Hataraku Maou-sama! (NL)

Volumen 7

Capítulo 3: El Rey Demonio Y La Héroe Compran Un Futón Juntos

Parte 1

 

 

Hataraku Maou-Sama Volumen 7 Capítulo 3 Parte 1 Novela Ligera

 




 

— Bell, lo siento, ¿puedo pedirte que vigiles un momento a Alas=Ramus?

— Oh, cielos, Emilia, estás aquí. ¿Sucede algo?

Una noche en particular, cuando el sol de verano comenzaba a disminuir. Suzuno estaba en su propia habitación, leyendo catálogos de kimonos, y Emi, quien pensó que había ido a visitar a sus vecinos, en realidad llegó allí con una expresión peligrosa en su rostro.

— Suzu-nee-chan.




La chica confiada a ella por Emi –Alas=Ramus–, obedientemente dejó que Suzuno la cargara.

— Volveré pronto.

Tras decir eso, Emi salió de nuevo si explicar nada.

— Suzu-nee-chan, ¿ese es un libro de arte?

— ¿…hm? Ah, este es un libro en el que se publican muchas fotos de kimonos hermosos…




Aunque Suzuno sintió que Emi estaba extraña, aun así abrió el catalogo para responder la pregunta de Alas=Ramus, y luego de eso…

— ¡Me niego!

— ¿Oh?

— ¿Uu?

Un grito airado, lo suficientemente fuerte como para traspasar las delgadas paredes del apartamento, de repente se escuchó desde la puerta vecina, hizo que Suzuno no pudiese evitar ponerse en guardia, y Alas=Ramus ampliara sus ojos con curiosidad.

Además, al otro lado del muro donde el armario vecino estaba, un sonido como el de una enorme rata corriendo frenéticamente por todos lados se escuchó, y luego hubo un pequeño silencio.

—…Alas=Ramus.

— ¿Sí, Suzu-nee-chan?

Alas=Ramus obedientemente levantó una mano para responderle a Suzuno. El ruido que acababa de escucharse, definitivamente vino de Emi.

En cuanto a la razón que haría que la Héroe del mundo foráneo, Emi Yusa, conocida como Emilia Justina gritara en la Fortaleza Demoniaca que estaba al lado de Suzuno – la habitación 201 de seis tatamis del apartamento Villa Rosa Sasazuka en la Ciudad de Tokio, Shibuya, Distrito Sasazuka…

— ¿Mamá… está peleando con papá de nuevo…? Además de eso, no había otra posibilidad.

Probablemente, el «papá» de Alas=Ramus, el Rey Demonio Maou Sadao, dijo algo que hizo que la «mamá» Emi se enojara de nuevo.

Sin embargo, a diferencia de la predicción de Suzuno, Alas=Ramus sacudió su cabeza y dijo:

— Ehm, hoy. Dije que quería dormir en casa de papá, luego mamá me dijo que jugara contigo, Suzu-nee-chan…

— Ah…

Alas=Ramus trató lo mejor posible para expresar el contenido con su vocabulario limitado, haciendo que los hombros de Suzuno colgaran débilmente.

—….con algo de suerte, esto no provocará una tormenta.

***

 

 

— ¡N-no grites tan fuerte, y menos de repente!

El maestro de la habitación 201 de la Fortaleza Demoniaca, Maou Sadao, calmó su corazón agitado, y protestó contra Emi.

— ¡¿Cómo que de repente?! Al verme confiarle Alas=Ramus a Suzuno, ya deberías saber que las cosas no se controlarían tan pacíficamente.

En la habitación de seis tatamis bajo el sol, Emi miró a Maou con una mirada penetrante que encajaba con el título de Héroe.

— Sobre el hecho de que tengo que dejarte ver a Alas=Ramus una vez cada dos días, solo puedo aceptarlo a regañadientes. ¡Pero mi tolerancia tiene sus límites!¡Definitivamente no voy a permitirle que se quede en tu casa!

— ¡Eres la Héroe, ¿cómo puedes ser tan tacaña?!

La otra persona junto a Maou, un hombre larguirucho, también comenzó a protestar.

— ¡¿Qué, Alsiel?! ¿Tienes algo que decir?

El hombre larguirucho, una cabeza entera más alto que Maou, es el General Demonio Alsiel – Ashiya Shiro.

Al mismo tiempo, él también era el Chisho a cargo de todas las tareas domésticas y finanzas de la Fortaleza Demoniaca.

— ¡En fin, debes estar basándote en la razón superficial de que «los demonios son irritantes para la educación de Alas=Ramus» como para no permitirle que se quede aquí!
Maou y Ashiya eran el Rey del Mundo Demoniaco y el General Principal respectivamente, por esa razón, Emi, como la Héroe, naturalmente veía a esos enemigos, que una vez lucharon contra ella, con animosidad.

Viendo a través del significado «Demonio», Emi ya había dicho muchas cosas y comentarios venenosos a Maou y los demás.

— ¿Aún con esto puedes seguir considerándote una «madre»? En realidad, rechazar cruelmente el deseo de una niña que quiere estar con su «padre», olvidándose de ser Héroe, ninguna persona es tan fría y de corazón duro como tu. Con respecto a Alas=Ramus, ¿no deberíamos considerarlo cuidadosamente sin tomar en cuenta los resentimientos antiguos?

La chica que Emi le confió a Kamazuki Suzuno, alias la Inquisidora del Consejo de Corrección Doctrinal de la Iglesia de Ente Isla – Crestia Bell – para que la cuidara

– Alas=Ramus, no era una niña normal.

La chica es la personificación de un fragmento del orbe que creó el mundo foráneo Ente Isla – el Sefirá «Yesod».

Alas=Ramus creía fuertemente que la Héroe Emi y el Rey Demonio Maou eran sus propios «mamá» y «papá», y cuando ella llegó a Japón por primera vez, ella vivió en la Fortaleza Demoniaca como una entidad independiente.

Después de eso, con el fin de prevenir que Alas=Ramus y la Espada Sagrada cayesen en las manos de los ángeles de Ente Isla, Alas=Ramus solo pudo fusionarse con la Espada Sagrada «Better Half», y como resultado, ella tuvo que mudarse al apartamento de Emi.

Luego de una serie de conmociones, con el fin de proteger a la niña, con respecto a la vida de Alas=Ramus en Japón, los enemigos mutuos Emi y Maou estuvieron de acuerdo en no tocar el pasado de cada uno tanto como fuese posible.

Sin embargo, Emi sonrió ante la queja de Ashiya.

— ¿Resentimientos antiguos~? Alsiel, ¿realmente piensas que dije esto por ese tipo de razón? Aunque no es como si eso no estuviese involucrado en lo absoluto.




— Entonces, después de todo, tal influencia existe. Emi ignoró la refutación de Maou y siguió hablando.

— ¡Pero, incluso si no considero el hecho de que todos son demonios, definitivamente no apruebo que Alas=Ramus se quede en esta habitación!

Tras decir eso, Emi caminó hacia el armario sin dudarlo, y abrió de golpe la puerta corrediza.

— ¡Uwahhh!

Un grito avergonzado se escuchó desde el compartimiento superior del armario que fue abierto, y un joven de estatura media estaba enrollándose al mismo tiempo.

El joven fue el único que corrió al armario para ocultarse cuando Emi gritó al principio y luego continuó oculto dentro mientras escuchaba a escondidas, el antiguo General Demonio Lucifer, alias, Urushihara Hanzo.

— ¡E-eso es peligroso! ¡¿Qué estás haciendo?!

Urushihara, quien apenas era capaz de usar su mano para abrazarse a sí mismo en el tatami para evitar golpearse la cabeza, protestó, pero Emi lo ignoró.

Emi dijo al armario que estaba vacío luego de ser evacuado por Urushihara.

— Si todos quieren que Alas=Ramus se quede sin importar qué, ¡entonces al menos compren un futón!

Los tres demonios solo pudieron permanecer en silencio porque no tenían nada que decir en respuesta.

No solo Ashiya, incluso Emi deseaba hacer lo más que pudiese para cumplir los deseos de Alas=Ramus.

Después de todo, para Alas=Ramus, la Fortaleza Demoniaca en la que ella vivió una semana era su verdadero hogar, si ella no se hubiese fusionado con Emi, quizá ella aun seguiría viviendo allí.

Pero por los resultados, luego de ser llevada por Emi, el ambiente hogareño de Alas=Ramus cambió bastante.

Después de todo, el apartamento de Emi tenía aire acondicionado instalado. Esto era especialmente importante para una niña.

Esos últimos días, las altas temperaturas de Tokio estaban por encima de los 35 grados. Aunque las condiciones de ventilación del Villa Rosa Sasazuka eran buenas en comparación, aún era suficiente para dejar que Emi, observando silenciosamente a los demonios, comenzara a tener sudor en su frente, lo cual no ayudaba mucho con la temperatura.

Y el segundo punto que hacia enojar a Emi era el futón.

Emi no estaba acostumbrada a la cultura de dormir en el piso, por lo que incluso si ella vivía en Japón, ella dormía en la cama.

Hasta ahora, Emi era incapaz de olvidar la escena cuando Alas=Ramus durmió en la habitación de ella por primera vez.

— ¡Suave! ¡Qué suave!

En ese entonces, Alas=Ramus tocó la cama de Emi con alegría.

Emi solo descubrió que en ese tiempo, en el pasado, Alas=Ramus en realidad dormía directamente en las toallas tendidas en el tatami.

Comparado a Japón, Ente Isla no podría considerarse confortable, ya sea en su cultura o economía, sin embargo, al menos eso está en países especialmente empobrecidos, cada familia debería tener sus propias camas. Por el contrario, Japón es una capital económica con un rango amplio de comodidad, y Maou estaba viviendo una vida social normal allí, por lo que Emi no podía imaginar que él ni siquiera hubiese comprado un futón.

— No les pediré que compren esos que usan material suave como un edredón de 100% de plumas. Pero sin importar qué, pedirle a una niña que duerma directamente en el tatami por las noches, es demasiado. ¡Los niños a esa edad tienen estructuras óseas muy suaves, ¿qué si su cuerpo adopta malos hábitos debido a un estilo extraño de dormir?!

Básicamente, el ambiente de tener tres demonios en el tatami de forma 川, en medio del verano, ya era algo intolerable.

Aunque Maou y los demás eran del tipo de prestar atención a sus atuendos y limpieza, a menos que hubiese un spray anti-olor, o anti-bacterial cerca, Emi ni siquiera querría entrar descalza y pisar el tatami.

Emi y Ashiya eran totalmente incapaces de refutar las palabras serias de Emi que carecían de sentido de justicia. En cuanto a Urushihara, él mostró una mirada desconcertante y planeó regresar a su cajón, pero tras ser mirado por Emi, frenéticamente corrió hacia el área junto a la ventana.

—…desde hace tiempo he estado confundida, ¿por qué no compran futones?

¿No me digan que no tienen ni siquiera dinero para eso?

Si ellos compraran un edredón para una persona, incluso caminar hacia la tienda para comprar un set de dormir completo no costaría mucho dinero.

Mientras ellos no fuesen tan quisquillosos, ellos serían capaces de comprar productos de calidad decente para todo el año con un presupuesto de unos 15.000 yenes.

— Aunque tienen un espacio de almacenamiento completo, es una perdida no hacer uso de ello. ¿Eso no se convertiría perfectamente en la habitación personal de Lucifer?

Emi miró al armario abierto y suspiró profundamente.

— Ya he desistido, y comenzado a ver ese lugar como un lugar para almacenar a Lucifer.

— Ashiya, ¿estás diciendo indirectamente que aquí yo solo soy una carga?

Aunque Urushihara protestó ante los murmullos de Ashiya, Emi en realidad estuvo parcialmente de acuerdo con la opinión de Ashiya.

—…bueno, sin considerar la parte superior, el fondo no parece tener nada almacenado además de cajas de cartón… mientras se limpie, debería haber espacio que pueda ser usado.

— Emilia, ¿podría NO decirlo como si ya se confirmara que me quedaré en la parte superior?

Emi ignoró la protesta de Urushihara y se volvió hacia Maou.

—…aunque realmente no quiero decir esto…

Por esa razón, Maou solo pudo bajar su cabeza como si se hubiese rendido, cambio a una posición de asiento más relajada y dijo:

— Antes de responder, Emi, déjame preguntarte algo, luego que regreses a Ente Isla, ¿qué piensas hacer con los electrodomésticos que tienes?¿Electrodomésticos? ¿Te refieres a los que estoy usando en casa?

Emi inconscientemente miró a la cocina de la Fortaleza Demoniaca, y apuntó al refrigerador y microondas, Maou asintió en respuesta:

— Aunque depende de las circunstancias, en cuanto a los electrodomésticos como el microondas y refrigerador, siempre y cuando sean modificados para usar hechizos para proveer electricidad, es probable que puedan ser llevados para usarse.

— Llevarse cosas de un mundo foráneo probablemente no es algo bueno, ¿no?¿No suceden cosas así con frecuencia? ¿La cohesión tecnológica siendo destruida por los equipos tecnológicamente avanzados que son llevados de vuelta o algo así?

Incluso si Emi vagamente podía entender lo que Maou intentaba expresar, ella se encogió de hombros y dijo:

— Viajé por toda Ente Isla con el fin de luchar con el Rey Demonio, e incluso al final terminé en un mundo foráneo. Incluso sí llevo algunas herramientas que pueden hacer más conveniente mi vida después de volver, probablemente no me persigan desde el Cielo.

—…realmente no sé si tus acciones se consideran avariciosas o no. Con el fin de evitar que Emi lo criticara, Ashiya dijo eso suavemente.

Justo por esa declaración, quizá la gente pensaría que la idea de Emi de monopolizar la tecnología de la tierra en Ente Isla es un tipo de arrogancia.

Pero por otro lado, viajar por el mundo, arriesgar su vida para derrotar al Rey Demonio, la recompensa que ella quiere llevar para tener paz al mundo es en realidad un simple microondas y un refrigerador, productos al nivel de premios que pueden ganarse de un departamento de loterías en la calle comercial, Emi podía decirse que era de deseo libre.




— Pero honestamente, también consideré unas cosas similares. También deseo llevarme el microondas, y espero que mi casa tenga 2 o tres refrigeradores. Pero…

Mientras hablaba, Maou comenzó a mirar el armario detrás de Emi.

— Un futón… no puede manejarse de esa forma. Pensándolo cuidadosamente, somos demonios, ¿sabes?

— ¿Eh?

— Urushihara aún está bien, incluso si el regresa a su forma antigua, él no cambiará mucho. Pero con la estatura de Ashiya actualmente, él ni siquiera puede caber en una toalla grande, ¿sabes? Y mi situación es exactamente la misma.

Cuando llegó a ese punto, Emi finalmente lo entendió.

Sus formas masculinas humanas en ese momento solo eran un estado temporal.

Las formas reales de Maou, Ashiya y Urushihara eran de demonios del Mundo Demoniaco, especialmente las apariencias de las formas demoniacas de Maou y Ashiya, sus contexturas excedían demasiado las de un hombre adulto.

— ¡…Pu!

Tras pensar en ese punto, Emi no pudo evitar reírse.

Y Maou, como ya se esperaba la reacción de Emi, volvió su cabeza a un lado con el ceño fruncido.

— ¡N-no importa, pu! ¡Al fin y al cabo, eres un Rey Demonio andando por la via de un plebeyo! ¡Jajaja! ¡Así, con el fin de prevenir que el cuerno que te corté te duela, deberías comprar una almohada suave… jajajajaja!

— ¡NO TE RIAS! ¡No te rías mientras piensas en Maō-sama en su forma demoniaca durmiendo mientras está cubierto en un futón de tamaño humano!

Imaginándose a Maou en su forma de Rey Demonio tendido en un futón totalmente pequeño, Emi rió hasta no poder cerrar su boca, mientras Ashiya protestaba, ruborizado.

— Oye, Ashiya, imaginarlo de una forma tan detallada hace que realmente me enoje.

— ¿Eh?

—…en fin, el futón sería inútil incluso si me lo llevo, y…

Maou se cruzó de brazos, miró a Emi de forma imperiosa, y dijo:

— Si preparo una cama para yo dormir, se siente como si definitivamente terminaré quedándome en este mundo. Por lo que esa es la única razón por la que no quiero comprar ninguna. Para mi, Japón solo es un lugar temporal para quedarme.

— Jajaja… ja.

Luego de reírse un rato, ella colocó sus manos en su cintura y dijo con irritación:

— Un Rey Demonio que realmente crea tales supersticiones, en realidad no puede seguirse evitando. Por otro lado, es mejor que no digas esas cosas frente a Chiho-chan.

—….

Emi dijo el nombre de una jovencita que no estuvo presente en los recuerdos de Maou.

Una estudiante de secundaria era la única persona en Japón que sabía las verdaderas identidades de Maou y Emi y la situación del mundo foráneo Ente Isla – Chiho Sasaki – incluso si ella sabía que Maou era el Rey Demonio, a ella un le seguía gustando.

Si Maou decía que Japón solo era un lugar de estadía temporal frente a ella, definitivamente Chiho se deprimiría.




Para Emi, Chiho era una amiga muy importante.

—…huh, para ser serios, compra futones para tres personas es una cantidad grande, ¿no? Sin importar qué, no tenemos ese tipo de libertad, y ahora, no parece necesario.

— Si, no es que no lo entienda.

Incluso si Emi no iba más allá para interferir en la situación económica de los demás, no había otras ares que no pudiese entender.

— Pero vinieron a Japón hace casi un año, ¿no? Con esta situación, ¿Cómo superaron el invierno?

En verano, ellos al menos podían superarlo preparando sus camas en el suelo.

Pero cuando el frio del invierno llegaba, el no usar una manta en la habitación sin calefacción se sentía como un movimiento suicida…

— Cuando compramos este kotatsu, ellos nos dieron esta manta. Después de eso se usaron más capas de ropa, y luego Ashiya se posicionaba en la dirección opuesta para dormir.

— Eh…




Maou colocó su mano en el kotatsu, en medio de la habitación, usado como mesa de cenar, mesa de trabajo y otros usos, y dijo con orgullo, en cuanto a Urushihara, quien nunca había experimentado el invierno japonés, él graznó con un rostro inexpresivo.

—…huh, si planean congelarse durante el invierno de este año, entonces no tengo más nada que decir…

No había necesidad de luchar contra ellos, por la forma en que el Rey Demonio y los demás vivían, podrían morir por su cuenta si ella los ignoraba.

— Hay que ver con todos ustedes.

Incluso si ella seguía discutiendo, nunca acabaría.

0 0 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios