Hataraku Maou-sama! (NL)

Volumen 7

Capítulo 3: El Rey Demonio Y La Héroe Compran Un Futón Juntos

Parte 2

 

 

— Bien. Tal como lo acaba de decir Alsiel, también atesoro a Alas=Ramus… déjenme contribuir con el dinero para comprar el futón.

— ¿En serio?




— ¿Qué dijiste?

— ¿En serio?

Los tres demonios de repente miraron a Emi con ojos brillantes.

Viendo sus miradas de respeto, los ojos de Emi se entrecerraron y aclaró el malentendido que esos tres tenían.

— Estaba hablando de Alas=Ramus, ¿saben? ¿Por qué yo habría de ayudarlos a pagar futones? Por cierto, tu también eres su «papá», ¿no? Claro, tú tienes que pagar la mitad.




En ese instante, las expresiones de Maou y los demás fueron tan deprimentes que ellos le daban a la gente la urgencia de grabarlos para recordarlo.

— ¿Por qué tuve que decir esto en un momento tan precipitado?

Al día siguiente, bajo el tambaleo del tren, ella inmediatamente se lamentó de las palabras que dijo en la Fortaleza Demoniaca el día anterior.

No, considerando la situación de Alas=Ramus, Emi no podía prohibirle a la niña verse con Maou, eso ya ella lo había aceptado.

El problema era que Emi y Alas=Ramus estaban unidas mediante la espada sagrada.

Emi y Alas=Ramus, quienes se fusionaron gracias a la espada sagrada, eran incapaces de estar separadas más allá de cierta distancia.

En otras palabras, para que Alas=Ramus se quedara en la Fortaleza Demoniaca, Emi necesitaría estar cerca.

Aunque ella sabía que hacer eso le produciría problemas a los demás, estaría bien mientras Alas=Ramus se quedara en la habitación de Suzuno al día siguiente, el problema es que Alas=Ramus estuviese dispuesta a hacerlo de esa forma.

En el pasado, durante la conmoción donde el Cielo quería obtener a Alas=Ramus, Emi, Maou y la pequeña pasaron la noche juntos «exclusivamente como familia».

Mientras Alas=Ramus recordara claramente los eventos de ese día, ella definitivamente querrá que los tres duerman juntos.

Aunque en ese tiempo, la situación donde Emi y Maou compartieron la misma almohada porque no tenían futones para adultos no ocurría, en algún sentido, había un problema más simple y más realista que la salud mental de Emi.

— Alsiel y Lucifer no pueden ser echados… ¿bien?

La cual era que la actual Fortaleza Demoniaca no tenía espacio suficiente para que Emi durmiera.

Ahora la situación era diferente del momento en que Emi anteriormente tuvo que pasar la noche.

Sin importar cuan pequeño fuese Urushihara, tener tres chicos tendido en el tatami de la Fortaleza Demoniaca ya era un límite. Incluso por forzarlo, como antes, solo habría especio suficiente para que encajara Alas=Ramus.

Incluso si trataban lo mejor para mover el computador y el kotatsu, Emi necesitaría estar demasiado cerca de los demonios para dormir con Alas=Ramus.

Incluso si era por Alas=Ramus, Emi tenia cosas que no podía hacer. Ya fuese como una Héroe, o una mujer.

— Lanzar a Lucifer dentro del cajón… no puede hacerse, ¿no?

Si Urushihara se permitía hacer ruido en el cajón como Zashiki Warashi, Alas=Ramus podría asustarse y llorar.

Aunque Ashiya y Urushihara se quedaron en la habitación de Suzuno la vez pasada, eso realmente fue una excepción entre las excepciones.

— Necesito encontrar una forma que Alas=Ramus lo acepte…

¿Por qué tenía que preocuparse por asuntos como el de parejas divorciándose que peleaban por la custodia?

—…y no sé cómo elegir el futón de una niña… realmente estoy precipitándome. Emi usó el navegador de internet de su celular con melancolía.

Había pasado por una tienda de ropa cercana para comprar su propio futón, pero desafortunadamente cuando hizo un desvió antes de regresar a casa el día anterior, descubrió que los futones para niños no se vendían allí.

Incluso si ella planeaba buscar en internet, aún era un futón para Alas=Ramus cuando ella durmiera

Aunque Emi esperaba comprar algo que le gustara a la persona en sí, y que fuese de la mejor calidad, ya que ella había aceptado con Maou que cada parte pagase la mitad, Emi no quería comprarlo por su cuenta sin tener presente el valor monetario de la otra parte, y que luego fuese sermoneada por ese grupo de demonios.

¿Qué tipo de futón sería bueno?

En Japón, Emi ya había cultivado el hábito de preguntarle directamente a alguien más cuando tenía algo que no entendía.

Por eso, aunque ella estuvo muy preocupada la noche anterior, durante la tarde de hoy ella a regañadientes le preguntó a su colega y amiga Suzuki Rika:

— Dime, ¿sabes dónde puedo comprar un futón para niños?

— ¿Eh?

Una de sus colegas de trabajo en el centro de atención al cliente de la compañía móvil Docodemo – Suzuki Rika – al escuchar la pregunta de Emi, no solo amplió sus ojos, incluso dejó caer el tenedor que quería usar para comer su almuerzo de espaguetis.

— O-oye, Rika, ¿Qué pasa?

Incluso si Emi estaba sorprendida por la fuerte reacción de Rika…




— C-claro, me sorprende. Es porque de repente dices algo de futón para niños…

¿eh? ¿Por qué tienes que comprar tal cosa?

— Si, ¿no mencioné antes que Maou está ayudando a un famliar a cuidar una niña?

Pero Emi habia buscado a Rika para discutir como vivir con AlaS=Ramus. Por esa razón Emi tambien lo dijo con naturalidad esta vez.

— S-sí.

— En realidad esa niña ahora… En ese momento, Emi se congeló. Era un error obvio.

Sin embargo, si las palabras dichas ahora no eran bien estructuradas, Emi no podría retractarse de lo dicho.

— ¿Qué? ¿La niña que es familiar de Maou-san? ¿ES la niña que dices que pensó que tú eras su madre?

— Si, esa misma, y bueno, esa niña…

Ahora está en mi casa.

Emi debió considerar de antemano que cual sería la reacción de Rika al enterarse de eso.

Aunque Rika era la mejor amiga de Emi, ella no era como Sasaki Chiho, quien sabia de la verdadera identidad de Emi y Maou.

Incluso si ella sabía de la existencia de Alas=Ramus, Rika naturalmente no sabía la verdadera identidad de la niña, por lo que antes, Emi solo pudo decirle a Rika que la pequeña era familiar de Maou.

— En ocasiones va a mi casa… y algunas veces se queda allí…

Aunque ella sabía que esa explicación era un poco forzada, incapaz de cambiar el tema, Emi solo pudo decir eso.

— ¿S-se queda en tu habitación? ¿Qué hay con eso? La niña llamada Alas o Silas, ¿ahora es cuidada por ti?

— ¡Es Alas=Ramus!

Ella aún era su «niña», por lo que Emi, con seriedad, corrigió la vaga forma de expresarse de Rika, pero eso no era lo que a ella le preocupaba.

— Esa niña es familiar de Maou-san, ¿no? ¿Por qué ella ahora es cuidada por ti? ¿Eso no es muy extraño?

Es cierto. Incluso si Rika no lo explicaba, Emi sabía que esa situación era extraña.

Hasta hace un par de días, además del malentendido de Alas=Ramus, no había ninguna conexión adicional entre Emi y ella.

— ¿Qué…? Aunque pienso que es bastante imposible, pero, ¿acaso Maou-san está viendo que la niña es muy apegada a ti, por lo que aprovecha la posibilidad de dejarte el trabajo de niñera?
Aunque Rika recogió el tenedor que había dejado caer, su mirada seria estaba llena de sospechas.

Luego de dudar un momento, Emi dijo:

— ¡N-no es eso! ¡Él no me está dejando el trabajo de niñera a mí…!

— Entonces ¿por qué? Dependiendo de la situación, puedo ayudarte a enseñarle a Maou-san una lección, ¿sabes? O ¿tengo que hacer uso de las conexiones de la compañía de mi familia al volver a casa para así presentarte un abogado?

Se sentía que el tema se estaba poniendo cada vez más serios por el área civil.




— No tiene utilidad incluso si me presentas un abogado de Kobe, Rika, cálmate un momento. ¡Maou realmente no está dejándome la responsabilidad de cuidar a una niña!
Por el aura de Rika, si ella no paraba, podría perder el control e ir al lugar de Maou y golpearlo.

Y lamentablemente, Emi también se sentiría preocupada por ello.

Aun independientemente de la actitud de Maou, no cambiaría el hecho de que Emi y Alas=Ramus ahora eran existencias inseparables.

— Ehm, ¿Cómo debería decirlo?, con la edad de esa niña, ella pudo haber perdido a su madre, y desafortunadamente, solo hay hombres en la casa de Maou, ¿bien? Suzuno vive al lado, pero ella no parece poder encargarse, y a Maou y a mí nos encanta esa niña, por eso, cuando hay una necesidad, ella podría ir y quedarse en mi hogar. C-claro, se lo explicamos muy bien a los familiares de Maou.

— Oh… aunque se siente un poco extraño… ya que la situación es así, no es como si no lo entendiera.

— Además, incluso si a esa niña le gusta mucho a Chiho-chan, sin importar qué, no podemos dejar que se quede en la casa de una colegiala, ¿no?

— Siento que dejarle todo a una chica que no es tu novia es algo bastante extraño.

Rika parecía que no podía aceptarlo, peor eventualmente estaba dispuesta a retroceder.

— Bueno, con respecto al futón para niños, ¿no me digas que pagaras por ello?

— En cuanto a los gastos, todo corre por cuenta de Maou.

En realidad él solo pagará la mitad, pero incluso si ella le decía eso a Rika, no habría punto en ello.

Rika rudamente mordió el tenedor, y pensó un momento, luego dijo:

— Un futón es considerado un edredón, ¿no? Hablando de edredones, Edredones Nishikawa sería la primera cosa que me viene a la mente, pero considerando la situación económica de Maou-san, eso sería algo bastante difícil.




—…Nishikawa, ¿eh?

Edredones Nishikawa tenía más de 400 años, es una marca japonesa antigua y la industria más grande de edredones, puede decirse que cuando se trata de edredones la gente piensa en Nishikawa.
— Considerando el periodo de tiempo que los niños puedan usarlo, quizá se considere un poco costoso. ¿Por qué no aprovechas la oportunidad y compras uno grande de una vez? Se llama Alas=Ramus, ¿no? Esa niña ya es bastante grande,¿cierto?

— Cierto… ¿eh? Rika, ¿ya antes has visto a Alas=Ramus?

Emi, quien no recordaba haber dejado que Alas=Ramus conociera a Rika, preguntó, confundida.

—…oh, no, solo lo deduzco por lo que dices.

Aunque Rika pareció dudar por un momento, eso debió ser un truco mental.

— Ah, es cierto. Aunque ir a una tienda especializada es muy costoso, si vas a una tienda de productos infantiles como Ryomatsuya, debería haber un descuento incluso si es Nishikawa quien lo hizo, ¿no? En realidad si quieres algo barato, entonces comprarlo por internet, pero ya que es algo para que una niña duerma, debería considerarse en la forma como se siente.

— ¿Ryomatsuya?

— ¿Eh? ¿No lo conoces? Es una cadena especializada en la venta de diversos productos cotidianos y ropa de niños.

— No sabía. Aunque intenté buscar ayer en internet, todo lo que encontré fueron páginas de tiendas.

Emi sacó su celular, tratando de buscar el nombre de la tienda Ryomatsuya.

— Ah… realmente no tengo impresión alguna de ver ninguna en el centro de la ciudad. Se siente que ese tipo de tiendas abre en los suburbios o áreas residenciales en los límites de la ciudad.

Rika tomó su café helado luego de la comida, y lo bajó como si de repente recordara algo.

— Por cierto, la estación más cercana a tu casa y la de Maou-san es la línea Keio, ¿no?

— ¿Eh? S-sí.

Rika gritó fuerte, y Emi, usando ocupadamente la pequeña pantalla de su celular para buscar las tiendas, pegó un salto y casi deja caer el móvil.

— Ya que abre en los suburbios o áreas residenciales en los confines de la ciudad, ¿quieres intentar ir al lado Seiseki-sakuragaoka o Minami-osawa para buscarla?

— ¿Eh, por qué?

Emi había visto esos nombres en el mapa de rutas dentro de los trenes. Recordó que Seiseki-sakuragaoka es una estación de trenes Limited Express, Minami- osawa está al frente de la ruta de intercambio de trenes.

Aunque la estación más cercana a la casa de Emi era la línea Keio, en realidad es la estación Eifukusho en la línea Keio-Inokashira.

Desde Shinjuku, luego de tres paradas en la línea Keio, Emi se cambia de trenes en la estación Meidaimae, por lo que no estaba muy clara en las estaciones después de la estación Meidaimae en la línea Keio.

— Alrededor de Minami-osawa, hay un enorme punto de ventas especializadas. Incluso productos conocidos son vendidos a precios muy bajos. Eh, aunque no parece tener nada que ver con futones, además, frente a Seiseki-sakuragaoka, hay muchos centros comerciales bajo Keio, y hay muchos productos desde los caros hasta los baratos, es bastante divertido pasear por allí.

— Centros comerciales en los suburbios, ¿eh…?

Emi murmuró un poco, luego comenzó a buscar el nombre de la estación que Rika mencionó.

— Oye, Alas=Ramus, quítate los zapatos.

— Ah-um, no~~

— No, ensuciaras los asientos del tren si sigues.

— Uh…

Emi sostuvo los pequeños pies de Alas=Ramus, quien quería mirar por la ventana desde el asiento del tren, planeado forzadamente quitarle las sandalias.




Aunque Alas=Ramus se resistió un poco…

— Oye, Alas=Ramus, se buena y escucha a mamá.

—….uu~~ está bien.

Pero luego que fuese reprendida por Maou sentado al otro lado, la pequeña asintió obedientemente y dejó que Emi la manipulara, y una vez que sus pies fueron liberados, inmediatamente se arrodilló en la silla para mirar por la ventana.

— Cielos… ¿por qué es tan obediente a las palabras del papá…?




Emi sujetó las sandalias que acababa de quitar y miró el escenario que Alas=Ramus miraba.

— Esta es la diferencia de autoridad acumulada.

— Un Rey Demonio que viste una camiseta y bermudas, e incluso sandalias no debería tener el derecho de hablar de autoridad y cosas así.

— Hoy está muy caliente. Y los padres en los días de fiesta deberían ser así. Maou estudió el interior del tren luego de decir, y Emi también imitó sus acciones.

—…usar tu apariencia juvenil para decir esas cosas, hace que se sienta muy extraño.

Pero era inútil incluso si ellos seguían discutiendo eso.

Un anuncio dentro del tren dijo que la siguiente parada era Chofu, y Emi suspiró tras escuchar eso como si se hubiese rendido.

Ellos estaban en la línea Keio en un día ordinario, en el tren Limited Express hacia la estación Keio-hachioji.

Como era un tren que salía de Shinjuku una mañana festiva, el tren aún se podía considerar lleno, sin saber si eso podía denominarse buena o mala suerte, Emi, Alas=Ramus y Maou estaban sentados en una línea.

Maou solo descubrió de Emi durante el fin de semana que ellos irían a un lugar llamado estación Seiseki-sakuragaoka para comprar el futón de Alas=Ramus.

Si ellos partían de Sasazuka, necesitarían transferirse al tren Limited Express en la estación Maidaimae, pero al principio, Maou dudó sobre ese viaje.

Después de todo, solo por la ruta, se podía saber que ese lugar estaba muy alejado de Sasazuka.

Incluso si Emi exigía los productos que tenían muchas opciones a elegir, independientemente de la calidad o el precio, Maou no podía entenderlo muy bien.

— Quiero ir con papá.

Sin embargo, después que Alas=Ramus dijera eso por el teléfono, cuando Maou recuperó los sentidos, descubrió que ya había estado de acuerdo.

Fue solo después que Maou colgara el teléfono, que él pensó que si quería salir con Alas=Ramus, entonces Emi definitivamente los acompañaría.

— ¿…qué hay con esa nota tuya?

Maou, quien no llevaba nada más además de su billetera y celular, estaba sujetando un trozo de papel en la mano, y Emi preguntó al verla.




— Bueno, es la lista de compras, Ashiya me dijo que las comprara si eran baratas. Emi tomó la nota que Maou le entregó a ella a través de Alas=Ramus.

Una vez que vio el contenido…

— Una bolsa de cebollas, salsa de soja, nattō, lavaplatos liquido… incluso si es barato, no hay necesidad alguna de tomar el tren para comprar esto, ¿no?

— Cierto. Se siente que ese chico ha confundido algo.

Luego que Maou guardara en su bolsillo la nota que Emi le devolvió, de repente se inclinó hacia Alas=Ramus y dijo:

— Alas=Ramus, ¿hay algo afuera?

— Si, avión.

— ¿Oh? Oh, es cierto. Está muy alto.

— Y MgRonron.

— ¿Hm?

— ¡MgRonron!

— ¿Hm? ¿Qué es eso?

Alas=Ramus se volvió y enfrentó a Maou, quien no escuchaba apropiadamente e intentó explicar.

— Uh…

—…se refiere al símbolo de MgRonald.

Emi, quien no podía seguir soportándolo, habló para ayudar.

— ¿Qué dijiste?

— Cuando tomas el tren, ¿normalmente no ves las señales en las carreteras durante todo el viaje?

—…sí, es cierto.

Al decir eso, Alas=Ramus, quien encontró a MgRonald en la plaza frente a la estación…

— ¡Papá! ¡MgRonron!

— Oh, es cierto.

Mientras gritaba un nombre que uno no podía decir si era un pez o un ave, al igual que una nueva especia animal, ella le reportó eso a su papá.

— Después de todo, el nombre MgRonald es difícil de pronunciar.

— Últimamente ella se la pasa haciendo ruido acerca de lo que quiere comer.

Aunque le diga que es muy temprano.

— ¿Ah, sí?

Una vez Maou preguntó eso, Emi, con una expresión honesta de aversión, dijo con una expresión pétrea en una posición que Alas=Ramus no pudiese ver.

— Ella dijo que ese lugar «tiene el mismo olor que papá».

— ¡…Alas=Ramus realmente es una buena niña!

Ignorando la expresión de descontento de Emi, Maou se acercó, intentando acariciar a Alas=Ramus.




— Aauu.
Sin embargo, la pequeña, que inclinó su frente contra la ventana para ver el exterior, se golpeó debido a la sacudida violenta de la ventana en reacción a la presión del viento que viajaba en dirección opuesta al tren.

— ¡U-uwahhhh!

La pequeña, quien quedó en shock, comenzó a llorar fuertemente.

— Oh-ohh, ¿te golpeaste? ¡¿Estás bien, Alas=Ramus?!

Maou frenéticamente usó la mano con la que planeaba acariciar a Alas=Ramus para cargarla e hizo lo mejor que pudo para calmarla.

5 1 voto
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios