Hataraku Maou-sama! (NL)

Volumen 8

Capítulo 1: La Héroe Temporalmente Dice Adiós

Parte 1

 

 

Hataraku Maou-Sama Volumen 8 Capítulo 1 Parte 1 Novela Ligera

 




 

El banquete a la hora de la cena estaba lleno de una atmosfera usualmente estable.

El arroz, la sopa de miso condimentada con zanahorias estaban frescamente cocinados y vaporizados, y gracias al papel de hornear especializado para hornos microondas, el pescado rostizado podría verse recientemente en la mesa de la cena.

Además, tofú frio cubierto con trozos de jengibre japonés. Berenjena horneada incluso fue colocada en un gran plato en la parte central de la mesa.

La sección de noticias mostradas en el televisor reportaban que un lugar estaba llevando a cabo un festival tradicional desde el principio, parecía que ningún incidente que pudiese destruir la paz del mundo o algún accidente hubiesen ocurrido.




Desde la ventana abierta, podría verse que el cielo se tornaba oscuro, y el viento que soplaba en la habitación traía algunas señales de vida de la ciudad.

Dentro de cierto apartamento en la esquina de Tokio, se había preparado para entrar en la hora de la cena donde todos podían sentir personalmente la paz del mundo.




Sin embargo, solo una frase, rompió el ambiente estable del apartamento de madera situado en Tokio, especialmente Shibuya en el distrito Sasazuka – Villa Rosa Sasazuka, habitación 201, la Fortaleza Demoniaca.

— ¡Regresaré a mi antiguo hogar por un tiempo!

Esta frase que no encajaba con la pacifica cena familiar, sino que estaba disfrazada para sonar pacifica, hizo que todos los presentes se congelaran.

— ¿Ah?

— ¿Qué?

— ¿Qué dijiste?

— ¿Q-qué está pasando?

— ¿A-antiguo hogar?

— ¡Me gusta el Tofú!

Las seis reacciones distintas de las seis personas presentes, hicieron que la chica que había dejado caer esta bomba de conmoción – la Héroe Emilia Justina del mundo exterior Ente Isla – Yusa Emi se sorprendiera.

— ¿Qué, qué sucede con sus reacciones?

Sosteniendo un libro con una mano, y ahora sentado en la mesa de la computadora por una vez más, el maestro de la Fortaleza Demoniaca, el Rey Demonio Satán, Maou Sadao respondió con un rostro inexpresivo:




— Todos son incapaces de captar el verdadero significado detrás de tus palabras.

— ¿Eh?




Lógicamente, el hombre que normalmente estaba en la mesa del computador, respondió a Emi desde el segundo nivel de ropero abierto:

— Emilia, intenta repetir la frase que acabas de decir. Dentro de la mente de Sasaki Chiho, ella está por crear un drama familiar sin final contigo y con Maou el cual se centra alrededor de Alas=Ramus, y hace que entre en pánico…

— ¡Urushihara-san!

— ¡Uwah! ¡Que directo…!

La segunda cosa en el mundo que ahora se encontraba dentro del armario, mejor conocido como ‘la carga de la habitación’ – el Ángel Caído Lucifer o Urushihara Hanzo, dijo con una sonrisa provocadora.

— ¡¿Oye, Sasaki Chiho, qué estás haciendo?!

Voces de protesta por parte de Urushihara y sonido de él golpeando la puerta corredera podrían oírse desde el interior del armario.

— ¡Urushihara-san, eres el único que habla cosas sin sentido de repente!

Con el fin de detener a Urushihara, que carecía de respeto, Chiho hizo presión contra la puerta corredera con un rostro sonrojado.

— Chi-nee-chan, tu rostro está muy rojo.

Una voz cruel e inocente reprochó a Chiho junto a sus pies.

La pequeña niña que había estado jugando con Chiho hasta hace un momento, y creía con firmeza que Maou y Emi eran sus padres – Alas=Ramus, estaba ahora pisando le tabla de 50 fonéticas en el piso.

— Ah, Alas=Ramus-chan, e-etto, pronto estará la cena, vamos a organizar las cosas primero.

Intentar disminuir la situación por ahora, ya era demasiado tarde.

— ¡Oh! ¡Lo sé, organizar, organizar!

La tabla elástica de 50 fonéticas debajo de los pies de la pequeña, es un juguete educacional de alto costo para niños que no se puede romper independientemente de lo que se doble.

— P-pero Yusa-san, ¿de qué va todo esto?

Chiho preguntó de nuevo mientras veía a Alas=Ramus doblar el juguete educativo que Maou había comprado con su propio dinero de una forma exclusiva para niños.

— En realidad, no es nada serio, y es como lo dije… quiero regresar a mi antiguo hogar por un tiempo…

— Pero Emilia, tu antiguo hogar…

La dama que vestía un kimono la loza en el lavaplatos, preguntó con una expresión preocupante en su rostro.

— Si, mi pueblo natal está en el Continente Occidental. Es una villa a las afueras del Santo Aire, conocida como Sloan. Aunque fue destruida por el ejército de ‘cierta persona’ que está encerrado en el armario, ¿no?

Emi miró el armario con una mirada perforante.

— Por eso cuando no esté cerca, quiero que te encargues de vigilar a estos chicos, Bell…

Crestia Bell – la Gran Inquisidora en Ente Isla, conocida como Kamazuki Suzuno en Japón, removía el jabón de lavar de sus manos y las secaba, luego dijo de una forma incomoda.

— ¿Puedes darme más detalles? Realmente no comprendo lo que quieres decir.

— E-es verdad, Yusa-san, incluso si de repente dices que quieres regresar, las cosas no son tan fáciles, ¿cierto?

— Tienes razón, podría haberlo dicho demasiado simple, lo siento. En realidad…




Frente a la pregunta de las dos chicas, Emi enderezó su postura con una sonrisa irónica mientras finalmente comprendió su inadecuada explicación y notó que un chico estaba detrás de Chiho y Suzuno.

— Aunque realmente no me importa hacia donde vayas… no puedo tolerar que mi sopa de miso cuidadosamente preparada se enfrié por culpa tuya.

El hombre abrazó el gran tazón de sopa de miso y dijo con una voz arrogante.

El General Demonio Alsiel, conocido como Ashiya Shiro, le informó a su maestro frente la mesa del computador.

— Maō-sama, la cena está lista. Por favor deje de leer por un momento y tome asiento.

— Bien, bien, de todas formas mi concentración ya había sido cortada por Emilia.

— ¿Eh? No estés culpando a otras personas por tus errores, ¿ok?

— ¡Tofú! ¡Alsiel! ¡Tofú!

Inocentemente, Alas=Ramus ya se había situado junto a Ashiya que cargaba el gran tazón.

— Oye, Alas=Ramus, acercarte a alguien que sostiene un tazón es muy peligroso. Ven al lado de mami y espera con calma.

Suzuno gentilmente alejó a Alas=Ramus de Ashiya. Incluso si ella miraba con tristeza, la pequeña obedientemente caminó hacia Emi.

— ¡Mami! ¡Tofú!

— Lo sé, pero debes decir ‘a comer’ primero, ¿ok? Alsiel, no quiero jengibre japonés en mi tofú. Pues quiero compartirlo con Alas=Ramus.

Lo que Alas=Ramus comía normalmente, básicamente era una porción tomada de los platos de Maou o Emi, pero luego que Ashiya mirara el tofú frio de Emi y Alas=Ramus simultáneamente, él sacudió su cabeza seriamente.

— Me niego. ¿Qué pasará si hace que Alas=Ramus sea quisquillosa para comer cuando sea grande?

Para una conversación entre la Héroe y el General Demonio, esta conversación era metódicamente extraña que las personas ni siquiera sabrían dónde estaba la parte extraña en la misma.

— P-pero Ashiya-san, creo que el jengibre japonés es demasiado fuerte para una niña…

Como la única que era netamente japonesa, Chiho cuidadosamente apuntó el problema.

— Dejar que los niños prueben vegetales con sabores fuertes es algo importante. Mientras ellos sepan probar este tipo de condimentos, los platos diarios después de estos serían más deliciosos…

Aunque Chiho, que raramente contradecía a Ashiya, lo encontraba difícil de replicar…

— Pero puedo comprenderlo. Honestamente, no me gustaría atreverme a comer jengibre japonés.

Pero como fue interrumpido por Urushihara, quien salía lentamente del armario, dijo con enojo.

— Lucifer, ¿puedes considerarte un Ángel Caído así como así?

— No se puede evitar, después de todo, no he comido jengibre japonés hasta ahora. Y nunca he escuchado de alguna leyenda sobre ángeles caídos que amen el jengibre japonés.




Era cierto, ya fuese en Ente Isla o el Mundo Demoniaco, no había comida como tofú frio que llevase como agregado jengibre japonés.

Por eso se desconocía si era por esta razón, solo por esta vez, una persona que concordara con la opinión de Urushihara apareciera.




— Honestamente, tampoco me atrevería a comerlo…

La persona que dijo esa frase tan incómoda mientras caminaba hacia la mesa para cenar, era el único que había unificado el Mundo Demoniaco y dominado el mundo humano Ente Isla, el Rey Demonio Satán.

En ese momento, los humanos supieron el punto débil del poderoso enemigo que planeaba conquistar el mundo.

Este era que el Rey Demonio en realidad no se atrevía a comer tofú frio que llevase jengibre japonés agregado.

— Maou-san…

— Maō-sama…

— Rey Demonio, tú…

Ante las miradas complejas, una mezcla de sorpresa y pena, por parte de Chiho, Ashiya y Suzuno, Maou se encogió y respondió:

— ¡P-pero aun puedo comerlo! ¡Siempre termino mi comida, ¿bien?!

— Bueno el jengibre japonés encima del tofú de Alas=Ramus puede dársele a papá. La Héroe Emilia no dejó escapar la debilidad mostrada por el Rey Demonio.

Ella usó sus palillos para mover el jengibre japonés encima de su tofú hacia el tofú en el plato del patético Maou que estaba sentado frente a Chiho, Ashiya y Suzuno.

— ¡Ah! ¡Emi, tú!




Maou miró la gran pila de jengibre japonés encima de su tofú y gritó, pero Maou dijo con indiferencia.

— Critica a Ashiya si lo deseas. No importa lo mucho que deseamos que ella no sea quisquillosa para comer, es natural para una niña de la edad de Alas=Ramus el que le disguste comer el jengibre japonés. Después de todo, incluso el Rey Demonio con la ambición de conquistar el mundo no se atreve a comer esto.

— Ugh…

Maou quedó sin habla momentáneamente. Viendo esta situación, dijo con una expresión de profundo pesar:

— Ughhh, Bell, di algo también.

— Alsiel, no importa que, dejar que Alas=Ramus coma jengibre japonés es demasiado cruel. Oh si, Emilia, déjame ir a mi habitación a buscar la salsa de soya

con baja sal. Comparada con la salsa de soya normal, esta sería mejor para Alas=Ramus.

Suzuno rápidamente caminó hacia la habitación 202 la cual estaba junto a donde ella se encontraba. Viendo el perfil de su espalda, Urushihara extendió sus palillos hacia la berenjena rostizada sin decir nada.

— Todos la consienten mucho, realmente estoy preocupado por el futuro de Alas=Ramus.

— ¡Urushihara-san! Cuando comas en frente de Alas=Ramus-chan, debes decir primero ‘a comer’ apropiadamente.

— Educar a un niño es tan difícil. Si ella llega a ser así cuando crezca, sería un poco…

— Maou, Maou, ¿por qué debes decir esto mientras me miras a mí y a Alas=Ramus así como así?

— Mira dentro de ti y reflexiona. Comparado contigo, no solo es Alas=Ramus-chan más obediente, ella es más atenida a las reglas.

Chiho dijo sin piedad.

— Lamento la tardanza. Traje mi salsa de soya.

En ese momento, Suzuno también había traído la salsa de soya con poca sal, viendo que todos ya habían terminado el tema, Ashiya solo pudo descansar como si se estuviese rindiendo.

—….No se puede evitar, la sopa de miso ya se ha enfriado. Vamos a comer.

— Ah, Ashiya, quiero más arroz.

— ¡Es verdad! Mi mama me pidió que calentara esto que traje. Ashiya-san, ¿puedo pedir prestado tu microondas?




Chiho ansiosamente tomó un contenedor hermético de su bolso que había comprado.

— Sasaki-san, me siento mal, siempre recibimos tus cuidados, en cuanto a las instrucciones de uso…

— No te preocupes, se cómo usarlo. Estuvo cerca, muy cerca, casi lo olvido…

Dentro de la Fortaleza Demoniaca, un General Demonio y una Inquisidora, una estudiante de secundaria que había llevado los platos a la cocina, así como también la Héroe y el Rey Demonio quer miraba al no atenido a las reglas ángel caído mientras pensaban como educar a la niña, estaban reunidos, incluso si esta escena parecía diferente a la realidad y era ridícula, debido a este resultado, al menos era una situación anormal, no sería posible destruir la vida pacifica dentro de la habitación 201 del Villa Rosa.

Fuese eso algo bueno o malo, era difícil de decirlo.

0 0 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios