuviese enojada.

En realidad, la otra persona estaba sonriendo mientras sostenía el libro…

—….

— Eh, etto…

0 0 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios